03 September 2015 ~ 31 Comentarios

Es la cultura, querido Carlos Alberto

por César Vidal

Cesar Vidal

Carlos Alberto Montaner realizó hace apenas unos días una inteligente reflexión sobre el estado en que se encuentran las naciones situadas al sur del río Grande.  Prescindiendo de la evolución diversa de las ideologías y de innegables balances, lo cierto es que la frustración, la corrupción y otras lacras son menos peligrosas siguen caracterizándolas a día de hoy.  La pregunta que se plantea de manera obligatoria al examinar ese panorama es cuál es la razón de esa evolución peculiar. Hace ya unos años, esa misma cuestión también sacada a colación por Carlos Alberto Montaner provocó por mi parte la redacción de una serie titulada Por qué somos diferentes que, paso a paso y ampliada, estoy volviendo a publicar bajo los auspicios de este instituto. Sin embargo, de manera más breve, me gustaría adelantar ahora la respuesta a esas preguntas punzantes y necesarias que formulaba Montaner.   A mi juicio, no es la raza, no es el clima, no es la riqueza – o la pobreza – lo que convierte en diferentes a las naciones situadas a uno y otro lado del río Grande o, si se desea también, al norte y al sur de Europa.  La causa es la diferente cultura.  Al referirme a ella no señalo obviamente lo que es común – el internet, los teléfonos celulares, los automóviles… – sino a lo que es peculiar y distinto.  Me explico.

Mientras que la cultura de Estados Unidos y el Canadá – como la de Suecia, Finlandia, Noruega, Holanda, Gran Bretaña o Dinamarca – hunde sus raíces en la Reforma protestante del siglo XVI y en los valores recuperados por ésta, la de Hispanoamérica – como la de España, Portugal o Italia – fue moldeada por la Contrarreforma católica.  Las consecuencias son obvias para cualquiera que conozca la Historia.  Permítaseme, sin ánimo de ser exhaustivos, dar algunos ejemplos.

En la cultura nacida de la Reforma, el trabajo es visto como algo extraordinariamente positivo – Dios se lo encomendó a Adán antes de la Caída – mientras que en la de la Contrarreforma, por el contrario, es un castigo de Dios impuesto tras el pecado de nuestros primeros padres. 

En la cultura nacida de la Reforma, el mundo financiero fue contemplado de manera positiva mientras que en la de la Contrarreforma, hasta bien avanzado el siglo XVI, siguieron existiendo condenas canónicas contra el préstamo a interés.  Para España resultó fatal porque su imperio careció de instrumentos financieros necesarios mientras que sus pequeños enemigos – Inglaterra, Holanda, Dinamarca… – contaban con los mismos y los opusieron con extraordinaria pericia.  Una de las razones por las que Francia se acabó imponiendo sobre España como potencia hegemónica a mediados del siglo XVII fue precisamente que no tuvo reparo en contratar a los capacitados banqueros protestantes a diferencia de la monarquía hispánica.

En la cultura nacida de la Reforma, la educación es un valor fundamental – a inicios del siglo XVI ya se crearon las primeras escuelas públicas y obligatorias de la Historia en reductos protestantes como Ginebra o Escocia – ya que sin saber leer y escribir es imposible estudiar la Biblia.  En la de la Contrarreforma, por el contrario, se podía ser santo – o conquistador – y, a la vez, analfabeto.  De hecho, no hubo leyes educativas hasta bien avanzado el siglo XIX – incluso el XX – y, generalmente, por impulso liberal y con encarnizada resistencia de la iglesia católica.  No deja de ser revelador que los Peregrinos del Mayflower contaran así con un índice de alfabetización de cerca del ochenta por ciento de los varones y del sesenta de las mujeres mientras que todavía a inicios del siglo XIX, en España e Hispanoamérica no superaba el diez por ciento.  Como consecuencia relacionada, la Reforma dio lugar a la revolución científica mientras Galileo, Pascal o Descartes – científicos procedentes de naciones católicas – se convertían en exiliados, reclusos o sospechosos.  A finales del siglo XX, en torno al noventa por ciento de los Premios Nobel serios – descarto el de literatura y el de la paz – eran protestantes o judíos – la otra gran cultura escrita – lo que no deja, nuevamente, de ser revelador.

