05 January 2019 ~ 21 Comentarios

España y las coaliciones envenenadas

Por Carlos Alberto Montaner

(Madrid) A España le ocurre lo que al resto del mundo. Está mudando de piel. El planeta se sacude, para mal, el modo de comportamiento y el diseño de la post Segunda Guerra mundial. En España, también para mal, llega a su fin el espíritu de la transición hacia la democracia, ocurrido tras la muerte de Franco en 1975, basado en un tipo de bipartidismo en el que ambas formaciones (socialistas y conservadores) eran europeístas y compartían la creencia de que la solución a los quebrantos económicos estaban en el mercado y la propiedad privada.

Fue ese bipartidismo el que trajo al poder al socialista Felipe González, quien durante los 14 años que gobernó privatizó las empresas estatales creadas por el corporativismo franquista, pidió el voto para entrar en la OTAN, y fue un ardiente anticomunista durante el fin de las dictaduras marxistas en Europa.

Fue al compás del espíritu de la transición que José María Aznar, en los ocho años que ocupó la Casa de Gobierno, mejoró sustancialmente los índices económicos del país y consiguió el mayor grado de desarrollo relativo jamás obtenido por la nación, logrando que España participara del euro, mientras anudaba los más íntimos vínculos militares con Occidente.

Hoy el bipartidismo se ha escindido en seis porciones electorales que andan a la greña y necesitan pactar para llegar a la Moncloa: socialistas, comunistas y nacionalistas locales (la coalición que actualmente gobierna); y la oposición que, de acuerdo con las encuestas y las recientes elecciones andaluzas, constituye la mayoría del país: conservadores, liberales y españolistas de derecha parecidos al trumpismo.

Son coaliciones envenenadas. El PSOE de Pedro Sánchez ha cometido el inmenso error de pactar con los comunistas de Podemos y de Izquierda Unida, y con los independentismos locales (catalán y vasco), con tal de alcanzar el poder a cualquier costo. De la misma manera que los conservadores del PP y los liberales de Ciudadanos se aliarán a Vox, los españolistas a ultranza que utilizan a Steve Bannon (el estratega de Trump) como su asesor político.

¿Era posible otro tipo de coaliciones? Por supuesto: debieron unirse los constitucionalistas. Dependía de la seriedad con que se percibiera la Constitución de 1978, el gran documento que resumió el proceso de transición iniciado a fines de 1975.

Hay partidos realmente constitucionalistas (los conservadores, los liberales, los socialistas), y los hay que solo respetan las normas constitucionales de manera estratégica a la espera de poder derribar el edificio institucional que sostiene a la España actual (los comunistas, los independentistas locales y, en gran medida, los ultraespañolistas).

Ante una tesitura parecida la alemana Ángela Merkel trazó las bases de una gran coalición entre la democracia cristiana y la socialdemocracia, esto es: entre los conservadores y los socialistas. Esa coalición ha sostenido la vida política germana durante un buen periodo, expresando el criterio de la mayoría de los alemanes.

¿Podían hacer esto los españoles? Naturalmente. Esas coaliciones las inventaron ellos. De alguna manera, fue lo que hicieron, de un modo mecánico, en el último tercio del siglo XIX, tras la restauración de los borbones, cuando Cánovas del Castillo, dispuesto a terminar con el desorden del sector público, echó las bases de un cierto bipartidismo que erró en no saber crear las condiciones para el autogobierno o, llegado el caso, para la independencia de las colonias.

De todos los problemas que tiene España el más peliagudo es el de los independentismos. Esa es la mayor dificultad para crear la gran coalición. En Cataluña algo menos de la mitad desea poner tienda aparte. (En el país vasco, según las encuestas oficiales, apenas alcanzan el 21%). No es posible gobernar serenamente con casi la mitad de los catalanes deseosos de encontrar su propio rumbo, pero tampoco es moralmente admisible abandonar a la otra mitad de los catalanes que se sienten, primordialmente, españoles.

