04 August 2020 ~ 106 Comentarios

En la frontera de lo real

Por Alonso Correa

                      Jacob Frey

Liminal es un adjetivo que se refiere a algo que se encuentra en el confín de dos estados, en el límite de dos situaciones o el linde de dos instantes. Algunos ejemplos de este fenómeno podría ser: el sueño ligero, una indisposición, las estaciones de tren o la psicosis momentánea. A pesar de que la liminalidad es una situación pasajera, efímera, se han visto ejemplos recientes de lo que podría ser una mentalidad liminal perpetua. El vivir siempre entre la realidad y la fantasía. Lo auténtico y lo ficticio.

El arquetipo más actual y más claro, es el alcalde de Portland, Ted Wheeler, modelo perfecto de lo que un discurso sesgado por el progresismo moderno puede llegar a hacerle a la psique humana. Un pelele que creyó que las protestas que están arrasando su ciudad lo recibirían con besos, abrazos, flores y canciones. Un pánfilo que soñó con que los alborotadores y saqueadores aplaudirían su llegada. Basura, insultos y gas lacrimógeno es todo lo que ha recibido el señor alcalde. Ahora tiene una ciudad derruida, un ego estallado y una ilusión oxidada.

Otro ejemplo de la liminalidad mental es el alcalde de la devastada ciudad de Mineápolis, Jacob Frey. Un joven político empapado por la neocultura transgresora y ofendible que creyó que sería buena idea presentarse como uno más en las protestas que ocurrían en su ciudad. Llegó a estas con la esperanza de ser bienvenido con cariñosas palabras y dulces halagos. Abucheos, insultos y un vergonzante recorrido fuera del grupo manifestante. Ahora, al igual que al señor Wheeler, solo le quedó al zagal alcalde una urbe convertida en zona de guerra, un bochornoso recuerdo y una probada de la locura social.

Ninguna de estas situaciones, ni la destrucción de propiedad pública, ni los agravios han logrado arrebatar de estos dos individuos su pensamiento fantasioso, su sueño social. Porque están sumergidos en la liminalidad psicológica, en una realidad alterna. Realidad que fue creada para no tener que enfrentar la existencia de sus problemas, para resguardar su autoestima y para salvaguardar el discurso hegemónico del progrerío.

Pero poco a poco, se está quebrando el opaco vidrio que separa sus dos concepciones. Su ceguera liminal está siendo puesta a prueba por las acciones del alzamiento de los resentidos. El odio de los terroristas de las ideas les muestran la cruda verdad a los incautos seguidores de lo políticamente correcto. Porque son estos mismos, los inconformes con el mundo que les tocó vivir, los responsables de la creación de una crónica paralela.

Y son los lelos que se dejan absorber por ese fangoso cuento los que llegan a crear legendarias fábulas acerca de ellos mismos. Y son los que no se dejan hechizar por esas rocambolescas ideas los que deben sufrir las consecuencias de las acciones llevadas a cabo por la colmena de quejumbrosos .

Nuevas y estrepitosas escenas de supuesta justicia y reivindicación social serán directamente proporcionales al crecimiento de la mentalidad liminal en la población. Ejemplos tan caóticos como Seattle, Mineápolis, Nueva York o Portland; recrudecidos por una manada de desvalijadores oportunistas.

Y es que el ser humano llega a acostumbrarse a cualquier situación, llega a aceptar cualquier martirio que dure lo suficiente. Y eso lo saben los zombis liminales, creen en la efectividad de la perseverancia y le dan uso para llevar a cabo sus estrategias. Porque entienden que el ímpetu humano expira y se transforma en apatía e indiferencia. Por fortuna, el círculo se está cerrado sobre ellos también. El derrumbe de occidente les está mostrando las consecuencias de vivir en una realidad alterna, está sacando del embrujo psíquico a muchos de los habitantes de la frontera de la realidad.

106 Responses to “En la frontera de lo real”

  1. Julian Perez 4 August 2020 at 7:05 pm Permalink

    >>Por fortuna, el círculo se está cerrado sobre ellos también. El derrumbe de occidente les está mostrando las consecuencias de vivir en una realidad alterna, está sacando del embrujo psíquico a muchos de los habitantes de la frontera de la realidad.

    No estoy tan seguro de ello (esa realidad alterna es muy persistente), pero ojalá. Tampoco soy enteramente pesimista.

  2. Víctor López 4 August 2020 at 7:51 pm Permalink

    Alonso Correa, me ha dejado mudo. Me había asombrado con otro artículo suyo pero por la orientación progresista de este blog, me hizo suponerlo un pastiche reeditado sobre algún trabajo ajeno. Hizo usted un resumen perfecto de la liminalidad (no conocía el término) en la que me tocó nacer y formarme. Nada puedo agregar que usted no sepa sobre la tragedia de pertenecer a ese delirio masoquista y esterilizador. Si me permite agregar una palabra a su insuperable trabajo, sería la que define esa condición común a todos ellos: Cobardía.

    • Julian Perez 4 August 2020 at 8:05 pm Permalink

      No todos los articulstas invitados a este blog son progresistas aunque la mayoría sí lo sean. Ahora no me vienen a la mente otros nombres, pero sé que Azel no es el único contraejemplo. Claramente, el Sr. Correa es otro.

      • Víctor López 4 August 2020 at 8:31 pm Permalink

        Me sacudió, Julián. Aunque plenamente liberal su síntesis trasciende lo político. Es una pieza escueta y maestra. Pertenece al mundo de la literatura y el arte. Saludos.

    • bacu 5 August 2020 at 9:57 am Permalink

      Me encontre esto sobre el tema de Floyd que tal vez les guste porque da otro matiz de lo que ocurrió. Floyd pidió que lo pusieran en el suelo, no quiso entrar a ningún carro de la patrulla, estaba drogado con una droga peligrosa y estaba diciendo, desde mucho antes que el mismo pidiera que lo pusieran en el suelo, I can’t breathe. Aca les dejo los links por si quieren verlo.
      https://www.leagueofpower.com/someone-finally-leaks-george-floyd-police-bodycam-footage/

      • Víctor López 5 August 2020 at 10:51 am Permalink

        Es una voz fuerte la que aportó, Bacu. Vamos a ver ahora si el mequetrefe hace la misma pantomima que hizo cuando murió el señor Floyd. Saludos.

        • Julian Perez 5 August 2020 at 11:16 am Permalink

          Bacu se me adelantó, iba a postearlo.

          Sí, me llamó la atención eso: que ya andaba diciendo que se ahogaba y que era claustrofóbico ANTES de que le pusieran la rodilla encima, con lo cual hizo que le hicieran menos caso. Era como el cuento del pastor con ¨que viene el lobo¨

          Y que los policías le abrieron las ventanillas para que no se sintiera tan claustrofóbico, argumentaron bastante con él y el tipo seguía ofreciendo tremenda resistencia. Se ve que estaba de drogas hasta las narices. Su comportamiento era muy errático.

          Sigue sin estar justificada su muerte, pero puso bastante de su parte para que se produjera ese desenlace.

          Con la acusación de asesinato en segundo grado, que ahora se sostiene menos aún, el abogado puede conseguir que el policía salga absuelto. El fiscal tenía más posibilidades de éxito con la de tercer grado, que era la que tenía algún sentido.

          • manuel 5 August 2020 at 11:33 am Permalink

            sigue siendo incomprensible la rodilla en el cuello. Una persona que usa esa “técnica” tiene que saber sus pelibros, y sobre todo que era evidente que no era necesaria.

            En medicina se llama iatrogenia a cuando algun personal hace un daño a un paciente, un daño evitable. Ud sabe por ejemplo que si presiona muy fuertemente sobre el torax de un anciano puede fracturarle las costillas y fragmentos de estas perforar un pulmon con el resultante neumo y hemo torax

            que a veces se hagan compresiones intensas como parte de un CPR está permitido porque le va la vida al anciano en ello; pero en el caso de Floyd, no le estaba yendo la vida a nadie en esa compresión y sí terminó llevándose una ante la pasmosa indiferencia de otros 3 personajes uniformados

          • Julian Perez 5 August 2020 at 11:46 am Permalink

            >>sigue siendo incomprensible la rodilla en el cuello

            No tanto. Es un procedimiento que forma parte del entrenamiento.

            https://www.businessinsider.com.au/minneapolis-police-trained-to-use-neck-restraint-george-floyd-2020-7

          • manuel 5 August 2020 at 12:10 pm Permalink

            lo que no forma parte del entrenamiento es usarlo indebidamente

          • manuel 5 August 2020 at 12:14 pm Permalink

            por eso agregué que el que usa esta ‘ “técnica” tiene que saber sus pelibros’

            como parte del entrenamiento para su uso, y eso evidentemente falló. No le veo mucha lógica a que este animal queda absuelto

          • bacu 5 August 2020 at 2:21 pm Permalink

            Manuel, creo sin lugar a dudas que el policía se excedió. No obstante, ante determinas situaciones, muchas veces, en la vida, es dificil determinar cual es la mejor elección. No se si a Uds les ha pasado, en mi vida se me han dado situaciones, que digamos me han indicado el camino para situaciones similares en el futuro, sin embargo cuando se me han presentado “situacion similares” he hecho lo que creía por las experiencias anteriores y resulta que la experiencia no me dio la mejor elección. Uds han visto bien a Floyd, oyeron lo que dijeron los que andaban con el en el carro, Floyd estaba bien drogado y híper, vi unos videos de personas en ese estado, por cierto es lo unico que me justifica que se haya quedado hasta el final en la escena del delito cuando tuvo tantas oportunidades de irse, y por favor una persona en ese estado acaba con 6 policías a la vez, como se vio en el video con una persona menos fuerte y alta que Floyd. Una muerte no es justificable, pero muchas veces hay atenuantes y creo que en este caso los hubo por lo que muestra el video. Saludos.

          • manuel 5 August 2020 at 2:34 pm Permalink

            hay atenuantes que pueden disminuir la pena, la condena.

            Pero la condena creo que va, un policía es sus cabeles tiene que tener control de la fuerza, y esto puede ser un buen precedente para que tengan más cuidado a la hora de usarla.

            Mi hija tiene un novio enorme. NO quiero que uno de estos policias aterrados le dé por tirarlo al suelo, matarlo con una rodilla y de paso liquidarse a mi hija si se pone histérica con un trastazo o una pistora taser: ninguno de los dos llegaría con vida a casa

          • Víctor López 5 August 2020 at 3:08 pm Permalink

            Aplicaría “la justicia” para “sentar un precedente”? Su ética repugna, señor Manuel.

          • manuel 5 August 2020 at 3:24 pm Permalink

            toda sentencia sienta un precedente, por mucho efecto emético que tenga en ud.

          • manuel 5 August 2020 at 3:28 pm Permalink

            toda sentencia sienta un precedente, por mucho efecto emético que esto tenga en ud.

          • Víctor López 5 August 2020 at 3:43 pm Permalink

            El emético es usted.

          • Julian Perez 5 August 2020 at 5:11 pm Permalink

            >>No le veo mucha lógica a que este animal queda absuelto

            No es un problema de lógica, es un problema de presentar los cargos correctos. Es probable que el fiscal la haya cagado. No se puede juzgar dos veces a una persona por el mismo delito y si sale absuelto no puede juzgarlo otra vez cambiando la clasificación del cargo.

            Asesinato en tercer grado, sin premeditación (homicidio involuntario) podía ser ganable. Segundo grado ya era una causa bastante perdida y lo vengo diciendo desde que me enteré de que cambiaron el cargo para complacer a las turbas, y con este video es una causa más perdida aún. Le quita mucha fuerza a la frase ¨no puedo respirar¨ de Floyd.

          • Julian Perez 5 August 2020 at 5:21 pm Permalink

            Y, para que quede claro. El abogado estará haciendo su trabajo, su deber es procurar la absolución y me parece que tiene caso. Aquí lo analizan:

            https://www.americanthinker.com/articles/2020/08/newly_released_george_floyd_body_cam_footage_should_make_keith_ellison_nervous.html

            Pero la parte mala es que, si tiene éxito en su defensa, eso le va a echar más leña al fuego, va a haber más destrozos y mucha más gente va a morir, entre ellos muchos negros, niños incluídos. Y no van a ser precisamente policías blancos quienes los van a matar.

