25 February 2016 ~ 3 Comentarios

Evo derrotado. ¿Por qué? ¿Qué viene ahora?

evo-morales-pierde

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Vea en Youtube

3 Responses to “Evo derrotado. ¿Por qué? ¿Qué viene ahora?”

  1. Albert 26 February 2016 at 12:12 am Permalink

    Al menos políticamente, vuelta a los 80. Las únicas dos satrapías que sobrevivirán a esta ola anti-populista serán la de los Castro (por tiempo limitado, porque las parcas pronto harán su trabajo), y la del binomio esotérico / pseudo religioso de los Ortega-Murillo. A estos últimos les quedan unas cuantas décadas en el poder, y no por que cuenten con el favor popular -aunque si lo reflejan las encuestas amañadas-, sino porque controlan todos los resortes del poder, en el país más pobre del mundo hispano; y con esos gobernantes, así seguirá per sécula seculorum.

  2. Hector L Ordonez 26 February 2016 at 1:02 pm Permalink

    todo es importante,pero no veo ningún comentario,sobre el ultimo debate Republicano.Hay descontento.

  3. Sam Ramos 28 February 2016 at 9:06 am Permalink

    Un referendo contra la democracia por Salvador Sostres publicado en el ABC de España

    Los golpes de Estado modernos se dan mucho más con referendos que con armas
    Los referendos son la estrategia de los que quieren saltarse la democracia. Hugo Chávez destruyó Venezuela a golpe de referendo. Evo Morales quiso perpetuarse en el poder, burlando la ley, con un referendo que afortunadamente perdió.

    El independentismo quiere un referendo porque no tiene ni la inteligencia ni la fuerza para cambiar la ley; y hace ver que habla en nombre de la democracia cuando ni el 50 por ciento de los catalanes votó a partidos secesionistas. Franco era un maestro organizando referendos, y aquellas consultas eran exactamente lo que el Caudillo pensaba de la democracia.

    A Pedro Sánchez no le interesa lo que quieren los españoles, ni los votantes socialistas. La democracia le derrotó estrepitosamente el 20 de diciembre, cuando obtuvo los peores resultados de la historia reciente PSOE. La democracia le enseñó a Pedro Sánchez el camino de la gran coalición, o el de la dimisión, pero él tiene otros planes.

    Lo que el candidato socialista está intentado, con sus pactos que no suman y sus referendos populistas, es precisamente subvertir la democracia que tanto reclama para prescindir del reglamento interno de su partido, y como Chávez o como Franco utilizar las bajas pasiones de la masa para salirse con la suya, a pesar de lo que en su día dijeron las únicas urnas legítimas.

    Felipe González reconoció, pasados los años, que no hizo bien escondiéndose tras el referendo de la OTAN, y que tendría que haber asumido la responsabilidad política de tomar una decisión contraria a la que había prometido durante la campaña electoral.

    Los golpes de Estado modernos se dan mucho más con referendos que con armas. Desde febrero de 1981, nadie en España intentaba gobernar sin haber ganado las elecciones. En lugar de pistolas, esta vez tenemos la pantomima de estas urnas falsarias; y el insólito anunciar pactos de perdedores, que además no alcanzan el número de diputados necesarios, como si constituyeran la coronación de la democracia, y el Partido Popular fuera poco menos que fascista por no sumarse humillantemente a tan grotesco espectáculo.

    Conocemos a los tipos como Pedro Sánchez, y sabemos lo que hacen. También sabemos lo que nos costó recuperar la democracia y que la libertad casi nunca desaparece de golpe sino que nosotros mismos la vamos asfixiando cuando cedemos en los detalles aparentemente sin importancia.

    Conocemos a los de los referendos, y el daño que hacen.


Leave a Reply