19 January 2020 ~ 49 Comentarios

Abrazo o rechazo: ¿qué hacer con el régimen cubano?

Por Carlos Alberto Montaner

El presidente Trump ha decidido sancionar al régimen cubano. Lo viene haciendo de forma creciente desde que alcanzó la presidencia. Las últimas medidas, anunciadas por Mike Pompeo, Secretario de Estado, consisten en limitar los vuelos chárter a La Habana. Eso, esperan, reducirá sustancialmente los viajes de los emigrantes y el flujo de divisas que recibía el gobierno del Presidente Miguel Díaz-Canel y Manuel Marrero, su flamante Primer Ministro.

Raúl Castro, a los 87 años, todavía no ha optado por morirse y manda inútilmente tras bambalinas, aunque se sabe que está hasta el gorro de dar órdenes que todos dicen cumplir, pero no le hacen caso. Morirá sin ver que los niños cubanos puedan tomar leche después de los 7 años –una promesa que hizo hace una década- o que los técnicos resuelvan el problema de las dos monedas.

NTN24, la emisora internacional colombiana de televisión, preguntó si esas sanciones conducían a Washington a la ruptura de relaciones diplomáticas. La cuestión fue formulada a Frank Calzón, un efectivo activista exiliado, y a Carlos Alzugaray, exembajador ante la Unión Europea, radicado en La Habana desde que el régimen decidió confinarlo en la enseñanza. Alzugaray exhibe la mayor cantidad de tolerancia y respeto por la diversidad que les es permitido a los funcionarios de la dictadura. (“Azuquita”, creo que así le decían sus condiscípulos. Estudiamos juntos de niños y puedo contar que era brillante y amable).

Ambos, Frank y Carlos, por el hilo llegaron al ovillo. Calzón opinaba que a Trump no le temblaría el pulso si era necesario romper relaciones, mientras Alzugaray afirmaba que había visto esa película antes y no la quería, pero no le preocupaba. Los dos estuvieron serios y serenos. Estupendo. Al exembajador lo dejaron participar porque es un funcionario jubilado que sólo compromete a su gobierno hasta cierto punto. Calzón, aunque independiente, está más cerca de los republicanos.

Hagamos una historia esquemática. En enero de 1961 Eisenhower rompió los lazos diplomáticos, pero en 1979 Carter creó una “Oficina de Intereses” en La Habana. Se trataba del mismo perro con un diferente collar simbólico. Barack Obama, tras afirmar, media docena de veces, que no haría concesiones unilaterales al régimen, restableció totalmente las relaciones diplomáticas en diciembre de 2014. En marzo del 2016, poco antes de terminar su mandato, fue a Cuba y pronunció un discurso muy crítico contra el estalinismo de la Isla. Eso lo hizo muy popular entre los cubanos de a pie (el 95%), pero fue muy criticado por la nomenklatura, incluido Raúl Castro. No quiso ver a Fidel, quien entonces vivía (más o menos) como una especie de viejo loco castigado por sus dolencias crónicas encabezadas por los desórdenes intestinales. Murió a los ocho meses de la visita y supuestamente está enterrado en una extraña piedra muy cerca de José Martí.

Los emigrantes y exiliados cubanos detestan al régimen que dejaron atrás, pero aman a sus familiares radicados en la Isla y envían jugosas remesas cada vez que pueden. El gobierno utiliza las remesas como una caja-no-tan-chica y confisca un 20% de los envíos en dinero mediante un canje tramposo. Simultáneamente, les vende a los cubanos mercancías en esa “otra moneda” con unos beneficios del 50%. Lo que significa que el mejor negocio de ese régimen es tener un 20% de su población en el exterior trabajando en formas productivas de ganarse la vida.

