15 January 2022 ~ 12 Comentarios

El racismo y la “Teoría crítica de la raza”

Por Carlos Alberto Montaner

Lo primero es lo primero. Acudan al Washington Post y busquen una gran investigación sobre la esclavitud de los negros en Estados Unidos.  Gracias a Internet lo pueden hacer y es gratis. Nada menos que más de 1700 congresistas, a lo largo de los años y las décadas, tuvieron esclavos, es decir: poseyeron personas. El último de esos congresistas murió en 1914, aunque la Enmienda XIII, que puso en libertad a los esclavos, es de 1865. Entre los ‘propietarios de gentes’ estaban, a mediados del siglo XIX, Andrew Johnson, luego vicepresidente de Abraham Lincoln, Sam Houston, un héroe en Texas y, naturalmente, Jefferson Davis, presidente de la Confederación de Estados del sur.

Doce presidentes también fueron esclavistas. Mencionemos sólo a tres: George Washington, padre de la independencia nacional, primer presidente del país, y uno de los hombres más ricos de USA. Seguido de Thomas Jefferson, el tercer presidente de la nación. Tras morir su mujer, mantuvo una larga y discreta relación con Sally Hemings, una preciosa mulata esclava, muy joven. Tuvieron seis hijos y cuatro llegaron a la edad adulta. Se ha sabido por las pruebas actuales de ADN realizadas a los descendientes. Y la estrella y fundador del partido demócrata, Andrew Jackson, séptimo presidente de Estados Unidos quien, a principios del siglo XIX, colocó un anuncio en un periódico reclamando un esclavo que había huido de su propiedad. Autorizaba a quien lo encontrara a darle cien azotes por los que él, AJ, le pagaría convenientemente.

Efectivamente, era la época de ser esclavista. Esclavitud había habido siempre, al menos desde que dejaron de matar a los prisioneros de guerra. Pero ya en esa época había políticos o personas dotadas de ética que se negaban a participar en las contradicciones de la esclavitud. Por ejemplo, el segundo presidente de Estados Unido, John Adams y su mujer Abigail Smith, acaso por ser genuinamente puritanos. O el hijo, John Quincy Adams, sexto presidente de USA. Todos en la familia presentaban un juicio moral muy severo contra la esclavitud. Es muy difícil creerse la historia constitucional de EE.UU, o la proclama de 1776, escrita por Thomas Jefferson, en la que se establece que todos los hombres son iguales ante la ley y, simultáneamente, tolerar el racismo y la esclavitud.

Por eso existe la “Teoría crítica de la raza”. No hay que prohibirla, sino tomarla en cuenta. Es el resultado de la desesperación. Es el reconocimiento de que se han agotado las reformas gestionadas por Martin Luther King en la década de los sesenta del siglo XX y el proceso se ha atascado. Es la mejor explicación que hay de la permanencia de esas actitudes, como el racismo, enquistadas y disfrazadas en la cultura estadounidense. ¿Qué es el esfuerzo por lograr la supresión de las minorías de las listas de los electores que se exhibe en numerosos Estados, casi todos vinculados al sur del país?

Una jurista norteamericana, Kimberlé Crenshaw, bella y elegante mulata, profesora en California y Columbia, le ha agregado un matiz muy importante: el feminismo. Véanla en las charlas “TED”. No es lo mismo sufrir los embates del racismo si eres hombre o mujer. Es mucho más severo si eres mujer. Primero votaron los varones negros a partir de 1865. Mucho más adelante sufragaron las mujeres negras, cuando se autorizó el voto femenino en 1920.

Decir que la “Teoría crítica de la raza” es marxista es una falsedad producto de la ignorancia. No tiene nada que ver con el marxismo, aunque toma definiciones y conceptos relacionados con la cultura del italiano Antonio Gramsci. No tiene ningún elemento de lucha de clases, de prescripción de dónde tiene que estar el aparato productivo o de definición de la plusvalía, los tres elementos distintivos del marxismo, como dejó dicho Engels en su oración fúnebre por Marx en 1883, en el momento en que lo entierran.

