31 October 2015 ~ 5 Comentarios

Gulliver contra doce mil enanos

por Carlos Alberto Montaner

Gulliver

Cuba 191, Estados Unidos 2. Eso se llama una paliza diplomática. Ciento noventa y un países votaron en la ONU a favor de una resolución presentada por Cuba contra las restricciones comerciales y financieras impuestas por Estados Unidos al gobierno de los Castro desde 1961. Sólo dos naciones se opusieron: Estados Unidos e Israel.

Viene ocurriendo desde hace mucho tiempo. La novedad es que este año el gobierno de Obama lo celebra secretamente, aunque la ley y el sentido común obliguen a la diplomacia norteamericana a rechazar la resolución. El propio presidente había urgido al Congreso a que derogara la medida.

En todo caso, Estados Unidos, realmente, no se defendió. Al fin y al cabo, estas resoluciones de la ONU no son vinculantes. Es pura propaganda dentro de una organización tan desprestigiada que eligió a Venezuela y Ecuador para pertenecer al comité que vigila el cumplimiento de los Derechos Humanos, que es algo así como poner al zorro a cuidar el gallinero. 

Lo interesante es cómo la dictadura de los Castro consigue desviar la atención sobre el verdadero corazón del asunto –la persistencia de una dictadura estalinista derivada del modelo soviético erradicado de Occidente hace un cuarto de siglo—y la coloca sobre una percepción fabricada: una pobre isla asediada por la mayor potencia del planeta. David contra Goliat.

¿Cómo lo logra? Para entenderlo hay que saber que esa pequeña Isla, improductiva y maltratada, menesterosa y pedigüeña, que no le paga a nadie porque malgasta sus recursos, posee una proyección exterior de gran potencia aprendida del KGB: cuenta con unas doce mil personas dedicadas a la tarea de promover las causas elegidas por Fidel Castro y heredadas y seguidas por su hermano Raúl.

¿Cuáles son esas causas? Esencialmente, la denuncia de Estados Unidos y del malvado y explotador capitalismo. Todo lo que se oponga a ese común enemigo es bienvenido: el Irán de los ayatolás, la Libia de Gadafi en el pasado, hoy la Rusia de Putin, el “Socialismo del siglo XXI”. Todo. Cualquier cosa.

¿Quiénes son esos doce mil funcionarios, correa de transmisión de la diplomacia faraónica de Fidel, un narcisista aquejado, como tantos, por la urgencia grandiosa de imponerle su voluntad al mundo?

En primer lugar, la Dirección General de Inteligencia, con sus 1500 oficiales, muy bien formados, regados por el mundo. Cada uno de ellos seduce, recluta o maneja a una docena de contactos locales. Los miembros del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), otro brazo de la inteligencia, presente en todos los países y todos los organismos internacionales. Las 119 embajadas cubanas, con 140 sedes y 21 consulados generales, todos manejados por la Seguridad. Las instituciones académicas, literarias o artísticas que tienen contactos con el exterior y viajan o reciben viajeros. Cualquier pieza encaja en el rompecabezas: un concierto de Silvio Rodríguez, una conferencia en Panamá. Lo que sea.

Total: miles de personas directa o indirectamente vinculadas a la vida política y a las comunicaciones de la mayor parte de las naciones del mundo, y muy especialmente a las de los principales países de Occidente que acaban respondiendo a los dictados de La Habana.  

No cuento, por supuesto a la contrainteligencia. Ese aparato, forjado a la imagen de la Stasi alemana, cuenta en sus filas con el 0.5% de la población, unas 60,000 personas consagradas a la tarea de infiltrar y controlar a los “grupos enemigos” dentro de la Isla, entre los que se incluyen no sólo los demócratas que piden libertades, sino masones, iglesias cristianas, colectivos sospechosos como el LGTB, o los “cuentapropistas” que intentan levantar pequeños negocios caseros para sobrevivir en medio de tanta represión y estupidez.

Tan pronto se da la consigna de sacar la resolución anual de la ONU, ese inmenso mecanismo se pone en movimiento para lograr el objetivo. Siempre hay lazos con las cancillerías y las casas de gobierno aunque formalmente sean enemigas. Cuba cuida esas relaciones personales como oro en polvo.

Todo se utiliza: desde darle tratamiento médico gratis al pariente de un diputado, un general o un jefe de policía local, hasta mandarles sumas importantes de dinero a los candidatos electorales afines, o puros a los jefes de gobierno, o conseguirle un donjuán que le alivie sus querencias genitales a una espía cubana de origen puertorriqueño, como le sucedió a Ana Belén Montes.

Esta señora, condenada a 25 años de cárcel por espionaje,  y cuyo indulto hoy examina el presidente Obama, alcanzó un altísimo puesto en el Pentágono. Su función oficial era reunir todos los análisis de las diferentes agencias e informar a la Casa Blanca sobre la peligrosidad de la Isla, pero la real, la que secretamente ejercía en beneficio de La Habana, era revelar a los Castro las fuentes de la inteligencia norteamericana (lo que costó algunas vidas) y contar la dulce historia de un pequeño e indefenso país que no suponía ningún peligro para la seguridad de Estados Unidos. 

Washington, que ya ha perdido los reflejos que alguna vez tuvo durante la Guerra Fría, no sabe, no puede o no quiere luchar contra ese enemigo. Jonathan Swift, en Los viajes de Gulliver, describe como, al naufragar en Liliput, el capitán Lemuel Gulliver es atado y apresado por una legión de enanitos de 15 centímetros de estatura. Eso le ocurre a Estados Unidos. No es David contra Goliat. Es Gulliver contra 12,000 enanos eficientes. 

