19 October 2018 ~ 3 Comentarios

BBC-Britain Broadcasting Castro?

Por César Reynel Aguilera

Hace unos días el sitio web de la BBC en español publicó un texto sobre la llamada participación de Cuba en el conflicto entre Marruecos y Argelia del año 1963.

Ese remedo de artículo que, bajo el manto de querer “contar una historia”, repite una mitología caduca, me llevó a escribirle, sin muchas esperanzas, esta carta al editor de la BBC en español.

Le escribo con motivo del texto del señor Pablo Esparza titulado “Los soldados que Cuba envió a una guerra en África (en la que nunca llegaron a combatir)”.

Tengo que confesarle que terminé de leer ese texto con una mezcla de estupor, indignación y, sobre todo, de vergüenza ajena por la desinformación infligida a los lectores de la BBC en español.
Es realmente vergonzoso que, a pesar de la enorme cantidad de informaciones hoy disponibles sobre ese tema, el señor Pablo Esparza haya decidido repetir las mentiras que la propaganda del castrismo lleva repitiendo durante más de 50 años.
Para empezar, la primera operación de Cuba en Argelia, la del traslado de las armas ocupadas en Bahía de Cochinos al FLN argelino no fue, para nada, una operación soberana y altruista del castrismo.
Ya hoy se sabe que al frente de esa operación estuvo Francisco Ciutat de Miguel, un agente hispano soviético que en Cuba fue conocido como Ángel Martínez Riosola y en la URSS como Pável Pavlovich Stepanov.
Además, el hombre al mando de las comunicaciones de esa operación fue Hirám Prat Labrada, un joven comunista cubano que estuvo muy relacionado con el trabajo clandestino de esa organización, durante la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista, y que llegó a tener vínculos muy estrechos con los miembros del Partido Comunista que trabajaban, desde mucho antes del triunfo del castrismo, para la Inteligencia soviética.
Estamos hablando de la misma KGB que, en 1958, y también mucho antes del triunfo de la revolución cubana, había organizado una operación idéntica para hacerle llegar al FLN argelino parte de las armas ocupadas por los vietnamitas después de la batalla de Dien Bien Phu. Batalla en la que, dicho sea de paso, las guerrillas de Ho Chi Minh fueron asesoradas por el mismo Francisco Ciutat de Miguel mencionado anteriormente.
En cuanto al envío de tropas cubanas a Argelia, en 1963, causa estupor que el señor Pablo Esparza haya usado como fuente de sus informaciones a un historiador tan desacreditado como Piero Gleijeses. Un compañero con una aproximación a la historia que siempre ha sido tan ideológica, y asimétrica, como la de su gran amigo Jorge Risquet, uno de los agentes más sólidos que la Inteligencia soviética siempre tuvo dentro del castrismo. 
Eso no solo lo digo yo, eso lo dice también el comandante de la revolución castrista Jorge (Papito) Serguera Riverí, que era el embajador de Cuba en Argelia, en 1963. Cuenta Papito en su libro “Caminos del Che” que el compañero Gleijeses fue a entrevistarlo, después de haber tenido casi finalizada la misión que le había encomendado Jorge Risquet, y que empezó diciéndole que “ya había cumplido su objetivo, que sólo quería ampliarlo”.
Según las propias palabras de Papito: “Eso me molestó y no quise seguir conversando con dicho profesor (Gleijeses) ante lo insólito del hecho. Yo había guardado discreción absoluta durante 30 años, pero a partir de entonces ya no me sentí en esa obligación, pues lo hicieron público sin contar conmigo… De ese texto (el de las entrevistas grabadas a principios de los ochentas) Piero Gleijeses dedujo las razones que tuvo el Che para meterse en África y dar su versión de lo que ocurrió”.
¿Por qué los compañeros Risquet y Gleijeses decidieron obviar la versión del comandante Serguera? Bueno, porque entre otras cosas Papito dice que el hombre al mando de esa segunda aventura cubana en África, la de 1963, también fue Francisco Ciutat de Miguel; porque cuenta que la KGB había estado al tanto de invasión marroquí desde antes de que sucediera; o porque explica que tanto en 1958, como en 1961 y 1963, los soviéticos entregaron los armamentos, incluida una unidad de tanques, a Houari Boumedienne, el hombre que eventualmente derrocaría a Ahmed Ben Bella.
Aquí debo terminar, solo quiero reiterarle que el tema es tan rico en informaciones, y de una riqueza tan compleja e interesante, que resulta incomprensible que el señor Pablo Esparza lo haya convertido en una simple operación de propaganda. Es difícil saber si lo hizo por razones ideológicas, por indolencia intelectual, o para echarse cuatro euros en el bolsillo; aunque justo es reconocer que muchas veces esas tres razones van bien juntas.
Si le he escrito esta nota es porque estamos viviendo tiempos en los que conceptos como “noticias falsas” y “apropiaciones culturales” son de uso constante a ambos lados de los espectros políticos e ideológicos.
Deja mucho que pensar el hecho de que un medio con tanta historia como la BBC le haya encomendado una pieza sobre Cuba a un joven español muy mal informado, a un desconocedor que se dedica a repetir las mentiras de una propaganda mientras pretende apuntalarlas con las opiniones de un historiador gringo y de una profesora española.
Si eso no es apropiación cultural, y noticia falsa, entonces nada lo es.
Saludos,
César Reynel Aguilera,
Médico, bioquímico y escritor cubano, autor del libro “El soviet caribeño-La otra historia de la revolución cubana”.

Como era de esperarse, y en la mejor tradición del imperialismo cultural de la izquierda occidental, la BBC ni acusó recibo ni se ha dignado a responderme.

Y es una lástima, porque al final dejaron pasar una excelente oportunidad de contar una historia mucho más cercana a la verdad y, sobre todo, mucho más rica.

Una historia de la que el autor del texto publicado estuvo al tanto, porque me contactó antes de escribir su bodrio e intenté hacerle ver, por aquello del beneficio de la duda y de ayudar al prójimo, que se estaba adentrando en un tema muy complejo.

De más está decir que la culpa de ese profesionalismo subestandar no es de Pablo Esparza, al final cualquier tonto con alpargatas adidas se sentiría muy contento de ver su nombrecito impreso al lado de la sigla BBC, y si lo logra escribiendo sandeces, pues mejor.

La culpa es de la misma emisora que muestra, a la entrada de su edificio principal, una estatua de George Orwell con una frase de ese escritor que reza:

Si algún significado tiene la palabra libertad, es el derecho de decirles a los demás lo que no quieren escuchar”.

Todo parece indicar que para la BBC de hoy todas las libertades son iguales, pero algunas son más iguales que otras.

3 Responses to “BBC-Britain Broadcasting Castro?”

  1. César Reynel Aguilera 19 October 2018 at 4:51 pm Permalink

    Muchas gracias, maestro, todo un honor. Abrazo. C.

  2. Veronica Perez. 20 October 2018 at 7:54 am Permalink

    Este articulo no incita al comentario,las situaciones actuales o problemas en que vive el Mundo actual serán los mas discutidas o analizados,el articulo presentado carece quizás de poco conocimiento para muchos lectores.

  3. César Reynel Aguilera 21 October 2018 at 9:14 am Permalink

    Qué interesante, un bot ruso dejando comentario en el blog de Montaner. Parece verdad el rumor de que los bots de Moscú le dan “servicio” a la BBC (y con la misma chapucería soviética).


Leave a Reply