20 February 2021 ~ 18 Comentarios

HOY COMO AYER

Por Carlos Alberto Montaner

Sospecho que Lourdes le puso el título a las memorias de su marido, el Dr. Antonio Guedes. Se titulan Hoy como ayer y fue la última canción de Moisés Simons, el autor de El manisero. Lourdes es la parte musical de la pareja y la mujer que apartó a “Tony” del celibato. Como me dijo Felícito Rodríguez quien, por aquel entonces, también intentaba ser cura: “el comunismo es muy cruel, pero si se une a la castidad llega a ser terrible”. Ambos abandonaron la vida religiosa a bordo de dos muchachas encantadoras, aunque siguieron siendo muy católicos.

La historia se origina en Unión de Reyes, un pueblo de la provincia de Matanzas en el que Tony nació en una familia de clase media. El abuelo era el mago de las locomotoras. Las mantenía funcionando contra viento y marea … hasta que llegó el socialismo. Era mago y hacía grandes trucos, pero no podía hacer milagros. Contra la capacidad destructiva del comunismo no hay quien pueda.

La madre era maestra y el padre bodeguero. Tenía una de las treinta bodegas que abastecían al pueblo. Si uno sustituye la señora estupenda que inspiró a Moisés Simons por la idealizada “Cuba”, no hay duda de que Guedes dio en el clavo. En esas memorias está la Cuba “que no volverá jamás” porque unos bárbaros la han destrozado inútilmente. De las treinta bodegas que existían en el pueblo, hay un par en el que se venden los productos de la libreta de racionamiento, cuando existen, y poco más. Ni cines, ni clínicas, ni pintura. Nada. Un pueblo, que, como toda Cuba, se está cayendo a pedazos tras 62 años de incuria y estupidez.

Estas memorias, sorprendentes por el detalle y la memoria viva, fueron escritas con una impecable redacción, pero sin pretensiones literarias,  para la familia y los amigos. Una obra para las hijas, para los nietos y demás descendientes, pero que deben leer todos los cubanos. Constituye, al mismo tiempo, una acusación formal contra el régimen, y una clara explicación de por qué se marchan los jóvenes de esa isla.

En la amarga década de los setenta, Tony estudió medicina en Cuba hasta que lo atrapó el radar de la Seguridad del Estado. Curiosamente, se le permitió estudiar en la facultad de Medicina, sin abjurar de sus creencias religiosas, hasta que la policía política lo detectó y lo sacó sin contemplaciones de la universidad. Es el único caso que conozco en el que se especifican sin pretextos las razones por las que resultó echado del recinto: por sus convicciones religiosas.

Generalmente, la Seguridad recurre a vagos subterfugios como ser “inmorales” o “inveterados contrarrevolucionarios”, pero casi nunca comete el error de decir a las claras por qué está truncando el destino de una persona joven y prometedora. Se limita a cumplir la consigna “de que la Universidad es para los revolucionarios”, y así les va. El país esta en manos de una burocracia inepta forjada por incapaces que esgrimen argumentos sacados de la vulgata marxista.

Fue entonces cuando lo conocí. Provisto de ese documento, y con unos cuantos años de medicina cursados en Cuba con notas excelentes, llegó a Madrid en el invierno de 1981, locuaz y apasionado, con Lourdes, su mujer, una hija, Beatriz, y otra, Cecilia, acurrucada en el vientre de su madre, que vería la luz en España, nacida en mayo de 1982. Tendrían que acostumbrarse a un nuevo país, a un nuevo sistema de estudio, y a nuevos amigos. Afortunadamente, los cubanos tenemos los defectos y las virtudes de los españoles, de manera que no fue muy cuesta arriba el asunto.

La convalidación parcial de los estudios no tardó. Matriculó en Madrid y a los pocos años terminó la carrera. Como el 90% de los médicos, comenzó a trabajar en el sistema público, hasta que el Ministerio de Salud le ofreció la dirección de un “policlínico” dedicado a la atención primaria, algo que el Dr. Guedes aceptó, más por sentido de la responsabilidad que por la recompensa material, que era, prácticamente, inexistente. A principios del siglo XXI había visto, auscultado, y redireccionado –cuando era necesario- a más de 100,000 pacientes.

A todas estas, sin olvidar su compromiso con Cuba. Había estado presente en la creación de la Plataforma Democrática Cubana, un esfuerzo de los democristianos, los liberales y los socialdemócratas cubanos, con el concurso de las respectivas “Internacionales” por llevar la libertad a Cuba de una manera pactada y razonable, como había sucedido en España tras la muerte de Franco, o en toda Europa oriental con relación a Moscú, pero se estrelló contra el integrismo comunista ortodoxo de Fidel Castro.