        • Julian Perez 5 August 2020 at 4:04 pm Permalink

          Vaya, aprendí una palabra nueva. No conocía emético y la busqué. Ahora, en vez de decir que la Pelosi, las brujas del Squad, Michael Moore y Fauci me producen nauseas, puedo decir que me producen un efecto emético 🙂

          • manuel 5 August 2020 at 4:22 pm Permalink

            usamos el jarabe de ipecacuana

          • manuel 5 August 2020 at 4:23 pm Permalink

            https://es.wikipedia.org/wiki/Jarabe_de_ipecacuana

          • manuel 5 August 2020 at 4:27 pm Permalink

            pero se prefiere el carbón activado:
            subsequent studies (including a comprehensive 2005 meta-study) revealed the stomach purging produced by ipecac to be far less effective at lowering total body poison concentrations than the absorption effect of oral activated charcoal (which is effective through the entire gastrointestinal tract and is often coupled with whole bowel irrigation). Ipecac also presents a small risk of overdose (being a mild poison itself) and a major risk of esophagitis and aspiration pneumonia if used to purge corrosive poisons. Having long been replaced (even in the emetic role) by more effective medications, the American Society of Health-System Pharmacists now advises that “Ipecac syrup is no longer recommended for routine management of outpatient ingestions of medications or other chemicals.”[1]

          • bacu 5 August 2020 at 8:15 pm Permalink

            Tambien aprendí una palabra nueva. Me gusta la idea de Julian. Ahora podre decir que la Pelosi, las brujas del Squad, Michael Moore y Fauci me producen un efecto emético. Saludos

    • Morin 5 August 2020 at 10:36 am Permalink

      Usted ha dado en el clavo, el trasfondo es cobardía.

  3. Julian Perez 5 August 2020 at 5:45 am Permalink

    Lleva mucha agua ablandar las piedras, pero no es imposible.

    https://www.youtube.com/watch?v=iOFKTewi63U&feature=emb_logo

  4. Víctor López 5 August 2020 at 7:54 am Permalink

    Líbano ocupa un lugar especial en la construcción de la hispanidad. Su horror y dolor lo compartimos todos.

    • Julian Perez 5 August 2020 at 11:01 am Permalink

      Mi cuñada está casada con un libanés (al que conoció cuando ambos estudiaban medicina en La Habana) y vivieron muchos años en el valle de la Bekaa (ahora viven en España). Mi esposa fue a visitarla un par de veces allá, cuando estábamos en España, y conoce bien Beirut.

  5. Manuel 5 August 2020 at 8:31 am Permalink

    “vivir siempre entre la realidad y la fantasía. Lo auténtico y lo ficticio.”

    Eso es vivir, eso es cada palabra, experiencia;
    El mundo deja su marca diferente en cada cual,
    Marcas que pretendemos transmitir, entender con
    El auxilio de Las palabras, imágenes, gestos
    Pero nada podrá reflejar la realidad tal como es
    Porque nunca los espejos son la realidad
    Pero el plano contra el que esta vino a dar
    Y cada espejo está situado diferente
    Y tiene un modo único de reflejar

    • Manuel 5 August 2020 at 8:38 am Permalink

      Por más complejas que sean tus lentes
      Y procesadores.

      Apple abandona al procesador Intel.
      Parece que se le ha quedao pequeño luego
      De 15 años de matrimonio

      Vuelve a sus andanzas con uno propio

      • Julian Perez 5 August 2020 at 10:40 am Permalink

        Y me imagino que, de paso, pondrá más caros aún sus productos.

        • manuel 5 August 2020 at 11:01 am Permalink

          le regalé a la niña una laptop 16″ de 2019, procesador Intel i9

          Está encantada:

          ella es Apple fan.

          me too

  6. manuel 5 August 2020 at 9:37 am Permalink

    tuve padres para tiempo de guerra

    vivian ese espacio que habitan los fantasmas
    y se manifestaban cdo habia una catástrofe que solucionar
    para regresar luego a esa tierra, de sus dominios

    en la que vagaban inermes, sordos, gélidos, muertos

    tuve padres 911
    bomberos
    revolucionarios
    ateos

    nunca pusieron un bocado en mis gargantas
    y las emociones saltaban asustadas a sus planes

    y ahí continúan entre lo auténtico y el sueño
    en las envenenadas brumas del fanatismo mas empotrado
    gorgeando los sonidos que les llegan desde algún Mas Allá

  7. manuel 5 August 2020 at 9:59 am Permalink

    desvalijadores oportunistas.”

    siempre hay.
    tanto si el autor de esta publicación es capaz de identificarlos, denunciarlos; o callarse como suele hacer la buena inmensa aplastante humanidad.

    de desvalijadores estamos hechos, tanto si su depredador espíritu es usado para que crezcan los mercados, como si para sumir en la anarquia todo un pais, una region, un continente o a la humanidad en sus billones de almas que sacrificar.

    Tomar partido por unos desolladores y dejando de mencionar otros no es otra cosa que ser parte del infatil juego de unas elecciones prontas a reelegir al que mejor ha vendido sus fantasias,
    fantasias con mayor poder en su brazo

    que levante indecisos a votar

    • manuel 5 August 2020 at 10:24 am Permalink

      ¿quién, dónde, nombra a los que desollan segundo a segundo lo mejor de nuestras potencias, para volverlas una gelatina amable con cuanta fiera esté dispuesta a abusarlas con toda la efectividad de la que carecen las almas buenas, la prensa, las escuelas, los medios y educadores, los intelectuales y gobernantes?

  8. manuel 5 August 2020 at 10:02 am Permalink

    soñadores han sido todos los que se han opuesto a todo imperio.

    y todos esos soñadores han teminado venciendo.

  9. manuel 5 August 2020 at 10:41 am Permalink

    sin permiso (vidas en mediastintas)

    “Y en eso estábamos cuando Eusebio me señaló hacia la docena de jefazos que marchaban penosamente sobre la arena, y me dijo:

    “Ahí van los notables.”

    Era su forma habitual de nombrarlos, lo que hacía levantando las cejas, en un gesto indescifrable entre la admiración y la burla y que por supuesto se permitía con toda confianza dentro de los compartimentos estancos de nuestra amistad.

    Y agregó: “Tú vas a ver ahora”.

    Fue cuando se despojó de su trusa y la elevó sobre su cabeza para saludar a los distinguidos personajes mientras añadía un estridente “¡Au revoir, compañeros!”

    Claro, él dijo arrebuá, que es como se dice en cubano.

    Unos segundos antes yo había descubierto que, por nuestra izquierda, un valiente se había decidido también a darse una zambullida y nos había identificado como personal amigo porque se dirigía directamente hacia nosotros ya con el agua por encima de las rodillas. El mostacho resultaba inequívoco. Carlos Aldana.

    Eusebio estaba atacado de la risa, tanto por la cara de espanto de los notables, como por mi desconcierto.

    Aldana con su mostacho emblemático del secretario ideológico del Comité Central del Partido reaccionó con la misma rapidez que los personajes de El padrino antes de que los maten. De inmediato detectó la situación que se le ofrecía a unos 30 metros de distancia y giró en 180 grados para tratar de ganar la arena antes de que su prestigio de mulato jorocón se pusiera en entredicho paran siempre.

    Confirmado lo que los notables habían sospechado desde el inicio. “Esos dos son maricones”, decía Eusebio que ellos, los notables, paralizados sobre el remanso de la arena, decían.

    Y yo me quedé entre dos fuegos. Con Eusebio a mi derecha brincando y chapoleteando y con su trusa flameando sobre la cabeza y empeñado en saludar en francés a los compañeros y mi mentor político en despavorida fuga por la izquierda.

    FOTO: Copyright © 1987, 2020 by Norberto Fuentes. Prohibida totalmente su reproducción.

    sin permiso, por acá

    • manuel 5 August 2020 at 10:41 am Permalink

      aclara que el permiso es para la foto, la foto no la traje

      • manuel 5 August 2020 at 10:59 am Permalink

        la única en la que he visto a Eusebio feliz
        https://libretadenorberto.blogspot.com/2020/08/hubo-tiempos-mejores.html

        • Julian Perez 5 August 2020 at 11:24 am Permalink

          Podría tomarme más en serio las historias acerca de Eusebio Leal (positivas o negativas) si no vinieran de Norberto Fuentes o Zoe Valdés. A ninguno de los dos les doy demasiado crédito.

          • manuel 5 August 2020 at 11:35 am Permalink

            …o de Bayly

          • manuel 5 August 2020 at 11:39 am Permalink

            “Aquella mañana en que debía abordar un vuelo de la fuerza aérea para visitar una isla alejada y grabar un reportaje de televisión, Felipe Camino no pudo comprender por qué su halcón gañía, agitado, desesperado, volando en círculos, procurando impedir que Felipe saliera de la casa, entrase en su automóvil. Al parecer, el halcón había sentido un peligro inminente que deseaba conjurar, la inquietante cercanía de la muerte. Felipe se despidió de su halcón y manejó al canal. Era un hombre bueno, ¿quién no lo quería?. Horas después, el avión militar en que viajaba se hundió, al final de la tarde, en el fondo del océano Pacífico, un túnel negro e infinito como la muerte misma. Los restos de Felipe Camino fueron encontrados y cremados, pero su halcón escapó y voló al sur, a los mares del sur, tratando en vano de encontrar al hombre que lo había educado pacientemente en el amor y la ternura, y al que ya nunca más vería.”

  10. manuel 5 August 2020 at 12:16 pm Permalink

    me temo Julián, que comentar no está a la altura del valor que muchos dan a su tiempo

    • manuel 5 August 2020 at 12:22 pm Permalink

      fuera del Manuel Castro, no recuerdo a ningun otro autor comentando por acá; y sí a las dos o tres docenas que sólo lo hacen ante un evento descollante, para luego regresar a sus prioridades que consumen todos sus segundos

      • Julian Perez 5 August 2020 at 12:32 pm Permalink

        A mi me parece, amigo Manuel, que los cuatro o cinco “soplatubos”, en honor a la verdad, nos pasamos en la cantidad de comentarios. Raya con la adicción. Al menos en mi caso lo veo así. Si existiera una organización PA (Posteadores Anónimos) creo que me inscribiría para ver si consiguen quitarme (o al menos atenuar) el vicio.

        Hay mañanas que digo ¨hoy no me voy a asomar al blog de Montaner¨. Y no lo consigo. Ya está empezando a preocuparme un poco. Ninguna adicción es buena.

        • manuel 5 August 2020 at 12:49 pm Permalink

          El diccionario de la Real Academia Española define la adicción como la “dependencia a sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico”

          esa nocividad es imprescindible para el diagnóstico.

          el tiempo es el que permite discernir esa duda: una “adiccion” solo es tal cuando viene aparejado de algun daño. Algunos habitos son temporales, yo solía postear diariamente en mis blogs y ya llevo años sin hacer: quemé esa etapa. Ahora estoy quemando otra, y no le veo lado negativo por ningún lado, lo que no quiere decir que no lo tenga: hay sicólogos que se hacen ver por otros sicólogos para tener una segunda opinion y detectar vicios que se le escapan.

          Si ud siente que comentar acá no le aparto nada positivo, y le está dañando en algún modo pues es hora de que se haga ver por su sicólogo para que le de herramientas al respecto

          • manuel 5 August 2020 at 12:50 pm Permalink

            ‘…ya llevo años sin hacerlo: quemé esa etapa’

          • manuel 5 August 2020 at 12:56 pm Permalink

            la adicción del personaje House MD de la serie homónima, adicción a los retos, le permitía ser obsesivamente efectivo, estar entre los mejores de su tipo en todo el pais. Pero tenía otra adicción, a la codeína, y esa sí terminó haciéndole un daño tremendo a él y a los que le rodeaban. Pero la adicción a los rompecabezas, retos, que significaba cada caso clínico difícil producía conductas de riesgo, pero no al extremo de su incapacidad para lidiar con la autoridad. En varias ocaciones estuvo en serias dificultades por ello.