La solución está en la democracia, para lo cual habría que reformar la Constitución. Hay que admitir, humildemente, que el contorno de las naciones no es eterno, pero tampoco puede dejarse a las volubles mayorías simples que tomen las decisiones, para que no se produzca el triste espectáculo del Brexit, donde hoy la mayoría de los británicos quiere otro referéndum para regresar a la Unión Europea. La mayoría simple es la receta para incendiar la pradera.

Las decisiones trascendentes, como formar o no parte de España, deben tomarlas los catalanes (o cualquier otra región) por mayorías cualificadas de un 60% del censo, en votaciones obligatorias, y durante dos legislaturas diferentes, para impedir que un problema coyuntural determine el destino de la región y afecte a las generaciones venideras.

Si en esas condiciones los catalanes eligen separarse de España, como sucede con los quebecois en Canadá o los escoceses en el Reino Unido, lo razonable es permitirles que hagan las maletas y desearles muy buena suerte. Ese no será el fin del mundo. Ni siquiera el fin de España.

21 Responses to “España y las coaliciones envenenadas”

  1. joseluis 5 January 2019 at 11:58 pm Permalink

    El problema que tiene ibero América, países con unos recursos naturales increíblemente prodigiosos, es la cultura española, fue la enseñanza que recibieron los criollos descendientes, los aborígenes de centro y sur América, los negros traídos de África. La misma transcendencia histórica de los anglos zanjones: Criollos descendientes, aborígenes y negros traídos de África.
    ¿Por qué la cultura y la educación funcionaron con los anglos? Y no con la cultura española.
    Ahí lo están viendo, un castrochavismo en España con podemos, y con seguidores.
    Ustedes pudieran imaginarse que todo centro y sur América hubiesen sido colonizados por los anglos zanjones. Norte América y sur América, y todo el continente americano fuera el mundo.
    José Martí dijo: la verdad es para decirla, no para ocultarla. Hoy Marti, es para aquellos que quieren nublar y castigar la libertad de decir la verdad. Martí es para estos incoherentes, para estos charlatanes, de ideas trastornadas, de “pensamientos” nebulosos y siquiátricos, pues: transfobicos, homofóbicos, islamofobiliocos, xenofóbicos y todo ese cantinfleo creado por el absurdo. Martí fue un admirador de los anglos, de Estados Unidos. Martí siendo un descendiente español, rechazó su decencia, y se enfrentó a ella, y le costó la vida. Toda esta ideología incoherente, con nombres estrambóticos está entrando en Estados Unidos.

    • Pablo Ortega 6 January 2019 at 10:01 am Permalink

      Que Marti era pro-anglo? En que parte de la Historia esta por que jamas conoci esa parte de Jose Marti,vivi en el Monstruo y conocí sus extrañas a quien se refería? Revisa la Historia Compay,entonces su punto de vista si no hubieran traídos negros esclavos y otros grupos etnicos que se supone que se refiere a eso,la America hubiera sido un Continente mas prospero? eso mismo pensaron los Españoles y eliminaron a millones de indigenas en Norteamérica casi a exterminarlos o no fue así? Usted comenta de Homofobicos,Islamofobiliocos
      perdonen por mi ignorancia Compay no se que es eso.quizas eso pueda aclaralo un medico que anda en este Blog pero yo no,Xenofobicos para decirte verdad todas esas cosas se me parece a un personaje actual de la Politica de los EE.UU no estarás hablando de Trump? tiene mucha similitud.

      • Pablo Ortega 6 January 2019 at 10:04 am Permalink

        Me referia a Islamofobilioco disculpe de Medicina o de esa palabra no se que significa Compay.