En la cultura nacida de la Reforma, el principio de legalidad se impuso de manera rápida ya que el texto legal por antonomasia – la Biblia – se situaba por encima de papas y monarcas.  A decir verdad, a él tenían que someterse y a partir de él se los juzgaba.  Por el contrario, en la cultura de la Contrarreforma, determinadas instancias políticas y religiosas se supieron desde el principio situadas por encima del principio de legalidad.

En la cultura de la Reforma, el hurto y la mentira se convirtieron en pecados tan graves como el asesinato o el adulterio puesto que aparecían en el mismo Decálogo.  Por el contrario, en la de la Contrarreforma, no pasaron de ser pecados veniales lo que explica no poco el desprecio hacia la propiedad privada de nuestras naciones y la omnipresente corrupción por la que, generalmente, no se responde.

En la cultura de la Reforma, la separación de poderes se impuso hasta consumarse en la constitución de Estados Unidos porque se partía de la base de que el ser humano, como individuo y especie, está caído y a menos que se evitara la acumulación de poderes se caería en la tiranía.  Por el contrario, en la de la Contrarreforma, se consideró que determinados poderes absolutos – por ejemplo, el papal o el de los reyes sometidos a él – no sólo eran peligrosos sino más que deseables. 

Finalmente, a lo anterior se sumó en el caso español una visión de la vida política no caracterizada por la noción de accountability – ni siquiera existe una traducción directa para esa palabra – y el concepto de civil servant sino por el de conquista y reparto de despojos.  El que llega al poder busca fundamentalmente conquistar – a veces incluso con buenas intenciones – y entregar una parte del botín a sus mesnadas.  Es algo que ya el propio Colón señaló en sus cartas a los reyes en relación con su segundo viaje y que perdura hasta el día de hoy: se busca conquistar y enriquecerse y no colonizar.  Alguno podrá decir que el destino de los indígenas fue tan aciago o más al norte que al sur.  Sin entrar en esa cuestión, no deja de resultar significativo que en Estados Unidos – no en el Canadá, sin embargo – se pudiera expulsar a los indígenas de sus tierras para colonizarlas y trabajarlas. Por el contrario, al sur del continente, los indígenas quedaban anejos a las tierras como siervos – las infames encomiendas – con la intención de que trabajaran para los conquistadores y la iglesia católica evitando que éstos a su vez se entregaran a una actividad tan infame – así lo fue legalmente hasta finales del siglo XVIII durante el reinado de Carlos III – como el trabajo. 

Permítaseme al respecto citar una anécdota.  En 1962, Hollywood realizó una superproducción titulada How the West was Won.  En ella se describía magníficamente toda una filosofía de los Estados Unidos tomando como base su marcha hacia el oeste.  Los llegados a estas tierras buscaban colonizar y avanzaban en torno al núcleo familiar.  Por supuesto, aceptaban de buen grado todo tipo de avances tecnológicos – los barcos de río, el telégrafo, el ferrocarril… – y aunque en su camino se cruzaran obstáculos como la guerra civil finalmente llegaban a construir una sociedad basada en la ley y el orden.   La visión es, ciertamente, muy distinta a la de los españoles en Hispanoamérica y quizá lo más grave es que sigue resultando en buena medida incomprensible tanto para ellos como para sus descendientes.  Prueba de ello es que, en España, la película se tituló La conquista del oeste porque mis compatriotas no podían entender aquello de la colonización familiar y la supremacía de la ley, pero sí comprendían – y les gustaba – el concepto de conquista. 

