02 October 2020 ~ 35 Comentarios

Diario del desastre creado por Evo Morales


Suscríbase al canal AQUÍ

35 Responses to “Diario del desastre creado por Evo Morales”

  1. Julian Perez 2 October 2020 at 1:22 pm Permalink

    Amigo Ramiro

    Sabes que siempre que veo un artículo relacionado con tus temas te lo paso. Este puede ser de tu interés.

    https://www.americanthinker.com/articles/2020/10/a_theory_for_why_biden_cant_win_hispanics.html

    Sabes que yo no apoyo la tesis de que el aumento del porciento de población hispana en el país vaya a cambiar su naturaleza. No creo que la cultura hispana venga en el código genético y creo que es algo no tan difícil de cambiar. Un punto a favor es que los latinos tienden a ser religiosos y la izquierda tiende a ser atea. Por otra parte, éste es un país basado en ideas, no en etnias, y cualquier etnia es compatible.

    El obstáculo mayor que yo veo es el adoctrinamiento en las escuelas. El viraje que puede producir es más peligroso que el de una inmigración latina (ordenada, no ilegal) Esos millenials odiadores de USA no son precisamente latinos.

    • razón vs instinto 2 October 2020 at 7:59 pm Permalink

      Amigo Julián, según tengo entendido en dos décadas el 50% de la población de EEUU será no blanca por lo que el factor cultural ocupará un lugar extraordinariamente importante en ese país.
      Más de una vez, muchas 🙂 mencioné que las culturas cambian, pocas veces pero cambian y que el proceso de imitación cultural de una cultura menos apta para organizarse socialmente que imita a otra que se muestra evidentemente con más aptitud y por tanto más exitosa es observable a lo largo de toda la historia.
      También he mencionado más de una vez que si los hispanos y afroamericanos se han aculturizado (hecho el proceso de imitación cultural de la cultura anglosajona dominante) un eventual giro a una izquierda moderada en EEUU no implicaría un fenómeno catastrófico como sucede en los países latinoamericanos cada vez que la izquierda toma las riendas del mando dadas las enormes dificultades que enfrenta la cultura latinoamericana para adaptarse a esas políticas (degeneran siempre en nuestros conocidos populismos corruptos y súper ineficaces).
      También he sugerido en alguna ocasión la excepcionalidad ideológica americana (el único país del mundo donde la derecha ideológica compite de igual a igual con la izquierda mientras en todos los demás países del mundo siempre gobiernan mayoritariamente por lejos todas las variantes de izquierda conocidas) y que muy probablemente se deba a la composición cultural que hace más proclives a los inmigrantes y a los originarios adaptarse mejor a las diferencias sociales que son las impulsoras de los movimientos pro socialistas.
      Mi apoyo en EEUU a los republicanos es básicamente por dos motivos
      -porque creo que los republicanos son los garantes de las políticas que hicieron de ese país lo enorme y fuerte que es.
      -porque el mundo necesita un EEUU fuerte que defienda el progreso humano expresado a través de la Democracia y la prevalencia de los derechos humanos universales y como estoy seguro que si bien con un gobierno de centro izquierda pueden lograr la situación de un país como Canadá si la aculturacion de los inmigrantes es un hecho, también es cierto que es muy difícil con políticas intrusivas del Estado mantener la fortaleza del país (muy difícil).
      A lo que hay que sumar que si la aculturacion de los ciudadanos estadounidenses no blancos no es la adecuada, correrían un riesgo enorme y totalmente innecesario de caer en populismos demagógicos parecidos a los de los países latinoamericanos.

  2. Julian Perez 2 October 2020 at 1:37 pm Permalink

    Y, como Biden puso de moda los Proud Boys y cuando uno busca en Internet la información es muy sesgada, creo que procede dar un poco de información complementaria:

    https://www.americanthinker.com/articles/2020/10/who_are_the_proud_boys.html

    El artículo olvidó mencionar los Masones como organización de membresía masculina. A los Knights of Columbus yo pertenezco. Parece que los Proud, al igual que los Knights también incluyen actividades benéficas, solo que los Knights están absolutamente centrados en ellas. Kamala Harris objetó la elección de un senador por su pertenencia a los Knights. Me pregunto si Kamala conoce la Constitución, pues el artículo VI dice textualmente: “no religious Test shall ever be required as a Qualification to any Office or public Trust under the United States”.

    • bacu 2 October 2020 at 2:54 pm Permalink

      No creo que la Kemala, conozca el articulo, ella si conoce bien a Brown su ex amante y a su esposa y de eso tal vez pueda hablar un poco mas. Como die el dicho por la boca muere el pez. Saben espero con ansias, el duelo entre la Kemala y Pence, que creen que pasara? Aqui se vira, creo la tortilla, la Kemala es una especie de Trump callejera y Pence una especie de Biden despierto, asi que veremos.

  3. Manuel 3 October 2020 at 4:02 am Permalink

    La cultura, Ramiro.

    “ Now it’s just you, your car, and an empty shopping cart.

    You have a choice to leave the shopping cart close by or you can push it back to where it belongs.

    To return the shopping cart is an easy and convenient task that we all recognize as the appropriately correct thing to do.

    We know to return the shopping cart is objectively right thing to do.

    There are no situations other than dire emergencies in which a person is not able to return their cart where it belongs after shopping.

