23 September 2020 ~ 67 Comentarios

Cómo Trump podría discriminar a los cubanos – Por Manuel Castro Rodríguez

Por Manuel Castro Rodríguez

Voy a analizar 5 aspectos que considero son de interés para los latinos que residimos en Florida:
1- Condiciones existentes en Cuba.
2- El doble discurso de Trump sobre Cuba. Cómo Donald Trump hizo gestiones en dos ocasiones para invertir en la Cuba comunista.
3- Más de un centenar de prominentes republicanos votarán por Biden.

4- Restablecer el programa Cuban Medical Professional Parole, decretado por el presidente republicano Bush en 2006.
5- Restablecer la llamada política de ‘wet foot, dry foot’ hacia el inmigrante cubano, decretada por el presidente demócrata Clinton en 1994.
Los cubanos tenemos el “privilegio” de haber nacido en el país que desde hace 61 años sufre la peor dictadura que ha conocido Occidente. Mis compatriotas sobreviven en condiciones infrahumanas, lo cual es aprovechado por inversionistas extranjeros inescrupulosos que los explotan despiadadamente y donde el acoso sexual es el pan nuestro de cada día, porque la represión a que el régimen somete al pueblo les garantiza a esos inversionistas que nunca tendrán que enfrentar conflictos laborales. Recuerden que desde hace sesenta años, Cuba es territorio libre de huelgas y de reclamaciones laborales de cualquier tipo. ¡Qué bueno es el comunismo…!
2- El doble discurso de Trump sobre CubaCómo Donald Trump hizo gestiones en dos ocasiones para invertir en la Cuba comunista.
En la Cuba castrista no existe libertad sindical, ni una legislación de protección laboral como la que caracteriza a la mayoría de los países de las Américas. El 16 de noviembre de 2017, Amnistía Internacional publicó el informe Cuba: “Es una prisión mental” La Red cubana de control de la libertad de expresión y su efecto en la vida cotidianaEn dicho informe “se trata la persecución, control y sofocamiento del Estado cubano en contra de las personas a nivel laboral y personal”. En ese paraíso para empresarios inescrupulosos, es donde Donald Trump quiso invertir en dos ocasiones1998 y 2008.
Este martes, 22 de septiembre, el Nuevo Herald informó que Trump solicitó el registro de su marca comercial en Cuba en 2008, con el objetivo de realizar “inversiones en bienes raíces”, “concursos de belleza”, “servicios de juegos de casino”, “montaje de programas de televisión”, “servicios hoteleros” y “campos de golf” en la mayor de las Antillas.
Los lectores podrían comprobarlo si buscan en el sitio de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial el boletín oficial 251, publicado en marzo de 2009. En la página 22 verán que el 29 de octubre de 2008 fue realizada la solicitud de la organización DONALD J. TRUMP, domiciliada en 725 Fifth avenue, New York 10022, Estados Unidos de América, hecha por la abogada cubana Leticia Laura Bermúdez Benítez, bajo el expediente CU /M/2008/000571. Esas solicitudes tienen una vigencia de 10 años, prorrogables 6 meses más.
Según el Nuevo Heraldla marca no quedó registrada hasta el 3 de marzo de 2010 debido a la burocracia cubana, pero ese registro caducó en 2018, cuando Trump ya era el presidente de Estados Unidos. No tuve tiempo de comprobar en el sitio de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial la veracidad de lo que se expresa en este párrafo.
Además, les sugiero que lean completo lo que Newsweek reportó en 2016, para que comprendan qué clase de persona es Donald Trump:
A company controlled by Donald Trump, the Republican nominee for president, secretly conducted business in Communist Cuba during Fidel Castro’s presidency despite strict American trade bans that made such undertakings illegal, according to interviews with former Trump executives, internal company records and court filings.
Documents show that the Trump company spent a minimum of $68,000 for its 1998 foray into Cuba at a time when the corporate expenditure of even a penny in the Caribbean country was prohibited without U.S. government approval. But the company did not spend the money directly. Instead, with Trump’s knowledge, executives funneled the cash for the Cuba trip through an American consulting firm called Seven Arrows Investment and Development Corp. Once the business consultants traveled to the island and incurred the expenses for the venture, Seven Arrows instructed senior officers with Trump’s company—then called Trump Hotels & Casino Resorts—how to make it appear legal by linking it after the fact to a charitable effort.
Pueden seguir leyéndolo si hacen clic aquí
 
Poco después de ocurrido lo que Newsweek reportó, Trump le habló a la Fundación Nacional Cubano Americana, donde dijo que aunque había tenido varias oportunidades de hacer negocios en Cuba, las había rechazado porque solamente iría “cuando sea libre”. Les recomiendo que no dejen de ver el video.
El senador republicano Marco Rubio tenía razón cuando dijo que Donald Trump es “a dangerous, erratic, con man”. Desgraciadamente, el senador Rubio se convirtió en uno de los más sumisos lacayos del presidente Trump.
La propia hermana de Trump, la jueza retirada Maryanne Trump Barry, fue grabada por su sobrina Mary cuando dijo de Donald Trump que “es un hombre sin principios” y alguien “en quien no se puede confiar”.
3- Más de un centenar de prominentes republicanos votarán por Biden.
Un grupo de 73 exfuncionarios de seguridad nacional incluidos exjefes de la CIA y del FBI, que sirvieron en las administraciones de Ronald ReaganGeorge H.W. BushGeorge W. Bush y Donald Trump, escribió una carta de 10 puntos fundamentando su respaldo a Biden para que sea presidente, diciendo que Trump ha “gravely damaged America’s role as a world leader”, “shown he is unfit to lead during a national crisis” y “solicited foreign influence and undermined confidence in our presidential elections”.
El grupo, llamado Former Republican National Security Officials for Bidenacusa al presidente Trump de que:
1- Donald Trump has gravely damaged America’s role as a world leader.
2- Donald Trump has shown that he is unfit to lead during a national crisis.
3- Donald Trump has solicited foreign influence and undermined confidence in our presidential elections.
4- Donald Trump has aligned himself with dictators and failed to stand up for American values.
5- Donald Trump has disparaged our armed forces, intelligence agencies, and diplomats.
6- Donald Trump has undermined the rule of law.
7- Donald Trump has dishonored the office of the presidency.
8- Donald Trump has divided our nation and preached a dark and pessimistic view of America.
9- Donald Trump has attacked and vilified immigrants to our country.
10- Donald Trump has imperiled America’s security by mismanaging his national security team.
Los 73 republicanos que fueron funcionarios de seguridad nacional explican el porqué tienen tan mala opinión del presidente Trump. Les sugiero que lean la fundamentación que ellos dan. ¿Algún seguidor de Trump se atreverá a decir que esos veteranos luchadores contra el comunismo están equivocados o que son socialistas?
Más de 24 excongresistas republicanos se han unido a Republicans for Biden.
Michael Steele ha sido miembro del Partido Republicano durante más de cuatro décadas. Fue presidente del Comité Nacional Republicano. Ahora es el miembro más destacado del Lincoln Project, un grupo republicano dedicado a impedir que Donald Trump y el trumpismo sigan dañando nuestra democracia. En abril, Steele dijo: “America, in some respects, has been abused by this President”. Y en junio, dijo que Donald Trump “does not believe in the ideals of this country”.
Los latinos que integran el Lincoln Project son:
Rosario Marín: Former US Treasurer, President George W. Bush.
Lionel Sosa: Former Senior Media Consultant for Presidents Ronald Reagan, George H. W. Bush, and George W. Bush, Fellow at the Institute of Politics at Harvard University.
César Martínez: Former Media Consultant for George W. Bush, John McCain, Mitt Romney, and Jeb Bush campaigns.
Abel Guerra: Former Advisor for George W. Bush’s gubernatorial and presidential campaigns, Former Associate Director in the White House Office of Public Liaison from 2001-2004.
Luis Alvarado: California-based Republican Political Consultant.
Jacob Monty: Texas-based Immigration and Employment Attorney, and former member of the Trump Hispanic Committee and the National Hispanic Advisory Council for Trump before his resignation, Bush-Cheney Campaign Alumni.
Andreina Figueroa: Former Special Assistant to Florida Governor Jeb Bush, Former Commission Aide for Miami-Dade County.
Gustavo Friederichsen: CEO of LA County Medical Association, Chair of 2020 California Medical Executives Committee, Former Special Assistant to President George H. W. Bush.
Tony Jiménez: Former Operations Team Member of Bush-Cheney 2004 Presidential Campaign, Former Communications Aide to Secretary of Commerce Carlos Gutiérrez.
Melissa Medina: Co-founder & President of eMerge Americas, President of Medina Family Foundation.
Suzanna Truchard: Cuban-American businesswoman, lawyer, and real estate broker originally from Miami, FL, now based in California, Board Member of OLE Health.
Juan-Carlos “J.C.” Planas: Member of the Florida House of Representatives from 2002-2010.
Cynthia Guerra: Former Florida Deputy Attorney General, Former Chairman of the Republican Party of Broward County, Florida.
Carmen Báez: Former President for Latin America and US Multicultural Markets at Omnicom Group, Founder of PRxPR, a disaster relief fund working towards rebuilding Puerto Rico.
Francisco Cerezo: Co-Chair of Latin Corporate & Finance and US Head of Latin America Corporate Practice at DLA Piper. Recognized by Hispanic Business Magazine as of the 50 of the most influential Hispanics in the United States across industries.
Más de 300 participantes de gobiernos o campañas republicanas respaldaron al candidato demócrata Joe Biden. Ellos fueron asesores del expresidente George W. Bush y del senador Mitt Romney, candidato presidencial republicano en 2012 y actual senador por Utah. Más de 30 exayudantes del senador Romney escribieron una carta en la que apoyan a Joe Biden para presidente de Estados Unidos porque:
Some of us voted for Trump in 2016, excited for a no-nonsense political outsider to take on the Washington status quo. Many others never supported him to begin with, shocked that a party committed to the ideals of personal responsibility and patriotic duty would nominate an unhinged narcissist that routinely conflates loyalty to himself with love for country.
Since 2017, the results of that disastrous decision have been on full display for the world to see. Now, with a pandemic crippling our economy and strangling our national spirit, every corner of America is suffering at the hands of President Trump’s erratic, inept, self-absorbed governing style.”
El general retirado y ex secretario de Estado entre 2001 y 2005, el republicano Colin Powellafirmó el 18 de agosto sobre el candidato demócrata, Joe Biden:
Será un presidente que todos estaremos orgullosos de saludar (…) que restaurará el liderazgo y la autoridad moral de Estados Unidos (…) Con él en la Casa Blanca, confiaremos en nuestros diplomáticos y comunidad de inteligencia, no en la adulación de dictadores y déspotas”.
Además, varios centenares de republicanos han anunciado que votarán por Biden, por ejemplo: Cindy McCain, la viuda del senador John McCain, quien fue el candidato presidencial republicano en 2008. John McCain representó a Arizona en el Congreso durante 35 años. Siendo piloto de la Marina, McCain fue derribado en Vietnam del Norte en 1967. Fue capturado, torturado por comunistas cubanos y mantenido prisionero durante más de cinco años, negándose a ser liberado antes que otros norteamericanos. El senador McCain dijo en 2016 que no podía apoyar a Trump, citando los comentarios degradantes de Trump sobre las mujeres.
La viuda de McCain tuiteó el 22 de septiembre:
My husband John lived by a code: country first. We are Republicans, yes, but Americans foremost. There’s only one candidate in this race who stands up for our values as a nation, and that is @JoeBiden”.
Les sugiero que vean esta entrevista a la viuda de McCain.
Los lectores podrían ver la lista actualizada hasta el 4 de septiembre de los republicanos que votarán por Biden si hacen clic aquí.
¿Por qué tantos republicanos están dispuestos a votar por un demócrata para evitar que el presidente Trump siga en la Casa Blanca?
Hablo del Partido de Trump, porque la conducta del presidente Trump y sus acólitos es la negación de los principios que el Partido Republicanos siempre había defendido. La Convención Nacional del Partido de Trump tomó la extraordinaria decisión de no adoptar un programa de gobierno para los próximos cuatro años, sino que decidió reciclar el programa de gobierno que el Partido Republicano había adoptado en 2016, el cual usaré para explicar los dos puntos siguientes.
4- Restablecer el programa Cuban Medical Professional Parole, decretado por el presidente republicano Bush en 2006.
Como ustedes saben, la cultura occidental no aprueba la trata de personas, que el diccionario Merriam-Webster define como “organized criminal activity in which human beings are treated as possessions to be controlled and exploited.” Sin embargo, a 90 millas de Estados Unidos existe la mayor red de tráfico humano: los profesionales de la salud cubanos. Hace unos diez años comencé a denunciarlo sistemáticamente, por ejemplo:
El 24 de octubre de 2014 dije:
It is estimated that Cuba has sent more than 185,000 health workers abroad in the last 50 years. As a consequence of its medical diplomacy, Castro’s Cuba has accumulated considerable symbolic capital (goodwill, prestige, influence, credit, and power) and receives nearly eight billion dollars annually; it is the main source of income for Cuba. Besides, sending health workers abroad boosts the image of a country whose human rights record is criticized.
Gracias a los esclavos de bata blanca, el régimen comunista ahora recibe 9.628 billion dollars anualmente.
Según la Plataforma del Partido Republicano de 2016, “As an estimated 21 million people worldwide are trapped in modern day slavery, we are reminded to be vigilant against human trafficking in whatever form it appears.” Hace casi tres años, el 4 de diciembre de 2017, una carta bipartidista y bicameral instó a la administración Trump a restablecer el programa que les permite a los médicos y otros profesionales de la salud cubanos, solicitar asilo en Estados Unidos: Cuban Medical Professional Parole.
¿Por qué Trump no ha restablecido el Cuban Medical Professional Parole? Esto se lo pregunté a más de un centenar de trumpistas hace cuatro días, pero ninguno me ha respondido. Probablemente, ahora Trump lo hará para volver a engañar a los cubanoamericanos, con el objetivo de obtener los votos que necesita para ganar Florida, ya que muchos cubanoamericanos ni tan siquiera analizan que la administración Trump tiene un extenso historial de violaciones a los derechos de los norteamericanos. Por ejemplo, véase 12, y 3. Comprueben que las organizaciones que durante décadas han venido denunciado a la dictadura comunista cubana, son las mismas que denuncian las violaciones cometidas por la administración Trump.
En 2016, Hillary Clinton ganó el 62% del voto latino en Florida, en comparación con solo el 35% obtenido por Trump, el cual venció cómodamente a Clinton entre los cubanoamericanos del estado, 54% -41%, según la encuesta a la salida de las urnas de CNN. Barack Obama ganó una proporción ligeramente mayor de cubanoamericanos en Florida que Mitt Romney en las elecciones de 2012.
Considero que ahora Trump restablecerá el programa Cuban Medical Professional Parole, pretendiendo demostrar que él se ocupa de los cubanos y que va a ayudar para que Cuba sea libre y democrática, y lograr obtener los 29 votos electorales de Florida. Si él realmente quisiera la democratización de Cuba, solamente tendría que negociarlo con su amigo Vladimir Putin para que dejara de ayudar a Raúl Castro.
5- Restablecer la llamada política de ‘wet foot, dry foot’ hacia el inmigrante cubano, decretada por el presidente demócrata Clinton en 1994.
Según la Plataforma del Partido Republicano de 2016,
 
