12 September 2017 ~ 14 Comentarios

El huracán y el socialismo


Vea en youtube

14 Responses to “El huracán y el socialismo”

  1. Ramiro Millan 13 September 2017 at 12:53 pm Permalink

    ¿Existe alguna mínima duda de que el comunismo es un total y absoluto fracaso?
    Después de todas las experiencias pasadas con éste régimen ¿Como es posible que asistamos a experiencias como la venezolana o ver movimientos políticos como Podemos o tantos otros similares repartidos por todos los rincones del planeta que a pesar del rotundo peso de las evidencias, insistan en implantar otro comunismo?
    ¿Acaso no es suficiente la experiencia y la enorme literatura que demuestra una y otra y otra vez las contradicciones insalvables del comunismo?
    Con lo escrito por el Sr Montaner solamente alcanza y sobra para comprender cabalmente que el comunismo fracasa donde sea que se intenta.
    Después de tantas y tantas pruebas contundentes de ello, la pregunta obligada es ¿Interviene la razón en estas experiencias políticas?
    Estoy seguro de que la razón no participa en lo más mínimo en la toma de decisiones. Si ella está presente, no juega otro papel que el de colaborar con los verdaderos conductores y mandamás en esta historia, que son nuestras emociones, pulsiones y pasiones.
    ¿Que duda cabe?
    Pasiones o impulsos que primeramente nos hacen privilegiar toda idea que se asocie a la distribución del ingreso, desposeer al afortunado, etc.
    Y que cuentan con la inestimable ayuda de la razón esclava de sus caprichos que aporta las elucubraciones y excusas que de alguna manera justifiquen los desvaríos a los que nos conducen muchas veces nuestros primitivos instintos, entre esos desvaríos, al comunismo.
    ¿Acaso no están llenos de explicaciones y excusas que llegan a ridículos increíbles intentando justificar lo injustificable los regímenes comunistas?
    ¿No son extremadamente evidentes las mentiras y falsedades de esos regímenes como para que el más infantil de los razonamientos libres de presiones externas o internas den por excluida ésta opción para organizar una nación?
    Sin embargo, en contra de cualquier lógica o sentido común, siguen ahí. Firmes y esperando la oportunidad de instalarse nuevamente para llevarnos a nuevos martirios y sufrimientos.
    Invito a leer las entradas “Míralo, Zaratustra está ahí. Nadie lo ve pero siempre está (1) y (2)” en razonvsinstinto.blogspot.com y apreciará con claridad de que manera nuestros impulsos o pasiones ayudadas por la razón a su servicio son capaces de conducirnos a desastres conocidos como “el comunismo” (y también a los populismos en latinoamérica).
    Si bien la mayoría puede apreciar como una “verdadera tontería” lo que intento trasmitir, tal vez acertadamente, no es menos cierto que son convicciones que pueden ser apoyadas por conocimientos que se dan por hechos en las neurociencias.
    En la entrada (1) por ejemplo, transcribo una columna de un referente licenciado en psicología donde se aprecia como interviene la envidia en nuestra vida, mientras no hago yo otra cosa que trasladar esos conceptos a la idea que quiero difundir dónde impulsos que se expresan muchas veces a través de la envidia, nos conducen al socialismo.
    En la (2) transcribo una columna de otro reconocido experto en neurociencias donde desarrolla de que manera la razón se pone al servicio de nuestras emociones o impulsos, aquella razón que denomino instrumental, tan útil a las intenciones de los comunistas para llegar y mantenerse en el poder. Trasladados estos conceptos, se percibe claramente de que manera, nuestros impulsos pueden llevarnos a privilegiar siempre mayoritariamente las ideas socialistas, entre ellas la comunista, y como la razón se encarga de allanarle el camino primero, y después encontrar las excusas que justifiquen todos los fracasos a los que inevitablemente se enfrentarán (ver “el comunismo y su enemigo imbatible”).
    Pido mil disculpas al sr Montaner si estoy cometiendo un atrevimiento al sugerir la visita del Blogs y finalmente, a sus lectores advertirles que se trata de un simple curioso que considera puede aportar algo en la lucha contra ese desgraciado sistema llamado comunismo.
    Como siempre digo, si estoy en un error, tarde o temprano lo advertire y si no es el caso, créanme que puede ser de una gran utilidad para interpretar la política.

