12 June 2016 ~ 3 Comentarios

Conferencia: “Tiempos de cambio en América Latina”
del Dr. Carlos Sánchez Berzaín

3 Responses to “Conferencia: “Tiempos de cambio en América Latina”
del Dr. Carlos Sánchez Berzaín”

  1. Sam Ramos 12 June 2016 at 10:55 pm Permalink

    Magistral conferencia.

  2. Sam Ramos 19 June 2016 at 2:15 am Permalink

    La lógica inversa de la política de Obama hacia Cuba

    Publicado en 14yMedio

    Por José Azel, 17/06/2016

    El argumento ha sido repetido hasta la náusea: la política estadounidense de sanciones a Cuba durante 55 años fracasó en cambiar la naturaleza del régimen de la Isla, por lo que era necesario un nuevo enfoque. En su discurso del 17 de diciembre de 2014 anunciando el restablecimiento de relaciones con La Habana, el presidente Barack Obama repitió variaciones del concepto “fracaso de política” ocho veces.

    Los partidarios del enfoque de compromiso del presidente repiten continuamente el argumento del fracaso. En filosofía y lógica eso se llama “argumentar por repetición”, y consiste en intentar demostrar algo repitiendo aseveraciones.

    El planteamiento central, por supuesto, es empíricamente cierto: las sanciones económicas fracasaron en cambiar la naturaleza totalitaria del régimen cubano. Pero entonces el argumento del fracaso se vuelve erístico o lógica inversa ( anti-logic). Platón definía el término “erístico” la búsqueda de la victoria en la discusión sin preocuparse por la verdad, y Schopenhauer afirmaba que los argumentos erísticos no buscaban la verdad objetiva, sino solamente una apariencia de verdad. Argumentar erísticamente es hacerlo por la victoria retórica, sin preocuparse por la verdad. En filosofía, esta lógica inversa se utiliza para silenciar a un oponente haciendo que su posición parezca contradictoria.

    Nota mia al margen: Ya tenemos la definicion exacta y erudita de nuestro Troll: El ERISTICO enamorado de Hussein el Falso Profeta.

    Si queremos encontrar la verdad en el debate de la política hacia Cuba, debe desecharse el argumento de lógica inversa sobre el “fracaso de la vieja política” que el presidente y sus partidarios invocan repetidamente.

    Como el Barack Obama afirma, las sanciones económicas fracasaron en su objetivo de cambiar la naturaleza del sistema de Gobierno cubano, y el régimen totalitario de la Isla se mantiene. Entonces, siguiendo esa lógica, una política efectiva tendría que ser una que tuviera éxito desmantelando el totalitarismo cubano. En la fórmula del presidente, la medida de una política exitosa es si el régimen de Castro sobrevive o no.

    Obama considera que una nueva política hacia Cuba basada en el compromiso diplomático, acabar con las sanciones económicas y hacer concesiones serán pasos dirigidos a derribar el régimen castrista. Esta lógica está implícita en las declaraciones sobre el fracaso de la vieja política y el éxito esperado de la nueva.

    En el ámbito de la lógica, el presidente no puede evitar sostener que su nueva política apunta a cambiar la naturaleza del régimen cubano, dado que él ha desechado la vieja política sobre la base de que falló en lograrlo. Si el objetivo no es cambiar la naturaleza totalitaria del régimen, entonces necesariamente sería una política que favorece al régimen cubano en alguna dimensión. Además, a menos que el presidente y sus simpatizantes crean que esta estratagema ha escapado a la atención del régimen de la Isla, podemos asumir que el general Castro considera la nueva política como una que aspira a terminar con su régimen.

    Esto plantea una cuestión que expone la falacia de la lógica del presidente: ¿por qué el régimen de Castro estaría de acuerdo con una nueva política diseñada para su propia desaparición? El clan Castro no es suicida. Ellos solo avanzarían con cambios que puedan manejar para su beneficio, y nada más. Entonces, las reformas de mercado serán firmemente restringidas para no perder el control. Este es el mensaje inequívoco del VII Congreso del Partido Comunista cubano del pasado mes de abril, en el cual el liderazgo de la Isla denunció virulentamente el enfoque de Obama.

    El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, fue explícito al denunciar que el reciente viaje de Obama fue, al menos en parte, “un profundo ataque” contra las ideas, cultura y nuestros símbolos cubanos. El general Raúl Castro se refirió a Estados Unidos como “el enemigo”, declarando que “solamente han cambiado los métodos de EE UU, no sus objetivos”.

    Y, para certificar que nada en la forma de gobernar ha cambiado o cambiará, el último día del Congreso, Fidel Castro hizo una fantasmal aparición al estilo del deus ex machina de las tragedias griegas antiguas respaldando la gestión de su hermano.

    El infortunio lógico-inverso de la errónea nueva política EE UU-Cuba no es solamente que no tendrá éxito terminando con el régimen dictatorial. La tragedia es que, alineándose con la opresión, esa política ha desarticulado las esperanzas de libertad para una nueva generación de cubanos.

    ________________________________________________________________________

    Nota de la Redacción: José Azel es investigador senior en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami y autor del libro Mañana in Cuba.

  3. Sam Ramos 19 June 2016 at 1:21 pm Permalink

    Otro ejemplo de los cambios en America Letrina

    No me gusta perder neuronas sobre este peronista disfrazado pero hay que descubrir hipocritas donde quiera que se escondan.

    Andrés Oppenheimer

    junio 17, 2016 7:54 PM
    La frialdad del Papa hacia Macri

    El Papa Francisco es muy popular en todo el mundo, pero hay señales crecientes de que su popularidad está disminuyendo en su propio país, Argentina. Y hay buenas razones para ello.

