30 August 2012 ~ 16 Comentarios

Carta a Montaner

por Vicente Díaz

Vicente Diaz

Estimado Señor Carlos A. Montaner:

Usted se ha ganado un merecido respeto como analista y opinador en temas de nuestra Latinoamérica y del mundo. Sus artículos de opinión son leídos por más de 6 millones de personas en decenas de países. Ha sido un tenaz oponente a la dictadura marxista que asola su patria, Cuba, desde hace más de medio siglo. Un libro suyo “Manual del perfecto idiota latinoamericano” debe ser lectura obligatoria de todos quienes en política quieren comprender la complejidad de los paradigmas que gravitan sobre nuestra amada región.

Por todo eso lo respeto. Pero Usted se equivocó.

Usted, en un artículo de prensa titulado “Chávez y la trampa que se avecina“ hace afirmaciones sobre las elecciones venezolanas que algunos podrían tildar de aventureras, yo me conformo con decir que son ligeras. Veamos.

Usted dice que una encuestadora venezolana extremadamente fiable arroja un empate técnico entre Henrique Capriles y Hugo Chávez. Cierto. Pero a partir de allí usted afirma que parece “inevitable” el triunfo del primero. Falso. En Venezuela actualmente nada es inevitable. Encuestas muy serias dan a Capriles ganando, otras igual de serias dan ganando a Chávez y otras también serias los dan empatados. Aquí cualquier cosa puede pasar. Entre otras cosas, porque todas las encuestas en algún momento se han equivocado.

Pero tildar de inevitable el triunfo de alguno a más de un mes de la elección es decir que si no llegara a ganar es porque hubo fraude. Y eso justamente es lo que Usted hace. Afirma que está montado un fraude. ¿Y usted como lo sabe?

Usted se fundamenta en las afirmaciones de un caballero de mucho prestigio que se desempeña como asesor político que afirma que hay un “fraude montado en la manipulación de las computadoras” y le remite a usted unos artículos sobre los resultados del referendo revocatorio del 2004 publicados en una prestigiosa revista académica. Sobre ese referendo no voy a opinar porque no estaba en el CNE para la época. Solo le diré que en Venezuela es IMPOSIBLE un fraude electrónico. No hay forma. Las máquinas no pueden alterar los votos porque se verifican contra los comprobantes en papel y contra la cantidad de electores firmantes del cuaderno de votación. Tampoco cuando se transmiten los resultados porque ya para entonces los partidos tienen las actas de cada mesa. Y el caballero que le escribió jamás ha participado en ninguna de las 17 auditorías de cada fase/aspecto del sistema de votación, por parte de los mejores técnicos de los partidos concurrentes. Por conocer esto, que el sistema es seguro, por primera vez desde que cayó la dictadura de Pérez Jiménez ningún partido está llamando a abstenerse de participar en la elección.

Luego usted afirma “El fraude se comete en el Registro Electoral. Mientras en la última década la población ha crecido un 14 por ciento, el Registro Electoral lo ha hecho un 58. Ahí se cocina la trampa”. ¿Y usted como sabe que allí se cocina la trampa? ¿Acaso el Sol por salir por el este y ocultarse en el oeste significa que le da vuelta a la Tierra, como creyó todo el mundo por miles de años? Un mismo hecho, Usted lo sabe, puede tener diversas explicaciones:

El crecimiento del Registro no tiene que acompañar al crecimiento de la población, pregúntele a los estudiosos del tema; por dos razones: si hay un subregistro, cosa común en nuestros países, cualquier esfuerzo de superarlo supondrá una tasa de crecimiento superior a la de la población. Y la otra es, porque cuando un país está en un franco proceso de envejecimiento demográfico, como es el caso de Venezuela, y también de otros países de la Región, es mayor el número de personas que alcanzan la edad de votar que los nacimientos. Entonces, crece más rápido el registro que la población. Si usted compara la cobertura del Registro de Venezuela con la de Mexico, Colombia y demás paises de la Región se percatará que es bastante similar. Y finalmente: ¿se hubiese colocado un sistema de identificación por huellas digitales si hubiesen millones de votantes fantasmas? La auditoria de la base de datos de huellas que acaba de concluir ratificó que no existe duplicidad en ninguna de las huellas. Si hubiese una trampa con un registro inflado jamás se pondría un sistema de control mediante huellas.