    Simultaneously, it is not illegal to abandon your cart either.

    Therefore the shopping cart presents itself as the apex example of whether a person will do what is right without being forced to.

    No one will punish you for not returning the shopping cart.

    No one will fine you for not returning the shopping cart.

    No one for sure will kill you for not returning the shopping cart.

    And you are absolutely not rewarded for returning the shopping cart.

    You must return the shopping cart out of the goodness of your own heart. You must return the shopping cart because it is not only appropriate thing to do but it is also the right thing to do.

    A person that is unable to do this is no better than an animal. An absolute savage who can only be made to do what is right by threatening them with a law and the force that stands behind it.

    Okay that’s harsh, but you get the point.

    What small thing can tell you a lot about a person?

    Whether or not they dock that shopping cart where it belongs.

    • razón vs instinto 3 October 2020 at 6:34 am Permalink

      Van 10 mil noruegos al mismo supermercado que otros 10 mil argentinos. Si se observara con detenimiento se constaría con seguridad que 9.990 noruegos llevarán el carrito de compras al lugar que pertenece y 10 lo dejará cerca de coche (donde no corresponde y molesta a los demás), mientras que de los 10 mil argentinos, con seguridad 9900 dejarán el carrito cerca del coche.
      Esta acción es cultural. Y lo es porque no es en el 99% de los casos un acto calculado o adrede. Es reflejo o automático, no hay intención ni conciencia de perjudicar a nadie. Simplemente se ejecuta. Tampoco hay culpa a pesar de que se está rompiendo una regla de convivencia. Simplemente son conductas adquiridas por la experiencia y transmitidas de generación en generación. Los padres hacían lo mismo y seguramente los hijos también lo harán. Excepto que CAMBIE la cultura cívica.
      Pero lo realmente importante de su comentario amigo Manuel es que a ese acto insignificante, si se suman todas las demás conductas culturales que interfieren en la convivencia y que inciden en la organización social y política, se vuelve TRASCENDENTALES.
      Así como se deja el carrito de compras en el lugar inadecuado, se estaciona el coche en doble fila, se pasa el semáforo en rojo, se tira la basura en la calle hasta llegar a actitudes más destructivas de la convivencia como coimear al inspector de tránsito o el inspector coimear al conductor hasta llegar a la evasión impositiva toda vez que es posible (si 10 mil argentinos tienen oportunidad de evadir, 9990 lo harán) hasta que finalmente, si vemos actuar a esta cultura en el ámbito político veremos que los funcionarios roban fondos públicos en cuanta oportunidad tienen más un largo etcétera.
      Esto último es lo que llamo Cultura INDIVIDUALISTA. Cultura en la que los individuos solamente se ocupan de todo aquello que incumbe a sus intereses individuales y se despreocupa de los intereses de los demás. La cultura cívica de los argentinos y de los latinoamericanos en general es claramente individualista mientras que las de los noruegos o finlandeses o daneses es claramente COLECTIVISTA (asumen subconscientemente y llevan a la práctica el interés por lo colectivo, por el otro o el Estado en situaciones banales como estas hasta aquellas donde se define el gobierno que les tocará en suerte al votar cuando se traslada el análisis a nivel político).
      Y la cultura individualista se desinteresa tanto de lo colectivo que a la hora de votar, le da mínima importancia porque no cree que forma parte de sus intereses lo que sucede en un gobierno, consideran que está más allá de lo que pueda ser de su interés y de allí a votar a personas reconocidamente corruptas y destructivas hay un pequeño paso.
      Obviamente, cuando se percibe la ventaja de comportarse como lo hacen otros que viven mucho mejor, hay una tendencia a imitar esa conducta, esa CULTURA (aculturacion).
      Y de aquí mi interpretación de la probable aculturacion de los hispanos a la cultura anglosajona en EEUU o Canadá. Pero es difícil saber hasta dónde llega esa adopción cultural y en qué proporción. De allí mi duda sobre el destino de EEUU en caso que adopte políticas sociales muy intrusivas por el hecho de que cuanto más presente el Estado, mucho mayor responsabilidad cívica se requiere para su buen funcionamiento. Si la capacidad cultural no es la adecuada se termina en nuestros conocidisimos populismos.
      _”Cultura colectivista vs Cultura individualista” razonvsinstinto blog_

      • Julian Perez 3 October 2020 at 8:46 am Permalink

        La comparación es muy buena, pero tiene sus matices.

        Cuando vivía en Deltona, dispersos por el parking lot de Walmart o Publix, había lugares donde llevar los carritos para no dejarlos en la zona de los carros. En efecto, muchos llevávamos los carritos ahí y otros no se molestaban en hacerlo.

        Aquí en Tamarac el único mercado que me queda siempre es un Publix, así que voy a ése. No hay espacios especiales para llevar los carritos en el parking lot y en realidad nadie va de regreso con ellos al mercado, porque tienen gran cantidad de empleados recogiéndolos. La mayor parte de las veces en cuanto uno ha terminado de vaciar el carrito ya viene el empleado que se lo lleva.