    • Julian Perez 14 September 2017 at 6:18 pm Permalink

      Amigo Ramiro

      Yo tengo una vivencia personal que para mí explica, de cierta forma, la persistencia en creer en los cantos de sirena comunistas.

      Hasta más o menos los 10 años de edad yo creía en los Reyes Magos. Que otros niños me dijeran que los reyes eran los padres y yo me negara a escucharlo es lo de menos: podían estar mintiendo o equivocados. Lo absurdo es que mi madre organizaba cada año repartos de juguetes para los niños pobres y yo mismo donaba muchos de mis juguetes, que las madres de esos niños venían a recoger cuando se acercaba el 6 de Enero. ¿Cómo era esto compatible con mi creencia en los Reyes Magos?

      Creo que la respuesta está en que uno cree en lo que quiere creer y la evidencia poco o nada tiene que ver. Los ideales de justicia social del comunismo son muy atractivos. Lo mal que funcionan en la práctica es peccata minuta.

      Curiosamente, cuando dejé de creer en los Reyes poco a poco me ocurrió como a Feuerbach: boté el niño junto con el agua de la bañadera. Durante mi adolescencia pasé por una larga etapa de escepticismo y agnosticismo, a lo cual contribuyó en gran medida el malsano y nada edificante ambiente de la revolución cubana. Mi camino de regreso a Dios fue a través de la razón, de mis lecturas, de mi profundización en el conocimiento de la Biblia. Como dice el título de un libro que leí recientemente “No tengo suficiente fe para ser ateo”

      • Ramiro Millan 14 September 2017 at 9:39 pm Permalink

        Amigo Julián
        <>
        Como verá, su respuesta incluye una decisión no elaborada por la razón, sino por emociones o impulsos.
        Creo sin temor a equivocarme que coincidimos en este aspecto.
        Pero ¿Es el azar lo que decide que queremos creer?
        Estoy convencido de que no es ese el caso.
        Lo que hago es profundizar el análisis de esa experiencia <> que definitivamente es determinante para la organización social de los pueblos.
        Si escarbamos un poco más, descubriremos que en todos los países del planeta se imponen fuertemente las ideas ligadas al socialismo.
        Con sumar a China y su supuesto comunismo, todo el mundo musulmán dónde no solamente se hace incapié en la cuestión religiosa sino que necesariamente va acompañado de la justicia social (son todos socialistas doctrinariamente de una u otra manera), la India, Rusia que aunque se liberaron y del comunismo no pueden salirse de las ideas muy próximas a ella, Latinoamérica entera con sus priismos, peronismos, chavismos, petismos, etc, alcanza para afirmar la idea de que en el mundo dominan las creencias socialistas y entre ellas el comunismo (por suerte menos arraigada en la actualidad pero hasta los años 70 a Europa, por ejemplo, le costó horrores evitar caer también en las garras de estos regímenes)
        ¿Por qué siempre es mayoritariamente adoptada cualquier idea que se relacione con alguna variante de socialismo?
        ¿Por qué insistimos en “querer creer” en las ideas socialistas?
        ¿Acaso es el azar?
        Definitivamente no creo que sea el azar.
        Evidentemente existe una emoción o pulsión que nos inclina fuertemente a privilegiar las ideas socialistas y entre ellas al comunismo (seguramente ésta última dónde más fuerte es la injerencia de las emociones o pasiones), pulsión que insisto en trasmitir a través del blog.
        En la entrada de mi blog “Míralo, Zaratustra está ahí. Nadie lo ve pero siempre está (2)” se aprecia perfectamente en la transcripción de la columna de un reconocido experto en neurociencias, el conocimiento de la actividad de la razón conducida y dominada muchas veces por nuestras emociones o nuestros impulsos primitivos.
        No tengo dudas de que es ésta razón al servicio de las pretensiones de nuestras emociones, sentimientos y pulsiones, la que conduce a las mayorías a adoptar determinadas líneas ideológicas y despreciar otras.
        En cualquier país de Latinoamérica, por ejemplo, si alguien se declara adepto a las ideas liberales que ven favorablemente que las personas puedan ser tan ricas como puedan y esperar que una vez superadas sus expectativas, comiencen a “derramar” sus riquezas sobre el resto de la sociedad, comete un “pecado capital”, se transforma prácticamente en un verdadero traidor a la patria, un maldito explotador ¿Por qué?
        ¿Cuál es el problema de que unos quieran ser tan ricos cómo se le da la gana?
        ¿Está bien distribuir la riqueza?
        Si, pero nada hay que indique es una falta a la moral o al sentido común ser tan rico como se quiera.
        Más aún si se suma a esta circunstancia que las políticas abiertas y liberales son las que más prosperidad y creatividad producen.
        ¿Que duda hay sobre esto último?
        Y mi insistencia en este tema, no pasa por destacar un aspecto del ser humano que decide si somos o no socialistas.
        Mi insistencia pasa porque esto es decisivo en la organización de las sociedades la mayoría de las veces.
        Es decisivo por ejemplo, la mayoritaria e insistente adopción de estas ideologías por las mayorías conducidos por sus emociones, en países con culturas como las latinoamericanas que nos conducen una y otra y otra vez a nuestros conocidos y corruptos populismos.
        Decisivo porque siempre se impone a la opción racional libre de presiones pulsionales que salta a la vista y “grita” como la única solución a nuestros problemas económicos y culturales, obviamente a la economía abierta, a la política liberal.
        Y porque toda vez que se instala un régimen comunista, este mecanismo instintivo es inevitable que los lleve al fracaso con todas las consecuencias que bien sabemos se debe experimentar hasta poder deshacerse de semejante lacra.
        Tan importante para mí, que hace evidente que no podemos prescindir del capitalismo como nuestro sistema que provee los bienes y servicios para nuestra subsistencia (por suerte, y solamente por suerte y definitivamente no por elección sino por obligación, con eficiencia)
        Capitalismo, que implica competencia sin treguas en todos los rincones del planeta.
        Competencia sin tregua que impide juntar voluntades sinceras para controlar el uso de energías contaminantes que parecen estar destruyendo nuestro medio ambiente.
        O competencia entre naciones que hace a lo que conocemos como “realismo” el conductor de la política internacional.
        Podría seguir por horas nombrando circunstancias muy importantes donde esta cuestión es clave en su desarrollo.
        P/d debe ser una experiencia espiritual fabulosa pasar del agnoscitismo a la creencia en algo tan maravilloso como Dios.
        Yo al menos por ahora, no tuve la suerte de experimentar esa experiencia de vida.
        Supongo que debe significar un cambio extraordinario de vida y emociones. Todo debe verse de un modo diferente seguramente aunque también sin dudas debe ir acompañado de obligaciones humanas innegables.