We support the work of the Commission for Assistance to a Free Cuba and affirm the principles of the Cuban Adjustment Act of 1966, recognizing the rights of Cubans fleeing Communism.”

Los cubanos hemos tenido la suerte de tener la Ley de Ajuste Cubano firmada por el presidente demócrata Lyndon Johnson en noviembre de 1966. Por cierto, hace más de cuatro años, en enero de 2016, dos cubanoamericanos —el senador republicano Marco Rubio y el entonces representante republicano Carlos Curbelotrataron de eliminar la ayuda a inmigrantes cubanos.

Considero que Trump no restablecerá la llamada política de ‘wet foot, dry foot’ hacia el inmigrante cubanoporque a Trump no le gusta que los latinos vivamos en Estados Unidos. Comenzó con los mexicanos; en junio de 2015, Trump dijo:

When Mexico sends its people, they’re not sending their best. … They’re sending people that have lots of problems, and they’re bringing those problems with us. They’re bringing drugs. They’re bringing crime. They’re rapists. And some, I assume, are good people.”

En enero de 2018, en una reunión que tuvo en la Oficina Oval con congresistas republicanos y demócratas, Trump se quejó de “having all these people from shithole countries come here”. ¿No recuerdan cómo Trump se burló de las personas que tienen algún tipo de discapacidad? Les sugiero que vean el videoTrump ha convertido la presidencia en un pantano de mentiras, insultos e inmoralidades. Invito a los trumpistas a que oigan algunas de sus mentiras en la voz del máximo líder de los nazis que residen en Estados Unidos.

Trump agregó que “we should have more people from Norway”. Torbjoern Saetre, un político que representa al Partido Conservador de Noruega en un municipio cerca de Oslo, la capital noruega, tuiteó el 11 de enero de 2018: “On behalf of Norway: Thanks, but no thanks….”

Hasta los venezolanos están sufriendo el rechazo de Trump. Como ustedes pueden comprobar, el Partido de Trump bloqueó otra vez el TPS para los venezolanos.

Por lo tanto, si Trump restablece el Cuban Medical Professional Parolepero no restablece la llamada política de ‘wet foot, dry foot’ hacia el inmigrante cubanoTrump estará discriminando a la mayoríde los cubanos que logren escapar de la peor dictadura que ha sufrido Occidente.


67 Responses to “Cómo Trump podría discriminar a los cubanos – Por Manuel Castro Rodríguez”

  1. Susana perez 23 September 2020 at 7:58 pm Permalink

    Trump 2020

    • bacu 24 September 2020 at 11:34 am Permalink

      De acuerdo 100% Susana. Parece que el Sr Castro( apellido del asesino mayor) no sabe que a Trump trataron de convencerlo los magnates españoles, para que construyera hoteles en Cuba y el se negó, esta en internet, y dijo que no lo haría hoteles en cuba por el gobierno asesino y desastroso que existía en la Isla. Claro, castro no lo ve porque no quiere verlo ni leerlo, solo lo usa para lo que le conviene. Para este articulo el Sr Castro, trajo una serie de Clarias. Creo que es el peor escritor que he visto por aca. Bueno despues de esto creo que no le podré prestar mas atención a ese mal cubano. Sera que la enfermedad de Biden se pega.

      • Macario Bravo 24 September 2020 at 1:32 pm Permalink

        Me gustaría leer cómo los cubanos anticastristas trumpistas se aproximan al tema de la sospechosa simpatía que Trump siente por Putin. Si Trump es lo máximo que Dios ha enviado a la Tierra para combatir el totalitarismo castrista y Putin es quien sostiene al régimen castrista, ¿porqué Trump no toca a Putin ni con el pétalo de una rosa?

        • Macario Bravo 24 September 2020 at 5:50 pm Permalink

          What? No taker?¿El “compañero” que “atiende” a los trumpistas no ha dado la autorización?

          • Julian Perez 24 September 2020 at 6:47 pm Permalink

            https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2018/09/25/on-the-record-the-u-s-administrations-actions-on-russia/

          • Julian Perez 24 September 2020 at 7:13 pm Permalink

            Obama

            https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2018/03/05/dont-rehabilitate-obama-on-russia/

          • Macario Bravo 24 September 2020 at 8:14 pm Permalink

            https://www.foreignaffairs.com/articles/russian-federation/2020-08-11/putin-kremlins-plot-against-democracy

          • Macario Bravo 24 September 2020 at 8:17 pm Permalink

            Un extracto de la cita anterior:

            “Trump’s tendency to blur the facts and undermine U.S. intelligence agencies has only worsened Americans’ confusion about the nature of the 2016 Russian attack, which in turn leaves them vulnerable to future operations aimed at undermining trust in the democratic process.”

          • Macario Bravo 24 September 2020 at 8:23 pm Permalink

            Y el reto sigue ya que ninguna de las citas habla de porqué Trump no dice nada del apoyo de Rusia a Cuba y Venezuela. Este apoyo ha llegado al punto de que el gobierno ruso compró todas las acciones de la compañía rusa Rosneft en operaciones en Venezuela para evitarle a dicha compañía las sanciones del gobierno estadounidense.

          • Julian Perez 24 September 2020 at 9:05 pm Permalink

            Leí el artículo sobre ¨la colisión rusa¨. Creí que el tema ya estaba agotado. El que está de moda ahora es que Trump tiene la culpa de los muertos por el COVID.

            Faltó en el artículo de que los Illuminati también están detrás. Pero quizás esté implícito, pues, como se sabe (lo dice Internet, así que debe de ser cierto), Putin está muy relacionado con los Illuminati.

            https://www.youtube.com/watch?v=lXfYy29t44E&list=ULahRqh0eskig&index=189

          • bacu 25 September 2020 at 9:30 am Permalink

            Macario, esta claro que eres un caso perdido. Te acuerdas cuando Obama dijo en Siria que no pasaran la raya y que hicieron los rusos y los del Asad, se cagaron en la noticia y pasaron la linea roja y le dieron a Hussein por las nalgas y no hizo nada. Te acuerdas que Trump les dijo no tiren mas armas químicas y cuado las volvieron a usar acabo con aviones y demás. No sabes que Hilary siendo secretaria de Estado con Hussein de presidente le vendieron una gran cantidad de Uranio a los rusos? La memoria solo te da para un lado, el lado izquierdo? Ten un buen dia.