        • razón vs instinto 3 October 2020 at 8:59 am Permalink

          Desde ya amigo Julián. No es más que un ejemplo para transmitir la idea.
          No vivo en EEUU pero las veces que fuí (y como soy recontra observador) pude apreciar sin margen de dudas de que la conducta cívica de los estadounidenses, incluidos latinos y afroamericanos, es muy “superior” a la nuestra.
          La diferencia es abismal.
          Con solo mirar las aceras y las calles 2 minutos alcanza y sobra para notar la diferencia.
          Ustedes mismos deben observar con absoluta claridad las diferencias de la cultura cívica de los estadounidenses respecto de los cubanos de la isla.

          • Julian Perez 3 October 2020 at 12:30 pm Permalink

            Amigo Ramiro

            Aparte de las diferencias en cultura cívica, si le preguntas a mi hija, que entre sus múltiples trabajos ha sido camarera e incluso bartender (ya no, pues le va bien vendiendo equipos médicos) te dirá que los latinos dan malas propinas y los anglosajones las dan mucho mejores 🙂

            Yo siempre digo que uno de los factores principales de las diferencias culturales entre el mundo anglosajón y el hispanoamericano es la herencia de la picaresca española: el Lazarillo de Tormes, el Buscón y Rinconete y Cortadillo.

            En lo que sí siempre diferí de Víctor y coincidí contigo es que la raza (él tiene obsesión con lo de las etnias) no tiene nada que ver: es un asunto puramente cultural. Está de moda decir que todas las culturas son equivalentes. No es verdad. Algunas funcionan mucho mejor que otras.

          • razón vs instinto 3 October 2020 at 1:12 pm Permalink

            “Yo siempre digo que uno de los factores principales de las diferencias culturales entre el mundo anglosajón y el hispanoamericano es la herencia de la picaresca española: el Lazarillo de Tormes, el Buscón y Rinconete y Cortadillo.”
            Totalmente de acuerdo.
            La historia lo constata con facilidad.
            La España, y su cultura, que llegó a América era una España de ciudadanos corruptos que gustaba del facilismo, el acomodo, los personalismos y la corrupción. Los encomenderos son una clarísima muestra de lo que venía de España.
            Incluso, en los 1400-1500 la cultura cívica española no era muy diferente a la del centro norte de Europa. Esta región comenzó a adquirir características culturales más definidas y diferentes de la española antes de la Reforma. De hecho, al menos así estoy convencido, la Reforma fué la consecuencia inevitable de esa diferenciación cultural. Los protestantes buscaron materializar esa diferencia y la religión fue, obviamente por la relevancia tenía ésta para la época, lo que materializó el fenómeno.
            Y para confirmar que las culturas cambian y una de las maneras más vistas es mediante la imitación de vecinos exitosos, vemos que la España pobre y rezagada respecto de sus vecinos ya casi ha quedado atrás (Portugal siguió la misma secuencia) y hoy la cultura cívica española, aunque aún menos estricta en cuanto al cumplimiento de las normas respecto de sus vecinos del Norte, es muchísimo más responsable cívicamente que sus antepasados que dejaron en América del centro y sur. España de Europa cambió, la de América no.
            Siempre digo que la frase no es “es la economía estúpido” sino “es la cultura estúpido”.
            La primera sirve para ganar elecciones a veces pero para el verdadero progreso de los pueblos la frase que vale sin duda alguna es la segunda.

  4. Manuel 3 October 2020 at 4:21 am Permalink

    Nothing is a sure thing in this campaign. Some of Mr. Trump’s strongest supporters maintain that the president’s illness could rally his base to his side and maybe help him pick up some sympathy votes from the small sliver of remaining undecided voters.

    “We don’t have to let it stop our world as we know it,” said former Representative Jack Kingston of Georgia, a Trump campaign adviser, who said that he’d taken six flights during the pandemic, including one to Qatar, where he was calling from. “You have to keep operating, and the president has an opportunity to show you can keep operating

    • Julian Perez 3 October 2020 at 8:52 am Permalink

      No sé que efecto tendrá en el voto. En un mes o se restablece completamente (lo más probable, creo) en cuyo caso no creo que tenga efecto alguno, o no, en cuyo caso creo que debe ser sustituído por Pence como cabeza de boleta. ¿Y qué efecto tendría eso? Creo que el GOP recibiría más votos pues muchos de los que votarían por Biden en realidad estarían votando contra Trump por rechazo a su personalidad. Pence no genera esa reacción,

      • razón vs instinto 3 October 2020 at 9:07 am Permalink

        Tendrá efecto. Es una norma política aprovechar una desgracia propia o cercana para atraer el “acompañamiento” ciudadano en el mal momento.
        A lo que hay que sumar el “sentido patriótico” que implica la exposición del gobernante al riesgo de vida por sus obligaciones con el pueblo.

  5. razón vs instinto 3 October 2020 at 10:52 am Permalink

    Si algún estadounidense tiene la paciencia de leer esta nota me gustaría saber su opinión

    Financial Times: por qué los europeos ya no sueñan con vivir en Estados Unidos

    • Julian Perez 3 October 2020 at 11:29 am Permalink

      Falta el link.

      • razón vs instinto 3 October 2020 at 11:41 am Permalink

        No tenía opción para compartir el link así que copié y pegué el título.
        Supongo que con eso se accede a la nota

        • Julian Perez 3 October 2020 at 12:13 pm Permalink

          Amigo Ramiro

          Quizás me puedas resumir las razones que da esa nota.