        • Ramiro Millan 14 September 2017 at 9:43 pm Permalink

          Una aclaración, no se porqué no salió la transcripción de parte de su respuesta que dice “creo que la respuesta está en que uno cree en lo que quiere creer” en el inicio de mi comentario.

        • hector l Ordonez. 19 September 2017 at 10:41 pm Permalink

          Millan nos encanto,su articulo que leimos en mi casa con familias y amigos,le repito excelente,
          Cuando pueda escriba sobre la politica de los EE.Uu bajo el mando de Trump.Seria interesante.
          gracias.

          • Ramiro Millan 20 September 2017 at 6:37 am Permalink

            Muchas gracias Héctor.
            Sus palabras son para mí muy importantes porque mis reflexiones derivan de la convicción de la existencia de un instinto o impulso que hasta ahora lo conozco solamente yo y los que han leído mis comentarios o mi blog.
            Como se trata de algo novedoso y a pesar del absoluto convencimiento de estar en el camino correcto, no es menos cierto de qué podría tratarse de algo que hasta puede rozar el ridículo.
            De todas maneras, mis palabras y convicciones están apoyadas en el conocimiento profundo de la historia, sociología, psicología, etc. Pero aún así podría estar totalmente equivocado.
            Ppr suerte, hasta ahora, y ya han leído más que cientos de personas, no encontré refutaciones contundentes a mis palabras (y muy pocas) y si apreciaciones favorables como la suya, pero la duda siempre persiste.
            Por eso sepa lo mucho me halagan sus palabras Héctor.
            Sobre la actualidad de EEUU creo que la mayoría de los que participan en este foro saben más que yo y por eso solo hago comentarios cuando interviene la historia o la cultura en el tema tratado.
            Pero bueno, siempre hay algo para decir.

        • Julian Perez 20 September 2017 at 9:25 am Permalink

          Amigo Ramiro

          Mis dos centavos…

          Mi reflexión va a ser desde el punto de vista religioso, así que sé de antemano que muchos no van a estar de acuerdo porque no todas las personas son religiosas. Así que aclaro que es solamente mi punto de vista.

