21 April 2016 ~ 8 Comentarios

Cuba más dictadura tras el deshielo con EEUU. El VII Congreso del PCC

PCC_7

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Vea en Youtube

8 Responses to “Cuba más dictadura tras el deshielo con EEUU. El VII Congreso del PCC”

  1. Sam Ramos 21 April 2016 at 1:08 pm Permalink

    Aclaracion para la novia de Hussein que se ha autoimpuesto la mision de corregir y dar ordenes de lo que debemos hacer en nuestros comentarios en este blog con sus faltas de ortografia y semantica que ya se habran dado cuenta aquellos que lo tienen que sufrir y que ya le he dicho las veces en que me rebajado a su nivel, que sus indicaciones, “halagos” y calificaciones me son Tangentes al Escroto. Lo cual traducido a lenguaje coloquial quiere decir que me Rozan los Overocos.

    Esto que a continuacion copio, NO LO HE ESCRITO YO analfaseboruco. es de Eliecer Avila

    Cuando la Cola se cree Cabeza

    Por Eliécer Ávila, La Habana | Abril 21, 2016

    Durante estos días en que ha sesionado el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, hemos escuchado infinitas veces por la televisión y la radio afirmaciones como: “El partido no cambiará jamás sus concepciones”, “No permitiremos la acumulación de la riqueza”, “No permitiremos el diversionismo ideológico”, “No permitiremos la concentración de la propiedad”, “No permitiremos que se olvide la historia”, “No permitiremos los hábitos consumistas…”, No permitiremos…

    Sin duda, este ha sido el congreso que ha roto todos los récords de los “No permitiremos…”. Esta postura absolutamente defensiva es inexplicable en una fuerza que se considera sólida en sus bases de apoyo popular, así como en su proyección internacional. En cambio, es compatible con una organización que se percibe acorralada y sin salida.

    No obstante, algunos perciben con preocupación, pesimismo y hasta decepción, el hecho de que el Partido declare e institucionalice su inmovilismo en medio del scenario actual. Yo creo que, por el contrario, es un buen paso a favor del cambio.

    Para empezar, lo que la cúpula dirigente está haciendo es remachar su total divorcio con las necesidades y aspiraciones reales de la gente. Esto, tarde o temprano, hará que se esfume el escaso capital político con el que cuenta. Pero lo más importante no es ni siquiera eso. Hoy quiero llamar la atención sobre algo en lo que pocas veces nos detenemos a pensar: el hecho de que el Partido Comunista no cambie, no significa que Cuba tampoco cambie. La sociedad cubana seguirá evolucionando digan lo que digan los comunistas en sus congresos.

    Pongamos algunos ejemplos prácticos de todas las batallas que ha perdido el Partido en los últimos tiempos y que demuestran que no es la vanguardia sino la retaguardia de la sociedad cubana.

    Hace años, y por orden de los máximos dirigentes del país (Abel Prieto, entre ellos), se decidió terminar con la influencia interna y la propia existencia del Paquete, compendio semanal de audiovisuales extranjeros que no pasan por el filtro del Partido. Resultado, ni la Mochila ni ningún otro engendro pudo destronar lo que surgió espontáneamente del ingenio cubano y que hoy se afianza vigoroso cada vez con más contenidos que incluyen propuestas nacionales censuradas.

    Desde antes, la misma “dirección del país”, esa que pocas veces queda claro de quién se trata realmente, ordenó a la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI) y los Joven Clubs la “creación” de plataformas que sustituyeran, o más bien imitaran, a las existentes en el mercado global de internet para el intercambio libre y abierto entre las personas, las redes sociales. Resultado: la Tendedera, simulador de Facebook; el Espejo, simulador de Blogspot o WordPress, Ecured, Nova, y todos los simuladores anacrónicos que debieron frenar la fuerza de las herramientas universales fracasaron, dejando tras de sí una estela de gastos millonarios, tiempo perdido, capital humano desaprovechado y también burócratas frustrados, muchos de ellos presentes hoy en el cónclave partidista “hambrientos de nuevas misiones”.

    La actividad económica privada también se ha seguido desarrollando no gracias a, sino a pesar de, las indicaciones del Partido. Una nueva Ley de aduana e infinitos cuerpos de corruptos inspectores fueron creados para acabar con la actividad económica informal dentro del país. Resultado: nunca hubo un mercado negro tan surtido como el de hoy. Desde los productos más básicos como el papel sanitario o huevos, pasando por ropas de marca, tecnologías, motos o el equipo más sofisticado para un tratamiento láser de belleza, todo, lo puede encontrar en las redes clandestinas creadas por jóvenes expertos en el más exquisito marketing alternativo.

