08 May 2014 ~ 2 Comentarios

Gabriela Montero. La resistencia venezolana ya tiene su himno

GabrielaMontero

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

2 Responses to “Gabriela Montero. La resistencia venezolana ya tiene su himno”

  1. el inagotable 8 May 2014 at 6:42 am Permalink

    El post de Alejo3399, “Decadencia y caída de Rolandito el desmaya’o” trae a mi memoria los desmayos mas famosos que presencie,

    Amadito se hizo famoso durante cuatro meses, en la primavera y parte del verano de 1970 porque se le caia el machete y se desmayaba o viceversa.

    De manera, que quienes saliamos a la par suya, con febril e identico entusiasmo, para acometer las faenas del corte de canna , con una meta de 140 arrobas de canna cortada, por hombre en plantilla, durante jornadas que podian extenderse hasta 15 o 16 horas diarias, debiamos preocuparnos de aquella guampara que salia despedida y rebotaba en el cemento; ademas de esforzarnos para cubrir el deficit que dejaban las fatigas de Amadito en la norma, – deficit que se acumulaba inexorablemente cada vez que el joven machetero soltaba su afilado instrumento de trabajo y se tendia de bruces emitiendo gemidos agonicos.

    Nunca lograron determiner a ciencia cierta los facultativos de Camaguey, ni los de la Habana que le examinaron luego, si sufria de hipoglicemia, de una Baja o subida de presion o que tipo de rara enfermedad le acometia a Amadito ; pero aquellos desmayos que hicieron historia, y que le valieron el peyorativo mote – pseudonimo o nom de guerre” del fatiguitas, le acometian al politico de nuestra unidad que acostumbraba a entrar en trance y a quedarse atras religiosamente cuando los restantes miembros de su brigada transponiamos el porton del barracon en horas de la madrugada para cumplir , nuestra norma pendiente de ciento cuarenta arrobas de canna cortada, repartiendonos las 140 que Amadito dejaba de hacer.

    Recuerdo que dos de sus camaradas, que luego lo sosteniamos por las axilas; desde la noche anterior tomabamos turno para conducirlo de regreso a su litera donde se tendia sin decir palabra con los ojos cerrados y un rictus de dolor en los labios a la espera de que el sanitario del cuartel aventurara algun diagnostico y le pusiera unas compresas de agua fria en la frente.

    No lo culpen. Durante su primer y unico dia en los campos de Camaguey, no se desmayo, pero sufrio un corte en una pierna,

    “Amado se corto” Amado se corto! LLamen a una ambulancia”, escuche que gritaron.

    Se tomo cuatro semanas de recuperacion y eso de meterse en cama por un mes le enfria en entusiasmo
    da salir a trabajar bajo el sol de mayo al mejor plantado,

    Los medicos tuvieron que esforzarse para agarrar la pequennita herida con un punto. Luego de una larga recuperacion , es cosa natural de que al mas plantado y esforzado combatiente se le enfrie el entusiasmo patriotico y cuando lo llamen a cortar canna caiga en estado de coma.

    Es que cortar canna quemada con el sol de la una de la tarde en aquella zafra de 1970 , era duro como carajo y hay que freconocer que lo que le cuadraba a Armandito era arengar a la tropa, que salia a los cortes cada seis de la mannana para luego empiyamarse.y meterse en su litera a escribir cartas a sus familiares y las encendidas arengas patrioticas que luego nos dirigia. pues Amadito, que solia narrar interesantes anecdotas de un tal Aldereguia, su idolo, era un orador y un lector muy empedernido.

    En sus horas de ocio tambien , se la pasaba, arengando a las tias para qye prepararan las primeras tandas de comida y se las ingeniaba para agenciarse su bandejita extra.

    Creo, no he podido confirmarlo, que este joven llego a Viceministro.

    ?Alguien duda que con semejante historial, Amadito se convirtiera mas tarde en funcionario?

  2. el inagotable 8 May 2014 at 1:14 pm Permalink

    Ultima version

    El post de Alejo3399, “Decadencia y caída de Rolandito el desmaya’o” trae a mi memoria
    a un desmayado famoso que conoci.

    Nos tocaba acometer las faenas del corte de canna , la meta era de 140 arrobas de canna cortada, por hombre en plantilla, durante jornadas que podian extenderse hasta 15 o 16 horas diarias. Curiosamente, Amadito, politico de nuestra unidad acostumbraba a entrar en trance religiosamente cuando transponia el porton del barracon en horas de la madrugada para cumplir su norma pendiente de ciento cuarenta arrobas de canna cortada

    Durante su primer dia en los campos de Camaguey, el unico dia en que no se desmayo, sufrio un corte en una pierna, “Amado se corto” Amado se corto!”, escuche que gritaron.
    Llamen una ambulancia”

    Los medicos tuvieron que esforzarse para agarrar su pequennita herida con un punto. Luego de una larga recuperacion , es cosa muy logica y natural de que al mas esforzado combatiente se le enfrie el entusiasmo patriotico,

    Se tomo, por consiguiente, cuatro semanas de recuperacion Je Je Je

    (Ya no le quedaba ni la marca de la herida) y luego se hizo famoso por su costumbre de dejar caer el machete y detras caerse el, o viceversa.

    Pero yo lo comprendo, Eso de meterse en cama por un mes , durante la zafra de los Diez Millones, creaba addcion y le enfriaba el entusiasmo y el fervor para salir al campo a cualquiera.

    De manera que quienes saliamos del campamento, escuchando sus encendidas arengas “Estamos hacienda patria. Esto es por lo que de la mocha” Los Diez Millones van Y de que van, van”, debiamos cuidarnos del filo de aquella guampara que salia despedida cada vez que Amadito, poniendo ojos en blanco, se desmayaba

    Debiamos , ademas, esforzarnos para cubrir el deficit en la norma que dejaba la rara enfermedad de Amadito – deficit que se fue acumulaba irremediablemente a medida que el muchacho se tendia de bruces emitiendo gemidos agonicos.

    Nunca determinaron los facultativos de Camaguey, ni los de la Habana que le examinaron luego, que tipo de rara enfermedad le acometia; pero aquellos desmayos le valieron el peyorativo mote – pseudonimo o nom de guerre” del fatiguitas.

    Recuerdo que sus camaradas, que por la mannana lo sostenian por las axilas; desde la noche anterior tomaban turno para conducirlo de regreso a su litera donde se tendia sin decir palabra con los ojos cerrados y un rictus de dolor en los labios a la espera de que el sanitario del cuartel le pusiera unas compresas de agua fria en la frente.

    No lo culpen. Es que cortar canna quemada con el sol de la una de la tarde en aquella zafra de 1970 , era duro y hay que freconocer que lo que le cuadraba a Armandito era arengar a la tropa para que saliera a los cortes cada seis de la mannana para luego empiyamarse y meterse en su litera a escribir encendidas proclamas.

    Amadito, solia ademas narrar interesantes anecdotas de un tal Aldereguia, su idolo, y era un lector muy empedernido.

    Recuerdo que al final de los cuatro meses, le dieron al inagotable un carnet que acreditaba que habia cortado catorce mil arrobas. Me parace que mas o menos logre mi norma.

    Por su parte, Amadito en los cuatro meses que duro de Zafra se leyo novecientos libros.

    Durante sus horas de ocio tambien , se la pasaba, arengando a las tias para qye prepararan las primeras tandas de comida y se las ingeniaba para agenciarse su bandejita extra.

    Creo, no me consta, que llego a Viceminstro. ?Alguien lo duda, con semejante historial?


Leave a Reply