¿Qué se hace, en definitiva, con el régimen cubano? ¿Se practica el rechazo, como Trump,  o el abrazo como Obama? ¿Se le sanciona por su apoyo a las dictaduras de Maduro y Ortega? ¿Se le castiga para provocar la ira del pueblo con la “teoría de la olla de presión”, o se le ignora bajo la conjetura de que, poco a poco, las visitas de los turistas y las inversiones procedentes del exterior irían ablandando los cimientos de la tiranía colectivista, hasta que un día el gobierno evolucione de manera independiente y las clases dirigentes se refugien en el mercado y la democracia como la salida menos mala? ¿O esa hipótesis sólo será una justificación hipócrita para normalizar las relaciones y simultáneamente callar a los críticos que suponen que Estados Unidos, dado su rol de “cabeza del mundo libre” no debe ignorar lo que sucede a pocos kilómetros de sus costas?

Entendámonos. La inmensa mayoría de los cubanos de la Isla, y muchos de los que lograron escapar del manicomio, quieren el abrazo y no el rechazo. No porque crean que el régimen evolucionará adecuadamente y saldrá del disparatado modelo impuesto a los cubanos (Capitalismo Militar de Estado), sino porque los que están en la Isla desean vivir un poco mejor en el orden material, hasta que puedan largarse del país, hacer su vida afuera, y acaso regresar con frecuencia a ver a los amigos y familiares que no pudieron o se animaron a emprender el viaje, mientras los que ya viven en el exterior no están dispuestos a abandonar a sus familiares. En general, unos y otros no creen que el país sea redimible. Salvo el pequeño y heroico grupo de disidentes, ayudados por un número cada vez más reducido de exiliados que no se resignan, casi nadie está dispuesto a intentar el cambio de régimen. La mayor parte de los cubanos, tristemente, están acostumbrados a obedecer y a simular.

La nomenklatura lo sabe y pretende lo mismo: el abrazo. Son, mal contadas, unas dos mil personas, casi todas vinculadas a las Fuerzas Armadas o al Partido, incluidos los cuerpos de inteligencia. No son reformistas, sino conformistas. Casi ninguno posee convicciones ideológicas, sino intereses disfrazados con el ropaje de la soberanía. Muchos de ellos tienen a sus hijos radicados en el extranjero. Quieren, sencillamente, perpetuarse en el gobierno y garantizarse ellos y a sus familiares los privilegios que dan “las mieles del poder”, como decía el propio Fidel Castro.

Son expertos en no correr riesgos. Suponen –y probablemente tienen razón, al menos hasta un día, “el día de la ira”- que son capaces de gestionar el abrazo sin padecer el peligro de perder el poder. Basta con que repitan como un mantra las consignas de la cúpula y persigan a los que se desvían un milímetro del discurso oficial. Es un coro afinado durante más de sesenta años.

Para esos fines es conveniente mantener alguna tensión. Cuando Obama los “abrazó” tuvieron la oportunidad dorada de comenzar las reformas para abandonar el modelo improductivo del Capitalismo Militar de Estado e iniciar las reformas hacia el mercado y la democracia, pero no lo hicieron. Le exigieron a Estados Unidos apresuradamente ciento quince mil millones de dólares como reparaciones por los daños causados por el embargo.

Los estadounidenses no entendieron nada. Era la manera cubana de mantener las espadas desenfundadas y los músculos calientes. Si se los daban, pedirían otra cosa. Pedirían la luna. El problema era no pasar la página. Desde esta perspectiva, cuando se conoce el ángulo de la nomenklatura, no hay duda de que la carga moral es a favor del rechazo. Es imposible trazar una política justa y honorable, a favor de la democracia y el mercado, teniendo en cuenta los objetivos de la nomenklatura cubana. Lo que quieren, repito, es perpetuarse, y todo lo que puede hacer una cancillería libre es oponerse a quienes no sólo son enemigos teóricos de los principios y formas de gobiernos democráticos, sino que en la práctica mantienen una tiranía satélite en Venezuela. Es razonable hacerle pagar un alto precio por esa villanía.

Concesiones para un cambio claro y suave, sí. Concesiones para perpetuar el castrismo injerencista, no. Eso no. Es suicida.

49 Responses to “Abrazo o rechazo: ¿qué hacer con el régimen cubano?”

  1. Manuel 19 January 2020 at 8:23 pm Permalink

    muy buena pregunta, parte aguas.

    mañana le pongo asunto

    ¡Buenas noches a Todos!

