12 December 2011 ~ 38 Comentarios

Delitos y Mentiras de un Hotelero Español
Una Respuesta a Damián Barceló

por Carlos Alberto Montaner

Damian Barceló

Damían Barceló Obrador

(FIRMAS PRESS) En un artículo publicado este domingo 11 de diciembre en Diario de Mallorca el señor Damián Barceló miente o ha confundido los detalles de nuestro encuentro en 1992.

Por esa época, los Hoteles Meliá forjaban sus lazos económicos con la dictadura castrista y, por lo que yo entendí, algunos de sus directivos –quizás el propio Gabriel Escarrer, hombre al que se le atribuyen fuertes creencias religiosas—tenían ciertos escrúpulos de conciencia y decidieron examinarlos conmigo. Eso sí, eligieron un hotel de Madrid y la cita fue casi clandestina y con un acuerdo de confidencialidad que ahora, ignoro por qué, el señor Barceló rompe para contar, a su manera, lo que realmente discutimos y qué fue lo que se dijo.

En principio, no me sorprendían las vacilaciones morales del grupo Meliá. Al fin y al cabo, se trataba de vincularse a un socio que practicaba el apartheid contra su propio pueblo –los cubanos no podían alojarse en esos hoteles— y numerosas habitaciones contaban con cámaras ocultas colocadas por la policía política con el objeto de controlar o extorsionar a quienes mantuvieran alguna conducta íntima que los situara en posiciones vulnerables para luego ser reclutados o amenazados.

Estas prácticas repulsivas convertían a los ejecutivos españoles y a las empresas que las autorizaban en cómplices de la represión y los exponían a todos a consecuencias penales cuando se estableciera un sistema democrático en el país, como les sucedió a muchas compañías alemanas tan pronto fue derrotado el nazismo. Por aquellas fechas, le comenté al señor Barceló, Bayer todavía pagaba multas por su colaboracionismo con las hordas de Hitler.

Pero había más: los trabajadores de Meliá en Cuba, como los del resto del país, carecían de derechos civiles y sindicales, con lo cual se vulneraban todos los acuerdos de la OIT signados por España y por Cuba.

Recuerdo haberle advertido al señor Barceló, sin otro ánimo que el de comunicarle algo que, sin duda, ocurrirá en su momento, los peligros a los que exponía a su empresa y a sus empleados por ganar un puñado marginal de dólares: llegada la hora de la libertad, los centenares de trabajadores inicuamente explotados por los infames pactos entre un estado totalitario y las inescrupulosas empresas a él asociadas para explotar a trabajadores privados de derechos, acusarán ante los tribunales nacionales e internacionales a estas compañías y les reclamarán los salarios no percibidos y los daños y perjuicios infligidos a los empleados.

¿Cómo podía predecir este desagradable futuro? Porque había visto en un gran bufete internacional de abogados un informe pormenorizado de un sindicato cubano clandestino en el que se reflejaban los miserables emolumentos recibidos por los trabajadores, contrastados con las sumas que por cada uno de ellos le pagaba Meliá al Estado cubano. Dado que ese Estado era socio de Meliá, para los trabajadores cubanos (y para los abogados que examinaban el expediente) no había duda de que estaban en presencia de una fraudulenta operación de pinzas destinada a esquilmarlos cruelmente, reprobable conducta por la que le pedirían cuentas a la multinacional española (y a las de cualquier país) cuando la situación lo permitiera.

Los abogados que me enseñaron la documentación estaban seguros de que Meliá, en su momento, al margen de las responsabilidades penales que acaso les correspondan a los ejecutivos que directamente colaboraron con la Seguridad del Estado cubano, tendría que abonar muchos millones de dólares a los trabajadores a los que había explotado inicuamente. Hoy, dos décadas más tarde, ese problema no ha hecho otra cosa que agravarse y multiplicarse.

Por otra parte, el señor Barceló miente, escribió mal sus notas o se ha olvidado de lo que realmente ocurrió, cuando dice que yo viajé de los Estados Unidos a defender el embargo norteamericano y a amenazar a los hoteleros españoles a nombre de la Unión Liberal Cubana, partido que entonces yo presidía –hoy lo dirige el Dr. Antonio Guedes– y del cual, según él, era valedor el gobierno de Estados Unidos.

En primer lugar, yo vivía en España desde” hacía más de 30 años, era ciudadano de ese país y la situación me” ” preocupaba como cubano y como español. Estados Unidos nada tenía que ver” en todo esto y Washington no tenía la menor relación con la ULC. Mi intención, y la de mi partido, era tratar de revitalizar los lazos económicos entre Cuba y el tejido empresarial español, pero sólo cuando” Cuba fuera libre. Entonces pensaba, y todavía creo, que esos vínculos” pueden ser muy útiles para ambos países.” 

En segundo lugar, recuerdo que le dije al” señor Barceló lo que siempre he repetido como un mantra: no soy partidario del embargo norteamericano. Creo que se debe levantar tan pronto en Cuba se permitan las libertades fundamentales de asociación y prensa y se” ” vacíen las cárceles de presos políticos. Estrategia, por cierto, muy en la línea de lo que reclamaban los demócratas exiliados españoles durante la” dictadura de Franco: que la ONU mantuviera su cerco a ese gobierno” antidemocrático hasta tanto no se les concedieran libertades a los” españoles.

En tercer lugar, la Unión Liberal Cubana” surgió y se estableció en España y no en Miami, como equivocadamente ha escrito” el señor Barceló. Y se creó en Europa, precisamente, para extraer el” conflicto del reñidero USA-Cuba y llevarlo al sitio donde debe estar: un” ” enfrentamiento entre los demócratas del mundo entero y la última dictadura estalinista de Occidente.

Me sorprenden, eso sí, algunas de las afirmaciones con que el señor Barceló termina su artículo. Desliza sus conversaciones con Felipe González, entonces Presidente de Gobierno, y con el Rey Juan Carlos, tratando de convertirlos en avalistas morales y políticos de las inversiones de su grupo hotelero en Cuba. Ignoro lo que estas dos destacadas personalidades le dijeron realmente, pero en un sistema de economía libre y propiedad privada, no es de recibo ampararse en el visto bueno de las autoridades. En un Estado de Derecho lo que prevalece es la ley, no la opinión de funcionarios prominentes.” 

Más aún: yo también me reuní con Felipe González en la Moncloa en 1992 –ya había colapsado el mundo comunista– y encontré a alguien profundamente decepcionado de Castro, de su terquedad totalitaria y de la falta de libertades que padecían los cubanos, razón por la que decidió echarnos una mano. Actitud cercana, por cierto, a la de José María Aznar desde la oposición, al frente del Partido Popular, y de Adolfo Suárez, a la sazón líder de la Internacional Liberal, quien, con la colaboración inteligente de Raúl Morodo, había propiciado nuestra adhesión a la IL respaldando que se me nombrara vicepresidente de esa institución.

Puedo decir, orgullosamente, que en aquellos años, gracias en gran medida a la labor de la ULC, todo el arco democrático español respaldaba a sus pares cubanos, entonces integrados en una Plataforma Democrática que incluía a liberales, socialdemócratas y democristianos empeñados en tratar de repetir en Cuba el milagro de la transición española.

Con el Rey hablé en privado unos años más tarde sobre Cuba, Fidel Castro y sobre el embargo norteamericano, pero cumplo a rajatabla el compromiso de mantener en secreto lo que en secreto se conversa con su Majestad, aunque sí puedo decir que me pareció lúcido, coherente y solidario con los demócratas cubanos.

Cito, textualmente, fragmentos de los párrafos finales del escrito de Barceló y los comento:

Yo no soy castrista pero tampoco anticastrista, porque tendría que censurar que con Castro se haya acabado con el analfabetismo, se hayan creado muchas docenas de universidades, se ha enseñado a trabajar a los soñolientos, se ha conseguido que la mayor longevidad del mundo sea cubana, que se exporten médicos, que Cuba dejase de ser el prostíbulo de los gringos y el tugurio de Batista.