          Voy a repetir algo que me dijo mi madre, que era muy católica, en una ocasión (y viviendo en Cuba, en medio del socialismo real, y en un momento en que la religión era muy perseguida, no tolerada, como ahora) Dijo: ¨Los ideales del comunismo de justicia social son muy similares a los del cristianismo. El problema es que niegan a Dios y, en la práctica, no ocurre lo que predican¨.

          Saco esto a colación porque está de moda decir que el Papa es comunista. No lo es, es cristiano. Los paralelos se deben a esa similitud en la intención. ¿Está Francisco un poco más sesgado que otros? Sí, quizás. Pero eso no lo hace comunista ni remotamente. Es muy ambientalista, eso sí, pero la creencia en los peligros del calentamiento global puede ser acertada o no y es cierto que es una de las causas que abraza la izquierda, pero no convierte a nadie en comunista.

          ¿Dónde está la gran diferencia, la razón por la cual el socialismo fracasa pese a que sus intenciones pudieran ser buenas? Niega a Dios, sí, pero también niega la libertad (para mí negar a Dios y negar la libertad es lo mismo, pero ése es otro tema) El altruismo, el ayudar a otros, debe nacer del corazón de cada cual, no puede ser impuesto por los gobiernos por úcase. La redistribución obligatoria de la riqueza no funciona porque es obligatoria: niega la naturaleza humana.

          Y esa naturaleza humana, esa libertad de decidir que es la que nos hace semejantes a nuestro creador, es el don que Él nos otorgó. Por eso uno de los documentos más sabios que se ha escrito es la Declaración de Independencia: Los derechos fundamentales vienen de Dios. Ningún gobierno los puede otorgar o quitar. La función del gobierno consiste solamente en proteger esos derechos y su única autoridad se deriva del consentimiento de los gobernados.

          • Ramiro Millan 21 September 2017 at 7:54 am Permalink

            Amigo Julián
            Estoy seguro que nadie puede negar la coherencia y el equilibrio en sus comentarios.
            Coincido en cada palabra con respecto al socialismo, comunismo y el cristianismo.
            Respecto a las causas del fracaso del comunismo debo ser honesto y responderle que no creo sea la ausencia de libertad en el régimen comunista la causa principal del fracaso.
            Creo que la pérdida de libertad es consecuencia de las contradicciones que se enfrentan inevitablemente todos los regímenes comunistas al querer anular una pulsión que es absolutamente imposible anular.
            Pulsión o instinto que nos presiona por competir, superar, ser más que el otro.
            Es exactamente lo mismo que intentar anular al instinto sexual. Se podrá idear los sistemas que se ocurran pero jamás logrará sistema alguno anularlo, de alguna u otra manera éste se expresará y el fracaso será la regla en cuanto plan se pueda intentar por más hipotético sea el ejemplo.
            Al intentar algo imposible, inevitablemente se debe enfrentar fracasos tras fracasos y si no se desiste del intento, ante cada fracaso surgirá una contradicción y si las contradicciones superan al sistema, no queda opción a la imposición con la perdida de la libertad consecuente.
            De más está decir que no es más que una opinión tan válida como la suya.

  2. Humberto 14 September 2017 at 11:40 pm Permalink

    En mis meditaciones he llegado a la conclusión de que el problema no es tanto el comunismo, ni las ideas socialistas; el problema reside en la parte de la teoría que no permite la alternancia política seria, sin fraudes y sin reelección cada 4 años.
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2017/04/408-acabo-de-descubrir-algo-en-lo.html
    408-Acabo de descubrir algo histórico para los humanos; que Marx, Engel, Lenin, Fidel Hipolito,… se había equivocado (eso ya lo sabíamos todos desde la realidad histórica, pero hablo desde el punto de vista filosófico social), EL SOCIALISMO SI ES POSIBLE!; pero no puede haber o llegarse al socialismo sin alternancia honesta en el poder, algo muy difícil que puedan concientizar, superar, dada su tradicional forma de negar la dialéctica, la propia filosofía de su materialismo histórico dialéctico a través de las revoluciones radicales expeditas.