          • manuel 5 August 2020 at 12:59 pm Permalink

            cdo ud habla con tanta facilidad de “locura”, lo único que está mostrando es su prereza para hacer la tarea de buscar que cosa significa salud mental, que significa neurosis, psicosis, trastorno de personalidad.

            lanzar adjetivos con ese facilismo es propio de mentes menos inquietas, más superficiales

          • manuel 5 August 2020 at 1:07 pm Permalink

            ud busca amigos, y esa es su frustración. Acá nadie viene buscando hacer amigos, sino a soltar sus fantasmas y defender sus visiones.

            Pero no le gusta Facebook, ni ninguna de esas redes diseñadas para lo que ud busca.

            está en un dilema, pero también está equipado para resolverlo, o dejar de prestarle tanta importancia: hay problemas que desaparecen cdo son ignorados.

            así que me recordaste a este personaje:

            No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

            Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar; corrigiéndote, el triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

            Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

            Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar.

            No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera, todo dependerá de ti; no te amargues con tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

            Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

            Si, tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido por ti.

            No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

            Aprende de los fuertes de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

            Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán.

            Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que el más grande de los obstáculos.

            Mírate en el espejo de ti mismo.

            Comienza a ser sincero contigo mismo. Reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

            Reconócete dentro de ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias,
            porque tu mismo eres tu destino.

            Y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

            Levántate mira las mañanas y respira la luz del amanecer.

            Tú eres parte de la fuerza de la vida

            Ahora despierta, camina, lucha.

            Decídete y triunfarás en la vida.

            Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

          • Julian Perez 5 August 2020 at 1:57 pm Permalink

            No, no es que me esté dañando. Es que me preocupa que no le doy ni un día de vacaciones. Y que hay otras cosas que me interesan y no están recibiendo el tiempo que merecen. Creo que debo distribuirlo un poco mejor.

            El diccionario puede decir lo que quiera, pero no todas las adicciones son a sustancias ni hacen daño físico. Se puede ser adicto, por ejemplo, a la televisión. Y los millenials lo son a los celulares.

            Adicción es cuando a uno le cuesta trabajo prescindir de algo.

          • manuel 5 August 2020 at 2:14 pm Permalink

            sí J, ud necesita unos dias, he notado que sólo lee la primera parte de lo algunos comentarios. Ya pasó con los 10 millones mensuales de positivos a covid, con lo de la rodilla en el cuello de floyd y ahora con lo de la adiccion.

            ud se ha ido con la primera parte de la oracion que habla de lo fisico y ha dejado de leer, o a olvidado, la segunda: “o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico”

            primero menciona las sustancias, pero enseguida habla de las “actividades” que no son sustancias

            vuelva sobre los mensajes, verifique que los leyo completo, que recuerda todo; hágase ver, duerma, aliménse debidamente, camine, chequee su glicemia, tension arterial y demás

            no es usual este grado de distracción en ud.

          • Víctor López 5 August 2020 at 2:17 pm Permalink

            Yo sí pronto me daré de baja y tendrán la alegría de no leerme más. Sé que una bella dama jamás posteará por aquí, y poco me importa. Me iré a la francesa, como los marineros…

          • manuel 5 August 2020 at 2:46 pm Permalink

            venir a este blog puede clasificar como actividad nociva si ud cree que está relacionada con mal dormir, tensión emocional, aumento de su irritabilidad o abandono de sus tareas diarias relevantes: empleo, trabajo, familiares, actividad fisica, alimentación, sueño, etc

          • manuel 5 August 2020 at 3:17 pm Permalink

            hasta hoy ud se habia vendido como un flemático, muy estable y seguro de si mismo

        • bacu 5 August 2020 at 2:44 pm Permalink

          Uds me van a perdonar tal vez yo tenga, al igual que “todos” los miembros adiccion al blog, eso realmente no me preocupa mucho. Lo que si me preocuparía mucho es si los miembros de este blog, aqui los incluyo a todos y se que todos saben bien quienes son todos se diluyeran en evitar la adiccion. Asi que los invito a seguir siendo adictos al blog. Imagínense que haríamos si nos falla Mr doorkeeper, o la sapiencia de Julian, o las lecciones de gran ” Curandero Mayor” Manuel, o Cubano y las confrontaciones o defensas del Ramiro por los “impropios” del correligionario. Espero que hasta la Dannette vuelva al blog. Saludos y disculpen si no los catalogue en su real nivel. Saludos a todos.

          • Julian Perez 5 August 2020 at 3:12 pm Permalink

            Bacu

            En realidad no es que me preocupe, es que, por ejemplo, tengo varios libros a medio leer que me sorprende no haber terminado a estas alturas. Entre ¨irse¨ y ¨cogerlo con menos furia¨ me parece que hay varios puntos intermedios.

            Sé que todo esto ha sido porque, sorprendido por ver postear a mi amigo Alberto Lauro, que jamás había dado señales de leer esto y de repente se unió a los pésames por el hermano de CAM, lo saludé y se me ocurrió hacer una broma, principalmente a mi costa (me conoces desde hace años y sabes que el blanco más frecuente de mi humor soy yo mismo) con que eramos los ¨soplatubos arrebatados¨ (a mí eso me hizo más gracia que otra cosa: los ataques tontos no tienen munición para ofenderme) Pero una vez más se me olvidó que Manuel no es muy receptivo al humor y todo se lo toma muy a pecho. Parece que, una vez más, voy a tener que disculparme.

            Otra cosa. Manuel, nunca me leo TODOS los posts, ni me leo completos aquellos que selecciono. Y realmente dudo que alguien lo haga. Son demasiados y muchas veces quedan sumergidos en el stack de los recientes. A esto no hay quien le siga el ritmo. Y tampoco cuento con que los demás se lean todo lo que yo pongo ni me molesta que no lo hagan.

            (Confieso que tampoco me leo todos los artículos ni miro todos los videos)

          • manuel 6 August 2020 at 9:40 am Permalink

            confieso que de los argentinos leo muy poco a Victor, rara vez, cdo intuyo que pudiera estar diciendo algo dentro de límites razonables de alguna cordura

            Ramiro ha cambiado un poco sus comentarios, antes eran más repetitivos. Por eso lo estoy leyendo más que antes.

          • manuel 6 August 2020 at 9:44 am Permalink

            pero es que siempre he hecho lo mismo, tambien lo hago cdo estoy leyendo cualquier tema, me brinco párrafos y páginas y capitulos: en cambio mi esposa es más obsesiva, no se pierde ni una letra, tiene un enorme poder de observación y de juntar cabos

          • Julian Perez 6 August 2020 at 10:55 am Permalink

            En realidad a mi me pasa lo mismo: me cuesta trabajo seguir una misma actividad por un tiempo prolongado. Necesito cambiarla. Y también soy de los que se saltan parrafadas en los textos aunque el autor no sea Victor Hugo.

            En clases me costaba trabajo mantener la atención. Por eso siempre he preferido estudiar por libros que con profesores. Los discursos largos y los textos largos me cansan.

            Los cursos online del Hillsdale College eran otra cosa: uno podía hacer pausas, cambiar de actividad, continuar después… En un aula no se puede hacer eso.

            Y aquí uno lee un poquito, se va a cambiar de actividad y cuando regresa han aparecido 40 posts más y hay que bucear para encontrar algunos de los que se perdieron en el stack.

          • bacu 6 August 2020 at 12:00 pm Permalink

            Es lo que les digo, Uds son, parte, de lo mejor del vecindario. Ya con estos dos posts de Manuel y el de Julian me puedo ir a almorzar o hacer cualquier otra actividad, ya amigos me hicieron el dia. Saludos.

  11. manuel 5 August 2020 at 1:20 pm Permalink

    mentes menos inquietas, más superficiales

    son todas esas que se creen tienen a Dios cogio por los cuernos y en realidad son una larga lista de incapaces, avestruces y varias otras clases de pusilánimes, frutos de nuestros exquisitos medios de comunicación y enseñanza

  12. manuel 5 August 2020 at 2:10 pm Permalink

    jemeres rojos de Camboya, Castros de Cuba y su continuidad Canelo, el presidente eterno Kim Il Sung, parecen más monarquías medievales que naciones socializadas.

    El control absoluto por parte de los líderes –no de la sociedad- de los medios de producción, de difusión y de las fuerzas de trabajo no responde a la definición de Socialismo como Formación Económico Social, sin embargo es la única referencia que existe en el mundo, de modo que ha surgido toda una semiótica de esclavitud alrededor de las ideologías de izquierda, ubicándolas junto a las neonazis o de corte fascista en muchos casos.

    ‘Lo cierto es que la socialdemocracia que funciona en muchos países, sobre todo en esos del norte de Europa, debe su existencia al socialismo del bloque soviético. La educación y la salud socializadas, el empoderamiento de la mujer y los derechos laborales fueron inspirados por la Unión Soviética. La propia segunda “Carta de Declaración de Derechos” de los Estados Unidos, de 1944, debe su esencia a la contraparte socialista. A pesar de que estos modelos desaparecieron, no lo hicieron sus aportes y esencia que se reflejan en la llegada del socialismo a países de alto nivel de industrialización y desde una transición pacífica y espontánea, como predijeron sus ideólogos, es esto lo que ha sucedido en el norte de Europa, desde la socialdemocracia de la segunda mitad del siglo XX, hasta el gobierno de partidos completamente socialistas en la actualidad. El socialismo asiático y el euroasiático no fueron más que los primeros intentos, fallidos y ectópicos de la predisposición humana a salirse de la ley de la selva. Hay más ejemplos.

    Cuba no es análoga a los antemencionados porque nunca fue un país feudal del sudeste asiático con millones de muertos por concepto de genocidio, ni es una nación industrializada de la península escandinava, siquiera una nación eslava bañada en recursos naturales. Es un país económicamente precario donde las privaciones crecen por semanas. Y las causas pueden ser, como ya se dijo, varias: la mala gestión de la economía, la corrupción interna, el centrismo, la intervención del gobierno de Estados Unidos en asuntos de la isla, el bloqueo económico, o la suma de todas. Pero la existencia del sistema socialista en Cuba -con la consabida apología al capitalismo de la primera mitad del siglo- no figura entre ellas, es, en cambio, una atenuante porque no es sencillo imaginar una realidad mejor en la isla contando con las leyes de selección natural y depredación absoluta de monopolios, carteles y gobiernos extranjeros.

    Quizás lo único seguro en este aspecto es que para mejorar la situación cubana no es necesario desmontar un sistema económico social que luego, expuestos a la ley natural –de Centro América, no de Dinamarca- buscaremos montar de nuevo a un costo altísimo en sangre y luchas sociales, o en cambio esperando inocentemente a que esta nación llegue a los niveles de industrialización de Finlandia para pacífica y espontáneamente experimentar una transición natural al estado de bienestar.’

    • manuel 5 August 2020 at 2:20 pm Permalink

      como pueden ver, el fatalismo geográfico nos condena al Socialismo (feudalismo) y al atraso sin cura.

      Esto le venden todos los dias a los pobres cubanos encerrados en aquella burbuja en la que los Goebbels se dan tanto gusto.

      • manuel 5 August 2020 at 2:59 pm Permalink

        y por lo que alguien expone sus dolores:

        Me duelen las voces clamando solas en el desierto, en el desierto de la historia, y en el desierto de un tiempo adverso para la razón crítica, alertando, señalando, advirtiendo en vano, para solo recibir ignominia, castigo. Me duele este tiempo donde sobreviene la confusión, donde se mezcla lo que sirve con lo que no sirve, por el simple hecho de que todo fue servido en el mismo plato y por las mismas manos. Cada vez se tornará más difícil separar la paja del grano, y es muy probable que aventemos junto con el dolor al corazón, y con el engaño a la inocencia.

      • manuel 5 August 2020 at 3:27 pm Permalink

        Castellanos el 5 agosto 2020 a las 3:17 PM

        Conclusión: «Dejémoslo todo como está. Nos va a tocar el capitalismo guatemalteco o haitiano, no el danés o el finés».

        Luego en la casa

        Pancho: ¿Dónde está la botella de aceite, Lola?
        Lola: No hay. Dios quiera que Yumisleidys nos mande el dinerito esta semana desde Miami.

        Y así va la revolución inmóvil, justificando el desastre y temerosa del futuro.

        ….