Cuando se reflexionan en estos aspectos que acabo de señalar – meras pinceladas – se comprende que la raíz de nuestros males está en la diferente cultura.  Ahora bien, esa situación no es ni irreversible ni irreparable.  Tampoco implica realizar tabla rasa con medio milenio de pasado.  Más bien se trata de seguir el viejo consejo paulino de "examinad todo y retened lo bueno".  De hecho, podemos mantener nuestra maravillosa lengua española; conservar la cumbia, el tango y el fandango; recrearnos en la lectura de Cervantes, la novela picaresca, Lezama Lima, Julio Cortázar o García Márquez; disfrutar del arte expresado a uno y otro lado del Atlántico y A LA VEZ, desprendernos de manera resuelta de aquellos aspectos que han lastrado trágicamente la vida de nuestras naciones.  Sin duda, será una tarea ardua educar a nuestros pueblos para que repudien la mentira y se la hagan pagar a los políticos; para que adopten una visión del trabajo bien hecho y no meramente de compromiso; para que respeten la propiedad privada y no se dejen desviar por los mensajes irrespetuosos y amenazantes hacia la misma tanto si proceden de Castro, Maduro o el papa Francisco; para que instauren una verdadera separación de poderes con independencia judicial; para que comprendan los beneficios de la supremacía de la ley; para que asuman la magnífica idea del "muro de separación" entre la iglesia y el estado defendido por los Padres fundadores de Estados Unidos o para que desarrollen una visión educativa mejor que las experimentadas hasta ahora.   Cuando se llegue a ese punto – no será tarea breve ni fácil – las naciones situadas al sur del río Grande experimentarán un salto político, social, económico y cultural como no han disfrutado hasta la fecha.   Porque, al final, no es la raza, la lengua o la riqueza.  Es la cultura, queridos amigos.

31 Responses to “Es la cultura, querido Carlos Alberto”

  1. Sam Ramos 3 September 2015 at 4:29 pm Permalink

    Mientras leia este gran trabajo que voy a tratar de conservar mientras viva, no he dejado de erizarme cada vez que las palabras del Sr. Vidal coincidian con las tantas ideas, que desde mi poco entendimiento y talento para expresarlas, se me han venido ocurriendo a lo largo de mi vida y que groseramente resumo llamando a nuestro continente America Letrina como tantas veces he hecho aqui en mis malos comentarios.
    Tambien cuando he dicho que la culpa de nuestras malas conductas a la hora de gobernar han sido el resultado de la mala herencia en ese sentido recibida de España.

  2. menendag05 3 September 2015 at 5:31 pm Permalink

    Durante mucho tiempo esta inquietud, de porqué sucede así, me ha resultado un cuestionamiento sin respuesta. En el análisis de las causas y condiciones, quizá por la coincidencia geográfica, he tenido la convicción, de que por alguna razón la climatología podía haber jugado algún papel, dado que la misma implica la generación de hábitos y costumbres y por consiguiente de conductas.
    Confieso que sus razonamientos me resultan convincentes.
    Creo que además compartimos el criterio de que cambiar esta realidad y aunque solo sea acercarla un poco a la de los triunfadores será una tarea larga y difícil, por cuanto la materia prima para conseguirlo, el hombre, es una gran imperfección con algunas virtudes.
    Pericles

  3. RAMSES 3 September 2015 at 11:06 pm Permalink

    “NUNCA PODRAS SACAR UN ALAZAN DE UN PERCHERON. KONRAND LAWRENS PREMIO NOVEL.

  4. RAMSES 3 September 2015 at 11:20 pm Permalink

    RECTIFICACIÓN DEL NOMBRE; KONRAD LORENZ. GRACIAS.

  5. Augusto de la Torre Casas 4 September 2015 at 3:16 am Permalink

    Vidal, como siempre, utópico e inocente. Más que la cultura, la cuestión radica a mi modo de ver en que en la América del Sur el caciquismo y las dictaduras han sido protagonistas del atraso (con relación al Norte) de sus países que no cesan, incluso ahora que no hay dictaduras como hace algunas décadas, la mala administración de la mayoría de estos países hace que se encandile el progreso y se mantengan siempre por debajo de sus vecinos del Norte. Todas esas recomendaciones que hace Vidal dan risa: pretender “meterle” el entendimiento a los jefes y dueños de esos países es como pretender que los Castro acepten de buena gana el capitalismo que pondría en peligro su permanencia en el poder.

    Augusto lázaro

    • Maximiliano 6 September 2015 at 12:56 pm Permalink

      Pero muchas de las actitudes que el autor menciona, los podemos ver tambien en la Europa mediterranea. No es solo el caciquismo, es algo mas y creo que en muchas cosas el autor dio’ en el blanco, aunque la religion sea una relacion quizas indirecta que haya influido en esa actitud,

  6. antfreire 4 September 2015 at 9:25 am Permalink

    Cuando Latinoamerica pase por las experiencias que paso Europa durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, quizas lleguen a comprender el error en que han vivido. Mientras no sea asi tendremos que continuar con los Somoza, los Castros y los Peron, y un pueblo bailando detras de ellos.