    Comencemos con los hechos. Cuando el ex arzobispo de la capital argentina de Buenos Aires Jorge Bergoglio fue elegido Papa de la Iglesia Católica romana en el 2013, hubo grandes celebraciones en Argentina. El era el primer papa latinoamericano, así como un sacerdote respetado en Argentina, donde se sabía que estaba en contra del corrupto gobierno populista de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

    Una vez en el Vaticano, las frecuentes llamadas de Francisco a sacerdotes y periodistas argentinos –a menudo para conversar sobre eventos locales, o para comentar los juegos de fútbol del domingo– solian filtrarse a las primeras páginas de los periódicos argentinos, y ser festejadas por todos. El era de lejos la figura más popular en Argentina, por encima de las superestrellas de fútbol del país.

    Pero últimamente, un creciente número de argentinos –especialmente aquellos que son partidarios de Macri– están teniendo dudas sobre su Papa.

    Entre el 2013 y el 2015, Francisco le dio varias veces una calurosa bienvenida en el Vaticano a la entonces presidenta Fernández, con quien compartió largos almuerzos tras los cuales ambos aparecían sonrientes en las fotos oficiales. Según otros argentinos que visitaron al Papa durante esos años, el mensaje de Francisco a sus compatriotas era: “Cuiden a Cristina”.

    En ese entonces, muchos interpretaron eso como un llamado papal a no romper el estado de derecho y permitir a Fernández terminar su mandato a pesar de la corrupción y la desastrosa política económica de su gobierno. Otros especularon que el Papa extrañaba su país, y que le gustaba pasar tiempo con cualquier visitante argentino, sin que importaran sus colores políticos.

    Luego, a medida que se acercaban las elecciones presidenciales de noviembre del 2015, Francisco dio mucho más tiempo y apoyo al candidato de Fernández, Daniel Scioli. Tras la victoria electoral del presidente de centroderecha Mauricio Macri en noviembre, el nuevo presidente recibió llamadas de felicitación de líderes de todo el mundo, excepto de Francisco.

    El 22 de febrero, cuando Macri hizo su primer viaje a Roma como presidente para visitar al Papa, Francisco le concedió una breve audiencia de 22 minutos en la biblioteca del Vaticano, mucho menos que los ociosos almuerzos de una hora con la ex presidenta Fernández en la residencia papal, o sus largos encuentros con los presidentes de Cuba, Bolivia, o Ecuador. Lo que más, el Papa no sonrió ni una sola vez cuando posó con Macri para los fotógrafos.

    En mayo, Francisco recibió a Hebe de Bonafini, la líder izquierdista radical de las Madres de la Plaza de Mayo, un grupo argentino que se proclama defensor de los derechos humanos a pesar de que Bonafini aplaudió públicamente los ataques terroristas del 2001 en Estados Unidos. Francisco y Bonafini, una acérrima crítica de Macri, sostuvieron un encuentro de hora y media en la residencia del Papa, según reportes de prensa.

    Este mes, los lazos ya tensos del Papa con Macri empeoraron aún más cuando periódicos argentinos revelaron que Scholas Occurrentes, una agencia caritativa respaldada por el Papa, había rechazado una donación de $1.2 millones del gobierno de Macri. (Nota mia:sin embargo el ex-ministro Kichnerista sorprendido tirando bolsas de dinero y joyas hacia un convento donde habia vivido un cura apologista de los Kichners, cosa que parece ser lo habian hecho antes, no le resulta una situacion de corrupcion y no ha dicho nada al respecto)

    El diario italiano La Stampa publicó una carta enviada por Francisco a los líderes de Scholas Occurrentes pidiéndoles que no aceptaran la donación del gobierno, advirtiéndoles que eso podría llevar a situaciones de corrupción.

    Aunque el Papa sigue siendo popular en Argentina, muchos periodistas y partidarios de Macri están empezando a resentir la constante intromisión de Francisco en la política interna del país.

    “Esto es muy decepcionante para muchos argentinos”, dijo en un video el columnista del diario La Nación Jorge Fernández Díaz, refiriéndose a la noticia de la orden del Papa de no aceptar la donacion gubernamental. Fernández Díaz añadió que los partidarios de la ex presidenta quieren que Francisco se convierta en el “líder de la oposición” en Argentina.

    Un sondeo hecho el 2 de junio por el diario Clarín mostró que el 44 por ciento de los argentinos consideran que las relaciones del Papa con Macri son “distantes”, mientras que el 36 por ciento las consideran “normales” y sólo un 3.5 por ciento “muy cercanas”. El mismo sondeo muestra que el 75 por ciento de los argentinos tienen una opinión positiva de Francisco, lo cual es el promedio a nivel mundial, pero menos que el nivel de más del 90 por ciento de hace dos años.

    Mi opinión: Estoy entre los que han aplaudido con entusiasmo al Papa tras su designación. Igual que otros muchos, me encantó su austeridad, su sentido del humor, su labor para mejorar las relaciones interreligiosas, y su tolerancia con otros estilos de vida.

    Últimamente, sin embargo, estoy empezando a tener dudas sobre el Papa. Sus golpes bajos a Macri –quien está tratando de sacar a Argentina de la bancarrota y el aislamiento internacional, y merece una oportunidad de tener éxito– están perjudicando a Argentina. Eso es políticamente erróneo, y moralmente despreciable.

    Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/andres-oppenheimer-es/article84509382.html#storylink=cpy


Leave a Reply