02 January 2021 ~ 109 Comentarios

Biden y Cuba

En memoria de José Sorzano

Carlos Alberto Montaner

El régimen de La Habana está desesperado. Pretende que Biden, cuando comience a gobernar, le saque las castañas del fuego. Venezuela está en la lona. La crisis no tiene fin y se agravará con cada día que pase. Las relaciones con Rusia no son buenas. Cuba no tiene dinero para pagarle a Moscú las obligaciones a las que se había comprometido tras la condonación de las nueve décimas partes de la deuda. La Habana comisionó a Ricardo Cabrisas para que le explicara a Rusia la mala nueva. Obviamente, el señor Cabrisas le echó mano a la excusa de la devastación dejada por el coronavirus y, claro, al socorrido embargo.

El problema coyuntural es la pandemia, pero el problema de fondo es el sistema. No funciona. No ha funcionado nunca en ninguna latitud ni con cualquier tipo de líderes. Es verdad que Fidel Castro era un caotizador, pero Stalin, Gomulka, Rákosi o Mao no lo eran y también fue un desastre.

Sencillamente, si se trata de crecer e innovar, no hay sustituto para el sistema de propiedad privada y mercado. Los chinos y los vietnamitas lo han demostrado otra vez. Es cierto que no tienen regímenes democráticos, y eso es una gran calamidad, pero al menos tienen desarrollo. Cuba carece de desarrollo y de libertades y quiere que otros le financien el desaguisado.

China tampoco es una fuente probable de ayuda. No parece interesada en irritar más a Washington. Además, como es un país muy viejo, y con buena memoria, sabe que ayer, en el siglo XIX, el emperador del Celeste Imperio le escribió a los reyes de España preocupado por el rumor de que en la lejana Cuba, entonces colonia española, los criollos se hubieran comido –literalmente- a un par de chinos. “Comerse a un chino por la trenza” no es, pues, una metáfora popular que denota el hambre habitual vinculada al comunismo, sino una triste historia real. O un rumor, pero ya sabemos que cuando el río suena, es porque algo trae.

No creo que Biden muerda el anzuelo. Por lo pronto, tiene dos mensajes contradictorios sobre la mesa. Uno es de John S. Kavulich, el más viejo de los lobistas pro Cuba en Estados Unidos, en el que veladamente le promete el oro y el moro si levanta el embargo y las sanciones impuestas por Trump. Simultáneamente, le propone 15 nombres de otros tantos personajes de las finanzas o la política americana para servir de embajadores en Cuba, que deben ser más “negociadores” que diplomáticos.

El otro es de William M. LeoGrande (American University) y Peter Kornbluh (National Security Archives), dos viejos procastristas. Fue publicado en The Sun Sentinel y, desde el título, le advierten al presidente electo, que “Para la política hacia Cuba el ‘dando y dando’ está condenado al fracaso. Lo que quiere decir, es que se olvide de pedirle al gobierno cubano que abandone a Maduro o moderación en su política exterior, porque no se puede tocar ni con el pétalo de una rosa el tema de la soberanía cubana.

En realidad, Joe Biden no tiene que tomar una decisión precipitada en el tema cubano. Tiene todo el tiempo del mundo para ver cómo evolucionan las cosas. El régimen cubano es el que necesita desesperadamente a EE.UU y no al revés. USA puede sentarse a esperar y tener en consideración varios asuntos muy notables.

Primero, es cierto que, como le dijo John Kerry, excanciller de Obama, a Andrés Oppenheimer (CNÑ), que el régimen cubano no había actuado como esperaba el presidente Obama a la apertura sincera que le ofreció su administración. Había arreciado la represión dentro de Cuba (encarceló, entre otros, a José Daniel Ferrer, un famoso disidente cubano extraordinariamente valiente).

Segundo, la situación en Cuba no es la misma que en diciembre de 2014, cuando se reanudaron las relaciones entre los dos países. Se le dijo Eric Farnsworth, VP del Council of the Americas, a la periodista Nora Gámez en un artículo en The Miami Herald y en El Nuevo Herald. En el 2016, cuando Obama viajó a La Habana y pronunció un formidable discurso, le valió un ataque muy revelador por parte del castrismo.

Tercero, no todo lo que hizo Donald Trump estaba equivocado. Fue correcto mudar la sede diplomática a Jerusalén (como había prometido el Congreso), revisar el tratado con Irán y organizar el respaldo  internacional a la oposición democrática venezolana. De la misma manera, castigar a los corruptos y a los violadores de los Derechos Humanos con sanciones personales tiene un amplio respaldo en el mundo entero y en la sociedad norteamericana. Al fin y al cabo, se iniciaron con Bill Clinton y luego siguieron George W. Bush y Barack Obama.

Cuarto, es legítimo que Biden trate de conquistar para el Partido Demócrata el Estado de Florida en las próximas elecciones con sus 29 votos electorales. Los hispanos son un tercio de los votantes en Florida. Es difícil que eso se pueda lograr sin el respaldo cubano, venezolano y nicaragüense. En ese sentido, las sanciones personales contra los violadores de los Derechos Humanos y los corruptos son medidas plausibles.

Quinto, diez presidentes antes que él intentaron el quid pro quo. Incluso el demócrata Jimmy Carter, le propuso al régimen cubano abandonar África a cambio del levantamiento del embargo. Pero en ese momento estaba vivo y mandaba Fidel Castro, el más tenaz de los gobernantes antiamericanos. Fidel ya no existe. Raúl casi tampoco, pero lo más importante es que en la Isla apenas hay defensores de un sistema radicalmente empobrecedor. El día 1 de enero de 1959, hace 62 años, se inauguró el comunismo en Cuba. Hay que ser un subnormal profundo para creer que ese sistema algún día redimirá al pueblo cubano.

En todo caso, un gran experto en las relaciones de USA y Cuba, me escribió algo que me dejó pensando: “Las medidas del trumpismo y otras anteriores se pudieran revisar unilateralmente a la luz de avances concretos, verificables e irreversibles en el proceso de reformas internas en Cuba, emprendidas por el gobierno cubano en el campo económico y de derechos civiles”. Antes me había dicho que el régimen, si quería abrirse, tenía una oportunidad dorada con el Movimiento San Isidro, un grupo de artistas y músicos que protestó por la represión de que era objeto. Sencillamente, la dictadura no puede ignorar a la oposición.

Por ahí, sospecho, van los tiros.

109 Responses to “Biden y Cuba”

  1. Orlando 2 January 2021 at 10:55 am Permalink

    Discrepo con Montaner a pesar de su sapiencia.

    ?Como va a decir que s verdad que un Stalin y Mao no eran caotizadores?

    De los otros dos, no sé mucho o nada

    • Juan Pueblo 3 January 2021 at 1:04 pm Permalink

      No es importante saberlo todo, Biden debe pedir (legalizar partidos políticos de oposición en Cuba para poner fin al embargo comercial), el objetivo debe ser único independientemente del color político para que sea escuchado por todos.

      • bacu 4 January 2021 at 10:12 am Permalink

        Alguien en su sano juicio pudiera pensar que Biden, ex-vicepresident de Obama, puede pedir legalizar partidos políticos en Cuba?

  2. Julian Perez 2 January 2021 at 11:04 am Permalink

    >>Cuarto, es legítimo que Biden trate de conquistar para el Partido Demócrata el Estado de Florida en las próximas elecciones con sus 29 votos electorales.

    No le hace falta conquistar a los votantes (pero no va a ser Biden en esas elecciones, ya hace rato que lo habrán ¨jubilado¨ y estará Dolores Kamala Umbridge o AOC). Ya han visto que pueden utilizar ¨medios alternativos¨ para obtener votos con impunidad.

    • bacu 3 January 2021 at 2:12 pm Permalink

      Le falto a CAM hablar de los planes de la Kemala para quitar el embargo. Ella es la de mas arriba, en caso que siga Biden el 20 De Enero( en mis tiempos decía solavaya y hasta la gente se presignaba). Veremos despues del 6-7 que pasa.

  3. Orlando 2 January 2021 at 11:06 am Permalink

    Esto de Fernando Donates es cómico.

    Entre los estantes del puesto de venta de Frutas Selectas de esta ciudad del oriente del país hay fotografías de los revolucionarios Camilo Cienfuegos y Ernesto “Che” Guevara; además de un gran cartel con el eslogan de esta empresa estatal: “Frutas Selectas: lo más selecto del trópico”.

    Lo que no hay es fruta o alimento a la venta.

  4. Orlando 2 January 2021 at 11:08 am Permalink

    Esta frase no está clara.

    Sencillamente, la dictadura no puede ignorar a la oposición.


    ???

    Negocia con ellos?

    No los ignora, los acosa

    • bacu 3 January 2021 at 2:14 pm Permalink

      De acuerdo, La dictadura Nunca ha ignorado a la oposición, al contrario los busca dondequiera que estén y los trata de exterminar con todo lo que tiene mano.

