16 July 2018 ~ 11 Comentarios

Desigualdad de ingresos no significa pobreza

Por José Azel

Durante años he publicado columnas sobre desigualdad, entre ellas: “Huyendo de la igualdad”, “Injusticia redistributiva”, “Los ricos no existen”, y otras reproducidas en mi libro “Reflexiones sobre la Libertad”. Invariablemente, este tema crea la correspondencia con más odio que recibo. Determinado, trataré nuevamente, motivado esta vez por el excelente análisis de Steven Pinker en su último libro “Ilustración Ahora”.

Comencemos definiendo los términos, como demandaba Voltaire. Defiendo solamente la desigualdad resultante de creación legítima de bienes y servicios. Es importante cómo surge la desigualdad. Ganancias resultantes de privilegios gubernamentales, prácticas comerciales injustas, deshonestidad, corrupción, favoritismo, etc. son ilícitas y deben perseguirse vigorosamente. No me ofende la desigualdad como tal, sino la que surge de ingresos ilícitos.

Tomaré un ejemplo ofrecido por el Dr Pinker. J K Rowling es la novelista británica que creó las series de Harry Potter que vendió más de 400 millones de copias. En su historia “de harapos a la riqueza”, Rowling fue de vivir de beneficios del Estado a ser el primer autor billonario. Es una de las personas más ricas del mundo y ha donado mucha de su fortuna a obras caritativas.

Como aficionados, hemos traspasado voluntariamente a Mrs Rowling una parte de nuestro capital por el placer de leer sus libros o ver las películas de Harry Potter. La hicimos muy rica y así incrementamos la desigualdad, pero esto no ha empobrecido a nadie. Lo mismo puede decirse de los productos creados por Microsoft de Bill Gates, Apple de Steve Jobs, y muchos otros que han mejorado nuestras vidas y les hemos agradecido financieramente.

La riqueza no es, como en la repetida analogía, un pastel de tamaño fijo que hay que repartir forzosamente para alcanzar alguna igualdad artificial. La riqueza global, medida por crecimiento económico, es un pastel siempre creciendo y ofreciendo mayores pedazos para cada uno. Aunque, de acuerdo, los pedazos no serán necesariamente del mismo tamaño para todos.

Y aquí está la paradoja. Como destaca Pinker, la vida “debe haber comenzado en un estado de igualdad original, porque cuando no hay riqueza todo el mundo comparte pedazos iguales de nada”. Es solamente cuando se comienza a crear riqueza que algunos terminarán con más que otros. Cuando una sociedad comienza a crear significativas oportunidades para la riqueza, algunos indudablemente tomarán mayores ventajas de esas oportunidades.

“Sea por suerte, habilidades o esfuerzo”, las ganancias serán desproporcionadas. Ausente algún esquema artificial de redistribución de ingresos, la desigualdad “absoluta” es matemáticamente necesaria. Pongo “absoluta” entre comillas para distinguirla de la “relativa” desigualdad. Desigualdad absoluta es la diferencia entre los más ricos y los más pobres. Cuando los países se enriquecen, algunos individuos se enriquecen más que otros, pero todos estarán relativamente mejor. Lo relevante es cuánto ingresamos o consumimos, no lo arriba o abajo que clasificamos comparados con otros.

La desigualdad de ingresos es notoriamente difícil de medir. Una de las mejores herramientas de medirla es el coeficiente Gini en varias versiones. El índice Gini trabaja más o menos así: un coeficiente Gini de 0 significa igualdad perfecta, por ejemplo, si todo el mundo tiene el mismo ingreso. Un coeficiente de 1 significa que una persona recibe todo el ingreso, desigualdad perfecta. En la práctica, los valores Gini se mueven en un rango entre 0.25 para los países más igualitarios hasta 0.70 para aquellos con una distribución elevadamente desigual. Las naciones pobres africanas muestran gran desigualdad, mientras las ricas naciones escandinavas son más igualitarias.