  7. rodin 4 September 2015 at 1:07 pm Permalink

    Pareciera que ENROM, EXXON MOBIL y UNION CARBIDE, por ejemplo, son empresas españolas o lationoameicanas. Comienza el articulo muy bien, pero termina en el embuste de norteamerica como paradimma a seguir. Pienso cual es la cultura de la prisión de Guantanamo, y de los desbarates de EXXON Molbil en la serva amazònica, y del napalm en Viet Nam. A este embuste se le ven las costuras.

    • Sam Ramos 6 September 2015 at 5:02 pm Permalink

      Algo para analizar seriamente y con calma….

      Los barcos cargados de inmigrantes que se hunden frente a las costas de Europa están llenos de negros africanos y ultimamente de gentes de los paises donde los islamicos se matan entre si y no de europeos; los miles de personas que mueren cada año intentando atravesar la frontera norte de México son latinoamericanos, no estadounidenses ni canadienses.

      ¿Entonces quienes son los fracasados? ¿Venimos huyendo de los desastres naturales, de la falta de territorios para cultivar, de la sequía, de la falta de recursos en los mares que nos rodean?.

      No, todo lo contrario, a menudo venimos de tierra muy fértiles y de regiones con mucho territorio despoblado y prácticamente virgen.

      Venimos huyendo de nosotros mismos, de nuestras incapacidades como pueblos, del fracaso profundo de nuestra cultura.

      Sin embargo llegamos aquí y comenzamos a tratar de cambiar las cosas, a tratar de imponer leyes, a reclamar que se nos respete y se nos deje imponer nuestra “cultura”, es decir, a tratar de perpetuar la fórmula del fracaso.

      Venimos a criticar a la sociedad norteamericana, a decir que los fracasados y los perdedores son los gringos, que los racistas y los malos son ellos, que los que no saben hacer leyes son ellos, que los que tienen que aprender a convivir son ellos…

      ¡Ellos!, los que no solo no tienen que emigrar por falta de oportunidades, sino que han sabido crear espacios (y no espacios geográficos), y oportunidades para millones de personas provenientes de sociedades profundamente fracasadas de todas partes del mundo.

      Y no solo eso, venimos a amenazarles con que “deja que seamos mayoría y seamos quienes decidamos en las elecciones”…

      ¿Qué significa esa amenaza?, que vamos a poner a un Jorge Ramos cretino como presidente y vamos a convertir a Estados Unidos en otro México? Trescientos años de mayoría parlamentaria absoluta, trescientos años de presidentes mexicanos puros hijos de mexicanos nacidos allí, no han convertido a ese país en un país exitoso

      ¿y entonces queremos venir a enseñarles a los gringos como edificar un país y conducirlo al éxito?….. Por favor, si esto no es de su agrado, lárguense a los países de donde vinieron….y recuerden que :

      ¡ Muerto el perro, se acabó la rabia !

      • Hector L Ordonez 8 September 2015 at 3:57 pm Permalink

        Por lo que veo,tienes cierta admiración por el señor Trump,aunque a veces te contradice-quizás sea tu estilo-y lo bueno es malo y lo malo es bueno,pero acuzar al señor Jorge Ramos de cretino,me parece
        que pasaste la línea.Por ejemplo usted habla de barcos cargados de negros y le agrega lo de africano,mejor hubieras dicho barcos cargados de negros,te hubiera sentido mucho mejor,es cierto que eso pasa,pero hazte una pregunta,son los inmigrantes los culpables
        de esa crisi? Desde que el mundo es mundo,han existido grandes exodos de inmigrantes,ya sean por hambruna,enfermedades,como sucedió con la peste en gran parte de europa y por otras razones,la
        humanidad se ha estado moviendo de un lado para otro en diferentes partes del Mundo,para ti es algo nuevo,pero no lo es! o sea descubriste el agua fría!En el siglo xxi.
        Ahora reviza la Historia,cuando los nativos que vivian en el territorio de los Estados unidos,cual fue el mayor éxodo de colonos
        que llegaron a Norteamérica? Eran europeos,Ingleses,irlandeses,mas
        tarde Italianos etc,etc. Desde mi punto de vista,usted hace referencia a la inteligencia humana,partiendo de su color o lugar
        de nacimiento,pues te equivoca,todos somos humanos y no importa ni el lugar de nacimiento ,ni el color que nadie tenga.
        Los pueblos no son incapaces,son los estados que rigen a los pueblos,ahora con el sistema neoliberal,se vera mas inmigrantes.