        Carlos el 5 agosto 2020 a las 3:20 PM

        Dejen al pescador pescar, dejen al campesino sembrar y vender, dejen a la gente ser libre caramba … que brutos son.

      • manuel 6 August 2020 at 10:23 am Permalink

        “…expuestos a la ley natural –de Centro América, no de Dinamarca- buscaremos montar de nuevo a un costo altísimo en sangre y luchas sociales, o en cambio esperando inocentemente a que esta nación llegue a los niveles de industrialización de Finlandia para pacífica y espontáneamente experimentar una transición natural al estado de bienestar.”

        cada pais de diferente, y comparar lo que se ha hecho en educacion y salud en Cuba durante los ultimos 200 años con lo que ocurre en Centro América no es adecuado, como tampoco con Finlandia y Dinamarca; pero estamos muy por encima de la región en cuanto a la posibilidad de liberar fuerzas productivas online, en turismo, comercio y produccion intelectual en las areas científicas si logramos crear en medio interno adecuado abierto a lo mejor del mundo acutal sin temores infundados. Aceptar que esos que más aporten tendrán derecho a disfrutar de garantias e ingresos proporcionales a su aporte sin cortapisas arbitrarios que empujen a esos productores a abandonar el pais o limitar sus actividades para estar a tono con esas fronteras inviolables a pesar de que todo lo que pretenden es aportar mas y mas sin dañar a nada ni a nadie pero todo lo contrario.

        lo opuesto es continuar a pasitos de cangrejo borracho dando basos aleatorios hacia los lados, hacia atrás, esperando la buena suerte de engancharnos en un buen samaritano que nos quiera salvar.

        Se acabaron los samaritanos y ¡eso es lo mejor que nos ha pasado en siglos a los cubanos!

        • manuel 6 August 2020 at 10:25 am Permalink

          cada pais es diferente, y comparar lo que se ha hecho en educacion y salud en Cuba durante los ultimos 200 años con lo que ocurre en Centro América no es adecuado, como tampoco con Finlandia y Dinamarca; pero estamos muy por encima de la región en cuanto a la posibilidad de liberar fuerzas productivas online, en turismo, comercio y produccion intelectual en las areas científicas si logramos crear en medio interno adecuado abierto a lo mejor del mundo actual sin temores infundados. Aceptar que esos que más aporten tendrán derecho a disfrutar de garantias e ingresos proporcionales a su aporte sin cortapisas arbitrarios que empujen a esos productores a abandonar el pais o limitar sus actividades para estar a tono con esas fronteras inviolables a pesar de que todo lo que pretenden es aportar mas y mas sin dañar a nada ni a nadie.

          lo opuesto es continuar a pasitos de cangrejo borracho dando pasos aleatorios hacia los lados, hacia atrás, esperando la buena suerte de engancharnos en un buen samaritano que nos quiera salvar.

          Se acabaron los samaritanos y ¡eso es lo mejor que nos ha pasado en siglos a los cubanos!

  13. Manuel 5 August 2020 at 6:46 pm Permalink

    ‘EL PROBLEMA NEGRO

    …A la reunión que celebran cada septiembre los amigos del negro, en memoria de la
    proclama de emancipación de Lincoln, dio este año desusado interés y fervor la zozobra con que
    se ha de ver la caza de negros que va de creces en el Sur. No hay día sin choque de armas.

    Merodean de canana al cinto, por los caseríos de la negrada, los vigilantes de mostacho y perilla,
    «echando abajo a estas sombras del demonio». Se entran por sus aldeas, como por plaza
    conquistada, voceando a caballo, y descargando los rifles por las puertas abiertas de las casas. En
    las ciudades, dicen los finos caballeros del pie pequeño y la barba sedosa, que la negrada toda es
    una ingratitud, que en veinte años de ese trato amable no quieren tener amor por sus dueños
    antiguos, ni aprender las artes y ciencias que no tienen donde lucir ni cultivar, ni venir a las
    escuelas donde les enseñan los maestros pagados por aquellos mismos que aplauden y favorecen y
    aconsejan la persecución y la carnicería. EI negro crece, con la fecundidad de los matrimonios
    pobres, que en la casa tienen el único placer, y ponen en la esposa todo el amor y compañía que les
    niega el mundo. EI hombre ha de crear: ideas o hijos. Crece el negro en el Sur, y el blanco indígena
    no crece como él ni van al Sur, que sólo por donde toca al Norte resucita, las arribadas de
    inmigrantes blancos. Y el blanco del país, antes que verse dominado por el negro o mezclarse con él
    de hembra o varón, decide exterminarlo, espantarlo, echarlo de la comarca como al zorro.

    ¿A que la escuela donde le enseñan que nació para siervo por el castigo del color, y que jamás
    podrá gozar en su suelo nativo de los derechos plenos del hombre? ¿A qué el seminario donde
    enseñan que Dios sentara a todos los hombres a su lado por igual, si los ministros blancos de Dios
    son más que Dios mismo y van contra su ley, y no quieten sentarse al lado de los ministros negros?
    De una parte se agrupan los negros, ya más cultos, con el amparo de los republicanos del Norte,
    que so capa de defenderlos, se valen de esta justicia para abogar ante el Congreso por una ley que
    les asegure el voto de los Estados del Sur, hasta hoy demócratas. Surge de nuevo, aunque no se la
    quisiera ver, la cólera del Sur contra el Norte. Entra por mucho en esta ira contra los negros el que
    el Sur blanco ve en ellos el instrumento de que el Norte se vale para quitarle, con la cubierta de la
    ley federal en amparo del voto de los emancipados la libertad política. Sin este veneno del Norte,
    sin este miedo de los republicanos a perder el poder de que usan en lo interior y exterior como
    vencedores en tierra de conquista, vendrían a arreglar por la fuerza natural, por el poder de la vida
    común, por la labor de la conciencia, facilitada por la cultura creciente del emancipado, lo que hoy
    se está disponiendo como para campaña mortal. Eso dice Lee, el gobernador soberbio de Virginia,
    que de los negros todos haría una llamarada. Esto dicen los negros de las iglesias, juntas ahora en
    convención.

    Eso dijeron, con el fuego de Harrison, las mujeres y sacerdotes de Boston que celebraron este
    septiembre el aniversario de la proclamación de Lincoln. La leyó un negro joven, con voz que
    vibraba en el aire como el eco de un martillazo sobre acero.

    La asamblea, al acabarse la lectura, sollozaba y oraba. Una mujer blanca, de lo mejor de la ciudad,
    entonó el canto de los esclavos a su amo bueno, y los oyentes cayeron de rodillas. Whittier, el
    cuáquero, el poeta de Ia abolición, mando versos como antes. Butler, ejemplo de la ineficacia del
    genio inmoral, habló asuntos viriles en memoria de Wendell Phillips, «el gran orador y héroe moral
    del país». Douglas, el mulato elocuente que enloqueció hace veinte años las asambleas
    abolicionistas, envió una carta donde se ven correr Ias lagrimas por el rostro de bronce y mesarse
    con las manes frías de espanto la cabellera leonina.

    Curtis les escribió, el que pronuncio el elogio fúnebre de Wendell Phillips. Y abrió la ceremonia el
    mismo sacerdote que oficio en el entierro de John Brown.’

  14. Manuel 5 August 2020 at 6:52 pm Permalink

    ‘EL PROBLEMA NEGRO

    …A la reunión que celebran cada septiembre los amigos del negro, en memoria de la proclama de emancipación de Lincoln, dio este año desusado interés y fervor la zozobra con que se ha de ver la caza de negros que va de creces en el Sur. No hay día sin choque de armas.

    Merodean de canana al cinto, por los caseríos de la negrada, los vigilantes de mostacho y perilla, «echando abajo a estas sombras del demonio». Se entran por sus aldeas, como por plaza conquistada, voceando a caballo, y descargando los rifles por las puertas abiertas de las casas. En las ciudades, dicen los finos caballeros del pie pequeño y la barba sedosa, que la negrada toda esuna ingratitud, que en veinte años de ese trato amable no quieren tener amor por sus dueños antiguos, ni aprender las artes y ciencias que no tienen donde lucir ni cultivar, ni venir a las escuelas donde les enseñan los maestros pagados por aquellos mismos que aplauden y favorecen y aconsejan la persecución y la carnicería. EI negro crece, con la fecundidad de los matrimonios pobres, que en la casa tienen el único placer, y ponen en la esposa todo el amor y compañía que les niega el mundo. EI hombre ha de crear: ideas o hijos. Crece el negro en el Sur, y el blanco indígena no crece como él ni van al Sur, que sólo por donde toca al Norte resucita, las arribadas de inmigrantes blancos. Y el blanco del país, antes que verse dominado por el negro o mezclarse con él de hembra o varón, decide exterminarlo, espantarlo, echarlo de la comarca como al zorro.

    ¿A que la escuela donde le enseñan que nació para siervo por el castigo del color, y que jamás
    podrá gozar en su suelo nativo de los derechos plenos del hombre? ¿A qué el seminario donde
    enseñan que Dios sentara a todos los hombres a su lado por igual, si los ministros blancos de Dios son más que Dios mismo y van contra su ley, y no quieten sentarse al lado de los ministros negros?
    De una parte se agrupan los negros, ya más cultos, con el amparo de los republicanos del Norte, que so capa de defenderlos, se valen de esta justicia para abogar ante el Congreso por una ley que les asegure el voto de los Estados del Sur, hasta hoy demócratas. Surge de nuevo, aunque no se la quisiera ver, la cólera del Sur contra el Norte. Entra por mucho en esta ira contra los negros el que el Sur blanco ve en ellos el instrumento de que el Norte se vale para quitarle, con la cubierta de la ley federal en amparo del voto de los emancipados la libertad política. Sin este veneno del Norte, sin este miedo de los republicanos a perder el poder de que usan en lo interior y exterior como vencedores en tierra de conquista, vendrían a arreglar por la fuerza natural, por el poder de la vida común, por la labor de la conciencia, facilitada por la cultura creciente del emancipado, lo que hoy se está disponiendo como para campaña mortal. Eso dice Lee, el gobernador soberbio de Virginia, que de los negros todos haría una llamarada. Esto dicen los negros de las iglesias, juntas ahora en
    convención.

    Eso dijeron, con el fuego de Harrison, las mujeres y sacerdotes de Boston que celebraron este
    septiembre el aniversario de la proclamación de Lincoln. La leyó un negro joven, con voz que
    vibraba en el aire como el eco de un martillazo sobre acero.

    La asamblea, al acabarse la lectura, sollozaba y oraba. Una mujer blanca, de lo mejor de la ciudad, entonó el canto de los esclavos a su amo bueno, y los oyentes cayeron de rodillas. Whittier, el cuáquero, el poeta de Ia abolición, mando versos como antes. Butler, ejemplo de la ineficacia del genio inmoral, habló asuntos viriles en memoria de Wendell Phillips, «el gran orador y héroe moral del país». Douglas, el mulato elocuente que enloqueció hace veinte años las asambleas abolicionistas, envió una carta donde se ven correr Ias lagrimas por el rostro de bronce y mesarse con las manes frías de espanto la cabellera leonina.

    Curtis les escribió, el que pronuncio el elogio fúnebre de Wendell Phillips. Y abrió la ceremonia el mismo sacerdote que oficio en el entierro de John Brown.’

