12 August 2019 ~ 16 Comentarios

Después de Epstein: La nueva guerra conspirativa que involucra a Clinton y Trump

Por Armando Añel

El supuesto suicidio del multimillonario Jeffrey Epstein, ocurrido este sábado en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, ha desatado una nueva guerra en Internet entre trumpistas y antitrumpistas. Ambos bandos achacan alternativamente a Trump o a Clinton, en su momento socios o amigos del fallecido, estar detrás de la muerte del financista, dando cuerpo a teorías conspirativas en las que tanto los partidarios del presidente como del expresidente intentan echar toda la basura posible sobre la conciencia, o inconsciencia, de sus adversarios políticos. Y es que, como casi todo el mundo sabe, años atrás no solo tanto Bill Clinton como Donald Trump fueron compañeros de juergas –o cenas, o fiestas– de Epstein, sino que incluso ambos, Clinton y Trump, fueron amigos ellos mismos.

Parafraseando el dicho popular, con las glorias se olvidan las historias. Y cómo ha habido historias. Entre ellas, más recientemente, un “intento de suicidio previo”. Sí, porque de la supuesta muerte de Epstein hubo una especie de simulacro o adelanto el 23 de julio pasado en la misma prisión, cuando el millonario habría sido hallado inconsciente con varios cortes en el cuello. Todo esto en una cárcel de alta seguridad en el centro de New York.

Para colmo, el mismísimo presidente de Estados Unidos ha entrado al baile conspirativo retuiteando este sábado un mensaje de Terrence K. Williams, comentarista y comediante, quien ha alegado, en sucesivos tweets, que los Clinton son responsables de la muerte del susodicho. “¿Murió a causa de un suicidio si tenía una vigilancia 24/7 ? ¡Sí, claro! ¿Cómo puede suceder esto?”, escribió Williams.

En cualquier caso, la nueva ciberguerra de la conspiración no se detiene en las supuestas influencias de Donald o Bill y va mucho más lejos asegurando que en realidad el suicidio de Epstein no es tal y solo se trata de una operación de evacuación entre poderosos, es decir, gobernantes, exgobernantes, millonarios, multimillonarios, príncipes, sultanes, etc., para “limpiar” definitivamente al financista matándolo sin matarlo, sacándolo de la cárcel mientras se afirma que ha muerto, única manera de proteger a todos aquellos, incluyendo supuestamente a Clinton y Trump, que habrían formado parte de la depravación y el abuso.

Así que ya sabe amigo, si usted es trumpista furibundo ya tiene una nueva y vibrante teoría conspirativa, o dos, a las que aferrarse, y si es antitrumpista furibundo también: A Epstein lo habrían asesinado, de verdad o de mentiritas, para que no echara definitivamente pa’lante a Clinton o a Trump, según se prefiera… pero no a los dos juntos, ojo. O a los dos juntos, pero no revueltos (que no son huevos). En cualquier caso, aquí alguien habría halado la cadena y algunos casi que pueden escuchar, en lontananza, el ensordecedor ruido del inodoro.

16 Responses to “Después de Epstein: La nueva guerra conspirativa que involucra a Clinton y Trump”

  1. Julian Perez 12 August 2019 at 10:49 am Permalink

    Seguramente está al aparecer una teoría diciendo que fueron los Illuminati.

    • danettee 12 August 2019 at 11:14 am Permalink

      danettee
      11 August 2019 at 12:41 pm

      Permalink

      10 agosto, 2019 de 9:04 PM
      THE CLINTON MISTERIOUS DEATH LIST:
      1- James McDougal – Clintons convicted Whitewater partner died of an apparent heart attack, while in solitary confinement. He was a key witness in Ken Starr’s investigation.
      2 – Mary Mahoney – A former White House intern was murdered July 1997 at a Starbucks Coffee Shop in Georgetown .. The murder …happened just after she was to go public with her story of sexual harassment in the White House.
      3 – Vince Foster – Former White House counselor, and colleague of Hillary Clinton at Little Rock’s Rose Law firm. Died of a gunshot wound to the head, ruled a suicide.
      4 – Ron Brown – Secretary of Commerce and former DNC Chairman. Reported to have died by impact in a plane crash. A pathologist close to the investigation reported that there was a hole in the top of Brown’s skull resembling a gunshot wound. At the time of his death Brown was being investigated, and spoke publicly of his willingness to cut a deal with prosecutors. The rest of the people on the plane also died. A few days later the Air Traffic controller commited suicide.
      5 – C. Victor Raiser, II – Raiser, a major player in the Clinton fund raising organization died in a private plane crash in July 1992.
      6 – Paul Tulley – Democratic National Committee Political Director found dead in a hotel room in Little Rock , September 1992. Described by Clinton as a “dear friend and trusted advisor”.
      7 – Ed Willey – Clinton fundraiser, found dead November 1993 deep in the woods in VA of a gunshot wound to the head. Ruled a suicide. Ed Willey died on the same day his wife Kathleen Willey claimed Bill Clinton groped her in the oval office in the White House. Ed Willey was involved in several Clinton fund raising events.
      8 – Jerry Parks – Head of Clinton’s gubernatorial security team in Little Rock .. Gunned down in his car at a deserted intersection outside Little Rock Park’s son said his father was building a dossier on Clinton He allegedly threatened to reveal this information. After he died the files were mysteriously removed from his house.
      9 – James Bunch – Died from a gunshot suicide. It was reported that he had a “Black Book” of people which contained names of influential people who visited prostitutes in Texas and Arkansas
      10 – James Wilson – Was found dead in May 1993 from an apparent hanging suicide. He was reported to have ties to Whitewater..
      11 – Kathy Ferguson – Ex-wife of Arkansas Trooper Danny Ferguson, was found dead in May 1994, in her living room with a gunshot to her head. It was ruled a suicide even though there were several packed suitcases, as if she were going somewhere. Danny Ferguson was a co-defendant along with Bill Clinton in the Paula Jones lawsuit Kathy Ferguson was a possible corroborating witness for Paula Jones.
      12 – Bill Shelton – Arkansas State Trooper and fiancee of Kathy Ferguson. Critical of the suicide ruling of his fiancee, he was found dead in June, 1994 of a gunshot wound also ruled a suicide at the grave site of his fiancee.
      13 – Gandy Baugh – Attorney for Clinton’s friend Dan Lassater, died by jumping out a window of a tall building January, 1994. His client was a convicted drug distributor.
      14 – Florence Martin – Accountant & sub-contractor for the CIA, was related to the Barry Seal, Mena, Arkansas, airport drug smuggling case. He died of three gunshot wounds.
      15 – Suzanne Coleman – Reportedly had an affair with Clinton when he was Arkansas Attorney General. Died of a gunshot wound to the back of the head, ruled a suicide. Was pregnant at the time of her death.
      16 – Paula Grober – Clinton’s speech interpreter for the deaf from 1978 until her death December 9, 1992. She died in a one car accident.
      17 – Danny Casolaro – Investigative reporter, investigating Mena Airport and Arkansas Development Finance Authority. He slit his wrists, apparently, in the middle of his investigation.
      18 – Paul Wilcher – Attorney investigating corruption at Mena Airport with Casolaro and the 1980 “October Surprise” was found dead on a toilet June 22, 1993, in his Washington DC apartment had delivered a report to Janet Reno 3 weeks before his death.
      19 – Jon Parnell Walker – Whitewater investigator for Resolution Trust Corp. Jumped to his death from his Arlington ,Virginia apartment balcony August 15, 1993. He was investigating the Morgan Guaranty scandal.
      20 – Barbara Wise – Commerce Department staffer. Worked closely with Ron Brown and John Huang. Cause of death: Unknown. Died November 29, 1996. Her bruised, naked body was found locked in her office at the Department of Commerce.
      21 – Charles Meissner – Assistant Secretary of Commerce who gave John Huang special security clearance, died shortly thereafter in a small plane crash.
      22 – Dr. Stanley Heard – Chairman of the National Chiropractic Health Care Advisory Committee died with his attorney Steve Dickson in a small plane crash. Dr. Heard, in addition to serving on Clinton ‘s advisory council personally treated Clinton’s mother, stepfather and brother.
      23 – Barry Seal – Drug running TWA pilot out of Mena Arkansas, death was no accident.
      24 – Johnny Lawhorn, Jr. – Mechanic, found a check made out to Bill Clinton in the trunk of a car left at his repair shop. He was found dead after his car had hit a utility pole.
      25 – Stanley Huggins – Investigated Madison Guaranty. His death was a purported suicide and his report was never released.
      26 – Hershell Friday – Attorney and Clinton fundraiser died March 1, 1994, when his plane exploded.
      27 – Kevin Ives & Don Henry – Known as “The boys on the track” case. Reports say the boys may have stumbled upon the Mena Arkansas airport drug operation. A controversial case, the initial report of death said, due to falling asleep on railroad tracks. Later reports claim the 2 boys had been slain before being placed on the tracks. Many linked to the case died before their testimony could come before a Grand Jury.
      THE FOLLOWING PERSONS HAD INFORMATION ON THE IVES/HENRY CASE:
      28 – Keith Coney – Died when his motorcycle slammed into the back of a truck, 7/88.
      29 – Keith McMaskle – Died, stabbed 113 times, Nov, 1988
      30 – Gregory Collins – Died from a gunshot wound January 1989.
      31 – Jeff Rhodes – He was shot, mutilated and found burned in a trash dump in April 1989.
      32 – James Milan – Found decapitated. However, the Coroner ruled his death was due to natural causes”.
      34 – Richard Winters – A suspect in the Ives/Henry deaths. He was killed in a set-up robbery July 1989.
      THE FOLLOWING CLINTON BODYGUARDS ARE ALSO DEAD
      35 – Major William S. Barkley, Jr.
      36 – Captain Scott J . Reynolds
      37 – Sgt. Brian Hanley
      38 – Sgt. Tim Sabel
      39 – Major General William Robertson
      40 – Col. William Densberger
      41 – Col. Robert Kelly
      42 – Spec. Gary Rhodes
      43 – Steve Willis
      44 – Robert Williams
      45 – Conway LeBleu
      46 – Todd McKeehan
      And the most recent, Seth Rich, the DC staffer murdered and “robbed” (of nothing) on July 10. Wikileaks found Assange claims he had info on the DNC email scandal.
      Not Included in this list are the 4 men killed in Benghazi.