  8. Dario Ricardo 4 September 2015 at 2:02 pm Permalink

    Hola. Gracias a Carlos Alberto por regalarnos una visión crítica y comprometida sobre nuestro país. Una lástima que para la gran mayoría que vive dentro de la Isla sea tan escaso el acceso a blogs como estos. Esperemos que la tecnología y las redes terminen por imponerse, y los cubanos puedan informarse como bien les plazca. A Carlos Alberto lo leí por primera vez en mis años universitarios. Un amigo alemán que realizaba estudios etnológicos en la Universidad de la Habana regresó de Europa en uno de sus viajes de vacaciones armado de un libro cuyo título, Viaje al corazón de Cuba, parecía cualquier cosa menos de tirada nacional, a juzgar por la portada que si mal no recuerdo representaba un vehículo, un old-timer, esos carros viejos que transitan la transida Habana las 24 horas, cargado las ingentes cabezas uniformadas del Che, Fidel y karl Marx. Le pedí al amigo me prestara el libro y me lo cedió algo indeciso por 24 horas. Pocas veces he leído un libro de un tirón, pero para quien busca respuestas coherentes a las realidades y encuentra siempre en la literatura ambiente solo victimismo, descontextualización, omisión, exaltación acrítica de sus líderes y manipulación, un libro así no es un libro ya: es un tesoro. No solo lo leí, sino que lo transcribí (apropiándome de 24 horas más hurtadas a mi socio ario) y al regresar a mi pueblo de central azucarero y pescadores al final de aquel año lectivo, lo leí a mi padre, quien como yo y tantos otros, estábamos ávidos de libertad: de información y polémica y debate. Aún conservo las transcripciones en un cuaderno de hojas amarillas por la vetustez y la humedad, pero no dejan de poseer un valor simbólico. Después he leído todo lo que encontrado de Montaner por ahí, en versiones pirateadas, digitales: no nos queda otro camino a los inxiliados. Y los he regalado a todos aquellos que quieren nutrirse de otra visión sobre la problemática cubana. Mis disculpas a Montaner por violar sus derechos de autor, supongo que no le importe. Esta breve introducción para presentarme. Soy un lector asiduo y admirador de Montaner, y un visitante fiel de su blog.

    El punto de Vidal me parece incompleto, pues no explica que naciones de distintas culturas y ajenas por completo al protestantismo sean hoy prósperas. Los gigantes asiáticos son el mejor ejemplo. El elemento cultural puede explicar ciertos aspectos, pero no sirve como herramienta fiable para comprender las causas de la riqueza y de la pobreza. Latinoamérica ha sufrido en el siglo pasado, una nefasta influencia del marxismo que trajo consigo violencia e injerencia del Estado en las economías con resultados espantosos, y ese sería otro elemento insuficiente. Un enfoque a mi entender correcto puede encontrarse en el libro Por qué fracasan los países, de Daron Acemoglu y james A. Robinson. Son las instituciones, dicen los autores. La manera en que se reparte el poder en la sociedad, las libertades que permiten la destrucción creativa y limitan a los poderosos, la igualdad de condiciones, el imperio de la ley. Todo lo que preconiza Montaner en sus análisis.

    Saludos

  9. manuel alvarez 4 September 2015 at 2:03 pm Permalink

    …SOCIEDAD de Ley y Orden pero extremadamente abierta …Ahí está el problema fundamental ..

  10. Ana 4 September 2015 at 3:09 pm Permalink

    Totalmente de acuerdo.

  11. johnny reday 4 September 2015 at 9:24 pm Permalink

    Buen artículo. Pero me sale una pregunta. Como es que Italia, católica, y sobretodo el Véneto católico, demuestran una honestidad tal cual los alemanes, y en las antípodas con respecto, por ejemplo, a Nápoles?
    Como es que la católica Austria es otra Alemania? Por qué Cataluña y Países Vascos son mucho más productivos que los Andaluzos?
    Que la corrupción sea el pecado original de la cultura latina, de eso no cabe duda. Pero creo que ese pecado tenga sus raíces en el mismo mundo latino. La iglesia dió un empujón, con su “Sean humildes, que de ustedes será el Reino de Dios…”.