  5. Orlando 2 January 2021 at 11:11 am Permalink

    En lo que sigue, estoy de acuerdo.

    Los de la Joven Cuba que buscan un socialismo democrático, participativo, etcétera etcétera, están arando en el mar.

    Copio:

    Hay que ser un subnormal profundo para creer que ese sistema algún día redimirá al pueblo cubano.

  6. Rosendo 2 January 2021 at 11:25 am Permalink

    Buen analista no hay crítica para usted dio en el clavo como siempre

  7. Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 11:47 am Permalink

    Este es el único deshielo que aceptamos los patriotas cubanos:
    Decreto #17: Cuánto duraría la Transición Política Cubana; para que sea pacífica, ordenada, sin guerra civil entre caudillos proyectistas y que esos pasos nos conduzca a ser en poco tiempo un país desarrollado?
    https://gobiernocivicomilitarcubano.blogspot.com/2020/12/cuanto-va-durar-la-transicion-de-la.html

  8. Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 11:48 am Permalink

    Bueno, China y Vietnam (que es otro cuento peor) no son innovadores, China no comercia; roba a occidente de forma depredadora.
    Desde 1975 le dio a los capitalistas que compararon a los políticos americanos, mano se obra esclava y cero regulaciones ecológicas…
    En esa primera fase, eso movió muchas companias a China y no se veía malo en el recibo de compra de un americano cuando ibas al mercado; pero en la práctica le pagaban una miseria al trabajador y todo se repartía entre el empresario y el Partido Comunista Chino.
    Un chino para tener un poco mas de libertad, solvencia económica, salir del interior donde hay hambruna a la cota,… necesita hacer todo lo que le piden los órganos represivos, o no sale en la foto; así que todo chino que trabajaba en esas líneas de producción de las empresas de los paises libres acreditadas es literalmente un agente chino. Pues es así que el Ejército Popular Chino iba reproduciendo en maquetas, es las universidades chinas, todas militarizadas; esas líneas de producción.
    Por otro lado, a los gerentes occidentales que vivían en China, de distintos estamentos de esas companias; se le iba haciendo perfiles, espiando su vida privada, para chantajearlos hasta que se le ofrecían cifras en un paraíso fiscal que no pudieran rechazar. Todo a cambio de saber mas sobre esas companias.
    Después mandaban miles de los mejores estudiantes Chinos a las universidades de EEUU.
    También iban hackeando todo lo que les era de interés.
    Si faltaba algo, compraban la patente.
    Al final en 10 años tenia la misma compania que en occidente costó sangre sudor y lágrimas en décadas.
    Pero no solo le estaban robando todo a esas compañías; sino que tambien estaban robando los know how que se crearon en universidades con dinero publico, digamo a través de la USAID o programas parecidos de los que en parte se nutren las compañías privadas de EEUU y demas paises libres.
    ……..
    Es la segunda fase, cuando ya en cada ramo había un conglomerado de empresas radicadas en china; para pertenecer a esos conglomerados tienes que asociarte a una de las empresas Chinas, que como sabemos todas son tapaderas del Ejército Popular Chino.
    En fin,… esa caumulacion de capital del PCC a costilla de la depredación de occidente, ha creado una carrera armamentista en China que pagamos nosotros y además, al tener que ir un paso delante, aumenta los impuestos y los presupuestos de defensa de EEUU.
    Por lo que realmente, cuando un economista serio; le suma todo esos al recibo de compra de un producto hecho en China, mas el costo ecológico para el aire, la tierra y las aguas del planeta; su costo es muy superior a cualquier producto de EEUU o un país libre.
    ……..
    Incluso, que algunos chinos tengan la barriga llena no ha servido de nada; porque si escriben algo asi libre como este periodista; se la vacían de 10 bayonetazos en el estómago y nadie se entera

  9. Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 11:48 am Permalink

    El Globalismo y sus tratados de libre comercio, han sido hasta ahora una aberración irreparable para las familias occidentales.
    El ensayo práctico Globalista comenzó en Cuba y es justo decir desde la distancia que muchos sospechaban que algo sin ninguna lógica geopolitica ocurría a 90 millas de EEUU.
    Por eso el Globalismo en Occidente hay que comenzar a eliminarlo por donde se ensayo primero, es en la Habana donde esta la cabeza de la serpiente en el hemisferio occidental, su comando central y no usar la fallida estrategia tratar de eliminar primero los tentáculos de la serpiente pulpo.
    ……..
    Que paso con la globalización; que ni los defensores, ni detractores se ha dado cuenta?
    Veamos mi tesis:
    Para mí ya está demostrado que globalización no es lo mismo que globalismo y solo basta que los académicos que tienen más tiempo que yo le quiten ruidos a sus tesis y se concentren en estas dos palabras…..
    La globalización moderna y sus tratados de libre comercio, han sido hasta ahora una aberración irreparable para las familias occidentales.

    Globalismo:
    Son las transacciones comerciales y financieras con cualquier país sin importar la política, la ideología, los beneficios mutuos del sistema con quién comercias.
    Ejemplo:
    El contraté y el resultado final entre transacciones comerciales y financieras que apenas existían entres el Sistema Colonial Socialista Ruso y los países libres por razones ideológicas y el comercio entre EEUU y China antes de la llegada de Trump a la presidencia,…

    Globalización:
    Son las transacciones comerciales y financieras con cualquier país teniendo en cuenta antes la política, la ideología, los beneficios mutuos del sistema con quién comercias.
    Ejemplo:
    Que una fruta que sale de Mexico alcance su punto de maduración cuando un canadiense la pone sobre la mesa de su casa y antes de firmar ese tratado comercial los países libres desarrollados antes que ver los precios a que te lo vendería una dictadura que hace trampas y financia una carrera armamentista haciendo neo-dumping; se mire la política la ideología, y los beneficios simétricos para ambos pueblos.

  10. Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 11:49 am Permalink

    Claro que Biden va hacer todo lo que le digan los gringos comunistoides, de paso ganó las eleciones haciendo tantas y tantas promesas a las grandes compañías Globalistas, que no me imagino cómo podría cumplirlas sin que la opinión pública se den cuenta de eso. Además, porque el sueño dorado desde Obama (ese que iba a ir a Washington a limpiar el pantano, porque era una especie de outsider,… We can!) no era el deshielo, sino es convertir a Cuba en la China del Caribe.
    Convertir a mi familia, a la tuya, a tus vecinos, amigos y a mi pueblo en esclavos, sin sindicatos, sin derechos bajo las leyes de Alejandro Castro y su CEO Calleja,…
    Por ahí frenamos el Castrocare irreversible de Obama; porque le explicamos por escritos a la companias americanas,.. los amenazamos con demandarlos si no respetaban las leyes laborales en Cuba, con desprestigiarlos a nivel de mercado y otras cosas mas duras que no voy a decir aquí,.. por emplear a personas que salían de una Bolsa que entrega el PCC, en detrimento y descriminacion laboral con el resto de la población, lo que es ilegal 100%, según las nuevas reglas éticas para companias americanas en el exterior.

  11. Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 11:49 am Permalink

    Lo tercero que dice este posiblemente Agente del Deep State, la CIA, el CFR,… esos que ayudan a Batista, a Fidel a violar la C-40 desde el 7 de enero de 1959 cunado lo reconocieron, esos que mantienen una Embajada del PCC a 2 millas del Capitolio; para ocultarle al americano que su Constitucion Federal esta Obsoleta, al menos desde el Crac de 1929; es falso tambien y un truco clásico para desanimar a los cubanos de EEUU en su lucha contra castros, para hacerlos claudicar por desgaste político, por cansancio patriótico:
    …………
    La Ley Helm-Burton no se puede quitar, porque esta codificada en el Congreso.
    Eso significa que para traerla al plenario a debate; hay que mandar constantemente una comisión a Cuba que certifique despues que se esta cumpliendo cada fase de la Ley durante la Transición y Durante la Democracia.
    ……….
    Sino se hace eso; se esta violando una Ley Americana y podemos demandar en el sistema judicial, que como sabemos que nada tiene que ver con el legislativo y el ejecutivo.
    Y donde siempre estos poderes oscuro se han cuidado de que llegue el caso cubano; porque se destaparia la caja de pandora C-40 delante de la opinión pública americana, que todavía no entiende el caso cubano, ni que paso en Cuba, porque ha sido desinformada por décadas.

    • Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 11:50 am Permalink

      SECCIÓN 205—TÍTULO II
      REQUISITOS Y FACTORES PARA DETERMINAR QUE
      EXISTE UN GOBIERNO DE TRANSICIÓN EN CUBA
      -Para los efectos de esta ley, un gobierno de transición en Cuba es un gobierno que cumple los siguientes requisitos: ha legalizado toda actividad política; ha liberado a todos los presos políticos y permite inspecciones de organismos internacionales en las cárceles; ha disuelto el actual Departamento de Seguridad del Estado del Ministerio del Interior, los Comités de Defensa de la Revolución y las Brigadas de Respuesta Rápida; se ha comprometido públicamente a convocar elecciones libres y justas para un nuevo gobierno que no incluyan a Fidel Castro ni a Raúl Castro, y que se celebrarían no más de 18 meses después que el gobierno de transición haya asumido el poder, con la participación de diversos partidos políticos independientes que tendrán igual acceso a todos los medios y con la participación de observadores internacionales como la OEA y la ONU; que haya cesado toda interferencia a las transmisiones de Radio y Televisión Martí; se haya comprometido públicamente y esté dando los pasos para establecer un sistema jurídico independiente, respetando los derechos humanos internacionalmente reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, suscrita por el gobierno de Cuba; permita el establecimiento de sindicatos y organizaciones independientes, y haya dado garantías de que permitirá la distribución libre y eficiente de ayuda al pueblo cubano.
      -Incluye factores adicionales que el Presidente de EEUU debe tomar en cuenta para reconocer la existencia de un gobierno de transición en Cuba: demuestra estar enfrascado en una transición de una dictadura totalitaria comunista a una democracia representativa; habla públicamente y muestra progresos ostensibles en garantizar la libertad de expresión y de prensa, incluyendo la concesión de permisos para que medios de prensa y compañías de telecomunicaciones privadas operen en Cuba; permita el restablecimiento de la ciudadanía cubana a los cubanos que regresen al país; asegure el derecho a la propiedad privada; ha emprendido los pasos necesarios para reintegrar a ciudadanos estadounidenses, y a entidades que en un 50 por ciento o más sean propiedad de ciudadanos estadounidenses, las propiedades confiscadas por el gobierno cubano a partir del 1ro de enero de 1959, o para proveerles justa compensación por tales propiedades; que haya extraditado o entregado a Estados Unidos a todas las personas buscadas el Departamento de Justicia de EEUU por delitos cometidos en EEUU, y haya permitido sin restricciones la presencia en toda Cuba de observadores independientes de derechos humanos.

    • Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 11:50 am Permalink

      SECCIÓN 206—TÍTULO II
      REQUISITOS PARA DETERMINAR QUE EN CUBA EXISTE
      UN GOBIERNO ELEGIDO DEMOCRÁTICAMENTE
      Para los efectos de esta ley, un gobierno elegido democráticamente en Cuba es un gobierno que, además de cumplir los requisitos descritos en la Sección 205 del Título II, sea el resultado de unas elecciones libres y justas, realizadas bajo la supervisión de observadores internacionales reconocidos, y en las cuales los partidos de oposición tuvieron tiempo suficiente para organizarse y hacer campaña y todos los candidatos tuvieron acceso a los medios; muestra respeto por las libertades civiles básicas y los derechos humanos de los cubanos; se mueve sustancialmente hacia un sistema de economía de mercado basada en el derecho a tener y disfrutar propiedad privada; está comprometido con hacer cambios constitucionales que garanticen regularmente elecciones libres y justas y el disfrute integral de las libertades civiles básicas y los derechos humanos de los cubanos; ha mostrado progresos en el establecimiento de un sistema jurídico independiente, y ha mostrado progresos suficientes en la devolución a ciudadanos estadounidenses, y a entidades que en un 50 por ciento o más sean propiedad de ciudadanos estadounidenses, las propiedades confiscadas por el gobierno cubano a partir del 1ro de enero de 1959, o les ha proporcionado justa compensación de acuerdo con los estándares internacionales.

  12. Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 12:06 pm Permalink

    La buena noticia es que el pueblo en el fondo no apoyara nada de eso, ni nunca lo ha apoyado tampoco.
    Y que además, ya el pueblo descubrió que la alternativa a la extrema izquierda, no es la extrema Derecha y viceversa; sino hay una tercera opción, la vía constitucional C-40.

  13. Víctor López 2 January 2021 at 1:21 pm Permalink

    Su respuesta fue inspirada, Julián.

    …y sí, su “cosmología” se me semeja mucho a la del principito, y somos bastante diferentes pero no opuestos porque también soy romántico, aunque de una manera más holística (acépteme el término). Considero a las (o la mujer) la base y el todo (o casi) en el crecimiento y la realización de un hombre. Me formé con el machismo del galán, cuando veíamos a la mujer como una criatura hija del halago y el detalle, y nunca me lo pude quitar, sin caer por supuesto en lo cursi (tan de moda hoy día). Por eso tal vez encuentro tan ridículo el plan de su compadre. Qué puede entregar una mujer si no está enamorada? No solo las disfrutaría más sino que ahorraría un montón de plata y celulares jajaja. O será acaso que al pobre le cuesta mucho enamorarlas? Cordial saludo.

    Nota: al pendejo de Montaner ya ni lo leo ni lo escucho.

    • Julian Perez 2 January 2021 at 2:05 pm Permalink

      Sí, siempre he sospechado que la promiscuidad, sobre todo cuando es excesiva, en realidad oculta una gran incapacidad de amar. Uno de los cuentos de los Apócrifos de Karel Capek, el llamado ¨La confesión de Don Juan¨, de cierta forma toca ese tema, aunque con un matiz diferente, porque en ese cuento al final resulta que Don Juan, más que incapaz de amar, era impotente.

      En cuanto a lo de leer o no a CAM… Trato de hacerlo, aunque sea por arribita, sobre todo por cortesía, pues utilizamos su blog. Solamente me abstengo cuabdo sé que lo que va a decir será ¨demasié¨, pero no ocurre así cuando toca el tema de Cuba. Me reservo el derecho de leer o no a sus articulistas invitados. A Azel siempre lo leo. A los otros… casi nunca.

      • Julian Perez 2 January 2021 at 2:13 pm Permalink

        Y que el Pequeño Príncipe es ¨muy francés¨, de eso no cabe duda, pero es que en el tema del amor nadie puede negar que ellos son especialistas. (Aunque los norteamericanos han demostrado ser capaces de crear grandes historias de amor, como Vértigo, Casablanca y El halcón maltés)

        Después de todo esa gran y antigua romanza (creo que es del siglo XVIII) es francesa:

        Plaisir d’amour ne dure qu’un moment.
        Chagrin d’amour dure toute la vie.

        • Víctor López 2 January 2021 at 2:29 pm Permalink

          Vualá.

          Pero estará de acuerdo que es una angustia placentera. Tal vez deberíamos consultar a su compadre, aunque creo que ha sido usted muy despectivo con él.

      • Víctor López 2 January 2021 at 2:23 pm Permalink

        Lo suscribo. Acabo de comentar a Correa que sí lo leo, y me da la sensación de que es muy joven y necesitado de audiencia. Algo que le pasa también a Ramiro y en buena parte también a este servidor. Seguramente excedió al entorno en que se formó, y aqui trata de tener una línea independiente y por momentos hace análisis asombrosos. Azel es un tipo maduro, con una retórica depurada y si se quiere hasta predecible, porque comercialmente la tiene que encajar en el momento histórico. Saludos.

  14. Rolando Arco 2 January 2021 at 2:47 pm Permalink

    Que funcionarios del régimen cubano fueron sancionados personalmente por la administracion de Trump?

    • Víctor López 2 January 2021 at 3:01 pm Permalink

      A quienes, no se. Pero sí que debieron sancionar a Carlos Alberto Montaner, Coronel y demás mafia. Un saludo.

    • bacu 3 January 2021 at 2:18 pm Permalink

      Al menos fue sancionado Lopez callejas, y otros que no recuerdo.

  15. Julian Perez 2 January 2021 at 3:23 pm Permalink

    Fight for Trump!

    https://action.greene2020.com/fight-for-trump-par1222/

    Acabo de inscribirme en Parler y CaucusRoom. Esto me lo encontré en Parler.

    • Víctor López 2 January 2021 at 3:41 pm Permalink

      A ponerse las botas.