  2. Víctor López 19 January 2020 at 8:27 pm Permalink

    Mano dura y más vuelta de rosca, esa debió ser la invariable política americana sobre la isla. Esta no está sola en América Latina y el planeta, es referencia para muchos estados y gobiernos mesiánicos, llevarla hasta que comiera tierra habría sido el mejor ejemplo, seguramente ya se habría derrumbado y no tendríamos tampoco una Venezuela emulándola, ni chicos rebeldes en el vecindario.

    Seamos claros y honestos, Cuba no puede volver a la civilización, al menos no podrá hacerlo mientras los que hoy estamos vivos hayamos todos partido. Como escuché por aquí, habrá un espacio inerte al que por defecto llamarán Cuba, pero la vital, la que fue, dejó de existir. Lo que no ha dejado de existir (o casi) es el resto del continente, por eso al proscripto no debió ni debe dejársele pavonear alegremente, y para colmo otorgándole obsequios.

    Ahora Cuba encabeza un conglomerado del narco, el terrorismo y todos los tipos de negocios ilícitos. Qué es lo que hay que abrazar? Viva la coca entonces, viva el goteo que sosteniente a Venezuela, y vivan el desparpajo y la cultura del crimen que se pasea oronda desde el río Bravo hasta la tierra del Fuego. No me gusta verlo flaquear, Carlos Alberto. Ni siquiera contemporizar, los estados, al igual que los hombres de bien, deben tener una sola conducta. Daño muy grande ha sido que cada cierto tiempo los EEUU haya borrado con el codo lo que escribieron con la mano.

    “Cuba delenda est” Cordialmente.

    • bacu 20 January 2020 at 5:56 pm Permalink

      CAM nada en medio de dos aguas, to be Trump or not to be Trump, por suerte la ambivalencia no buscada mejora al final del articulo con “Concesiones para un cambio claro y suave, sí. Concesiones para perpetuar el castrismo injerencista, no. Eso no. Es suicida.” Al terminar con esta frase me da pie para cambiar otra al final del post de Victor, “Castro-comunismo delenda est” Saludos

      • Víctor López 21 January 2020 at 6:38 am Permalink

        Jajaja Valga.

  3. Carlos 19 January 2020 at 9:43 pm Permalink

    Opino que Cuba cambia cuando el sacerdote mayor del culto a la “revolución”, esa amalgama de religión eideología, sea otro y no esté a la sombra del actual. Lo mismo que pasó en la ex Unión Soviética: Un Gorbachev que, desde la cúpula del culto religioso empezó a predicar un nuevo credo que la inmensa mayoría de los ciudadanos aceptó. El cambio en Cuba, desafortunadamente, va a salir desde la misma nomenclatura.

  4. Manuel 20 January 2020 at 12:15 pm Permalink

    sólo un gazapo: en poco más de 4 meses Raúl cuplirá 89, no 88

    el tiempo va rápido

    la biología sera el actor principal de esta historia

  5. Manuel 20 January 2020 at 12:32 pm Permalink

    aumenta corrimiento a la izquierda:

    “New York Times anuncia que respaldará candidaturas de las demócratas Warren y Klobuchar
    bulletPor primera vez en la historia, el rotativo televisó su respaldo a un candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos.”
    https://www.elfinanciero.com.mx/mundo/new-york-times-anuncia-que-respaldara-candidaturas-de-las-democratas-warren-y-klobuchar

  6. Manuel 20 January 2020 at 1:00 pm Permalink

    Giordan se parece mucho a mi padrer, Graciano a mí

    Giordan Rodriguez Milanes el enero 20, 2020 a las 11:37 am Responder
    Graciano, todos vamos a morir. Unos en el empeño, otros en la frustración. Yo pretenderé morir en el empeño y la coherencia, probablemente mas temprano que tarde, y conforme conmigo mismo.

    Graciano el enero 20, 2020 a las 12:16 pm Responder
    Giordan, insistir en lo que no funciona no es muy inteligente que digamos.
    Muchos se bajaron del carro del socialismo de corte comunista cuando vieron y experimentaron que sencillamente no va a ninguna parte, que solo le funciona al pequeño grupo de poder que controla a Cuba.
    Pero nadie escarmienta por cabeza ajena. No obstante, y si estás todavía gozando de tu años mozos, te ruego pienses que la historia de estos últimos 61 años no comenzó el día que naciste, sino que muchos ya pasamos por donde ahora estás tú y terminamos por desencantarnos con un proceso que es una extraordinaria pérdida de tiempo, energía y recursos.
    Saludos.