  12. johnny reday 4 September 2015 at 9:26 pm Permalink

    Me falto escribir “el Norte de Italia”…perdón.

  13. Hector L Ordonez 5 September 2015 at 9:56 am Permalink

    Hay cosas que comparto,con el señor Cesar Vidal y por supuesto otras
    no,por que Francia acabo imponiendo su poder a España? No fue nada de cultura,el gran error de España,cuando se convierte en una superpotencia,fue no crear una industria Belica,lo opuesto de Francia
    e Inglaterra y los EEUU,todo el gran ejercito español dependía de las compras de municiones,arcabuses,cañones y todo el armamento para
    sus ejércitos,que compraban a Francia e Inglaterra y luego mas tarde a los Estados Unidos,estas potencias se dieron cuenta,que para extraerle el oro que España había robado de la america,habia una solución sencilla,aumentandole el precio de las armas que estos vendían a los colonos españoles,y el resultado de esta política acabo
    con el poderío español.Claro una de las consecuencias.
    Hay que tener en cuenta,que con la llegada de España,la mano de obra
    casi un cien por ciento,era de esclavos,no existía ,la maquina de vapor,tampoco el telégrafo y ningún tipo de adelanto técnico,ni tampoco el ferrocarril existía en America,ni tan siquiera el caballo
    como medio de transportación.Los españoles crearon instituciones,o sea
    crearon republicas,aunque siempre bajo el mandato de la corona,e incluso crearon un sistema de educación gratuita e incluso a nivel universitario,por esa razón nuestro apóstol Jose marti,se gradua en filosofía em Madrid,habian partidos opositores donde nadie era perseguidos por sus fines políticos,al no ser que se metieran en problemas. a pesar de sus grades errores España era mas civilizada que
    otras potencias que la derrotaron.

  14. Hector L Ordonez 5 September 2015 at 10:51 am Permalink

    Si ya en siglo xvi y xv11 existía ciertas asistencias de seguridad social inmaginense,que en el siglo xx1 los neoliberales abogan por por eliminar todo eso.Son monstruos.e inhumanos.

  15. José Antonio Vanderhorst Silverio 5 September 2015 at 6:30 pm Permalink

    Como se puede ver en la nota “Lecciones del Juego de la Cerveza ( http://bit.ly/UP16SA ),” pude manifestar que “Una reinterpretación del argumento de Vidal que satisface el de Montaner es el siguiente. A la luz del pensamiento sistémico y de la arquitecturía de sistemas la Reforma protestante fue una reestructuración del sistema que cambió los patrones de conducta que definen la cultura de los que toman decisiones en el sistema, como nos explica Peter Senge en las lecciones que aparecen en el texto principal de esta nota sobre porque cambiar la estructura sistémica.”

  16. Carlos Tarrau 5 September 2015 at 11:43 pm Permalink

    Sr. Cesar Vidal, su analisis es demoledor.
    Me encargare de distribuirlo a mis amistades y conocidos.
    Muchas gracias por hacernos participes de sus conocimientos.
    Carlos Tarrau