Pues sí que me engañó el señor Barceló. Con ese modo de razonar puede declarar que no es antinazi porque Hitler acabó con los desórdenes de la República de Weimar. Cuando nos reunimos me habló con tanto desprecio de la dictadura cubana, del fracaso económico y del desastre social que había visto, y que él, justamente,”  atribuía al colectivismo comunista, que pensé que era anticastrista. Estaba convencido de que cualquier persona sensible y educada debe oponerse a la barbarie, ya sea la que promueven los marxistas-leninistas, los fascistas o cualquier género de opresores. Veo que me equivoqué.

¿Acabó la dictadura castrista con el analfabetismo y enseñó a trabajar a los soñolientos? ¿Por qué Barceló repite estos tópicos absurdos? Cuando lo conocí me pareció una persona mejor informada. En 1959, cuando comienza la revolución comunista, Cuba tenía el mismo nivel de alfabetización de España y un tercio más de riqueza per cápita?¿Era ese nivel de desarrollo el producto de trabajadores soñolientos que necesitaban el látigo del mayoral colectivista para crear bienes y servicios?¿Por qué cree Barceló que hasta esa fecha los españoles sin trabajo emigraban a sociedades más ricas y prometedoras, como la cubana, la argentina, la alemana, la suiza o la francesa?” 

¿De dónde ha sacado Barceló la tontería de que Cuba es el país con mayor longevidad del mundo? ¿Le parece bien que Cuba exporte médicos –en la Isla les llaman “esclavos de bata blanca”—cobre por esos servicios importantes sumas de dinero y les pague a los profesionales cantidades miserables? ¿Por qué repite que Cuba era “el prostíbulo de los gringos” si en los años cincuenta era una de las naciones de América Latina con menor índice de enfermedades venéreas, dato clave para medir una actividad que, necesariamente, es encubierta? Más prostitución hay en Barcelona o Madrid, como demuestran los anuncios de sexo por dinero en cualquier gran diario de España, que la que podía encontrarse en La Habana cuando comenzó esta pesadilla. ¿Justificaría Barceló una tiranía en España para acabar con el barrio chino de Barcelona y sacar a las prostitutas de la madrileña Casa de Campo?

Sin embargo, Cuba es hoy, indudablemente, el prostíbulo de los españoles (y de los italianos y de tanta gente desaprensiva que va a la isla a comprar sexo a precio de saldo, incluidos los pedófilos) y, sin duda, a eso, al menos indirectamente, han contribuido los hoteleros. ¿Se opone el señor Barceló a la prostitución, en general, o padece de alguna suerte de nacionalismo genital que lo precipita a tolerar y facilitar entre sus compatriotas lo que critica en los extranjeros?” ” 

Tras comparar a Castro y Franco, dos gallegos afectados por el talibanismo, según Barceló, y tras predecir el fin de la dictadura cubana, tal vez como consecuencia de la apertura económica y, de paso, del chavismo, el alto ejecutivo de Meliá se despide de una manera bastante frívola:“Algún día contaré otras travesuras en que me he visto involucrado, no menos dignas de ser sabidas como la que hoy dejo escrita”.

Para él se trata de una travesura. Para muchos cubanos, en cambio,”  la colusión entre los empresarios de un país libre y los gestores de una tiranía con el propósito de explotar a los trabajadores en régimen de semiesclavitud, tiene otro nombre: es una vergonzosa violación de los principios éticos. Es una canallada y, probablemente, como se verá en su momento, un delito.

38 Responses to “Delitos y Mentiras de un Hotelero Español
Una Respuesta a Damián Barceló”

  1. Teresita 12 December 2011 at 5:30 am Permalink

    Espero que a Barcelo lo demanden todos los trabajadores explotados por el y lo dejen de tal manera que no tenga ni donde caerse muerto por cinico y oportunista.

    • ALICIA ADELA ALVAREZ GONZÀLEZ 24 December 2011 at 5:21 am Permalink

      ESTE SEÑOR NO SABE QUE EN NINGÚN PAÍS CON GOBIERNO COMUNISTA SE PUEDE ENCONTRAR NADA BUENO. FIDEL CASTRO HA LLEVADO EL PAÍS A CERO.TERMINÓ CON LA ZAFRA Y YA LO DECÍAMOS QUE SIN AZÚCAR NO HAY PAÍS. TERMINÓ CON LAS ESCUELAS PRIVADAS CON BALDOR Y SUS LIBROS DE MATEMÁTICAS SON LOS QUE USA AHORA MÉXICO EN SUS ESCUELAS. TERMINÓ CON NUESTRA RELIGIÓN, A SU MANERA. EN FIN EN CUBA NO HAY NADA BUENO Y YO NO ESPERO QUE LO VUELVA A HABER NUNCA MÁS.

  2. Juan Escandell 12 December 2011 at 6:52 am Permalink

    Mas clara ni el agua!,la respuesta a Barcelo.

  3. Maximiliano Herrera Verdugo 12 December 2011 at 7:34 am Permalink

    Pobre viejito ignorante e hipocrita, Cuba seria “el pais con la mayor longevidad del mundo” ? Cuba ? Que muestre segun cuales datos, pedazo de mentiroso. Segun el Granma seguramente si.Yo diria que es el pais con el mas largo calvario para sus habitantes. Es cierto, Cuba ha dejado de ser el prostibulo de los “gringos” (? Quien le inculco ese termino para que le salga tan natural ? No les dicen guiris alla en su pais ?) que compraban las prestaciones de unas muchachas por un punado de dolares, ahora es el prostibulo de europeos (espanoles incluidos) que las compran por un “combo” de Burghy, una blusa de Zara traida en la maleta o un par de zapatillas para un crio que tienen muriendose de hambre en su tugurio.
    En cuanto a educacion y medicina, a otro tonto con esos cuentos !
    Estuve enfermo casi muriendome en Cuba por el desaseo mas fatal que hay por alla y tuve que volar de vuelta a San Jose pesando 53 kilos para que me curaran,puesto que en los hospitales cubanos solo habia aspirinas y las camas ni tenian almohadas (en las clinicas en dolares para las nomenklatura habia de todo, inaccesible para los esclavos cubanos). Estaba hospedado donde una mujer cirujano que desconocia en 1996 que existieran en el mundo operaciones de trasplante de pulmon, como en Cuba no habia conocimiento para ejecutarlas, segun la propaganda y la educacion universitaria sesgada no existian tampoco en ningun lado del mundo.
    En cuento a la ortografia, los cubanos hacen los mismos errores de todos los latinoamericanos cambiando la S por la Z, la J por la G, la Y por la LL , la diferencia que los jovenes cubanos lo hacen con una frecuencia aun mayor.
    Vaya a contar esas lindas historietas a su nieto para que se duerma, aqui hay adultos con un minimo de cultura y conocimiento, ahorrese esas estupideces para otro dia.
    “No soy castrista”. Claro como no ! Repite las consignas y las mentiras del gobierno cubano, hace millones de euros gracias a el machacando los derechos de miles de seres humanos y dice que no es castrista. ! Que alma tan inmaculada ! Ahora , muy pronto por cierto, antes de morirse, en esos 30 segundos que su vida le pasara’ por delante como una pelicula, repita esas cosas frente a su conciencia, a ver como se siente.

    • Diego 12 December 2011 at 2:14 pm Permalink

      “En cuento a la ortografia, los cubanos hacen los mismos errores de todos los latinoamericanos cambiando la S por la Z, la J por la G, la Y por la LL , la diferencia que los jovenes cubanos lo hacen con una frecuencia aun mayor.”

      Y usted señor tenga más respeto por Latinoamérica, y no use “todos” para hablar de nosotros.

      Porque si se fija, usted no puso un solo tilde en todo su alegato.

      • Maximiliano Herrera Verdugo 13 December 2011 at 6:37 am Permalink

        Querido Diego, tu ignorancia es verdaderamente desarmante.Para batir una marca mundial.
        Estoy escribiendo con un teclado chino, por esta razon no tengo tildes disponibles.
        Soy centroamericano , mas latino que Usted, querido senor, como Usted es tan ignorante que no tiene argumentos de nada, solo sabe desviarse hablando estupideces e insultos. Crezca un poco, que le hace falta, ! mucha falta !