    • Manuel 20 January 2020 at 1:03 pm Permalink

      sólo que en esta historia Graciano (yo), es más viejo que Giordan (mi padre)

      • Manuel 20 January 2020 at 1:06 pm Permalink

        él piensa como vivió; yo, como me dió la real gana, a donde me llevó el instinto, mis experiencias de vida, mi padre espiritual y los demonios en el camino, nacidos todos de la misma madre

    • Manuel 20 January 2020 at 1:14 pm Permalink

      de mi hermano, tiene 20 anos, no hablo, porque no lo conozco

  7. Manuel 20 January 2020 at 3:18 pm Permalink

    GUANTANAMERA version Celia Cruz en OT 2020

    Julian,

    efectivamente:

    “la Constitución Norteamericana tiene derecho a que se la incluya dentro del grupo selecto de escritos y
    publicaciones que dieron expresión a las ideas políticas y sociales que sustituyeron al
    antiguo régimen y que no han sido desplazadas todavía por un cuerpo de doctrina
    comparable, a pesar de las críticas de que han sido objeto y del hecho innegable de que,
    aunque en todas partes han desempeñado el papel de ideal, solamente en unos pocos
    países se ha acortado en forma considerable, y a través de un espacio prolongado de
    tiempo, la distancia que separa a la realidad de las normas ideales.”

    Este año cumple 231 años.

    • Manuel 20 January 2020 at 3:20 pm Permalink

      …“Supera a cualquiera otra Constitución escrita debido a la excelencia intrínseca de
      su plan, a su adaptación a las circunstancias del pueblo, a la sencillez, concisión y
      precisión de su lenguaje y a la forma juiciosa como fija los principios con claridad y
      firmeza, en tanto que a la vez permite elasticidad en los puntos de detalle” Bryce, The
      American Commonwealth, p. 28.

      • Julian Perez 20 January 2020 at 5:55 pm Permalink

        Y otra cosa interesante es su brevedad. Compárala con otras.

        • Humberto Mondejar Gonzalez 21 January 2020 at 1:52 am Permalink

          Claro, porque esta incompleta y se completa con la de los estados.
          Pero ella sola no sirve para dirigir ningun país de este mundo o un estado.
          Esa es la confuncion de todos ustedes, no es una constitucion, son 51 constituciones.

    • Humberto Mondejar Gonzalez 21 January 2020 at 1:50 am Permalink

      La C-40 es superior en todo a la Constitucion Federal de EEUU.

  8. Manuel 20 January 2020 at 5:13 pm Permalink

    se dice que “Talleyrand abrigaba una admiración especial por Hamilton, a quien consideró una de las tres principales inteligencias de su tiempo y de quien hizo otros elogios muy amplios durante su estancia en América, de 1794 a 1795.”

  9. Víctor López 20 January 2020 at 8:37 pm Permalink

    La constitución representativa de los aquí presentes (sin excepción) es “la Pepa” de 1812. Fue una obra extraordinaria, Marx la consideraba la mejor de las constituciones de su tiempo. Por supuesto que tiene paralelismos con la americana, pero principalmente lleva el espíritu de la legislación inglesa. 60 diputados provenían de la España de ultramar (virreinatos) y el resto (115 aproximadamente de la península). Es la eterna ingratitud de los hijos de América y de España la que la relegan al olvido. La TRAICIÓN fomentada por la masonería de los EEUU e Inglaterra, dividió a sus hijos y destruyó la hispanidad al oeste del Atlántico, y para siempre. El error de “la Pepa” fue su lealtad a la iglesia lo que ofuscó a la masonería. Como el error de la constitución americana fue no abolir la exclavitud, para preservar la “union”, que al final se pagó con la mayor tragedia que tuviera la nación. Saludos.