Las medidas se complican cuando consideramos transferencias sociales como cupones de alimentos y otras asistencias para familias necesitadas. A finales de los 2000 el coeficiente Gini en EEUU antes de transferencias sociales era 0.486; después de las transferencias descendía a 0.378. Más interesante aún, si medimos el coeficiente Gini por lo que consumimos más que por el ingreso, el incremento de desigualdad reportado recientemente desaparece completamente.

El coeficiente Gini muestra que la desigualdad en el mundo declina, pero cometemos un error analítico y moral cuando nos enfocamos estrechamente en la desigualdad de ingresos. Lo realmente importante es qué tan bien están las personas, no su posición con relación a otras personas.

11 Responses to “Desigualdad de ingresos no significa pobreza”

  1. Ramiro Millan 16 July 2018 at 1:53 pm Permalink

    Lo que dice el autor de la nota es tan cierto respecto a Mrs Rowling como también es cierto que mientras un solo individuo, como el mencionado, posee cientos de millones de dólares (sin saber para que los quiere), hay millones de niños que padecen, e incluso mueren, por hambre.
    De todas maneras, la discusión respecto de la igualdad o desigualdad no pasa por el razonamiento respecto de si está bien o mal. La razón nada influye en esta cuestión. Y si participa en algo no es más que como instrumento o herramienta al servicio de una de las partes. Lo que decida la razón, esté acertada o no, no cambia los acontecimientos como podrá observar a continuación.
    La verdad es que la influencia de la desigualdad en las decisiones políticas pasa por la intolerancia instintiva hacia la misma por parte de la enorme mayoría de los ciudadanos.
    Las mayorías no toleran la desigualdad, y la consecuencia directa de ello es la predilección insistente en prácticamente todos los rincones del planeta hacia las ideas que prometen distribución de la riqueza. Cuanto más organizada la sociedad, más capacidad real de distribuir poseen y menos contradicciones se generan.
    Y si todos asumimos que la mejor forma de gobierno es la democracia, y también damos por hecho que por una cuestión tan primitiva como las tensiones a las que nos someten nuestros instintos o por una cuestión de deducción racional, las mayorías privilegian las ideas socializantes de la producción económica, entonces no hay más que aceptar que hacia allí debemos dirigirnos. Sea muy buena o no la opción liberal como la que propone el autor. De hecho creo que sería muy buena si no fuera por el rechazo que en democracia o no las mayorías oponen.
    Por suerte, las ideas redistribucionistas han demostrado ser exitosas en países de Europa.
    Digo por suerte ya que el destino inexorable de los países pobres como los latinoamericanos que insistimos una y otra vez con las ideas redistributivas que fracasan una y otra vez por nuestra incapacidad cultural para organizarnos con la suficiente eficiencia, transformando cada intento en un nuevo período populista, es continuar insistiendo hasta que alguna vez aprendamos a hacerlo bien.
    Y no dudo de que la causa de la insistencia es pasional o pulsional por las evidencias abrumadoras que nos indican que despreocuparse de la desigualdad traería un enorme progreso en la región. Sin embargo, continuamos insistiendo en buscar esa igualdad que no solamente nunca llega, sino que con cada intento, empeora.
    Si de la razón dependiera la decisión, hace un largo rato el 99% de los ciudadanos latinoamericanos seríamos férreos liberales a ultranza.
    Pero como no depende de la razón, sino de pulsiones o Instintos, seguiremos privilegiando el distribucionismo y a esa realidad deberemos atenernos.
    La realidad es que se haga lo que se haga, siempre buscaremos el socialismo en cualquiera de sus formas y por tanto hay que buscar la manera de que funcione en latinoamérica. Nos guste o no.
    Y la única manera es con un cambio cultural.

