23 August 2017 ~ 1 Comentario

FORO: “Radicalismo Islámico en las Américas” organizado por el InterAmerican Institute for Democracy

One Response to “FORO: “Radicalismo Islámico en las Américas” organizado por el InterAmerican Institute for Democracy”

  1. Ramiro Millan 24 August 2017 at 8:02 am Permalink

    No hay que dejarse engañar por las excusas para interpretar al radicalismo islámico y su consecuencia, el terrorismo.
    El Islam es la excusa para justificar las acciones a las que los conduce una poderosisisma y subconsciente fuerza interna que se traduce en la envidia primero y en resentimiento y odio después.
    El Islam es el equivalente de las teorías anti imperialistas de los latinoamericanos para justificar el rechazo (con odio las más de las veces) a los Estados Unidos muy frecuente de ver en los años de la intromisión norteamericana en Latinoamérica durante los años de la guerra fría.
    Rechazo y odio que ya está absolutamente demostrado carente totalmente de cualquier certeza o veracidad y que solamente una envidia crónica a la suntuosa vida “americana” puede explicar este fenómeno.
    Envidia fuertemente estimulada por la otra cara de la misma moneda que representa a este primitivo mecanismo, me refiero a la codicia.
    La codicia de los británicos primero y los norteamericanos y otros europeos después con sus intromisiones en Oriente Medio para hacer pingues negocios (generalmente y obviamente relacionados al negocio petrolero) aprovechando la debilidad intrínseca de esos pueblos dada su enorme discapacidad para organizarse que los obligaba y aún obliga a aceptar cualquier negocio extranjero con tal de financiarse y sostener sus gobiernos.
    La envidia que refleja ese 30% de la población que hace referencia uno de los conferencistas, que si no puede ser elaborada degenera en odio y resentimiento.
    Desde ahí, el paso siguiente es un acto terrorista.
    Si se quiere evitar el terrorismo, hay que actuar sobre estas dos variables.
    Evitar a como de lugar el resentimiento y ello implica en los musulmanes ya instalados en los países ricos, evitar la discriminación a como dé lugar.
    Y en los países de origen, evitar la codicia y de ser posible, desaparecer de esos países como inversores.
    En Latinoamérica, cuando los Estados Unidos estaban muy presentes políticamente en los años de la guerra fría, desencadenar el rechazo a través del imperialismo era fácil y se lo veía por doquier, casi todos los habitantes de cualquier país latinoamericano eran Anti imperialista.
    Terminada la guerra fría y el alejamiento de las injerencias políticas norteamericanas de la región, les sacó totalmente la posibilidad de excusarse en esa treta para justificar esa envidia reprimida al punto que cuando hoy escuchamos a Maduro escudarse en un supuesto ataque imperialista norteamericano realmente da lástima y vergüenza ajena, nadie le cree.
    Ya nadie detesta a los Estados Unidos (lástima el garrafal error cometido por Trump en éstos días amenazando militarmente a Venezuela).
    Definitivamente hay que concentrarse en esos dos objetivos para disminuir drásticamente el peligro terrorista, en la envidia y en la codicia.
    En la envidia del pobre y desdichado musulmán y en la codicia del aventurero emprendedor occidental.
    “Envidia y codicia, dos armas destructivas”
    razonvsinstinto.blogspot.com


Leave a Reply