20 September 2017 ~ 2 Comentarios

Carlos Alberto Montaner opina sobre el discurso del presidente Donald Trump en la ONU

Vea el siguiente link a CNN http://cnnespanol.cnn.com/video/cnnee-realidades-en-contexto-montaner-cuba-y-venezuela/

2 Responses to “Carlos Alberto Montaner opina sobre el discurso del presidente Donald Trump en la ONU”

  1. Ramiro Millan 21 September 2017 at 7:21 am Permalink

    Después de “vagar” por la lectura de las ciencias de la política, sociología, economía, filosofía, antropología y otras tantas, he descubierto que nada deja tantas enseñanzas como la historia.
    A medida que uno la va descubriendo va dejando una estela de intuiciones, verdades no reveladas por nadie, miserias y honores, intrigas e incoherencias sin fin y fundamentalmente la impresión que estamos en medio de una travesía que parece no tener brújula ni timonel.
    Incluso, a menudo me he preguntado si a la historia la hacemos nosotros o solamente somos pasajeros de un viaje sin rumbo ni destino.
    Si la última es la opción correcta, pues entonces cualquier cosa puede sobrevenir.
    ¿Una catástrofe nuclear?
    Después del genocidio nazi, la erradicación de la faz de la tierra de la civilización indígena de americana del norte, las locuras inimaginables de ISIS o EI, milenios de esclavitud, guerras y más guerras y después de ellas, más guerras como la primera guerra mundial, y otra guerra mundial, más un increíblemente extenso etcétera de locuras donde la vida humana no valía más que la de un mosquito, es evidente que nada debería parecernos extraño.
    En el tema norcoreano me preocupan dos enseñanzas de la historia:
    1- que históricamente lo que se teje “detrás del telón” solamente llega al conocimiento de los ciudadanos lo que quieren que se sepa, habitualmente información ínfima, desvirtuada o directamente falsa y definitivamente insuficiente como para que tengamos una idea más o menos clara de lo que sucede y pueda suceder, por lo que escapa totalmente al control que podamos ejercer nosotros por derecho como ciudadanos libres.
    Lo que se “teje” entre servicios de inteligencia, cancillerías y funcionarios ocultos, no creo lo sepamos, al menos antes que ocurra una desgracia.
    2- que pulsiones no controladas por la razón han llevado una y otra vez a los gobernantes a incurrir en aventuras bélicas. Una y otra y otra vez vimos a lo largo de la historia cómo gobernantes en momentos de debilidad política, recurrían a la locura conquistadora para sumar apoyo popular ante situaciones críticas de poder.
    Nada había, seguramente continúa igual, que genere más orgullo, algarabía y apoyo popular al gobernante de turno que darle al pueblo la posibilidad de sentirse fuertes, poderosos, más poderosos que los otros, capaces de dominar y humillar a sus enemigos a través de la conquista.
    No tengan la menor duda de que el gordito psiquiátrico norcoreano está recurriendo a este mecanismo para fortalecer su poder dando la señal a su pueblo que ellos son tan “fuertes y poderosos” como el “mismo diablo” imperialista norteamericano de la mano de su “genial” gobernante de la “gloriosa” Corea del Norte.
    ¿Se animará a dar el paso que sigue?
    ¿La incursión bélica?
    Sinceramente, por más que tenga el convencimiento de que Corea del Norte ya no es una Nación sino un enorme psiquiátrico, no creo que su locura llegue a semejantes límites. Si bien tantas décadas de un comunismo tan rígido como el norcoreano genera tantas contradicciones que difícilmente en ese país se sepa ya que es verdad y que mentira, que está bien y que mal, no los creo lo suficientemente alienados (sí, comunistas alienados, vaya paradoja) como para que lleguen a semejante desvarío.
    Pero, vaya pero, si el poder de la cúpula gobernante está realmente en riesgo, entonces si es peligrosisimo lo que puedan hacer el gordo de “peinados raros” y su grupo mafioso asociado. No tendrán el poder de Hitler, pero si el control de sus primitivos instintos sobre ellos.
    Igualmente, si no hay desequilibrios de poder internos ¿Por qué tanta demostración mediática de fuerzas?
    Por eso creo, y obviamente hay que tomar mis palabras como “de quién viene”, la política exterior debe centrarse fundamentalmente en esta cuestión, conocer con exactitud la estabilidad del poder central norcoreano.
    Parecería que no hay desequilibrios internos, pero de Corea del Norte, ni los espías más aviesos tienen idea de lo que pasa ahí adentro.
    Finalmente, creo necesario agregar algo que la historia no tiene nada para decirnos por lo que deja un vacío difícil de llenar y es que el paradigma de la política exterior cambió radicalmente con la aparición de las armas atómicas.
    Antes de ellas, los pueblos debían recurrir a alianzas para mantener equilibrios de poder.
    Se daba por sentado que ante cualquier signo de debilidad, sufrir la conquista y el saqueo sería una consecuencia casi inevitable.
    A cualquier desequilibrio de fuerzas, una guerra vendría atrás casi sin excepción.
    Pero eso cambió radicalmente y ahora no hace falta alianzas como antaño para evitar que los invadan, exploten y violen hasta el cansancio.
    Una sola bomba nuclear alcanza y sobra para disuadir a cualquiera de un eventual ataque. O acaso alguien tiene alguna mínima duda de que si el gordito se ponía peligroso no lo hubieran “hecho volar” hace rato de no poseer este armamento.
    Y como la historia no tiene nada para decirnos al respecto y estoy total y absolutamente seguro de que la razón en norcorea, China y Rusia puede brillar por su ausencia, queda una extraña sensación de que podría pasar cualquier locura.
    Por suerte la razón está presente en dos protagonistas de esta historia, me refiero a EEUU y la comunidad europea.
    Con la enorme ventaja de que la fuerza está en este lado.
    ¿Se imaginan que podría suceder si por el azar de la historia la fuerza estuviera del lado de las pulsiones, de Corea del Norte?
    ¿O ante una eventual China futura dónde se acabe el tremendamente precario equilibrio político interno basado exclusivamente en el crecimiento económico ya que seguramente sería insostenible un régimen que se dice comunista en medio de una recesión económica neoliberal?
    Mejor no pensemos en esa posibilidad que sin embargo más tarde o temprano llegará si el pueblo chino no logra pasar la barrera que separa el crecimiento económico del desarrollo institucional y cultural.

  2. María Victoria Olavarrieta 26 September 2017 at 11:58 pm Permalink

    Este tipo de análisis no se puede leer a estas altas horas de la noche, le quita el sueño a cualquiera.


Leave a Reply