    • Hectorlordonez. 16 July 2018 at 10:59 pm Permalink

      Que tal mi amigo Millan? Espero que bien,hacia rato que no intervenia en el blog en ciertas circunstancias caimos en ofensas Nada agradable Claro no me refiero a usted, usted es un hombre de respeto,en todo lo escrito por usted estoy casi en total acuerdo a excepcion de la distribucion en Latinoamerica en este cContinente en el cual vivimos es todo lo opuesto nada se distribuye,las desigualdades son enormes por que en nuestro continente como el resto del Mundo el que nace pobre morira pobre,por que no existe los recursos ni las posibilidades de salir de la pobreza si no existe una educacion adecuada no tiene las herramientas que es el saber, los costos universitarios por las nubes,las escuelas primarias y secundarias la ensenanza es pesima los alumnos no tienen los recursos muchos no tiene libretas ni lapices la ausencias de los Maestros por falta de estimulos son enormes a veces en un mes hay seis maestros diferentes casi nunca hay programa que los Maestros puedan seguir o sea los factores de pobreza son muchos De nuevo un saludo para usted mi amigo millan.

      • Ramiro Millan 17 July 2018 at 11:18 am Permalink

        Cómo anda ud amigo Héctor.
        Coincido en que la desigualdad en Latinoamérica es una calamidad.
        Pero si lee con atención mi comentario podrá percatarse que resalto el hecho de que con cada gobierno que se dice social demócrata o distribucionista de la riqueza, el resultado final es que la desigualdad empeora.
        La social democracia, muy lamentablemente, en latinoamérica en vez de resolver los problemas y dar bienestar al pueblo como sucede en todos los países desarrollados del planeta (con la única excepción de EEUU y tal vez Irlanda) siempre termina empeorando las cosas con el ejemplo extremo de Venezuela.
        Y como siempre el pueblo latinoamericano persistirá en seguir intentando con las políticas redistributivas, la solución pasa por crear las condiciones para que estas políticas sean exitosas. Y la única manera que estas políticas funcionen es cambiando la cultura cívica de los ciudadanos. Con educación cívica, con políticas activas como se vió en Japón o Singapur donde los gobiernos obligaban a los ciudadanos a adoptar conductas que favorezcan la acción colectiva más los mecanismos que se ocurran.
        Hasta que eso no suceda, latinoamerica continuará de populismo en populismo como ocurre desde hace más de 100 años.
        Es demasiado evidente que hay que recurrir a un mecanismo diferente al que creen los economicistas es la solución.
        Las ideas económicas no funcionan porque son unas mejores u otras peores, sino porque la cultura del pueblo permite o no que funcionen sea esta más o menos a la derecha o izquierda.

  2. El inagotable 17 July 2018 at 4:11 am Permalink

    La riqueza no es, como en la repetida analogía, un pastel de tamaño fijo.
    —-
    Asi, la describe Marx en su Salario, Precio y Ganancia. Decía que los pobres tenían una cuchara pequeñita.

  3. El inagotable 17 July 2018 at 4:12 am Permalink

    La riqueza no es, como en la repetida analogía, un pastel de tamaño fijo.
    —-
    Asi, la describe Marx en su Salario, Precio y Ganancia. Decía que los pobres tenían una cuchara pequeñita

  4. vicente 19 July 2018 at 5:23 am Permalink

    donde hay privilegios,hay exclusion,donde hay ricos hay pobres.

  5. Humberto 19 July 2018 at 12:36 pm Permalink

    Y aquí está la paradoja. Como destaca Pinker, la vida “debe haber comenzado en un estado de igualdad original, porque cuando no hay riqueza todo el mundo comparte pedazos iguales de nada”.

    …..

    Quien es Pinker, tu cuñado?

    Aqui vemos el gran dano que esta haciendo la especialización y división la división artificial del saber humano en Ciencia y Humanidades al pensamiento intelectual en el siglo XXI; es que las personan sobredimensionan su especialidad como si eso fuera el ombligo del mundo y por tanto, como eso es tan importante, suponen que todos saben de eso como el.

    El dano que le hace la especialización al saber humano, a la imaginación intelectual de esas personas; repercutirá en una ralentización cultural y mas confuncion de la que ya hay en el siglo XXI.