          • bacu 25 September 2020 at 10:13 am Permalink

            Macario tu que hablas de las relaciones con Rusia, aqui te va esto, incluidos China y Ucrania: Senado revela oscuras relaciones comerciales de Hunter Biden, hijo de Joe Biden con China, Ucrania y Rusia
            “El presidente del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado, Ron Johnson, dijo que Hunter Biden, el hijo del candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, tenía asociaciones comerciales con ciudadanos chinos vinculados al gobierno comunista y al Ejército Popular de Liberación. Las relaciones comerciales también habrían ocurrido con Ucrania, Rusia y Kazajstán, relaciones que implicarían conflictos de intereses.” Este informe del Senado publicado el miércoles detalla una vasta red de tráfico de influencias establecida por Hunter Biden mientras su padre se desempeñaba como vicepresidente de Estados Unidos. El informe fue emitido por el comité de Finanzas y el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales. Estos no son conjeturas, son hechos y si esto fue cuando el padre era vice, dime tu que hará el hijo si el padre fuera presidente? Respondete tu mismo.

            Te pongo el link para que lo disfrutes: https://www.diariolasamericas.com/eeuu/senado-revela-oscuras-relaciones-comerciales-hunter-biden-hijo-joe-biden-china-ucrania-y-rusia-n4207520

          • Julian Perez 25 September 2020 at 10:56 am Permalink

            Bacu

            Aquí hay dos (no necesito mencionar nombres) que son como Cuba y Puerto Rico: ¨de un pájaro las dos alas¨. Tienen su comparsa de admiradores (Víctor diría que un clan), pero ese par lleva la voz cantante 🙂

            Nunca pensé que iba a decir eso, pero Vicente tiene más lógica en sus argumentos.

          • bacu 25 September 2020 at 11:38 am Permalink

            “Vicente tiene más lógica en sus argumentos.” Julian, con esto queda todo dicho.

          • Julian Perez 25 September 2020 at 12:14 pm Permalink

            La verdad es que el presidente sabe hacer buenas jugadas. Es, como se dice en Cuba ¨un bicho¨. Mira la carta que acaba de sacar de la manga con un muy buen timing. (Lo de la Ginsburg fue un golpe de suerte: él no podía prever que se iba a morir en estos días)

            https://patriotpost.us/articles/73724-trump-introduces-an-america-first-healthcare-plan-2020-09-25

            Tiene una buena tradición de cumplir sus promesas electorales, pero ésta no es de las fáciles. (Aunque ya ha habido otras nada fáciles que pudo cumplir) Veamos qué pasa.

          • Julian Perez 25 September 2020 at 12:24 pm Permalink

            Hay un par de imágenes que dan vueltas en mi mente, aunque no sé si mi bola de cristal funciona bien o está empañada. Probablemente es wishful thinking.

            Una es Israel firmando la paz con otro país (Kuwait, Irak o Arabia Saudi) antes de las elecciones.

            La otra, más probable, es un momento del debate en que Biden dice algo, Trump lo mira, luego mira al público y dice: ¨¿Alguien me puede explicar qué quiso decir este hombre?¨

            De todas formas tengo preparada mi bolsa de palomitas. Puedo equivocarme, pero sospecho que voy a disfrutar como enano (una de las expresiones españolas que fueron de mi agrado) de esos debates.

            Aunque ya hay cosas que veo por aquí que son bastante divertidas. Bacu, cuando yo ers niño era algo muy común eso de tirar una trompetilla, pero hace siglos que no veo que alguien lo haga (quizás porque la trompetilla es una forma de opinión y en la Cuba revolucionaria eso de opinar no es muy saludable) ¿Ha caído totalmente en desuso?

          • Macario Bravo 25 September 2020 at 1:52 pm Permalink

            Los Trumpistas podrán tratar de confundir pero lo cierto es que Trump no hace nada significativo para evitar que el ruso Putin sostenga al oprobioso régimen castrista. Un botón de prueba:

            “Two biggest Kremlin-backed projects are a $2bn upgrade of the railways over the next decade and a plan worth more than $1bn to build and install four 200 megawatt generators by 2024, with the first already under construction by Russian electrical power generating company Inter RAO. Russian energy giant Rosneft began shipping some fuel to Cuba in 2017 and is working with the local oil monopoly to extract additional crude through non-chemical fracking from spent fields off the northern coast.”

          • Julian Perez 25 September 2020 at 2:03 pm Permalink

            I rest my case.

          • Julian Perez 25 September 2020 at 2:25 pm Permalink

            https://www.youtube.com/watch?v=NY2IpSCV-Nk

          • bacu 25 September 2020 at 7:47 pm Permalink

            Es caso perdido. No lee o no quiere leer. Fíjate que no habla sobre nada de lo escrito. Eso no puede refutarlo porque esta online. Si lo mejor es descansar.

      • Julian Perez 24 September 2020 at 8:55 pm Permalink

        Hay un patrón en las acciones del presidente Trump. Probablemente se deba a que no es un político de carrera, sino que proviene del mundo de los negocios. Eso hace que los derroteros que toma sean atípicos, pero termina consiguiendo buenos resultados. Y a mí, francamente, me tiene sin cuidado lo que diga ni su carácter (que en realidad nunca me va a gustar, pero no me parece importante que me guste): lo que me importa son los resultados.

        Como bien dice Dennis Prager, si hay un incendio en tu casa, que el bombero que viene a apagarlo tenga un buen carácter moral y sea un ejemplo para los jóvenes puede ser un valor añadido, pero no lo fundamental: lo fundamental es que apague el fuego.

        Quizás usted no sepa (otros sí lo saben aquí) que en 2016 voté por Hillary.

        ¿Por qué lo hice? No tenía suficiente información pertinente y el carácter de Trump tuvo mucho que ver. Me pareció muy lamentable la forma de tratar a sus oponentes en las primarias, principalmente Ted Cruz, que era mi candidato, no por cubano-americano, cosa que para mí carece de importancia (aunque Trump, entre otras cosas, decía que era canadiense, pues nació allí), sino porque es el más constitucionalista y ahora está en una cruzada por limitar la cantidad de veces que los miembros del congreso pueden reelegirse que me parece muy importante.

        Pero, carácter aparte, me parecía que se trataba de elegir entre dos males y había que escoger el menor. Para mí se trataba de escoger entre Biff, el de ¨Regreso al futuro¨ (Trump) y Cruella de Vil (Hillary) Lo que inclinó la balanza a favor de Cruella fue que ella es, en efecto, una bandida, pero se trataba de algo perfectamente conocido y es mejor tener al enemigo afuera, pues eso unifica. Biff podía significar tener el enemigo dentro, cosa muy peligrosa, pues no tenía razones para creer que su administración siguiera una política conservadora. Entre otras cosas, se había manifestado pro-choice y era amigo de los Clinton.

        Pero entonces empezaron a aparecer resultados. Las nominaciones al SCOTUS estuvieron muy bien, empezó a quitar regulaciones, cumplía sus promesas electorales, tuvo los cojones de poner la embajada en Jerusalén (nadie se atrevió a ello), bajó impuestos, quitó el mandato obligatorio de Obamacare, hizo que los miembros de la OTAN se recostaran menos en las finanzas, renegoció tratados para favorecer a Estados Unidos…

        Ted Cruz, el ¨canadiense¨, que tenía incluso agravios personales, actualmente lo apoya de forma decidida. Lo mismo ha ocurrido con otros. Quienes siguen intransigentes son los RINOS porque nunca será del agrado del stablishment: es una rueda suelta a la que no pueden controlar. (Ted Cruz es anti-stablishment y creo que en las primarias les preocupaba más que Trump)

        Por cierto, no soy incondicional del presidente Trump. Ahora mismo estoy un poco disgustado con él porque anunció ¨a priori¨ que iba a nominar una mujer para el tribunal supremo. Probablemente lo haya dicho porque ya había decidido quién iba a ser y a una mujer es difícil acusarla de violadora múltiple, como hicieron con Kavanaugh, pero de todas formas eso es seguirle el juego a lo de seleccionar por cuotas y tener más en cuenta género y etnia que excelencia y, en los tiempos que corren no es conveniente tener en ese sentido nada que se parezca a un desliz.

        En la situación actual hay suficientes datos. Y, aunque el presidente Trump tuviera el doble de los efectos que se le achacan, el problema es que la otra opción ya a estas alturas es más que inadmisible. Por quien hay que votar el 3 de noviembre es, como dicen, un ¨no brainer¨.

  2. HABANERO 23 September 2020 at 8:54 pm Permalink

    Como siemore, acertado y esclarecedor. Lástima que fanáticos se negarán a leerlo y si lo leen, negaran todo y repetirán una vez más, pa’ lo que sea Trump, para lo que sea.

  3. Manuel 23 September 2020 at 10:10 pm Permalink

    El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este miércoles nuevas sanciones a Cuba. Estas incluyen la prohibición a estadounidenses de alojarse en hoteles o propiedades controladas por el gobierno cubano, cargos del gobierno o el Partido Comunista y sus familiares cercanos. Asimismo, Washington intensifica las restricciones a la compra de tabaco y alcohol de la isla, prohibiendo ahora totalmente su importación a EEUU y obliga a ciudadanos y organizaciones que quieran participar en actos como conferencias o citas deportivas en Cuba a buscar una autorización.

    El anuncio de Trump ha llegado en un acto en la Casa Blanca en homenaje a los veteranos de la fallida invasión de Bahía de Cochinos. Se produce, asimismo, cuando a menos de 50 días de las elecciones de noviembre el mandatario intensifica su búsqueda del voto latino, especialmente en estados bisagra como Florida, donde la comunidad cubana tiene un peso fundamental.

    Las nuevas medidas entrarán en vigor este jueves y representan un nuevo paso en la campaña de “máxima presión” que Trump ha estado aplicando hacia La Habana tras romper la política de acercamiento que puso en marcha Barack Obama.

    Precisamente la víspera del anuncio, en su intervención en el debate de la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, denunciaba un bloqueo que se ha “recrudecido brutalmente los dos últimos años, incluso en tiempos de pandemia”, y aseguraba que “la agresividad del bloqueo ha escalado a un nivel cualitativamente nuevo que refuerza su condición de impedimento real y determinante para el manejo de la economía y el desarrollo” de Cuba.

    https://www.elperiodico.com/es/internacional/20200923/trump-impone-nuevas-sanciones-cuba-8125318

  4. Angel Rivero 23 September 2020 at 10:20 pm Permalink

    Exelente,senor Montaner, siempre he sentido una gran admiracion por usted, ahora me demuestra que no estaba equivocado, creo que usted escribio lo que dia a dia le digo los amigos del Partido de Trump, yo vine a este pais gracias al CMPP y aun si el presidente lo restablece no votaria por el, pues lo considero un peligro real para la Democracia de este pais y un representante de.la indecencia politica Gracias

    • bacu 24 September 2020 at 11:26 am Permalink

      Veo que las clarias, desmemoriadas estan entrando al blog. Este Angel(sera) no sabe ni que el articulo es de otro Castro.