Nadie puede decir hoy en Venezuela que tiene un triunfo asegurado. Los pronósticos decían que la oposición no sacaba más de 900 mil votos en las primarias, sacó 3 millones 200 mil. También decían que en las parlamentarias arrasaba el gobierno y el resultado fue 52 a 48% a favor de la oposición.

Aquí todo puede pasar, por eso todos tienen que hacer su mejor esfuerzo; pero, señor Montaner, decir que si no pasa lo que uno quiere que pase es porque hubo fraude es, como le dije, por lo menos una ligereza que en nada contribuye a la gesta que se libra en Venezuela. En lo que si tiene razón señor Montaner es en la necesidad de tener un ejercito de testigos, adiestrados, motivados y respaldados para cubrir todas y cada una de las mesas.

Vayan mis saludos y mis respetos.

16 Responses to “Carta a Montaner”

  1. ubaldo duarte 30 August 2012 at 1:08 pm Permalink

    UNAS PREGUNTAS AL SEÑOR VICENTE DIAZ, QUE SEGUN TENGO ENTENDIDO ES PARTE DEL CNE DE VENEZUELA. “¡¿PORQUÉ EL CNE DE CINCO MIEMBROS EN LA DIRECTIVA, CUATRO SON CHAVISTAS Y USTED SÓLO, SR DIAZ, ES SUPUESTAMENTE INDEPENDIENTE? ¿PORQUÉ ES IMPOSIBLE AUDITAR EL REP? Y PORQUE EL REP CRECIÓ O SE ABOMBÓ EN 5 MILLONES DE UNA ELECCION A OTRA? ¿PORQUÉ QUIEREN HACER UN SIMULACRO CON TARJETONES REALES Y SOLOS LOS DEL CNE (OSEA EL GOBIERNO) VA A CONOCER LOS RESULTADOS DE ESE SIMULACRO?

  2. miriam morales 30 August 2012 at 1:40 pm Permalink

    Que cargo tiene el remitente del escrito, en las Comisiones Electorales de Venezuela?

  3. Daniel 30 August 2012 at 4:10 pm Permalink

    Sr. Díaz.
    Leyendo la carta que dedica al Sr. Montaner, se pensaría que en Venezuela existe una perfecta democracia, que las irregularidades no existen y está claro es “«IMPOSIBLE”». Imposible no hay nada, salvo que tanto Ud. como yo, como Chávez en algún momento moriremos, eso sí, los que viven en Venezuela tienen una probabilidad muchísimo mayor que en otras parte del mundo de morir de forma violenta. Violencia que se ha ejercido sobre personas que tenían que controlar los procesos electorales, eso sí hace años, cuando no existía la maravillosa revolución Bolivariana que hace “«IMPOSIBLE”» el fraude electoral. Lo que no entiendo es que diga: “«En lo que si tiene razón señor Montaner es en la necesidad de tener un ejército de testigos, adiestrados, motivados y respaldados para cubrir todas y cada una de las mesas”».

    • Eduardoantonio 2 September 2012 at 3:37 am Permalink

      No entiendo que es lo que no entiende, esta clarísimo.