        • Maximiliano Herrera Verdugo 13 December 2011 at 6:49 am Permalink

          En cuanto a “todos” obviamente no me refiero en terminos absolutos a toda persona, es una manera generalizada de hacer hincapie en errores generalizados en la ortografia que son tan comunes en Cuba (a pesar de las mentiras del gobierno cubano) como en el resto de America Latina.
          Eso se desprende de manera obvia de mis palabras, pero siempre hay personas frustradas que no tienen argumentos y solo saben buscar pretextos para criticas huecas sin tener la capacidad de discutir el quid de los argumentos tratados. Si Usted,querido Diego, fuera una persona con un minimo de inteligencia , intuiria que tengo un problema de teclado, al tener que obviar la “enye” entre otras,eso con mucho pesar, pero estoy justificado por tener un teclado asiatico donde no aparecen muchos caracteres latinos.
          Quien no tiene argumentos suele recurrir a “bajeces” como dicen los argentinos. Francamente esta clase de personas me aburren, nunca discuten los temas,porque no tienen la capacidad de hacerlo y se pierden en insultos baratos que carecen de un minimo de sustancia.

  4. elbobo 12 December 2011 at 10:03 am Permalink

    Montaner , el problema es que Melia se ha convertido en la empresa testaferra que tiene Castro y Castra para sacar los dolares de Cuba, hace poco el director del Melia Shangai reconocia en onda cero de Carlos Herrera que los 350 millones que costo los pusieron los Castros, y el mismo director se sosprendia de con la crisis que habia como habian podido hacer esa inversion

  5. Jesús Carrasco 12 December 2011 at 10:25 am Permalink

    Llevo más de 50 años en España, a través de todo ese tiempo he observado ciertas actitudes de algunos empresarios españoles, que me han molestado enormemente, tomo por ejemplo el caso de Eduardo Barreiro,situando en Cuba la fabricación de los motores Taino y Siboney y muchas otras pequeñas y medianas empresas que no tuvieron en consideración la tropelía que cometió el castrismo con infinidad de españoles que tenian allí sus negocios , bodegas, tiendas de cierta categoría, ( Ultra, El Encanto)etc.Pero evidentemente lo de la cadena Meliá riza el rizo y aplaudo una vez más a Carlos Alberto Montaner, por este escrito que aclara nuchos conceptos del despropósito de esta cadena hotelera que que tendrá que pagar en su día
    Jesús Carrasco

    • Pedro 12 December 2011 at 2:49 pm Permalink

      “la tropelía que cometió el castrismo con infinidad de españoles que tenian allí sus negocios”

      Acabó con la quinta y con los mangos. Y, como dijo Cernuda:

      Ellos los vencedores,
      Caínes sempiternos,
      de todo me arrancaron.
      Me dejan el destierro.

  6. Eugenio Tuya 12 December 2011 at 12:03 pm Permalink

    Excelente puntualización maestro o crónica de una canallada.

  7. Lillian Castañeda 12 December 2011 at 2:22 pm Permalink

    Te felicito, Carlos Alberto, por desenmascarar a este vejete descarado y mentiroso. Como siempre, das en el clavo.
    Estoy poniendo esta respuesta tuya en mi muro en Facebook y enviándola a mi lista de Email.
    Deseo fervientemente que Dios me de suficiente vida para ver la ruina de este sinvergüenza y sus socios.

  8. Luis Ramón Altagracia Ortiz 12 December 2011 at 3:03 pm Permalink

    Tengo la impresión de que el señor Montaner no se está refiriendo a un empresario sino a un político. Damián Barceló, con el que he tenido el placer (porque ciertamente ha sido un placer en razón de su sabiduría y experiencia de vida) de conversar personalmente sobre temas diversos, transmitiéndome en todo momento la serenidad característica de su edad, además de una actitud sincera de humildad y de identificación con los más pobres y necesitados. Recuerdo nuestra conversación en un almuerzo en la Zona Colonial de Santo Domingo, y nunca olvidaré el impacto que me causó no sólo su humildad sino también su deseo de crear una Fundación para apoyar la educación de niños jóvenes de talentos demostrados por la excelencia de sus calificaciones escolares y universitarias, pero cuya pobreza le impedían desarrollar sus conocimientos conforme a sus capacidades intelectivas. Precisamente esa fue mi mayor sorpresa puesto que suponía que conversaría con un hombre avaro y de escasa o nula concepción humanista. Carlos Montaner puede conocer más que yo al señor Damián Barceló, pero reitero que hasta ahora tengo un buen concepto de este empresario español. Con respecto a los salarios que ha establecido el régimen en Cuba, es obvio que ni el señor Barceló ni cualquier otro empresario del mundo que instalase una empresa en Cuba, se pelearía con el Gobierno porque desearía pagar un mejor salario o porque se encontrara injusto que los cubanos no puedan hospedarse en su hotel.

    • Hilda Otero 13 December 2011 at 4:39 am Permalink

      No dudo de la sabiduría del señor Barceló, ni de su sencillez como persona. Pero los malabares para sostenerse en la isla te pueden pasar factura. No suelo juzgar por las palabras sino por las acciones y el hecho es que debe haber ganado este señor mucho dinero con su empresa hotelera y lo de la fundación para niños en Santo Domingo, aparte de mostrar gran sensibilidad, también tendría repercusión fiscal en sus cuentas dominicanas o en España…que nunca se sabe. Sólo el tiempo y la historia pondrán las cosas en su sitio.

    • Ramon José 17 December 2011 at 3:18 pm Permalink

      Señor Luís Ramón Altagracia Ortiz, aunque su comentario me indigna profundamente, voy a tratar de responderle con el mayor respeto posible
      pues no creo que usted conozca la realidad cubana , pues si así fuese no gastaría ni un minuto de mi tiempo en comentar su disertación,
      El señor Barceló sabe perfectamente lo que está haciendo, y ha escogido ser parte de un oprobioso sistema de explotación peor aun que el de la esclavitud , Esto que le relato a continuación no es un secreto ni algo que nadie pueda alegar como desconocido pues lo saben la inmensa mayoría de los cubanos, En el sector del turismo en Cuba todo el que trabaja en él es pagado por una entidad empleadora que es quien recibe los salarios que pagan las compañías extranjeras , y esta entidad empleadora le paga a los trabajadores en pesos cubanos no convertibles, ejemplo: un Barman o cantinero cobra 400 pesos cubanos ( menos de 20 dólares) por mes pero en el momento de cobrar, “el sindicato”, le pide que de forma “voluntaria” “done” esa misma cantidad (20 dólares ) para la salud y la educación, si no lo hace le retiran de su “expediente laborar” la categoría de “idóneo” y “confiable” y seguramente sin esas “categorías” difícilmente pueda trabajar en un hotel de la Isla nunca más. Si trabajan en estas condiciones es con la esperanza de que las propinan que les den alcancen para pagar ” su propio sueldo” y les quede algo para comprarle comida a sus hijos ” en tiendas de productos Españoles vendidos al triple de su precio” ,esto después de cambiar los dólares por pesos convertibles pagando un impuesto del 20% ósea solo le quedan 8 de cada 10 dólares que logró obtener de las propinas, Creo que el señor Barceló de haber nacido antes le hubiera vendido con gusto cámaras de gases para exterminar judíos a Hitler y algunos lo hubieran justificado porque “negocios son negocios”, y si hubiese nacido en los 1800 seguramente habría propuesto cambiar el sistema de esclavitud de la época por este método evidentemente mucho mas eficiente para el dueño patrón o empresario de la época .me parece algo ridículo que por un lado se aproveche de la desgracia de un pueblo para hacer dinero y por otro le regale los estudios a algunos niños de republica dominicana. Su afinidad personal por este señor no puede cegarlo a la realidad. Cuba es un país precioso dese una vuelta si no es que ya ha ido pero no a disfrutar de mujeres que por no tener no tienen ni esperanza, sino a conocer la realidad de la gente y su penurias y si usted es un ser humano y tiene sentimientos creo que su opinión sobre el señor Barceló va a cambiar radicalmente

  9. Chabeli 12 December 2011 at 3:26 pm Permalink

    Gracias Carlos por esta excelente pieza que recoge información y testimonios de tan infinito valor. Es una vergüenza que personas con tanta influencia y poder económico sean canallas sin escrúpulos como este tal Barceló.