  2. Manuel 12 August 2019 at 11:07 am Permalink

    “Y sin embargo se mueve”

    TODO APUNTA A QUE STEVE BANNON, EL QUE FUERA DIRECTOR DE LA CAMPAÑA EN REDES SOCIALES DE DONALD TRUMP, ha desembarcado en Europa decidido a hacerse notar. Y es que sus estrategias digitales y populistas funcionan. Después de dejar su granito de arena en Estados Unidos, ayudó a ascender en las elecciones italianas al conservador Matteo Salvini, líder de la Liga Norte. En España, ha catapultado al estrellato a Vox, que, al cierre de esta edición, tiene más del doble de seguidores en Instagram que Podemos y cuatro veces más que el PP. The Movement, en Bruselas, y Dignitatis Humanae, en Roma, son las sedes europeas de los dos think tanks de Bannon para manipular la intención de voto gracias a técnicas de microtargeting, que permiten segmentar a los ciudadanos por perfiles ideológicos, género, intereses, ubicación o conducta en la Red. La clave está en dirigir dardos envenenados a las audiencias que más se van a rebotar –y más van a reaccionar a tuits incendiarios, amplificando su efecto y su publicidad–, o a los sectores de indecisos. Al más puro estilo trumpiano.
    Otro frente al que teme la CE es Rusia. Y no se trata de una teoría conspiranoica ni de una película de James Bond, no. Un documento publicado en febrero por el Consejo de Ministros de la UE afirma que “los esfuerzos defensivos deben dirigirse a las fuentes rusas, que cada vez despliegan más estrategias de desinformación”. En 2016, la campaña soviética para boicotear el proceso electoral estadounidense alcanzó, solo en Facebook, a 125 millones de usuarios, según datos del citado informe. Google y Twitter fueron sus otras dos dianas. Pero no eran mensajes disparados al azar, sino diseñados a medida para targets específicos, e invisibles para el público general. “Los sentimientos individuales sobre ideas o candidatos políticos suelen ser muy impresionables y, por lo tanto, manipulables”, aseguran Dipayan Ghosh y Ben Scott, investigadores de la Harvard Kennedy School y autores del informe Digital Deceit, publicado el año pasado.
    La propaganda de precisión está basada en las mismas técnicas de inteligencia artificial que usa el márquetin online personalizado. Pero ¿qué sucede cuando no se trata de vender coches, sino candidatos electorales? “Las herramientas de publicidad digital son perfectamente legales. Todos los implicados se benefician económicamente en este ecosistema. Han desarrollado estrategias brillantes de persuasión activa. Pero también han abierto la puerta a abusos que pueden dañar el interés público y la cultura política, debilitando la integridad de la democracia”, advierte Ghosh. Es decir, lo peor que te puede pasar ya no es que te veas influido para comprar cierta marca de coche, sino que seas manipulado en tu visión política… y en tu voto.
    EN 2017, STEPHEN PADDOCK MATÓ A 58 PERSONAS Y DEJÓ HERIDAS A OTRAS 851 EN EL MAYOR ASESINATO EN MASA COMETIDO POR UN SOLO INDIVIDUO en Estados Unidos. Cuando, a la mañana siguiente, los ciudadanos quisieron ampliar la noticia en Google, se toparon con varias webs en los primeros puestos de resultados que describían a Paddock como un simpatizante liberal y anti-Trump. Además, aseguraban que el FBI había revelado su conexión con el ISIS. Pero todo era falso. La estrategia perseguía apuntalar la popularidad de Trump y fomentar el miedo a los ataques terroristas. 4Chan, una cadena especialista en desinformación, se había pasado toda la noche trabajando para cargarles la culpa de la masacre a los demócratas. Lograron que sus noticias falsas burlaran el sistema de selección de resultados del buscador, cuando alguien googleaba el nombre del asesino.
    Aunque parezca sorprendente, la desinformación está protegida por la libertad de expresión, por eso es tan difícil de frenar. Lo que sí se puede parar son técnicas como la que funcionó en la noticia de Paddock. “El Black Hat SEO está diseñado para engañar al algoritmo de búsqueda de Google durante unas horas, antes de que pueda corregir la distorsión. Es un arma crítica en el arsenal de propaganda de precisión. Los resultados de búsqueda sobre temas de actualidad juegan un papel clave para dar forma a la opinión pública. Por eso, su manipulación es un peligro para la integridad del debate político”, denuncia Ghosh, que además fue consejero de tecnología en la Casa Blanca durante el mandato de Barack Obama. Por ejemplo, cuando quieres enterarte de qué dijo tal candidato en su reciente aparición pública y lo googleas, el Black Hat SEO puede hacer que los primeros puestos de resultados sean de páginas con bulos para desprestigiar al personaje en cuestión.
    Imagina que eso no te pasa solo a ti, sino a millones de personas más al mismo tiempo. Supón que, además, esas noticias engañosas resultan tan verosímiles y atractivas que no solo te las crees, sino que las compartes y tuiteas a tus amigos. Eso multiplicado por millones. En menos de lo que tardas en echarte la siesta, ya se ha hecho viral. La onda expansiva es inmensa, para empezar, porque Google es el método de búsqueda de información que emplea el 85% de los internautas del mundo. Y porque los cinco primeros resultados de la búsqueda se llevan el 75 % del tráfico en la Red. Y el primero, el 95 %.
    Más sofisticada es otra herramienta que les valió la victoria aplastante a Obama en 2012, a Trump en 2016, al presidente francés Emmanuel Macron en 2017, a los defensores del sí en la campaña del brexit o al presidente Uhuru Kenyatta, en Kenia, en 2017. Hablamos del software de gestión de redes sociales o Social Media Management Software (SMMS), que se ocupa de determinar qué grupos de personas son más adecuados para dirigirse a ellos. Tras recabar datos personales de millones de usuarios, bien a través de su compra en el mercado de información o cosechados online, este software segmenta a la población para decidir cómo mostrarles un determinado mensaje. Es lo que ocurrió en la campaña de Trump: “De cada frase del candidato hicieron once versiones muy refinadas, para perfiles psicológicamente diferentes. Cuando conozco tu personalidad, conozco tus miedos, y ahí está la clave, ahí es donde empieza el lavado de cerebro. Esto se llama populismo, no democracia. Es ajustar mi charla a lo que tú quieres escuchar”, afirma Martin Hilbert, profesor de Comunicación en la Universidad de California y asesor tecnológico de la Biblioteca del Congreso de EE. UU.
    Ocho de cada diez españoles opinan que las noticias falsas son un problema para la democracia en general y, en particular, en nuestro país
    EN LA MISMA LÍNEA, EL LLAMADO FILTER BUBBLE O ‘BURBUJA DE FILTRADO’ IDENTIFICA LA PARTE DEL PROGRAMA ELECTORAL con la que podrías estar de acuerdo, para bombardearte solo con esa idea. Es lo que se hizo con gran éxito en la campaña de Obama, tal y como nos cuenta Hilbert, donde crearon una base de datos de 16 millones de votantes indecisos, con el fin de enviarles propaganda a medida y ganarlos para su causa. “Podías estar en desacuerdo con su programa político en un 90%, y estar de acuerdo con una sola de sus promesas electorales. Si te muestran todo el rato –en tu feed de Facebook, en Twitter, etc.– mensajes sobre esa única idea afín a tu modo de sentir, acabas pensando: ‘Mira, qué bueno es Obama’. La burbuja de filtrado es tan potente que cambiaron la opinión del 80% de la gente que atacaron de esta manera. Así ganó Obama las elecciones”, recalca Hilbert.
    Como guinda, los servicios de escucha de las redes sociales también ayudan a afinar los mensajes. “Por ejemplo, si mucha gente empezaba a tuitear sentimientos negativos sobre un comentario hecho por Hillary Clinton, el SMMS dirigía su propaganda pro-Trump a esos usuarios”, aclara Ghosh. Aquí es clave el papel de los algoritmos de inteligencia artificial que toman decisiones complejas en tiempo real para determinar qué tipo de contenido envían a qué segmento de población.
    Y ES QUE ESOS ALGORITMOS TE CONOCEN MEJOR QUE TU PROPIA MADRE. Lo sabe bien el experto en psicometría Michal Kosinski, hoy investigador en la Universidad de Stanford. Un buen día, cuando trabajaba en la de Cambridge, decidió comprobar cuánto podía saberse sobre el perfil psicológico de una persona estudiando su actividad en Facebook, en concreto, las entradas en las que pulsaba me gusta. Hizo un experimento con millones de voluntarios: les aplicó test psicológicos y estudió su comportamiento en la red social. A partir de ahí, creó borradores cada vez más refinados de un algoritmo de inteligencia artificial capaz de hacer una radiografía a tu forma de ser, solo con tener acceso a tu página de Facebook.
    Con 68 likes, Kosinski demostró que su programa podía predecir la personalidad con bastante certeza, incluso el color de piel de una persona –con un 95 % de aciertos–, su inclinación sexual –88 %– o su filiación política –85%–. No contentos con eso, comprobó que con 150 me gusta, el algoritmo podía deducir cómo era alguien mejor que sus propios padres. Eso incluía sus necesidades y miedos más íntimos y cómo era de esperar que se comportara.
    Enseguida, el joven Kosinski intuyó el peligro que podía tener esta herramienta en las manos equivocadas. Si alguien era capaz de conocer con tanta profundidad a cada uno del océano de usuarios de Facebook, podría usar esos conocimientos para dirigirles afinadas técnicas de persuasión… o para perseguir a los homosexuales, a las mujeres árabes liberales, a los disidentes en regímenes totalitarios… Sus hallazgos podían suponer una amenaza para el bienestar de un individuo, su libertad o, incluso, su vida, empezó a advertir el propio Kosinski en sus publicaciones científicas. Y eso fue precisamente lo que pasó, al menos, en lo que respecta a la libertad de pensamiento.
    Aunque este investigador no estaba dispuesto a vender su programa algorítmico para fines comerciales o políticos, no pensaba lo mismo su colaborador Aleksandr Kogan, que firmó un acuerdo en 2014 con la compañía británica Cambridge Analytica para proporcionarles un programa similar, según revelaba The Guardian. Para ello, recolectaron de Facebook una base de datos de millones de votantes estadounidenses, sin avisar con qué propósito iban a usarse. No se descubrió el pastel hasta 2017, algo tarde, porque el invento ya lo había probado con éxito Cambridge Analytica en dos de las campañas más sonadas para las que ha sido contratada: la presidencial de Trump y la del brexit en el Reino Unido.

    Muchas compañías de IA trabajaron para trump
    En las pasadas elecciones. Y lo han seguido haciendo.
    Trump lleva 4 años en campaña permanente con esos
    Estupendos colaboradores que son lo más avanzado del
    Marcketing y la política actual.