  17. Martin 6 September 2015 at 10:45 am Permalink

    Excelente debate, he leído ambos artículos y ahora la saga propuesta por Carlos Alberto del erudito César, a quien sigo hace años por sus profundos conocimientos sobre la Torá y el problema judeocristiano, más a allá de divergencias ideológicas.
    Este tema me ha apasionado desde la más temprana juventud, pero curiosamente en mi caso comenzó desde el lado opuesto, tratando de encontrar un sustrato y sustento al lumpen marginal de la cadena de producción, con lo cual acudí al auxilio de todo iconoclasta, desde el cubanísimo Paul Lafargue, yerno de Max y disertante de Engels en su aporte al marxismo sobre “el Papel del trabajo en la transformación del mono en hombre”, oponiendo su trabajo contestatario más que otra cosa de: Apología de la pereza.
    Me solía apoyar en la procedencia del término “trabajo”, a diferencia de las palabras tarea o labor, proveniente de la palabra latina Tripalium, un instrumento para sujetar animales, que también servía como tortura que consistía en atar a un reo a troncos de madera al suelo, y dicho suplicio se llamaba “tripaliare” .
    Luego solía hacer hincapié en que hasta bien entrado el renacimiento cualquier obra europea que no fuese concebida, expresada y divulgada en Latín, era considerada un berrido, una exclamación gutural del barbarismo centroeuropeo. Erasmo , Bach o Händel lo padecían, Mozart con la Flauta Mágica lo reventó por los aires. Se le tenía incluso más consideración con respecto de la relevancia cultural a las formas eslavas y por supuesto a la bizantinas que a las bárbaras.
    En esto yo buscaba explicar la importancia de Baco o Dionisio con su vid portadora de la alegría, o de Epicuro de Samos en la persecución de los placeres, para resaltar que aunque desde el mismo momento en que el Luteranismo se aparta de la hipocresía de la Iglesia, haciendo más efectivas y escuetas las reglas a sus feligreses, y de algún modo posibles de cumplir, y admitiendo que desde ahí en más el crecimiento y la perfección del europeo nórdico pasó a ser notable, sin embargo el placer, el hedonismo, la arquitectura que contemplaba los espacios “no útiles” sino contemplativos, los parques, las columnas, los soportales, las plantas bajas no aprovechadas desde la Antigua Grecia, pertenecían a la cultura mediterránea, que es la misma que hasta hoy es propietaria del sello de variedad en delicias para el paladar , delicatessen, especias , combinaciones, sabores, salsas, elixires.
    Los pueblos que comieron salchichas y leber son también los que tomaron cervezas y ales, aquellos que elaboraban sus platos para pasar gran parte del día alrededor d e la mesa holgazaneando, conversando departiendo, riendo, enriqueciéndose de la charla, también son los que desarrollaron el vino, era directamente proporcional, cuando más sofisticados eran en los vinos más lo eran en los platos. En las afueras de la París medieval, donde vivían los menos afortunados se hicieron populares las fondas de cerveza.
    Con todo y esto, a los pueblos que denominamos como bárbaros fueron casi todos romanizados, los ingleses por dos veces, el mundo moderno, el mundo del conocimiento, del placer, la ética y la belleza, necesariamente parte de un mundo intervenido por Grecia y Roma a través de esta última.
    El papel de España fue llevarnos a Roma a toda América, y por ello le estaremos eternamente agradecidos.
    Cuando estuve en Thurso, en lo último de Escocia, los lugareños me contaron que en las islas que están más al norte, está la casa más antigua del mundo, tiene cinco mil años, pero sólo algunos nostálgicos muy acérrimos la visitan, ya que no tiene el más mínimo atractivo, es idéntica a la casa donde nació mi abuela materna en una aldea de Burgos, con la parte de abajo para animales y los humanos encima calentándose con los sudores y otras excrecencias de las bestias.
    Los de la isla al norte de Thurso no conocían la columnas, los parques, los baños, el perfume, el sabor, ni hablar de la poesía, del espejo, es cierto que por ende tampoco estaban familiarizados con el uso de “la mentira” ni de “la hipocresía”.
    Pero yo me cuido de condenar la hipocresía occidental que brinda la posibilidad de un perdón inmediato tras el pecado, del otro lado esperan sedientos los fundamentalismos, en los cuales el terreno es estéril para la indisciplina , la improvisación, la insumisión, en una palabra: el individualismo.
    Más que nada el enorme éxito de los nórdicos y los japoneses proviene de la gran cultura del bien común que han sabido cultivar con resultados notables, y de la poca importancia que se le ha dado a la revelación del genio individual, del yo.
    Los cátaros de Languedoc y Occitania, ya hacia el siglo X fueron muy reactivos con la inmensa corrupción existente en la Iglesia romana, proponiendo que todo aquello que desviase la voluntad del religioso de su dedicación al esfuerzo al sacrificio, fuese combatido como una fuerza del demonio, cosa que no gustó nada en el Vaticano donde las grandes fiestas con abundantes banquetes y lujuria se sucedían como una estación desplaza a la otra. Fueron brutalmente reprimidos y exterminados,
    Bien, hoy en día Erasmo de Rotterdam no tendría que publicar en Latín, más bien todo lo que vaya a ser tomado en cuenta debe ser publicado también en inglés, y de ser posible en alemán. También me atrevo a admitir que intelectual y espiritualmente han desarrollado una mejor comprensión del mundo y sus problemas.
    En Europa con frecuencia, al lado de una carretera de montañas, construida con teodolitos, cálculos aéreos, todo tipo de instrumental para determinar el mejor y más practicable paso, se puede ver el discurrir de un milenario camino romano. Nadie encontró nada mejor que ellos en materia de abrirse paso, de Lustitia, de Vid e incluso de Lupas, basta ver en verano la catarsis del hombre luterano en las playas, ciudades, islas, hoteles, del “siestero” Mediterráneo, compartiendo compulsivamente besos y vasos postergados.