          Aunque, según este artículo, la cantidad de inmigrantes europeos no parece estar en un estado crítico, como si lo está, por ejemplo, la tasa de natalidad. Hay factores actuales, como el creciente auge del islamismo por allá, que pudieran hacer crecer la tendencia.

          https://www.migrationpolicy.org/article/european-immigrants-united-states-2016

          Me imagino que la reconstrucción de Europa, tras la guerra, con el Plan Marshall, al mejorar la situación económica, disminuyó la necesidad de emigrar, más aguda en los países de AL. De algunos lugares se emigra escapando de dictaduras, pero el principal motivo de las emigraciones es el económico. Si se está bien no hay tanta presión para ir a donde se esté mejor. La emigración tiene un precio alto: el abandono de las raíces.

          • razón vs instinto 3 October 2020 at 12:30 pm Permalink

            Veo amigos estadounidenses que se pasan la vida preocupados por el pago de su salud, sus deudas universitarias, la educación universitaria de sus hijos y su propia jubilación. Me recuerdan al personaje de América que trabaja de cadete de día y estudia de noche. Cuando se le pregunta cuándo duerme, responde: “Dormiré cuando termine mis estudios. Por ahora tomo café negro”.
            La actitud de los europeos hacia los norteamericanos está cambiando; de tenerles envidia pasaron a sentir compasión por ellos. La pasada primavera, donantes irlandeses recaudaron millones de dólares para el pueblo nativo norteamericano Choctaw devastado por el coronavirus. El regalo fue un agradecimiento: en 1847, los Choctaw habían enviado dinero a los irlandeses asolados por lo que se llamó “la hambruna de la papa”.

            La respuesta obvia a todo esto es que la gente que vive en nuestra vieja casa de Palo Alto (ahora valuada en u$s 5,4 millones) son ricos más allá de lo que puedo imaginar y trabajan para empresas que dan forma a mi existencia. Es cierto, aunque en Escandinavia hay más chances de convertirse en multimillonario que en Estados Unidos. Es sabido también que la movilidad social en el norte de Europa ahora es mayor. También están los catastróficos incendios forestales en California que este verano iluminaron de color naranja los cielos de Palo Alto.

            Lo que ocurre en Estados Unidos hoy me recuerda a Argentina. Cuando estuve en Buenos Aires en 2002 entrevistando a descendientes de italianos, españoles, británicos y polacos durante otra crisis financiera, pensé: sus abuelos se fueron al país equivocado. Deberían haber emigrado a Norteamérica.

            Un historiador argentino me dio la razón: a principios del siglo pasado, esa gente tomó la decisión correcta. No podían saber que lo más valioso que dejaban atrás serían sus certificados de nacimiento europeos. En 2002, sus nietos hacían fila para obtener los pasaportes en los consulados españoles e italianos.

            Del mismo modo, los pobres granjeros escandinavos que poblaron el centro de Estados Unidos eligieron a dónde emigrar de manera sensata. Pero sus parientes que se quedaron en su país terminaron viviendo mejor. Donald Trump quiere menos inmigrantes provenientes de “países de mierda” y más “de lugares como Noruega”.

            La pregunta es por qué los noruegos querrían ir hoy a Estados Unidos, excepto como trabajadores de ayuda humanitaria. Al contrario, sospecho que muchos estadounidenses de origen escandinavo, alemán e irlandés ahora están buscando en el altillo el certificado de nacimiento del abuelo

          • Julian Perez 3 October 2020 at 1:12 pm Permalink

            Ya, el costo de los servicios médicos. Sí, es una buena razón, pero ese es un problema que tiene muchas facetas. La otra cara de la moneda es la de las listas de espera y las demoras. Lo que hace que, los que pueden costeárselo, vengan a tratarse a Estados Unidos.

            Hace un tiempo puse el link a esto

            https://www.prageru.com/video/the-truth-about-canadian-healthcare/

            Bacu, que vivió en Canadá, confirmó lo que en él se expone.

            Por cierto, con esto del COVID, España e Italia experimentaron serios problemas de saturación en los hospitales. Estados Unidos no. NY decí a que no le iban a alcanzar los ventiladores. Se produjeron tantos que sobraron.

            Para decir que el sueño americano no ha muerto y que es el mejor destino para los inmigrantes de todo el mundo, no me voy a basar en estadísticas, sino en mi experiencia personal. Se ha fomentado el victimismo. El que se quiera sentir víctima por supuesto que se pasará la vida quejándose.

            Cuando vinimos a Estados Unidos mi hija iba a empezar el Junior de High School. En España quería hasta abandonar los estudios y sufrió discriminación tanto por parte de alumnos como de profesores. Sus amistades eran africanas y latinoamericanas (sudacas).

            Llegó aquí sabiendo muy poco inglés. En el primer año se propuso hacerse fluente en el inglés. Lo consiguió. Para ello le dio preferencia a relacionarse con alglosajones (no muy fácil en Florida) para obligarse a sí misma a hablar en inglés. Ahora es más fluente en inglés que en español, que creo que hasta se le está olvidando un poco, pues solo lo habla con su madre y conmigo.