    • Humberto Mondejar Gonzalez 21 January 2020 at 1:42 am Permalink

      Bla, bla,… como mismo ahora; los cubanos seguimos influenciados por los masones ante los bueno que son con nosotros los españoles:
      ……..
      Ya queda poco para restituir la C-40 y sacar de Cuba a los HP empresarios españoles, canadienses, franceses, ingleses y de otros países europeos, que han sostenido la dictadura desde hace 30 años, esos hombres libres que nos explotan, que nos convierten en ciudadanos de segunda categoría en nuestro propio país, esos que apoyan el bloqueo de la familia castro de no dejarnos producir libremente, vender lo que producimos libremente, exportar, importar, hacer transacciones comerciales y financieras con los demás países, esos que le lavan el dinero sucio a los castros inflando la capacidad hotelera.
      Ya queda poco para juzgar bajo la C-40 a los HP empresarios españoles, canadienses, franceses, ingleses y de otros países europeo que financian los abusos, la represión, los encarcelamientos, las torturas y los asesinatos directos e indirectos de la familia castro.
      …..
      http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2019/04/544-relacion-ley-helm-burton-y-la-c-40.html
      El único error de la Ley Helm-Burton fue no usar la C-40. Su correlación con mi propuesta de transición de la Dictadura a la Democracia en 8 Pasos.

      • Víctor López 21 January 2020 at 6:45 am Permalink

        Don Humberto. Creía que el problema para entenderlo estaba el programa que “interpretaba”. Pero esta columna no tiene programa, desgraciadamente tengo que aceptar que el problema está en su cerebro. Como le dije antes a Manuel, usted tampoco tiene la culpa. Saludos.

  10. Manuel 20 January 2020 at 9:17 pm Permalink

    hace 30 años estaba en 10mo.

    Llevaba dos semanas en la escuela al campo
    faltaban 4 para que se terminara

    Con 15 años dejé de verla para siempre
    Y a él también, a mi padre

    La carrera se convirtió enseguida en refugio
    Pero hay vacíos q arrastran para siempre

  11. Manuel 20 January 2020 at 10:40 pm Permalink

    el concepto J, de pursuit of happiness en la
    Constitución, es interesante. Pienso mucho
    En él. ¿Por qué algo aparentemente trivial
    Fue colocado en ese documento?

    ¿Sería un dardo envenenado contra las capas
    Despojadas de ese derecho? esclavos, indígenas,
    los pobres, los negros,
    y algunas
    Mujeres, que han tenido q luchar duro por 200 años
    para tener las mismas condiciones que los hombre
    Blancos?

    • Julian Perez 21 January 2020 at 12:47 am Permalink

      Manuel

      La mayor parte de las constituciones de los estados ponían vida, libertad y propiedad como los derechos básicos. Madison, en un ensayo sobre la propiedad explica que el concepto de la misma es más amplio que las propiedades materiales, puesto que uno es también propietario de sus ideas.

      Quizás Jefferson, cuando decidió poner ¨búsqueda de la felicidad¨ en lugar de propiedad quiso evitar la interpretación estrecha y material del concepto. Victor Franki, un sicólogo judío que vivió la experiencia de un campo de concentración, escribió un libro llamado ¨Man´s search for meaning¨ en el que se expresa que darle un significado a la vida es lo más importante. La búsqueda de la felicidad está relacionada con la búsqueda de significado y la propiedad en su sentido más amplio (incluyendo las ideas) contribuye a proveer de ese significado y, en consecuencia, de felicidad. ¿No son nuestras ideas las que dan significado a nuestras vidas?

      Yo le veo sentido a esa forma que tuvo Jefferson de expresarlo.

      • Humberto Mondejar Gonzalez 21 January 2020 at 1:48 am Permalink

        No busquen mas pretextos, la Constitucion de EEUU esta vieja y obsoleta y por eso la Corte Suprema no da abasto haciendo malabares subjetivos e inventado interpretaciones que no dice …
        ……….
        Por eso fue que el Deep State se invento un dictador como Batista que no queria serlo y a un Fidel que lo tuvo que sustituirlo; dado que el progreso de Cuba en 12 años bajo la C-40, y el capitalismo salvaje y bananero de EEUU estaban convenciendo a millones de americanos que había que convocar a una constituyente. Cosa que al final salvaron con el mal menor; el reconocimiento de los derechos civiles de la minorías étnicas.