    Otra compañía similar, que también trabajó para Trump en las elecciones estadounidenses, es Harris Media LLC, con base en Texas. Según el grupo en defensa de los derechos civiles Privacy International, Harris Media fue contratada en las elecciones de Kenia en agosto de 2017 por el partido en el poder y utilizó datos de las redes sociales para dirigirse a determinadas audiencias. “Nos preocupa el rol y la responsabilidad de los asesores que trabajan en las campañas políticas en Kenia, donde la afiliación tribal y la región de origen son datos muy sensibles políticamente”, denunciaba la oenegé en un comunicado a Reuters. Noticias falsas y troles dominaron la discusión pública y alimentaron la tensión y los enfrentamientos étnicos en los días previos a las votaciones.
    Luego están los bots. En agosto de 2017, Trump agradeció en un tuit a una tal Nicole Mincey por haberlo felicitado por “trabajar para el pueblo norteamericano”. Con 150.000 seguidores en Twitter, Mincey parecía ser, por sus comentarios y su foto, una afroamericana seguidora del líder republicano. Pero resultó que, en realidad, no era más que el avatar de un programa informático.
    “Los sentimientos individuales sobre ideas políticas suelen ser muy impresionables y, por tanto, manipulables”
    EL MISMO TRUMP RECONOCIÓ QUE NO HABRÍA GANADO LAS ELECCIONES SIN TWITTER. Pero, tal vez, no fue por el apoyo de los internautas, sino por el ejército de bots que amplificaron su alcance. Se trata de cuentas que no pertenecen a usuarios reales: son gestionadas por un software encargado de imitar la conducta humana. En mayo de 2017, un estudio de la Universidad de Georgia demostró que pueden servir para difundir mensajes políticos de forma masiva y convertirlos en trending topic en solo unas horas, simulando que son gente de carne y hueso la que está compartiendo su sentir o su opinión.
    Se especializa en estas técnicas la agencia rusa Internet Research, también conocida como Kremlinbots o Trolls de Olgino. Su granja de bots produjo y diseminó miles de posts en Facebook e Instragram para apoyar la campaña del magnate rubio en las pasadas elecciones de Estados Unidos, tal y como reportó en profundidad la revista Wired. De hecho, en febrero de 2018, el Departamento de Justicia estadounidense condenó a esta agencia por haber interferido con sus procesos políticos.
    Métodos similares se emplean en China y en Rusia para apoyar las ideas del régimen o desviar la atención de asuntos delicados. Y han saltado a la palestra en otros muchos países, como Francia, donde protagonizaron un intento fallido de desprestigiar a Macron antes de las pasadas elecciones.
    La burbuja de filtrado te bombardea solo con la parte de un discurso político con la que podrías estar de acuerdo
    Los bots políticos son muy útiles para difundir cientos de miles de comentarios de apoyo a un candidato… o para acosar a un contrincante o a un activista molesto con una riada de comentarios agresivos. “Su misión es engañar al público, hacerle creer que son personas quienes están expresándose en internet y que sus mensajes representan la opinión de una mayoría de la sociedad”, advierten los expertos en la materia Renée DiResta, John Little, Jonathon Morgan, Lisa Maria Neudert y Ben Nimmo, en un artículo publicado en Motherboard. Por si fuera poco, también se puede introducir en el programa de inteligencia artificial de estos autómatas la habilidad de buscar y detectar en la Red a individuos afines a determinada línea ideológica, para conectar con ellos y enviarles su propaganda, pues estos nuevos aliados humanos serán más proclives a difundirla después –sin saber que están siendo manipulados por bots, claro—.
    Cuando empezó la interminable campaña del brexit en el Reino Unido, no estaba tan clara la victoria de los independentistas. Es más, los primeros sondeos aseguraban que ganaría el no: quedarse en la UE contaba con muchos e importantes defensores. Pero no tenía a su lado una buena compañía de propaganda de precisión. Es uno de los temas que ha estudiado a fondo Vyacheslav Polonsky, investigador del Instituto de Internet de Oxford, que analizó 28.000 entradas en redes sociales y unos 13.000 hashtags para sacar sus conclusiones.
    NOS DIMOS CUENTA DE QUE LAS PERSONAS ESCÉPTICAS HACIA LA UE Y LOS QUE APOSTABAN POR EL BREXIT dominaban el debate y eran más efectivos en su uso de Instagram para activar y movilizar a la gente en todo el país. También tendían a ser más apasionados, activos y extrovertidos en su conducta online. Generaban de media casi cinco posts por cabeza más que sus oponentes”, señala. AggregateIQ, filial canadiense de Cambridge Analytica, fue contratada por los defensores del brexit para la campaña. Sus mensajes pudieron llegar hasta siete millones de personas, según un artículo de marzo en El Mundo, aprovechando el nicho de los indecisos y de quienes sentían resquemor hacia la inmigración.
    Otro caso que Polonsky ha examinado es el éxito en la campaña online de Macron en las elecciones galas de mayo de 2017. “Todas las interacciones con los simpatizantes eran grabadas y analizadas semánticamente mediante algoritmos avanzados para extraer palabras clave que resonaran con los votantes. Estas palabras clave eran usadas luego por Macron en sus discursos, adaptadas a diferentes audiencias y regiones. Los mítines eran retransmitidos en vivo a través de Facebook, mientras un equipo de creadores de contenido armaba cada tuit con una dedicación artesana”, explica Polonsky.
    Así las cosas, no hay duda de que las nuevas estrategias de propaganda de precisión han llegado para quedarse. Nos hallamos, en palabras de Ghosh, en “la era de la desinformación algorítmica”. Según Polonsky, “estamos siendo testigos del amanecer de una nueva frontera, donde la política es la guerra y el big data es una de las armas más poderosas de su arsenal”. Eso implica que quien domine el nuevo armamento liderará el discurso político y los corazones de la gente en la nueva y dudosa democracia digital. Porque, como nos recuerda este experto, “en Facebook, Twitter e Instagram, todo el mundo puede hablar, pero no todo el mundo puede ser escuchado”. Y ya no se trata de tener carisma o un discurso político de calidad: la clave está en tener de tu lado a los mejores expertos en algoritmos.
    Para difundir su ideología sobre las leyes de igualdad de género o la inmigración musulmana, el partido liderado por Santiago Abascal –abajo, en la foto– ha demostrado que nada más eficaz que WhatsApp. El sistema de mensajería privada que más se usa en España da a los mensajes cierto carácter de familiaridad, y ayuda a que estos prendan como la pólvora. Algo parecido pasa con Twitter, donde se publicaron en febrero de este año tres millones de tuits mencionando a Vox, un millón por delante de los que hacían referencia al PSOE o al PP, según la consultora Digimind.
    Para George Lakoff, profesor de Lingüística en la Universidad de California en Berkeley, la clave para hacerse el amo de las redes está en llamar la atención. Y nada mejor que lanzar mensajes provocativos que siembren cabreo y frustración. Por ejemplo, al tildar al feminismo de supremacista, se logran dos cosas: meterse en el bolsillo a quienes prefieren el machismo y crear una oleada de reacciones furiosas que dan más publicidad a los promotores de la idea aberrante. Pero ¿qué hacer si no quieres entrar en el juego? La solución está en responder en positivo. “¡No repitas las acusaciones! En lugar de eso, usa tus propias palabras y valores para dar un nuevo marco a la conversación”, aconseja Lakoff en su libro No pienses en un elefante, sobre las estrategias actuales de propaganda.
    Facebook se reunió con responsables de los principales grupos políticos en España para asegurarles su compromiso en frenar la difusión de fake news durante la campaña. Google y Twitter también han prometido hacerlo durante las elecciones europeas, con algoritmos de inteligencia artificial para detectar y eliminar cualquier bulo que se cuele en sus redes. Aunque sus buenas intenciones no han servido, por el momento, para calmar la inquietud de la CE, que en 2018 interrogó a Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, sobre los datos de 87 millones de sus usuarios que fueron filtrados a Rusia y usados para manipular la carrera electoral que dio la victoria a Trump en 2016.
    La clave está en el big data, “la huella que dejamos atrás en cada paso que damos en los medios electrónicos. Se estima que, por cada individuo en Estados Unidos, hay cinco mil puntos de datos disponibles para el análisis”, señaló en 2017 Martin Hilbert, profesor de la Universidad de California, en una conferencia sobre democracia en la era digital. Para poner un poco de orden, clasificar y buscar lo que interesa, están los algoritmos de inteligencia artificial, que “extraen conocimiento del mar de información con procesos que encuentran patrones en los datos”.
    Estos algoritmos se alimentan de cada post que publicas, cada foto, cada opinión que tuiteas para ir dibujando tu perfil. También les dan de comer las cookies, que cada vez que visitas una web quedan enganchadas a tu dispositivo como una especie de anzuelo, y van siguiendo tus pasos por internet. Pero no solo son las cookies. Cada dispositivo que usamos tiene un sistema de localización que permite a terceras personas detectar todos los lugares donde hemos estado, mítines políticos y manifestaciones incluidas.

