09 August 2014 ~ 13 Comentarios

Israel o la lucha contra la infamia

por Carlos Alberto Montaner

Escudos humanos

“Hamás, Hamás, judíos a la cámara de gas”. Esa fue la consigna en varias ciudades de Europa. Todo se ha visto y oído durante el enfrentamiento entre la banda terrorista Hamás e Israel. Desde esvásticas pintadas en las sinagogas y cementerios judíos en diversas partes del mundo, hasta grupos que coreaban ese infame pareado.

La mayor parte de los judíos (y los demócratas verdaderamente responsables) están tristemente asombrados por la intensidad del antiisraelismo mostrado por el grueso de los medios de comunicación en Occidente, por las reacciones de algunos gobiernos europeos y latinoamericanos –Brasil entre ellos—, y por los numerosos incidentes callejeros antisemitas.

El origen del pleito lo resume magistralmente el escritor Amos Oz con un par de preguntas formuladas a la cadena alemana Deutsche Welles: “¿Qué haría si su vecino, con un niño sentado en el regazo, le dispara a la guardería infantil a cargo de usted?”. “¿Qué haría si su vecino cava un túnel desde su guardería infantil hasta la suya con el ánimo de agredir a quienes usted está obligado a cuidar?”.

Es obvio que los judíos contraatacaron. ¿Es tan difícil entender la posición israelí? Luego de comenzado el conflicto se supo que por los casi cuarenta túneles descubiertos (probablemente hay otros), los comandos suicidas de Hamás iban a  desatar una carnicería atroz el 24 de septiembre, fecha en que los judíos celebran su año nuevo o Rosh Hashaná.

¿Por qué el antisemitismo ha resurgido con tanta virulencia? Por varias razones.

Los seres humanos formulan sus juicios basados en estereotipos y en categorías. Es nuestra manera de asomarnos a la compleja realidad. Creemos tener una idea de cómo son los alemanes, los ingleses, los norteamericanos, los catalanes, los negros, los blancos, los chinos. Esas visiones esquemáticas, con frecuencia están cargadas de connotaciones negativas, como padecen los gitanos y a los negros.

Lamentablemente, la idea del judío fue acuñada por sus enemigos cristianos. Un pleito en la sinagoga –unos pocos judíos se convencieron de que ya había llegado el Mesías y se llamaba Jesús– se convirtió en una persecución cruel e interminable tan pronto el cristianismo, esa rama hereje del judaísmo, se convirtió en la religión del imperio romano por obra y gracia del Edicto de Tesalónica (año 380), promulgado por Teodosio I el Grande, un resuelto emperador que declaró “loco y malvado” a todo aquel que desconociera la autoridad del Patriarca de Antioquia.

A partir de ese punto, y por los próximos mil seiscientos años, los judíos fueron caracterizados como demoniacos, perversos, avaros, traidores, desleales y sucios. Los persiguieron, masacraron, expulsaron, difamaron y encerraron en guetos. Los marcaron como infames y los condenaron a llevar distintivos visibles, los obligaron a abjurar de sus creencias, so pena de muerte, y crearon instituciones represivas, como la Santa Inquisición, que tenía entre sus objetivos destruirlos o “purificarlos” en las hogueras.

Este acoso permanente acuñó un estereotipo muy negativo, perpetrando de manera continuada el “asesinato de la reputación” de todo un pueblo. La gran literatura se encargó luego de recoger y esparcir esa bazofia: Shakespeare, Lope de Vega, Quevedo, Voltaire, Dickens, T.S. Eliot, Pío Baroja, Dostoiveski y otros cien magníficos autores incurrieron en diversas manifestaciones de antisemitismo que mantuvieron viva la llama del odio.

Fue Napoleón quien comenzó la liberación de los judíos, derribando las murallas de los guetos a principios del siglo XIX, pero el cambio de las leyes no impidió que la tradición del antisemitismo se mantuviera hasta llegar al paroxismo nazi: unos tipos convencidos de que la erradicación total de este pueblo solucionaría casi todos los problemas de la humanidad. La felicidad, sostenían, llegaría de la mano de un monstruoso genocidio.

Hoy el viejo antisemitismo de la Inquisición, de los cosacos, de los nazis, es una de las señas de identidad de los grupos llamados “progresistas”. Si en nuestros angustiosos días alguien quiere asumir instantáneamente un rol revolucionario, la manera más eficiente de lograrlo es mostrar su rechazo a los judíos y su condena a Israel. Es el equivalente de colgar un poster del Che o ponerse una camiseta con su efigie.