  2. Manuel 6 January 2019 at 7:43 am Permalink

    José, (joseluis arriba comentando)

    Martí (M) admiraba todo de EEUU, su sistema (pero le veía las manchas, no era un ciego o tonto) y sobre todo su independencia. Quería M todo eso para Cuba. Se dió cuenta que así como las 13 Colonias tuvieron q luchar por ser independientes y luego crecer, para ser realmente independientes hay q crecer y hacerse fuertes, Cuba debía imitarlas y ser una gran promotora de la unión de Nuestra América. Una unión q nunca ha sido posible, quizá lo sea en 100 años, cuando hayan seguido varios de sus países un camino de properidad que solo Chile y algun que otro parecen estar empezando a recorrer. Entonces como hay unión Europea, habrá una iberoamérica fuerte que pueda velar por sus intereses regionales, de su gente, frente a los colosos del norte, del Este y del Oeste; si antes no se la traga alguno de ellos, o reparten entre si. Todo esto vió Martí hace 130 años y esto lo movilizó ha hacer todo cuanto hizo en sus décadas de exilio.
    Que los comunistas y mediocres sólo vean hablen de su parte Independentista y No de su Republicanismo y admiracion del sistema norteamericano dice todo de la claña de esos elementos, hasta el punto que en Cuba llegaron a desaparecer el tomo de sus Obras Completas donde criticana este modo “socialista” de ver las cosas y hacer país y política y se martillaba a diario su parte Independentista… ya sabemos, al estilo bien aprendido de Goebbels.

    • Luis Moreno 6 January 2019 at 7:53 pm Permalink

      Martí fue anti-estadounidense en gran medida y aunque vivió en USA jamás llegó a entender y mucho menos comprender la democracia de este país, que por supuesto tenía defectos y dos grandes manchas, la esclavitud y el exterminio de los aborígenes, pero que era la única democracia del planeta en ese momento y que después fue evolucionando hasta llegar a ser lo que es USA hoy día. Por supuesto que es injusto e imposible pensar que Martí tuviese esa luz larga como si la tuvo Tocqueville sobre los USA, pero Martí en uno de sus escritos propone que sea nada menos que Cuba, que en esos momentos luchaba por su independencia de España, la que el suponía y quería que fuese la que detendría la, según él, catástrofe que representaba la penetración de USA en la recien liberada Latinoamérica, con su inmensa fuerza por ser ya una superpotencia en aquellos momentos. Los cubanos, siempre exagerados, muy subjetivos y autocomplacientes, excentos totalmente de auto-introspección y con total desconocimiento de los límites sobre cualquier materia o asunto, hemos exagerado siempre con desmesurada elocuencia y falaz convencimiento el real aporte y actuación de Martí y en general de todas aquellas figuras públicas cubanas desde la época del padre Varela y/o quizás desde antes. Tan es así que recuerdo como se puso siempre en boca de Hatuey, antes de ser quemado vivo en la hoguera, aquella frase de que si los españoles iban al cielo el no quería ir allí. Siempre me pregunté como era posible que ya en esa época, recien llegados a Cuba los colonizadores, existiesen traductores del dialecto indio aborigen dominicano (Hatuey era taino y procedía de la isla La Española) al español cervantino. Así de poco serio somos y continuamos siendo desgraciadamente. No por gusto llevamos 60 años de castro-comunismo tropical y sandunguero, para corroborar con nuestra irresponsabilidad, incuria, desidia y sobre todo estupidez la frase que dice y establece que: “-los pueblos tienen los gobiernos que se merecen-“.

      • Julian Perez 6 January 2019 at 8:46 pm Permalink

        Luis, coincido totalmente con esa evaluación.

        Solamente una puntualización… La proclama de emancipación de Lincoln fue en 1862. Martí tenía 9 años… No debe haber estado la esclavitud entre los defectos que le vio a Estados Unidos pues ya no existía en tiempos de Martí.

        A mí también me parece que, en efecto, Martí nunca entendió Estados Unidos. Pruebas de ello hay bastantes. Es por eso que la dictadura cubana ha podido citarlo para su conveniencia. Pero no estaba nada solo en esa falta de comprensión. Tocqueville y Chesterton constituyen la excepción, no la regla.