  10. Timbiriche 12 December 2011 at 3:40 pm Permalink

    Estimado CAM: la lógica utilizada por este empresario español es la que ha prevalecido a lo largo de todos estos años, desde el período especial. Negocios bajo contrato, impunidad y paseos con amantes son los denominadores comunes de los empresarios, especialmente de España e Italia. Y el grado de complicidad de estos dos grupos es muy elevado, porque así como los hoteles siempre estuvieron infestados de ‘segurosos’, ETECSA (con Telecom Italia de partner extanjero, hasta finales del año pasado) era la encargada de hacer las escuchas correspondientes a los disidentes, embajadas o en el Centro de Negocios. Saludos.

  11. A. Alvarez 12 December 2011 at 4:56 pm Permalink

    Not at this time/!!!!!!

  12. fidel perdomo 12 December 2011 at 6:26 pm Permalink

    Carlos Alberto,uno de los cubanos más inteligentes.escuchaba desde Cuba sus comentarios por radio Marti,y pude percibir que era un hombre sensitivo e incisivo de gran claridad en sus ideas!

  13. Alfonzo Perfecto 12 December 2011 at 10:44 pm Permalink

    Todo esta muy bien Montaner,pero quiero preguntar,¿ Porque te quedeas tan corto,si sabes muchisimo mas ?Todos sabemos quien es Damian Barcelo,que fue casi un 100%100 admirador de los facistas Hitlarianos,
    cuando la segunda guerra mundial,y opresor junto a los Castros del ya
    demaciado largo tiempo del sufrimiento cubano,tu sabes muchisimo mas,DILO.

  14. Hilda Otero 13 December 2011 at 4:31 am Permalink

    La entrevista muestra la doblez moral de los inversionistas españoles que han puesto grandes sumas de capital en la isla. La razón última de su inversión es sacar una alta rentabilidad y cuanto más tienen allá, mayor “rescate” que tienen que pagar a los captores si quieren seguir administrando sus propiedades. Por eso alabará el sistema en público, mientras sus intereses estén allá, sobre todo en época de crisis. Estas personas en España se presentan como benefactores del pueblo de Cuba. He conocido otras historias parecidas. Inversores que desprecian profundamente a los cubanos y su sistema y en España van de demócratas perdonavidas. Con el mismo sonsonete, que si aquello era el prostíbulo de los americanos, que si los cubanos no saben trabajar, y un largo etc de razones para acallar sus conciencias.

  15. Perla 13 December 2011 at 4:53 am Permalink

    Si, la mayor longevidad que ha tenido la isla de Cuba es la longevidad de la máquinas de los años ’40 y ’50 y de los edificios cayendose.

  16. Maximiliano Herrera Verdugo 13 December 2011 at 2:40 pm Permalink

    Todo esto es tan triste cuanto chistoso porque los comunistas usan la palabra “capitalista” como un insulto, como para tachar a alguien de explotador, egoista, desalmado ,materialista, amante del dinero a cualquier costa, pero resulta que no hay explotador mas explotador que un comunista porque tienen a millones de personas trabajando casi de gratis sin derechos laborales, ni sindicatos ni nada. Una cosa consiguieron los comunistas en descollar antes todos los demas: son las personas mas hipocritas que pueblan esta particula de polvo cosmico llamada Tierra. El nivel de hipocresia que esgrimen es asombroso,cada vez que respiran, hasta cuando duermen, contradicen lo dicho con lo hecho. Si hay algo que me da repulsion total sin amparo es la hipocresia.

  17. Sergio Botero 13 December 2011 at 11:46 pm Permalink

    Estuve hace 15 y hace 16 años en Cuba. Para entonces, yo creía un poco en esas tonterías del marxismo que desgraciadamente todavía rondan tanto en mi país Colombia. Aunque me pareció linda la isla, las playas de varadero y los típicos programas turísticos, fue muy triste descubrir la realidad de 36 años de desastre comunista para entonces y una inmensa decepción sobre las tonterías del socialismo. Y nos hospedamos en los Meliá Cohiba y Varadero, lástima no haber sabido de estos hechos que denuncia Carlos Alberto Montaner, en ese entonces. Ahora me doy cuenta de esta verdad tan bien ocultada tras unos empleados silenciososo seguramente bajo amenaza. El mundo debe saberla al igual que muchos otros delitos de asociación de empresarios privados inescrupulosos extranjeros con regímenes totalitarios, deberían quedar al descubierto para que no vuelvan a suceder.

  18. Rodrigo 14 December 2011 at 6:32 am Permalink

    Son los mismos argumentos los de ese señor de todos los que se enriquecen de los dictadores. De hecho, sin Franco tampoco sería nada -él y casi toda la élite financiera que hoy dan clases, aquí en España, de la democracia-, pero la Ley de Amnistía le salvó -esperemos que en Cuba no exista esa tentación cuando llegue el momento. El mismo argumento de Siemens y Bayer, como bien ha dicho, y hasta los banqueros judios que financiaron a Hitler en un principio.
    Para todos ellos el dinero no tiene color político pues su santo santorum es el enrequecimiento a toda costa. Son unos miserables que deberían ser juzgados en el Trib. de la Haya por fomentar, sin reparos y con publicidad, el turismo sexual -que seguro que él ha catado.
    Si en este país existiera dignidad comenzaríamos a boicotear a todas esas empresas que se enriquecen a la sombra de los Castro y afines, incluidas las dictaduras árabes y africanas en las que también construyen o que se aprovechan de la pobreza ajena para que las masas turísticas -o consumidoras, como el caso de Libia con petróleo y gas natural- disfruten sin pudor alguno.

  19. Manuel 14 December 2011 at 6:42 am Permalink

    Hola a todos, me gustaría por favor que alguien me respondiese la siguiente pregunta. ¿ También los demás hoteles españoles que están en la isla de Cuba son cómplices del régimen castrista como lo son Meliá y Barceló? Ejemplos de otras cadenas hoteleras que están allí: Iberostar, H10, Sirenis. Riu estuvo pero parece que ahora no,………

    Hago la pregunta porque desconozco los acuerdos que existen para establecerse en Cuba

    Gracias

  20. Timbiriche 14 December 2011 at 3:39 pm Permalink

    Estimado CAM: el grueso de los empresarios extranjeros, partiendo de la base española de las sucursales radicadas, han tenido el mismo libreto. Se podría resumir así: contratos suculentos, dádivas generosas, imnunidad garantizada y mulatas free. Como el sistema comercial cubano de importaciones es totalmente cerrado, da para esta fórmula, que transforma en un monopolio (u oligopolio en algunos casos) por ser todo estatal. Incluso las empresas mixtas, que pueden importar directamente, son 51% del Estado. Los grandes negocios son manejados directamente por los cuatro o cinco apellidos consabidos (Castro, Maciques, etc.) y los beneficios ya están en otras costas, a la espera de la debacle del dúo monárquico. En ese sentido, la dictadura cubana no es distinta a la de otras latinoamericanas. Esperemos que el brazo de la Ley llegue a estas personas (gobierno y empresarios), todos esclavistas del siglo XXI. Saludos.

  21. alberto 16 December 2011 at 7:32 pm Permalink

    ¿Cuba ha dejado de ser prostibulo de los gringos? En cuanto se permitan los viajes a la isla(cosa que tanto anela el comandante),añadiremos a los gringos como principales proxenetas. Claro, bajo el ojo hipócrita y complaciente de los hermanos cagastros.

  22. Ramon José 17 December 2011 at 2:17 pm Permalink

    Conociendo un poquitín de los métodos de trabajo de ciertos sistemas de inteligencia creo que el señor Barceló se está delatando el solo o el que le escribió el discurso no está tan bien preparado como antaño lo estaban los que en ese entonces se dedicaban a esa tarea, Es evidente que está completamente bajo el dominio de quien se sabe , su lenguaje coloquial ni siquiera es el clásico español en este párrafo que se reproduce aquí, usa el lenguaje de quien fue victima del lavado de cerebro durante un tiempo prolongado “o” está siendo victima de los mismos métodos que aprobó se usaran en sus hoteles para reclutar o extorsionar a quien fuera necesario para los intereses de el régimen.
    Si leyendo solo este pequeño fragmento es tan evidente el por qué de su cambio de opinión, ya me imagino cuales serán las “travesuras en que se ha visto involucrado” posiblemente por esas mismas “travesuras” tenga que firmar como suya cualquier declaración que le pongan en las manos. lo que me resulta raro es que siendo este señor evidentemente inteligente y bastante ilustrado ni siquiera ponga reparo en la forma de escribir tan del discurso conocido del régimen, ahora también es posible que dándose cuenta lo deje pasar para luego declararse el también victima del régimen, seria chistoso,

  23. Damián Barceló 22 December 2011 at 5:13 pm Permalink

    Damián Barceló replica a Carlos Alberto Montaner, aliado de los EEUU de América del Norte para acabar con Fidel Castro.