  3. Manuel 12 August 2019 at 11:18 am Permalink

    “Y sin embargo se mueve”
    TODO APUNTA A QUE STEVE BANNON, EL QUE FUERA DIRECTOR DE LA CAMPAÑA EN REDES SOCIALES DE DONALD TRUMP, ha desembarcado en Europa decidido a hacerse notar. Y es que sus estrategias digitales y populistas funcionan. Después de dejar su granito de arena en Estados Unidos, ayudó a ascender en las elecciones italianas al conservador Matteo Salvini, líder de la Liga Norte. En España, ha catapultado al estrellato a Vox, que, al cierre de esta edición, tiene más del doble de seguidores en Instagram que Podemos y cuatro veces más que el PP. The Movement, en Bruselas, y Dignitatis Humanae, en Roma, son las sedes europeas de los dos think tanks de Bannon para manipular la intención de voto gracias a técnicas de microtargeting, que permiten segmentar a los ciudadanos por perfiles ideológicos, género, intereses, ubicación o conducta en la Red. La clave está en dirigir dardos envenenados a las audiencias que más se van a rebotar –y más van a reaccionar a tuits incendiarios, amplificando su efecto y su publicidad–, o a los sectores de indecisos. Al más puro estilo trumpiano.
    Otro frente al que teme la CE es Rusia. Y no se trata de una teoría conspiranoica ni de una película de James Bond, no. Un documento publicado en febrero por el Consejo de Ministros de la UE afirma que “los esfuerzos defensivos deben dirigirse a las fuentes rusas, que cada vez despliegan más estrategias de desinformación”. En 2016, la campaña al estilo soviético, nazis, para boicotear el proceso electoral estadounidense alcanzó, solo en Facebook, a 125 millones de usuarios, según datos del citado informe. Google y Twitter fueron sus otras dos dianas. Pero no eran mensajes disparados al azar, sino diseñados a medida para targets específicos, e invisibles para el público general. “Los sentimientos individuales sobre ideas o candidatos políticos suelen ser muy impresionables y, por lo tanto, manipulables”, aseguran Dipayan Ghosh y Ben Scott, investigadores de la Harvard Kennedy School y autores del informe Digital Deceit, publicado el año pasado.
    La propaganda de precisión está basada en las mismas técnicas de inteligencia artificial que usa el márquetin online personalizado. Pero ¿qué sucede cuando no se trata de vender coches, sino candidatos electorales? “Las herramientas de publicidad digital son perfectamente legales. Todos los implicados se benefician económicamente en este ecosistema. Han desarrollado estrategias brillantes de persuasión activa. Pero también han abierto la puerta a abusos que pueden dañar el interés público y la cultura política, debilitando la integridad de la democracia”, advierte Ghosh. Es decir, lo peor que te puede pasar ya no es que te veas influido para comprar cierta marca de coche, sino que seas manipulado en tu visión política… y en tu voto.
    EN 2017, STEPHEN PADDOCK MATÓ A 58 PERSONAS Y DEJÓ HERIDAS A OTRAS 851 EN EL MAYOR ASESINATO EN MASA COMETIDO POR UN SOLO INDIVIDUO en Estados Unidos. Cuando, a la mañana siguiente, los ciudadanos quisieron ampliar la noticia en Google, se toparon con varias webs en los primeros puestos de resultados que describían a Paddock como un simpatizante liberal y anti-Trump. Además, aseguraban que el FBI había revelado su conexión con el ISIS. Pero todo era falso. La estrategia perseguía apuntalar la popularidad de Trump y fomentar el miedo a los ataques terroristas. 4Chan, una cadena especialista en desinformación, se había pasado toda la noche trabajando para cargarles la culpa de la masacre a los demócratas. Lograron que sus noticias falsas burlaran el sistema de selección de resultados del buscador, cuando alguien googleaba el nombre del asesino.
    Aunque parezca sorprendente, la desinformación está protegida por la libertad de expresión, por eso es tan difícil de frenar. Lo que sí se puede parar son técnicas como la que funcionó en la noticia de Paddock. “El Black Hat SEO está diseñado para engañar al algoritmo de búsqueda de Google durante unas horas, antes de que pueda corregir la distorsión. Es un arma crítica en el arsenal de propaganda de precisión. Los resultados de búsqueda sobre temas de actualidad juegan un papel clave para dar forma a la opinión pública. Por eso, su manipulación es un peligro para la integridad del debate político”, denuncia Ghosh, que además fue consejero de tecnología en la Casa Blanca durante el mandato de Barack Obama. Por ejemplo, cuando quieres enterarte de qué dijo tal candidato en su reciente aparición pública y lo googleas, el Black Hat SEO puede hacer que los primeros puestos de resultados sean de páginas con bulos para desprestigiar al personaje en cuestión.
    Imagina que eso no te pasa solo a ti, sino a millones de personas más al mismo tiempo. Supón que, además, esas noticias engañosas resultan tan verosímiles y atractivas que no solo te las crees, sino que las compartes y tuiteas a tus amigos. Eso multiplicado por millones. En menos de lo que tardas en echarte la siesta, ya se ha hecho viral. La onda expansiva es inmensa, para empezar, porque Google es el método de búsqueda de información que emplea el 85% de los internautas del mundo. Y porque los cinco primeros resultados de la búsqueda se llevan el 75 % del tráfico en la Red. Y el primero, el 95 %.
    Más sofisticada es otra herramienta que les valió la victoria aplastante a Obama en 2012, a Trump en 2016, al presidente francés Emmanuel Macron en 2017, a los defensores del sí en la campaña del brexit o al presidente Uhuru Kenyatta, en Kenia, en 2017. Hablamos del software de gestión de redes sociales o Social Media Management Software (SMMS), que se ocupa de determinar qué grupos de personas son más adecuados para dirigirse a ellos. Tras recabar datos personales de millones de usuarios, bien a través de su compra en el mercado de información o cosechados online, este software segmenta a la población para decidir cómo mostrarles un determinado mensaje. Es lo que ocurrió en la campaña de Trump: “De cada frase del candidato hicieron once versiones muy refinadas, para perfiles psicológicamente diferentes. Cuando conozco tu personalidad, conozco tus miedos, y ahí está la clave, ahí es donde empieza el lavado de cerebro. Esto se llama populismo, no democracia. Es ajustar mi charla a lo que tú quieres escuchar”, afirma Martin Hilbert, profesor de Comunicación en la Universidad de California y asesor tecnológico de la Biblioteca del Congreso de EE. UU.
    Ocho de cada diez españoles opinan que las noticias falsas son un problema para la democracia en general y, en particular, en nuestro país
