09 July 2020 ~ 14 Comentarios

Conversando con Frank Calzón sobre Ginebra, los Derechos Humanos, Cuba y la anti diplomacia.

Por Vicente Morín Aguado

A sus setenta y tantos años mi amigo Frank Calzón es un rosario infinito de historias, sazonadas por su simpático decir. Exilado a los 16 años en Estados Unidos, donde obtuvo dos títulos universitarios en ciencias políticas, este cubano no abandona el sentido de su vida, denunciar a las dictaduras alrededor del mundo sin importarle sus ideologías.

Transcribo fragmentos de un largo monólogo donde cada pregunta es un necesario respiro para no perder el hilo de su exposición, que reproduzco en cursiva, excusándome por traicionar la natural parquedad de mi interlocutor tratándose de lo personal. No es exagerado decir que, en los salones aparentemente apacibles del Palacio de las Naciones de Ginebra, Frank se jugó la vida. Ayer y hoy, enfrentar al Don Corleone de la política internacional o a sus herederos, es un asunto peligroso:

“A finales de los setenta yo era representante en Washington de Freedom House, una organización emblemática si de Derechos Humanos se trata, porque fue fundada por Eleanor Roosevelt, viuda del presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt. Hablamos de una mujer de por sí extraordinaria, protagonista en la formulación y proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Acabamos de asistir al intento de silenciar al opositor Ariel Ruiz Urquiola ante el Consejo de Derechos Humanos, no podemos olvidar que el conflicto con los comunistas ha estado presente en el tema DDHH desde aquel 10 de diciembre de 1948 en Paris, porque de las 8 abstenciones al firmar el documento, 6 correspondieron a países comunistas con la desaparecida URSS a la cabeza.”

En aquellos tiempos el veto de las cinco grandes potencias alcanzaba a los DDHH.

“Aunque iba al frente de la delegación de Freedom House, el procedimiento para alcanzar el podio en la Comisión era complicado. La situación pudo resolverse gracias a que una organización ya acreditada me cedió parte de su tiempo y hablé en su nombre y en el de Freedom House. Los soviéticos no olvidaban que Freedom House le había dado un premio a Winston Churchill y defendido a Vaclav Havel cuando era preso político del régimen comunista checo. Por si fuera poco, Cuba era su único aliado en América.”

Ariel habló empleando un procedimiento similar al que usaste décadas atrás.  Es bueno que expliques porque no es fácil entender lo que uno ve y escucha, y hasta nos sentimos impotentes. El tiempo a los oradores, las interrupciones…

“El tiempo para hablar fue reduciéndose al paso de los años, hasta llegar a estos 90 segundos que permiten hoy. Parece muy poco, pero si un orador piensa bien lo que va a decir, lo sintetiza con arte, expresándolo cuidadosamente, logra trasmitir su mensaje.”

¿Cómo es el ambiente?

“Aquello es un mar picado, los oradores se suceden como las olas, unos hablan del derecho femenino, otros de la persecución religiosa, o de conflictos armados, del racismo, de represión política, en fin, es muy variado, múltiple, y así lo mismo la lista de países, la procedencia de cada participante y sus temas. Además de las delegaciones diplomáticas, allí se encuentran muchas organizaciones como Amnistía Internacional, periodistas de los medios más importantes del mundo, y víctimas de todos los rincones del planeta en busca de solidaridad.”

“Cuando entras al salón te pones los audífonos, seleccionas el idioma y ya estás conectado. Para el personal de oficio allí más o menos permanente, llega a ser una rutina. Pueden escuchar las mayores atrocidades de este mundo mientras conversan con otra persona sobre los planes para el fin de semana, como les fue en la última excursión al bellísimo lago cercano, a Paris o las novedades de la moda.”

Al parecer, el gobierno de Fidel Castro se ha apropiado de aquel campo de batalla sui géneris. ¿Desde cuándo los opositores se enfrentan a la diplomacia de la Plaza de la Revolución?