    El tal Piker es anterior a Marx o posterior a Marx?

    Quién plagió un poco a quien?

    De todos modos eso esta en la línea de Marx:

    1-Comunidad Primitiva: Según el marxismo, todo era igualdad ahi y sino no; era comunidad primitiva. Claro, todo eso sin ninguna prueba de si eso existio asi, sin las dudas razonables que existen por cuestión de tiempo par afirmarlo así o no pasó de un caso puntual por un corto periodo de tiempo y por alguna razón coyuntural de ese momento.

    Bueno despues viene los otros grandes esquemas sociales que le siguen, según sus ideas:

    2- Esclavismo.

    3-Feudalismo.

    4-Capitalismo.

    5-Y por último la el comunismo.

    Pero ahí hay una polémica teórica sin solucionar al dia de hoy; los criterios de Marx, Engel, Trotsky (De ahí, según mis ideas, venia su tesis de “La revolución continua”.), que son contrapuestos a los de Lenin y demas espantapájaros dogmáticos marxistas que les sucedieron (como Stalin, Fidel, Mao Tse Tung, Ho Chi Minh,…),… y es si la era posible que el comunismo triunfara conviviendo con el capitalismo.

    Lenin sostenía que si, que como el comunismo era un sistema superior deberia derrotar al arcaico y retrógrado capitalismo (ya de por si, esa bella idea contagió al mundo y llego un momento que la correlación de fuerza estuvo a su favor; claro, al final lo que contagió al mundo se fue sabiendo por los que escapaban de allí, que era una propaganda de vitrina y no la realidad); ya este llevaba dentro de sí las contradicciones que lo hacían desaparecer, como podría ser el antagonismo entre la clase trabajadora y la burguesía que les roba su salario (la plusvalía famosa) sin trabajar como ellos.

    Teóricamente (parafraseando la idea para no hacerla aburrida, otra de las debilidades del marxismo,…) es algo así como que el trabajo, el dinero al final de las cuentas tiene su expresión en horas laborales y no es posible que yo tenga tres trabajos, que trabaje unas 16 horas al dia y me este muriendo de hambre, mientras alguien que no trabaja tenga desde aviones particulares, hasta mega yates de millones de dólares.

    En realidad no es una sola gran contradicción y no hablo de esas pequeñas contradicciones de las que tanto escriben los ideologos burgueses que no entienden el marxismo y lo analizan de forma dogmática, sesgada; esas que pueden saltarce por atajos y estrategias sociales después sobre la marcha,… sino de cosas que son pilares de la teoría, esas que son piñones que engranan el motor que mantedria en equilibrio ese sistema, esas que son la zapata, la base sobre la cual se monta todo lo demas.

    Yo analizaba en mi blog una trivial, que no se como se les escapan cosas asi a personas con tanta cultura y desarrollo del pensamiento lógico social como Marx y Engel:

    La Dictadura del Proletariado y ahí yo demostraba con argumentos triviales y en base a la realidad ya pasada y presente, que nunca nadie del proletarios podrá ser la clase que dirija la sociedad; porque incluso, en los raron caso que se dio eso (digamos Lula por lo votos o Maduro como marioneta para la colonia castrista,…), a partir de un proceso lógico intelectual, ya dejan de ser proletariado y se convierte en “intelectuado” (una especie de anónimo jerárquico social que me invente para facilitar la comparación). Lo que demuestro es que es imposible ser proletariado e intelectuado al mismos tiempo y a la vez mantener un alto nivel cultural y una gran imaginación política. El 99% de los que lideraron los paises comunistoides y lideran los que quedan hoy; no son proletariado, ni provienen siquiera de la clase trabajadora.

    Una razón para eso es que el capitalismo cada vez ha proveído mas acceso a la educación y si usted tiene inclinaciones intelectuales, buenos rendimientos académico en su trayecto por los diferentes niveles escolares; lo mas probable es que usted nunca sea un obrero al final de sus estudios, sino alguien mas relacionado con actividades intelectuales.