  5. Erlinda Corzo 23 September 2020 at 10:53 pm Permalink

    Biden Harris 2020

    • bacu 24 September 2020 at 11:28 am Permalink

      Disculpa Erlinda, pero un desmemoriado y alguien que ha llegado arriba por el entrepiernas, solo lea su historia cuando era amante de Brown, esta en la internet, nocreo que sean la mejor eleccion para este pais. Saludos

  6. Manuel 23 September 2020 at 11:25 pm Permalink

    BIDEN’S CAREER WAS built on the politics of panics. In the 1990s, he supported a Trump-like crackdown on illegal immigration, including a border fence and expedited removals, that resembled tactics he now deplores. A decade later, he was still calling for more border barriers, saying employers who hire unauthorized residents should go to prison, opposing driver’s licenses for people who can’t prove their citizenship, and condemning “sanctuary cities” that refuse to cooperate with immigration enforcement.
    When he was vice president, Biden played a key role in Department of Education guidelines that undermined the due process rights of college students facing sexual assault allegations. To comply with the department’s new advice regarding Title IX, which prohibits sex discrimination in educational programs that receive federal money, colleges dramatically expanded their definitions of punishable behavior and adopted streamlined procedures that effectively presumed the guilt of accused students.
    As critics such as the journalist Emily Yoffe have noted, the new rules commonly denied students the right to testify, the right to present exculpatory evidence, and even the right to know the details of the charges against them. The upshot was that students were suspended or expelled based on conflicting recollections of frequently drunken encounters that both parties agreed started consensually.
    Biden said the regulatory guidance that gave rise to these kangaroo courts was necessary to address an “epidemic” of sexual assault on campus. He repeatedly cited a discredited estimate that “one in five” female college students is sexually assaulted by graduation, eight times the rate indicated by Justice Department data. And he falsely claimed that “we’ve made no progress” in reducing sexual assault of young women since the early 1990s, when in fact the rate of victimization among female college students had been cut in half.
    After 9/11, Biden did not just vote for the PATRIOT Act, which expanded the federal government’s surveillance authority in the name of fighting terrorism. He bragged that it was essentially the same as legislation he had been pushing since 1994. And when President George W. Bush reacted to Al Qaeda’s attacks by targeting a country that had nothing to do with them, Biden did not just vote to authorize the use of military force against Iraq. He steadfastly defended the administration’s strategy, warning his colleagues that “failure to overwhelmingly support” the resolution was “likely to enhance the prospects that war will occur.”
    Biden later claimed he never thought Bush actually would go to war, seeing the authorization as a way to pressure Saddam Hussein into cooperating with international arms inspectors. “Immediately, the moment it started, I came out against the war at that moment,” he told NPR last year. But that is not true. Although he occasionally criticized Bush for acting too hastily and with insufficient international backing, Biden repeatedly voiced support for the war. He did not publicly acknowledge that his vote to authorize it was a mistake until November 2005, more than two years after the U.S. invasion.
    If Biden has learned anything from the Iraq debacle, it was not apparent in his response to a New York Times questionnaire about executive power last year. Biden argued that presidents have the authority to use military force without congressional approval “when those operations serve important U.S. interests and are of a limited nature, scope, and duration.” Since “U.S. interests” are in the eye of the beholder and the president unilaterally decides when military operations are “limited” enough that they do not qualify as “war,” that formulation amounts to a blank check.
    After 9/11, Biden did not just vote for the PATRIOT Act, which expanded the federal government’s surveillance authority in the name of fighting terrorism. He bragged that it was essentially the same as legislation he had been pushing since 1994.
    At 78, Biden would be the oldest president ever elected in the United States. But there is little sign that he has acquired much wisdom during a career filled with lessons about the limits of government power and the fallible judgments of the people who wield it.
    Should the government tax violent entertainment and use the proceeds to help crime victims? Biden sees “no legal reason” why not. Should the president fight COVID-19 by requiring all Americans to mask up, notwithstanding the lack of a plausible legal basis for such an order? “Yes, I would,” Biden says. Should Congress repeal Section 230 of the Communications Decency Act, which made the internet as we know it possible by protecting online platforms from liability for content posted by users, because Biden is mad at Facebook? You bet. What could possibly go wrong?
    It’s a question that Biden, who presents himself as an alternative to an intolerably impulsive and shortsighted president, never seems to ask.
    Senior Editor JACOB SULLUM is the author of Saying Yes: In Defense of Drug Use (Tarcher/Penguin). JUSTIN MONTICELLO, who produced a video for Reason about Biden’s record, contributed research for this article.
    Illustration: Joanna Andreasson, Photos, previous page: Marco_Piunti/iStock; Matt Slocum/A.P. ■

  7. Manuel 24 September 2020 at 5:05 am Permalink

    Tanta histeria Demócrata
    Puede terminar irónicamente
    Siendo el factor fundamental
    Para la victoria de trump

    …y el nuevo penco kaballín decrépito

    • Manuel 24 September 2020 at 7:37 am Permalink

      Filum: kaballorum de troyum decrepitus

      • Manuel 24 September 2020 at 8:04 am Permalink

        Phylum, I meant

      • Manuel 24 September 2020 at 8:09 am Permalink

        AKA: InsanisTroiae Equus

    • bacu 24 September 2020 at 11:46 am Permalink

      Que buen nombre: KABALLIN DECREPITO. En definitiva Insanis Troiae Equus: kaballorum de troyum decrepitus. Creo que no vale perder el tiempo con estas clarias amaestradas. Tal vez sean amigos de algun miembro familiar de los medios y pertenezcan a alguna banda de “no buenas gentes” como los que bajo ninguna ética adquieren los tickets de los mitines del presidente para quitarle publico, como hizo la Ocasio y algun que otro miembro de la familia, dicho por ella misma, que clase de gente hay por ahi.

      • Julian Perez 24 September 2020 at 12:21 pm Permalink

        Por cierto, Bacu

        Ahora que mencionas lo de los que adquieren los tickets para quitar público…

        Me bajé la boleta del 3 de noviembre. No para votar anticipadamente, cosa que de ninguna forma pienso hacer, sino para estudiar los candidatos y las opciones, como siempre hago, para tenerlo claro el día que vaya a votar (porque no solamente es Trump vs Biden)

        De las enmiendas propuestas (siempre hay), en algunas aún no estoy decidido, pero hay dos en las que, definitivamente. mi voto es NO. Una es la de subir el salario mínimo en Florida (siempre votaré en contra de eso) y otra la de abrir las primarias. Eso implica tener a los demócratas colados en las primarias republicanas para votar por RINOs.

        Aquí se puede comprobar que uno está registrado (o registrarse), ver dónde toca votar y bajarse una muestra de la boleta. Yo necesitaba hacerlo porque todos los años anteriores voté en Deltona y este año lo haré en Tamarac.

        https://www.registertovoteflorida.gov/home

  8. Charo 24 September 2020 at 9:11 am Permalink

    Cuando la gente no quiere ver no ve lo que tiene delante desgraciadamente en el caso de mi comunidad cubana siempre se ha equivocado porque no quiere ver es tan fanática que se ha convertido en ciega y sorda y solo repite lo mismo de siempre A Trump no le importa ni Cuba ni América no es republicano ni demócrata el es de lo que le importa a sus intereses Anucia esas medidas a Cuba que dicho sea de paso siempre han estado pero no se han cumplido se las apunta como de el pero al final no le importa El gobierno de Cuba esta en crisis no por Trump esta en crisis gracias al covic19 que tiene en crisis al mundo entero a la economía mundial y Cuba no tiene a que país succionar porque todos están igual en crisis Es una crisis mundial Cuba no tiene ni turismo ni remesas porque una gran parte de cubanos no pueden mandar dinero porque simplemente no tiene trabajo o está desempleado por la pandemia pero es lo que le está pasando a todos los demás países Sin contar que estamos a las puertas de un rebrote de nuevo con el virus Por favor mi gente habrán los ojos y no sean fanáticos

    • bacu 24 September 2020 at 12:04 pm Permalink

      Charo, al menos Trump ha tratado de ahogar al regimen dictatorial venezolano y ha quitado las prerrogativas que Obama le regalo a los asesinos castristas. Los dictadores cubanos estan mal por el virus, peor fundamentalmente por el virus asesino, destructor de los castros. A ese es al que hay que combatir y con Biden y Kamala se les facilitaran las cosas a los delincuentes castristas. Trump no quitara la dictadura asesina pero al menos se la hará mas dificil. Ya estan contra la pared. Sabes que Trump no cobra salario, sabes que, aunque no te guste lo que hace, ha tratado de cumplir su plan y casi lo ha conseguido. Cuantos presidentes conoces que han tratado de cumplir su plan presidencial? No creo que muchos. Sabes que los democratas han puesto a Biden como su conejillo de Indias porque el pobre la esposa tiene que escribirle en el espejo cuando se afeita las consignas y lo que tiene que hacer durante el dia, eso lo dijo el en una entrevista no hace mucho? Lo veras en los debates. El gobiernol castrista esta en crisis por su nefasta politica económica y por la falta de libertades de todo tipo con el pueblo cubano. Si todo esta delante de nuestros ojos, asi que no te vayas con esa minoría de ineptos, en le fondo sostenedor de los asesinos castristas. Saludos y ten un buen dia.

  9. razón vs instinto 24 September 2020 at 12:27 pm Permalink

    El señor Castro dice “Mis compatriotas sobreviven en condiciones infrahumanas, lo cual es aprovechado por inversionistas extranjeros inescrupulosos que los explotan despiadadamente y donde el acoso sexual es el pan nuestro de cada día, porque la represión a que el régimen somete al pueblo les garantiza a esos inversionistas que nunca tendrán que enfrentar conflictos laborales. Recuerden que desde hace sesenta años, Cuba es territorio libre de huelgas y de reclamaciones laborales de cualquier tipo.”
    Inversionistas extranjeros inescrupulosos y yo me pregunto ¿Qué sería de latinomérica sin los inversionistas extranjeros? ¿Sin las Ford, las Unilever, las Exxon, etc etc etc etc?
    El 80% de las corporaciones que dan vida a las economías de los países pobres son extranjeras. Sin ellas no hay economía posible. Simplemente evalúan riesgo beneficio y en base a eso deciden si van o no y cuánto están dispuestos a pagar de salario e impuestos. Simple y extraordinariamente básico. Los cubanos sin esos “inescrupulosos” estarían 10 veces peor. Exactamente igual que Argentina, Brasil, Ecuador y ni le cuento México.

    Respecto de las inversiones de Trump en Cuba ¿Finalmente Trump tiene inversiones en Cuba? La respuesta es evidentemente NO. Lo demás es habladuría.