“Naciones Unidas, en Ginebra o en Nueva York, fueron lugares a los que durante años acudieron los exiliados a denunciar las atrocidades del régimen. De los primeros, recuerdo en especial al Dr. Humberto Medrano al finalizar los años sesenta, documentando el maltrato a los presos políticos. Imposible olvidar las celdas tapiadas, con sus puertas totalmente cubiertas con planchas de metal, que dejaban al preso sin vista alguna al exterior; las gavetas, hueco donde el recluso quedaba literalmente enterrado en una caja, perdiendo el sentido del tiempo, y lo peor, el chantaje del departamento de Cárceles y Prisiones hacia los familiares, casi siempre mujeres, madres, esposas, hermanas, hijas. Una situación común cuando estas sufridas mujeres iban a solicitar visitas, a llevar unas medicinas, terminaba con la respuesta: ‘Señora, lo mejor será que usted se marche tranquila a casa, porque su reclamación puede resultar en que el que sufra las consecuencias sea su marido”

Medrano fue uno de los protagonistas del conflicto originario del castrismo con la libertad de expresión.

“A Medrano lo recordamos por Prensa Libre, un periódico nacional consecuentemente anti batistiano. Sin embargo, con Fidel no había arreglo posible. Medrano sufrió la misma suerte de toda la prensa cubana, ningún criterio propio era permitido, de ahí nace esa filosofía que ahora le aplicaron al campesino biólogo Ariel Ruiz Urquiola”

Al final tuvo que refugiarse en la embajada de Panamá después del suceso con El Diario de la Marina.

“Exacto, Fidel no toleró la valiente denuncia pública firmada por este periodista sobre el teatro político de enterrar el Diario de la Marina en la escalinata de la Universidad de La Habana y a los dos días intervinieron Prensa Libre, siendo Medrano su director. Aquí-en Miami- comenzó de taxista, escribió varios libros, fundo un comité en favor de la libertad de los presos políticos cubanos y en una ocasión me pidió que declarara en nombre de su organización ante una comisión del Congreso americano. En 1974 le acreditaron ante la Comisión de DDHH por la Sociedad Interamericana de Prensa.”

Hace usted su entrada en una historia convulsa, llena de emboscadas, amenazas, peligros, porque los representantes del gobierno de Cuba de lo menos que tienen es de diplomáticos.

“Mira, el propio Dr. Medrano sufrió el acoso, la calumnia insidiosa. Cuando llegó por vez primera a Suiza, lo detuvieron en el aeropuerto por varias horas hasta que comprobaron que era abogado y periodista acreditado. El gobierno cubano lo había denunciado como un terrorista peligroso.”

Algo parecido acaba de sufrir Ruiz Urquiola al entrar al Palacio de las Naciones. Al paso de 35 años el castrismo sin Castro mayor, no ha cambiado.

“Lo de Cuba no es común, gritan donde ha de imperar el silencio respetuoso, golpean en la mesa, amenazan, … Todo esto siempre en pandilla. Una vez, después de presentar una serie de denuncias muy evidentes, al salir del plenario dos hombres me siguieron por un pasillo, que es como un puente interior que conecta al edificio del salón plenario con otro donde están otras oficinas y diversos servicios públicos.”

“Me amenazaban con frases marginales: ‘párate, no seas cobarde, por qué no bajas al parqueo y allí resolvemos esto como los hombres’. Yo, como dictan las reglas, los ignoraba, hasta que llegué a una oficina de seguridad y les denuncié formalmente. Dos guardias fueron conmigo hasta el salón y delante de ellos los identifiqué. Imagino que los suizos se habrán reunido con el jefe de su delegación.”

“Posteriormente una autoridad suiza me hizo la recomendación de no andar solo por el edificio, estar alerta. Informé del asunto a otras delegaciones y le recordé al oficial helvético que su país era responsable de mantener la seguridad física de todas las personas en aquella sede de la ONU.”

Estabas enfrentando a auténticos matones.

“He visto con mis ojos a dos miembros de la delegación cubana, posiblemente agentes de la Seguridad del Estado, conducir lento su auto junto al borde de la acera por una avenida, diciéndole al adversario político: “esto no se queda así, te va a costar caro, me la vas a pagar, mejor te largas para Miami”.

¿Tienen derecho a interrumpir a los oradores?

