06 July 2017 ~ 2 Comentarios

Aunque sea una letrina, preferimos a Cristina

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Vea en youtube

2 Responses to “Aunque sea una letrina, preferimos a Cristina”

  1. Ramiro Millan 7 July 2017 at 1:52 pm Permalink

    Porqué prefieren a Cristina aunque sea literalmente una letrina, se debe, además de los motivos expresados por el Sr Montaner, a que proviene del peronismo.
    Soy un convencido de que todos los pueblos subdesarrollados tienen su Perón y por ello puede ser interesante conocer la génesis del peronismo para aquellos que no son argentinos.
    El Perón típico es aquel político o gobernante (demócrata o no) que logra aplicar con éxito políticas de redistribución de la riqueza mediante estatismo y dirigismo económico, sin importar en absoluto los “métodos” utilizados.
    El caso de Perón es uno de los más paradigmático porque su éxito fue enorme.
    Y fué enorme porque se alinearon los astros para que así suceda.
    Me explico, cuando Perón llegó al poder, Argentina era uno de los 10 países con mayor PBI percapita del planeta y sus reservas de oro tan abundantes que eran determinantes para decidir los valores relativos de las monedas a nivel global. Pero mientras eso sucedía, también se destacaba por su muy desigual distribución de la riqueza.
    Este combo hizo que las pulsiones que conducen muchas veces la conducta de los hombres, desearan fuertemente que reciban su merecido los “egoístas y explotadores” empresarios aliados del imperialismo inglés y también norteamericano que ya asomaba entonces como la gran potencia mundial y se dé lo que corresponde al trabajador que es, en última instancia, el “verdadero héroe” de cuánto logro obtenga una Nación.
    Pues bien, Perón dilapido diametralmente todas las riquezas del país (los lingotes de oro no sirven ni para almohadas solía decir el general) distribuyendo medianamente bien algunos recursos y dotando a la población de beneficios sociales (muchos de ellos merecidos) mientras destruia la matriz productiva.
    Obviamente, un líder que da satisfacción a impulsos populares (también necesidades ciertamente) pues es fácil que se convierta en un ídolo absoluto y eterno.
    De hecho, Chávez encarna algo muy parecido y en este caso basado, no en reservas de oro y un país rico, sino en precios exorbitantes de una materia prima en la que el país está literalmente flotando.
    Sin embargo, tal vez por suerte para Venezuela, la permanencia en el tiempo en el poder del chavismo y la poca duración del precio elevado del petróleo, les está mostrando en carne viva al pueblo venezolano el tremendo fraude que son todos estos personajes y aunque tengan que pasar las consecuencias que ahora están padeciendo, puede llegar incluso a que sea preferible lo actual y no tener que sufrir el eterno retorno de un Perón/Chávez en sus vidas políticas como lo padecemos nosotros que nos costó pasar de ser uno de los pueblos más ricos del mundo al actual decadente e impregnado de pobreza, inseguridad y corrupción generalizada y que corramos el serio riesgo de que una vez más Perón se reencarne en la cleptocrata y casi demente Cristina Kirchner para seguir descendiendo y acercandonos seriamente a una Nicaragua por nombrar un pueblo realmente deprimente.
    Si se busca, encontrarán en cada pueblo un Perón, un poco más o menos exitoso y por ende más o menos popular.
    La consigna infaltable e infalible es que debe ser distribuidor de la riqueza con el mayor grado de estatismo y nacionalismo posible.
    El porqué deben ser distribucionistas y estatistas a pesar de los reiterados e inevitables fracasos a los que someten una y otra vez a una nación tras otra, lo encuentro en un primitivo rincón de nuestro cerebro que, instintos mediante, toman las decisiones más importantes en nuestras vidas en sociedad que nos lleva invariablemente a que las mayorías siempre privilegiemos las ideas que distribuyen la riqueza sacando al “maldito y ambicioso” empresario lo que ganó, plusvalía mediante, injustamente a costa del incansable trabajador.
    “Colectivismo y cultura individualista”
    “Política individualista e ideología predominante”
    “Instinto y cultura nuestros verdaderos soberanos”
    razonvsinstinto.blogspot

  2. Apurimaq 8 July 2017 at 11:43 pm Permalink

    La mayoría de los limeños reconoce que el alcalde Luis Castañeda “roba pero hace obras”, o las hacía.


Leave a Reply