      Hice un año en “caballería blindada”. No era el 7 de Míchigan por suerte, sino el 101 de exploración con asiento en Toay. Pero teníamos todavía trescientos matungos que ensillar y cuidar.

      https://youtu.be/o1Wejl7ZCtE

      • Julian Perez 2 January 2021 at 5:42 pm Permalink

        Instead of spa, We’ll drink brown ale
        And pay the reckoning on the nail
        No man from debt shall go to jail
        From Garryowen in glory

  16. Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 3:41 pm Permalink

    “Es cuando la Constitución de Estados Unidos requiere que el Congreso se reúna y acepte los resultados del Colegio Electoral, una reunión que es típicamente una formalidad.
    La declaración pide una demora en la certificación y una investigación de 10 días sobre las acusaciones de irregularidades, que Trump ha avivado pero desestimadas repetidamente en los tribunales.”
    https://www.americateve.com/trump/el-senador-ted-cruz-liderara-el-partido-republicano-oponerse-la-certificacion-joe-biden-n1083826
    …………..
    Es posible en 10 días cojer cada voto emitido por correo y comparalo con el resto de millones de votos emitidos físicamente de ese Estado y así repetir la misma operación hasta que se eliminen todos los votos duplicados de las personas que asustadas por culpa de la función, de que se decía de que no era legal votar tantas personas por correo y lo que decía tambien hasta el presidente del país y que por esos al final creyeron que ese voto no seria contado despues y votaron físicamente el 3 de Noviembre?
    No seamos ilusos, eso no es posible hacerlo en 10 días.
    Entonces, todo seguirá igual; porque los encargados de solucionar el problema seguirán buscado “arriba de la cama”; cuando ellos mismos saben que donde hay que mirar es “debajo de la cama”.
    Esto es una formalidad para salvar las apariencias internacionales de que aquí no ha habido unas eleciones de Republica Bananera y un gasto de dinero por gusto.
    ………………….
    Pero si es Constitucional, no es una formalidad; es la ley.
    He visto ya decenas de idea de lo que va ha suceder; muestra de nadie sabe o entiende con seguridad qué hacer ante estos casos y dado que ni siquiera la Corte Suprema entiende desde hace décadas la constitucion de EEUU.
    Eso se ve en cualquier caso que seria resuelto en cualquier otro país en un tribunal municipal; en EEUU por la obsolescencia que destila hacia los EStados la Constitucion Federal, llega a la Corte Suprema y al final votan 5 a 4.
    Es decir, ni allí hay claridad.
    ……..
    Esto no es un problema Biden o Trump; esto es que la constitucion Federal de EEUU esta Obsoleta al menos desde el Crac de 1929.
    Pero el Establiment, el Pantano nunca le convino hacer una constituyente y organizar todo lo que estaba ya retrasado respecto a la sociedad moderna.
    Por eso cuando los americanos que viajaban a Cuba vieron la C-40 y comenzaban a pedir lo mismo en sus tertulias personales; el Pantano apoyo el golpe de Estado de Batista y Fidel contra la C-40, dado que era un mal ejemplo a 90 millas para EEUU.
    Al final como no se puede ir contra el sentido común; han ido poco a poco convergiendo a la C-40.
    Pero aun así vemos cosas como el Juicio Trump, donde los asesores jurídicos de la Camara decía una Cosa y los del Senado otra.
    Muestra reciente de que la Constitucion no esta a la altura del EEUU moderno.

    • Humberto Mondejar Gonzalez 2 January 2021 at 4:12 pm Permalink

      Pero si es Constitucional, no es una formalidad; es la ley.
      O a veces aquí hay cosas de la Constitucion que son Ley y otras veces no?
      Tex Cruz dice una cosa, Marco Rubio otra, Libertad Digital otra, Univision otra, Facebook otra,…
      Todas estas incoherencias que se leen en los medios son muy confusas y raras, porque si la constitucion es la Ley el Orden porque todos dicen y ejecutan cosas diferentes sobre el procedimiento a seguir?
      Al final esto nos cambian mucha la imagen que teníamos de EEUU como paradigma a seguir.

  17. Orlando 2 January 2021 at 3:49 pm Permalink

    Copio:

    siempre he sospechado que la promiscuidad, sobre todo cuando es excesiva, en realidad oculta una gran incapacidad de amar.


    En mí caso no es así. Soy romántico. Dice un amigo que me enamoro de las putas. Jajajaja jajajaja

    • Víctor López 2 January 2021 at 4:01 pm Permalink

      Estoy de acuerdo. El problema aparentemente es que no se enamoran ellas. Porqué pasa eso, porque no puede o porque no sabe?

      • Julian Perez 2 January 2021 at 4:03 pm Permalink

        Por cierto. Gracias, Víctor, por llamarme la atención sobre el artículo de Correa, que no había leído y encontré interesante. Le prestaré más atención a ese articulista. La merece.

      • Manuel 2 January 2021 at 5:55 pm Permalink

        Orlando hágale caso a victor,
        Nadie comprende mejor a una puta
        que otra

        • Víctor López 2 January 2021 at 7:28 pm Permalink

          No tengo la culpa que usted esté loco, Manuel. Un saludo.

        • bacu 3 January 2021 at 2:21 pm Permalink

          Ya Uds dis me hicierron el dia. jajajajaj Muy bueno.

  18. Orlando 2 January 2021 at 6:01 pm Permalink

    Víctor. No se puede generalizar. Cada caso es un mundo. Algunas de ellas se enamoran de los chulos, supongo.

    • Julian Perez 2 January 2021 at 6:10 pm Permalink

      Las noches de Cabiria, Pretty Woman, Irma la Douce… A veces se enamoran de otros que no son los chulos 🙂

    • Víctor López 2 January 2021 at 7:27 pm Permalink

      No hablo de las trabajadoras de la noche, Orlando. Mi romanticismo no da para tanto (aunque conocí ese ambiente muy de adentro), sino a las mujeres con las que hacemos química. En mi caso soy protector y selectivo (o casi) y nos descubrimos al instante, a los tres minutos ya se suelta el pelo aunque sea menor de treinta. Fornicar nada más, es de obreros, el cortejo es tan hermoso o más que la intimidad, y esta queda garantizada de manera superlativa. Francamente pagar putas lo encuentro más cerca del porno o del onanismo que del disfrute de una mujer.

      Tal vez puede darle el mismo servicio una muñeca erótica, y no le tendria que regalar un celular? Cordial saludo.

  19. Orlando 2 January 2021 at 9:53 pm Permalink

    Víctor.

    Hay de todo en la Viña del señor.

    Algunas se limitan a prestar su cuerpo y otras lo disfrutan.

    Una muñeca erótica jamás se compara a una mujer.

    • Manuel 2 January 2021 at 10:30 pm Permalink

      Cual de ellas? hay varias viñas

      14 Y así vemos el gran llamamiento de diligencia a los hombres para obrar en las aviñas del Señor; y así vemos el gran motivo del dolor, como también del gozo: dolor a causa de la muerte y destrucción entre los hombres, y gozo a causa de la bluz de Cristo para vida.

    • Manuel 3 January 2021 at 10:01 am Permalink

      y así vemos el gran llamamiento de diligencia a los hombres para obrar en las viñas del Señor;
      y así vemos el gran motivo del dolor, como también del gozo:
      dolor a causa de la muerte y destrucción entre los hombres, y gozo a causa de la luz de Cristo para vida

  20. Orlando 2 January 2021 at 10:14 pm Permalink

    Hay de todo Víctor y esta que encontré es lo máximo.

    Mira la belleza todo lo que me escribe constantemente.
    Eso no lo hace ninguna chica por ningún dinero

    27/12/2020 22:29] Y necesito de esos abrazos que me das talvez conmigo si se te antoje comer una sopita.

    Descansa amor. Te quiero
    Te quiero amor. Mejórate

    Quiero coger tengo muchas ganas.

    Te llevare pastillas para la fiebre, tu solo descansa. Luchare, solo por ti, si tú lo haces por mi.

    No me serviría mi vida sin ti

    Eres todo , TODO lo que tengo

    Eres el único que intenta hacerme reír
    A veces lo consigues, pero mi personalidad no me permite reír.

    Me haces feliz. Te quiero,amor

    A mi tampoco se me olvida las veces que me dejaste de un día para el otro sin sentido, por mujeres que solo jugaban contigo.

    Casi dos años, con buen sexo, amistad, que hemos tenido.

    Supe que confiabas en mi y supe que igual que yo solo buscas alguien en quien refugiarte

    Quiero decirte algo. El tema es q te quiero. Y quiero q estes bien

    Eres la persona con quien hablo cada día. Cuando no se de ti me preocupo.

    Agradezco tus hola. Bueno cuídate amor, espero verte mañana

    • Julian Perez 2 January 2021 at 10:56 pm Permalink

      Me parece un poco cuestionable reproducir en un foro público una carta tan personal me imagino que sin el consentimiento de su autora.

      Pero, aparte de esa observacion, la carta me recordó una escena de la memorable película de Sandy Dennis ¨Up the down staircase¨ en que una alumna, locamente enamorada de su profesor, se decide a entregarle una carta de amor. El profesor la llama y, fríamente, le va señalando todos los defectos de redacción de la carta. Espero que usted no sea como ese profesor.

      Sandy Dennis era muy buena actriz. En uno de sus primeros papeles, en ¨Quien le teme a Virginia Woolf¨ se batió de tú a tú con el par de monstruos que eran Richard Burton y Elizabeth Taylor y dio la talla.