“Es un procedimiento formal, como el que ocurre en otros parlamentos. Los diplomáticos pueden objetar alegando razones por las que se debe retirar la palabra al orador. Pero generalmente el presidente de la sala les recuerda que podrán responderle cuando acabe su exposición. Interrumpir no es común porque cada delegación tiene el derecho de réplica. Pero Cuba y unos pocos de sus aliados practican esa mala conducta”.

No tienen pudor, no les apena el ridículo.

“Los representantes del castrismo están conscientes de que son mal vistos allí, pero saben que será grabado y trasmitido en Cuba, y tienen que demostrar su fanatismo a ultranza. No les interesa mucho la opinión en la ONU, es una actuación para sus jefes en La Habana. Aun así, ha habido deserciones.”

Pero no son invencibles, ¿algunos de tus mejores recuerdos?

“Uno impresionante fue cuando organizamos una recepción en la embajada rusa, sucesora de la URSS. El nuevo jefe de la delegación había sido un disidente moscovita. La política mundial estaba cambiando. Llevamos una nutrida representación de ex presos políticos cubanos. El suceso repercutió en la prensa internacional y Granma, el periódico oficial del Partido Comunista de Cuba, se vio en la necesidad de responder. Escribieron un artículo donde decían que Frank Calzón se proponía matar a la revolución con guantes de seda.”

“Previendo las interrupciones, siempre contaba con unas 50 copias de mis intervenciones porque si aplicaban el artistaje revolucionario, provocaban mucho más interés de los representantes de organizaciones no gubernamentales, de la prensa y diplomáticos. Era el momento de agregar un cintillo al mensaje: ’Esta es la denuncia que el régimen cubano no quiere que usted lea’”.

Un momento especial, memorable.

“Cuando llevamos al plenario a la hija rebelde de Fidel Castro, Alina Fernández Revuelta. Pudo saludar a la embajadora americana Geraldine Ferraro. La foto de las dos causó un gran revuelo y cuando en la conferencia de prensa le preguntaron que podía decir de su padre, les dijo: “Mi padre es un asesino”

EPILOGO:

De una conversación con Frank imposible contarlo todo, sería hacer un libro. Frank Calzón bien debiera intentarlo, para beneplácito de la historia porque “Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, más pocos escogidos.” (Mateo 20:16-20)

“Vicente, desde los primeros años de las Naciones Unidas los comunistas, los que dudaron en firmar la declaración Universal de los Derechos Humanos, forman coaliciones para encubrir la naturaleza criminal del comunismo. Ariel fue un héroe y su causa no está perdida.”

14 Responses to “Conversando con Frank Calzón sobre Ginebra, los Derechos Humanos, Cuba y la anti diplomacia.”

  1. bacu 9 July 2020 at 5:53 pm Permalink

    Gracias VM Aguado por este interesante articulo sobre los derechos humanos y lo que pasa en esas intervenciones y lo que hacen, las delegaciones castristas, no se esperaba menos de esos asesinos.

  2. Paul Echaniz 9 July 2020 at 10:53 pm Permalink

    Frank,
    Se de tu trayectoria desde que fuimos Boy Scouts en Cuba, es hora de comenzar a escribir tu libro. Es parte de nuestra historia! Tus preocupaciones por los derechos humanos en Cuba ya sobrepasan 60 anos…y siguen. Tienes que contarlas, desde Elena Mederos y Carlos Ripoll, hasta el presente.
    Abrazos,
    Paul

  3. Humberto Mondejar Gonzalez 10 July 2020 at 8:03 pm Permalink

    Los ABC que debes conocer para entender la solución del caso cubano:
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2019/11/558-debajo-los-abc-que-debes-conocer.html

  4. Humberto Mondejar Gonzalez 10 July 2020 at 8:03 pm Permalink

    Maduren políticamente, paren ya de defender los Derechos Humanos.
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2019/10/554-paren-ya-de-defender-sus-derechos.html

  5. Humberto Mondejar Gonzalez 10 July 2020 at 8:05 pm Permalink

    Presidentes constitucionales C-40 de Cuba:
    1-Presidente.
    Dr. Carlos Prío Socarrás; fue presidente de Cuba hasta su muerte en 1977.
    Soporte legal C-40:
    Art. 138– El Presidente de la República es el jefe del Estado y representa a la Nación. El Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la República con el Consejo de Ministros, de acuerdo con lo establecido en esta Constitución.
    El Presidente de la República actúa como poder director, moderador y de solidaridad nacional.