        • Julian Perez 21 January 2020 at 7:28 am Permalink

          ¿Por qué vieja y obsoleta? ¿Porque fue hecha en el siglo 18? ¿Porque el gobierno, como empezaron a sostener los progresivistas a partir de finales del siglo 19, es un ¨organismo vivo¨ que debe adaptarse a los tiempos? Esa fue la base teórica para ir dándoles más y más funciones al gobierno, no previstas en la constitución, hasta llegar a la situación de hoy. Woodrow Wilson llegó hasta a atacar la división de poderes y los chequeos y balances, pues se oponían a su ideal de gran gobierno que solucionara todos los problemas sociales. Decía que ningún organismo podía vivir con unas partes opuestas a otras. Negaba los principios básicos expuestos en la declaración de independencia diciendo que lo único válido de ella era la lista de agravios del rey Jorge, pues era lo que correspondía a ¨su tiempo¨. Pues bien, el ¨organismo vivo¨ creció tanto que se hizo macrocefálico y esas lluvias trajeron estos lodos.

          Nunca se dijo que la constitución fuera perfecta. El proceso para rectificar errores son las enmiendas y ha habido hasta ahora 27. En el Federalista 50 se defiende este método contra el de estar haciendo consultas periódicas al pueblo y redactando una nueva constitución a cada rato.

          ¿Por qué entonces no son ¨viejas y obsoletas¨ las obras de Shakespeare o de Cervantes, escritas hace 500 años? Pues porque nos muestran verdades eternas acerca de la naturaleza humana. Aunque está de moda creer lo contrario y relativizar el bien, el mal y la verdad, existen cosas que son tan permanentes como las leyes de la física, que no son ¨viejas y obsoletas¨.

          ¿Por qué la constitución es vigente? Es bien sencilla. Limita el gobierno. Le asigna una lista cerrada de funciones, de la que no debería haberse salido y establece separación de poderes y chequeos y balances entre las tres ramas. ¿Por qué eso sigue siendo necesario? Pues porque la naturaleza humana sigue siendo la misma. Ni somos (ni seremos) ángeles ni estamos (ni estaremos) gobernados por ángeles. Por eso hay que tomar precauciones contra las pretensiones de tiranía y está por ver si hay un método más efectivo que el de oponer ¨ambiciones a ambiciones¨.

          Uno de los temores de los antifederalistas era que el gobierno se volviera demasiado costoso. El Federalista 84 se dedica a disipar ese temor basándose en las limitaciones del gobierno establecidas en la constitución. Ese temor resultó fundado en la medida en que no se ha respetado la constituciñon. Esta prohibe que el poder legislativo delegue sus funciones. Y se las delegó a las agencias gubernamentales, que ni se sabe cuántas hay, están formadas por un costosísimo ejército de burócratas no electos e inamovibles y no sujetos a la división de poderes y escriben miles de páginas de regulaciones cada año que no hay quien se lea.

          • Julian Perez 21 January 2020 at 9:59 am Permalink

            Oh, oh. No me está gustando mucho la C-40 🙁 Mientras más la miro menos me gusta. La Pepa no la he leido y no la conozco en detalle, así que no puedo tener mucho criterio sobre ella, pero la del 40… Lo siento, pero no.

          • Manuel 21 January 2020 at 10:57 am Permalink

            thanks J

      • Manuel 21 January 2020 at 7:05 am Permalink

        Ha estudiado J la C-40?

        • Julian Perez 21 January 2020 at 7:36 am Permalink

          No mucho, pero sí la de USA. No dudo de las virtudes de la C-40 pero un país como Cuba es muy distinto de USA, formado por estados con alto nivel de autogobierno. Son circunstancias distintas. Gran parte de la constituciñon de USA está hecha en función de impedir que los estados pierdan esa autonomía. Por eso se enumeran las funciones del gobierno federal: las necesarias. Todo lo demás debería quedar para los estados y los gobiernos locales. No ha sido así. Cuba es un país pequeño. Una constitución para un país pequeño no puede tener las mismas características.