    Más de un centenar de republicanos votarán por Biden.
    Por lo siguiente según ud sr Castro
    1- Donald Trump ha dañado gravemente el papel de Estados Unidos como líder mundial.
    2- Donald Trump ha demostrado que no es apto para liderar durante una crisis nacional.
    3- Donald Trump ha solicitado influencia extranjera y ha minado la confianza en nuestras elecciones presidenciales.
    4- Donald Trump se ha alineado con los dictadores y no ha defendido los valores estadounidenses.
    5- Donald Trump ha menospreciado a nuestras fuerzas armadas, agencias de inteligencia y diplomáticos.
    6- Donald Trump ha socavado el estado de derecho.
    7- Donald Trump ha deshonrado el cargo de presidencia.
    8- Donald Trump ha dividido a nuestra nación y ha predicado una visión oscura y pesimista de Estados Unidos.
    9- Donald Trump ha atacado y vilipendiado a los inmigrantes a nuestro país.
    10- Donald Trump ha puesto en peligro la seguridad de Estados Unidos al administrar mal su equipo de seguridad nacional.
    1- Trump es líder mundial sin ninguna duda. El otro es Xi jimping. No hay más líderes. ¿Merkel? Se retiró. ¿Putin? Un payaso.
    2- crisis nacional que afectó a los países de Occidente de igual manera en cantidad de muertos por millón de habitantes. Con o sin cuarentena. Con más o menos testeos. Con más o menos aislamiento. Punto y aparte.
    3- se verá en las elecciones. Todo indica que serán libres y transparentes.
    4- Eso es un enorme mentira. Hoy existe un enfrentamiento declarado entre las Dictaduras contra las democracias. No existe la menor duda de ello. China, Rusia e Irán con sus aliados absolutamente todos países dictatoriales vs EEUU y sus aliados, todos países democráticos con la prácticamente única excepción de los países de la península arábiga.
    Y el líder de los países democráticos es Trump ¿O conoce otro? ¿El presidente de Japón? ¿O el de Francia? ¿O el de Gran Bretaña? ¿O el de Bélgica?
    5-6 y 7 son opiniones discutibles.
    8- ha dividido el país (grieta le decimos en Argentina). Ese es un punto que tiene como mínimo de verdad de que no ha hecho nada para impedir su existencia. Es si un punto en contra de Trump. Tal vez en su próxima presidencia revés su política al respecto.

    Por último, respecto de las políticas migratorias simplemente es cuestión de estar o no de acuerdo. Y si ganó las elecciones y aplica las políticas migratorias que prometió en campaña, es todo lo que se debe decir. Criticar su gobierno por estar en desacuerdo con ello no es leal. Simplemente tendrá que votar a quién acompañe su ideario.
    En fin, muy débiles los argumentos en contra de Trump. Muy débiles.

    • bacu 24 September 2020 at 2:11 pm Permalink

      Muy bueno Ramiro. Añado sobre la 5-7.- Donald Trump, es de los presidentes que mas dinero le ha puesto a las fuerzas armadas. Si una agencia actúa mal Ud no cree que es menester que el publico lo conozca y mas cuando es espiar a un partido, eso le costo la presidencia a Nixon y que ha pasado con Hussein? Veremos adonde llega el obamagate, Obama esta desesperado como ningún presidente anterior porque no salga Trump, ha roto todos los records en su carrera por Biden, eso no lo habia hecho ningún otro presidente por ética y decencia, entonces por que lo hace Hussein, tendra miedo? Los diplomáticos? A cuales se refiere, a esos puestos por Obama y que antes de que los boten renuncian y hablan cascara a las dos manos del presidente, por favor Castrico, moderate.
      -El estado de derecho lo socavo el Sr Hussein por estar espiando al partido republicano con su benevolencia, y crearon la trama rusa por una carta inventada. Obama goberno por 8 años y nadie le hizo sombra, a pesar que se paso los 8 años hablando pestes del presidente anterior y Ud donde estaba que no dijo absolutamente nada?
      -Tal vez Ud no sabe que Obama prometio en sus primeros 100 días hacer una reforma migratoria, y teniendo al congreso democrata POR DOS A˜NOS HIZO NADA, ni tan siquiera lo intento. Sabe que Obama es el presidente que mas gente a deportado? Sabe que Trump es de los poquísimos presidentes que casi ha cumplido todo lo que prometio? Solo le falta terminar con el muro, no lo ha hecho porque los demócratas se lo han impedido. Sabe que ademas Obama es un gran mentiroso, prometio que no se metería en inmigración, con las conversaciones traidoras con los asesinos castristas y días antes de dejar el cargo, quito la politica de pies secos y pies mojados, para darle el gusto al dictador CASTRO y evitar que los esclavos medicos cubanos abandonen la escalvitud en las misiones a las que, por una u otra razon son forzados a participar. Hace poco salió en todos los medios un denuncia de 600 de esos medicos. Ve eso es lo que se llama un presidente desvergonzado y mentiroso y Biden dice que seguira la misma politíca con Cuba. Sabe Ud que Obama, sin ser rico, salió de la presidencia millonario y Trump no cobra salario, es decir no hace el trabajo por el dinero, lo hace para hacer USA mejor. Y ud que dice de todo esto, es hora que se ponga los pantalones de buen cubano y hable sobre todas esas cosas que pululan y destruyen al pueblo cubano. Basta ya de hacerle la pala a esos asesinos castristas, que por desgracia para Ud. tienen su mismos apellido.

    • Manuel Castro Rodríguez 27 September 2020 at 2:31 pm Permalink

      Razón vs instinto, ¿por qué usted sigue con su costumbre de tergiversar mis palabras, atribuyéndome cosas de las que no soy el autor? Está bien claro que dije: Un grupo de 73 exfuncionarios de seguridad nacional —incluidos exjefes de la CIA y del FBI—, que sirvieron en las administraciones de Ronald Reagan, George H.W. Bush, George W. Bush y Donald Trump, escribió una carta de 10 puntos fundamentando su respaldo a Biden para que sea presidente, diciendo que Trump ha “gravely damaged America’s role as a world leader”, “shown he is unfit to lead during a national crisis” y “solicited foreign influence and undermined confidence in our presidential elections”.

      https://www.defendingdemocracytogether.org/national-security/

      • Manuel Castro Rodríguez 27 September 2020 at 2:32 pm Permalink

        Un grupo de 73 exfuncionarios de seguridad nacional —incluidos exjefes de la CIA y del FBI—, que sirvieron en las administraciones de Ronald Reagan, George H.W. Bush, George W. Bush y Donald Trump, escribió una carta de 10 puntos fundamentando su respaldo a Biden para que sea presidente, diciendo que Trump ha “gravely damaged America’s role as a world leader”, “shown he is unfit to lead during a national crisis” y “solicited foreign influence and undermined confidence in our presidential elections”.

        https://www.defendingdemocracytogether.org/national-security/

        • Manuel Castro Rodríguez 27 September 2020 at 2:35 pm Permalink

          El grupo, llamado Former Republican National Security Officials for Biden, acusa al presidente Trump de que:
          1- Donald Trump has gravely damaged America’s role as a world leader.
          2- Donald Trump has shown that he is unfit to lead during a national crisis.
          3- Donald Trump has solicited foreign influence and undermined confidence in our presidential elections.
          4- Donald Trump has aligned himself with dictators and failed to stand up for American values.
          5- Donald Trump has disparaged our armed forces, intelligence agencies, and diplomats.
          6- Donald Trump has undermined the rule of law.
          7- Donald Trump has dishonored the office of the presidency.
          8- Donald Trump has divided our nation and preached a dark and pessimistic view of America.
          9- Donald Trump has attacked and vilified immigrants to our country.
          10- Donald Trump has imperiled America’s security by mismanaging his national security team.

          https://www.defendingdemocracytogether.org/national-security/

  10. Manuel 25 September 2020 at 2:30 am Permalink

    Las cosas por su nombre

    “ One night I decided to go see what climate models actually are. Turns out they’re often massive batch jobs that run on supercomputers and spit out numbers. No buttons to click, no spinny globes or toggle switches. They’re artifacts from the deep, mainframe world of computing. When you hear about a climate model predicting awful Earth stuff, they’re talking about hundreds of Fortran files, with comments at the top like “The subroutines in this file determine the potential temperature at which seawater freezes.” They’re not meant to be run by any random nerd on a home computer.”

    • Manuel 25 September 2020 at 2:32 am Permalink

      The software people get amazing tools that let them build amazing apps, and the climate people get lots of Fortran. This is one of the weirdest puzzles of this industry.
      This doesn’t mean they’re inaccurate. They’re very accurate. As code goes, the models are amazing, because they’re attempts to understand the entire, actual Earth via programming. All the ocean currents, all the ice and rain, all the soil and light. And if you feel smart, reading a few pages of climate model code will fix you up tout suite. If you, too, would like to know exactly how little you know about the machinery of the natural world, go on GitHub and look through the Modular Ocean Model 6, released by the National Oceanic and Atmospheric Administration, which is part of the Department of Commerce. Only America would make the weather report to money.
      Every industry or discipline has its signature software. Climate has big batch climate models. Sales has the CRM, hence Salesforce. Doctors have those awful health care records systems; social scientists use SPSS or SAS or R; financial types plug everything into Excel. There are big platforms that help people do all kinds of work. But you know what blows them away? Software for making software. The software industry’s software is so, so good (not that people don’t complain). Just take a look at the modern IDE (integrated development environment), the programs programmers use to program more programs. The biggest are made by tech giants: Xcode (Apple) and Visual Studio (Microsoft) and Android Studio (Google), for example. I love to mock software, and yeah, these programs are huge and sprawling, but when I open these tools I feel like a medieval stonemason dragged into midtown Manhattan and left to stare at the skyscrapers. My mouth hangs open and my chisel falls from my sandstone-roughened hands.
      In an IDE you drag buttons around to make the scaffolding for your apps. You type a few letters and the software guides your hand and finishes your thoughts, showing you functions inside of functions and letting you pick the right one for the task. Ultimately you click a little triangle (like Play on a music player) and it builds the app. I never get over it. And they give it away for free, so that people use it to make more software, which is why all the real estate in New York City is worth around a trillion and a half bucks, and Apple, which takes its famous 30 percent cut in the App Store, is worth $2 trillion. Of course, that’s a down payment when you consider what we’re going to pay to mitigate climate change.
      So the software people get amazing tools that let them build amazing apps, and the climate people get lots of Fortran. This is one of the weirdest puzzles of this industry. We have these tools for making new, wonderful tools, and yet the people who need help the most are using these old tools and methods. A lot of it is due to a very ancient and serious split—between academic programming, which is frequently optimized for doing something novel and publishing a paper about it, and the tech industry, which is, to put it simply, optimized for making lots of money by giving people things they use all the time.
      That whole Xerox PARC thing in the 1970s—the thing that supposedly gave us the Mac, etc.—was actually not about having a mouse and windows; the big core idea was that we’d build models of our world in software and adapt them as we explored. Doctors could simulate new treatments; children could simulate rocket ships. We’d all have highly visual pocket climate models we could explore and manipulate, or the doctors would all be programmers themselves and make better patient-management systems. The idea was for software to become the humble servant of every other discipline; no one anticipated that the tech industry would become a global god-king among the industries, expecting every other field to transform itself in tech’s image. There’s a thing in programming: Code has a way of begetting more code. You start hacking on some problem, and six months later you’re still hacking at it, adding features. You write code that helps you write more code. But what we don’t do so much, what our tools don’t help us do, is continually ask, who is this for, why are we doing it, and how will people build upon it?
      Decisions were made for us, decades ago, and here we are. Best not to dwell on what might have been. Let’s look around and learn. What I’m learning as I read that climate code in long pandemic evenings is that the rules of the world are to be discovered and accepted, not changed. It’s a hard lesson to learn, when I work in a field with such wonderful, fluid, flexible tools. It feels as if we should be able to hack our way out of this. The next phase of growth for our industry, finally, should be to learn about the world before we try to change it.
      PAUL FORD (@ftrain) is a programmer, essayist, and cofounder of Postlight, a digital strategy firm. ■

      • Julian Perez 25 September 2020 at 2:44 am Permalink

        Manuel

        En Fortran… Ya empiezo a entender el problema 🙂

        Sospecho que esos programas fueron escritos por los mismos que codificaron el vuelo de Apollo 13. O quizás por los que diseñaron el sistema de inscripciones para Obamacare. 🙂

        • manuel 25 September 2020 at 4:12 am Permalink

          TERMINA asi>The next phase of growth for our industry, finally, should be to learn about the world before we try to change it.