    ………..
    Es que hay muchos y muy buenos paises para vivir, que si no lo son, parecen socilistas y la diferencia estriva en la alternacia politica seria, honesta del poder, no tanto en las ideas sociales en sí.
    Por qué es tan importante la alternancia política cada 4 años?
    Porque para mi es la manera que tienen los de abajo de elegir a los representantes del pueblo que ellos mejor creen que les resolverán sus problemas.
    Nadie sabe resolver sus problemas, mejor que el que los padece. Pero para eso hay que ofrecer las vías y esa es la elección seria cada 4 años.
    Cuando un partido llega al poder, está demostrado que se va desvinculando de esos problemas, por mas que ellos digan que no, que lo estan haciendo de maravillas.
    Es ahí donde la alternancia seria del poder juega su papel evolutivo, revolucionario, anti inmovilista.
    No se pierden gentes con experiencia si se elimina la reelección?
    Si se pierde, pero eso tiene remedios y matices.
    1-La reelección es una falta de respeto a la inteligencia de los demas ciudadanos y un estancamiento en la formación de dirigentes capaces en cada partido. Cuando los mandamás de los partidos saben que pueden ser reelegidos; pues el partido no se preocupa por formar dirigentes capaces para mantener el poder y el país pierde diversidad política, la mayorías de las ideas se reducen a unos cuantos políticos profesionales.
    2-Si un político es muy bueno, pues podría seguir dirigiendo su partido, aportando sus ideas para que su partido continúe en el poder pero a través de otros ciudadanos pertenecientes a su partido.
    Un partido es un grupo afín, así que no importa que su máximo líder sea siempre el mismos si ellos así lo consideran. Si no te gusta deja ese partido o cambiate para el que te guste ahora.
    Ser el máximo líder de un país es otra cosa diferente, porque un país no es una organización por afinidad, sino es un grupo de personas con ideas heterogéneas de cómo se deben hacer las cosas y por lo tanto no es correcta la reelección tampoco por esa vía. Lo correcto es que cada vez mas ciudadanos participen del poder, aunque defiendan las líneas políticas generales de un partido.
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2014/11/126-protocolo-para-un-gobierno-hispano.html
    126- Protocolo para un gobierno hispano verdaderamente democrático.

  3. Humberto 15 September 2017 at 1:44 am Permalink

    Caramba (esto viene al caso) yo vi los titulares de Maburro y los conejos y no le preste atencion hasta hoy y casualmente yo fui un consejero en Cuba (ya eso lo había escrito por alguna lado, así que no me lo invento para la ocasión) con relativo éxito; así que me creo con capacidades para contestarle estas personas parecidas a Fidel Hipolito, que creen que la vida se aprende con manuales y prontuario.
    ……………..
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2017/09/429-maburro-si-lo-tuyo-es-manejar.html
    429-Maburros, que saben ustedes de criar conejos?

  4. manuel 15 September 2017 at 12:29 pm Permalink

    el problema en todas partes comienza por el terrible fallo en la educacion y termina por la organizacion de la sociedad. La falta de correspondencia entre estos dos elementos es lo que nos ha estado matando en casi todas partes.
    https://www.ted.com/talks/bill_gates_unplugged/transcript?language=en

  5. Julian Perez 21 September 2017 at 11:48 am Permalink

    Amigo Ramiro

    >>no creo sea la ausencia de libertad en el régimen comunista la causa principal del fracaso.

    No me parece que estemos en desacuerdo. Creo que tenemos la misma idea pero la hemos expresado de dos formas distintas.

    >>las contradicciones que se enfrentan inevitablemente todos los regímenes comunistas al querer anular una pulsión que es absolutamente imposible anular

    Con lo cual están pretendiendo anular la libertad del individuo de perseguir su ¨búsqueda de la felicidad¨. Efectivamente, esa libertad se puede tratar de coartar, pero no suprimir, como cuando se encierra a un individuo en una celda. La libertad externa, la de movimientos, es anulable. La interna nunca lo es. La meta puede obstaculizarse, pero nunca la liberta de buscarla.

    Parte del libre albedrío es la libertad de desarrollar los dones que nos han sido dados, no solamente la libertad de elegir entre el bien y el mal. Me viene a la mente la película ¨Carrozas de fuego¨, en la que el protagonista decía que Dios le había dado el don de correr velozmente y, por tanto, usar ese don era honrar a Dios.

    • Ramiro Millan 21 September 2017 at 7:14 pm Permalink

      Amigo Julián
      “Efectivamente, esa libertad se puede tratar de coartar, pero no suprimir, como cuando se encierra a un individuo en una celda. La libertad externa, la de movimientos es anulable. La interna nunca lo es”
      No lo podría describir mejor.
      Es exactamente así


Leave a Reply