    ================
    2-1er sustituto: Vicepresidente.
    Dr. Guillermo Alonso Pujol no fue presidente porque murió en 1973.
    Soporte legal C-40:
    Art. 148– El Vicepresidente de la República sustituirá al Presidente en los casos de ausencia, incapacidad o muerte. Si la vacante fuese definitiva, durará la sustitución hasta la terminación del período presidencial.

    =================
    3-2do sustituto: Presidente del Senado.
    Dr. Manuel Antonio de (Tony) Varona y Loredo sí fue presidente de Cuba porque murió en 1992.
    Soporte legal C-40:
    Art. 148-(3ra oración) En caso de ausencia, incapacidad o muerte de ambos (presidente y vicepresidente), le sustituirá por el resto del período el Presidente del Congreso.

    =====================
    4-3er sustituto: Presidente de la Cámara.
    Dr Lincoln Rodón Alvarez no sabemos si fue presidente; pero por una carta que envió a Reagan y se recibió en Washington, sabemos que en 1984 estaba vivo y luchando contra los castros.
    Soporte legal C-40:
    Art. 133– El Senado y la Cámara de Representantes se reunirán en un solo Cuerpo para:
    b) En los demás casos que establezca la Ley de relaciones entre los dos Cuerpos colegisladores. Cuando el Senado y la Cámara de Representantes se reúnan formando un solo Cuerpo, lo presidirá el Presidente del Senado en su condición de Presidente del Congreso; y en su defecto (por tanto, se interpreta sin importar la causa,…), el de la Cámara de Representantes, como Vicepresidente del propio Congreso.

    ==================
    5-4to sustituto: Magistrado más antiguo del TSJ.
    Dr. José Morel Romero Fue presidente de Cuba hasta su muerte en 2002; por ser el magistrado más antiguo del TSJ a la muerte de Tony Varona.
    Soporte legal C-40:
    Art. 149– En cualquier caso que faltaren los sustitutos presidenciales que establece esta Constitución, ocupará interinamente la Presidencia de la República el Magistrado más antiguo del Tribunal Supremo, el cual convocará a elecciones nacionales dentro de un plazo no mayor de noventa días.
    Cuando la vacante hubiera ocurrido dentro del último año del periodo presidencial, el Magistrado sustituto ocupará el cargo hasta finalizar el período.

    ====================
    6-5tos sustituto: Magistrado más antiguo del TSJ.
    Dr. Claudio F. Benedi fue presidente hasta hasta el 2007 cuando renunció por problemas de salud.
    El soporte legal C-40 es también Art. 149.

    =====================
    7-6to sustituto: Magistrado más antiguo del TSJ.
    Dr. Rodolfo Nodal y Tarafa fue presidente hasta su muerte en 2017.
    El soporte legal C-40 es también Art. 149.

    =======================
    8-7mo sustituto: Magistrado más antiguo del TSJ.
    Dr. Julio Galceran de Vall Jr. actual presidente desde 2017.
    El soporte legal C-40 es también Art. 149.

    =========================================
    Entendemos que la OEA debe reponer la silla que le quitaron al Gobierno Constitucional Cubano en enero de 1962 y todos sus miembros juntos ir con sus ejércitos a Cuba; capturar a los delincuentes que han secuestrado el poder por 60 años, traído tanta desgracia, inestabilidad política, guerras, delincuencia e ingobernabilidad a nuestros pueblos y ponerlos en las manos de un tribunal especial encabezado por los países del área; olvidándonos de los gobiernos europeos complices de la familia castro.
    La resolución que excluyó a Cuba de la OEA en 1962.
    https://www.elnuevoherald.com/ultimas-noticias/article1996068.html

  6. Manuel 11 July 2020 at 12:24 pm Permalink

    El mejor matemático de la historia

    https://youtu.be/0O_boW9YA7I

  7. Manuel 13 July 2020 at 7:48 am Permalink

    a algunos medios les esta vedada la verdad.