    Hace unos días, tuve sentado en la sala de mi casa a un excolega de la UCI. Después del abrazo y la complicidad correspondiente, me explica que está trabajando para una “compañía cubana” de programación para móviles. Y me pregunta si necesito una de estas apps para el movimiento. “Puede hacerse para iOs y Android, no hay problemas”, me dice. “Solo va a costar 300 CUC y la podemos hacer en una semana”.

    Yo dudo mucho que mi amigo y sus socios, todos identificados con pulóveres muy corporativos, vinieran a verme por la conciencia revolucionaria que los caracteriza o por la noción colectiva de solidaridad edificadora. Mi socio y sus socios quieren ganar dinero. Dinero, no diplomas, ni reconocimientos, ni viajes por el centro, ni bonos sindicales, ni ningún sustituto prostituido y envenenado del dinero puro y duro. Ese con el que pueden hacer lo que les venga en gana. Tomarse una caja de cerveza, arreglar su casa, comprar un carro, viajar o leer tranquilamente un texto comprado en CUC en la Feria del Libro de La Habana. Dinero de verdad, con el que pueden ser banales o profundos, hacer las más incontables locuras o instruirse, sin que nadie les pida explicaciones o les eche en cara “lo que la Revolución hace por ellos”.

    Mi amigo y sus amigos, y todos los que de verdad están creando, innovando, abriendo puertas y derribando fronteras por un mejor futuro para sus familias y para Cuba, no pierden su tiempo escuchando a los que afirman desde sus cómodas sillas en el Palacio de las Convenciones que “resistir es la palabra de orden”.

    Para entender a la Cuba de hoy, y sobre todo para mejorarla, se debe saber que el Partido Comunista va por un lado y el resto de los cubanos va por otro. Insistir en que el partido cambie o asuma con responsabilidad sus errores más allá de la necesaria demagogia, es un espejismo. Estimular y ser parte activa del cambio que se está dando al interior de la sociedad es más realista.

    La pregunta hoy no es cuándo se cae el sistema. La pregunta es: ¿cuándo el sistema se va a enterar de que se cayó?

    • Julian Perez 26 April 2016 at 11:25 am Permalink

      >>La pregunta hoy no es cuándo se cae el sistema. La pregunta es: ¿cuándo el sistema se va a enterar de que se cayó?

      Cuando yo todavia estaba en Cuba la gente solía decir que ya el sistema se había caído pero que todavía se estaba en el papeleo. Pero de eso hace más de 20 años. ¿Quiénes están a cargo del papeleo? ¿Los perezozos de la película Zootopia? Me temo que alguien vino a contarles el chiste del camello con tres jorobas 🙁

      Estoy en una especie de racha de tristeza y pesimismo. Como no puedo poner the blame on Mame, me temo que la culpa es de Trump 🙁

  2. evelio hernandez colon 21 April 2016 at 3:49 pm Permalink

    Es lo logico y esperado…la dictadura nunca tuvo que ver con el hielo. Incluso considero esto esta posicion de la dictadura una buena noticia.

  3. Hector L Ordonez 21 April 2016 at 6:16 pm Permalink

    no se si de verdad,el dictador de la Habana fue siempre Comunista o no,respecto a eso tengo grandes dudas,el que si era comunista era Raul castro y de eso no cabe la menor duda,lo que siempre fue Fidel Castro fue oportunista e incluso al partido que militaba el Dictador Fidel,era el Partido ortodoxo que no creo
    que era de linea Comunista o Marxista,Ahora a linearse con los Paises Comunista le daba la oportunidad de perpetuarse en el poder por tiempo indefinido,que era el objetivo del dictador de la Habana,claro Castro reviza la historia y se da cuenta de la perpetuidad de los Gobernantes de los paises comunistas,como era
    Mao,el Dictador de Rumania,el grupo de gobernantes de la union sovietica,que se enriquecieron y fueron
    duenos de ese enorme pais y otros tantos de estas figuras de la elite gobernantes de esos paises Comunistas,ahora reflexionemos Fidel castro dice ser Comunista,lo dudo!el dictador ha vivido como un pequeno proletario de las doctrinas que el defiende?Mentira y mil veces mentira!ha vivido como un Rey sin corona,dotados de esclavos,Islas,aviones privados,millones y millones de dolares guardados quien sabe en que parte del mundo.Fidel castro ha sido el oportunista mas grande de la historia del siglo veinte
    y por supuesto de xx1,Ha sido el oportunista mas grande de la historia y el mas mentiroso tambien.