          • manuel 25 September 2020 at 4:12 am Permalink

            I liked it

  11. Julian Perez 25 September 2020 at 2:49 am Permalink

    Para aquellos a los que les queden dudas de qué clase de gente tenemos en la alternativa.

    https://www.youtube.com/watch?v=frap4h9JaaE

    • bacu 25 September 2020 at 9:42 am Permalink

      Julian, muy bueno el video, eso dicen estos malandros sin tener el poder, que mas se puede esperar. Parecen terroristas hablando los demóc ratas, ratas doble, eso es lo que son.

  12. Manuel 26 September 2020 at 5:38 am Permalink

    En 3 dias el primer debate.

    Hace hoy 60 años. Era la primera vez en la historia de Estados Unidos que se mostraba en televisión un debate entre los principales candidatos presidenciales de los partidos. En él participaron Richard Nixon y John Fitzgerald Kennedy, candidato republicano y demócrata respectivamente, durante la campaña electoral por convertirse en el 35º presidente de los Estados Unidos. Se celebró en los estudios de la CBS en Chicago y la novedad hizo que 60 millones de personas vieran el debate pegadas a las pantallas de los televisores.

    Durante el debate, el senador Kennedy afirma: “No creo en un gran gobierno, pero creo en una acción gubernamental eficaz”. Cada candidato hizo una declaración de apertura de ocho minutos y una declaración de cierre de tres minutos. Howard K. Smith fue el moderador del mismo. Sander Vanocur, Charles Warren, Stuart Novins y Bob Fleming interrogan a los candidatos después de sus comentarios de apertura. El tema del debate fue la política interna, y también se plantearon temas sobre educación, entre otras cosas.

    Ninguno de los dos candidatos demostró una gran agresividad, sino que se limitaron a señalar sus discrepancias en un tono cordial y amistoso en el que tampoco mostraron interés por profundizar en temas delicados. Mientras que quienes escucharon el debate por la radio dijeron, en encuestas posteriores, que la actuación de Richard Nixon había sido mejor, aquellos que lo siguieron por televisión dieron una victoria aplastante a Kennedy. Esta diferencia se debe a que el candidato demócrata se mostró seguro de sí mismo en todo momento, sonrió y supo manejar su lenguaje corporal y conquistó a la cámara al lucir un elegante traje negro y una piel bronceada y maquillada. Nixon, por su parte, era la viva imagen de la incomodidad (y recordemos que estaba sin maquillar).

    Kennedy emergió como el aparente ganador de este primero de cuatro debates televisados, en parte debido a su mayor telegenia ante la cámara que Nixon, quien, a diferencia de Kennedy, parecía nervioso y, además, se negó a usar maquillaje. A Nixon le fue mejor en el segundo y tercer debate, y el 21 de octubre los candidatos se reunieron para discutir asuntos exteriores en su cuarto y último debate.

    Kennedy ganaría las elecciones menos de tres semanas después, el 8 de noviembre, con el 49,7 por ciento del voto popular en una de las elecciones presidenciales más reñidas en la historia de Estados Unidos, superando por una fracción, ya que su oponente obtuvo el 49,6 por ciento de los votos, y sería nombrado presidente en noviembre de ese mismo año, pero la verdadera importancia de este acontecimiento reside en la inclusión del medio televisivo en la política y la influencia que este tuvo en su progresiva espectacularización.

    “Sabíamos que el primer debate televisado era importante, pero no teníamos idea de lo importante que iba a resultar”, dijo Ted Sorensen, el redactor jefe de los discursos de JFK a la revista Time. “La historia que me gusta contar es de cuando me delegaron para ir a despertarlo”, continuó Sorensen. “Abrí la puerta, me asomé y allí estaba, con las luces encendidas, profundamente dormido, cubierto de tarjetas”.

    Los debates presidenciales televisados tuvieron una pequeña pausa y se retomaron en 1976. Desde entonces, se han realizado en todas las campañas presidenciales de este país.

    • Julian Perez 26 September 2020 at 8:37 am Permalink

      “No creo en un gran gobierno, pero creo en una acción gubernamental eficaz”

      Interesante cita.

      También JFK dijo en un discurso “Ask not what your country can do for you, ask what you can do for your country”

      Bajó los impuestos y su lema de campaña era “getting America moving again”, que tiene parecido con cierto lema actual.

      Sí, yo sé lo de la traición de Playa Girón, pero JFK hoy en día probablemente hubiera militado en el partido republicano.

      Este tipo de afirmaciones puede ser motivo de excomulgación por parte de los mayimbes actuales de su partido.

  13. razón vs instinto 26 September 2020 at 12:25 pm Permalink

    “pero JFK hoy en día probablemente hubiera militado en el partido republicano.”
    Seguramente o al menos fuera del ala de izquierda del partido demócrata.
    Las luchas ideológicas son destructivas y a juzgar por el comentario de Manuel y el suyo, es muy evidente que las diferencias políticas en los años 60 y 70 eran más por cuestiones administrativas o funcionales que ideológicas.
    Al evitar discusiones ideológicas entre un extremo y otro, la organización social y política es muchísimo más fácil de alcanzar y la historia nos ha demostrado siempre, repito, SIEMPRE, que el progreso económico y social siempre va precedido de una buena organización que impide desavenencias e incertidumbres que mellan la confianza de los emprendedores (que son siempre los garantes del crecimiento económico sin nada que los pueda reemplazar). Con Dictaduras o Democracias esta regla es invariable (a veces se cae en el error de creer que las Dictaduras tienen mayor estabilidad política y organización resultante respecto de las Democracias y definitivamente no es así, más bien suele ser lo opuesto y China es uno de los pocos casos en la actualidad, sino el único, que es la excepción a la regla).
    Lamentablemente hoy en EEUU surgió el drama ideológico y la grieta es su resultado y probablemente con los años haga ver su influencia en la confianza y el espíritu de progreso de los emprendedores.
    Nuestra naturaleza humana se está haciendo ver en el devenir de los EEUU y no con su mejor faceta.
    Con la de la ENVIDIA. La que obstruye y destruye cuando no.
    No con la faceta de la AMBICIÓN que prevaleció hasta la llegada con fuerza del ala izquierdista de los demócratas incentivando y premiando los bitness, a los ganadores, a los que se enriquecen, a los que empujan la economía, a los que se destacan y hacen todo lo que está a su alcance para lograrlo sin que nadie les objete su éxito.
    Si nuestra naturaleza humana toma la posta de los hechos políticos y económicos a través de la envidia y el resentimiento, con el desprecio a las riquezas y el aliento de la igualdad sin mérito alguno, los tiempos por venir serán diferentes a los que fueron.
    Que nadie tenga la más mínima duda de ello.
    Si liberan la ambición verán crecimiento y prosperidad.
    Si la obstruyen, verán decadencia.
    Y éste no es el mejor momento para ello dado el avance de China en el contexto internacional con su sistema político a cuestas.
    Únicamente, repito, ÚNICAMENTE EEUU y su liderazgo del mundo democrático y desarrollado puede hacer frente a la fuerza arrolladora que viene de Oriente.
    No es momento para conflictos ideológicos que a menudo tienden a ser eternos.
    Créanme, los argentinos conocemos esta historia como nadie.

    • Julian Perez 26 September 2020 at 12:46 pm Permalink

      Amigo Ramiro

      El conflicto entre progresivistas y conservadores era, en efecto, más administrativo que ideológico y se refería sobre todo a qué funciones debía tener el gobierno. Pero fue precisamente en los 60 cuando eso empezó a cambiar y se sentaton las raíces de la guerra cultural (recuérdese la contra-cultura del movimiento hippie)

      No fue de un día para otro, fue una transición paulatina. Ninguno de los dos partidos demonizaba América. Ambos coincidían en que había que hacerle frente al peligro comunista.

      El ala izquierdista en el partido demócrata fue una semillita que fue creciendo hasta apoderarse de él. Creo que el momento en que tomó el control fue la presidencia de Obama, que fue explícito en que quería ¨transformar fundamentalmente América¨ y negó el excepcionalismo americano.

      El haber visto ese proceso es lo que me hace pensar que la social democracia contiene esta semilla y que ésta puede crecer. Es un tumor maligno que no excluye Europa (recorrida, según Marx en el Manifiesto Comunista, por el fantasma del comunismo, capaz de una masacre tan grande como la provocada por el fantasma del padre de Hamlet cuando se paseaba por las murallas de Elsinore). En los países escandinavos, con su baja densidad de población, el peligro es menor. Pero ya se ha visto lo que puede ocurrir, por ejemplo, en España.

      • Julian Perez 26 September 2020 at 12:52 pm Permalink

        Saul Alinski (del cual Obama y Hillary son reconocidos discípulos), que se puede considerar seguidor de las ideas de Antonio Gramsci, publicó sus ¨Rules for radicals¨ en 1971. Eso fortalece la tesis de que la guerra cultural se inició en los 60 y los 70.

      • razón vs instinto 26 September 2020 at 1:11 pm Permalink

        Sí, coincido en que probablemente el movimiento hippie haya sido la semilla de lo que vendría y hoy es casi una realidad. Ayudaba mucho la existencia del comunismo frenar el avance de esa tendencia Ideológica.
        Paradójicamente, caído el comunismo, en vez de apagar la llama izquierdista dado su recontra evidente fracaso, la encendió. Y cada año que pasa parece tomar más fuerza.
        No hay con que darle a nuestra naturaleza humana amigo Julián. Siempre se hará presente y si se la ignora a menudo es implacable con el que comete el error de ignorarla.
        Respecto de Europa no escandinava, fundamentalmente en la Europa del sur latina y católica, la social democracia toda vez que se acerca a los extremos sin duda que dejará huellas de destrucción.
        Pero tienen una ventaja respecto de los EEUU, hay mucho consenso en que los parámetros más relevantes de la política europea debe estar dentro de los dictados de la socialdemocracia. Eso dificulta la existencia de grietas Ideológicas profundas que crean gran desorden, desorganización e inestabilidad.
        Obviamente, el riesgo de profundizar las políticas de izquierda con todas las consecuencias nefastas que lleva consigo, sigue y seguirá latente.
        Solamente una Cultura cívica envidiable como la escandinava es antídoto del desastre. España, Italia y Grecia, entre otros, anda cada vez más flojos de antídotos.
        Y deberán rogar que esa Cultura no se debilite porque también ellos verán las consecuencias.