    EN LA MISMA LÍNEA, EL LLAMADO FILTER BUBBLE O ‘BURBUJA DE FILTRADO’ IDENTIFICA LA PARTE DEL PROGRAMA ELECTORAL con la que podrías estar de acuerdo, para bombardearte solo con esa idea. Es lo que se hizo con gran éxito en la campaña de Obama, tal y como nos cuenta Hilbert, donde crearon una base de datos de 16 millones de votantes indecisos, con el fin de enviarles propaganda a medida y ganarlos para su causa. “Podías estar en desacuerdo con su programa político en un 90%, y estar de acuerdo con una sola de sus promesas electorales. Si te muestran todo el rato –en tu feed de Facebook, en Twitter, etc.– mensajes sobre esa única idea afín a tu modo de sentir, acabas pensando: ‘Mira, qué bueno es Obama’. La burbuja de filtrado es tan potente que cambiaron la opinión del 80% de la gente que atacaron de esta manera. Así ganó Obama las elecciones”, recalca Hilbert.
    Como guinda, los servicios de escucha de las redes sociales también ayudan a afinar los mensajes. “Por ejemplo, si mucha gente empezaba a tuitear sentimientos negativos sobre un comentario hecho por Hillary Clinton, el SMMS dirigía su propaganda pro-Trump a esos usuarios”, aclara Ghosh. Aquí es clave el papel de los algoritmos de inteligencia artificial que toman decisiones complejas en tiempo real para determinar qué tipo de contenido envían a qué segmento de población.
    Y ES QUE ESOS ALGORITMOS TE CONOCEN MEJOR QUE TU PROPIA MADRE. Lo sabe bien el experto en psicometría Michal Kosinski, hoy investigador en la Universidad de Stanford. Un buen día, cuando trabajaba en la de Cambridge, decidió comprobar cuánto podía saberse sobre el perfil psicológico de una persona estudiando su actividad en Facebook, en concreto, las entradas en las que pulsaba me gusta. Hizo un experimento con millones de voluntarios: les aplicó test psicológicos y estudió su comportamiento en la red social. A partir de ahí, creó borradores cada vez más refinados de un algoritmo de inteligencia artificial capaz de hacer una radiografía a tu forma de ser, solo con tener acceso a tu página de Facebook.
    Con 68 likes, Kosinski demostró que su programa podía predecir la personalidad con bastante certeza, incluso el color de piel de una persona –con un 95 % de aciertos–, su inclinación sexual –88 %– o su filiación política –85%–. No contentos con eso, comprobó que con 150 me gusta, el algoritmo podía deducir cómo era alguien mejor que sus propios padres. Eso incluía sus necesidades y miedos más íntimos y cómo era de esperar que se comportara.
    Enseguida, el joven Kosinski intuyó el peligro que podía tener esta herramienta en las manos equivocadas. Si alguien era capaz de conocer con tanta profundidad a cada uno del océano de usuarios de Facebook, podría usar esos conocimientos para dirigirles afinadas técnicas de persuasión… o para perseguir a los homosexuales, a las mujeres árabes liberales, a los disidentes en regímenes totalitarios… Sus hallazgos podían suponer una amenaza para el bienestar de un individuo, su libertad o, incluso, su vida, empezó a advertir el propio Kosinski en sus publicaciones científicas. Y eso fue precisamente lo que pasó, al menos, en lo que respecta a la libertad de pensamiento.
    Aunque este investigador no estaba dispuesto a vender su programa algorítmico para fines comerciales o políticos, no pensaba lo mismo su colaborador Aleksandr Kogan, que firmó un acuerdo en 2014 con la compañía británica Cambridge Analytica para proporcionarles un programa similar, según revelaba The Guardian. Para ello, recolectaron de Facebook una base de datos de millones de votantes estadounidenses, sin avisar con qué propósito iban a usarse. No se descubrió el pastel hasta 2017, algo tarde, porque el invento ya lo había probado con éxito Cambridge Analytica en dos de las campañas más sonadas para las que ha sido contratada: la presidencial de Trump y la del brexit en el Reino Unido.
    Muchas compañías de IA trabajaron para trump
    En las pasadas elecciones. Y lo han seguido haciendo.
    Trump lleva 4 años en campaña permanente con esos
    Estupendos colaboradores que son lo más avanzado del
    Marcketing y la política actual.
    Otra compañía similar, que también trabajó para Trump en las elecciones estadounidenses, es Harris Media LLC, con base en Texas. Según el grupo en defensa de los derechos civiles Privacy International, Harris Media fue contratada en las elecciones de Kenia en agosto de 2017 por el partido en el poder y utilizó datos de las redes sociales para dirigirse a determinadas audiencias. “Nos preocupa el rol y la responsabilidad de los asesores que trabajan en las campañas políticas en Kenia, donde la afiliación tribal y la región de origen son datos muy sensibles políticamente”, denunciaba la oenegé en un comunicado a Reuters. Noticias falsas y troles dominaron la discusión pública y alimentaron la tensión y los enfrentamientos étnicos en los días previos a las votaciones.
    Luego están los bots. En agosto de 2017, Trump agradeció en un tuit a una tal Nicole Mincey por haberlo felicitado por “trabajar para el pueblo norteamericano”. Con 150.000 seguidores en Twitter, Mincey parecía ser, por sus comentarios y su foto, una afroamericana seguidora del líder republicano. Pero resultó que, en realidad, no era más que el avatar de un programa informático.
    “Los sentimientos individuales sobre ideas políticas suelen ser muy impresionables y, por tanto, manipulables”
    EL MISMO TRUMP RECONOCIÓ QUE NO HABRÍA GANADO LAS ELECCIONES SIN TWITTER. Pero, tal vez, no fue por el apoyo de los internautas, sino por el ejército de bots que amplificaron su alcance. Se trata de cuentas que no pertenecen a usuarios reales: son gestionadas por un software encargado de imitar la conducta humana. En mayo de 2017, un estudio de la Universidad de Georgia demostró que pueden servir para difundir mensajes políticos de forma masiva y convertirlos en trending topic en solo unas horas, simulando que son gente de carne y hueso la que está compartiendo su sentir o su opinión.
    Se especializa en estas técnicas la agencia rusa Internet Research, también conocida como Kremlinbots o Trolls de Olgino. Su granja de bots produjo y diseminó miles de posts en Facebook e Instragram para apoyar la campaña del magnate rubio en las pasadas elecciones de Estados Unidos, tal y como reportó en profundidad la revista Wired. De hecho, en febrero de 2018, el Departamento de Justicia estadounidense condenó a esta agencia por haber interferido con sus procesos políticos.
    Métodos similares se emplean en China y en Rusia para apoyar las ideas del régimen o desviar la atención de asuntos delicados. Y han saltado a la palestra en otros muchos países, como Francia, donde protagonizaron un intento fallido de desprestigiar a Macron antes de las pasadas elecciones.
    La burbuja de filtrado te bombardea solo con la parte de un discurso político con la que podrías estar de acuerdo