    Señor
    Carlos Alberto Montaner

    Me dirijo a Usted y a los escribidores que, sin conocerme, han llenado la red de insultos a mi persona.

    No sé si acierto o no pero acaso no me equivoque si le hago a Usted de ascendencia aristocrática mallorquina. Desde luego la mía es de siervo de la gleba, o sea, proletario puro. Lo digo por su apellido y sus dos nombres. Yo sólo tengo uno.

    No soy hotelero ni lo he sido. Nunca tuve acciones de hoteles a excepción del Hotel Formentor, al norte de Mallorca, del que fui por muchos años Secretario del Consejo de Administración.

    Trabajo en el asesoramiento y representación de empresas lícitas sea cual sea su objeto.

    No tengo vinculación alguna con los Estados Unidos de América. Mi padre fue un soldadito español que dejó piel y sangre en la manigua Filipina regresando vencido a España en 1898. No sabía leer ni escribir. España le premió sus condecoraciones nombrándole cartero del caserío de Alquería Blanca, del Municipio mallorquín de Santanyí. A los 11 años me estrené de cartero sustituyendo a mi hermano Antonio. También repartía prensa. La leía en voz alta en los dos bares de la Alquería porque eran pocos los que sabían leer. Traducía del castellano al mallorquín. Fui niño malo y mi padre me puso a guardar puercos. También fui mozo de barbero. Padre me perdonó planteándome una disyuntiva: Trabajar en el campo o estudiar rápido el bachiller y una carrera porque nos escaseaba la plata. Aprobé en 5 años los 7 del bachillerato. En 23 meses y 27 días cursé los 5 cursos y el preparatorio de la Licenciatura en Derecho como alumno libre de la Universidad de Barcelona, la más dura de España. Era menor de edad y el Abogado más joven de mi patria. A los 22, Profesor Ayudante de la Cátedra de Economía Política y de Hacienda Pública de la Facultad de Derecho de la Universidad catalana.

    En ella hice mi aprendizaje de Abogado durante dos años. Pasé hambre. Aprendí a dormir en pleno invierno sin calefacción y con manta delgadita en un mal camastro. Tres o 4 ejemplares del tabloide “La Vanguardia” extendidos sobre la mantita me libraban del frío. Enfermé de pleuritis. Curado, hice el servicio militar y juré la bandera de España. Me enamoré. Tuve dos hijas. A los 25 años la primera. Hasta entonces no me había importado nunca la política. Era lógico pues había vivido desde los 10 en un régimen autoritario. No había conocido otro y lo primero era comer antes que filosofar.

    Desde los 8 años he sido y sigo siendo lector empedernido con una retentiva excelente. Quiero decir que no está mellado mi disco duro y en ocasiones me asombro recitando párrafos enteros que inundan mi mente de luz como si las viese en un televisor o las escuchara por la radio.

    Un juez amigo que además era autoridad del Movimiento me hizo nombrar diputado provincial. Me expulsaron de la Corporación por rebelde. El Gobernador de entonces me citó a su despacho, me insultó y levantó su mano para pegarme, pero no lo hizo. En venganaza escribí anónimos a muchas personas contando en verso la ignominia totalitaria de aquel energúmeno.

    Se llamaba Honorato Martín Cobos. Los versos acababan en una especie de estrambote. Decían así:

    “Castró una Corporación -toda entera en su despacho- y sin que le diera empacho- consumar la operación- sujetó a los 10 castrados- a darse por conformados- con la baja extirpación-”. “¿Aún no sabes quién es?. Un tipejo burgalés”.

    Para siempre quedé inmunizado “de la política”. No del servicio a hombres entregados a ella. Concretamente de dos que han dado sentido a mi existencia. Uno de ellos ha sido el Doctor Balaguer, Presidente por muchos años de la República Dominicana. El otro ha sido Bruno Kreisky, Canciller Federal de Austria y Vicepresidente de la Internacional Socialista a la par del sueco Olaf Palme y del alemán Willy Brand, su presidente. De Balaguer y de Kreisky aprendí austeridad y vocación de servicio. Muertos ya los dos.

    Durante muchos años he correteado la América colonial española. El año que viene, si cumplo mis propósitos, volaré 3 veces desde España a América. Habré cruzado quinientas veces el Océano Atlántico y usado más de 3.000 aviones. He sido Cónsul Honorario de Costa Rica en Baleares. También de Austria. Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Panamá en Europa para asuntos turísticos. He editado 6 o 7 obras sólo para obsequio de mis amigos y conocidos.

    Esta ha sido y es mi vida. Sin temor aguardo el fin del fin. He tenido lances con el fisco español pero ya estoy en paz. Hasta aquí un bosquejo de mi biografía y contesto ya a Don Carlos Alberto y a sus catecúmenos.

    Para poner las cosas en su justo sitio reproduzco la carta que Bruno Kreisky escribió a Fidel Castro y la que Usted me envió.

    Bruno me conoció hace muchísimo tiempo como dice claramente en su carta a Fidel Castro. Usted me ha escrito una sola y me ha visto y hablado una sola vez en su vida. No hay duda que Bruno conocía mis inquietudes, mis pensamientos y mis propósitos. En el primer libro de sus memorias me cita un par de veces en tono muy laudatorio. Es posible que yo muera sin haber escrito una obra que pensaba titular: “Bruno Kreisky en la transición española. Perfil humano del Canciller”. Ya tiene un centenar de páginas pero no me veo con fuerzas para darle fin. Debía constar de unas 500 páginas de texto y entre 40 y 50 de fotografías.

    Usted se acredita de mentiroso inventándome hoteles que nunca tuve y la profesión de hotelero que tampoco he ejercitado.

    No creo que Don Gabriel Escarrer tuviera vacilaciones morales por vincularse con Cuba cuando un inmaculado político socialista -social demócrata- avala al Grupo Sol y le califica como el mejor hotelero español.

    El bloqueo de Cuba alentado por Usted le valdrá de poco. No es que amenace sólo a Meliá, sino a toda la grey hotelera del mundo pues son muchos los países que han invertido en el rubro del turismo y Usted quiere meterlos a todos en la cárcel y despojarles de la riqueza que han generado. Hay hoteles en Cuba bajo sombrero mejicano que esconden a los gringos propietarios. Batista emporcó a Cuba de raíz a copa. Alguien debía terminar con ello y lo hizo Fidel Castro.

    Es cierto que la historia le juzgará. Pero ya la historia le ha juzgado a Usted.

    Fidel es terco. Me consta que repudió el consejo de Felipe González, dado hace más de 20 años, de que procediera a aperturar su dictadura. Se está haciendo ahora y yo afirmo que si no hubiera sido por los Estados Unidos y su bloqueo aquella apertura se habría producido hace mucho tiempo.

    Ahora ya se está en ello pero Usted sobra. Los Estados Unidos le volverán la espalda no sólo por aquello de que “Roma no paga a los traidores” sino porque el pueblo cubano sabe que el pan no llegó a sus hogares porque Usted lo quería como lo quería el Imperio: Hambriento.

    Su manera de distorsionar lo sencillo para alambicarlo en su caldera de Pero Botero, llama la atención. Acude a la memoria la fraseología del nazi Doctor Paul Joseph Goebbels para anestesiar al pueblo alemán. A Usted le consta que yo no soy hotelero. Su carta de 4 de Junio de 1992, fechada en Madrid, me la dirige en mi calidad de Asesor de Presidencia del GRUPO SOL.