5 Responses to “Gulliver contra doce mil enanos”

  1. Jose A Martinez 1 November 2015 at 10:12 am Permalink

    Este consenso, sin embargo, no se forma, afirma Gramsci, porque la clase en el poder sea capaz de generar una “falsa conciencia” —ideología— que haga aparecer ante las otras clases como si se tratara de un ejercicio de ilusionismo, sus intereses como universales, no porque tenga más capacidad de convicción que los demás, sino porque es capaz de estructurar la construcción ideológica de la sociedad alrededor de un sistema cultural estructurado en la hegemonia politica .

  2. Julian Perez 2 November 2015 at 10:54 am Permalink

    Quizás Estados Unidos votó en contra de la resolución porque el representante tenía el celular sin pilas y no pudo recibir instrucciones de la Casa Blanca antes de la votación. Sienta un precedente de no rendición incondicional estilo Obama.

  3. guillermo 3 November 2015 at 5:43 am Permalink

    Creo yo que la percepción última que tiene un país extranjero sobre este asunto es que la gran mayoría (no todos)de los cubanos prefirieron la revolución a la democracia y escogieron, en su momento, un sistema comunista al cual apoyaron y muchos apoyan, lo cual como se sabe tiene unas consecuencias a largo plazo. Nadie vino de fuera (como en el caso de Europa del este), a imponer un sistema ajeno. Bajo esta óptica resumida, ¿ porqué iba un país europeo a apoyar un embargo indefinido?. Por otra parte seguramente piensan, no sin razón, que las nuevas generaciones de cubanos en un ambiente de “no confrontación exterior ” y sin embargo alguno, una vez desaparecidos los jefes históricos, tendrán mas posibilidades de moverse hacia la libertad.

  4. Sam Ramos 3 November 2015 at 1:48 pm Permalink

    Yo no se si son 12,000 enanos pero los 12 que estan mas arriba en la nomenclatura mafiosa del mal gobierno cubano tienen una capacidad inusitada para engatuzar a los extranjeros que quieren invertir en Cuba que es inconcebible para cualquier entendido de las formas de hacer negocios.
    Los motivos que nueven a esos ilusos van: desde la busqueda de ganancias rapidas y sin importarles la moralidad o el grado de colaboracionismo que ello conlleve por mantener al pueblo llano en la ya tan larga sumision y pobreza, hasta la testarudez y deseo de venganza de los Gaitos por el aquello de la perdida de la “Siempre Fiel Cuba” a manos de los Yankis en el siglo XiX. y quieren adelantarsele a los Rubios del Norte cercano, mas ahora que el Mulato les esta tirando la toalla a los malapaga y pedigüeños del Mundo, solo superados por los Palestinos en eso de vivir del ajeno ajeno.

    Miren esto que sale hoy en el blog 14ymedio sobre las nuevas condiciones que el gobierno de Rajoy le esta dando a Cuba: http://www.14ymedio.com/nacional/Espana-Cuba-acuerdo-refinanciar-Isla_0_1882011796.html
    Les deben 210 millones desde el 2000 ademas de todo lo que les quitaron en 1959 y que de ello solo les devolvieron un infimo monto pagado con inodoros y caramelos, y ahora le dan 3 años para empezar a amortizar la deuda que extienden por 10 años mas.

    Mas masoquistas no pueden ser porque no entrenan.

  5. Adolfo 6 November 2015 at 9:29 am Permalink

    Ya son casi 60 años en que las agencias de espionaje del castrismo han penetrado de manera violenta e ilegal en todos los países del mundo, pero en especial en los países de Latinoamerica y en Estados Unidos. Esta fue la primera prioridad de Fidel Castro 24 horas después de apoderarse de Cuba. El espionaje, la maquina de propaganda comunista, y las fuerzas armadas comunistas han sido y siguen siendo los pilares de su regimen, y Castro los considera de importancia vital para que el planeta entero sea algún dia comunista, el viejo sueño que el piensa seguira vigente aun después de la su muerte y la de su hermano.
    Nada ha cambiado. En los años sesenta espias cubanos llegaron a Salta, Argentina, parafines propagandísticos y de adoctrinamiento comunista. Tuvieron éxito, por ejemplo con la creación de cantantes de propaganda comunista como Mercedes Sosa y otros. EN Chile hicieron lo mismo, el resultado fue el cantante comunista Victor Jara. En Estados Unidos espías cubanos infiltran todas la Universidades que pueden para adoctrinar a profesores y estudiantes. Barack Obama es uno de los éxitos mas espectaculares que han tenido. Y ahora, Maduro en Venezuela, Correa en Ecuador, y Morales en Bolivia no hacen sino obedecer lo que les ordenan los espias cubanos que les asesoran.
    Este enorme aparato de espionaje tiene un costo elevadisimo. A los miles de espias hay que comprarles tickets de avion, hay que hospedarles en buenos hoteles, hay que darles de comer comida gourmet, y hay que proveerles de prostitutas la mayoría de las noches. Las espias mujeres no exigen prostitutos hombres pero si dias de relajación en un Spa de lujo. Durante la guerra fria, la factura la pagaba Moscú; ahora Maduro la paga con los miles de millones de petrodolares que le prestan los Chinos.


Leave a Reply