    Por: Nilda Bouzo

    Según el noticiero, las personas más vulnerables son los enfermos y los de más de 70 años, los que viven solos, o matrimonios solos. Ives tiene 85, es hipertenso, y yo 78, con una cardiopatía avanzada y otros padecimientos crónicos. Camino apoyada en un bastón de antebrazo por artrosis y problemas de rodilla. Si caemos con este nuevo coronavirus, estoy segura no la pasamos.

    Por la televisión dicen “…está garantizado que las personas solas de más de 60 años permanezcan en sus hogares, porque almas caritativas los visitan diariamente para ayudarlos a solucionar sus urgencias básicas”. Y “…hay que cuidar que los abuelos se queden en casa”. Todo eso lo repiten a diario.

    Parece que Ives y yo somos “el matrimonio de abuelos invisibles”, o quizá en nuestra circunscripción los encargados tengan una bola de cristal donde pueden ver que estamos bien, porque hasta ahora nadie nos ha insertado en ningún plan para ancianos para poder quedarnos en casa.

    No cuento esto para agobiar con nuestras miserias humanas y estoy segura que no somos un caso único. Solo lo comento para que conozcan que no es cierto que todos los viejos estamos atendidos y cuidados como dicen por el noticiero. Soy consciente de lo que está ocurriendo a nivel global con esta pandemia, lo que ocurre en el resto de los países con miles de enfermos y fallecidos, lo mal que funcionan sus sistemas económicos y de salud.

    Para ser franca, hoy día conozco más del resto de los países que del mío.

    Lo que nos muestran de aquí y del modo que funciona nuestro sistema hace pensar que vivimos en un país de ensueño comparado con el resto del mundo. A veces le digo a Ives por qué no nos vamos a vivir a esa Cuba que nos proyectan por la televisión.

    En los cuatro o cinco noticieros diarios que pasan por cada canal nos están bombardeando hasta con la noticia de la aguja que se perdió en un pajar, mejor si fuera en los Estados Unidos. que es de donde más conocemos, con su racismo histórico, cierto, sus conocidísimas ansias de dominar al mundo, cierto, el bloqueo que (la mayoría del pueblo cubano) hemos soportado sobre nuestras espaldas, muy cierto… y ahora las revueltas que están virando al revés aquel país y los comentarios de las personas en las calles a quienes los periodistas independientes les hacen preguntas y estos responden de corazón, criticando abiertamente la mala gestión del gobierno. Es lo que vemos todos los días por el canal Telesur.

    Pero me gustaría saber más de aquí, de nuestras deficiencias, nuestros problemas internos, y que los periodistas, igual que en el resto del mundo, pregunten a cualquier cubano lo que piensan de corazón, y sus respuesta, cualquiera que fuera (no solo las favorables, como siempre hacen) también la pudiéramos ver por Telesur.

    Todos los pueblos están con dificultades por la pandemia, pero existen diferencias de dificultades en cada país. En el nuestro, el peligro mayor de contagio son las colas de horas para tratar de alcanzar la consabida botella de aceite y el pedazo de pollo, sin la garantía de poder lograrlo, como nos pasó ayer, que estuvimos desde las 11am hasta las 3pm haciendo una cola para comprar pechugas de pollo y a esa hora de la tarde anunciaron que se había terminado. Lo que quedaba eran alimentos que no debemos comer y nos fuimos con las manos vacías y el ánimo por el piso.

    Hoy, todavía con el cansancio físico de ayer nos atrevimos a irnos a otra tienda, porque algo teníamos que comprar para alimentarnos. A las dos horas de cola ya no podía mantenerme en pie por el dolor por mis hernias discales y le pedí a Ives que me acompañara hasta la puerta de la tienda para pedir a los militares que funcionan en esos controles, que por favor nos dejaran pasar. Yo había revisado la cola y no había ninguna embarazada ni ninguna persona mayor. Todos eran jóvenes y medios tiempo. En ningún momento nos desatendieron ni nos trataron mal, al contrario me explicaron que por ellos nos dejarían pasar, pero que la población que estaba en la cola iba a protestar, cosa no probable, pero era su criterio.