    Los bots políticos son muy útiles para difundir cientos de miles de comentarios de apoyo a un candidato… o para acosar a un contrincante o a un activista molesto con una riada de comentarios agresivos. “Su misión es engañar al público, hacerle creer que son personas quienes están expresándose en internet y que sus mensajes representan la opinión de una mayoría de la sociedad”, advierten los expertos en la materia Renée DiResta, John Little, Jonathon Morgan, Lisa Maria Neudert y Ben Nimmo, en un artículo publicado en Motherboard. Por si fuera poco, también se puede introducir en el programa de inteligencia artificial de estos autómatas la habilidad de buscar y detectar en la Red a individuos afines a determinada línea ideológica, para conectar con ellos y enviarles su propaganda, pues estos nuevos aliados humanos serán más proclives a difundirla después –sin saber que están siendo manipulados por bots, claro—.
    Cuando empezó la interminable campaña del brexit en el Reino Unido, no estaba tan clara la victoria de los independentistas. Es más, los primeros sondeos aseguraban que ganaría el no: quedarse en la UE contaba con muchos e importantes defensores. Pero no tenía a su lado una buena compañía de propaganda de precisión. Es uno de los temas que ha estudiado a fondo Vyacheslav Polonsky, investigador del Instituto de Internet de Oxford, que analizó 28.000 entradas en redes sociales y unos 13.000 hashtags para sacar sus conclusiones.
    NOS DIMOS CUENTA DE QUE LAS PERSONAS ESCÉPTICAS HACIA LA UE Y LOS QUE APOSTABAN POR EL BREXIT dominaban el debate y eran más efectivos en su uso de Instagram para activar y movilizar a la gente en todo el país. También tendían a ser más apasionados, activos y extrovertidos en su conducta online. Generaban de media casi cinco posts por cabeza más que sus oponentes”, señala. AggregateIQ, filial canadiense de Cambridge Analytica, fue contratada por los defensores del brexit para la campaña. Sus mensajes pudieron llegar hasta siete millones de personas, según un artículo de marzo en El Mundo, aprovechando el nicho de los indecisos y de quienes sentían resquemor hacia la inmigración.
    Otro caso que Polonsky ha examinado es el éxito en la campaña online de Macron en las elecciones galas de mayo de 2017. “Todas las interacciones con los simpatizantes eran grabadas y analizadas semánticamente mediante algoritmos avanzados para extraer palabras clave que resonaran con los votantes. Estas palabras clave eran usadas luego por Macron en sus discursos, adaptadas a diferentes audiencias y regiones. Los mítines eran retransmitidos en vivo a través de Facebook, mientras un equipo de creadores de contenido armaba cada tuit con una dedicación artesana”, explica Polonsky.
    Así las cosas, no hay duda de que las nuevas estrategias de propaganda de precisión han llegado para quedarse. Nos hallamos, en palabras de Ghosh, en “la era de la desinformación algorítmica”. Según Polonsky, “estamos siendo testigos del amanecer de una nueva frontera, donde la política es la guerra y el big data es una de las armas más poderosas de su arsenal”. Eso implica que quien domine el nuevo armamento liderará el discurso político y los corazones de la gente en la nueva y dudosa democracia digital. Porque, como nos recuerda este experto, “en Facebook, Twitter e Instagram, todo el mundo puede hablar, pero no todo el mundo puede ser escuchado”. Y ya no se trata de tener carisma o un discurso político de calidad: la clave está en tener de tu lado a los mejores expertos en algoritmos.
    Para difundir su ideología sobre las leyes de igualdad de género o la inmigración musulmana, el partido liderado por Santiago Abascal –abajo, en la foto– ha demostrado que nada más eficaz que WhatsApp. El sistema de mensajería privada que más se usa en España da a los mensajes cierto carácter de familiaridad, y ayuda a que estos prendan como la pólvora. Algo parecido pasa con Twitter, donde se publicaron en febrero de este año tres millones de tuits mencionando a Vox, un millón por delante de los que hacían referencia al PSOE o al PP, según la consultora Digimind.
    Para George Lakoff, profesor de Lingüística en la Universidad de California en Berkeley, la clave para hacerse el amo de las redes está en llamar la atención. Y nada mejor que lanzar mensajes provocativos que siembren cabreo y frustración. Por ejemplo, al tildar al feminismo de supremacista, se logran dos cosas: meterse en el bolsillo a quienes prefieren el machismo y crear una oleada de reacciones furiosas que dan más publicidad a los promotores de la idea aberrante. Pero ¿qué hacer si no quieres entrar en el juego? La solución está en responder en positivo. “¡No repitas las acusaciones! En lugar de eso, usa tus propias palabras y valores para dar un nuevo marco a la conversación”, aconseja Lakoff en su libro No pienses en un elefante, sobre las estrategias actuales de propaganda.
    Facebook se reunió con responsables de los principales grupos políticos en España para asegurarles su compromiso en frenar la difusión de fake news durante la campaña. Google y Twitter también han prometido hacerlo durante las elecciones europeas, con algoritmos de inteligencia artificial para detectar y eliminar cualquier bulo que se cuele en sus redes. Aunque sus buenas intenciones no han servido, por el momento, para calmar la inquietud de la CE, que en 2018 interrogó a Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, sobre los datos de 87 millones de sus usuarios que fueron filtrados a Rusia y usados para manipular la carrera electoral que dio la victoria a Trump en 2016.
    La clave está en el big data, “la huella que dejamos atrás en cada paso que damos en los medios electrónicos. Se estima que, por cada individuo en Estados Unidos, hay cinco mil puntos de datos disponibles para el análisis”, señaló en 2017 Martin Hilbert, profesor de la Universidad de California, en una conferencia sobre democracia en la era digital. Para poner un poco de orden, clasificar y buscar lo que interesa, están los algoritmos de inteligencia artificial, que “extraen conocimiento del mar de información con procesos que encuentran patrones en los datos”.
    Estos algoritmos se alimentan de cada post que publicas, cada foto, cada opinión que tuiteas para ir dibujando tu perfil. También les dan de comer las cookies, que cada vez que visitas una web quedan enganchadas a tu dispositivo como una especie de anzuelo, y van siguiendo tus pasos por internet. Pero no solo son las cookies. Cada dispositivo que usamos tiene un sistema de localización que permite a terceras personas detectar todos los lugares donde hemos estado, mítines políticos y manifestaciones incluidas.