      Su ¨Sweet November¨ fue también memorable. Tanto, que no quise ir el remake que hicieron hace pocos años (como tampoco quise ver la versión de ¨Nace una Estrella¨ de Babra Streisand: preferí conservar en el recuerdo la de Judy Garland)

      • Manuel 3 January 2021 at 7:23 am Permalink

        Pare haber un patrón en ud:

        Su ¨Sweet November¨ fue también memorable. Tanto, que no quise ir el remake que hicieron hace pocos años (como tampoco quise ver la versión de ¨Nace una Estrella¨ de Babra Streisand: preferí conservar en el recuerdo la de Judy Garland)

        Es así ud para casi todo, exageradamente amaestrado, configurado, por las experiencias previas, que le cablean de tal modo que le impiden incorporar vivencias nuevas sin ese grado de contaminación y le sesga demasiado. Eso le sucede a ud con todo: su pensamiento filosófico, y a partir de ahí toda la armazón de la que vive convencido como un niño que no ha salido de su Disney World, un prisionero de su caverna de Platón que de sufre lidiando con la parte de realidad que quiere bañar de otros escenarios, posibilidades, sus películas

        • Julian Perez 3 January 2021 at 7:35 am Permalink

          Tampoco quise ver la ultima version de Ghostbusters 🙂 Es que a veces lo nuevo no es tan “nuevo”, pues uno ya conoce las ultimas tendencias de Hollywood y sabe lo que se va a encontrar. Cometi el error de ir a ver el ultimo remake de Annie. Craso error. Los dos primeros eran buenos. El ultimo ” politicamente correcto ” fue un bodrio, como era de esperar.

          • Julian Perez 3 January 2021 at 7:43 am Permalink

            Ya cagaron a Superman, a Captain America, a Mulan y la lista es larga. Tienen la virtud de destruir todo lo que tocan, como el caballo de Atila. A veces me tomo el trabajo de tocar la mierda, pero otras veces me basta con olerla.

          • Julian Perez 3 January 2021 at 7:47 am Permalink

            Bueno… Casi todo. A veces uno se lleva agradables sorpresas, como con Mandalorian. Por eso no queda mas remedio que comprobar de vez en cuando. Pero a veces es demasiado obvio que no hace falta hacerlo.

          • Julian Perez 3 January 2021 at 7:50 am Permalink

            Pixar casi siempre es una garantia (Disney ya no) Soul estaba muy bien.

          • Julian Perez 3 January 2021 at 8:01 am Permalink

            Sin olvidar que se estaba hablando de remakes que no son precisamente algo “nuevo”

          • Manuel 3 January 2021 at 9:20 am Permalink

            y se equivocó con Correa…

            Tantas “equivocaciones”

            Cdo ud se detiene se vuelve como una piedra perezosa
            En la corriente
            Un bolsón de líquidos viejos
            El remanso de añoranzas
            Q se va negando al saltarín
            Riachuelo
            O al torrente que le amenaza
            Sin siquiera poder darse cuenta de cdo es uno u otro
            En su petulancia y simplismo “si huele a mierda…”

          • Julian Perez 3 January 2021 at 9:46 am Permalink

            Si, me equivoco muy a menudo 🙂 Creo que mas que la paloma.

  21. Manuel 3 January 2021 at 1:08 am Permalink

    Einstein’s brain did not have any fissure in the region that is involved in mathematical thinking. Some neurologists theorize that the lack of a groove allowed Einstein’s brain to establish more connections between the cells in that area of his brain

  22. Orlando 3 January 2021 at 2:50 am Permalink

    Me parece un poco cuestionable reproducir en un foro público una carta tan personal me imagino que sin el consentimiento de su autora.


    Julián como siempre, exagerando la nota. Lo único que se conoce sobre la identidad de la jovencita es que es de Cuenca.

    • Julian Perez 3 January 2021 at 5:38 am Permalink

      Y Orlando como siempre justificandose. Ya veo que no es capaz de hacer nada incorrecto. Reaccion nada sorprendente

  23. Orlando 3 January 2021 at 3:07 am Permalink

    Y sí Julián un día le comenté que yo colgaba algunas cosas de nuestras relaciones en las redes dedicadas a Cuba, por supuesto sin revelar su identidad, y no le dio importancia alguna.

    • Julian Perez 3 January 2021 at 5:39 am Permalink

      Debe de ser uno de tus emails que no lei (casi todos)

  24. Orlando 3 January 2021 at 6:50 am Permalink

    Le comenté a ella Julián no a usted. que yo colgaba algunas cosas de nuestras relaciones en las redes dedicadas a Cuba, por supuesto sin revelar su identidad, y no le dio importancia alguna.

    • Julian Perez 3 January 2021 at 7:04 am Permalink

      Eso es lo que tenia que haber dicho: que so le habia pedido autorizacion. Lo cual salva lo de la falta de etica, pero no le quita patetismo.

      • Julian Perez 3 January 2021 at 7:21 am Permalink

        Lo que no me parece tan patetico es que Orlando consigue despertar

        • Julian Perez 3 January 2021 at 7:24 am Permalink

          Lo que no me parece tan patético es que Orlando consigue despertar lo peor de mí, ese monstruo que todos llevamos dentro y que a veces resulta bastante difícil controlar. Pido disculpas. Me parece que lo más sensato en este caso es no comentar sus posts.

          • Víctor López 3 January 2021 at 8:21 am Permalink

            Me recordaron la asturiana de Cervantes…

            Qué cubanos.

        • Julian Perez 3 January 2021 at 8:30 am Permalink

          Que asturiana? Maritornes? Si, es bastante tragicomico todo esto:)

          • Víctor López 3 January 2021 at 8:43 am Permalink

            “La asturiana, que toda recogida y callando iba con las manos delante buscando a su querido, topó con los brazos de don Quijote, el cual la asió fuertemente de …” Cervantes.

            (Tremendo pleito)

          • Julian Perez 3 January 2021 at 8:48 am Permalink

            Me parece recordar que se llamaba Maritornes. Era un nombre curioso.

          • Julian Perez 3 January 2021 at 8:52 am Permalink

            Como se llamaba el barbero? No consigo recordarlo 🙁 Maritornes es un nombre poco comun, como Rinconete y Cortadillo.

          • Víctor López 3 January 2021 at 9:01 am Permalink

            Como se lo he comentado, mi mundo está más cerca de la cotidianidad y la realidad. Aunque en mis extravagancias puedo comentar docenas de tipos y medidas de pólvora para diferentes puntas y calibres. Quien poseo (o me posee) es el Quijote militarista. Saludos.

          • Julian Perez 3 January 2021 at 9:20 am Permalink

            Mi mundo, en cambio, ya es sabido que es muy lúdico, lo cual sé que saca de quicio a Manuel, pero no lo puedo evitar, es mi carácter (como el del alacrán que mordió al sapo en medio del río, ahogándose ambos)

            Recordar banalidades, como el nombre de Maritornes, era el elemento central del juego de la trivia, uno de los muchos juegos que jugábamos en la escuela de Matemáticas, pues abundaban allí los que cojeaban de mi misma pata. Ejemplos de trivias eran ¿qué hora tenía el reloj de Fresas Silvestres? (ninguna, no tenía manecillas), o ¿cuántos cigarrillos se fumó Maurice Ronet en ¨Ascensor para el cadalso¨? Se podía saber, porque la película mostró como iba recogiendo una por una las colillas, pero ésa nadie supo adivinarla.

  25. Orlando 3 January 2021 at 7:02 am Permalink

    No es el paraíso sobra la tierra, solo la nación que siempre renace

    Copio:

    Con el desempleo por debajo del 7%, un nivel inesperado por analistas antes de concluir el 2020, los vuelos aéreos por encima del 60% de sus operaciones y los más importantes sectores en recuperación, EEUU se levanta de su peor tragedia y demuestra una vez más por qué es la primera potencia económica del mundo.

    lmorales@diariolasamericas.com

  26. Víctor López 3 January 2021 at 8:46 am Permalink

    Noto un cambio en su carácter, Julián. Acaso lo abandonaron?

    • Julian Perez 3 January 2021 at 8:57 am Permalink

      Decia Mark Twain que el unico que lo trataba con cordura era su sastre, que cada vez que lo veia volvia a tomarle las medidas.
      No, mi caracter no ha cambiado. Interacciones con distintos sujetos a veces revelan facetas diferentes. Uno no es tan homogeneo. Pero me di cuenta de que estaba comiendo mierda respondiendole a Orlando.

      • Víctor López 3 January 2021 at 9:20 am Permalink

        Lo dije solo por chacota, pero sí, se sale (o lo sacan) del “libreto”.

        En mi caso “interacciono” conmigo mismo, y creo que eso es común a casi todos. Saludos.

  27. Manuel 3 January 2021 at 9:16 am Permalink

    On being less American

    https://youtu.be/Ufyov9RO8I0

    • Julian Perez 3 January 2021 at 4:06 pm Permalink

      Acabo de verlo. Gracias, Manuel. Los videos de la Hoover Institution, aunque un poco largos, suelen ser buenos. Este lo era.

      • Manuel 3 January 2021 at 7:26 pm Permalink

        De tan bueno, no lo encontré largo 🙂

  28. Orlando 3 January 2021 at 11:20 am Permalink

    Copio:

    Orlando consigue despertar lo peor de mí, ese monstruo que todos llevamos dentro y que a veces resulta bastante difícil controlar.