  15. Manuel 5 August 2020 at 7:05 pm Permalink

    ‐ él no entra en las ciudades de sus vencedores, él no se sienta en sus escuelas, a él no le enseñan sus industrias, a él no le reconocen alma humana: le obligan a ceder su tierra por tratados onerosos lo sacan de la comarca en que ha nacido, que es como sacar a un árbol las raíces, con lo que pierde el mayor objetivo de la vida lo fuerzan, so pretexto de cultivo, a comprar animales para trabajar una tierra que no es suya; lo compelen, so pretexto de escuela, a que aprenda en lengua extraña, la lengua odiada de sus dueños, libros de texto que le enseñan nociones vagas de letras y de ciencia, cuya utilidad no se explica y cuya aplicación no ve jamás: lo apresan en un espacio estrecho, donde se revuelve entre sus compañeros acorralados, con todo el horizonte lleno de los traficantes que le venden cachivaches relucientes y armas y bebidas en cambio del dinero que en virtud de los tratados reparte entre las reservas el Gobierno al año. ÉI no puede, si el ansia de ver mundo le posee, salir de aquel potrero humano: el no tiene tierra propia que labrar y le estimule a cultivarla con esmero para legarla después con un nombre honrado a sus hijos; ni que hacer tiene en muchas de las tribus, puesto que el Gobierno, por un sistema de tutela degradante que comenzó hace un siglo, le da para vivir un
    terreno en común, y lo surte de vestidos, de alimentos, de medicamentos, de escuelas, de cuanto es objeto natural del trabajo del hombre sobre lo que le abona una anualidad en dinero que, sin propiedad que mejorar, ni viaje que emprender, ni necesidad material que no esté satisfecha, gasta en fruslerías de colores, que halagan su gusto artístico rudimentario, o en el licor y el juego que le
    excitan y aumentan los placeres brutales a que vive condenado. EI indio es muerto, con ese sistema vil que apaga su personalidad: el hombre crece con el ejercicio de sí mismo, como con el rodar crece la velocidad de la rueda: y cuando no se ejercita, como la rueda, se oxida y se pudre. Un sentimiento de fiereza abatida, que nunca se extingue por entero en las razas esclavas, el recuerdo de los hogares perdidos, el consejo de los viejos que vieron en los bosques nativos tiempos más libres, la presencia de sí mismos, encarcelados, vilipendiados y ociosos, estallan a oleadas intermitentes, cada vez que la rapacidad o dureza de los agentes del Gobierno escatima o niega a los indios los beneficios que se les estipularon en los tratados y como en virtud de estos, y sólo por
    ellos, lo que el hombre tiene de noble les está vedado, y permitido no más lo que tiene de bestia, acaece naturalmente que en estas revueltas sobresale, desfigurando la justicia que las ocasiona, la bestia que el sistema ha desarrollado.

    • Manuel 6 August 2020 at 11:35 pm Permalink

      el hombre, señores que mandan en Cuba, China, Norcorea, Venezuela, Nicaragua y otras satrapías:

      ‘el hombre crece con el ejercicio de sí mismo, como con el rodar crece la velocidad de la rueda: y cuando no se ejercita, como la rueda, se oxida y se pudre. Un sentimiento de fiereza abatida, que nunca se extingue por entero en las razas esclavas, el recuerdo de los hogares perdidos, el consejo de los viejos que vieron en los bosques nativos tiempos más libres, la presencia de sí mismos, encarcelados, vilipendiados y ociosos, estallan a oleadas intermitentes, cada vez que la rapacidad o dureza de los agentes del Gobierno escatima o niega a los indios los beneficios que se les estipularon en los tratados y como en virtud de estos, y sólo por ellos, lo que el hombre tiene de noble les está vedado, y permitido no más lo que tiene de bestia, acaece naturalmente que en estas revueltas sobresale, desfigurando la justicia que las ocasiona, la bestia que el sistema ha desarrollado.’
      José Martí

  16. Manuel 5 August 2020 at 9:15 pm Permalink

    The Harvard Study of Adult Development, a one-of-a-kind research project begun in 1938, initially enrolled 268 Harvard sophomores (including President John F. Kennedy) and later signed up 456 adolescent boys from inner-city Boston, then regularly conducted medical tests and in-person interviews with the two cohorts through the decades and into the new millennium (it eventually added spouses and now, with most of the original subjects deceased, has graduated to their children). Over the course of 80 years, and contrary to popular assumption, the study found that more than wealth or social class, more than IQ or fame or even genes, the greatest predictor of happiness—and even of physical and mental well-being—was strong relationships, whether with spouses, children or friends.
    Harvard’s conclusions about relationships could explain why other studies find that one of the most effective ways to extract happiness from dollars is by purchasing shared experiences (such as a family vacation) or shareable objects (like a boat for outings). They also might point to the reason some in the highest financial demographic are melancholy. Though Lyubomirsky says high achievers overall are more confident and secure, some clinical psychologists note that a subset of this cohort are extremely insecure in their personal lives, frequently worrying that their romantic partners, children or friends do not genuinely love them.
    “Their deepest fear is ‘The minute I stop making money, they’re going to leave me,’ ” Ho says.
    If it offers any solace to those with such trust issues, Sanderson points to the results of another study: While straight women overwhelmingly preferred wealthy romantic partners, they selected men who’d sold a dot-com rather than won the lottery. Earned wealth, in other words, was seen as an indicator of brains, drive or other qualities they admired.
    With our culture’s reverence for making money, the wealthy who seek help for depression or anxiety can develop a unique brand of shame, especially if they sense they’re living in a bubble and feel they don’t deserve to be sad. “They can be just as emotionally damaged or more,” says Darby Fox, a therapist in private practice in Manhattan as well as in Fairfield County, Conn., and Westchester County, N.Y. “You have the expectation that if you have a lot of things, shouldn’t you be happy?”
    But Gretchen Rubin, a popular happiness guru with best-selling books (The Happiness Project, The Four Tendencies), a podcast and video courses, cites research that finds happiness is probably 50 percent genetic. “Clearly some people are just more anxious,” regardless of circumstance, she says, but can work to change their mindsets.
    “Maybe the way worry works is you have 100 worry points total, and you allocate,” says Michael Norton, a professor at Harvard Business School with a Ph.D. in psychology. “When you get money, your worries change and you allocate differently. But you still worry the same amount.”
    Anyone in doubt of our propensity for misery need look no further than the plethora of high-end in-patient treatment centers specializing in substance abuse and featuring pastoral settings, tasteful furniture and well-equipped gyms. At Milestones Ranch Malibu, where the recommended stay is 90 days, clients generally fall into three categories: CEOs and other accomplished professionals, celebrities and young-adult offspring of the very affluent.
    robbrep2008_article_084_01_03
    In addition to the internal demons they’re battling, some patients have to deal with dependent relatives and business associates who are anxious to get them back to work, according to Milestones CEO and executive director Denise Klein. The pressure on musicians or actors, who can feel responsible for the livelihoods of entire casts and crews, can lead them to abbreviate their time in treatment. “With cancer, you’re not going to cut chemotherapy short,” she says.
    The offspring of the well-to-do, Klein says, tend to be flailing, a result of too much pampering and too little responsible parenting. “At least 80 percent of the time, money is a factor in that they have been protected from consequences,” she says. Some come from families in which the parents are self-made and think they’re doing their kids a favor by absolving them of work. Instead, “they just don’t develop.”
    Klein offers a case study of one recent success story. Alex (his name and some details have been changed to maintain confidentiality) had amassed three DUIs by the time he was
    21. His parents’ solution for the first two: Hire a pricey lawyer to get him off. “He would wreck a Range Rover; he would get a Tesla,” Klein says. “It was replacing vehicles instead of any accountability.”
    After the third arrest, Alex wound up at Milestones, where he received counseling for over a year. Turned out Alex had a flair for food. He landed a job at a top restaurant—his first employment of any kind—and, having found his element, was promptly promoted.
    In the sphere of adolescent issues, such as substance abuse and acting out, Lyubomirsky says, “you have the biggest problems with the very poor and the very rich.” But it’s the latter whose families can afford private therapy, making the problems of moneyed progeny practically a specialty in their own right. Fox says family issues typically boil down to “an inability to communicate and connect.” “People think, ‘I’m giving you everything. Shouldn’t that be enough?’ Well, no, it’s not,” she says, adding that while daily life might be easier, relationships are not. (And on the subject of giving, Lyubomirsky says that parents would be wise to emulate Warren Buffett’s estate-planning philosophy: Leave your kids “enough money so that they would feel they could do anything, but not so much that they could do nothing.”)
    Fox echoes Klein’s emphasis that young adults find self-worth and resilience in employment. And while some parents are uncomfortable discussing finances at the dinner table, she strongly recommends starting at an early age by telling children what things cost and teaching them the difference between need (they’ve outgrown their old sneakers) and want (the latest sneakers are really cool), as well as demonstrating philanthropy. Most important, she adds, is to focus on character. “Turn the lens on who you are as opposed to what you have,” Fox says.
    “You have the expectation that if you have a lot of things, shouldn’t you be happy?”
    In the same vein, Sanderson, the Amherst professor, advises accomplished parents to consider their kids’ personalities and passions and not push their own hard-charging career paths on them or hold up “wealth as a measure of intelligence.” She recounts a brunch at her eldest child’s elite prep school, where she mentioned to their table that she thought he’d make a great high-school teacher. One parent leaned over and opined, “Oh, he’s so bright. He could do so much better.” Sanderson was appalled. “For me, it was like, being a teacher would be so meaningful,” she says. (Not to mention he’d have summers off.) But, she laments, parents all too often let status and bragging rights get in the way.
    What remains to be seen is how the psychology of money will change in the post-Covid world. Prior to the pandemic, there was already a yawning gap in the joyful experiences people could afford, but many of life’s daily irritants were equal-opportunity afflicters. Or as author Laura Vanderkam, who specializes in time management, puts it, “Whether you earn half a million a year or $50,000, you’re still stuck in traffic on your way to work.”
    But the pandemic has cast a glaring spotlight on the stark differences, with the prosperous living what look to the struggling middle and working classes like vacations, in well-appointed homes with multiple freezers, ample outdoor space, swimming pools and live-in help. “When adversity hits—illness, divorce—people with wealth are buffered. That’s always been true,” Lyubomirsky says. “This is just a global example.”

    Although most in the upper class are cushioned against such economic downturns, Ho says some could be feeling the heat of business failures. “When there’s a threat that it might go away, it rips into their self-esteem,” she says. “ ‘Who am I if I’m not this person who makes a ton of money?’ ”
    Rubin, who blasts her followers daily uplifting quotes from Zora Neale Hurston, the Oracle of Delphi and the like, says she has sensed more reflection and gratitude of late. “Some people feel they don’t have the right to experience personal loss given what’s happening,” she explains. “Wealth is like health. When we have it, it’s easy to take for granted and not think about it. These things matter much more in the negative.” ■