    Les expliqué con lujo de detalle nuestra situación, que éramos un matrimonio de viejos, solos y enfermos, pero su respuesta siempre era NO. Ante tanta impotencia el llanto me abatió. Ellos mismos me aconsejaron que no llorara que me podía afectar. Yo les decía que no lloraba, que simplemente me sentía anulada como persona, y que me parecía increíble que a un matrimonio cubano de nuestra generación nos impusieran colas como las que se forman todos los días en cualquier tienda. Las personas que hacían la cola en los primeros lugares, ya para entrar a la tienda, bien cerca de donde estábamos nosotros, miraban y escuchaban todo. Imagino como si estuvieran viendo uno de los mejores capítulos de la telenovela, pero ninguno fue capaz de alzar la voz para preguntarle al grupo si estaban en contra de que entráramos nosotros, como tantas veces hemos hecho en colas anteriores con embarazadas, y personas aún más ancianas que nosotros.

    Como también les hice ese comentario, sin parar de llorar por lo desamparada que me sentía, y su argumento seguía siendo que la población se molestaría y como también mis argumentos eran sólidos, su sugerencia fue: “lo único que se me ocurre, para veeeeeeer si pueden resolver, porque no puedo garantizarles nada, es que la próxima vez que vengan traigan la Libreta de Abastecimientos para demostrarle a “la cola” que ustedes viven solos, y también traigan sus resúmenes clínicos, para demostrarles que están enfermos… y miren… los voy a dejar pasar, pero no pueden comprar pollo”. Sus palabras me dejaron “inédita” como decía el finado Churrisco, y eso me hizo sentir más sentimiento.

    Le expliqué que precisamente lo que debo comer es pollo hervido, carne de cerdo magra hervida (que tampoco encuentro por ninguna parte), arroz, y viandas hervidas, por mis arterias coronarias tan obstruidas. Él hizo un gesto como apenado por la situación y ratificó que podía entrar, pero sin comprar pollo. Ya no quedaba más que decir, nada más que hacer allí parada para entretenimiento del personal de la cola. Como somos educados, modestia aparte, les dimos las gracias y nos fuimos de regreso a la casa, más angustiados que el día anterior.

    No sé por qué me vino a la mente la antiquísima película de Belmondo, y le dije a Ives que lo vivido bien podría llamarse Las tribulaciones de un par de viejos solos y enfermos, en Cuba. Esta es la crónica de nuestros dos últimos días.

    El gobierno está manejando bien el asunto del coronavirus, es el comentario… pero el de las colas no, y esas colas, en las que tenemos que entrar jóvenes y viejos, son un foco de nuevos casos. No se entiende cómo es que bajan las cifras de contagiados porque en los mercados las aglomeraciones parecen para entrar a un cine o un teatro, en lugar de una cola organizada guardando la distancia requerida. Si no han sabido facilitarle comprar a los matrimonios solos y personas solas… imagina enfermos, además. Al menos en el Vedado, que es donde vivimos, nadie nos ha insertado en ningún plan.

    Decidimos no volver a hacer una cola.

    Lo de hoy, hablando en buen cubano, le puso la tapa al pomo. Continuaremos alimentándonos de lo que venden por la Libreta de Abastecimientos, que si tuvieran la voluntad de organizarla mejor, bien podrían vender algo más para las personas solas. Sé que este es un país de ancianos pero somos mucho menos los que no vivimos en familia. Y nadie pide que a esos productos le pongan precios subsidiados, solo que estén seguros donde nos corresponda comprar, pero sin exponernos en una cola peligrosa para cualquiera, y que hasta podría ser fatal para un viejo enfermo.

    Aquí hay un control de la población tan perfecto, tan riguroso, tan estricto que se sabe quién vive en familia y quién no. Nuestras amistades y familiares que viven en países donde más brava está la situación por el coronavirus, nos aseguran que no debemos preocuparnos por ellos. Cumplen con medidas de seguridad establecidas para no contagiarse, y lo pueden hacer perfectamente. Cuando salen a hacer sus compras necesarias para la quincena no pasan por las riesgosas dificultades a las que nos exponemos los cubanos.