        • Julian Perez 26 September 2020 at 1:59 pm Permalink

          Amigo Ramiro

          Las ideas de izquierda están en efecto muy arraigadas en los países que usted menciona (y otros), y van más allá de los límites razonables de la socialdemocracia. El caso de España lo conozco bien, pues viví muchos años allí hasta que decidí que aquello tampoco era lo mío. El caso francés lo viví de cierto modo a través de los profesores franceses que vinieron a impartir clases en la escuela de Matemáticas, motivados por el entusiasmo que les despertaba la revolución cubana.

          Y, sobre el caso italiano, recuerdo la serie de hilarantes historias de Giovani Guaresci sobre las pugnas entre el sacerdote católico Don Camilo y el alcalde comunista Pepone.

          Sé que los suecos, sin haber vivido el fenómeno, están más vacunados. Quizás tengan inmunidad natural. Mi amigo Mandy tuvo la oportunidad de estudiar un curso en la universidad de Upsala. Cuenta que recibía de Cuba el periódico Granma y una vez un profesor sueco vio un ejemplar encima de la mesa y dijo:

          -¡Ah, que interesante! Un periódico comunista. Deja ver si puedo adivinar lo que dice.

          Según Mandy, acertó practicamente en todo y lo dejó sin poder atinar a replicar nada.

          Si los suecos tienen cierta inmunidad natural al virus de la izquierda, por lo que he visto en este blog ultimamente, por parte de algunos articulistas e incluso posteadores que vivieron aquello, parece que en otros contextos y culturas no basta la exposición al virus para adquirir inmunidad. No sé si habrá una especie de SIDA (síndrome de inmuno deficiencia adquirida) relacionado con ese virus en particular y extendido por el mundo hispano americano en particular y latino en general.

  14. razón vs instinto 26 September 2020 at 2:30 pm Permalink

    Amigo Julián, acabo de leer una nota que creo vale reproducir y que justamente hace alusión al tema que comenté de la grieta, el riesgo de desorganización social y política y la debilidad a la que expone a los EEUU ante el nuevo enfrentamiento, esta vez con China y que vengo advirtiendo desde hace largo rato.
    Si bien el autor se contradice cuando crítica severamente a Trump mientras alienta una vuelta de los EEUU “a una ética protestante de trabajo duro” (¿No es acaso la prioridad del partido republicano esta definición política?) no deja de ser un análisis que debería ser considerado, aunque con muchas reservas, con la seriedad que corresponde.
    Es largo y medio aburrido pero como puede tener algo de verdad y dada la seriedad de la problemática que plantea, hay que leerlo:

    “Thomas Friedman: “Si gana Trump, tendremos alguna forma de guerra civil en EE.UU.
    vaso medio lleno, según Tom Friedman , el legendario analista internacional de The New York Times ? “La pandemia puede ser la mayor creación destructiva de todos los tiempos. Veremos aparecer empresas nuevas e increíbles” .
    ¿El vaso medio vacío, según el tres veces ganador del premio Pulitzer? “Estamos en el momento más peligroso para la democracia estadounidense de toda la historia” . ¿Y eso qué puede importarle a quienes no viven en Estados Unidos? Mucho, explica Friedman a LA NACION, por todo lo que ese país significó para el mundo desde la Segunda Guerra Mundial.
    ¿Quién diablos querría emularnos hoy?”, desafía, para luego trazar la que considera la hoja de ruta para el desarrollo. “Estados Unidos debe volver a lo que lo hizo grande: a las inversiones inteligentes en educación e infraestructura, a una ética protestante de trabajo duro, a investigaciones financiadas por el gobierno, a fijar las reglas correctas para incentivar la toma de riesgos, evitando al mismo tiempo la temeridad, y a fomentar la inmigración para atraer a los emprendedores que estén dispuestos a arriesgarse, a los más activos y de alto coeficiente intelectual del mundo. Eso es lo que importa, seas la Argentina o Estados Unidos”, plantea.
    Porque si no tienes la base correcta, nada más importa”, insiste. “Sea Estados Unidos o la Argentina, mejor que estemos construyendo cimientos realmente sólidos porque el mundo será más inestable de lo que era”.

    -¿Qué es lo que más le preocupa durante esta pandemia, excluyendo muertes y contagios?

    -Que estamos teniendo nuestra segunda guerra civil en Estados Unidos. Comencé mi carrera cubriendo la segunda guerra civil en el Líbano; nunca pensé que terminaría mi carrera cubriendo la segunda guerra civil en Estados Unidos. Pero ahí es donde estamos. ¿Tenían los estados del sur el derecho soberano de separarse de la Unión? El presidente Lincoln reafirmó que no y lanzó la Guerra Civil para evitarlo. Pero también se trató de una cuestión cultural y moral. ¿Tenía la mayoría blanca el derecho de esclavizar a la minoría negra? Ahora, nuestra segunda guerra civil es por una cuestión cultural subyacente: ¿Cuál será la relación entre la nueva mayoría minoritaria en Estados Unidos y la próxima minoría blanca? Esa transición ocurrirá alrededor de 2045. Y a eso se suma una pregunta estructural: ¿Cuál es la relación entre la política y las cosas de las que se supone que trata la política?

    -¿Puede expandirlo?

    -La política no puede tratar sobre sí misma. No podemos tener derecha e izquierda discutiendo por discutir. Pero, ¿qué pasa cuando todo se vuelve política? Están discutiendo sobre la pandemia. ¿Cuándo se convirtió en algo político llevar un tapabocas? ¿Cuándo se convirtió en algo político mantener el distanciamiento social durante una pandemia? ¿Cuándo se convirtió el cambio climático en algo político? Si todo se convierte en discusión política, no puedes tener una democracia que funcione. La política tiene que tratar sobre el bien común. Pero, ¿qué pasa si no podemos definir el bien común? ¿Y si hemos destruido a los adjudicatarios del bien común, como los tribunales? Cuando todo se vuelve política, se acaba la política y es el fin de la democracia. Eso está pasando aquí, en Estados Unidos, y es lo que más me preocupa.

    Si todo se convierte en discusión política, no puedes tener una democracia que funcione. La política tiene que tratar sobre el bien común
    -¿Puede darse una verdadera guerra civil?

    -Cuando presionas, presionas y sigues presionando y dejas a la gente con la sensación de que le estás cambiando las reglas de forma permanente y que nunca podrán revertirlo, realmente estás cortejando la violencia. No sé qué pasará. Pero vivo en un país donde mucha gente tiene armas. ¡Alguien envió veneno al presidente [Trump] hace unos días! Creo que la gente realmente se está acercando al límite y estoy extremadamente preocupado por eso. Encima, todo esto está inflamado por las redes sociales, cuyo verdadero modelo de negocios es enfurecer a la gente y destruir la verdad. Entonces, cuando juntas todo esto, cuando tienes plataformas como Facebook donde pueden circular teorías conspirativas y un presidente que erosiona aún más la política… creo que estamos en el momento más peligroso para la democracia estadounidense de toda la historia.

    -¿Qué avizora como escenario post-pandémico? Sus columnas denotan preocupación por el cambio climático, los efectos de las redes sociales o el cisma entre Estados Unidos y China…

    -Creo que el cambio climático es el problema número uno… Llamémoslo el “desafío sanitario”. Porque estamos en medio de dos problemas sanitarios. Por un lado, porque la pandemia fue provocada por la destrucción del medioambiente a medida que China avanzó sobre áreas hasta entonces silvestres, destruyendo ecosistemas y dejando especies como murciélagos, ratas y primates sin sus predadores naturales. Estos animales evolucionaron con sus propios virus, y uno de esos virus resultó ser el Covid19. Cuando los vendieron en los mercados, invitaron al virus a pasar a los humanos. Eso es lo que pasó. Pero eso se combina con el segundo problema sanitario: estamos viendo incendios forestales y tormentas de proporciones bíblicas en California, por ejemplo, que demuestran que la madre naturaleza está en la boleta electoral de Estados Unidos en 2020.
    -¿Cómo es eso?

    -La diferencia entre Joe Biden y Trump es muy clara. Lo que hace Trump con la salud y el medioambiente es enfrentarlos. Plantea que puedes usar un barbijo o puedes tener un trabajo. Puedes enviar a tu hijo a la escuela o puede usar un tapabocas. Enfrenta a la ciencia con la economía. Con Trump la ecuación es siempre tu dinero o tu vida. Por el contrario, Biden y otras personas cuerdas dicen: “No, no es una cosa o la otra; ¡son ambas!”. Si usas un barbijo, puedes tener un trabajo, puedes volver a trabajar antes. Y la forma de ir a la escuela es usando un tapabocas. Entonces, para Biden, es tu dinero y tu vida, si eres inteligente. Ese es el contraste entre ambos.

    -En sus columnas de los últimos dos años es notable cómo una y otra vez remarca la falta de liderazgo en Estados Unidos y en el ámbito internacional. ¿Cuáles son sus consecuencias?

    -No hay duda de que otro subproducto de las redes sociales es el aumento en la toxicidad de entrar en la política. Eso acentuó esta increíble “selección negativa” que tenemos hoy para entrar en política y nos lleva a seleccionar a un sociópata como Donald Trump y a un veterano como Biden. ¡Vamos! Sea en Argentina o en Estados Unidos, ambos conocemos a gente joven e inteligente. Los vemos y pensamos: “¡Wow! ¿Por qué no se postula ella para presidente?”, “¿Por qué no está él compitiendo?”. ¿O no? Pero ambos sabemos la respuesta: porque involucrarse en política es muy tóxico, es muy feo. La gente puede decir cualquier cosa sobre vos, puede destruir tu vida. Entonces obtienes una selección negativa. Es lo que estamos obteniendo en todo el mundo. Obtienes a [Jair] Bolsonaro, obtienes a [Vladimir] Putin, a [Rodrigo] Duterte en Filipinas. Son las únicas personas que pueden hacer frente al destrato y a las difamaciones que conllevan una carrera política.

    -El año pasado abogó por el juicio político contra Trump y planteó que estas elecciones presidenciales podrían conllevar el fin de la democracia en Estados Unidos; y en julio de este año destacó que Trump puede ganar. Eso: ¿Y si gana Trump?

    -Si Trump gana, se sentirá completamente libre de ataduras. Sentirá que los votantes lo validaron a pesar de todas las cosas que hizo, como lo de Ucrania [en alusión a la presión que ejerció sobre el gobierno de ese país para que promoviera teorías conspirativas contra Biden y el Partido Demócrata], entre otras acciones. Estados Unidos, tal y como lo conocemos, no será el mismo. El daño que causará a nuestras instituciones y a la política será demasiado grande. Tendremos alguna forma de guerra civil. No será una guerra civil caliente, pero se pondrá muy, muy feo en Estados Unidos.