    Jajaja. Julián. Eso sí me ha hecho reír. Tengo o tenía ya no me vas a hacer caso, el poder de sacarte de tus casillas.

    Otra cosa. Me gustó mucho que te compares con el alacrán que mordió al sapo en medio del río…. ahogándose porque estaba en su naturaleza

    Saludos.

  29. Orlando 3 January 2021 at 11:22 am Permalink

    Pero Julián, no soy tu peor pesadilla. Jajaja. A Carlos Alberto Montaner lo has puesto nuevo por su apoyo a Joe Biden.

  30. Guillermo 3 January 2021 at 11:35 am Permalink

    Montaner, hablas en pasado del presidente Donald Trump e introduces un especulación,? para condicionar el inconsciente de los que te escuchan?. Sabes bien que la mayor está mas viva que nunca y que hubo fraude y que el sistema está podrido,… pero todavía quedan patriotas.

    • Julian Perez 3 January 2021 at 11:42 am Permalink

      >>pero todavía quedan patriotas

      Muchísimos.

      • Víctor López 3 January 2021 at 3:39 pm Permalink

        Al menos aquí tenemos uno. Mis respetos Julián Pérez.

  31. Orlando 3 January 2021 at 1:25 pm Permalink

    Copio de Pedro Morejon en Havana Times en Español. Este blog cada día se pone más inteligente.

    Copio:

    …desde que me vio, esa deidad le confirmó que yo era el elegido. Hasta me insinuó que deseaba, una vez extraído el dinero, cien mil dólares, venir a Cuba a conocerme y casarse, siendo ella una chica virgen de tan solo 25 años que anhelaba encontrar el amor conmigo.

    Mi respuesta
    Por las experiencias que tengo de vida, creo ser zorro viejo, no me tragué para nada aquello. No creí que una muchacha bastante atractiva y de seguro codiciada por miles de hombres se fijara en un completo desconocido…


    Oiga Pedro. Que usted es un chico listisimo, de una perspicacia fenomenal. Yo
    hubiera caído redondito. Le hubiera dado mí número de seguro social XXX-XX- XXX4, todos mis datos para que me robaran mí identidad. !Ah! Y mí número de cuenta bancaria para que me la dejarán limpia.

  32. Orlando 3 January 2021 at 5:23 pm Permalink

    Hasta ahí pude. En lo último de la Joven Cuba.

    Copio:

    Estados Unidos no puede sacarse de la ecuación…


    Entonces. No hay nada que se pueda hacer, salvo dar vivas a F y a su revolución.

    No hay democracia en la isla por culpa del imperio. Y de paso no hay carne de res, de cerdo, de pollo. No hay marisco, no hay pescado. No hay medicinas.

    Se acabó la mortadela, la malta, la condensada, el queso, la jamonada, el dulce y el salchichón.
    El peso cubano no vale nada… porque a Estados Unidos no le da la gana. De paso, leí que también los gringos son responsables del MSI

    Cómo dijo Diaz Canel. Se acabó el pan de piquito.

    Recomiendo. No pierdan más tiempo. Cierren este blog.

  33. Orlando 3 January 2021 at 5:35 pm Permalink

    ?Como puede ser tan cancerosa esa Graziella Pogolotti. Jajaja.

    !Dios mio! No quita el dedo del renglón.

    Copio:

    Observador atento y crítico del transcurrir de la contemporaneidad, F…

  34. Manuel 3 January 2021 at 7:28 pm Permalink

    ‘El pasado no es tu potencial:
    En cualquier hora puedes elegir liberar tu futuro’

    • Manuel 3 January 2021 at 7:51 pm Permalink

      Every moment is a fresh beginning.
      – T.S. Eliot

  35. Manuel 3 January 2021 at 7:38 pm Permalink

    The greatest tragedy for any human being is going through their entire lives believing the only perspective that matters is their own.
    – Doug Baldwin

  36. Manuel 3 January 2021 at 7:43 pm Permalink

    Everything we hear is an opinion, not a fact. Everything we see is perspective, not the truth.
    – Marcus Aurelis

  37. Manuel 3 January 2021 at 7:47 pm Permalink

    despite how open, peaceful, and loving you attempt to be, people can only meet you as deeply as they’ve met themselves.
    – Matt Kahn

  38. Orlando 3 January 2021 at 7:50 pm Permalink

    Mucha tristeza.

    Mí novia me dejó, dice que regresa conmigo en seis meses . Ingresó en un centro para recuperarse del alcohol.

    Yo sabía que tomaba, pero no pensé que fuera algo serio.

    Ni siquiera podemos chatear por Whatsapp.

    Si. Puedo compensar trayendo a otras muchachas, pero no es lo mismo.

  39. Manuel 3 January 2021 at 8:01 pm Permalink

    The New York Times reported:

    In the pandemic’s early days, Dr. Fauci tended to cite the same 60 to 70 percent estimate that most experts did. About a month ago, he began saying “70, 75 percent” in television interviews. And last week, in an interview with CNBC News, he said “75, 80, 85 percent” and “75 to 80-plus percent.”

    In a telephone interview the next day, Dr. Fauci acknowledged that he had slowly but deliberately been moving the goal posts. He is doing so, he said, partly based on new science, and partly on his gut feeling that the country is finally ready to hear what he really thinks.

    Hard as it may be to hear, he said, he believes that it may take close to 90 percent immunity to bring the virus to a halt — almost as much as is needed to stop a measles outbreak.

  40. Manuel 3 January 2021 at 8:06 pm Permalink

    74-plus million Americans are not gonna shut up, and you tell them that their views don’t matter. You tell them that they’re basically a bunch of kooks?” began Limbaugh.

    “You do not know what you’re creating. You do not know the enemy you are manufacturing. If you think 74 million Americans are gonna just sit around and pretend everything’s okay like they’ve done in the past, you have another thing coming,” he declared

  41. Bernardo 3 January 2021 at 8:06 pm Permalink

    El futuro de Cuba, Venezuela y Latinoamerica en manos de un pobre viejo senil que se instaló en la Casa Blanca de manera tramposa, haciendo un muy claro fraude electoral ? Un pobre viejo senil facilmente manipulable por el ala procomunista del partido demócrata, que tiene mas poder ahora que en ningun momento de la historia ? Hasta la Florida podemos oir las carcajadas de los 8 generales narcocomunistas que tienen el 100% del poder y el 99% de la riqueza en Cuba. A esos 8 criminales se les han cumplido sus sueños de que nuevamente el poder absoluto que tienen en Cuba va a ser salvado por Los Estados Unidos. Biden es un patético anciano que va a agregar su nombre a la larga y triste lista de presidentes americanos sin los cuales la depravada satrapía narcomarxista cubana hace mucho que se habría acabado: Kennedy, Johnson, Carter, Clinton, Obama. Pobre Cuba. Pobre Venezuela. Pobre Latinoamerica. El narcocomunismo seguirá en el poder por mucho años mas.