    • manuel 6 August 2020 at 11:49 am Permalink

      El Estudio de Harvard sobre el Desarrollo de los Adultos, un proyecto de investigación único en su género que comenzó en 1938, matriculó inicialmente a 268 estudiantes de segundo año de Harvard (incluido el Presidente John F. Kennedy) y más tarde inscribió a 456 adolescentes de los barrios pobres de Boston, y luego realizó regularmente pruebas médicas y entrevistas en persona con las dos cohortes a lo largo de los decenios y en el nuevo milenio (finalmente añadió a los cónyuges y ahora, con la mayoría de los sujetos originales fallecidos, se ha graduado con sus hijos). A lo largo de 80 años, y contrariamente a la suposición popular, el estudio encontró que más que la riqueza o la clase social, más que el coeficiente intelectual o la fama o incluso los genes, el mayor predictor de la felicidad -e incluso del bienestar físico y mental- eran las relaciones fuertes, ya sea con los cónyuges, los hijos o los amigos.
      Las conclusiones de Harvard sobre las relaciones podrían explicar por qué otros estudios encuentran que una de las formas más efectivas de extraer la felicidad de los dólares es comprando experiencias compartidas (como unas vacaciones familiares) u objetos compartibles (como un barco para excursiones). También podrían señalar la razón por la que algunos de los más altos demográficos financieros son melancólicos. Aunque Lyubomirsky dice que los que obtienen grandes logros en general son más seguros y confiados, algunos psicólogos clínicos señalan que un subconjunto de esta cohorte es extremadamente inseguro en su vida personal, preocupándose frecuentemente de que sus parejas románticas, hijos o amigos no los amen genuinamente.
      “Su miedo más profundo es ‘En el momento en que deje de ganar dinero, me van a dejar'”, dice Ho.
      Si ofrece algún consuelo a aquellos con tales problemas de confianza, Sanderson señala los resultados de otro estudio: Mientras que las mujeres heterosexuales preferían abrumadoramente parejas románticas ricas, seleccionaban hombres que habían vendido una punto-com en lugar de ganar la lotería. En otras palabras, la riqueza ganada se veía como un indicador del cerebro, el empuje u otras cualidades que admiraban.
      Con la reverencia de nuestra cultura por ganar dinero, los ricos que buscan ayuda para la depresión o la ansiedad pueden desarrollar una marca única de vergüenza, especialmente si sienten que viven en una burbuja y que no merecen estar tristes. “Pueden estar igual de dañados emocionalmente o más”, dice Darby Fox, terapeuta en un consultorio privado en Manhattan, así como en el condado de Fairfield, Connecticut, y en el condado de Westchester, Nueva York.
      Pero Gretchen Rubin, una popular gurú de la felicidad con libros de gran éxito de ventas (The Happiness Project, The Four Tendencies), un podcast y cursos de video, cita investigaciones que encuentran que la felicidad es probablemente 50 por ciento genética. “Es evidente que algunas personas simplemente están más ansiosas”, independientemente de las circunstancias, dice, pero pueden trabajar para cambiar su forma de pensar.
      “Tal vez la forma en que funciona la preocupación es que tienes 100 puntos de preocupación en total, y los asignas”, dice Michael Norton, un profesor de la Escuela de Negocios de Harvard con un doctorado en psicología. “Cuando recibes dinero, tus preocupaciones cambian y lo asignas de forma diferente. Pero sigues preocupándote por la misma cantidad”.
      Cualquiera que dude de nuestra propensión a la miseria no tiene que buscar más allá de la plétora de centros de tratamiento hospitalario de alta gama especializados en el abuso de sustancias y que cuentan con entornos pastorales, muebles de buen gusto y gimnasios bien equipados. En el Rancho Milestones de Malibú, donde la estancia recomendada es de 90 días, los clientes generalmente se dividen en tres categorías: CEOs y otros profesionales consumados, celebridades y jóvenes adultos hijos de personas muy ricas.
      robbrep2008_article_084_01_03
      Además de los demonios internos que están combatiendo, algunos pacientes tienen que lidiar con familiares dependientes y socios de negocios que están ansiosos de que vuelvan al trabajo, según el director ejecutivo y CEO de Milestones, Denise Klein. La presión sobre los músicos o actores, que pueden sentirse responsables del sustento de elencos y equipos enteros, puede llevarles a abreviar su tiempo en el tratamiento. “Con el cáncer, no vas a acortar la quimioterapia”, dice.
      La descendencia de las personas adineradas, dice Klein, tiende a tambalearse, como resultado de demasiados mimos y muy poca paternidad responsable. “Al menos en el 80 por ciento de los casos, el dinero es un factor que les ha protegido de las consecuencias”, dice. Algunos provienen de familias en las que los padres se hacen a sí mismos y piensan que les hacen un favor a sus hijos al absolverlos del trabajo. En cambio, “simplemente no se desarrollan”.
      Klein ofrece un estudio de caso de una historia de éxito reciente. Alex (su nombre y algunos detalles han sido cambiados para mantener la confidencialidad) había acumulado tres DUI para cuando estaba
      21. La solución de sus padres para los dos primeros: Contratar un abogado caro para sacarlo. “Destrozaría un Range Rover; conseguiría un Tesla”, dice Klein. “Era reemplazar los vehículos en lugar de cualquier responsabilidad”.
      Después del tercer arresto, Alex terminó en Milestones, donde recibió asesoramiento durante más de un año. Resultó que Alex tenía un don para la comida. Consiguió un trabajo en un restaurante de primera clase, su primer empleo de cualquier tipo, y, habiendo encontrado su elemento, fue rápidamente promovido.

      En la esfera de los problemas de la adolescencia, como el abuso de sustancias y el mal comportamiento, Lyubomirsky dice, “tienes los mayores problemas con los muy pobres y los muy ricos”. Pero son estos últimos los que pueden permitirse una terapia privada, haciendo de los problemas de la progenie adinerada prácticamente una especialidad por derecho propio. Fox dice que los problemas familiares típicamente se reducen a “una incapacidad para comunicarse y conectarse”. “La gente piensa: ‘Te estoy dando todo. ¿No debería ser suficiente? Bueno, no, no lo es”, dice, y añade que aunque la vida diaria puede ser más fácil, las relaciones no lo son. (Y sobre el tema de dar, Lyubomirsky dice que los padres serían sabios si emularan la filosofía de planificación de patrimonio de Warren Buffett: Dejen a sus hijos “suficiente dinero para que sientan que pueden hacer cualquier cosa, pero no tanto como para que no puedan hacer nada”).
      Fox se hace eco del énfasis de Klein en que los adultos jóvenes encuentran autoestima y resistencia en el empleo. Y aunque algunos padres se sienten incómodos discutiendo las finanzas en la mesa, ella recomienda encarecidamente comenzar a una edad temprana diciéndole a los niños lo que cuestan las cosas y enseñándoles la diferencia entre la necesidad (ya han superado sus viejas zapatillas) y el deseo (las últimas zapatillas son realmente geniales), así como demostrando la filantropía. Lo más importante, añade, es centrarse en el carácter. “Poner el foco en quién eres en vez de en lo que tienes”, dice Fox.
      “Tienes la expectativa de que si tienes muchas cosas, ¿no deberías ser feliz?”
      En la misma línea, Sanderson, el profesor de Amherst, aconseja a los padres consumados que consideren las personalidades y pasiones de sus hijos y que no les impongan sus propias carreras o que mantengan “la riqueza como medida de inteligencia”. Cuenta un almuerzo en la escuela de élite de su hijo mayor, donde mencionó a su mesa que pensaba que sería un gran profesor de secundaria. Uno de los padres se inclinó y opinó, “Oh, es tan brillante. Podría hacerlo mucho mejor”. Sanderson estaba horrorizado. “Para mí, era como, ser un profesor sería tan significativo”, dice. (Sin mencionar que tendría los veranos libres.) Pero, se lamenta, los padres con demasiada frecuencia dejan que el estatus y los derechos de fanfarronería se interpongan en el camino.
      Lo que queda por ver es cómo cambiará la psicología del dinero en el mundo post-Covid. Antes de la pandemia, ya había un gran vacío en las experiencias alegres que la gente podía permitirse, pero muchos de los irritantes cotidianos de la vida eran afligidos por la igualdad de oportunidades. O como dice la autora Laura Vanderkam, que se especializa en la gestión del tiempo: “Tanto si ganas medio millón al año como si ganas 50.000 dólares, sigues atascado en el tráfico de camino al trabajo”.
      Pero la pandemia ha puesto de manifiesto las marcadas diferencias, con la vida próspera que se ve para las clases medias y trabajadoras en lucha como vacaciones, en casas bien equipadas con múltiples congeladores, amplio espacio al aire libre, piscinas y ayuda en la vivienda. “Cuando la adversidad golpea -enfermedad, divorcio- la gente con riquezas se amortigua. Eso siempre ha sido así”, dice Lyubomirsky. “Esto es sólo un ejemplo global.”

      Aunque la mayoría de la clase alta está amortiguada contra tales caídas económicas, Ho dice que algunos podrían estar sintiendo el calor de los fracasos empresariales. “Cuando hay una amenaza de que desaparezca, se rompe su autoestima”, dice. “¿Quién soy si no soy esta persona que gana mucho dinero?”
      Rubin, que hace estallar a sus seguidores diariamente con citas edificantes de Zora Neale Hurston, el Oráculo de Delfos y similares, dice que últimamente ha sentido más reflexión y gratitud. “Algunas personas sienten que no tienen derecho a experimentar una pérdida personal por lo que está pasando”, explica. “La riqueza es como la salud. Cuando la tenemos, es fácil darla por sentada y no pensar en ella. Estas cosas importan mucho más en lo negativo”. ■

      Traducción realizada con la versión gratuita del traductor http://www.DeepL.com/Translator

    • manuel 6 August 2020 at 11:54 am Permalink

      el mayor predictor de la felicidad -e incluso del bienestar físico y mental- eran las relaciones fuertes, ya sea con los cónyuges, los hijos o los amigos.

      creo que por muy enamorado que este de América J, ud no puede traicionar su historia de vida, su cultura, que demanda relaciones humanas al por mayor, no un hilito con el que suelen conformarse otras

      • Julian Perez 6 August 2020 at 2:35 pm Permalink

        Manuel, me temo que mis relaciones humanas en Cuba nunca fueron ¨al por mayor¨, salvo quizás en los años en que estudié en la Escuela de Matemáticas, donde descubrí que podía haber otros bichos raros como yo, años que fueron para mi muy felices porque por primera vez en mi vida me sentí realmente ¨en mi ambiente¨. Siempre mis relaciones fueron ¨al por menor¨, con un grupo reducido de amigos.

        España mató mi sociabilidad. ¨Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón¨. Creo que a mí me lo helaron los dos.

        Aquí he conseguido recuperar mi humanidad. No cambio esto por nada. No me siento que haya traicionado nada. Siento que, después de mucho tiempo, por fin me he encontrado a mi mismo. Sí, tengo vivencias de mi infancia, adolescencia y juventud en Cuba que nunca me abandonarán. Pero nunca constituyeron un mundo al ¨por mayor¨, pues la mayor parte de ese mundo me era ajeno, sino del micromundo que conseguí crearme a mi alrededor.

        • Julian Perez 6 August 2020 at 2:36 pm Permalink

          Si yo fuera Castaneda, le diría a Don Juan que USA es ¨mi lugar en el portal¨.

          • Julian Perez 6 August 2020 at 4:12 pm Permalink

            Sí, pero eso no quiere decir que sea el único lugar en que socializo 🙂 Con lo del corona, el club de bridge y los Knights of Columbus están cerrados de momento, pero siguen vigentes el juego ¨A tale in the desert¨, que ya llevo 12 años jugando y en el que he hecho amistades y el grupo Yahoo ¨exisoft¨ (eicisoft en el exilio). En realidad aquí es donde menos socializo, pero tiene la virtud de que me ha permitido interactuar con tipos humanos sumamente peculiares y ha sido una experiencia nueva para mí. Generalmente me he acercado a personas parecidas a mi. Aquí he conocido caracteres sumamente distintos del mío. Y la naturaleza humana, en todas sus facetas, es algo que siempre me ha resultado interesante. Internet da la oportunidad de interactuar con lo distinto manteniendo ciertas distancias.

          • Julian Perez 6 August 2020 at 4:22 pm Permalink

            Precisamente el hecho de que FB ofrezca una socialidad ¨al por mayor¨ es una de las razones por las que ni me asomo (hay otros). Lo que me resulta atractivo de esto es que solamente hablan cuatro gatos. Si hablaran cuarenta dejaría de interesarme.

        • razón vs instinto 6 August 2020 at 2:56 pm Permalink

          Si hubiese migrado a USA seguramente hubiera experimentado lo mismo que ud (de hecho pensé en emigrar a es país cuando terminé mi especialidad médica).
          Y porque realmente aprecio a su país, me duele “la grieta” estúpida que sufre hoy.
          Esta grieta puede poner en riesgo las bases fundantes de esa maravillosa Nación.

          • Julian Perez 6 August 2020 at 3:16 pm Permalink

            Es cierto, amigo Ramiro, pero he decidido no preocuparme, porque preocuparse no sirve para nada, y hacer lo que esté en mis manos, aunque no sea mucho, porque es lo único que tiene sentido.

            Mantengo una dosis razonable de optimismo porque esa grieta no es nada reciente, solamente se ha hecho crítica en los últimos tiempos y a menudo es necesario que las situaciones lleguen a un punto crítico antes de que puedan mejorar. Y, al igual que Bacu, pienso que los que amamos a este país somos más que ¨los otros¨ y podemos ganar,

          • manuel 6 August 2020 at 3:47 pm Permalink

            es ud mismo el que lo ha dicho, que viene buscando socializar

  17. Manuel 5 August 2020 at 11:02 pm Permalink

    “If liberty means anything at all it means the right to tell people what they do not want to hear.”
    George Orwell

  18. razón vs instinto 6 August 2020 at 7:25 am Permalink

    https://www.bbc.com/mundo/noticias-53673804
    Para Twitter y facebook las clases no deberían comenzar nunca más.
    Si se toma como falsa la afirmación de que el coronavirus afecta muy, pero muy poco a los niños por lo que no habría motivos para retomar las clases presenciales de los niños, también se debería tomar como falsa cualquier afirmación sobre la inocuidad de las afecciones virales y bacterianas transmisibles que afectan a los niños desde que tenemos memoria.
    Si el coronavirus impide el reinicio de clases, entonces también deberían impedir las clases las afecciones comunes que tienen igual o más gravedad para los niños que el coronavirus.
    Es decir, según Twitter y facebook no debería darse nunca más clases presenciales.
    Mier… Hasta dónde llega el antitrumpismo….
    Están rozando lo patológico.