    Si Trump gana, tendremos alguna forma de guerra civil. No será una guerra civil caliente, pero se pondrá muy, muy feo en Estados Unidos.
    -En semejante contexto, ¿cuál es la salida para Estados Unidos y otros países que afrontan una polarización creciente, dificultades económicas y sociales y tanto más? ¿Reafirma las premisas de disrupción, innovación, creatividad y versatilidad, entre otras, que expuso en su libro La Tierra es plana ? ¿O esta pandemia trastocó esas pautas?

    -La pandemia nos está trayendo destrucción creativa con esteroides. Ya está pasando y vamos a experimentar ambas facetas de esa expresión schumpeteriana de una manera muy clara y muy potente. Primero, porque nunca antes hubo tantas personas con acceso a herramientas baratas de innovación como hoy. Nunca. Y jamás ocurrió esto con tasas cero de interés [en Estados Unidos, Japón y Reino Unido, entre otros]. Y nunca hubo, tampoco, tantas personas en condiciones de acceder a computadoras de IBM o Microsoft como ahora. Entonces, cuando se juntan esos tres factores y, por el otro lado, una cantidad increíble de problemas de salud, laborales y educativos, se da todo para una explosión de destrucción creativa. La pandemia puede ser la mayor creación destructiva de todos los tiempos. Veremos aparecer empresas nuevas e increíbles. Y veremos que algunas de las grandes empresas tradicionales terminarán aplastadas. Va a pasar; la pandemia solo lo está acelerando.

    -¿Es de algún modo, y pese a todo, optimista?

    -Suelo ser optimista porque uso muchas drogas [risas] Es un chiste. No tuitees eso [risas; luego cambia el tono de su voz]. Me resulta muy difícil ser optimista en este momento. El mundo como lo conocemos desde la Segunda Guerra Mundial ha disfrutado de mucha prosperidad y mucha paz en términos generales. Se registraron episodios de tremenda violencia y tenemos focos terribles de pobreza, sí, pero el mundo ha mantenido una pendiente ascendente. Eso se debió a que hubo un Estados Unidos saludable que promovió las instituciones, que tomó la iniciativa cuando se presentaba una crisis y organizaba la respuesta, ofreciendo ayuda y consuelo a los damnificados, respondiendo con una respuesta basada en la ciencia. Pero en esta pandemia no hemos visto nada de eso. No hemos buscado liderar la coalición global. Al contrario, nos retiramos de la Organización Mundial de la Salud. Tampoco hemos brindado ayuda ni consuelo a prácticamente nadie. Y Dios sabe que no hemos brindado soluciones basadas en la ciencia. Todo esto explica por qué estamos viendo hoy un déficit de democracia en el mundo. El ideal de la democracia alcanzó su cima en la década de 1990, después que Estados Unidos ganó la Guerra Fría porque la emulación es la fuerza más poderosa en política. Cuando la gente ve que algo funciona quiere emularlo, y la gente quiso emular lo que veía en Estados Unidos. Pero ahora lo que estamos mostrando como país está llevando a mucha gente a plantearse emular a China . “Mira cómo lidiaron con la pandemia. Tampoco tiene una Internet donde cualquiera puede difundir mentiras. Sí, claro, no puedes escribir un artículo de opinión criticando a Xi Jinping, y, sí, debes tener un puntaje de crédito social. Sí, sí, ok. Pero la vida en China parece ser estable y avanzar, mientras que la vida en Estados Unidos parece un caos total”. ¡Y es así! ¿Quién diablos querría emularnos hoy? Hoy no somos el país que creemos que somos, ni somos el país que el mundo creía que éramos .

    Estados Unidos o la Argentina, mejor que estemos construyendo cimientos realmente sólidos porque el mundo será más inestable de lo que era
    -¿A qué debemos prestarle atención?

    -Estados Unidos está ahora en una guerra fría con China porque China jugó fuerte y Estados Unidos no estuvo a la altura. China creció con trabajo duro, retrasando sus gratificaciones, invirtiendo inteligentemente en educación, en infraestructura, en investigaciones financiadas por el gobierno, y robando la propiedad intelectual de terceros y firmando acuerdos comerciales no recíprocos. Se expandió con buenas y muy malas artes. Mientras tanto, Estados Unidos debe volver a lo que lo hizo grande: a las inversiones inteligentes en educación e infraestructura, a una ética protestante de trabajo duro, a investigaciones financiadas por el gobierno, a fijar las reglas correctas para incentivar la toma de riesgos, evitando al mismo tiempo la temeridad, y a fomentar la inmigración para atraer a los emprendedores que estén dispuestos a arriesgarse, a los más activos y de alto coeficiente intelectual del mundo. Eso es lo que importa, seas la Argentina o Estados Unidos. Porque si no tienes la base correcta, nada más importa. Si no construyes una base dura como un diamante, como país, como empresa, como periódico o, en nuestro caso, como periodista, la palabrería no te salvará. ¡Basta de quejarnos y de lloriquear! ¡Lo importante es la solidez de lo que construyes! Sea Estados Unidos o la Argentina, mejor que estemos construyendo cimientos realmente sólidos porque el mundo será más inestable de lo que era.

    -¿Hay alguna pregunta que no le hice y le gustaría responder?

    -No, abordamos todos los temas en los que estaba pensando. Por eso las respuestas salieron tan fácilmente [risas]

  15. Julian Perez 26 September 2020 at 3:28 pm Permalink

    >>no deja de ser un análisis que debería ser considerado, aunque con muchas reservas, con la seriedad que corresponde

    Amigo Ramiro

    “Muchas reservas” es un understatement 🙂 Sí, debe de ser considerado, pero para conocer los ardides de un enemigo listo, que no son las mismas tonterías de los antitrumpistas con los que uno se tropieza por aqui.

    Este Friedman no tiene un pelo de tonto. Tampoco lo tenía el otro Friedman, Milton, pero son tan polos opuestos como los jueces Ginsburg y Scalia, que eran ¨enemigos en ideas pero amigos¨, quizás sobre la base de que ambos eran personas muy inteligentes. Lo mismo ocurría con Chesterton y Bernard Shaw.

    Pero con este Friedman hay que tener cuidado. El aval de un premio Pulitzer tiene el mismo handicap del Nobel: ambos están muy sesgados a la izquierda. Recibirlo tres veces puede considerarse un agravante. Y es un columnista del NYT. Ya eso lo dice todo, el mismo periódico que auspició el proyecto 1619, a cuyo autor también le dieron el Pulitzer. Es casi como trabajar para la CNN o NPR.

    Se dice del diablo que es el gran engañador, pues mezcla verdades con mentiras para confundirnos.

    Un ejemplo: “Si gana Trump, tendremos alguna forma de guerra civil en EE.UU.¨. Sí, pero si pierde también. Esa guerra empezó mucho antes de Trump, ya hace tiempo que se habla de ella. La presidencia de Trump lo que hizo fue polarizarla, ponerla al desnudo y dar más posibilidades de ganarla, porque, a diferencia de sus predecesores, le hizo frente directamente a los que la alimentan: los ha puesto rabiosos, los ha llevado a cometer errores estratégicos. Es como decir en otro momento histórico: ¨si gana Churchill habrá guerra con Alemania¨. Como si sin ¨the finest hour¨ esta pudiera haberse evitado. Se habría perdido.

    • razón vs instinto 26 September 2020 at 4:52 pm Permalink

      Buena respuesta.
      Igualmente creo que lo de una guerra civil realmente me parece una estupidez casi absoluta.
      No vivo en EEUU pero estoy lo suficientemente informado como para atreverme a dar una opinión respecto a la posibilidad de que surja o no una guerra civil.
      Puede haber debilidad y desconfianza por la confrontación ideológica. Desconfianza por algún riesgo de inestabilidad política que deje un espacio a avances más o menos radicales (radicales para EEUU que siempre estarán lejos de lo que puede asociarse a radicales en España por dar un ejemplo) y que alerten demasiado a los capitales inversores y provoque un estancamiento económico. Punto. No más allá de eso.
      Pero ¿Guerra civil? Déjate de joder…..

      • Julian Perez 26 September 2020 at 5:23 pm Permalink

        Amigo Ramiro

        La guerra cultural es una especie de ¨guerra fría¨, más que la llamada así porque aquella no era tan fría: siempre estuvo bien caliente en algún punto del planeta. Ahora BLM la ha calentado, sin que se acerque a la frontera de ¨guerra civil¨.

        Sin embargo, la posibilidad de una secesión entre los estados rojos y los azules no es tan remota como la de una guerra. Espero que no ocurra algo tan lamentable, pero sé que no es una imposibilidad. Muchos la consideran la única solución posible, dado lo irrecoinciliable de las diferencias. En 1860 había un tema divisivo: la esclavitud. Ahora son casi todos.

        Paradógicamente (y sé cuán extraña puede parecer esta afirmación), si hay alguien que puede conjurar el peligro es el presidente Trump y los que sigan su línea. Porque una forma de ganar es propinar una derrota aplastante al enemigo. Y en una guerra fría poner en ridículo al adversario o hacerlo enfurecer y cometer errores estratégicos es una forma de alcanzar ese resultado. Al igual que en la de Hamlet, hay método en la locura del presidente Trump. Véanse los resultados, no las palabras. Las palabras van encaminadas, por métodos quizás torcidos, pero eficientes, a alcanzar esos resultados.

        Veamos qué ocurre el 3 de noviembre.

        • Manuel Castro Rodríguez 27 September 2020 at 2:41 pm Permalink

          Usted sigue con la campaña desinformadora para impedir la derrota de Trump

          http://www.elblogdemontaner.com/la-campana-desinformadora-para-impedir-la-derrota-de-trump/

          • Julian Perez 27 September 2020 at 2:55 pm Permalink

            Bueno, yo no tengo blog ni agencia de noticias y de los que leen éste no me parece que ninguno vaya a cambiar de voto en uno u otro sentido por lo que se postea aquí, así que mi supuesta campaña desinformadora no creo que llegue muy lejos. Ni siquiera posteo en los medios sociales como Facebook, etc. Y en el otro lugar en el que comento, el Patriot Post, todos son conservadores y Trumpistas.

            BLM y Biden están ayudando mucho más que yo a Trump.

          • Julian Perez 27 September 2020 at 3:04 pm Permalink

            Y a esto, por ejemplo, es a lo que me refiero cuando digo que el que más ayuda a Trump es Biden.

            https://www.youtube.com/watch?v=W3pe_yVNIJQ

            ¿Biden hace este tipo de cosas a propósito como campaña desinformadora para impedir su victoria? ¿Quiere perder?

          • Julian Perez 27 September 2020 at 3:25 pm Permalink

            O este otro, en el que el problema es más evidente, si tal cosa es posible.

            https://www.youtube.com/watch?v=dnafho4KMiQ&feature=youtu.be

            ¿Cómo es posible negar lo obvio?

            Supongamos que fuera cierto todo lo que se dice del presidente Trump. ¿Tiene algún sentido la alternativa? ¿Es considerable esa opción para cualquiera con un mínimo de sensatez? Es tan aberrante como lo de ¨defund the police¨, que ni es inventado ni se puede decir que sea ¨campaña desinformadora¨. Desinformación es ocultar una incapacidad o negar una violencia que está ante los ojos de todos.


Leave a Reply