Incluso, la ‘teoría crítica’ ni siquiera es un corpus “cerrado”, sino “abierto” que irá incorporando temas a medida que los académicos o los pensadores vayan trabajando. Temerle a eso es ridículo. Es temerle a los fantasmas.

12 Responses to “El racismo y la “Teoría crítica de la raza””

  1. Efraín Montero 16 January 2022 at 10:23 am Permalink

    Como soy un liberal en la definición española, creo que es de suma importancia que se estudie el mundo buscando encontrar un error en la tesis inicial, de manera de llegar a una conclusión que sabemos será modificada por mayor investigación, continuo proceso científico del que salimos todos beneficiados. Ver en Karl Popper el falsacionismo o racionamiento crítico en “La sociedad abierta y sus enemigos”.
    Naturalmente, no me opongo a que se estudie Das Kapital, Mein Kampf, la Biblia o el Corán en las universidades. Tampoco que se estudie las fórmulas de “Critical Race Theory” o CRT por sus siglas en inglés, bien traducida por don Carlos Alberto como “Teoría crítica de la raza”. Me opongo a que CRT se enseñe en los colegios como verdad revelada o “científica” marxiana, imposición que viola la ley de Derechos Civiles y la Constitución de Estados Unidos, que prohíben, respectivamente, tratar a los estudiantes de manera diferente debido a su raza u origen nacional, y el trato desigual del Gobierno debido a la raza a la que pertenecen.
    Por cierto, la nomenclatura de los propugnadores de CRT se dice o se insinúa marxista. Basta leer a Angela Harris, Richard Delgado, Kimberlé Crenshaw y otros, o ver las numerosas entrevistas y conferencias dictadas por ellos acerca del tema en YouTube, para llegar a esa conclusión. Luego de leer un par de libros y varios artículos, no creo equivocarme al afirmar que el CRT surgió directamente de la Teoría Crítica del Derecho, conocida como Estudios Críticos del Derecho, que germinó de la Teoría Crítica de la Escuela de Frankfurt, que fue la primera y más importante de las escuelas marxistas occidentales y que, apoyados en los textos del marxista italiano Antonio Gramsci, reemplazó el determinismo económico de Karl Marx con la visión de que la superestructura cultural era lo que, en verdad y de manera eficiente, imponía las acciones o no acciones de los trabajadores, y no así las relaciones materiales, como lo tenían asumido.
    Más simple: los dirigentes del CRT cambiaron la “lucha de clases” por la “lucha de razas”.
    Como vivo y soy ciudadano de Estados Unidos, no nací ayer y conozco de primera mano países en Iberoamérica y Europa, puedo asegurar que el país menos racista del planeta son los Estados Unidos de América, la prueba es Barack Obama presidente ocho años. Opinan igual que yo los millones de iberoamericanos que viven actualmente en el país y los millones que quieren hacerlo: por supuesto que esos latinoamericanos no se creen que Estados Unidos es “racista”, y que los blancos o negros los discriminan.
    En cambio, si es racista la nomenclatura y ministros y viceministros de la monarquía marxista leninista castrista en la isla de Cuba. ¡Miren las fotos! Verán que la gran mayoría es descendiente directa de españoles, ocurre a pesar de que los habitantes de la isla son mestizos, con mulatos en la mayoría.

    • Julian Perez 18 January 2022 at 3:24 pm Permalink

      Efraín, amén. Apenas me asomo ya a este blog, tampoco opino ya en él, y quizás no me publiquen este comentario, pero ver un artículo defendiendo la Critical Race Theory fue más allá de mi nivel admisible de indignación. Tu respuesta, con la que estoy de acuerdo hasta la última coma, me devolvió un poco la paz y lo menos que puedo hacer es aplaudirla.

      Y sí, he vivido en tres países, Cuba, España y Estados Unidos y he pasado más de diez años en cada uno de ellos. Según mi experiencia personal, aunque en todas partes puede haber racismo, el menos racista de los tres es, con diferencia, Estados Unidos.

      Lo del racismo institucional es, como decía el título de aquella película ¨La mentira maldita¨. Sí, hay cosas que lo fomentan: la acción afirmativa, el woke movement, BLM, el proyecto 1619 del NYT… y la Critical Race Theory.

