01 October 2011 ~ 9 Comentarios

La compasión no está de moda

por Carlos Alberto Montaner*

Inmigrantes

(FIRMAS PRESS) Uno de los deportes más populares en Estados Unidos es mortificar a los inmigrantes ilegales. Da votos. El propósito es martirizarlos hasta lograr que regresen a sus países. No les expiden licencias de conducir, intentan que no puedan alquilar viviendas y tratan de que se les niegue el acceso al trabajo o a los estudios. Quieren rendirlos y expulsarlos por hambre.

No se trata de que los políticos sean sádicos. Los políticos son animales que se alimentan de votos. No son peores que los dentistas o los poetas. Han percibido que mayoritariamente la sociedad quiere echar a los extranjeros sin papeles y se han lanzado a encabezar la cacería. El senador John McCain, que hace unos años, junto a Ted Kennedy, trataba de que se aprobara una sensata reforma migratoria, hoy se ha sumado a la línea dura para sobrevivir en esta atmósfera de xenofobia incrementada por la crisis económica y el aumento del desempleo.

No es la primera vez que esto ocurre en Estados Unidos. Tras la crisis de 1929, en época de Herbert Hoover, pasó lo mismo y un par de millones de personas, casi todas mexicanas, fueron expulsadas con enorme dureza. Entonces, como sucede en nuestros días, miles de norteamericanos culturales, que no hablaban español, acabaron exiliados en México, un país totalmente extraño para ellos.

El ejemplo cundió al otro lado del Atlántico. Por aquellas fechas, Adolfo Hitler ascendía al poder en Alemania y no tardó en dictar las primeras leyes antisemitas. La “lógica” de Hitler era que los judíos eran extranjeros indeseables aunque llevaran diez generaciones en Alemania y estuvieran totalmente germanizados.”  A partir de 1935 los judíos no pudieron poseer propiedades, tener negocios, ejercer ciertas profesiones o estudiar en los mismos centros que los alemanes “genuinos”. Ni siquiera podían casarse o tener relaciones sexuales con los “arios”. Los nazis querían crearles incomodidades terribles a los judíos para que se largaran. Eventualmente, decidieron exterminar a los que no habían escapado a tiempo.

Mortificar a los ilegales, además de ser un crimen, es una estupidez. Mucho más razonable, como hizo Ronald Reagan en su tiempo, es dictar una suerte de amnistía para que los inmigrantes irregulares que no han cometido crímenes legitimen su estancia en el país, paguen impuestos, cumplan con los deberes que les impone la ley y, cuando pase el tiempo requerido, se conviertan en ciudadanos de pleno derecho. A todos les conviene que eso ocurra.

Naturalmente, tras la amnistía debe fijarse una fecha en el futuro a partir de la cual nadie pueda darle empleo a una persona que carezca de residencia legal y autorización para trabajar, so pena de ser multado severamente, lo que sin duda detendrá la avalancha de ilegales. Es lo que se hace en Suiza con gran éxito.

El argumento de que Estados Unidos, mientras ciertas personas cumplen con las reglas, no puede premiar la conducta delictiva de los desaprensivos que violan las leyes migratorias, se da de bruces con la tradición legal del país. Si el ordenamiento jurídico de la nación contempla la amnistía, el perdón o cualquier otro tipo de benigna redención de la pena, ello quiere decir que el país sí puede y debe emplear estos recursos legales cuando las circunstancias lo exigen. ¿No se benefició Bill Clinton de una amnistía que amparó a quienes evadieron el servicio militar obligatorio en tiempos de guerra y llegó a ser presidente? ¿Quién ha dicho que la compasión no cabe en el estado de derecho?

Desde 1966, por razones especiales, al menos un grupo de extranjeros, las personas de origen cubano, si han llegado legalmente a Estados Unidos, aunque sea como turistas, al cabo de un año de estancia en el país pueden solicitar y obtener su residencia. Esto ha permitido que esta comunidad, que no ha creado guetos marginales pese a radicar mayoritariamente en una ciudad pobre (Miami), haya alcanzado un nivel de desempeño económico, estudios, y obediencia a la ley semejante a la población media norteamericana.