    • Julian Perez 29 April 2016 at 4:57 pm Permalink

      >>Fidel castro dice ser Comunista,lo dudo!el dictador ha vivido como un pequeno proletario de las doctrinas que el defiende? Mentira y mil veces mentira!ha vivido como un Rey sin corona

      Francamente, no veo la contradicción. ¿Y qué gran líder comunista no ha vivido así? Hace muchísimo tiempo que Orwell puso en su novela ¨Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros¨.

      Recuerdo un viejo chiste… La madre de Brezhnev había venido a visitarlo y él, orgulloso, le mostraba sus lujosas casas, sus coches… La madre parecía preocupada y de pronto preguntó: ¨Hijo, ¿y si vuelven los rojos?¨

  4. Sam Ramos 22 April 2016 at 9:44 pm Permalink

    Los nuevos precios, la voluntad política y la productividad

    Reinaldo Escobar, 22/04/2016 Publicado en 14yMedio

    Como advierte la periodista Regina Coyula, para comprender lo que dice la prensa en Cuba hay que saber mucha “Granmática” y, aunque la nota que aparece en la primera página del órgano oficial del Partido aparece firmada por el ministerio de Finanzas y Precios, se necesita haber leído muchos editoriales oficiales, haber escuchado suficientes intervenciones del señor Machado Ventura y haberle dedicado varias jornadas a estudiar lo que se habla en el programa televisivo Mesa Redonda para asimilar en un solo párrafo todo un tratado de economía pura y dura.

    Dice la nota: “la solución definitiva a esta compleja realidad se alcanzará con el incremento de la productividad y la eficiencia de la economía nacional”, pero a pocas líneas afirma que han sido “la voluntad política de la Dirección del Partido y el Gobierno (…) así como la disminución de los precios de los alimentos en el mercado mundial” que han propiciado la adopción de “un conjunto de medidas encaminadas a incrementar gradualmente la capacidad de compra del peso cubano en el corto plazo.”

    Toda medida económica que se haya tomado a partir de la voluntad política, ya sea subir o bajar salarios, elevar o reducir los precios, resultará cuando menos insostenible si no se aumenta la productividad. Por otra parte, cualquier incremento que se haga a corto plazo de la capacidad de compra de una moneda nacional, supeditado a la volubilidad de los precios en el mercado mundial, padecerá de una inevitable provisionalidad a menos que se cuente con una economía eficiente.

    De manera que la nota oficial es clara en tanto que confusa. Clara porque advierte que no hay que hacerse muchas ilusiones con que esta disminución de precios sea duradera, pues está colgando del caprichoso mercado mundial; confusa porque no explica la falta de voluntad política para hacer realmente eficiente y productiva la economía nacional.

    Cada vez que desde las altas tribunas del poder se hacen propuestas como topar los precios, o se afirma que nunca habrá terapias de choque, que nadie quedará abandonado, que no se permitirá la acumulación de propiedades ni riquezas, lo que realmente se proclama es la postura populista y voluntariosa que pretende colocar las decisiones políticas por encima de las urgencias económicas.

    Ahora, el Estado bueno y paternalista se acaba de dar cuenta de que los salarios no alcanzan para vivir, cosa que evidentemente desconoció todas las veces que de manera inmisericorde puso los precios por las nubes y el concepto de “poder adquisitivo de la población” se pervirtió por los oscuros y retorcidos caminos de la corrupción, el desvío de recursos y la absoluta falta de pertenencia de los trabajadores en relación con sus centros laborales.

    Los que critiquen la medida por considerarla insuficiente serán tildados de malagradecidos; quienes sugieran que hubiera sido mejor subir los salarios serán tenidos por irresponsables. Cualquier propuesta de quitarle la camisa de fuerza a las fuerzas productivas latentes en los emprendedores privados podría ser considerada como un ataque frontal al modo de producción socialista, a la empresa estatal y desde luego a la Patria.

  5. Hector L Ordonez 25 April 2016 at 11:52 pm Permalink

    Nada va a cambiar,la apertura de las relaciones comerciales La Habana-Cuba,todo lo que se diga es pura Retorica politica,ya sea de un grupo de cubano de la extrema dercha cubana,e incluso de las mismas palabras del Dictador Fidel Castro,es todo un plan trazado entre ambos gobiernos,y no habra marcha atras
    el tiempo lo dira,aquellos tontos que creen que todo termino se equivocan como es el caso de la novia de REAGAN,que se cree un filosofo,confunde fechas ,mezcla historias con otras y es un verdadero imbecil desconocedor de la Historia y de la politica que mueve el mundo de hoy,anclado en viejos historias y de total desinformacion,en Miami hay unos cuantos Dinosaurios como este individuo,aunque claro ya no son mayorias,Gracias a Dios!.


Leave a Reply