    Usted reconoce la premura de la ULC -Unión Liberal Cubana- con estas palabras:

    “Nosotros no tenemos tiempo para esperar a que una muchedumbre de visitantes vayan lentamente cambiando las características del sistema. La situación de Cuba es apremiante y nuestro país comienza, literalmente, a morirse de hambre.”

    Si a Usted le pudiera más la razón que la pasión completaría la carta que me envió escribiendo así: “Cuando lo consigamos Castro caerá y la ULC entrará triunfante en La Habana y no seremos vencidos como en Playa Girón. La ULC formará gobierno y empapelaremos a todos los forasteros y a todos los castristas acusándoles de colaboradores. Seguiremos de la mano con el Imperio, bajo cuyos auspicios estamos actuando.”

    Usted, señor Montaner, clama por volver bajo paraguas gringo.

    De mi digo que canto con emoción las coplas de la “Guantanamera” y sé de memoria los versos menores de Martí que he imitado en alguna que otra composición mía.

    Mueve Usted el rabo en la CNN del Imperio y manosea a su talante sustantivos y adjetivos dando incienso a su amo mientras orquesta la balada ovejuna de sus acólitos que me insultan sin conocerme. No he roto ningún secreto en contar una conversación de Escarrer y mía con Felipe González y El Rey. Escarrer aguantó las tarascadas de Usted y su banda para que SOL MELIÁ abandonase Cuba. ¿Trabaja usted para la CIA?. Yo sí trabajé para el CESID.

    Gabriel Cánaves, eminente colaborar del Sr. Escarrer a la amenaza, contestó: Si los Estados Unidos no nos quieren nos iremos del país. Pero si Cuba nos sigue queriendo, no la abandonaremos. Así se publicó en el Diario Gramma.

    Dice Usted que habló con El Rey en privado sobre Cuba, Fidel Castro y sobre el embargo norteamericano y que lo que dijo “Su Majestad le pareció -A Usted- coherente y solidario con los demócratas cubanos”, o sea, que Usted afirma que El Rey se mostró solidario y coherente con la ULC.

    Cuenta la solidaridad del Rey con la ULC y me reprocha que yo refiera lo que Escarrer y yo hablamos con Felipe González y con Su Majestad en un evento de Estado al que concurría el cuerpo diplomático acreditado en Madrid y el Gobierno de España en pleno.

    Déjeme decirle por último que me dan vomitona los comentarios de sus epígonos.

    Tomo nota de que Maximiliano Herrera Verdugo me llama “pobre viejito ignorante e hipócrita; pedazo de mentiroso”.

    Eugenio Tuya me califica de canalla.

    Lillian Castañeda de “vejete descarado y mentiroso” y “pide a Dios que le dé suficiente vida para ver la ruina de este sinvergüenza y sus socios”.

    Luis Ramón Altagracia me defiende.

    Hilda Otero escribe que debo haber ganado mucho dinero con mi empresa hotelera y lo de la Fundación para niños en Santo Domingo, podría tener repercusión fiscal en mis cuentas dominicanas y en España.

    Chabeli que es una vergüenza que teniendo yo tanta influencia y poder económico “sean canallas sin escrúpulos como éste tal Barceló”.

    Timbiriche alude a mi “impunidad y paseos con amantes”. En otro comentario, más adelante, define los empresarios extranjeros con 4 puntos cardinales: “Contratos suculentos, dádivas generosas, inmunidad garantizada y mulatas free”. Corona su sapiencia tachándonos de “Esclavistas del Siglo XXI”.

    Alfonzo Perfecto afirma: “Todos sabemos quién es Damián Barceló, que fue casi un ciento por ciento admirador de los fascistas hitlerianos”. Se le olvidó el calendario: Nuestra guerra civil empezó el 18 de Julio de 1936. Yo tenía 10 años. Terminó el 1 de Abril de 1939, yo tenía 13 años. A los 6 meses estalló la Segunda Guerra Mundial, yo tenía 14 años. Terminó en Mayo de 1945, yo tenía 19 años. Era menor de edad. La mayoría se alcanzaba entonces a los 21 años.

    Un tal Rodrigo afirma que sin Franco yo no sería nada y que mis amigos y yo deberíamos ser juzgados en el Tribunal de La Haya por fomentar, sin reparos y con publicidad, el turismo sexual. Es un capítulo en el que nunca entré. Supongo que Rodrigo sí.

    Ramón José y otros quieren ponerme a parir……. No lo conseguirán.

    No me han llamado maricón porque lo deben estimar un elogio.

    Cierro esta epístola y le pido dispensa, señor Montaner. Vea que “los muertos que vos matáis, gozan de buena salud”.

    He leído alguno de sus libros, bella prosa, pero Usted hierra cuando se encarama en la fronda partidaria.

    Belisario Bethancourt, buen amigo mío, me regaló una obra suya. Su título es “El Homo Sapiens se perdió en América Latina”. Rodrigo Borja me dedica 3 páginas enteras en uno de sus libros. A uno y a otro les he acompañado en Mallorca. ¿Se halla usted también perdido en Lationamérica?.

    La pasión por la literatura española debiera hacernos amigos. Compartimos a Cervantes, a Quevedo, a Góngora, a San Juan de La Cruz, a Santa Teresa, a Miguel Ángel Asturias, a Mario Vargas Llosa, a Gabriela Mistral, a García Márquez……….

    Me acredito de vidente porque la extinción del castrismo está cerca tal cual le dije a Usted en Junio de 1992. Usted lo quería entonces, hace 20 años.

    El Comandante ya no comanda. Se está muriendo. “La rebelión de las masas” -recuerde a Ortega y Gasset y a Julián Marías- la tiene Fidel en casa. Cuando Usted regrese a Cuba no castigue. Ni invente memorias históricas perpetuando fratricidios. Integrar debiera ser el VERBO, porque el VERBO era Dios. Desintegrar es romper la armonía.

    Acaso algún día nos encontremos Usted y yo confesando prontitudes lacerantes que conducen a poca cosa y pidiéndonos perdón para que nos perdonen. Equivocarse es cosa de hombres.

    Atentamente,

    Damián Barceló

  24. Damián Barceló 22 December 2011 at 5:36 pm Permalink

    PRIMER DOCUMENTO.

    http://www.filedropper.com/brunokreiski1
    file backup online

    SEGUNDO DOCUMENTO
    http://www.filedropper.com/unionliberal
    online backup storage

  25. Damián Barceló 22 December 2011 at 5:41 pm Permalink

    Arriba encontrarán el link a las dos cartas de las cuales se hacen referencia en la respuesta de Don Damián Barceló.

  26. Damian Barceló 23 December 2011 at 11:38 pm Permalink

    Me dirijo a Usted y a los escribidores que, sin conocerme, han llenado la red de insultos a mi persona.

    No sé si acierto o no pero acaso no me equivoque si le hago a Usted de ascendencia aristocrática mallorquina. Desde luego la mía es de siervo de la gleba, o sea, proletario puro. Lo digo por su apellido y sus dos nombres. Yo sólo tengo uno.

    No soy hotelero ni lo he sido. Nunca tuve acciones de hoteles a excepción del Hotel Formentor, al norte de Mallorca, del que fui por muchos años Secretario del Consejo de Administración.

    Trabajo en el asesoramiento y representación de empresas lícitas sea cual sea su objeto.

    No tengo vinculación alguna con los Estados Unidos de América. Mi padre fue un soldadito español que dejó piel y sangre en la manigua Filipina regresando vencido a España en 1898. No sabía leer ni escribir. España le premió sus condecoraciones nombrándole cartero del caserío de Alquería Blanca, del Municipio mallorquín de Santanyí. A los 11 años me estrené de cartero sustituyendo a mi hermano Antonio. También repartía prensa. La leía en voz alta en los dos bares de la Alquería porque eran pocos los que sabían leer. Traducía del castellano al mallorquín. Fuí niño malo y mi padre me puso a guardar puercos. También fuí mozo de barbero. Padre me perdonó planteándome una disyuntiva: Trabajar en el campo o estudiar rápido el bachiller y una carrera porque nos escaseaba la plata. Aprobé en 5 años los 7 del bachillerato. En 23 meses y 27 días cursé los 5 cursos y el preparatorio de la Licenciatura en Derecho como alumno libre de la Universidad de Barcelona, la más dura de España. Era menor de edad y el Abogado más joven de mi patria. A los 22, Profesor Ayudante de la Cátedra de Economía Política y de Hacienda Pública de la Facultad de Derecho de la Universidad catalana.

