23 June 2014 ~ 5 Comentarios

El karma de la baja productividad en América Latina

por Manuel Hinds
Ex Ministro de Finanzas de El Salvador y co-autor de Money,
Markets and Sovereignty (Yale University Press, 2009).

(elcato.org) La fuente primordial de riqueza es el conocimiento, que, cuando aplicado a la producción, potencia a los trabajadores para que produzcan un alto valor agregado por sus salarios —es decir, para que tengan una alta productividad. Esto, a su vez, permite que las empresas paguen salarios altos y aún así sean rentables y acumulen capital. La revista británica The Economist publicó hace poco un artículo sobre el estancamiento de la productividad en Brasil con una gráfica similar a la adjunta. El problema, sin embargo, no sólo es de Brasil. Es de América Latina entera.

Como se ve en la gráfica, América Latina tiene dos problemas con la productividad. Uno, es que es baja con relación a la de los países desarrollados. El otro es que, con la modesta excepción de Chile, no ha estado aumentando en los últimos treinta años. Digo modesta porque, aunque claramente distinguible, no se compara con el crecimiento de la productividad de Corea (mostrado en la gráfica), Singapur y Hong Kong (no mostrados) que fueron los únicos países que salieron del subdesarrollo en los últimos cien años. En realidad Chile ha logrado empatar con México en el primer lugar de la región latinoamericana, pero eso representa apenas el 56 por ciento de la productividad de Corea y el 32 por ciento de la de EE.UU.

Mucha gente se sorprenderá por tres cosas más mostradas en la gráfica. Una es que la productividad de Rusia es casi igual a la de Chile y México (apenas un poco arriba de la de Costa Rica, que no se muestra). El comunismo dejó a Rusia bien armada pero bastante subdesarrollada.

Otra es que Brasil tiene apenas la mitad de la productividad de México, y apenas ha crecido en los últimos treinta años. Lo que es inexplicable es que, como resultado de un boom en productos primarios, tanta gente haya creído hace unos años que estaba a punto de convertirse en el motor de la economía mundial.

La tercera sorpresa es que la productividad de China es tan baja como la de Brasil. Sin embargo, está creciendo rápidamente y promete dejar atrás a América Latina en algunos años si ésta no despierta de su largo letargo —que The Economist, refiriéndose a Brasil, llamó "la siestecita de cincuenta años".

En realidad la siestecita no es de cincuenta años. Por dos siglos hemos sido la región que está a punto de desarrollarse. Pero no lo hemos hecho porque todavía no entendemos que la base del desarrollo es la productividad, y que ésta está basada en el conocimiento. En vez de entender esto, seguimos creyendo que la riqueza no requiere trabajo ni estudio sino sólo un milagro que haga que todos seamos ricos sin tener que trabajar.

Es la misma razón por la cual Latinoamérica no ha podido salir de la primitiva etapa de los caudillos que ha dominado su política desde la independencia. La idea es que un caudillo vendrá que hará que nos desarrollemos sin tener que trabajar. Hemos probado a cientos de ellos que nos han estafado al entregar dictaduras en vez de las riquezas que han prometido, desde Juan Manuel de Rosas y el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia hace doscientos años en Argentina y Paraguay, a Anastasio SomozaJuan Domingo PerónFidel CastroHugo Chávez, los KirchnerEvo MoralesDaniel Ortega y similares en nuestros días, y todavía creemos que el siguiente aspirante a caudillo de verdad nos dará esa riqueza sin tener que educarnos y producir un alto valor agregado.

Nuestro karma es que vamos a tener que pasar de malos a peores caudillos hasta que aprendamos cuales son las verdaderas causas del desarrollo y dejemos a los caudillos en el ridículo en donde debieron estar siempre.

Though Raúl has a hard noggin, he will eventually come to the same conclusion. As his brother Fidel used to say — and their teacher, Father Llorente, once revealed — “This boy is not very bright.”

5 Responses to “El karma de la baja productividad en América Latina”

  1. David 23 June 2014 at 4:29 pm Permalink

    Los caudillos existen gracias a la ignorancia de sus pueblos.

  2. heberto rios 24 June 2014 at 8:54 am Permalink

    La ideologia del socialismo es casi una enfermedad en America Latina, pues paises enteros ya no piensan en trabajar para obtener un salario, posibilidades y oportunidades de desarrollo, sino que se aferran a la fracasada politica de la distribucion de la riqueza, o sea quitarle alos pocos que trabajan, desalentarlos en la produccion y sumarse a la larga lista de desocupados, a los que el caudillo, de alguna manera, debera alimentar. La mediocridad va junto a la pobreza y asi sera mientras la idea socilista siga teniendo ese arraigue letal para las economias de las naciones subdesarrolladas…

    • David 25 June 2014 at 12:56 pm Permalink

      El socialismo es un experimento fallido.

  3. Maximiliano 24 June 2014 at 6:01 pm Permalink

    Los caudillos son malos frutos que crecen de malas semillas sembradas en malas sociedades, las cuales estan compuestas por malos ciudadanos, cuyas malas acciones son consecuencia de malos pensamientos.
    Eso quiere decir que es totalmente acertado que todo nace del conocimiento.

  4. aramis 26 June 2014 at 2:18 am Permalink

    Estimado Manuel Hinds, le pido que me explique la diferencia entre productividad y exceso de producción,No se si estoy equivocado pero me recuerda a la crisis americana de los 30..
    Dos ideas que me llamaron la atención en este artículo es la pésima cultura que cree El latinoamericano que un milagro le vendrá con el fin de no esforzarse y La segunda idea es el tema del caudillismo y sus falsas promesa,otro milagro que esperamos para salir de las crisis. Resulta que esas debilidades no son raíces del comunismo sino del catolicismo. El catolicismo preserva la idea de la deshonra al trabajo y esa idolatría a personajes, sea a ídolos o a curas. Sepa que soy un ferviente evangélico y no me estoy metiendo con la religión cristiana en sí, sino con los resultados de esta institución medieval que impide el desarrollo productivo. No Sin razón Las naciones que abrazaron el protestantismo son actualmente desarrolladas porque estudian y trabajan duro y porque no idolatran al líder político


Leave a Reply