            En cuanto pudo trabajar lo hizo. En un momento llegó a tener tres trabajos. Ella misma se financió sus estudios, en un Community College (los Ivy League están sobrevalorados y, hoy por hoy, hasta ¨antieducan¨, por la agenda izquierdista del profesrado). Incluso se compró su casa. JAMÁS nos pidio ayuda a nosotros o al gobierno. Por el contrario, es ella quien nos está ayudando.

            No sé qué pensarán hacer otros en Europa, pero para mí fue una verdadera bendición venir de allá para acá. Sobre todo por mi hija. God bless America!

          • razón vs instinto 3 October 2020 at 1:29 pm Permalink

            Seguramente es como ud lo vé.
            Estoy convencido que cuánta más libertad, económica y política existe, más prosperan los pueblos y EEUU es el claro ejemplo de ello.
            También estoy convencido de que cuando la cultura cívica y política es la adecuada no deja de ser una opción las políticas de Bienestar siempre y cuando se respeten los límites marcados por nuestra naturaleza humana. Esto es, manteniendo las reglas básicas del capitalismo.
            También soy un convencido de que las políticas estatistas en cualquiera de sus formas,las de bienestar entre ellas, son la peor opción posible para los pueblos con culturas cívicas inadecuadas. Como en latinoamerica.
            Sin embargo, también creo que cuando las presiones sociales por igualdad o justicia social o como quieran llamarlas (producto también de nuestra naturaleza humana y por tanto inevitable que surjan) son muy fuertes, es necesario más de una vez ceder lo mínimo posible para mantener el orden político necesario para el progreso de los pueblos, cualquiera sea.
            De hecho, una de mis dudas respecto a los EEUU es si no debe ceder el gobierno, demócrata o republicano, algunas demandas sociales.
            Aún a riesgo de padecer lo que ud muy bien explica en el post que envío para mi blog (muy bueno por cierto).
            La grita en EEUU, por ejemplo, es una clarísima muestra de lo que sucede cuando se producen estos fenómenos.
            Y el mismo fenómeno es lo que pasó en Chile como lo advierto en posts desde el año 2013 (todavía no terminó dicho sea de paso) por lo que creo y estoy casi convencido que los hermanos chilenos deben ceder beneficios sociales si no quieren terminar con consecuencias peores, caer en un populismo (por no ceder un poco, se pierde todo).
            Sé que ud no quiere ceder un mm 🙂 pero yo tengo mis dudas. Tal vez hasta el mismo Trump debería ceder algo (no es raro que los gobiernos conservadores cedan presiones sociales mientras los demócratas sean más conservadores que los republicanos)

          • Julian Perez 3 October 2020 at 4:02 pm Permalink

            Amigo Ramiro

            No creo que yo no quiera ceder ni un mm. El problema es que la situación ha llegado a un extremo tal que procede cierta firmeza en la dirección contraria hasta que se alcance un equilibrio en que la alternancia de dos criterios sobre la justa medida del gobierno (que acepto puede ser algo más amplia que la definida por los fundadores) ayude a encontrar la justa medida. Querer que las funciones del gobierno estén limitadas y que éste se mantenga sobre lo pequeño no es una negativa total a ceder.

            Para empezar, la magnitud del déficit, que va a hipotecar varias generaciones, es intolerable. Es mandatorio que se reduzca el tamaño del gobierno, que se eliminen regulaciones, que el congreso recupere su función de legislar y no las agencias gubernamentales. La seguridad social y medicare están en completa quiebra. Sin quitarlas, algo hay que hacer para reformarlas, pero son vacas sagradas. Una vez que se establece un entitlement, es difícilisimo tocarlo.

            El día que se regrese a una situación más o menos normal, se pueden ceder milímetros y hasta centímetros, pero ahora no.

            Entre otras cosas, Trump ha quitado muchas regulaciones, creo que más que el mismísimo Reagan. Y eso es lo que hay que hacer. En su despedida, Reagan dijo que de lo único que se lamentaba era de no haber podido reducir el gobierno tanto como hubiera querido. ¿Que se retiró de los nefastos acuerdos de París? ¡Magnífico! ¿Que desbloqueó el frackling y Estados Unidos alcanzó independencia energética? ¡Mejor aún! Los demócratas quieren dar marcha atrás a todo eso. Mala cosa. Y eso no tiene nada que ver con si el gobierno soluciona o no problemas sociales.

            Con lo cual en realidad me tiene sin cuidado que tenga un ego que se lo pise y que sea un jerk que insulta a todo el que se le ponga delante. Lo que me importa es lo que haga porque la situación, desde hace rato, va por mal camino. Y no tiene que ser Trump. Trump, Pence,
            Ted Cruz o el que sea. Si es alguien sin los problemas de carácter de Trump, mejor aún. Pero no un RINO, de los que ya hemos tenido más de la cuenta. Alguien que en la práctica retome el camino señalado en la Constitución.