          Y la ¨Pepa¨, que se nos intenta vender como modelo, establecía el catolicismo como religión oficial, algo claramente proscrito en la primera enmienda: ¨Congress shall make no law respecting an establishment of religion, or prohibiting the free exercise thereof; or abridging the freedom of speech, or of the press; or the right of the people peaceably to assemble, and to petition the Government for a redress of grievances.¨ De ese tipo de imposiciones vinieron huyendo los colonos.

          • Julian Perez 21 January 2020 at 7:42 am Permalink

            Como ya no vivo en Cuba ni creo posible que vuelva a vivir ahí (inluso tras el fin de la dictadura), la C-40 no puede despertarme mucho interés.

          • Víctor López 21 January 2020 at 8:14 am Permalink

            La Pepa no se vende, es NUESTRA constitución, es la que constituyeron NUESTROS “padres fundadores”. Como es sabido, su error (obligación de las circunstancias) fue declarar al catolicismo como religión oficial. Como el error de la americana fue no abolir la esclavitud. Fue una obra extraordinaria e inspiradora de muchas contradicciones a ambos lados del Atlántico.

          • Julian Perez 21 January 2020 at 8:15 am Permalink

            Acabo de leerme la constitución del 40. En términos generales me parece buena, pero no puedo decir que esté de acuerdo con todos sus puntos. Me parece un poco social-demócrata. Mi grado de acuerdo con la constitución americana me temo que es mayor.

            Pongo ejemplos….

            Se prohibe la pena de muerte salvo para los delitos de traición. Pero es precisamente ese delito el que se presta más a interpretaciones gubernamentales. O sea, no se puede condenar a muerte a alguien que viole y asesine a una niña pero sí a alguien que el gobierno decida que es ¨traidor¨.

            El artículo 40 pone el trabajo como derecho inalienable. No, no lo es. No es un ¨derecho¨ algo que tenga que depender de que otra persona te lo de. La vida y la libertad las tienes. Nadie te las puede quitar. Esas sí son derechos.

            El artículo 41 establece que debe haber un salario mínimo. Tampoco estoy de acuerdo. El salario es lo que empleador y empleado acuerden.

            Son ejemplos. No voy a decir que me parezca mal la constitución. Es indudablemente muy superior a las hechas durante la dictadura, que no garantizan nada, pero no está exenta de defectos.

          • Julian Perez 21 January 2020 at 8:20 am Permalink

            Y mi lista de ¨peros¨ no es pequeña, sería largo enumerarlos. Me limité a unos pocos ejemplos. En términos generales mi problema es que el gobierno se atribuye una serie de funciones que no creo le correspondan.

          • Víctor López 21 January 2020 at 8:23 am Permalink

            Tampoco era tan terrible como la masonería la hizo ver para enredo de los tontos. Vivo en uno de los últimos, o el último país que mantiene el catolicismo como religión oficial de la nación, y no es tan malo. Es la democracia más pura del continente, y si se quiere incluso más pura que la americana (puedo demostrarlo). Está bueno elegir el destino, pero tal vez no es tan bueno olvidar el pasado.

          • Julian Perez 21 January 2020 at 8:27 am Permalink

            La pobre Pepa no tuvo una vida muy larga 🙂

          • Víctor López 21 January 2020 at 8:28 am Permalink

            No soy masón pero suscribo a la masonería, especialmente en su obra histórica. Lamento, eso sí, que en su lucha contra Roma indujera, sin ser la única responsable, a la guerra fratricida que destruyó nuestra hispanidad. Saludos cordiales.

          • Julian Perez 21 January 2020 at 8:31 am Permalink

            Y no sé qué significa eso de ¨nuestra¨ constitución. Mi país es éste, y lo es precisamente porque estoy de acuerdo con los principios en que se basa. Así que no es la mía.

          • Víctor López 21 January 2020 at 9:02 am Permalink

            Si, es la constitución de los que se llaman “Pérez”. Fue legado de nuestros abuelos para nosotros y la humanidad. Una obra magistral, de perenne consulta. Como el derecho de justiniano, el napoleónico, etc.