      • bacu 21 January 2022 at 11:09 am Permalink

        Julian, coincido plenamente contigo. He vivido por muchos años en paises que se dicen poco racistas e incluso las leyes estan hechas para que no haya racismo y sin embargo muchas personas lo llevan dentro y a lo mejor ni ellos mismos lo saben. Hay paises como Francia donde uno de los racismos existentes es que creen a los no franceses inferiores y lo demuestran con los hechos solapaditos q. ue hacen, Canada es muy parecido pero tal vez menos rudo y en la antigua URSS a los cubanos los trataban bien, pero hablando por debajo de la mesa con ellos te decían que Cuba era la niña boba de la comunidad y que a ellos le quitaban para mantener a la Isla. En general en esos paises los extranjeros que de una u otra forma le vienen a quitar sus insumos y trabajos, en el fondo y muchas veces en la entrada no eran bien vistos. Nunca me puse bravo o les dije algo a esas personas y saben por que? Porque si a mi pais vienen una serie de emigrantes a quitarle el trabajo a los nacionales o a vivir del cuento, a mi tampoco me hubiera gustado, asi que en cierto sentido creo que ellos tienen razon. Aca muchos se quejan de las fronteras, tal vez no han visto o vivido otras fronteras del mundo, entonces sabrían que en general en las fronteras de EU trabajan gente muy educada y mejor que la de las otras fronteras. No se si sobran del caso de canadiense que debía ir a EU por una question medica de la Esposa, estuvo en el border de EU en Abbostford (Canada) unos 10 minutos preguntando sobre los requisitos para la entrada de su esposa, llevaba tapabocas, a mas de 6 pies de los agentes y a su regreso a Canada, como no tenia las vacunas(por problemas medicos) le metieron una cuarentena de 14 días. El caso fue, es famoso y salió en los periódicos canadienses. Saludos

      • Efrain Montero 21 January 2022 at 4:35 pm Permalink

        Julián, un abrazo. Me alegra leerte.
        A tu lista de Afirmative acction, Woke movement, BLM, The Proyect 1916 y CRT agregaría a Antifa, el brazo armado vestido de negro, ataviado con pasamontañas, trashumante y ubicuo, presente para “rechazar” a palo limpio a todos los que se oponen a los BLM o CRT en manifestaciones en Estados Unidos. El nombre Antifa, y el logotipo de dos banderas, viene directamente del grupo de choque del Partido Comunista Alemán de los años 30 llamado Antifaschische Action o Acción antifascista, Antifa en corto, apodo que pegó entre los comunistas alemanes. No olvidar que al Muro de Berlín las autoridades de la Alemania Oriental, DDR por sus siglas en el alemán, le llamaron de manera hipócrita Antifaschistischer Schutzwall o Barrera antifascista.
        Ver “Unmasked”, por Andy Ngo.

    • Miguel Ortiz 23 January 2022 at 2:34 pm Permalink

      “…. la prueba es Barack Obama presidente ocho años. ”

      En la RD hay mucho menos racismo que en EEUU. Aquí nunca ha existido la esclavitud organizada, al menos desde los 16xx, cuando España dió por abandono esta isla. Sin embargo, el racismo existe por todas partes, hasta en el lenguaje. Algo por lo que se hace valioso ponderar de nuevo los alcances de la CRT.

      Las leyes de la “superesctructura social” como le gustan mencionar algunos marxistas, son leyes de carácter estadístico altamente probables desde el punto de vista y consideraciones a un individuo, no son leyes absolutas. De ahí que la existencia de un puñado de excepciones lo único que hace es confirmar la ley.

    • Luis Manuel Carrión 23 January 2022 at 8:50 pm Permalink

      En 1882, escribía Marx lo siguiente en una carta a Engels: “Pero sabes muy bien dónde encontramos nuestra lucha de clases: en los historiadores franceses cuando relataban la lucha de razas…” Se refería al Historiador Thierry…