  42. Manuel 4 January 2021 at 12:21 am Permalink

    Starting in 2024, best picture nominees will be required to comply with what amount to quotas for race, sexuality, and gender. The move is part of what the Academy describes as a bid to bring more diversity to the casts, crews, and storylines that receive its highest honor.
    The new requirements come in the wake of considerable struggles for the industry body. In 2015 and 2016, an all-white slate of acting nominees prompted viral outrage in the form of the #OscarsSoWhite backlash; in 2017 and 2018, the yearly awards show was haunted by the ghost of Harvey Weinstein, who had been the recipient of many a gushing thank you from the Oscars stage before he was righteously toppled by the #MeToo movement. The ceremony itself, meanwhile, has struggled for years to find a host unproblematic enough to please the Twitter crowd but charismatic enough to reverse an embarrassing year-over-year ratings drop, fueled by a sense that the Oscars are increasingly elitist, self-indulgent, and shrilly political in a way that’s unrelatable and irritating to normie audiences.
    f0055-01
    Harvey Weinstein and Georgina Chapman at the 2017 Academy Awards; Elizabeth Goodenough (Everett Collection)
    f0056-01
    Add to this the ongoing, fractious internal battles within the Academy over the encroachment of Netflix and other new-kid studios into their prestigious club, and you’ve got a perfect storm of scrutiny—the type Hollywood has always sought to preempt with the shiny new promise of self-regulation. The standard practice in the past has been to throw a bone to Hollywood’s critics, who can then squabble over it while the real power players go back to business as usual. Or at least, that’s the idea.
    In a way, these battles represent a new front in Hollywood’s diversity wars. But in another sense, they are nothing novel. The Academy was formed in tandem with Hollywood’s early content code, and it has been enmeshed in battles over what constitutes acceptable or desirable on-screen content—a matter in which the film industry has always yearned to both eat its cake and have it. Hollywood wants to wield total creative control and unimpeachable moral authority, to wag its finger out in public before retreating to backroom debauchery, to be seen as an idealistic protector of the arts against the forces of censorship and conformity while keeping box-office cash coming.
    And like the Code that ruled during its Golden Age, Hollywood’s signature awards ceremony isn’t just a glitzy vehicle for celebrating Tinseltown’s best; it’s about control. The imprimatur of the Academy is a powerful influence on filmmakers’ output and public perceptions of the movie business alike, but more than that, it imagines Hollywood as an arbiter of goodness. What must we say? How should we live? What moves us to fear, to tears, to disgust? Sit back, let the lights go down, and await further instructions.
    THE TRIAL OF FATTY ARBUCKLE
    THE HAYS CODE ushered in a golden era of morally conscious filmmaking—or so the industry claimed, even as directors found ever more creative ways to remain compliant to the letter of the law while simultaneously thumbing their noses at its spirit.
    Alfred Hitchcock was particularly masterful at tweaking the censors. Many of his films initially contained extravagantly vulgar material that was meant to be cut, the better to pack more coded transgression into the finished product. In To Catch a Thief, for instance, the camera cuts from a canoodling Cary Grant and Grace Kelly to an explosive fireworks display outside their window, a totally unsubtle suggestion that sexual ecstasy
    is occurring just out of frame. Hitchcock supposedly slid it past the censors by agreeing to cut a far more in-your-face gag involving police officers and a collection of salacious postcards. And then there were the elaborate workarounds, as in the Notorious scene where Cary Grant and Ingrid Bergman ingeniously skirt the edict against “lustful kissing” by nuzzling each other’s faces for four excruciatingly erotic minutes while only allowing their lips to actually touch for a couple seconds at a time.
    But more than an opportunity for either moral grandstanding or cheeky rule-flouting, the Code was a vehicle for the anxieties, prejudices, and political concerns of its time—and an early exercise in Hollywood’s ongoing creative maneuvering to maintain a pretense of compliance without actually sacrificing its freedoms, its power, or its profits.
    Despite all that lofty language about the dangers of depicting bad acts on screen, it wasn’t the ideologically malleable morons in the audience the movie moguls truly feared. It was overreaching government and meddlesome activists, always seeking to stick their noses into Hollywood’s business.
    In the early 1920s, anti-Hollywood sentiment was on the rise, and state legislators were introducing movie censorship bills by the dozens as political pressure mounted to do something about its destructive influence. By the 1930s, the threat of federal censorship loomed as well.
    The anger was fueled by a sensational proto-#MeToo scandal surrounding actor Roscoe “Fatty” Arbuckle, who was indicted for manslaughter in the death of actress Virginia Rappe. Rappe died of a ruptured bladder after attending a party in Arbuckle’s hotel suite, an illegally booze-soaked affair in the midst of Prohibition, and rumors quickly spread (with no small amount of help from the press) that she had been lethally crushed by the 260-pound Arbuckle as he attempted to rape her.
    Arbuckle was acquitted after three trials, but he became a public mascot—and eventually the scapegoat—for the industry’s moral turpitude. Religious associations and women’s groups formed an alliance to demand that the actor be permanently banned from the screen, a campaign with eerie parallels to 2020’s debates about when (or if) someone accused of #MeToo infractions, such as Louis C.K. or Aziz Ansari, should be permitted to return to work; a 1922 New York Times report quotes a Mrs. Trueworthy White, chairman of the Citizens’ Committee of the Massachusetts League of Women Voters, saying that she “could not understand how anybody could be interested in Mr. Arbuckle anymore.”
    The Hays Code, then, was pure calculation: a self-inflicted wound to preclude the greater nuisance of meddlers from outside the system, lest Arbuckle and other scandals become a tipping point for the government to seize control of the film industry. Agreeing to police itself from inside the house allowed Hollywood to stay in control and in the black, placating critics with anti-kissing regulations and morality clauses—and blithely throwing stars like Arbuckle under the bus—while keeping its backrooms and shady business practices free from prying eyes.
    The movie industry wants to wield total creative control and unimpeachable moral authority.
    And they did it over and over, from censoring the pre-Code film All Quiet on the Western Front so as not to offend Nazi sensibilities to blacklisting alleged Communists in an effort to avoid government investigation or interference.
    MCCARTHY AT THE MOVIES
    IN 1947, TWO decades after studio heads first convened to create the “don’ts and be carefuls,” another emerging threat prompted promises of self-regulation from the film industry—this time in the form of the Waldorf Statement, a press release from the Motion Picture Association of America vowing “positive action” against “alleged subversive and disloyal elements in Hollywood.” Again, the motivation was as much economics as it was self-protection. The film industry had just incurred an intrusive investigation by the House Un-American Activities Committee (HUAC), so it was feeling political pressure to act. But its loyalty oath also kept Hollywood in the good graces of influential private groups, like the American Legion, which was threatening boycotts of films and theaters it deemed to be in cahoots with the commies.
    The Academy went along to get along when it came to the Hollywood blacklist, in keeping with the principles of its founder, MGM bigwig Louis B. Mayer. Long before McCarthyism reared its head, Mayer had been unnerved by the rising power of Hollywood unions. He hoped to preempt their influence by drawing actors, directors, writers, and other creative professionals into a desirable club of his own creation.
    f0058-01
    (Photo: On the Waterfront/Everett Collection)
    The Academy was specifically designed to undercut workers’ interest in organizing. The Oscars kept them distracted and cooperative while the studios stayed in control. Mayer famously bragged about how he used the promise of a spangly gala and a golden statuette to manipulate filmmakers: “If I got them cups and awards, they’d kill themselves to produce what I wanted.”
    There were to be no cups or awards for Communists, of course. In the wake of the Waldorf Statement, the Academy added its own stamp of moral approval to the blacklist, excluding “subversives” from Oscar eligibility while also lauding the figures who cooperated. While blacklisted writers went to prison or fled the country and struggled to eke out a living on the fringes, HUAC informants Elia Kazan and Budd Schulberg received Academy Awards for On the Waterfront, a film that starred fellow “friendly witness” Lee J. Cobb and whose storyline about whistleblowing against corrupt union bosses is widely understood to be a thinly veiled apologia for the filmmakers’ choices to name names. According to Kazan, Marlon Brando’s famous line—“I’m glad what I done!”—is “me saying, with identical heat, that I was glad I’d testified as I had.” Perhaps needless to say, Kazan’s defense of the blacklist, which was itself a vehicle for the most un-American sort of thought policing and censorship, hasn’t aged well; when he received a lifetime achievement Oscar in 1999, roughly half of the audience sat on their hands and did not applaud.
    It took 10 years (and the embarrassment of accidentally awarding the blacklisted Dalton Trumbo a screenwriting Oscar for a film written under a false name) before the anti-Communist cultural hegemony began to crack—at which point Hollywood stopped stoking fears about the Red Menace and, eventually, started making films about heroic speech warriors standing up to authoritarian overreach.
    The HUAC witch hunts are long since over, and the draconian Hays restrictions have long since been replaced by the MPAA rating system; one might imagine that the bad old days of censorship are behind us. But even now, filmmakers still self-censor, or seek creative workarounds for edgy content, in order to snag a less restrictive rating that yields bigger numbers at the box office.
    And while the studio system of old-school Hollywood has long since disappeared, corporate influence remains strong. If the studio execs see an economic benefit to certain content restrictions, filmmakers have little choice but to fall in line. Disney, for instance, holds its directors to three strict taboos: no beheadings, no impalement, and no smoking—unless it’s portrayed “in an unfavorable light.” The Hays Code is gone, but the instincts that fueled it are still firmly ingrained.
    CONTENT CODE PROTECTIONISM
    THIS CENTURY-LONG TUG of war for control—the power to decide which stories get told, and how, and by whom—is crucial context for the latest content code to make waves in Hollywood.
    The Academy, which today is made up of about 10,000 members from various parts of the film industry, will soon require best picture hopefuls to check the box in two of four categories. The first, “Onscreen Representation, Themes and Narratives,” drew the most attention for what seemed like an eyebrow-raising level of interference in the creative process, with the capacity to influence the content and/or casting of films. But a close read of the new standards reveals that they’ll be relatively easy to meet for most filmmakers, particularly those with major studio support—which is, of course, the point: Hollywood’s content codes have long served as protectionism for the industry’s major players.
    f0059-01
    (Photo: Christopher Polk/Getty Images)
    Much like the Hays Code, the Academy’s diversity standards dropped at a pivotal moment, amid a resurgence of anti-Hollywood sentiment—this time surrounding perceived shortcomings in matters of diversity, representation, and social justice. It’s one of many ways in which the Academy and its codes are historically intertwined, a relationship that has displayed remarkable longevity even as notions of morality and quality continue to evolve.
    As recently as 10 years ago, Hollywood’s power still consolidated into a more or less familiar loop: The studios decided which movies get made, while the Academy steered our notion of which movies are good, in multiple senses of the word. Today, the Academy Awards are as much about signaling Hollywood’s political and cultural correctness as they are about rewarding exceptional filmmaking (see: Al Gore, Oscar winner).
    The film industry’s ability to keep its hands on the cultural controls depends on preserving this dynamic. For the Academy to find itself on the wrong side of history, pummeled by the double whammy of #OscarsSoWhite and the #MeToo movement, is not just embarrassing but threatening—particularly at a moment when the culture at large seems to be taking a great leap forward. And while “cups and awards” might have kept filmmakers in thrall for decades, creative and critical power isn’t concentrated the way it used to be.
    While Steven Spielberg was throwing a tantrum over letting Netflix into the Oscars, Martin Scorsese made the streaming service the home for his latest three-hour moody mafia flick. Digital technology and smartphones have drastically lowered the bar for budget filmmaking and attracted experimental-minded auteurs like Steven Soderbergh, while the proliferation of on-demand and streaming media creates a massive glut of new content, more than any one person could ever consume.
    The challenge this year is even greater, as COVID-19 has shuttered theaters in major markets, delayed tentpole releases, and left Hollywood without its usual abundance of popular and prestigious films to award. The Oscars have already been delayed and the deadline for entrants pushed back. The requirement that movies debut theatrically in order to qualify for awards, a massive source of conflict in years past, has been dropped without fanfare or objection (albeit with promises that it’s just this once).
    But even before the coronavirus killed the movie theater, the balance of power was shifting as distributors experimented with simultaneous on-demand releases—and as small-screen production values were giving Hollywood blockbusters a run for their money. Prestige filmmakers, actors, and writers are increasingly turning to television, where anthology-style series let them stretch a story over 10 luxurious hours. And a cultural discourse that used to be driven by elite tastemakers is now happening largely on social media, where even Hollywood’s critical darlings can be destroyed by viral backlash.
    Amid all this change, the new Oscars diversity standards are a plea to be left alone and in control—a way of saying: See, you can trust us! We’re the good guys!—before the next hashtag-driven controversy forces them to start policing the filmmaking process in more intrusive, and less financially comfortable, ways.
    But they’re also a last-ditch play for continued relevance from an industry that still sees itself as a vital engine for social change, that can’t quite fathom how it fell behind the times.
    Today, the Academy Awards are as much about signaling Hollywood’s political and cultural correctness as they are about rewarding exceptional filmmaking.
    At a time of enormous unrest and uncertainty that has shaken some of the country’s most storied institutions at their foundations—and in an era when diversity and inclusion is such a brand necessity that even Doritos has announced a partnership with Black Lives Matter—there’s a palpable desperation at the idea that Hollywood might have lost its place as an influencer.
    Like the Hays Code before it, the diversity requirements are Tinseltown’s way of asserting cultural dominance through self-policing in a time of cultural and economic turbulence. The new requirements work the way the Oscars have always worked: by setting an agenda, and by defining what high-quality, culturally important filmmaking looks like. Only this time, instead of telling filmmakers what they can’t say, they’re instructing producers, writers, and directors—those who aspire to Hollywood’s commanding heights, anyway—what they have to say, and in turn, instructing American viewers as to what they’re supposed to think.
    It’s an attempt to enforce cultural hegemony by an industry increasingly anxious about its status. After all, movies have been moving the needle on our moral compass for a hundred years. Could so much have changed? Surely Twitter has not replaced Tinseltown as the nexus of cultural power. Surely America still needs Hollywood to tell us what’s good, what’s beautiful, what’s right. Because if not Hollywood, who? Won’t someone please think of the morons?
    KAT ROSENFIELD is a culture writer and novelist. Her next book, No One Will Miss Her (William Morrow), will be released in 2021.
    Roscoe ‘Fatty’ Arbuckle/20th Century Fox Film Corp./Everett Collection