    En ella hice mi aprendizaje de Abogado durante dos años. Pasé hambre. Aprendí a dormir en pleno invierno sin calefacción y con manta delgadita en un mal camastro. Tres o 4 ejemplares del tabloide “La Vanguardia” extendidos sobre la mantita me libraban del frío. Enfermé de pleuritis. Curado, hice el servicio militar y juré la bandera de España. Me enamoré. Tuve dos hijas. A los 25 años la primera. Hasta entonces no me había importado nunca la política. Era lógico pues había vivido desde los 10 en un régimen autoritario. No había conocido otro y lo primero era comer antes que filosofar.

    Desde los 8 años he sido y sigo siendo lector empedernido con una retentiva excelente. Quiero decir que no está mellado mi disco duro y en ocasiones me asombro recitando párrafos enteros que inundan mi mente de luz como si las viese en un televisor o las escuchara por la radio.

    Un juez amigo que además era autoridad del Movimiento me hizo nombrar diputado provincial. Me expulsaron de la Corporación por rebelde. El Gobernador de entonces me citó a su despacho, me insultó y levantó su mano para pegarme, pero no lo hizo. En venganaza escribí anónimos a muchas personas contando en verso la ignominia totalitaria de aquel energúmeno.

    Se llamaba Honorato Martín Cobos. Los versos acababan en una especie de estrambote. Decían así:

    “Castró una Corporación -toda entera en su despacho- y sin que le diera empacho- consumar la operación- sujetó a los 10 castrados- a darse por conformados- con la baja extirpación-”. “¿Aún no sabes quién es?. Un tipejo burgalés”.

    Para siempre quedé inmunizado “de la política”. No del servicio a hombres entregados a ella. Concretamente de dos que han dado sentido a mi existencia. Uno de ellos ha sido el Doctor Balaguer, Presidente por muchos años de la República Dominicana. El otro ha sido Bruno Kreisky, Canciller Federal de Austria y Vicepresidente de la Internacional Socialista a la par del sueco Olaf Palme y del alemán Willy Brand, su presidente. De Balaguer y de Kreisky aprendí austeridad y vocación de servicio. Muertos ya los dos.

    Durante muchos años he correteado la América colonial española. El año que viene, si cumplo mis propósitos, volaré 3 veces desde España a América. Habré cruzado quinientas veces el Océano Atlántico y usado más de 3.000 aviones. He sido Cónsul Honorario de Costa Rica en Baleares. También de Austria. Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Panamá en Europa para asuntos turísticos. He editado 6 o 7 obras sólo para obsequio de mis amigos y conocidos.

    Esta ha sido y es mi vida. Sin temor aguardo el fin del fin. He tenido lances con el fisco español pero ya estoy en paz. Hasta aquí un bosquejo de mi biografía y contesto ya a Don Carlos Alberto y a sus catecúmenos.

    Para poner las cosas en su justo sitio reproduzco la carta que Bruno Kreisky escribió a Fidel Castro y la que Usted me envió.

    Bruno me conoció hace muchísimo tiempo como dice claramente en su carta a Fidel Castro. Usted me ha escrito una sola y me ha visto y hablado una sola vez en su vida. No hay duda que Bruno conocía mis inquietudes, mis pensamientos y mis propósitos. En el primer libro de sus memorias me cita un par de veces en tono muy laudatorio. Es posible que yo muera sin haber escrito una obra que pensaba titular: “Bruno Kreisky en la transición española. Perfil humano del Canciller”. Ya tiene un centenar de páginas pero no me veo con fuerzas para darle fin. Debía constar de unas 500 páginas de texto y entre 40 y 50 de fotografías.

    Usted se acredita de mentiroso inventándome hoteles que nunca tuve y la profesión de hotelero que tampoco he ejercitado.

    No creo que Don Gabriel Escarrer tuviera vacilaciones morales por vincularse con Cuba cuando un inmaculado político socialista -social demócrata- avala al Grupo Sol y le califica como el mejor hotelero español.

    El bloqueo de Cuba alentado por Usted le valdrá de poco. No es que amenace sólo a Meliá, sino a toda la grey hotelera del mundo pues son muchos los países que han invertido en el rubro del turismo y Usted quiere meterlos a todos en la cárcel y despojarles de la riqueza que han generado. Hay hoteles en Cuba bajo sombrero mejicano que esconden a los gringos propietarios. Batista emporcó a Cuba de raíz a copa. Alguien debía terminar con ello y lo hizo Fidel Castro.

    Es cierto que la historia le juzgará. Pero ya la historia le ha juzgado a Usted.

    Fidel es terco. Me consta que repudió el consejo de Felipe González, dado hace más de 20 años, de que procediera a aperturar su dictadura. Se está haciendo ahora y yo afirmo que si no hubiera sido por los Estados Unidos y su bloqueo aquella apertura se habría producido hace mucho tiempo.

    Ahora ya se está en ello pero Usted sobra. Los Estados Unidos le volverán la espalda no sólo por aquello de que “Roma no paga a los traidores” sino porque el pueblo cubano sabe que el pan no llegó a sus hogares porque Usted lo quería como lo quería el Imperio: Hambriento.

    Su manera de distorsionar lo sencillo para alambicarlo en su caldera de Pero Botero, llama la atención. Acude a la memoria la fraseología del nazi Doctor Paul Joseph Goebbels para anestesiar al pueblo alemán. A Usted le consta que yo no soy hotelero. Su carta de 4 de Junio de 1992, fechada en Madrid, me la dirige en mi calidad de Asesor de Presidencia del GRUPO SOL.

    Usted reconoce la premura de la ULC -Unión Liberal Cubana- con estas palabras:

    “Nosotros no tenemos tiempo para esperar a que una muchedumbre de visitantes vayan lentamente cambiando las características del sistema. La situación de Cuba es apremiante y nuestro país comienza, literalmente, a morirse de hambre.”

    Si a Usted le pudiera más la razón que la pasión completaría la carta que me envió escribiendo así: “Cuando lo consigamos Castro caerá y la ULC entrará triunfante en La Habana y no seremos vencidos como en Playa Girón. La ULC formará gobierno y empapelaremos a todos los forasteros y a todos los castristas acusándoles de colaboradores. Seguiremos de la mano con el Imperio, bajo cuyos auspicios estamos actuando.”

    Usted, señor Montaner, clama por volver bajo paraguas gringo.

    De mi digo que canto con emoción las coplas de la “Guantanamera” y sé de memoria los versos menores de Martí que he imitado en alguna que otra composición mía.

    Mueve Usted el rabo en la CNN del Imperio y manosea a su talante sustantivos y adjetivos dando incienso a su amo mientras orquesta la balada ovejuna de sus acólitos que me insultan sin conocerme. No he roto ningún secreto en contar una conversación de Escarrer y mía con Felipe González y El Rey. Escarrer aguantó las tarascadas de Usted y su banda para que SOL MELIÁ abandonase Cuba. ¿Trabaja usted para la CIA?. Yo sí trabajé para el CESID.

    Gabriel Cánaves, eminente colaborar del Sr. Escarrer a la amenaza, contestó: Si los Estados Unidos no nos quieren nos iremos del país. Pero si Cuba nos sigue queriendo, no la abandonaremos. Así se publicó en el Diario Gramma.

    Dice Usted que habló con El Rey en privado sobre Cuba, Fidel Castro y sobre el embargo norteamericano y que lo que dijo “Su Majestad le pareció -A Usted- coherente y solidario con los demócratas cubanos”, o sea, que Usted afirma que El Rey se mostró solidario y coherente con la ULC.

    Cuenta la solidaridad del Rey con la ULC y me reprocha que yo refiera lo que Escarrer y yo hablamos con Felipe González y con Su Majestad en un evento de Estado al que concurría el cuerpo diplomático acreditado en Madrid y el Gobierno de España en pleno.

    Déjeme decirle por último que me dan vomitona los comentarios de sus epígonos.

