25 September 2018 ~ 0 Comentarios

Ileana Ros-Lehtinen y Francisco de Miranda

Por Carlos Alberto Montaner

Gracias, alcalde Raúl Valdés-Fauli, por prestarnos esta magnífica casa de Coral Gables. Gracias Beatrice Rangel, Carlos Sánchez-Berzaín y Mercedes Quintero por colaborar con esta distinción que hoy le hacemos a la honorable legisladora Ileana Ros-Lehtinen.

Es un verdadero honor para mí, a nombre del Interamerican Institute for Democracy, otorgarle a la honorable congresista Ileana Ros-Lehtinen un galardón que lleva el nombre de Francisco de Miranda, a mi juicio el mayor y más interesante de los personajes hispanoamericanos que lucharon por la independencia de la región.

Ileana Ros-Lehtinen ha sido durante 28 años la digna representante de todos los habitantes del distrito 27, ya se tratara –entre otros- de anglos, de afroamericanos, de hispanos o haitianos que viven en su zona.

Lo ha hecho tan admirablemente, que la han reelegido 14 veces, pese a que su partido republicano es minoritario en la región. Eso, sin duda, ha requerido independencia de juicio y firmeza ante las corrientes dominantes dentro de su propio partido en asuntos muy importantes.

La congresista Ros-Lehtinen tiene muchos puntos de contacto con Miranda, pese a que han vivido en dos realidades absolutamente diferentes y los separan más de dos siglos.

  • A los dos les ha tocado luchar por la libertad de diversos pueblos. Uno con las armas, otra desde el Congreso de Estados Unidos. Miranda fue parte de la Revolución Americana contra Inglaterra; de la Revolución Francesa contra media Europa; de la Revolución Hispanoamericana contra España. Ros-Lehtinen ha luchado en el Congreso por la libertad de los cubanos, por la libertad de los venezolanos y, últimamente, por la libertad de los nicas. No hay causa justa en la que no haya estado presente.
  • Los dos se han tomado muy en serio los temas sociales. Miranda reclamando la educación de las mujeres, incluso un año antes de que lo hiciera Mary Wollstonecraft en Inglaterra. Ros-Lehtinen, quien tiene formación de educadora, exigiendo respeto y tolerancia para las minorías de adultos que buscan su felicidad de maneras ajustadas a su propia orientación sexual.
  • Los dos mostraron una comprensible y justa empatía por la causa del judaísmo. Miranda, porque tal vez pertenecía a esa estirpe aunque sus antepasados se hubieran convertido al cristianismo, y acaso porque Napoleón les trajo la libertad a los judíos eliminando los odiosos guetos. Ros-Lehtinen, tal vez porque ése era el origen de su madre y, también, porque le parecía una causa que valía la pena defender.

Ojalá que la persona que la sustituya, y que usted y muchas personas respaldamos, entienda que su larga y exitosa carrera en el Congreso ha podido prolongarse tanto tiempo, precisamente por su espíritu de servicio, por su coraje para decir no cuando había que negarse, o para respaldar lo que era incómodo si resultaba conveniente para sus electores y coincidía con su propia conciencia.

Muchas gracias, señora congresista. Ha dedicado gran parte de su vida a servir al pueblo norteamericano y lo ha hecho estupendamente. Eso debe llenarla de orgullo. Es lo que nos ocurre a nosotros. Estamos muy orgullosos de su labor.

═════════════════════════════════════════════════════════════

Vea el evento del IID completo

 

Leave a Reply