        • Luis Moreno 7 January 2019 at 4:19 am Permalink

          Es cierto que cuando la proclamación de abolición de la esclavitud Martí era un niño, pero después supo que la esclavitud sobrevivió a la proclamación de la independencia y de la constitución sin haber resuelto ese asunto tan grave y feo. El mantenimiento de la esclavitud después de la independencia de USA fue una canallada y será una mancha imborrable de su historia, al igual que el casi exterminio de los indios. Los abusos, iniquidades, desprecio, brutal discriminación, etc. contra los negros y los aborígenes se mantuvo hasta bien entrado el siglo XX (Johnson proclamó la Ley sobre los Derechos Civiles en los 60’s del siglo pasado). Martí conocía la historia y la esclavitud de los negros por supuesto que tuvo que tener un gran peso en la manera en que enjuició a Estados Unidos, pues cuando vivía y trabajaba en New York tuvo contacto con la feroz discriminación que existía contra el negro, sobre todo en los estados sureños donde la mayoría de los gobernadores eran del partido demócrata y fomentaban la no integración, la discriminación, etc. Ahora estos hipócritas dicen ser los “progres” de USA.

          • Julian Perez 7 January 2019 at 6:03 am Permalink

            Luis

            >>fomentaban la no integración, la discriminación, etc. Ahora estos hipócritas dicen ser los “progres” de USA.

            No puedo estar más de acuerdo. Y yo no hablaría en pasado: la siguen fomentando. La discriminación positiva es también discriminación. La acción afirmativa es racista. La batalla que libran ahora contra la llamada ¨apropiación cultural¨ es una batalla contra la integración.

            Pero no habría habido unión si se intenta abolir la esclavitud cuando la independencia. Los estados sureños no habrían firmado la constitución. Aunque ahora los quieren pintar como hipócritas esclavistas, los fundadores estaban en contra de ella, incluso los sureños como Jefferson, que la llamó en sus escritos ¨depravación moral¨ que conspiraría contra la supervivencia de la unión (tenía razón). Cierto es que conservó sus esclavos, al igual que Washington, pero no se les puede equiparar con los sureños que lucharon por perpetuar la institución, como lo ha hecho incluso el presidente Trump, pues el conocimiento de la historia no es, ni remotamente, una de sus virtudes (no es que tenga demasiadas).

            Durante todo un siglo se intentó que, al menos, no se expandiera (el compromiso de Missouri fue uno de esos intentos) y eventualmente se extinguiera. No ocurrió así. Los sureños, por el contrario, trataban de expandirla. Sí, en su momento, a mediados del siglo XIX, apoyaron la independencia de Cuba y su anexión a Estados Unidos, fue porque contarían con un estado esclavista más, inclinando la balanza a su favor.

            Lo de contar inicialmente a los esclavos como 3/5 para los votos electorales, que ahora se quiere pintar como racista y que definía a los esclavos como 3/5 de persona era en realidad todo lo contrario: su intención era quitar fuerza electoral al sur. Los esclavistas bien hubieran querido que se contara a los esclavos como unidades para la distribución de los votos electorales. Así tendrían más.

            De hecho, Lincoln no contaba inicialmente con poder eliminar la esclavitud. Los sureños se lo facilitaron cuando fueron ellos quienes iniciaron las hostilidades con el ataque a Fort Sumter.

          • Julian Perez 7 January 2019 at 7:21 am Permalink

            >>Sí, en su momento, a mediados del siglo XIX, apoyaron la ibdependencia de Cuba y su anexión a Estados Unidos, fue porque contarían con un estado esclavista

            Voy a ser más específico pues me gusta serlo en lo que escribo: Narciso López tenía apoyo sureño. Pero no lo tuvo del entonces presidente Zachary Taylor que, aunque sureño y poseedor de esclavos, estaba en contra de la expansión de la esclavitud.