Afortunadamente, la terrible etiqueta colgada al pueblo judío es reversible. El hecho de que Israel, rodeado de enemigos, sea una sociedad tercamente democrática, próspera, creativa, generadora de ciencia y tecnología, donde viven los únicos árabes libres de toda aquella torturada zona, incluidas las mujeres árabes, desmiente el maligno estereotipo. Poco a poco se irá abriendo paso la verdad: Israel es la más exitosa y digna experiencia política de la segunda mitad del siglo XX. Pero hay que decirlo en voz alta y sin miedo.

13 Responses to “Israel o la lucha contra la infamia”

  1. leonardo guzman 9 August 2014 at 12:01 pm Permalink

    Hermano Montaner,los numeros son infinitos…Hasta mas alla de ese infinito estoy y estare de acuerdo contigo. Excelente exposicion la tuya! Creo que has matado la ignorancia maliciosamente inculcada a traves de los siglos. La nueva Inquisicion pretende surgir,con su amenaza nuclear,pero no prevalecera. Un abrazo de tu fan,Leonardo Guzman.

  2. Najman 9 August 2014 at 1:41 pm Permalink

    Gracias!

  3. Hector L.Ordonez 9 August 2014 at 4:40 pm Permalink

    Lo que ha pasado atraves de anos es que Israel,a perdido la Guerra ideological,ha perdido gran terreno en la opinion publica mundial!
    Mientras que grupos terroristas,como Hamas,y otros,han echo una gran campana,en la opinion publica mundial! eso mismo les paso a los Ee::UU
    en la Guerra de Vietnam!.

  4. Humberto Mondejar Gonzalez 10 August 2014 at 6:28 am Permalink

    http://www.ilustracionliberal.com/44/el-nuevo-antisemitismo-julian-schvindlerman.html

    http://actualidad.rt.com/actualidad/view/136598-manifestantes-fin-genocidio-gaza

  5. Humberto Mondejar Gonzalez 10 August 2014 at 6:39 am Permalink

    https://cloud-1407508205-cache.cdn-cachefront.net/video/alerta-venezuela-cancion-desde-la-isla-de-cuba-compartelo/

  6. Humberto Mondejar Gonzalez 10 August 2014 at 7:15 am Permalink

    “La gran literatura se encargó luego de recoger y esparcir esa bazofia: Shakespeare, Lope de Vega, Quevedo, Voltaire, Dickens, T.S. Eliot, Pío Baroja, Dostoiveski y otros cien magníficos autores incurrieron en diversas manifestaciones de antisemitismo que mantuvieron viva la llama del odio.”

    http://develandolaverdad2008.blogspot.com/2008/12/benjamin-franklin-y-los-judos.html

  7. Humberto Mondejar Gonzalez 10 August 2014 at 7:21 am Permalink

    http://www.taringa.net/posts/info/17385803/Judios-galardonados-con-el-Premio-Nobel.html

  8. varela blog 10 August 2014 at 3:02 pm Permalink

    con el cuento de que hamas usa escudos humanos, montaner el bueno se apea con un articulo conmovedor. pero tiene que usar las camaras de gases y los pastores alemanes para tratar de quitarle maldad al crimen que defiende. a ver. si usted carga un niño con una mano y con la otra le dispara a una guarderia, es logico que para salvar 100 niños mas, un policia le dispare a usted sacrificando al infante que tiene cargado. visto asi se justifica que israel bombardee una escuela o un hospital palestino en la franja de gaza. pero esa no es la situacion. montaner se queja de la cantidad de critica que hay contra israel en la comunicacion occidental. primero, al dividir al mundo entre oriente y occidente montaner demuestra lo defasado que esta porque sigue viviendo en la guerra fria. el mundo de hoy es global. china, japon, tailandia y corea del sur (estos 2 ultimos paises defendidos por montaner como parte de la historieta progresista de hoy) son de la dinamica global. segundo, montaner quiere llevar su ecuacion al judaismo, cuando se trata del sionismo. usando frases del holocausto no se defiende a israel sino se demuestra ignorancia y anacronismo porque el conflicto actual no se trata de hebreo vs musulman ni de nazismo y solucion final sino de expansion territorial contra supervivencia. llevar esto a un concepto religioso es volver a las cruzadas, al rescate del santo sepulcro tapando la busqueda de mercados. a todas estas creo que israel tiene aun un punto a su favor: la intencion de no matar civiles se nota cuando el conteo de muertos civiles va por 1,800. de otra forma, con intenciones criminales como dice hamas, ya gaza no existiera. pero montaner los defiende equivocadamente. esta clavado en una epoca, diria yo, en algun momento entre 1959 y 1989, su verdadera vida activa (y con sentido)

  9. Jorge Bautista 10 August 2014 at 6:30 pm Permalink

    Interesante artículo. COncuerdo en que el pueblo judio ha sido hostoricamente perseguido y su ejemplo de lucha es ejemplar. Otra cosa es que no tenga la capacidad politica de negociar con los Palestinos y deje como única opción la militar. El estado de Israel se deslegitimiza cada vez que mata a civiles. Se equipara con los terroristas que dice combatir.