  4. Manuel Ballagas 12 August 2019 at 11:31 am Permalink

    Descubrimiento del agua tibia: Los millonarios son amigos de los millonarios. Comparten en fiestas, en viajes, en congresos, en bailecitos. ¿Pero son todos del mismo pelaje? No creo. Bill Clinton llegó a la presidencia en una brillante carrera política. Donald Trump, después de triunfar como empresario y personalidad mediática, llegó la presidencia también. ¿Y qué hizo Epstein de su vida? Pues ya vemos. De todas formas, su muerte -igual que la vida que llevó- tiene facetas misteriosas. Ya veremos adónde conducen las investigaciones. Pero negar que Clinton voló 22 VECES en el famoso avión de Epstein -cinco veces sin escolta del Servicio Secreto- sería como tapar el sol con un dedo. Y Trump, lo sabemos, tiene su propio avión, y nunca lo pillaron tampoco con Monica Lewinsky.

  5. Víctor López 12 August 2019 at 11:40 am Permalink

    Qué suerte que tenemos en este blog, tan brillantes periodistas investigativos.

    Es curioso que los tipos con esas patologías no puedan renunciar a ellas. Cuál será la fascinación con una chiquilla de quince años que no produzca otra de dieciocho o de veinticinco… o de cuarenta. Creería uno que estos tipos son unos “gatazos” en cosas de mujeres, pero cuando se filtran algunos detalles se da uno cuenta que son unos pobres infelices, con quién sabe qué dificultades para disfrutar de una mujer.

    Pobre diablo, ahora sirve para hacer política de lápida.

    • Julian Perez 12 August 2019 at 12:47 pm Permalink

      El misterio seguro que lo pueden resolver Betty Cooper o Nancy Drew.

      O quizás hasta Jughead Jones, que en la serie de Netflix ¨Riverdale¨ abandonó su proverbial asexualidad e incluso incursionó en el periodismo investigativo (sin dejar de atracarse de hamburguesas) 🙂

      • Julian Perez 12 August 2019 at 1:01 pm Permalink

        Hercules Poirot usaría, por supuesto, sus pequeñas células grises.
        Mrs. Marple encontraría una analogía con algo que pasó en St Mary Mead.
        Columbo haría una pregunta más, para su informe.
        Adrian Monk, tras sonreir, diría ¨Esto es lo que ocurrió¨.
        Philo Vance explicaría los antecedentes históricos del caso en la dinastía Ming.
        Sherlock Holmes miraría en el microscopio las cenizas halladas junto al cadáver.
        Nero Wolfe mandaría a Archie Goodwin a investigar mientras cultiva sus orquideas.
        Mike Hammer no tendria mucho tiempo para dedicarle al caso, pues estaría liado con la rubia de turno.
        Perry Mason haría que Bill Clinton cayera en contradicciones y confesara llorando.

        • Julian Perez 12 August 2019 at 1:07 pm Permalink

          Y pido disculpas a Sam Spade, Maigret, el Dr. Fell, Philip Marlowe, Charlie Chan, Dick Tracy y todos los que no mencioné. Es difícil ser exhaustivo.