De manera que la Unión Liberal Cubana, creada en Madrid con el respaldo de Adolfo Suárez, a la sazón presidente de la Internacional Liberal, lo convirtió en presidente de la institución por cinco años, hasta que fue sustituido por el escritor Miguel Sales Figueroa, quien en el 2020 le dio paso al economista cubano-valenciano Elías Amor. En todo caso, el médico Antonio Guedes tiene que estar orgulloso de su vida, de su obra y de “Hoy como ayer”, sus espléndidas memorias.

18 Responses to “HOY COMO AYER”

  1. Orlando 20 February 2021 at 3:15 pm Permalink

    Perro huevero, aunque le quemen el hocico. Nunca han permitido que alguien levante cabeza. Al que por cuenta propia gane unos pocos cientos de dólares, le caen arriba para cerrarle el negocio.

  2. Orlando 20 February 2021 at 3:53 pm Permalink

    Hablemos en plata, sin tapujos.

    Todos los días reportan entre 4 y 5 fallecidos, en su gran mayoría de la tercera edad, aunque es obvio que son muchos más.

    Estamos hablando de un grupo de personas que no aportan nada, todo lo contrario.

    No sirven para dar la batalla y demostrar la inquebrantable justeza del socialismo.

    Hipertensos, diabéticos, gente que sufre gastritis, ictericia, que andan en muletas, sillas de ruedas y consumen el presupuesto en la adquisición de medicamentos caros.
    ! Qué lastre!

    Y cuando no hay medicamentos, se andan quejando.

    ! Qué carga!

    ?No tiene lógica que el Gobierno carezca de incentivos para proveer para ellos la vacuna rusa y desee resolver o aliviar poco a poco el envejecimiento poblacional para derrotar el cruel bloqueo del imperialismo yanqui que nos asedia?

  3. Orlando 20 February 2021 at 4:04 pm Permalink

    Es verdad que nuestros infalibles gobernantes también son viejos de alto riesgo pero puedes jugártela al Canelo que del Canelo para arriba, valga la redundancia, ya todos están protegidos con la vacuna gringa

  4. joseluis 20 February 2021 at 10:02 pm Permalink

    Contra la capacidad destructiva del comunismo no hay quien pueda. Si hay quien pueda. ¿Cómo? Destruyéndolos ante que destruyan la civilización.Lo que pasa es: que la civilización anda con alas de ángeles afeminados.
    Los crueles son aquellos que dejan que los crueles entren.
    Dejar que los monstruos destruyan las sociedades, estoy más que seguro que aquellos que los dejan: son más que cobardes.

  5. Orlando 21 February 2021 at 2:41 am Permalink

    La información falsa reduce la percepción del riesgo. Y no vacunar por lo menos a los más expuestos y vulnerables con la vacuna rusa a la espera de una vacuna milagrosa que no están en condiciones de producir es, simplemente, un acto criminal

  6. Orlando 21 February 2021 at 2:59 am Permalink

    Terrible drama que un joven de unos veinte años salte desde lo alto del edificio Girón en pleno malecón. Las autoridades declaran estar investigando qué motivó el suicidio. Pero nunca han dado a conocer el resultado de este tipo de investigaciones. Es de suponer, por la situación desesperada en que se sobrevive, que entre patria o muerte, el joven escogió morir. EPD el muchachito.

  7. Orlando 21 February 2021 at 5:26 am Permalink

    ORL
    21 febrero 2021 – 5:25 AM
    Su comentario está esperando ser aprobado
    El colmo es que todos estemos en riesgo de morir gracias a que China ocultó durante meses la pandemia y esté Horacio aquí a la par de Cubadebate diciéndonos que es una nación moderna y desarrollada. Cómo dijo Mao Tse Dong de los Estados Unidos. China es un tigre con los pies de barro.

  8. Orlando 21 February 2021 at 6:48 am Permalink

    Revisé que edad tiene Silvio pues como también soy viejo quise estimar quien de los dos se va primero y hacerme una idea de hasta cuándo debo enterarme de sus opiniones políticas tan repugnantes. Por favor, Cibercuba, no las copien en este espacio.

  9. Orlando 21 February 2021 at 5:30 pm Permalink

    Copio:

    En un capitulo de South Park la madre de Cartman queria “abortarlo” con 8 anios de edad.

    —-
    Entonces, yo voy a abortar a mis tres hijos. El menor tiene treinta años. Joden mucho.
    Jajaja. Una broma, por supuesto. Son tres muchachos excelentes.

  10. Jose Roque 22 February 2021 at 6:47 pm Permalink

    Donde se puede comprar el libro?

    • Manuel 23 February 2021 at 8:07 am Permalink

      Pasó uno Julian,
      De ayer 22

    • Julian Perez 23 February 2021 at 12:00 pm Permalink

      Decididamente el libro no está en Amazon y todas las búsquedas solamente muestran los distintos lugares en que apareció este artículo. Si fue escrito para familiares y amigos quizás se trate de una edición privada no comercializada.


Leave a Reply