  3. Manuel 6 January 2019 at 7:49 am Permalink

    Martí (M) admiraba todo de EEUU, su sistema (pero le veía las manchas, no era un ciego o tonto) y sobre todo su independencia. Quería M todo eso para Cuba. Se dió cuenta que así como las 13 Colonias tuvieron q luchar por ser independientes y luego crecer, para ser realmente independientes hay q crecer y hacerse fuertes, Cuba debía imitarlas y ser una gran promotora de la unión de Nuestra América. Una unión q nunca ha sido posible, quizá lo sea en 100 años, cuando hayan seguido varios de sus países un camino de properidad que solo Chile y algun que otro parecen estar empezando a recorrer. Entonces como hay unión Europea, habrá una iberoamérica fuerte que pueda velar por sus intereses regionales, de su gente, frente a los colosos del norte, del Este y del Oeste; si antes no se la traga alguno de ellos, o reparten entre si. Todo esto vió Martí hace 130 años y esto lo movilizó ha hacer todo cuanto hizo en sus décadas de exilio.
    Que los comunistas y mediocres sólo vean/hablen de su parte Independentista y No de su Republicanismo y admiracion del sistema norteamericano dice todo de la calaña de esos elementos, hasta el punto que en Cuba llegaron a desaparecer el tomo de sus Obras Completas donde criticaba este modo “socialista” de ver las cosas y hacer país y política y se martillaba a diario su parte Independentista… ya sabemos, al estilo bien aprendido de Goebbels que ha sido tan efectivo que es dificil encontrar un cubano de menos de 50 años que no crea que Martí era Comunista y adoraría to la chapuza de los Castro. Así de efectiva es la propaganda fascistoide.

  4. Manuel 6 January 2019 at 10:06 am Permalink

    Martí (M) admiraba todo de EEUU, su sistema (pero le veía las manchas, no era un ciego o tonto) y sobre todo su independencia. Quería M todo eso para Cuba. Se dió cuenta que así como las 13 Colonias tuvieron q luchar por ser independientes y luego crecer, para ser realmente independientes hay q crecer y hacerse fuertes, Cuba debía imitarlas y ser una gran promotora de la unión de Nuestra América. Una unión q nunca ha sido posible, quizá lo sea en 100 años, cuando hayan seguido varios de sus países un camino de properidad que solo Chile y algun que otro parecen estar empezando a recorrer. Entonces, como ha habido por ejemplo unión Europea, habrá una iberoaméricana, fuerte, para que pueda velar por sus intereses regionales, de su gente, frente a los colosos del norte, del Este y del Oeste; si antes no se la traga alguno de ellos, o reparten entre si. Todo esto vió Martí hace 130 años y esto lo movilizó ha hacer todo cuanto hizo en sus décadas de exilio.
    Que los comunistas y mediocres sólo vean/hablen de su parte Independentista y No de su Republicanismo y admiracion del sistema norteamericano dice todo de la calaña de esos elementos, hasta el punto que en Cuba llegaron a desaparecer el tomo de sus Obras Completas donde criticaba este modo “socialista” de ver las cosas y hacer país y política, y se martillaba a diario su parte Independentista… ya sabemos, al estilo bien aprendido de Goebbels, que ha sido tan efectivo que es dificil encontrar un cubano menor de 50 años que no crea que Martí era Comunista y adoraría to la chapuza de los Castro. Así de efectiva es la propaganda fascistoide. Y mucho q tuvo q ver la chapuza de los gobiernos, intervenciones de USA y dictadura pre 1959. De estas dos artimañas nos han alimentado por 70 añod!
    Por eso llevarán tanto en el poder y aún má todavia, con la siempre torpe ayuda de los millones de tontos q tanto abundan en todo el mundo