          • razón vs instinto 3 October 2020 at 5:57 pm Permalink

            Buena respuesta… Buena…

  6. razón vs instinto 3 October 2020 at 2:34 pm Permalink

    Amigo Julián, por si no lee el post anterior, reitero acá mi respuesta a su inquietud respecto al post de mi blog
    Amigo Julián, la próxima colaboración la copio tal cual llega
    El arreglo fué para que no quede como un comentario sino como un artículo.
    Ojalá y sinceramente se repitan colaboraciones
    El comentario de Mandy a su “comentario” merece una respuesta y lo ideal es que sea una respuesta suya.
    Si no la responde, la respondo yo con gusto pero fue dirigido a ud

  7. Atanasio Estévez 5 October 2020 at 6:13 am Permalink

    Decir que la Reforma es una expresión de diferencias preexistentes que a la larga terminaron precipitándola como forma de concreción es un absurdo rotundo. Primero, la Reforma, ideológicamente hablando, fue un fenómeno exclusivamente alemán. Segundo, las monarquías y regiones que adoptaron principios reformistas de inspiración luterana fueron o bien rotundos imitadores (caso de Escandinavia, a la sazón bajo la tutela danesa) o innovadores contendientes (caso del calvinismo francés, cuya única resonancia extracontinental se verificó en Escocia). Tercero, en lo concerniente al proceso de reforma eclesiástica y moral no hubo una reforma, sino muchas. Cuarto, de todos los ejemplos la reforma anglicana es el más sui géneris, puesto que esta, en sus inicios, fue enfáticamente institucional y no ideológica. Los ingleses del siglo XVI eran el pueblo germánico más latinizado de Europa (esto aún es cierto), con una sociedad fundada sobre los modelos trasplantados por la emigración normanda y una monarquía de origen francés que rigió al país durante casi cinco siglos (Plantagenet y Anjou). Enrique VIII había sido designado, de hecho, defensor de la fe por el papa en reconocimiento a una obra (en realidad redactada por Tomás Moro) que rebatía las famosas tesis de Lutero. Sin embargo, por medio del Act of Supremacy, la Iglesia de Inglaterra se desentendía de cualquier vínculo con Roma, sin entrar en mayores consideraciones de doctrina. Sería un largo camino de siglos de idas y venidas religiosas y políticas para que la actual configuración de la Comunión Anglicana cuajase en su forma actual. Camino en el que los ingleses tuvieron la libertad de dejarse influir tanto por el calvinismo como de hacer sus propios aportes, notablemente empíricos. Según lo que se expone, los escandinavos serían los modelos de comportamiento cívico del carrito. Supongamos que así es. ¿Pero, de dónde les viene a los escandinavos su talante cívico? ¿De ser escandinavos? Los renos también lo son. Si la tesis de la Reforma como resultado inevitable de una diferencia preexistente fuese cierta, entonces por qué los grandes logros de Occidente, a saber, la monarquía parlamentaria, el liberalismo o la revolución industrial se consiguieron precisa y exclusivamente entre aquellos que no sólo eran más romanos en su estructura social, sino que menos esfuerzos pusieron, en el contexto de la Reforma, por dejar de serlo. Abriendo el siglo XIX Dinamarca o Suecia tenían modelos políticos tan absolutistas como el español. La única excepción a esta desoladora realidad europea era la Inglaterra protestante que ejecutó una Reforma eclesiástica, política, moral y social extremadamente conservadora y de lentísima cadencia. En Suecia, por ejemplo, a mediados del siglo XIX, cuando aún el país era una monarquía absoluta que no se había abierto a los valores anglosajones, que con tanto éxito fecundarían a la península, la población vivía en la miseria, como la mayoría de europeos y la clase trabajadora ofrecía un espectáculo repugnante por su falta de educación, el consumo de alcohol en público y el empleo de lenguaje soez, tal como relata Ernst Skarstedt. Esto último no es lo que comúnmente asociamos hoy con los suecos, naturalmente, o con el luteranismo. Pero no es tan extremo, a menos que uno note el cambio radical, de sólo un siglo, que ese país dio una vez importó sin complejos el modelo anglosajón que a los propios ingleses les tomó cerca de tres en desarrollar. Los suecos de esa época hicieron bien en largarse a América, incluso a Argentina o Brasil, y no sólo por ellos mismos, como después se verá. El modelo escandinavo del carrito tiene otras falencias. Aquí les traigo un relato de primera mano, para que no se piense que invento cosas. Lo que sigue es una descripción de lo que sucedía en Uppsala aún en el siglo XI A.D. y que seguramente constituye una de las secretas raíces del exitoso modelo del carrito (nada puede haber más escandinavo):

    “Cada nueve años todo el pueblo sueco celebraba una fiesta común. Por lo que a los participantes de dicha fiesta se refiere, no existía ninguna excepción: reyes y campesinos llevaban sus ofrendas a Upsala y el más atroz castigo se aplicaba a los que habían aceptado el Cristianismo: eran excluidos radicalmente de las ceremonias. Las ceremonias eran del tipo siguiente: de cada especie de criaturas vivas del sexo masculino se ofrecen nueve cabezas y cada matrimonio tenía que ofrecer una víctima humana, con cuya sangre era costumbre aplacar la ira de los dioses. Los cuerpos de las víctimas desangradas eran colgadas en el bosquecillo que se encontraba junto al templo. Ese bosquecillo era sagrado para los paganos, y todo árbol en el que se colgaba o se descomponía el cuerpo de una de las víctimas era, a partir de aquel momento, un árbol santo. Al lado de los cuerpos humanos se colgaban también los cuerpos de los caballos y de los perros y, según me contó un cristiano, a veces se habían visto más de 72 cuerpos colgados y entremezclados. Por lo demás, las canciones que se cantaban durante esas escandalosas ceremonias eran tan impúdicas, que lo mejor es silenciarlas… Este rito se celebraba hacia la mitad de la estación primaveral.”

