El fascismo latinoamericano perdió las elecciones en Argentina