  5. Manuel 6 January 2019 at 10:18 am Permalink

    Martí (M) admiraba todo de EEUU, su sistema (pero le veía las manchas, no era un ciego o tonto) y sobre todo su independencia. Quería M todo eso para Cuba. Se dió cuenta que así como las 13 Colonias tuvieron q luchar por ser independientes y luego crecer, para ser realmente independientes hay q crecer y hacerse fuertes, Cuba debía imitarlas y ser una gran promotora de la unión de Nuestra América. Una unión q nunca ha sido posible, quizá lo sea en 100 años, cuando hayan seguido varios de sus países un camino de properidad que solo Chile y algun que otro parecen estar empezando a recorrer. Entonces, como ha habido por ejemplo unión Europea, habrá una iberoaméricana, fuerte, para que pueda velar por sus intereses regionales, de su gente, frente a los colosos del norte, del Este y del Oeste; si antes no se la traga alguno de ellos, o reparten entre si. Todo esto vió Martí hace 130 años y esto lo movilizó ha hacer todo cuanto hizo en sus décadas de exilio.
    Que los comunistas y mediocres sólo vean/hablen de su parte Independentista y No de su Republicanismo y admiracion del sistema norteamericano dice todo de la calaña de esos elementos, hasta el punto que en Cuba llegaron a desaparecer el tomo de sus Obras Completas donde criticaba este modo “socialista” de ver las cosas y hacer país y política, y se martillaba a diario su parte Independentista… ya sabemos, al estilo bien aprendido de Goebbels, que ha sido tan efectivo que es dificil encontrar un cubano menor de 50 años que no crea que Martí era Comunista y adoraría to la chapuza de los Castro. Así de efectiva es la propaganda fascistoide. Y mucho q tuvo q ver la chapuza de los gobiernos, intervenciones de USA y dictadura pre 1959. De estas dos artimañas nos han alimentado por 70 añoS!
    Por eso llevarán tanto más en el poder y aún más todavía, con la siempre torpe ayuda de los millones de tontos q tanto abundan en todo el mundo, los más importantes, por influyentes, de todos: el congreso y preSIDEnteS de los EEUU, que han sido la ayuda mayor para que los castro duraran más de 60 años y el castrismo 120

    • Luis Moreno 7 January 2019 at 4:49 am Permalink

      Actualmente, y vergonzosamente por mucho tiempo ya, somos los propios cubanos los que mantenemos a la dictadura castro-comunista de Cuba, ¿o no?. De Hialeah y del resto del condado Miami-Dade fluye una gran parte de los miles de millones que hacen fuerte a esta dictadura y le permite patearnos el culo a diario a los cubanos de allá y a los de aquí, ¿o no?. He ahí el por qué digo que es nuestra irresponsabilidad, desidia, incuria, hipocresía, falta extrema de verdaderos principios, de dignidad, de ética, etc., etc. la que mantiene a una tropa de cuatreros y malechores gobernando en nuestro país. Que existen y han existido excepciones de cubanos que se han opuesto y aún hoy se oponen a la dictadura y han padecido prisión, todo tipo de maltratos y abusos y la muerte es cierto, pero también es cierto que ni allá ni aquí les prestamos mucha atención ni apoyo ni nos interesa saber que hicieron antes y lo que hacen ahora. Es parte de nuestro egoismo y feroz individualismo como pueblo y sociedad, ¿o no?. Jorge Mañach fue casi desconocido en la anterior república y ni hablar de la actual dictadura. Así somos y así seremos mientras no nos dispongamos como pueblo a practicar la introspección y la autocrítica severa a nuestro comportamiento como gente y nación.

  6. Manuel 6 January 2019 at 11:46 pm Permalink

    Julián,

    Martí abogaba por una República educada, digna, fuerte como única manera de ser realmente independiente del coloso norteños.
    Ud dice q hay pruebas de que esto es equivocado y Martí no entendio a eeuu. Todo esto me parece pura especulación, pués el verdadero Martí estadista no fue posible, fue posible en cambio el Estrada Palma estadista. Creo que Martí hibiera sido un tremendo presidente, mucho mejor que Palma, que degeneró al volverse un manipulador, quizá Martí hubiera manejado mejor a sus oponentes y sobre todo a su amigo el gobierno de usa.
    Pero como nada de esto fue posible, sólo nos queda que cada cual se haga una idea. Yo no concuerdo con ud ni con joseluis en eso de q el genio cubano no entendio a usa. Estoy curioso en saber porque opinan así, pues nunca he leído una crítica seria q afirme q el cubanito era un despistado sino todo lo contrario.