  18. Artur Barrera 6 September 2015 at 11:04 am Permalink

    Lo de la conquista me recordó a nuestras izquierdas aún salvajes y resentidas. De todas maneras su Santo Grial para resolver la pobreza y la creencia en Dios nos vendría bien para disculparnos de nuestros semejantes.y de nuestras conciencias. Agradecido

    Sur America, Venezuela, Caracas

  19. José Antonio Vanderhorst Silverio 6 September 2015 at 6:15 pm Permalink

    ¿No será que lo más importante sea no la educación, sino la organización (arquitectura) del sistema? Así explico en mi comentario del 5 September 2015 at 6:30 pm, que luego sintetizo con un tuit que dice “Es el sistema, querido Carlos que influye sobre la cultura. Ver caso del CES Pacto Eléctrico…”

  20. Felipe Manteiga 7 September 2015 at 11:48 am Permalink

    erudita discusion…donde hay muchas palabras en algo se acierta. Si, los Estados Unidos, la colonia penal de Australia y Nueva Zelandia, po ejemplo, llegaron a luz en el desenlace de la Revolucion Comercial, mientras nuestra America Latina continuaba con los restos de un medioevo que no lo era. Otras colonias Inglesas, como India/Pakistan, Afghanistan, Kenya, Ghana, Africa del Sur, o las Antillas Menores, quedaron sumergidas en el mar de la ignorancia. Mas la admiracion a ultranza de todo lo anglosaxon y el desprecio profundo hacia todo lo Latino, da asco. La polarizacion de Nietzche entre Apollo y Dionisio no cala. Digamos que la historia que se me ha revelado es muy distinta a la conocida por estos autores. La dinamica historica, con sus evolucion Darwinista donde los que llegan primero conforman a los retrasados, a veces con sus virtudes, otras con sus lacras, no aparece bien entendida. La masiva corrupcion americana desde el Ante-Bellum del Sur hasta Tedy Rossevelt opaca a todo lo hecho en Latino America hasta la fecha.

    Uno de los instrumentos mas efectivos de la corrupcion latinoamereicana fueron las firmas inglesas, primero, y despues las americanas. Una de las innovaciones mas grandes en desarrollo inclusivdo fueron las organizacion jesuitas en Paraguay, no las corporaciones. Ahora bien, la historia la escribe quien gana. Bolivar y Santander, Rosas y Marti, todos perdieron: Mexico, Centro America y Cuba en particular.

  21. Hector L Ordonez 8 September 2015 at 3:24 pm Permalink

    Es cierto Maximiliano .A si mismo es.
    Gracias por volver al blog.

  22. Ofelia 8 September 2015 at 4:40 pm Permalink

    Muy buen escrito y detallado, muy bueno por Montaner. Yo siempre he pensado que Espana e Inglaterra .las 2 grandes potencias de aquella epoca, fueron las que dividieron al mundo en desarrollo y subdesarrollo. sino fijense las colonias de Espana quedaron en el subdesarrollo hasta nuestros días, sin embargo las colonias de Inglaterra se desarrollaron y prosperaron, hasta estos días, y me refiero principalmente al sur del continente . Yo lo comprobé cuando hice un crucero por las Antillas Menores, las islas que visitamos que fueron colonias inglesas eran mas desarrolladas que las que fueron colonias españolas , no soy socióloga sino una simple persona que me gusta ver las cosas como son y analizarlas hasta el nivel que puedo , pero No se preguntan Uds, lo mismo que yo ???? como es posible esta diferencia de las naciones?????..


Leave a Reply