    • Julian Perez 6 August 2020 at 9:39 am Permalink

      Bueno, en el caso de los sindicatos de maestros el deseo de que eso siga así no es patológico, sino comprensible. Eso de cobrar sin trabajar…

  19. Manuel 6 August 2020 at 9:57 am Permalink

    No rise in poverty despite pandemic

    The coronavirus recession has had a surprising effect on the poverty rate, said The Economist. Normally, a downturn equals rising unemployment and rising poverty: “The recession of 2007–09 prompted the share of Americans classified as poor to jump from 12 percent to 17 percent.” And those unemployment figures a decade ago “pale in comparison” with what we are seeing now. However, an analysis from Goldman Sachs shows household income is still rising at about 4 percent a year, and a new paper from economists at the Universities of Chicago and Notre Dame suggests poverty “may actually have fallen a bit in April and May.” How? The $1,200 stimulus checks provided by Congress in April kept household income in line with pre-pandemic levels. And the $600 per week extended unemployment benefits have actually boosted pay for many workers. But keeping incomes stable is “a fragile accomplishment” that could easily be undone in the second half of the year

  20. Julian Perez 6 August 2020 at 10:44 pm Permalink

    FAKE TREK

    Lo real, la última frontera. Estos son los artículos de la agencia estelar «CNN» en una misión en la que llevan mucho más de cinco años, dedicada a la divulgación de tergiversaciones inéditas, al descubrimiento de nuevas víctimismos y nuevos rencores, hasta alcanzar absurdos a los que nadie había podido llegar.

  21. Manuel 11 August 2020 at 6:38 pm Permalink

    MacFarquhar fails to mention that Argentina, which declared independence from Spain in 1816, considers the Falklands (or the Malvinas, as they are called in South America) to be part of the territory that it legitimately inherited. Buenos Aires had been the capital of a political region ruled by Spain, and although pieces peeled off, forming Paraguay, Bolivia, and Uruguay, Argentina claimed sovereignty over the remaining territory. In the early years of European colonial expansion, assertions of sovereignty could consist of little more than a beach landing, the assignation of a name, and, as MacFarquhar indicates, the installation of a plaque. Possession, however, depended on military enforcement: de-facto control trumped de-jure possession. But by the eighteen-hundreds sovereignty could mean the grouping of peoples and territories under established laws: legal right reinforced military might.

    • Manuel 11 August 2020 at 6:53 pm Permalink

      in 1833, “the British reclaimed the islands”—a simplistic summary of the moment when an outmanned, outgunned Argentine vessel heeded an English ship’s order to leave the islands. The islands fell under British rule, which, with the exception of an Argentine intervention, in 1982, has persisted. Today, Britain largely rests its case for sovereignty on its de-facto control of the islands and the fact that current inhabitants have democratically ratified this control—whereas Argentina argues that nothing nullifies the original sin of a British occupation that it deems illegal and an absence of dejure territorial possession.

      MacFarquhar describes Argentina’s position, in part, as the claim that “British forces on the islands are there to prevent islanders from escaping to Argentina”—an outlandish statement perhaps based on comments reportedly made by Jorge Argüello, Argentina’s Ambassador to the United States. This does not reflect Argentina’s formal position on the islands, which is outlined in its constitution. MacFarquhar, who had thousands of words at her disposal, surely could have acknowledged the complexity of this territorial dispute, which the United Nations Special Committee on Decolonization considers valid enough to review annually. The fact that she chose to overlook Argentina’s viewpoint makes it seem as if she preferred to avoid analyzing counterpositions to the British claim on the islands.
      Cush Rodríguez Moz
      Buenos Aires, Argentina

  22. Manuel 12 August 2020 at 1:01 pm Permalink

    For two hours, Reilly said everything he could think of to persuade his friend to embrace life. “I just kept reassuring him, ‘You’ve got a lot to live for,’” says Reilly. “I said, ‘I’ll see you tomorrow. I’m going to be playing with you tomorrow. You promise, nothing is going to happen tonight.’ ”

    About that time, Reilly’s parents came home from dinner. He filled them in, and they contacted Florida police, who tracked down the boy.

    The troubled teen is doing well now, thanks to a good friend—one he’d never met in person—who was willing to put down the keyboard and lend an ear. Says Reilly’s mother, Sheila Reilly, “You just have to show up and talk to people. And listen.” ■

  23. Manuel 12 August 2020 at 2:28 pm Permalink

    The boss call him just for “a few words”:

    “You have an incredible ability to cut through the noise and get to the truth. We need you to stop that.”

  24. Manuel 12 August 2020 at 2:32 pm Permalink

    During a summer-camp sing-along around the campfire, I grabbed my guitar and accompanied the kids. After five or six songs, I asked, “OK, what should we sing next?”
    One ten-year-old re- quested, A cappella.

    — GEORGE HEROUX Springfield, Illinois

  25. Manuel 12 August 2020 at 2:52 pm Permalink

    We were drilling with rifles for the first time when our master sergeant caught one of the ROTC cadets chewing gum.
    “Cadet!” he shouted. “I want you to run to the end of the field and throw your gum over the fence!”
    We were all slightly bemused when he came back still chewing gum but with no rifle.
    — GUNAR GRUBAUMS Zionsville, Indiana

  26. Manuel 12 August 2020 at 2:57 pm Permalink

    “About 50 percent of the things people do every day that affect their brain are toxic,” notes cognitive neuroscientist Sandra Bond Chapman, PhD, founder and chief director of the Center for Brain Health at the University of Texas at Dallas. “They skimp on sleep. They multitask. They aren’t active.”

    • Manuel 12 August 2020 at 3:00 pm Permalink

      Brain scientists don’t recommend spending a lot of money on brain-training programs or nutritional supplements. Nor do they advocate trying science-fictional stuff such as do-it-yourself electrical stimulation. (See page 68 for more on that.)
      Fresh from the front lines of brain science, here are simple things you can do to build a better brain.
      Yes to Green Leafy Veggies, No to “Nootropics”
      In 2015, researchers from Australia’s Deakin University published one of the first studies measuring food’s physical effect on the left hippo-campus, a seahorse-shaped brain region crucial for memory, learning, and decision making. It is also one of the first areas to shrink in people with Alzheimer’s disease and other forms of dementia. Two hundred fifty-five people filled out diet surveys and then underwent magnetic resonance imaging (MRI) scans that measured their brains. Four years later, they returned for another scan.
      The study found that the left hippo-campus was heftier in the healthy eaters than in the unhealthy ones, regardless of age, sex, weight, exercise habits, or general health. The average difference was 203 square millimeters, nearly one third of a square inch. Sounds small, but that’s room for a lot of extra brain cells—and strong new evidence that eating the right foods and skipping the wrong stuff could help protect against declines in thinking and memory that lead to dementia.

      Brain-friendly fare associated with a bigger hippocampus included fresh fruits and vegetables, salads, and grilled fish. The brain-shrinking diet was heavy on burgers, fries, and soft drinks, as well as sausage, potato chips, and red meat.
      Healthy eating doesn’t just prevent brain decline. It boosts scores on thinking and memory tests, according to a study published in March 2019 that tracked 2,621 American women and men for 30 years. “Plant-based diets have antioxidant and anti-inflammatory effects that may protect against cognitive decline and dementia,” says lead researcher Claire McEvoy, RD, of the Centre for Public Health at Queen’s University Belfast in Northern Ireland.
      Even a little healthy food goes a long way. According to a 2018 Rush University study that tracked 960 people for 4.7 years, participants who ate just 1.3 extra servings of green leafy vegetables a day—that’s 1.3 cups of salad or a smidge more than half a cup of cooked spinach, kale, or collards—demonstrated cognitive abilities similar to those of people 11 years younger. And a January 2020 study in the journal Neurology showed that getting just 15.3 milligrams a day of plant compounds called flavonols—the amount in a small green salad plus one cup of cooked veggies and a half cup of berries—was associated with a 48 percent lower risk of Alzheimer’s-like dementia.
      “That’s not a lot on a day-to-day basis,” says lead study author Thomas M. Holland, MD, a Rush University researcher. If you eat “a big salad every other day, throw in some carrots or broccoli at dinner, and snack on some strawberries, then you’ve got it.”
      How are these power foods working with your brain cells? Animal and test-tube experiments suggest that compounds in healthy diets—such as B vitamins, omega-3 fatty acids, and beneficial polyphenols found in plant foods—help new cells make copies of DNA when they divide and multiply. Meanwhile, high-fat, high-sugar processed foods—from packaged meals to chips and candy—harm brain cells by boosting inflammation and leaving brain tissue vulnerable to damage by rogue oxygen molecules called free radicals. This may interfere with brain plasticity, making processed foods an especially potent threat for the developing brains of kids and teens.
      “PLANT-BASED DIETS PROTECT AGAINST COGNITIVE DECLINE AND DEMENTIA.”
      While food emerges as an important brain protector, experts say brain supplements (sometimes called nootropics) aren’t all that effective. These pills and capsules may contain vitamins, minerals, antioxidants, and amino acids in addition to herbs, caffeine, green tea extract, mushroom powder, jellyfish protein, or other ingredients. But studies show that they don’t activate brain cells in a significantly positive way. “Let the buyer beware,” says David Hogan, MD, a specialist in geriatric medicine at the University of Calgary. Dr. Hogan authored a 2015 review of brain supplements in the Canadian Geriatrics Journal that found no convincing evidence of benefits.
      In fact, at least one ingredient in some of these supplements could harm your health. A study of nootropics in the November 2019 Journal of the American Medical Association revealed that the unapproved drug piracetam was found in four out of five brands tested, at levels that could cause side effects such as insomnia and depression.
      Exercise: Moves That Reprogram the Brain
      Most of the time, your brain is the boss of your muscles—directing how you hit a ball, play the piano, or open a cereal box. But when it comes to growing new brain cells, more and more research shows that when you exercise, your muscles (along with your liver and body fat) take charge. When you’re active, they send chemical signals telling your brain, “Hey, it’s time to grow!” Recent research suggests physical activity has multiple brain benefits, encouraging the birth and growth of new brain cells and the extension of blood vessels that supply oxygen and blood sugar to brain cells.
      In a 2016 National Institute on Aging study, people who ran on a treadmill for 45 minutes three days a week boosted their levels of brain-derived neurotrophic factor, a chemical that acts like fertilizer for new brain cells. After four months of workouts, their scores improved on a memory test.