          • Víctor López 12 August 2019 at 2:00 pm Permalink

            Jajaja… Increible! No deja de sorprenderme.

            Mi recomendación, si me lo permite, sería el infalible Inspector Clouseau. Digo, porque para estos casos que involucran faldas, nada mejor que un gran conocedor como el susodicho Inspector. Saludos.

    • Bacu 13 August 2019 at 6:03 pm Permalink

      Muchas veces lo que mas llama la atención es la fruta prohibida. Tal vez Adan y Eva tengan la respuesta.

  6. danettee 12 August 2019 at 12:38 pm Permalink

    pero este descaradoel dueno de el blog
    solo pone lo que le combiene
    si el trabajaba para la Campana
    de Hillary Clinton o sera la nina gina
    que es la gue manda en la casa

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxTODA HISTORIA TIEN DOS CARA LA UNICA CARA LA QUE VEO ES LA DE DONALD TRUMP

    POR QUE SERA ???????????????????????????

    XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
    PERO LOS CUBANO ES MUY FACIL ENGANAR I ESTE A ESTADO ENGANO A LOS CUBANO POR 60 ANOS

  7. danettee 12 August 2019 at 1:05 pm Permalink

    Trump rule targets legal immigrants who…

    Scaramucci: GOP may need to replace…

    Analysis: Trump’s unconventional hires…

    Family of El Paso couple left reeling…

    NFL makes its stance clear on Brown’s…

    Here’s how often you should really change…

    This expense is hurting Americans financially…

    Silverman says she was fired over blackface…

    Airline delivers elderly woman to wrong…

    A giant factory rises to make a product filling…

    Olivia Jade has a message for everyone…

    After Ivanka’s ‘Eid Mubarak’ tweet…

    Gabbard to report for active duty in…

    South Korea retaliates against Japan in…

    Brady reveals why he’s selling Massachusetts…

    ‘Walking Dead’ actor dies after cancer battle

    Cosby’s lawyers seek to erase his sex assault…

    Bezos lets charities do something radical —…

    Prince Andrew among global figures under…

    Chinese model dumps Versace in T-shirt…

    WWE SummerSlam 2019: Full recap

    Brides didn’t let rain ruin their wedding day

    Fatal Legionnaires’ outbreak at hotel…

    Kate, little girl dressed as unicorn share…

    Golfer apologizes to DeChambeau for…

    Boaterhome is a ludicrous half van…

    Greenland residents in trauma over climate…

    Rates are low, and mortgages are c…

    Iran’s Zarif: U.S. turning Gulf region into…

    Parents are spending thousands of doll…

    Hooters is offering all you can eat wings for…

    Is there any relief in sight for the…

    Everything your child needs to go back to…

    Barr: Epstein co-conspirators ‘should…

    ‘Friends’ is heading to movie theaters for…

    Grading Harper, Machado in first…

    The French manicure is making a major…

    The new servant class

    Lauren Duggar shows off her baby bump in…

    Tennessee’s coolest city? It’s all about…

    2020 Rezvani Tank X is an ‘off-road supercar’…

    Giuliani urges caution on conspiracies

    This CBD serum erased my acne scars…

    How to compute how much house you can…

    Fatal explosion in Russia released…

    Credit card review: Gold Delta SkyMiles…

    The chef on a mission to bring soulful…

    Severe storms expected in Midwest…

    Where parents & teachers can get…

    Trump admin. overhauls wildlife…

    Tourists and conspiracy theorists gaggle outside Jeffrey Epstein’s NYC mansion to gawk at ‘house of horrors’

    Austin Fenner, Clayton Guse 14 hrs ago

    Trump rule targets legal immigrants who rely on aid

    Scaramucci: GOP may need to replace Trump for 2020
    The city’s newest tourist attraction is Jeffrey Epstein’s seven-story Upper East Side mansion where he allegedly spent years trafficking and having sex with children.

    © Luiz C. Ribeiro
    A steady stream of gawkers turned up to the massive brownstone at 9 E. 71st St. Sunday, a day after Epstein killed himself while in custody at the Metropolitan Correctional Center in lower Manhattan.

    “It’s become one of those things in New York you have to see — it’s like the Dakota (apartment building) where John Lennon lived before he was killed,” said Raphael George, who stopped by while running errands in the neighborhood. “It’s a house of horrors. Young girls were tortured here.”
    George’s girlfriend, Lamanda Williams of Teaneck, N.J., photographed the building’s massive arched oak door. The home has at least five surveillance cameras and other security devices protruding from its facade.
    “It’s pure intrigue,” Williams said.
    Like many of the people who turned up at Epstein’s mansion Sunday, WIlliams mused over unfounded conspiracy theories on how the multimillionaire died.
    “He was taken out because dead men tell no tales,” she said. “I don’t believe he didn’t have any assistance.”
    Ralph, 74, a retired Connecticut schoolteacher who now lives in Queens, had a friend snap photos of him with the stately mansion in the background. He declined to provide his last name, bus said he was skeptical of the circumstances surrounding Epstein’s death.
    “We want to know who did it,” said the retiree. “I don’t think it was a suicide.”
    Conspiracy theories claiming that the Clinton family or President Trump was behind Epstein’s death were widely circulated online over the weekend. Trump fueled those claims Saturday when he retweeted a video by a comedian who suggested the Clintons were somehow behind the financier’s death.
    Both Trump and President Bill Clinton had ties to Epstein.
    A prankster left a message in chalk scrawled on Epstein’s doorstep referencing the conspiracy theories: “XOXOXO HILLARY AND BILL CLINTON”
    Marena, 60, who declined to provide her last name, works as a babysitter in the neighborhood. She said she had recently seen Epstein walking in the neighborhood.
    “II feel sad for the girls,” she said while walking a white poodle. “There is no justice. He didn’t pay.”
    If you or someone you know is considering suicide, please contact the National Suicide Prevention Lifeline at 1-800-273-TALK (8255), text “help” to the Crisis Text Line at 741-741

  8. Manuel 12 August 2019 at 1:59 pm Permalink

    esto lo publica para JULIÁN, no se equivoca
    ESTE Ya ha comentado 3 veces

  9. joseluis 12 August 2019 at 3:11 pm Permalink

    A parte de la paranoica, las oscuras intrigas policiales, la lógicas de algunos y las ilógicas de otros.
    Parte de todo eso. ¿ Que mas podía hacer ese individuo? Que quitarse la vida, y si aceptamos la paranoica, las oscuras intrigas policiales, pues el que lo mató, le hizo un favor este individuo.
    Este tipo ya era un engendro maligno muerto en vida. Por lo menos así estaba marcado por la ley, como engendro maligno. Porque lo que hizo este personaje con las muchachas, es algo monstruoso .
    Y yo sí creo 100% en la ley de Estados Unidos.
    Ahora empiezan a especular con ese estropajo desechable- despreciable… Hasta el cansancio.

  10. joseluis 12 August 2019 at 3:28 pm Permalink

    A parte de la paranoica, las oscuras intrigas policiales, la lógicas de algunos y las ilógicas de otros.
    Parte de todo eso. ¿ Que mas podía hacer ese individuo? Que quitarse la vida, y si aceptamos la paranoica, las oscuras intrigas policiales, pues el que lo mató, le hizo un favor este individuo.
    Este tipo ya era un engendro maligno muerto en vida. Por lo menos así estaba marcado por la ley, como engendro maligno. Porque lo que hizo este personaje con las muchachas, es algo monstruoso .
    Y yo sí creo 100% en la ley de Estados Unidos.
    Ahora empiezan a especular con ese estropajo desechable- despreciable… Hasta el cansancio.


Leave a Reply