  10. Ballesteros, Jorge Ed. 11 August 2014 at 2:54 am Permalink

    Es definitivamente triste caer en cuenta que aún existan personas, quizás inteligentes que se tomen el tiempo de discutir si esa chusma
    de Jamás y/o Mohametanos (Musulmanes) deban existir. Es muy lógico que esas personas no tengan la capacidad mental que debería tener todo ser humano inteligente, pues de lo contrario no serían miembros de en grupos de criminales que desde su nacimiento han sido alimentados con odio y terror. Aquí en Alemania lloran las mumias y se quejan de los Israelitas que matan a sus bebés. Pero por favor, quenes han comenzado con las Bombas y la matanza de Judios? Israel solo se defiende y no pueden tener la culpa de matar recien nacidos. En Alemania viajan a campos de entrenamiento para después tomar parte en grupos criminales contra Israel. Contínuamente hay jóvenes que son o que últimamente se han convertido al Islam y aún siguen tolerados. Cría cuervos y después ellos mismos te sacarán los ojos, pues el cerebro ya no les funciona bien.

    convertido al Islam

  11. Andres Mendoza 11 August 2014 at 11:45 am Permalink

    Me encantaría ver que harían los ahora “moralistas” ante la muerte. 1-. Negocian con sus asesinos, 2 -. Se entregan sumisamente o 3-. Luchan por su vida, así tengan que matar?

  12. Sam Ramos 17 August 2014 at 8:46 am Permalink

    Japanese View of the Palestinians –
    Couldn’t said it better!
    Is the world just plain stupid?
    An interesting questionnaire for Palestinian Advocates
    by Yashiko Sagamori

    If you are so sure that “Palestine, the country, goes back through most of recorded history,” I expect you to be able to answer a few basic questions about that country of Palestine:

    1. When was it founded and by whom?

    2. What were its borders?

    3. What was its capital?

    4. What were its major cities?

    5. What constituted the basis of its economy?

    6. What was its form of government?

    7. Can you name at least one Palestinian leader before Arafat?
    (Note: I wish to point out that Yasser Arafat was born in Cairo and went to school in Cairo. He was named a “Palestinian Leader” when he was 40).

    8. Was Palestine ever recognized by a country whose existence, at that time or now, leaves no room for interpretation?

    9. What was the language of the country of Palestine?

    10. What was the prevalent religion of the country of Palestine?

    11. What was the name of its currency? Choose any date in history and tell what was the approximate exchange rate of the Palestinian monetary unit against the US dollar, German mark, GB pound, Japanese yen, or Chinese Yuan on that date.

    12. And, finally, since there is no such country as Palestine today, what caused its demise and when did it occur?

    You are lamenting the “low sinking” of a “once proud” nation. Please tell me, when exactly was that “nation” proud and what was it so proud of?

    And here is the least sarcastic question of all: If the people you mistakenly call “Palestinians” are anything but generic Arabs collected from all over — or thrown out of — the Arab world, if they really have a genuine ethnic identity that gives them right for self-determination, why did they never try to become independent until Arabs suffered their devastating defeat in the Six Day War?

    I hope you avoid the temptation to trace the modern day “Palestinians” to the Biblical Philistines: substituting etymology for history won’t work here.

    The truth should be obvious to everyone who wants to know it. Arab countries have never abandoned the dream of destroying Israel; they still cherish it today. Having time and again failed to achieve their evil goal with military means, they decided to fight Israel by proxy. For that purpose, they created a terrorist organization, cynically called it “the Palestinian people” and installed it in Gaza, Judea, and Samaria. How else can you explain the refusal by Jordan and Egypt to unconditionally accept back the “West Bank” and Gaza, respectively?

    The fact is, Arabs populating Gaza, Judea, and Samaria have much less claim to nationhood than that Indian tribe that successfully emerged in Connecticut with the purpose of starting a tax-exempt casino: at least that tribe had a constructive goal that motivated them. The so-called “Palestinians” have only one motivation: the destruction of Israel, and in my book that is not sufficient to consider them a nation” — or anything else except what they really are: a terrorist organization that will one day be dismantled.

    In fact, there is only one way to achieve peace in the Middle East. Arab countries must acknowledge and accept their defeat in their war against Israel and, as the losing side should, pay Israel reparations for the more than 50 years of devastation they have visited on it. The most appropriate form of such reparations would be the removal of their terrorist organization from the land of Israel and accepting Israel’s ancient sovereignty over Gaza, Judea, and Samaria.

    That will mark the end of the Palestinian people. What are you saying again was its beginning?

    Can this story be presented any more clearly or simply?


Leave a Reply