      Without exercise, Suzuki says, “little baby neurons don’t get bigger and make thousands of new connections to other brain cells. With exercise, you get fully functioning adult brain cells.” Studies suggest that in younger adults, this can add to the overall number of cells in the hippocampus. And once age-related brain changes begin, starting in our 30s, exercise helps keep brain cells alive longer and replaces old cells with new ones. It’s a good deal. “There’s evidence these new brain cells are very active,” she says. “They’re excitable, like teenagers. They get involved in more memory circuits than older cells do. You get more connections.”
      At any age, you might notice over time that you feel more alert and have an easier time remembering things after you start a new exercise routine. Sticking with it could reduce your risk for dementia. “Women who were fit at midlife and stayed fit into their 80s delayed the development of dementia by nine years in one exciting study,” Suzuki says. “That’s huge.”
      Again, a little goes a long way. If you’re inactive, a stroll around the block may be all it takes to encourage neuroplasticity, she says. And every bit counts. In a 2019 Boston University study of 2,354 adults in their 40s through 60s, sedentary people who boosted their daily walking by 7,500 steps or more had bigger brains than those who didn’t exercise—equivalent to 1.4 to 2.2 fewer years of brain aging. The more light activity study participants logged, such as doing house-work, shopping, gardening, or walking the dog, the greater the overall size of their brains.
      Sleep: The Nighttime Brain Cleanup
      In 2019, Boston University researchers put caps with attached wires on 13 people, sent them to sleep for the night inside a functional MRI machine, and then tracked the electrical activity that naturally ripples across the gray matter. It was like shooting a film of the brain’s secret life, and it was a great show. The researchers found that as brain waves slowed during deep sleep, blood levels dropped in some areas, allowing more of the cerebrospinal fluid that normally surrounds and cushions the brain to pulse in and then recede like an outgoing tide. The watery ballet may increase communication in the slumbering brain. It also might wash away toxins—by-products left over from a long day of thinking— thought to interfere with memory.
      The results suggest new ways sleep restores our little gray cells. Long familiar to bleary-eyed new parents, college students pulling all-nighters, and the sleep scientists who study them, sleep deprivation messes with mental focus, stifles creativity, interferes with recall, and slows reaction times by as much as 50 percent. The effects are immediate- in a University of South Florida study of 130 middle-aged women and men, missing out on just 16 minutes of sleep reduced their concentration the next day. (Sleep changes have also been linked to the development of Alzheimer’s disease and dementia, but it is less clear which comes first.) In contrast, a good night’s sleep doubled volunteers’ ability to remember words they’d learned the day before, according to a 2015 study from the United Kingdom’s University of Exeter.
      Brain scientist Michael Scullin, the director of the Sleep Neuroscience & Cognition Laboratory at Baylor University, believes so passionately in the value of a good night’s sleep that he bribed undergraduates with extra points if they got eight hours’ sleep a night during exam week. “I didn’t expect it, but they also scored about four points higher—before adding the extra credit—on their finals in my class,” he reports. “That’s enough to go from a B+ to an A. Even I was surprised by the power of sleep!”

      A STROLL MAY BE ALL IT TAKES TO ENCOURAGE NEUROPLASTICITY.
      To ensure that you get enough sleep (eight hours is the magic number for most people), “try to stick with a regular sleep schedule,” Scullin suggests. “Prime your body clock by getting natural light exposure in the morning and by relaxing at night. And if your bed partner tells you that you snore loudly, tell your doctor. Obstructive sleep apnea can raise risk for brain threats like high blood pressure.”

      You may be surprised by the wide range of brain-powered benefits you reap from getting enough sleep. “Every aspect of brain health is related to sleep quality and quantity,” Scullin says. “We even found in a recent study that people were less likely to forgive each other when they got six hours of sleep than when they got seven and a half or eight hours. When I see all of the impulsive, aggressive, negative messages people send to one another, especially on social media, I have to wonder if lack of sleep isn’t part of the reason. Would we be more civil, more willing to listen as a society, if we got enough sleep?”
      “WOULD WE BE MORE CIVIL AS A SOCIETY IF WE GOT ENOUGH SLEEP?”
      Challenge Your Brain, the Smart Way
      Human intelligence comes in two varieties. There’s dependable, reliable “crystallized intelligence,” which draws on the knowledge you’ve learned. Then there’s creative “fluid intelligence,” a jazzy superpower that calls on abstract reasoning, working memory, mental focus, and other cerebral talents to find out-of-the-box solutions.
      So imagine the excitement in 2008 when University of Michigan scientists announced that brain-training games could boost fluid intelligence. Since then, the brain-training industry has grown into a $1.9 billion behemoth that promises to tune up your thinking, enhance memory, and even stall declines that lead to dementia.
      But brain training may work for only some people. In a 2020 study, Wayne State University neuroscientists measured fluid intelligence gains in 424 people ages 18 to 44 who performed various combinations of brain training, mindfulness training, and aerobic exercise for 16 weeks. Two hundred eighty-two also had brain scans. A majority (74 percent) improved their fluid thinking a little, while 9 percent got worse. Just 17 percent (including people from the groups that got brain training) improved significantly. In this group, some brain areas involved in fluid intelligence—including the hippocampus and the larger anterior cingulate cortex—were bigger than average (though a few were actually smaller).
      Without getting a brain scan, how do you know if you’re one of the 17 percent who might benefit a lot from brain games, along with exercise and mindfulness? Your attitude might be a clue. If you already love playing brain games, they will probably help.
      “You have to increase levels of the feel-good brain chemical dopamine in order to generate brain-cell growth,” explains neuroscientist William Shankle, MD, medical director of the Pickup Family Neurosciences Institute of the Hoag Hospital Network in Newport Beach, California. “Don’t do things you don’t like because they’re supposed to boost brainpower. Pick something you love. Keep learning about it and doing it. It takes passion to get benefits. Over time, people who keep their minds active have slower declines in memory and thinking. They build cognitive reserve, which helps the brain find work-arounds even when there are physical signs of Alzheimer’s disease and dementia.”
      “PICK SOMETHING YOU LOVE. IT TAKES PASSION TO GET BENEFITS.”
      So do what you like. A study of 1,091 older adults found that playing old-fashioned games such as cards, bingo, and chess several times a week was linked to sharper thinking and memory skills—on par with a 1.4-point-higher IQ. In a Mayo Clinic study, people who kept up with arts and crafts such as sewing, woodworking, and painting were 45 to 73 percent less likely to develop mild cognitive impairment over four years.
      Focus counts too. “Chronic multitasking and constantly switching your attention from one thing to another disrupts the memory-formation system in your hippocampus,” Chapman explains. “Allow yourself to focus on just one thing and go deep. This can change brain structure and brain function for the better.”
      Calm Down
      While you’re at it, try meditation. It may give the brain a helping hand by calming stress circuits that link up areas involved with memory and thinking, Suzuki explains. In a 2013 study from the University of California, Santa Barbara, college students who learned to meditate had better mental focus and got higher scores on graduate-school exams than nonmeditators.

      Yoga also encourages brain plasticity, according to a 2019 University of Illinois at Urbana-Champaign review of 11 brain-imaging studies. People who practiced hatha yoga tended to have a larger hippocampus, amygdala (the area of the brain involved in coping with emotions), and pre-frontal cortex (involved with planning and making decisions). Yoga’s brain-changing power may come from its mix of exercise with deep stress reduction, the researchers note.
      “You can sit still, breathe, and reap brain-plasticity benefits,” Suzuki says. If you’re new to meditation or yoga, start small. “You don’t have to meditate for an hour. Even ten minutes can be too long at first. Start with one minute. Find a style of meditation you enjoy.” ■

      • manuel 13 August 2020 at 2:14 pm Permalink

        “playing old-fashioned games such as cards, bingo, and chess several times a week was linked to sharper thinking and memory skills”

        bingo

  27. Manuel 13 August 2020 at 9:30 am Permalink

    Please Note: The Washington Post is providing this important information about the coronavirus for free. For more free coverage of the coronavirus pandemic, sign up for our Coronavirus Updates newsletter where all stories are free to read.

    When Sophie Cunningham, a guard for the WNBA’s Phoenix Mercury, returned to training last week after a bout with covid-19, she made an announcement that startled fans. She said she believed she had been infected twice — once in March and then again in June or July.
    “They said you can only get it once, but I’ve had it twice,” she told reporters Thursday. “Hopefully, I’m done with it.”
    As the United States marks its sixth month since the arrival of the coronavirus, Cunningham’s story is among a growing number of reports of people getting covid-19, the disease caused by the novel coronavirus, recovering and then falling sick again — assertions, that if proved, could complicate efforts to make a long-lasting vaccine, or to achieve herd immunity where most of the population has become immune to the virus.

    • manuel 13 August 2020 at 9:50 am Permalink

      esto es lo que en Cuba llamamos “soltar una pelúa”

      • manuel 13 August 2020 at 10:02 am Permalink

        quizá tenga que ver con esto (nuestra “chupacabras”):

        Entre los habitantes de Morón, en la región central de Cuba, todavía se menciona a la Pelúa de Cunagua que aseguran aterrorizó a los vecinos de esa región en las primeras décadas del siglo XX, y que se refugiaba en la Loma de Cunagua al este de la ciudad.

        Según los vecinos del lugar a la Pelúa la habían visto desde hacía mucho tiempo, pero siempre había huido ante los encuentros; hasta que a finales del gobierno del general Gerardo Machado, un brasero haitiano que cortaba caña en una de las colonias que enviaban caña al central Cunagua, desapareció por varias semanas. Cuando reapareció en el batey relató que había sido secuestrado por La Pelúa.

        Describió al ser como un gran monstruo de unos ocho pies de altura, con cuerpo de mujer y completamente cubierto de pelos. El pobre haitiano permaneció prisionero de La Pelúa en una cueva de la loma cuya entrada esta bloqueaba con una enorme piedra. Todo el tiempo que estuvo encerrado allí, La Pelúa se lo pasó pisoteándole los pies para que no pudiera huir y alimentándolo con plátanos maduros.

        Aunque lo más probable fuera que el haitiano hubiese estado de parranda e inventara la historia para no perder su trabajo en la colonia; la gente le hizo caso.

        La Guardia Rural se puso al frente de un grupo de vecinos armados que revisaron la loma de arriba abajo, cueva a cueva y piedra a piedra, sin encontrar ni un pelo de La Pelúa. Los periódicos locales hicieron lo suyo publicando imágenes del monstruo con enormes garras y colmillos, que la hacían aún más feroz que en la descripción que de ella había dado el haitiano.

        Con el paso de los años ocurrieron otros avistamientos de La Pelúa, muy lejanos incluso de la Loma de Cunagua, lo que llevó a los vecinos del lugar a creer que el monstruo se desplazaba de un lugar a otro y por esa razón nunca han podido dar con él.

    • manuel 13 August 2020 at 9:54 am Permalink

      lo mismo sucede con los anticuerpos del recien nacido que le fueron dados por su madre. Estos anticuerpos transferidos al feto tienen una vida corta, algunos de apenas dos a 6 meses, por lo que al bebé hay que estalos vacunando desde que nade, y algunas de esas vacunas son cada dos meses y unas cuantas a los 6 meses y luego al año de nacido

  28. Manuel 13 August 2020 at 12:01 pm Permalink

    New book Rage>

    Rage goes behind the scenes like never before, with stunning new details about early national security decisions and operations and Trump’s moves as he faces a global pandemic, economic disaster and racial unrest.

    Woodward, the #1 internationally bestselling author of 13 #1 bestsellers, including Fear: Trump in the White House, shows Trump up close in his entirety before the 2020 presidential election.

    President Trump has said publicly that Woodward has interviewed him. What is not known is that Trump provided Woodward a window into his mind through a series of exclusive interviews.

    At key decision points, Rage shows how Trump’s responses to the crises of 2020 were rooted in the instincts, habits and style he developed during his first three years as president.

    Rage draws from hundreds of hours of interviews with firsthand witnesses, as well as participants’ notes, emails, diaries, calendars and confidential documents.

    Woodward obtained 25 personal letters exchanged between Trump and North Korean leader Kim Jong Un that have not been public before. Kim describes the bond between the two leaders as out of a “fantasy film,” as the two leaders engage in an extraordinary diplomatic minuet.

    Rage will be the foundational account of the Trump presidency, its turmoil, contradictions and risks. It is an essential document for any voter seeking an accurate inside view of the Trump years—volatile and vivid.

  29. Manuel 15 August 2020 at 10:52 am Permalink

    We think of Roosevelt as a beloved first lady

    who helped lift the nation’s spirits through the Great Depression and World War II, an ardent defender of human rights, and a delegate to the United Nations. So why did the FBI spy on her for 40 years, compiling a file of more than 3,200 pages?
    Despite her reputation today as a transformative first lady, Roosevelt’s power earned her all sorts of enemies, not least the political opponents of FDR. J. Edgar Hoover, the almost omnipotent director of the FBI, was especially troubled by Mrs. Roosevelt’s embrace of liberal causes and civil rights activists, many of whom he suspected were Communists.
    The public didn’t find out about the extraordinary record that the FBI kept on the first lady until 1982. To this day, 12 pages of the file are classified.

  30. Manuel 15 August 2020 at 10:55 am Permalink

    I was in a job interview today. The interviewer handed me his laptop and said, “I want you to try to sell this to me.” So I put it under my arm, walked out of the building, and went home. Eventually he called and demanded, “Bring it back here right now!” I said, “Three hundred bucks and it’s yours.”

    —BLOG.ZOOMINFO.COM


Leave a Reply