    Tomo nota de que Maximiliano Herrera Verdugo me llama “pobre viejito ignorante e hipócrita; pedazo de mentiroso”.

    Eugenio Tuya me califica de canalla.

    Lillian Castañeda de “vejete descarado y mentiroso” y “pide a Dios que le dé suficiente vida para ver la ruina de este sinvergüenza y sus socios”.

    Luis Ramón Altagracia me defiende.

    Hilda Otero escribe que debo haber ganado mucho dinero con mi empresa hotelera y lo de la fundación para niños en Santo Domingo, podría tener repercusión fiscal en mis cuentas dominicanas y en España.

    Chabeli que es una vergüenza que teniendo yo tanta influencia y poder económico “sean canallas sin escrúpulos como éste tal Barceló”.

    Timbiriche alude a mi “impunidad y paseos con amantes”. En otro comentario, más adelante, define los empresarios extranjeros con 4 puntos cardinales: “contratos suculentos, dádivas generosas, inmunidad garantizada y mulatas free”. Corona su sapiencia tachándonos de “esclavistas del Siglo XXI”.

    Alfonzo Perfecto afirma: “Todos sabemos quién es Damián Barceló, que fue casi un ciento por ciento admirador de los fascistas hitlerianos”. Se le olvidó el calendario: Nuestra guerra civil empezó el 18 de Julio de 1936. Yo tenía 10 años. Terminó el 1 de Abril de 1939, yo tenía 13 años. A los 6 meses estalló la Segunda Guerra Mundial, yo tenía 14 años. Terminó en Mayo de 1945, yo tenía 19 años. Era menor de edad. La mayoría se alcanzaba entonces a los 21 años.

    Un tal Rodrigo afirma que sin Franco yo no sería nada y que mis amigos y yo deberíamos ser juzgados en el Tribunal de La Haya por fomentar, sin reparos y con publicidad, el turismo sexual. Es un capítulo en el que nunca entré. Supongo que Rodrigo sí.

    Ramón José y otros quieren ponerme a parir……. No lo conseguirán.

    No me han llamado maricón porque lo deben estimar un elogio.

    Cierro esta epístola y le pido dispensa, señor Montaner. Vea que “los muertos que vos matáis, gozan de buena salud”.

    He leído alguno de sus libros, bella prosa, pero Usted hierra cuando se encarama en la fronda partidaria.

    Belisario Bethancourt, buen amigo mío, me regaló una obra suya. Su título es “El Homo Sapiens se perdió en América Latina”. Rodrigo Borja me dedica 3 páginas enteras en uno de sus libros. A uno y a otro les he acompañado en Mallorca. ¿Se halla usted también perdido en Lationamerica?.

    La pasión por la literatura española debiera hacernos amigos. Compartimos a Cervantes, a Quevedo, a Góngora, a San Juan de La Cruz, a Santa Teresa, a Miguel Ángel Asturias, a Mario Vargas Llosa, a Gabriela Mistral, a García Márquez……….

    Me acredito de vidente porque la extinción del castrismo está cerca tal cual le dije a Usted en Junio de 1992. Usted lo quería entonces, hace 20 años.

    El Comandante ya no comanda. Se está muriendo. “La rebelión de las masas” -recuerde a Ortega y Gasset y a Julián Marías- la tiene Fidel en casa. Cuando Usted regrese a Cuba no castigue. Ni invente memorias históricas perpetuando fratricidios. Integrar debiera ser el VERBO, porque el VERBO era Dios. Desintegrar es romper la armonía.

    Acaso algún día nos encontremos Usted y yo confesando prontitudes lacerantes que conducen a poca cosa y pidiéndonos perdón para que nos perdonen. Equivocarse es cosa de hombres.

    Atentamente,

    Damián Barceló

  27. Damian Barceló 23 December 2011 at 11:41 pm Permalink

    http://www.filedropper.com/unionliberalcubana
    http://www.filedropper.com/brunokreisky

    Arriba encontrarán el link a las dos cartas de las cuales se hacen referencia en la respuesta de Don Damián Barceló.

  28. DB 24 December 2011 at 8:51 am Permalink

    Qué triste y patético como se defiende Damián Barceló en su carta y comentario. En primer lugar, el pasado profesional y personal de este señor, debe ser irrelevante y anecdótico ante la justicia, excepto cuando se trata de violar los lineamientos de la OIT y sobre todo, los derechos humanos de los empleados en los hoteles de la cadena Meliá, entre otros ¿A quién le importa que su papá estuvo en las Filipinas y que tuvo un amigo juez, o que.le gusta cantar la “Guantanamera” cuando ha sido un abusivo de las personas?. Aun siendo parte de la cadena indirectamente, es responsable por su penoso actuar al confabularse con el desafortunado, desacreditado y fracasado régimen comunista cubano. Es más, puede traer cuanto argumento ideológico, histórico y anecdótico, pero eso no quita el hecho de que haya metido la mano en ese desastre, beneficiándose.

    Además, qué mal informado está el señor Barceló: Por ejemplo Carlos A. Montaner, como ya este lo ha declarado, no está de acuerdo con el embargo estadounidense; por el contrario, defiende la cordialidad cívica y las buenas relaciones con los norteamericanos incluyendo con aquellos que tuvieron que dejar la isla para buscar un mejor futuro en el país del norte. El embargo NO es la causa del desastre material de los cubanos, en cambio es la perfecta justificación política y propagandística de los hermanos Castro para mantener su totalitarismo y maltratar a los seres humanos; en esto también debería estudiar un poco, aun teniendo ya tantos años y experiencia. La evidencia histórica demuestra lo contrario sobre lo que dice del embargo. Es solo investigar y tal vez vivir entre los cubanos no privilegiados. Pero la ideología empaña cualquier vestigio de sentido común, aun teniendo un olfato empresarial tan agudo y lucrativo. Eso se refleja en expresiones como “los gringos” y “el imperio” o las insinuaciones de que Carlos A. Montaner trabajó para la CIA (Ese ya es cuento trillado, fabricado y propagado por ya se sabe quiénes).

    No es que los cubanos quieran los hoteles en las condiciones actuales, sino el régimen castrista. Se equivocó, y eso es cosa de hombres. Pero es demasiado grave porque se ha asociado con ese régimen para abusar de los cubanos y debería pagar por eso.

  29. ALFONSO 12 February 2012 at 10:49 pm Permalink

    HACIENDO UN COMENTARIO SOBRE LO QUE EL PONE ARRIBA”No soy hotelero ni lo he sido. Nunca tuve acciones de hoteles a excepción del Hotel Formentor, al norte de Mallorca, del que fui por muchos años Secretario del Consejo de Administración.

    Trabajo en el asesoramiento y representación de empresas lícitas sea cual sea su objeto

    QUE MENTIRA MAS GRANDE.EL ES SOCIO DE LA CADENA MELIA, Y PRESIDENTE DEL HOTEL MELIA PANAMA CANAL , QUE POR CIERTO ES UNA CUNA DE SINVERGUENZAS, UN HOTEL SUCIO,MAL SERVICIO,QUEJAS HAY MUCHAS POR TRIP ADVISOR” HECHAN TODAS LAS AGUAS NEGRAS AL LAGO GATUN.

    INVESTIGUEN A CUANTA GENTE INOCENTE LE HA HECHO DANO ESTE SR. MISERABLE.
    DESDE LOS VECINOS HASTA LOS TOUROPERADORES, INVERSIONISTAS Y DEMAS.

    PARA QUE SEPAN QUE NI SU PROPIA FAMILIA LO QUIERE.

    SI EXITIERA UN INFIERNO, SERIA LLENADO SOLO POR SUS MALDADES.

    POR FAVOR INVESTIGUEN HAGAN ALGO POR LA INJUSTICIA DE ESTE HOMBRE Y SUS EMPLEADOS .

    PB.

  30. ERNESTO MENDOZA 10 September 2014 at 7:19 pm Permalink

    REVISAR ESTA DIRECCION APARENCEN MAS PROBLEMAS DE ESTE VIEJETE

    http://www.lavanguardia.com/economia/20041006/51262798875/la-audiencia-nacional-juzgara-a-botin-por-el-caso-de-las-cesiones-de-credito.html

    REALMENTE ES SOCIO DEL DIABLO…


Leave a Reply