Esa legislación ha logrado, además, que la integración de los cubanos al mainstream norteamericano sea excepcionalmente alta. Si hoy la presidenta del Comité de Relaciones Internacionales del Congreso de Estados Unidos, Ileana Ros-Letinen, es una persona nacida en Cuba; o si el presidente del mayor college de Estados Unidoses otro cubano, el Dr. Eduardo Padrón, es porque los políticos que hace medio siglo se enfrentaron al problema planteado por estos inmigrantes irregulares (como ellos lo fueron en su momento) no se dedicaron a mortificarlos para que se marcharan, sino les tendieron puentes para que se integraran.
Eso es lo inteligente. Eso es lo que se espera de una sociedad compasiva que jura poseer valores cristianos.

*www.firmaspress.com

9 Responses to “La compasión no está de moda”

  1. Sergio Botero 2 October 2011 at 3:34 am Permalink

    Desde hace muy poco estoy en Estados Unidos como estudiante, y efectivamente no podría estar más de acuerdo con el Sr. Carlos Alberto Montaner. Modestia aparte, lo que veo aquí en Los Angeles, es que en general los lationamericanos somos gente trabajadora que paga impuestos, respeta las leyes, crea empresas y ocupa empleos honestos, que en bastantes casos otros estadounidenses no ocuparían porque no quieren; obvio, con muy pocas excepciones. Por otra parte y sin querer ser racista, lo que aquí se ve es que a otras nacionalidades se les acoge e incluso subsidia ¿porqué? Es triste que se nos discrimine de esa manera en vez de integrársenos en la sociedad norteamericana, tal como otros pueblos pudieron en décadas o siglos pasados. Pero con esta política a los republicanos se les va a salir el tiro por la culata porque precisamente por esas cualidades que describí, somos cada vez más importantes en la democracia de este país.

  2. Julia Delgado 2 October 2011 at 7:24 am Permalink

    Una vez mas comparto el criterio del gran liberal y compatriota Carlos Alberto Montaner. Y es que he tenido la oportunidad de conocer a familias indocumentadas radicadas en este pais desde hace muchos anos. Familias honestas, trabajadoras, con principios morales y cristianas, con suenos y esperanzas de criar a sus hijos nacidos en esta gran nacion de oportunidades y leyes, una nacion hecha por emigrantes de todas partes del mundo. Yo tambien tengo la esperanza que este momento de xenofobia que se esta viviendo de paso a una estabilidad humana que demuestre lo grande que es America, su democracia y libertad. Ahi radica su fuerza.

  3. kalida jelnandes 2 October 2011 at 1:04 pm Permalink

    y que se debe hacer entonces??? yo creo que una politica de no acoso al inmigrante ilegal fomenta una idea de “vayan alla que no pasa nada” y por que se deben expedir licencia de conduccion a personas que han entrado ilegal aun pais??? no es esa la misma politica de europa??? por que acusar solamente a estados unidos???

    • Julia Delgado 5 October 2011 at 8:01 am Permalink

      Primeramente me gustaria saber cual es tu pais de origen, no se por que presiento que no eres ciudadano de origen de este gran pais. Puedo persivir por lo expuesto en tu comentario que aceptas la politica de acoso al emigrante. Ahora bien, sobre tu pregunta…que se debe hacer entonces??? Buena pregunta para los politicos que reciben un sueldo para que se estrujen el cerebro y paran ideas que se ajusten a tu interrogante. Ningun ser humano debe ser sometido a acoso alguno, Dios nos hizo libre. Y esto incluye a Europa, EEUU y cualquier continente o pais que se atribuye tal injusticia. Cuando se viene de un pais como el mio, Cuba, donde las libertades y derechos son conculcados aberrantemente por un gobierno que se cree dueno y senor de cada ser humano y cada milimetro del territorio nacional se trae una cicatriz que jamas sera borrada. La carcel, los actos de repudio, el hambre y lo que es peor, la no esperanza. Venimos buscando la justicia y el amparo contra crimenes que dejan una herida en la conciencia y la medula de la sociedad. Entre todos debemos buscar una salida digna para esas familias, sobre todo los ninos que son los mas perjudicados y a los que no debemos quitarles la esperanza.

  4. Filiberto Miño 2 October 2011 at 3:17 pm Permalink

    Panchito Soriano es guatemalteco. Quiere venir a los Estados Unidos, pero legalmente. Lleva dos años esperando su visa. La reclamación es de la madre. Ha gastado tiempo y recursos. Pruebas médicas, papeles etc. Albertico Redondo es también guatemalteco. Vecino de Panchito. Su padre lo fue a reclamar, pero no quiso. Era muy larga la espera. Prefirió entrar “mojado”. Lo hizo. Consiguió trabajo, licencia, tiene su carro, estudia de noche y probablemente con la amnistía obtenga su residencia legal. Dos preguntas; a) ¿Cuál es el mejor camino para venir a USA según la experiencia? b) ¿Qué mensaje le envía el país a personas como Panchito? Un gran tema. F.M.