    Si bien parece que aquí han podido manejar con inteligencia este asunto del Covid (lo cual parece ser un asombroso milagro por lo que vemos diariamente en la calle, y muchas personas no creen en esas cifras), no han sabido manejar la situación de las colas. Lo han dejado a la conciencia y la disciplina de la ciudadanía, cuando todos sabemos que el cubano no es disciplinado ni en medio de sus desgracias. Y eso los saben perfectamente los que dirigen.

    Decían por la televisión que en lo adelante seremos más solidarios, más sensibles, más unidos, más humanos, pero veo lo contrario. Siento que ya las personas de mi generación no pertenecemos a este mundo. Nuestras victorias y nuestras ilusiones hace mucho tiempo quedaron atrás y no te exagero. Últimamente estoy analizando si hace tiempo nos hicimos invisible y no nos hemos percatado de ello. La impotencia y la ofensa que se siente es mucha.

  8. manuel 15 July 2020 at 10:09 am Permalink

    chiste grande es proclamar en el 59 «La Revolución no te dice cree, te dice lee» y acto seguido y sistemáticamente por 61 años rendir todos los medios a un solo poder, eliminar la prensa libre y libros contrarios al totalitarismo fascista de los mismos que se vendían como padres de nuestra verdadera liberacion como nación e individuos: ambos nacion e individuos aplastados por la bota del dictador

  9. manuel 15 July 2020 at 12:13 pm Permalink

    puntos incumplidos del programa del Moncada (25 de Julio de 1953):

    1- Restituir la Constitución del 40;
    2- Devolver al pueblo de Cuba la democracia arrebatada tras el golpe de estado de 1952;
    3- Dar participación a los obreros en las utilidades de las grandes empresas, y garantizarles a los colonos el derecho a beneficiarse del 55 por ciento del rendimiento de la caña.

    Lo que siempre se ha dicho:
    Los jóvenes que se nuclearon alrededor de Fidel Castro tras el golpe de Batista tuvieron como objetivo supremo devolver el país a la senda democrática, no el comunismo. No por gusto la restitución de la C-40 ocupaba un primerísimo lugar en el programa del Moncada. Fidel Castro dijo que habrían elecciones en 18 meses.

    Lo que sucedió:
    Ni los colonos ganaron el 55% de las producciones, ni se restituyó la C-40, ni hubo elecciones libres y democráticas en 18 meses. Más bien el entonces joven líder revolucionario pronunció una frase lapidaria en forma de pregunta cuando ya manejaba todos los hilos del poder y la mayoría de sus enemigos politicos habían sido sacados de la escena: ¿elecciones para qué?

    Fidel Castro mismo traicionó la esencia de ese programa.

    Lo que vemos y padecemos hoy: Desde el 10 de Marzo de 1952 Cuba y los cubanos jamás hemos disfrutado del derecho de elegir a nuestros gobernantes. La democracia prometida por Fidel se convirtió en la imposibilidad de gozar de la libertad de expresión, asociación, prensa y movimiento. El pueblo cubano no elije un presidente desde que Carlos Prío fue electo en 1948.
    La economía cubana no satisface, ni de lejos, las necesidades de la población.

    Sin embargo, los «líderes revolucionarios» y sus familias viven aún mejor y gozan de más poder que la burguesía que derrocaron el 1/1/1959.

  10. manuel 16 July 2020 at 9:50 am Permalink

    DOBLE ERROR EN EL NOMBRE CITADO del famoso historiador israelita Yuval Noah Harari:

    otro ciego frente al teclado?

    pone “Duval Noha Harare” 🙂

    https://segundacita.blogspot.com/2020/07/quien-dijo-que-la-historia-es-justa.html

    ver cita [1] en las Notas al final de la publicación

    • manuel 16 July 2020 at 9:51 am Permalink

      perdón, triple error

      típico de animales

      • manuel 16 July 2020 at 10:06 am Permalink

        hay Herrores, y hay Horrores

        esto está entre los segundos

  11. Maria Elena Fernandez Messina 1 August 2020 at 3:26 pm Permalink

    Cuando pierdo la esperanza de ver una Cuba libre de la dictadura castrista, recibo una misiva de Frank Calzon. Aquel que no descansa en luchar contra el yugo que oprime a nuestra patria.


Leave a Reply