    • CHON PEREZ 2 September 2012 at 8:10 pm Permalink

      Permítame unos tres (3) comentarios a sus inquietudes señor Daniel, que por supuesto no debe tomarlos como “respuestas” a sus interrogantes, pues obviamente no soy el señor Vicente Díaz: 1) De lo que afirma el rector del CNE (Díaz) no se desprende lógicamente que exista una perfecta democracia en Venezuela, pues a lo que él hace referencia en su carta a Montaner es al sistema electoral venezolano y no al sistema político en su conjunto. A este último respecto hay consenso en los diversos sectores de la oposición respecto a que la “democracia” venezolana actual está sistemáticamente atropellada por el propio gobierno cuando intimida, amenaza y en algunos casos persigue y encarcela a los ciudadanos disidentes. De allí las comillas. Pero, eso es una cosa y otra es el sistema electoral; 2) Mire, las irregularidades sí existen y los demócratas las estamos denunciándola permanentemente. Básicamente se trata del ventajismo por el uso de los recursos públicos de la campaña, entre ellos el de utilizar las cadenas de radio y televisión para hacer proselitismo político, por parte del presidente-candidato; y 3) El “ejército de testigos, adiestrados, motivados y respaldados para cubrir todas y cada una de las mesas” al que alude el rector Díaz se refiere al lugar más vulnerable del sistema electoral: la propia mesa de votación, pues si no tenemos el testigo allí, ellos pueden “votar” antes del cierre de la mesa, en nombre de aquellos que a esa hora no hayan acudido a ejercer su derecho. Finalmente, miren señores, a todos aquellos que de buena fe (o no) propagan la idea de que el gobierno tiene una trampa montada para evitar el triunfo de la opción democrática, permítanme decirles que con su prédica sólo echan agua al molino del gobierno, cuyo objetivo es precisamente desmovilizar a nuestros electores. Por favor, no nos ayuden tanto…!!!

      • Daniel 3 September 2012 at 4:06 pm Permalink

        Coincido con Ud. en parte de lo que dice. En efecto una cosa es el sistema electoral y otra la democracia venezolana. Pero ya puede Ud. tener el mejor sistema electoral en una dictadura que no le servirá para nada, es como poner el zorro a guardar el gallinero.
        En cuanto a su apreciación, de que es perjudicial el que se exprese la idea de que el gobierno tiene una trampa montada para asegurase el triunfo en las elecciones, se equivoca. Es justamente todo lo contrario, no se puede vencer al enemigo pensado en que no hará tal o cual cosa, hará todo lo que pueda y más.
        Para ganar a Chávez, primero necesitan votos (no soy venezolano) y a la par implicación de los que van a votar, esa implicación tiene que ser muy generosa, soy consciente de que mucha gente joven lo está haciendo, al menos es lo que me parece; pero me parece que los no tan jóvenes todavía tiene en su mente el antes de Chávez, gente que pensó que Chávez en su momento podía ser una solución y que ahora si pudieran volverían atrás en el tiempo para cambiar las cosas. A esa gente es a la que más tienen que motivar, no porque no vayan a ir a votar, o porque no vayan a votar en contra de Chávez, sino porque todavía les sigue quedando alguna duda sobre si se pueden implicar decididamente en esa misión.
        Si cree que ocultando la verdad se desmoviliza al electorado es porque no cree en una auténtica democracia, si fuera así vería que vencer a Chávez es muy difícil pero no imposible.

  4. Frank 31 August 2012 at 1:57 am Permalink

    Sr Diaz, si es imposible el fraude como dice usted, para que se necesitan testigos en las mesas de votacion, si bien dice nada es imposible, ni el fraude, ademas es una cronica de muerte anunciada,
    los cubanos adiestrando a los del CNE, le quitaron el contrato a los Coreanos y se lo dieron a los cubanos, Chavez advirtiendo que si no aceptan los resultados se vera obligado a usar la fuerza. Ademas no conosco caso alguno de un dictador de izquierda que suelte el poder por la via electoral, Ortega fue la excepcion y ya ven rectifico y no a vuelto a cometer el mismo error. Los democratas Venezolanos tienen la dificil tarea de salir valientemente a ejercer el voto, deben usar colores para hacerce notar y diferenciarse del rojo oficial, solo una diferencia abrumadora y muy notable a la vista fisica los puede salvar, asi es como unico Chavez presionado por el ejercito aceptaria una derrota.