          • Julian Perez 21 January 2020 at 9:15 am Permalink

            Pérez es de origen hebreo 🙂 Aparece por primera vez en el Genesis. Es uno de los gemelos hijos de Judah con su ex-nuera Tamar, que lo engañó para acostarse con él y poder tener descendencia.

            Así que, basándome en mi apellido, MI constitución quizás sería la Torah 🙂

          • Víctor López 21 January 2020 at 10:47 am Permalink

            Otro! Jajajaja…

            el único Peres (sin zeta) que conozco es el expremier Simón de Israel. Nuestros ancestros peninsulares tienen como el común de los pueblos románicos múltiples corrientes étnicas, pero me ha dejado perplejo salir con semejante ocurrencia. Saludos.

  12. Manuel 20 January 2020 at 11:01 pm Permalink

    ¿Por qué la propaganda que realiza a cada hora
    el gobierno
    Cubano es crítica del “orden mundial”, negando
    los avances tremendos en todas las áreas,
    Haciendo énfasis en los “males terribles,
    Crecientes, por culpa del salvaje Capitalismo”?

    Porque es el modo de decir “nadie tiene moral
    Para juzgarnos”, “somos los q estamos en lo cierto,
    Los únicos justos”

    Vean que es la lógica detrás de todo eso. “Lógica”
    que ha logrado penetrar a mucho tonto manipulable
    Por el mundo entero. Vean a algunos candidatos
    De izquierda no mas, Podemos, Bernie, etc

    • Víctor López 21 January 2020 at 8:04 am Permalink

      Qué muchacho tan preocupado por los engaños de los comunistas es este Manuel, y qué extraño que su familia sea obanista…

      Por qué será?

  13. Manuel 21 January 2020 at 8:25 am Permalink

    El artículo 41 establece que debe haber un salario mínimo.”

    acá lo hay J, ignoro su historia, pero intuyo que se debe al progresivismo

    • Julian Perez 21 January 2020 at 8:36 am Permalink

      Efectivamente, y es un disparate.

      • Julian Perez 21 January 2020 at 8:50 am Permalink

        Aquí hay un montón de cosas anticonstitucionales. Todas tienen la misma raíz. El remedio a los problemas que tenemos es más constitución, no menos constitución. Por eso mi candidato en las primarias era Ted Cruz, el más constitucionalista, y de no ser porque en estos momentos no se puede dividir el voto porque eso sería regalarle las elecciones a los demócratas, que cada día se vuelven más peligrosos, mi partido sería el constitucionalista, que existe.

      • Julian Perez 21 January 2020 at 8:54 am Permalink

        Pero NO es algo que esté en la constitución. Lo que se ponga en una constitución tiene más fuerza y es más difícil de cambiar que lo que establezca el gobierno en una ley. Las enmiendas las pusieron bien difíciles de aprobar. Lo que se pone en la constitución, como dicen los españoles ¨va a misa¨.

  14. vicente 22 January 2020 at 7:39 am Permalink

    cuando va a tener el pais mas democratico del mundo-segun los que opinan en este blog- un gobierno de izquierdas,pacifista y democratico,probablemente nunca.

  15. Víctor López 22 January 2020 at 9:39 am Permalink

    Dejaría de ser el “más democrático del mundo”. Saludos.

  16. Yoslien soquez ortiz 25 January 2020 at 12:00 am Permalink

    Devemos concentrar nuestros exfueso en salir de la dictadura ..en lograr lo que nos une en comun,y no pensar que si la constitution del 40 o la constitution de los EU …cuando se logre in cambio a cuba habra que hacer una constitution, no vasandoce en la del 40 y mucho meno en la actual una constitution que se apegue mas a los intereces del pueblo y si actualidad,no mi interesa que el que intervenga en ella sea cubano o se sienta cubano..o sea un cubano que no se sienta cubano por una perdida de identidad ,lo que en verdad me importa y deveria importarle a todos es que aquellos que intervenga en una nueva constitution para una nueva Cuba tenga intereces en comun con el pueblo y ..se haga en vace a la igualdad de derecho respeto y con garantias legales para todo ….espero que ese dia pronto este llegando.


Leave a Reply