  43. Manuel 4 January 2021 at 12:33 am Permalink

    Democratic party hold on power is so tenuous that every concession disheartens supporters and energizes opponents.” Once Biden begins making choices, his political capital as a new president will quickly be used up. “Half the country” will angrily reject more coronavirus restrictions, an easing of restrictions on immigration, “green” energy policies that halt oil and gas development, new limits on gun rights, and an expansion of abortion and LGBTQ rights. Bush and Obama tried to “unify the nation around them” but failed. “Now it’s Biden’s turn.”

  44. Manuel 4 January 2021 at 12:36 am Permalink

    A man named Adolf Hitler has won a local election in southwestern Africa—but insists he has no designs on “world domination.” Adolf Hitler Uunona won 85 percent of the vote in the town of Ompundja in Namibia, a former German colony. He said his father, who named him, “probably didn’t understand what Adolf Hitler stood for.” It was “a perfectly normal name for me when I was a kid,” he said. Uunona, 54, uses his full name only on official documents and is known as an ardent civil rights activist

  45. Manuel 4 January 2021 at 12:58 am Permalink

    >>universal basic income (UBI), in which the government pays people a regular sum, no strings attached.

    A Finnish study published in May (although carried out in 2017 and 2018) with 2000 unemployed people found that UBI boosted recipients’ financial well-being, mental health and cognitive functioning, and also modestly improved employment rates.
    People who received €560 per month, rather than regular unemployment benefits, reported higher levels of confidence in being able to control their future. The researchers involved say that regular guaranteed payments could alleviate stress in periods of uncertainty, such as the pandemic.
    Elsewhere, the idea is also gaining traction. A recent analysis suggests that giving all Australians earning less than $180,000 annually a payment of $18,500 a year would reduce wealth inequality by 20 per cent. The study’s authors estimate that UBI would cut poverty by 1.9 per cent, lifting half a million Australians above the poverty line.
    Meanwhile, in the US, 25 cities are launching pilot UBI initiatives across the country to support low-income families, funded by philanthropic donations. ■

  46. Orlando 4 January 2021 at 2:43 am Permalink

    Encontré esta frase. Es buena.

    El dinero, ya lo sabemos, no da la felicidad, pero calma los nervios.


    Jajaja. Pero para que los calme mejor hay que tirarlo, preferiblemente en chicas.

    Si lo acumulamos codiciosamente estamos jodidos. Prisioneros de la avaricia

  47. Orlando 4 January 2021 at 2:57 am Permalink

    Colgué fragmentos de un mensaje que me mandó mí adorada muñequita porque Victor me criticaba estar fornicando y practicar el sexo a lo animal, sin ningún romance ni pasión.

    No me importa, Julian que en tu enfoque puritano y súper esquemático de la vida te parezca que soy patético, inmoral, o lo que se te pegue la gana.

    Cómo le dije hace más de 40 años a la comunista jefa mía en Cuba en la U de la Habana cuando pedia mí cabeza en una bandeja…y no hay nada más parecido a un comunista que un extremista de derecha: A mí, me dicen “el distinto”

    Saludos

  48. Orlando 4 January 2021 at 3:39 am Permalink

    ?No es digna de encomio, para quitarse el sombrero, la actitud tomada por un matrimonio capaz de dejar muy lucrativos empleos y perder todas sus propiedades en los Estados Unidos y venir a Cuenca, Ecuador, a pasar enormes trabajo ganando medio dólar al día, para evitar que sus dos hijos varones fueran enviados a combatir a la estupidez de la guerra en Vietnam?

    Traición a la patria. Opinar eso, es muy patético.

  49. Orlando 4 January 2021 at 8:13 am Permalink

    CiberCuba
    Letra del Año 2021 en Cuba
    Flick/Gage Skidmore
    Donald Trump Foto © Flick/Gage Skidmore
    Diez ex secretarios de Defensa de EE.UU. advierten a Trump: “El tiempo para cuestionar la elección terminó”
    Actualidad
    Redacción de CiberCuba

    | 04/01/2021 – 6:49am (GMT-4)

    Diez ex secretarios de Defensa en Estados Unidos advirtieron al presidente Donald Trump de que el tiempo para cuestionar la elección terminó. Cualquier esfuerzo para implicar a las fuerzas armadas en la controversia del fraude electoral, que aún sostiene, podría llevar al país a un “territorio peligroso, ilegal e inconstitucional”.

    “Nuestras elecciones se han realizado. Se han hecho recuentos y auditorías. Los tribunales han abordado las impugnaciones pertinentes. Los gobernadores han certificado los resultados. Y el colegio electoral ha votado. Ha pasado el tiempo de cuestionar los resultados; el tiempo del escrutinio formal de los votos del colegio electoral, según lo prescrito en la Constitución y el estatuto, ha llegado”, indicaron los ex secretarios en la carta.

  50. Orlando 4 January 2021 at 8:17 am Permalink

    Dale. Diez ex secretarios de Defensa de los Estudios Unidos le dicen a Donald Trump que deje la majomía.
    ? Entienden?
    Saquen las conclusiones pertinentes, patriotas de este blog.

  51. Orlando 4 January 2021 at 9:03 am Permalink

    Hay que repetir la oración de la serenidad. Se la voy a recomendar a los Trumpistas. Jajaja

    Dios concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo, y la sabiduría para reconocer la diferencia.


Leave a Reply