  5. Juan Carlos 31 August 2012 at 3:36 pm Permalink

    “El crecimiento del Registro no tiene que acompañar al crecimiento de la población, pregúntele a los estudiosos del tema; por dos razones: si hay un subregistro, cosa común en nuestros países, cualquier esfuerzo de superarlo supondrá una tasa de crecimiento superior a la de la población….”

    Que alguien me explique esto por favor de QUE subregistro habla y el esfuerzo de QUIEN por superarlo, o me estoy volviendo bruto o esto son galimatias

    y lo otro:

    “Y la otra es, porque cuando un país está en un franco proceso de envejecimiento demográfico, como es el caso de Venezuela, y también de otros países de la Región, es mayor el número de personas que alcanzan la edad de votar que los nacimientos. Entonces, crece más rápido el registro que la población”

    Que tiene que ver el envejecimiento de la población con el incremento del numero de votantes lo que llegan a edades adultas siguen siendo votantes nadie se vuelve votante a los 60 años. Lo que importan son los nuevos que ingresan y eso solo se incrementa de manera tan notable de un 14 a UN 58 % a menos que por esa fecha a todas las venezolanas se les ocurriese concebir

  6. Juan Carlos 1 September 2012 at 2:09 pm Permalink

    En esta tabla actualizada de datos demograficos de Venezuela:

    http://www.ine.gov.ve/documentos/Demografia/CrecimientoDemografico/html/CrecDemof.html

    puede verse que la diferencia entre el crecimiento poblacional y el numero de votantes no puede ser debido al envejecimiento de la poblacion pues se observa un incremento continuo la grafica de numero de habitantes practimente da una linea recta o sea no hubo ningun salto que indique que ahora hay muchos menos nacimientos que en la decada de los 90 cuando nacieron los actuales votantes

  7. Juan Carlos 1 September 2012 at 2:22 pm Permalink

    Ciertamente ha habido una disminucion de la taza de fecundidad lo que demuestra que ahora nacen menos niños que antes pero el porcentaje de disminucion es sumamente bajo nada que ver con al diferencia de que se habla acerca del crecimiento del numero de electores con respecto al crecimiento poblacional.

  8. Jose Luis 1 September 2012 at 4:29 pm Permalink

    Si en Venezuela “todo es posible” y si hace mucho tiempo que los softwear y las computadoras se “arreglan”… Que clase de idiotez , yo prefiero decir ingenuidad, padece el Sr Vicente… O es que realmente creen que la gente es tonta??

  9. Claudio H. 4 September 2012 at 1:37 pm Permalink

    Les daré mi experiencia personal sobre este tema: el sistema electoral de Venezuela consiste en votar electrónicamente, tras lo cual la máquina emite un comprobante, el cual se deposita en una urna. Quedan así 2 registros, uno electrónico y uno físico. Posteriormente, al cierre del acto, se efectúa la transmisión electrónica vía telefónica al CNE, y se imprimen al menos 4 copias del escrutinio final de la máquina, una para el Presidente de la mesa, otra para cada representante de los partidos políticos presentes en la mesa (mediante sus testigos), y otra para el coordinador del CNE presente en el Centro de Votación. Cada una de las actas se firma por el Presidente, Secretario y Vocales de la Mesa, además de los testigos presentes por cada partido político. Posteriormente se sellan todas, de manera que cada una de las “actas” tiene el mismo valor legal.

    Alguien me puede preguntar: ¿y si a pesar de los recibos certificados, estos resultados son alterados a posteriori electrónicamente en el centro de cómputo del CNE? La respuesta es, teóricamente sí, pero en la práctica, en ninguna de las 5 elecciones anteriores en las cuales participé como testigo (Presidenciales 2006 – Reforma Constitucional 2007 – Regionales 2008 – Parlamentarias 2010 – Primarias de la Unidad 2011) he visto que los resultados de mi centro hayan sido alterados en la Base de Datos publicada por el CNE en internet (www.cne.gob.ve). En varias de las elecciones anteriormente citadas me quedé con uno de los recibos electrónicos con el fin de verificar, y efectivamente, los resultados coincidieron en un 100% con el escrutado al final del acto.