    Otra razón trivial es que la verdad (lo siento Marx!) un obrero no tiene los conocimientos, el nivel cultural, el desarrollo intelectual, ni siguiera las motivaciones personales para dirigir un país; en primer lugar por lo complejo que es eso para su capacidad.

    Al final el marxismo práctico demostró que eso de la Dictadura del Proletariado pasó a ser un eslogan y un adoctrinamiento engaña bobo en manos de pillos, como Lenin, Fidel,… que solo persiguen perpetuarse en el poder.

    • Ramiro Millan 19 July 2018 at 1:43 pm Permalink

      Muy buen análisis Humberto.
      -“El comunismo y su enemigo imbatible” en razonvsinstinto.blogspot.com-

    • vicente 19 July 2018 at 1:56 pm Permalink

      todos somos proletarios excepto una elite millonaria,la dictadura del proletariado es el gobierno de la mayoria.

      • Humberto 20 July 2018 at 12:13 pm Permalink

        Lee, lee y despues comenta; que todos no son proletariado, eso no tiene lógica ni en las tesis marxistas.
        Hay infinidad de escritos sobre eso.

  6. Humberto 19 July 2018 at 1:46 pm Permalink

    En fin, la disputa se parcha un poco, diciendo que no se puede pasar directamente del capitalismo al comunismo y por lo tanto se necesita una etapa de tránsito y convivencia creativa con este; llamada socialismo.

    En realidad los ideólogos y apologistas del sistema capitalista analizan el marxismo y las sociedades comunistoides (asi le llamo yo, porque no eran ni una cosa, ni otra) que existieron o existen todavía de forma tan dogmática, como mismo hacia Marx con el capitalismo.

    Todos hacen análisis dilecticos de lo que les gusta y analisis dogmáticos de lo que no les gusta, al fin de las cuentas ninguno deja de ser humano; y por eso todos se equivocan, y acaban echandole la culpa de su errores a los demas.

    Digamos, el desastre de Macri (qué diga lo que digan sus acólitos, técnicamente ha sido por la ruta teórica seguida, adoctada) con su equipo de asesores de lujo, no es culpa del dogmático neoliberalismo; sino de otros.

    El desastre de Cuba, no es culpa de la familia castro y sus dogmáticas ideas marxistas; sino de otros.

    Las culpas nunca caen sobre los culpables!

    Ya Marx y Engel hablaban de esa necesaria etapa de tránsito llamada socialismo, aun cuando para ellos (al contrario de Lenin) eso solo era posible si el capitalismo era derrotado simultáneamente en todos los paises.

    Por qué decía eso así?

    Por lo que dije arriba, porque como a ellos simpatizaban con el socialismo/comunismo; ponían todas sus energías intelectuales en eso, sus sesgos estaban dirigidas a eso y era ahí donde usaban la dialéctica.

    Cuando les tocaba analizar el capitalismo, pues dejaban la dialéctica al lado y lo hacia dogmáticamente; por tanto su conclusión era puntual, que ese sistema no podía evolucionar a mejor, no hacían los esfuerzos intelectuales necesarios para descubrir hojas de rutas que después si siguieron esos ssitema.

    Es decir, no es que la realidad siempre sea mas compleja que nuestros esquemas y por eso para enteder ese ente social llamado sociedad/hombre nos hemos credos dos grandes esquemas Humanidades y Ciencias; sino que como humanos, anteponen sus simpatías personales, sus gustos, sus éxitos puntuales, antes del análisis intelectual crítico frío y así era que analizaban lo que les gustaba con herramientas dialéctica, evolutivas, en movimiento y lo que no les gustaba, con herramientas dogmáticas, estáticas, involutivas.

    Humanos!

    Lo mismos que Marx, hacen los que les simpatiza el capitalismo, porque les ha ido mejor; analizan lo demas de forma dogmática y al capitalismo con herramientas mas dialécticas.


Leave a Reply