    No es que lo diga Atanasio, lo dicen Saxo Grammaticus y Snorri Sturluson, que eran escandinavos. Por supuesto que hay culturas que funcionan mejor que otras, probablemente sólo los aztecas podían equipararse a los escandinavos en su sed de sangre o su eficiencia para perpetrar asesinatos espectaculares (ceremoniales). Pero son sin duda superiores los escandinavos: los aztecas lo hicieron a escala mesoamericana, los vikingos a escala europea (su mayor contribución al caos medieval). La historia de Escandinavia no es muy dilatada, apenas mil años. El observador más escrupuloso sólo podría encontrar en ella un hito de relevancia: el momento en que esos seres dejaron atrás sus costumbres bestiales y aceptaron el cristianismo para fundirse con el resto de la humanidad.
    Pero, ¿qué fue lo que reformó la Reforma? El cristianismo, una religión semítica surgida y desarrollada en el Mediterráneo Oriental, en el seno de una civilización (Roma) que, ahora sí, está en el centro mismo de cualquier cosa apellidada cívica. Entonces no se trata del carrito o de los noruegos. Si hoy la mayoría de europeos disfrutan de un generoso estado de bienestar que hace impensable el que quieran emigrar se debe a dos factores fundamentales. Primero, a una Pax Americana impuesta con sangre y recursos americanos sobre un problema europeo (la guerra endémica) sin solución. Segundo, al hecho no siempre valorado de que todo el Hemisferio Occidental, con sus recursos humanos y materiales primero y con su apertura a la emigración después, contribuyeron por cinco siglos a balancear el escenario europeo, que de lo contrario no hubiese podido sustraerse como lo hizo a los mismos procesos de decadencia que adormecieron a la civilización islámica, hindú o china. Irlanda, por ejemplo, tenía en el momento de la Gran Hambruna más de ocho millones de almas, el doble de su población actual. Por supuesto que es muy fácil mantener a cuatro millones de irlandeses, bajo los patrones de producción modernos, sanos y rollizos en Irlanda. Nadie niega las propias capacidades de los europeos en cuanto a constituir una sociedad funcional que impulse, además, una economía boyante. Pero no han llegado a eso solos, es más, en gran medida están ahí aventados por la generosidad de terceros. Pero todo bajo este cielo tiene dos lados. La comodidad de los europeos, que ahora se vende como un éxito casi mítico con el que se pretende aleccionar al resto del mundo, es una espada de doble filo. ¿Son capaces los europeos de defender, para que perdure, lo que otros le ganaron con su coraje? Los españoles de hoy, por ejemplo, ¿están a la altura de esos que hace dos siglos lucharon contra Napoleón? ¿Lo harían, lo dejarían todo por su país? Los franceses no parecieron ser de esa opinión en 1940, cuando eran infinitamente menos ricos de lo que hoy son y sin embargo sólo De Gaulle y un puñado de valientes salvaron el honor nacional. Polonia, por otra parte, que no era una potencia mundial, mostró sentido del deber y aún virilidad haciendo cargas de caballería contra los panzer alemanes. Por no mencionar el heroísmo del pueblo soviético: Leningrado y Stalingrado son suficientes para oscurecer y ruborizar a cualquier europeo. Permítanme que les diga algo, muchachos: la estepa está ahí y es tan salvaje como siempre, lo cual es medida de su vitalidad. Cuando los demonios que los europeos llevan tiempo azuzando se desaten, ¿van a combatirlos ellos solos? Cuando vean venir en toda su furia las hordas de Gog y Magog como una plaga de langostas, ¿qué harán? ¿Los recibirán con rosas y besos en las mejillas como los franceses en 1940 o ensayarán una defensa polaca? ¿Llorarán por la pérdida de la gallina de los huevos de oro, que ya no los podrá socorrer? Recuerden siempre aquella frase de Stalin cuando le congratularon por su victoria final en Berlín: “El Zar Alejandro se abrió camino hasta París”. Despierten de su borrachera. La caída del Muro de Berlín se lee como una victoria occidental y lo fue. El hecho de que Europa haya podido tentar al Bloque Soviético con la molicie pone en evidencia su propia incapacidad para hacerlo de otra forma. ¿Creen que en Moscú no lo saben? Claro que sí, ellos, a diferencia de los europeos, son cristianos y saben que Belsasar celebraba un banquete en Babilonia mientras los persas cruzaban el Éufrates para encontrarse con las puertas de la ciudad abiertas y los babilonios borrachos. Rusia es hoy más fuerte de lo que fue la URSS y América más débil. Europa no es más que una entelequia sin soberanía. Lo que empleó siglos en lograrse se deshace en un año de guerra. La solidez de una nación no se mide por el número de multimillonarios o el nivel de acatamiento de la ley del carrito, sino por su cohesión interna. Los soviéticos eran sin duda uno de los pueblos que más miserablemente vivían antes de la Segunda Guerra Mundial, pero lograron lo que Europa nunca pudo y fue un logro de todos: rusos, ucranianos, caucasianos, chuvasios, buriatos, calmucos, baskires, etc. Rusia está naturalmente equipada para sobrevivir al Armagedón; Europa está antinaturalmente dotada para cometer suicidio. Rusia es soberana, Europa es dependiente. Si el individualismo latinoamericano puede impulsar gestos altruistas como el protagonizado por el ejército de orientales que liberó Buenos Aires de la ocupación inglesa, entonces bien podemos perseverar en ello. Si el colectivismo escandinavo sólo sirve para tener ciudades muy limpias donde pocos socializan y viven abrumados por el costo de todo eso sin poder disfrutarlo, entonces habrán descubierto, desdichados, el valor de la vida.