    Otra duda es: ¿y si hay discrepancia entre lo escrutado electrónicamente, y lo depositado en la urna? Sobre la base de mi experiencia en los procesos electorales anteriormente mencionados, les comento que en las auditorías “en caliente” (conocidas así, pues se efectúan con todos los miembros presentes en el centro, además de los testigos venidos de la calle, pues el proceso es público) siempre coincidieron igualmente en un 100%.

    De manera que lo que dice el Rector Díaz es cierto, en el sentido de que si en cada una de las mesas de votación del país existen testigos de cada uno de los partidos políticos involucrados, al culminar el acto de votación, los mismos transmitirán dicha información a sus comandos, tras lo cual existe una posibilidad muy reducida de que los resultados finales anunciados por el CNE difieran de la data manejada por los partidos. Eso sí, será responsabilidad de dichos partidos, tanto la totalización como el resguardo de esas actas, pues en ellas va a radicar la prueba definitiva de haber ganado o perdido.

    Siempre existirá el riesgo de que el Poder decida dar una “patada a la lámpara”, en el sentido de que aún teniendo todas esas pruebas se ordene al CNE dar un resultado diferente al real; o que aún anunciándose un resultado favorable a la Unidad, sea el gobierno el que cante “fraude” (ojo, ver las últimas columas en http://www.runrun.es, donde se habla de esa posibilidad), pero más allá de esas cosas que no podemos controlar, lo que sí está en nuestras manos a mi modo de ver es:
    1) Votar, sin excusas de ningún tipo.
    2) Participar activamente en el centro de votación, bien sea como testigo de los partidos, o como logística, ayudando a que los que estén adentro no tengan carencias de agua, alimentos y equipos de comunicaciones.
    3) Como se ha dicho hasta el cansancio: una vez cerradas las mesas, acudir al centro de votación para presenciar la auditoría y quedarse allí hasta que el CNE publique las cifras oficiales.

    Lo otro, que no está en nuestras manos sino en la conciencia y deber del Rector Vicente Díaz es seguir denunciando los abusos, y ponerse los pantalones “bien puestos” el día 7-O.

  10. German Gaston 4 September 2012 at 11:35 pm Permalink

    Solo basta recordar cual era la intencion del referendun revocatorio del 2004 orquestado por el TITERE-CHAVURRO, perpetuarse en el poder,…o mejor dicho, legitimisar mediante el voto democratico la permanencia eterna del sistema maqueabelisado por los hermanitos Castros, acaso esta pretencion, soñada por cualquier politico de esta calaña, no era lo que soñaba su AMO, Sr. Dias ?? ,…..claro ya entiendo,…ud solo esta queriendo aparecer ante su AMO como un leal defensor de su maquinaria represiva.

  11. gold price 10 September 2012 at 7:31 am Permalink

    Luego usted afirma: “El fraude se comete en el Registro Electoral. Mientras en la última década la población ha crecido 14%, el Registro Electoral lo ha hecho 58%. Ahí se cocina la trampa”. ¿Y usted cómo sabe que allí se cocina la trampa? ¿Acaso porque el Sol sale por el este y se oculta por el oeste significa que le da vuelta a la Tierra, como creyó todo el mundo por miles de años? El crecimiento del registro no tiene que acompañar al crecimiento de la población, pregúntele a los estudiosos del tema; por dos razones: si hay un subregistro, cosa común en nuestros países, cualquier esfuerzo de superarlo supondrá una tasa de crecimiento superior a la de la población. Y lo otro, cuando un país está en un franco proceso de envejecimiento demográfico, como es el caso de Venezuela y de otros países de la región, es mayor el número de personas que alcanzan la edad de votar que los nacimientos. Entonces, crece más rápido el registro que la población. Y finalmente: ¿se hubiese colocado un sistema de identificación por huellas digitales si hubiese 2 millones de votantes fantasmas? La auditoria de la base de datos de huellas que acaba de concluir ratificó que no existe duplicidad en ninguna de las huellas.


Leave a Reply