    “La necesidad no conoce leyes.”
    San Agustín

  5. Jorge 2 October 2011 at 5:18 pm Permalink

    La amnistia de Reagan fallo porque la frontera siguio abierta. Los politicos se inclinan por hacerle la vida imposible a los inmigrantes ilegales para que se vayan porque hacer lo contrario estimula a que vengan mas.

    Menos racional que discriminar a los ilegales son las posiciones de quienes se presentan como cabezas de los derechos de los hispanos. Un ejemplo, nadie esta mas equivocado que el periodista Jorge Ramos (Univision) quien en sus libros, debates en TV, entrevistas, etc, dice que la solucion del problema es que EE.UU arregle las economias al sur de la frontera y eso solo frenara la inmigracion. Es como que yo me meta a la fuerza en la mansion de Jorge Ramos y diga que solo tiene derecho a sacarme si ayuda a mi empleador a pagarme mas para que yo me sienta mas a gusto en mi casa y no tenga la necesidad de invadir la de el.

    Cualquier intento de una nueva amnistia tiene que empezar por sellar las fronteras (tarea dificil pero no imposible), despues crear mecanismos para legalizar o expulsar a los que ya estan aqui (basado en factores que beneficien a la sociedad, como historial criminal o de empleo, etc) Tambien una vez asegurada la frontera sera mas facil capturar a los nuevos violadores y expulsarlos rapidamente.

    Una nueva reforma migratoria podria incluir un mejoramiento a los programas de visas facilitando las reunificaciones de familiares cercanos y el programa DV (Diversificacion)

    Es alarmante que unos pocos paises metan dentro de las fronteras de EE.UU el mayor numero de inmigrantes cuando otros que producirian inmigrantes igualmente valiosos y en muchos casos dispuestos a integrarse a la cultura americana son negados de tales beneficios.

  6. CantaClaro 4 October 2011 at 9:10 pm Permalink

    De acuerdo plenamente amigo Montaner “amnistía para que los inmigrantes irregulares que no han cometido crímenes”.

  7. CUBASI YANQUYSI 8 October 2011 at 6:45 pm Permalink

    Soy cubano y a pesar de la ley de ajuste cubano que me garantizaba la aceptacion inmediata en este pais si pisaba tierra por cualquier via ,espere 8 años a que me procesaran y autorisaran a entrar a los EEUU …no puedo estar en contra de la inmigracion de hecho soy un inmigrante,pero hay un hecho real…irlandeses,italianos judios,chinos,alemanes,en su momento fueron tan mal vistos como los “hispanos” ahora y se integraron a este pais sin perder su escencia de pueblo sus costumbres…pero ninguno de estos inmigrantes odiaban a este pais ni soñaban con ser mayoria para cambiar la historia y las costumbres de esta nacion…los “hispanos” de ahora solo hablan de que somos 50 millones y de que hay que parir mas para que cuando seamos mayoria dictar el destino de los EEUU …hay mucho malagradecido que se esconde en la causa de los inmigrantes y solo sueña con ver destruido a este pais…no le interesa aprender ingles ni la constitucion de los estados unidos ,solo sueñan con que california sea de mexico otra vez,que los gringos pierdan la batalla y que sus mujeres sigan entrando a parir a los EEUU y se haga mas grande el problema,quien sueñe con que una amnistia es la solucion es ademas de tonto un traidor

  8. Julia Delgado 14 October 2011 at 6:58 am Permalink

    Hay Dios, que dano han hecho los Castros a la mentalidad de muchos con sus consignas, odio y despojo de los valores humanos. Porque eso es lo que se perfila en el comentario de nuestro compatriota CUBA SI YANKI SI. Asi que por tener el derecho de expresar nuestras ideas y que estas no esten acorde con las de el somos, ademas de tontos traidores. O sea, o conmigo o contra mi. No amigo, esto tiene matices. La vida no es en blanco y negro, tiene colores, pero sobre todo, valores. Por casualidad posees un poco de estos? El que te hayas frustrado o atrapado durante !ocho anos!!! para poder obtener la autorizaion de estar en este pais – la verdad que no entiendo el por que, pero ud sabra -no debe despojarte de la justicia y la razon.Si no luchastes por estas en Cuba por temor a las represalias del gobierno al menos muestra respeto por los que lo hicieron por ellos y por ti.


Leave a Reply