  2. bacu 20 January 2022 at 8:27 am Permalink

    Cuando se hable de razas y esclavitud se podía mencionar que en el mundo desde que existe han habido esclavos proporcionados por el dominio de los que ganan las guerras y esos esclavos han sido de todos colores y razas. Seria bueno mencionar que los esclavos negros que salieron de Africa fueron vendidos por los propios negros, esos esclavos en su mayoría eran el producto de guerras entre tribus africanas. No hay que ser muy inteligente para saber que el racismo existe en todos los paises del mundo, de una u otra forma solapada. Lo triste del racismo es que al estar solapado, las mismas personas a las que se le aplica el racismo se sumergen en esas ideas y no avanzan, no por el racismo fuera de ellos sino por el racismo que ellos mismos se aplican. EU es de los paises que ha avanzado en ese campo mucho mas que otros que se las dan de no racistas. Tienen el ejemplo claro de Cuba, quien puede imaginarse un negro de presidente en Cuba? Batista fue lo mas cercano y realmente tenia mas de indio que de mulato. Hubo un presidente negro en EU y por dos periodos, entonces que? Por favor creo que algunos deberian despertar y no hacerle mas el juego a la izquierda destructora de todo lo que encuentra. Estan metidos en EU y lo quieren destruir y muchos se prestan para ese juego maquiavélico. Suerte

    • Julian Perez 20 January 2022 at 7:41 pm Permalink

      Bacu, habría que agregar que más africanos han venido como inmigrantes que los que fueron traídos como esclavos y que son exitosos porque no están influenciados por el fomento del victimismo, que sí es institucional. Si este país tuviera realmente ¨racismo institucional¨ habría que pensar que esos millones de inmigrantes son masoquistas.

      El verdadero racismo institucional comenzó con la acción afirmativa. La condescendencia es una forma sutil del desprecio.

      El sueño de Martin Luther King fue que se juzgara a la gente por su carácter y no por el color de su piel. Nada más contrario a eso que la acción afirmativa. La disciminación positiva es también discriminación: en el fondo asume inferioridad.

      • Miguel Ortiz 23 January 2022 at 2:39 pm Permalink

        Los africanos que emigran hoy no vienen por la fuerza de las armas del blanco europeo, como ocurría antes. Vienen desahuciados por la fuerza de las armas locales de los herederso del poder colonial, en sus propias naciones africanas. Y muchos argumentan con justa razón que el colonialismo de las potencias europeas se halla detrás de todo eso.

    • Miguel Ortiz 23 January 2022 at 2:42 pm Permalink

      Y en Quisqueya, a despecho de una fuerte presencia de una élite “blanca”, la inmensa mayoría son mulatos y negros, aún en las estructuras del poder político. La narrativa racial de EEUU sigue tratando de esconderse del enorme y profundo alcance de la CRT. Creo que me dedicaré a revisarla con mas detalle, porque veo en ella una verdadera coherencia en cómo se esconde la ideología del racismo, detrás de las apariencias.

    • Miguel Ortiz 23 January 2022 at 2:48 pm Permalink

      La Cuba de hoy es mucho más racista que la RD, desde el punto de vista de la vida individual. Pero la cuba de hoy es menos racista que la de EEUU, por lo poco que he podido ver.

      Creo que la CRT, al sostener que las ideologías racistas en EEUU se esconden tras las organizaciones del poder social, está en lo cierto, y habrá que profundizarla, a pesar del disgusto que le preste a la extrema dercha estadounidense. Si EEUU no logra resolver el enigma de cómo un país que perdió medio millón de personas en una lucha fundamental contra el racismo, todavía tiene gente siendo asesinada por asuntos de raza, EEUU será pronto un experimento fallido.

  3. Orl 22 January 2022 at 4:14 am Permalink

    Felicitaciones a CAM por la gentileza de publicar tres comentarios fuertes que van contra su linea ideologica. Gentileza y ademas, mente abierta. A diferencia, los censores del Blog la Joven Cuba decidieron no publicarme ni uno mas.

    Ellos buscan la manera conciliatoria, algunas veces plañidera, de aconsejarle al regimen de Cuba que cambie, que se vuelva prospero, sustentable y respete los derechos humanos.

    ¡Menuda tarea!

    Dan charlitas infecundas, aunque muy buenas en teoria, muchas de ellas de marxismo, haciendo llamados a la cordura a gente como Mariano Murillo y al sin hogar Canel…y como no me preste para esa boberia, no entre por el aro, pa fuera.


Leave a Reply