    • Julian Perez 5 October 2020 at 9:26 am Permalink

      Interesante post, amigo Atanasio.

      El Padre Aquino, sacerdote de mi iglesia cuando vivía en Deltona, de origen filipino, decía que el cisma fue una gran tragedia para la iglesia, pero estuvo justificado por las cosas que hacía la iglesia en aquellos tiempos. Lo ejemplificaba con lo de la venta de indulgencia.

      Cuando Lutero expuso sus 95 tesis no se proponía crear una iglesia separada, sino reformarla. Si Roma no se hubiera mostrado tan intransigente al respecto, quizás ese cisma no habría ocurrido.

      Creo que el de la anglicana sí, porque no veo a Roma cediendo en lo del divorcio de Enrique VIII y Catalina de Aragón (y tampoco los métodos de María I, la hija de Catalina, contribuyeron mucho a que Inglaterra volviera al redil). La dificultad para la anulación del matrimonio se ha mantenido hasta el sol de hoy. Por ejemplo, yo no puedo comulgar porque mi primer matrimonio fue por la iglesia, me divorcié y me volví a casar. Mi madre, también casada por la iglesia y divorciada, sí podía porque nunca se volvió a casar.

  8. Atanasio Estévez 6 October 2020 at 3:47 am Permalink

    Es cierto que ni Lutero ni el papa pudieron prever las consecuencias de aquel acalorado debate teológico donde, al menos Roma, no estaba dispuesta a ceder. Sin embargo ese cisma no es, en mi opinión, el más significativo. Antes ya había ocurrido uno mayor, cuando Roma y Constantinopla se excomulgaron mutuamente en el siglo XI. Incluso anteriormente, no hubo un sólo concilio ecuménico libre de discordancia, de forma tal que, además de la Cristiandad Griega, quedaron fuera de cualquier clase de intercomunion los monofisitas y miafisitas de Egipto y Siria. Eso sin incluir la Iglesia Armenia, la primera congregación nacional en organizarse o la Iglesia Asiria de Oriente, que tuvo que renunciar canónicamente a sus nexos con Occidente para tranquilizar a los emperadores sasánidas, que sólo después de eso cesarían las persecuciones y la reconocerían oficialmente. Es cierto que Enrique VIII no es un modelo de comportamiento cristiano, pocos hombres pueden citarse en ese campo, pero sus disposiciones son sólo el motor y no el corazón de la Reforma en Inglaterra, que por otra parte, también tuvo sus dissenters. En cuanto a la “supremacía de la sede petrina” sólo se puede respaldar en la importancia de Roma, real y simbólica, en el momento en que se desarrolla el cristianismo en el Imperio. De hecho, la primera sede episcopal de habla Latina en importancia fue Cartago, donde la iglesia tenía sólidas y más tempranas raíces que en Roma, donde la persecución era más tenaz. No existe basamento bíblico o lógico para considerar al obispo de Roma como superior al resto. Todos están investidos con la potestad más importante, la del Espíritu Santo, que se derrama sin atender a la geografía. La posición de Roma fue una bastante meritocratica en los primeros siglos y luego se fue robusteciendo. Pero llegados al colmo del siglo XIV, cuando la venta de indulgencias se permitió no en atención a estado futuro de las almas pecadoras, sino para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro, creo que no se necesita aportar ningún argumento adicional al generalizado repudio contra Roma que se dió, valga recordarlo, no sólo en el norte de Europa, también en Francia y España.
    Amigo Julián, creo que debería usted informarse acerca de las nuevas disposiciones de Francisco para las personas que han contraído segundas nupcias sin recibir la previa anulación del matrimonio eclesiástico. Tal vez en su caso pueda obtener, al menos, que el párroco le permita participar de la comunión. De lo contrario, le sugiero que, sin abandonar de ninguna manera sus convicciones personales o afiliación a Roma, se dirija a la parroquia anglicana más cercana y célebre allí la eucaristía. No habría ninguna infracción pues tanto Benedicto XVI como el entonces arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, acordaron hacer mutuo reconocimiento de la validez de ciertas partes de la liturgia, eucaristía incluida, en ambas iglesias.

  9. Julian Perez 6 October 2020 at 10:40 am Permalink

    ¡Vaya! Le dieron de alta a Trump. Acompaño en sus sentimientos a los media y a los claria. Imagino su decepción y su dolor.

  10. Julian Perez 6 October 2020 at 11:08 am Permalink

    Me mandaron esto, que está bueno 🙂

    “The news used to tell us what happened and we had to decide how to felt about it.”

    “Now the news tell us how to feel and we have to decide if it happened.”

    • manuel 6 October 2020 at 11:55 am Permalink

      ASI es, somos ninos al timon de recursos cada vez mas poderosos, niños acabando con todo: por las PASIONES dice Ramiro


Leave a Reply