    • Julian Perez 7 January 2019 at 6:14 am Permalink

      Manuel

      La carta a Manuel Mercado no se la inventaron los comunistas: él la escribió. Si Martí temía que se extendieran por las Antillas los Estados Unidos no era precisamente un admirador del país. Tampoco se inventaron el ensayo ¨Nuesta América¨, que le ponía como frontera norte, el Río Bravo, excluyendo Estados Unidos.

      Se dice en broma de Pepe Antonio que tiene responsabilidad en nuestras desgracias, pues se opuso a los ingleses cuando tomaron la Habana. También Martí estaba más a favor de la herencia hispana que de una eventual influencia anglosajona.

      • Julian Perez 7 January 2019 at 6:42 am Permalink

        ¿Que hubiera sido un gran presidente? Sí, no lo niego. Es algo que nunca se sabrá pero me parece altamente probable que fuera así. Pero eso no lo convierte en admirador de Estados Unidos. Enropa abunda en ejemplos de buenos gobernantes que no lo son.

        • Julian Perez 7 January 2019 at 6:53 am Permalink

          Incluso creo que admiraba más a Marx (¨como se puso del lado de los pobres, merece honor¨) que a Estados Unidos.

  7. Manuel 6 January 2019 at 11:46 pm Permalink

    Dije joseluis, quise decir Luis Morenk

  8. Manuel 6 January 2019 at 11:47 pm Permalink

    Moreno

  9. Manuel 7 January 2019 at 11:03 am Permalink

    Moreno, 100% de acuerdo con ud, solo que ud no parece ver que eso es en esencia el Castrismo: hacer que la mayor cantidad posible de ilusos de un modo u otro colaboren con los pandilleros/mafiosos que gobiernan nuestro archipielago

    Julian,
    Marti demostro siempre tener una enorme EI (emotional inteligence), fijate que despues de la perreta, siendo un adolescente, de sus primeros escritos, fue madurando enormemente y no hubo nadie como el para sacar de los bolsillos de los cubanos los recursos materiales que aparejado a un verbo inigualable sacarnos a espana de encima; pero como buen pensador, sabia que usa vendria a llenar tanto vacio que habia en nuestro pueblo/pais (llevado al extremo luego por el bueno de Weyler).
    Habia una dicotomia en la epoca: o eras anexionista o no; el nunca lo fue: sufrio demasiado los desmanes de espana, pa venir a padecer los de usa. Para ud esto es no comprender a usa?
    Por otro lado, luego de decir que que marx merecia honor, tambien dijo que toda la gloria del mundo cabia en un grano de maiz, por tanto poco honor habria tambien en ese grano; y recuerde el alegato formidable que hizo a continuacion de decir esa frase, donde de modo magistral concuerda con el autor del libro que el comentaba y adivino todo en lo que degeneraria una sociedad como la que se implanto en el campo socialista europeo, cuba, norcorea, china de mao, venezuela chavomadurista, … Tambien me asombra Julian que no repararas en eso.

    De todo modos no creo que naide cambie la opinion de los demas, y menos de una persona tan asentada como ud. Solo que, como ha dicho Ramiro, es muy bueno poder hablar de temas que uno no tiene mucha ocasion de hablar, y menos con personas tan bien informadas.

  10. Manuel 7 January 2019 at 12:00 pm Permalink

    The EI skills are 5:

    Self-awareness-knowing one’s strengths, weaknesses, drives, values, and impact on others

    Self-regulation-controlling or redirecting disruptive impulses and moods

    Motivation-relishing achievement for its own sake

    Empathy-understanding other people’s emotional makeup

    Social skill-building rapport with others to move them in desired directions

    We’re each born with certain levels of EI skills. But we can strengthen these abilities through persistence, practice, and feedback from colleagues or coaches.


Leave a Reply