19 October 2018 ~ 2 Comentarios

La contradicción de Arabia Saudita en el caso del periodista Jamal Khashoggi

(CNN Español) – Hablaremos de la desaparición y posible homicidio del periodista saudí , y cómo esto enfrenta a la sociedad estadounidense.

Hay dos grandes tendencias en la diplomacia de EE.UU. desde que se fundó la República a fines del siglo XVIII:

• La idealista, que señala que el país tiene la responsabilidad de defender la libertad y proteger a las víctimas, siempre que pueda.
• Y la realista, que asegura que EE.UU. es sólo otra nación regida por intereses, sin más objetivo que satisfacer a sus ciudadanos.

Por otra parte, durante muchas décadas, la tiranía saudí ha tenido magníficas relaciones con Washington, incluso durante periodos “idealistas”, como fueron los gobiernos del demócrata John F. Kennedy o del republicano Ronald Reagan.

Por la otra punta, también las tuvo muy buenas con Richard Nixon y su consejero Henri Kissinger, apóstol del realismo diplomático.

Vea la notica completa AQUÍ

2 Responses to “La contradicción de Arabia Saudita en el caso del periodista Jamal Khashoggi”

  1. Ramiro Millan 19 October 2018 at 2:08 pm Permalink

    No tengo la más mínima duda de que nuestro futuro dependerá de cuál postura ideológica se imponga finalmente en nuestra casa llamada planeta tierra: el Realismo o el Idealismo.
    Hasta ahora nos condujo a través de toda nuestra historia el Realismo que no es otra cosa que la resignación del hombre al poder y dominio de sus primitivos instintos o impulsos sobre la razón, sobre la humanidad.
    La imposición de la conquista y el sometimiento sobre la concordia, la desconfianza eterna de cualquiera que pueda ser identificado como “el otro” sobre la confianza y la amistad.
    Siempre predominó, y aún así es, el equilibrio de poderes que no es otra cosa que la necesidad de estar atentos midiendo fuerzas propias y la búsqueda permanente de alianzas con otros que comparten intereses para evitar lo inevitable si en inferioridad de condiciones te encuentras, evitar ser sometido o conquistado.
    El realista cree que confiar en las buenas intenciones del otro es arriesgar a que tarde o temprano la traición aparezca.
    La historia ha constatado que este temor siempre se hace realidad tarde o temprano.
    ¿Acaso se puede ser idealista en nuestras relaciones con Irán, Rusia, China, Venezuela, Cuba, Sudán o cualquier otro país no desarrollado?
    Definitivamente, si confías en la humanidad y control de los actos de estos pueblos por la razón y de ser capaces de contener sus conductas primitivas, espérate un gran fiasco.
    Solamente, y con cautela, es posible confiar en el sentido común y la humanidad de los países desarrollados que por ello son la punta de lanza del progreso humano. Pero cuando se traslada la política a nivel global, aún estamos muy lejos de intentar conducirnos a través de la racionalidad y el sentido común, del idealismo al fin.
    Por suerte, al menos hasta ahora nuestros impulsos han sido muy exitosos conduciendo nuestro destino. Somos 6.000 millones de individuos y bastante bien abastecidos y con avances extraordinarios en muchos campos como el de la salud por nombrar la más relevante.
    Pero “tenemos un problema Houston”. Si continuamos cediendo a nuestros impulsos el control, el calentamiento global con consecuencias nefastas puede llegar antes que lo haga la tecnología no contaminante más barata que el carbono y nos prevenga de alcanzar el “punto de no retorno”. Es decir, si no podemos imponer la razón o el sentido común o nuestra humanidad al fin sobre nuestro primitivismo, tarde o temprano tendremos que buscar otro hogar que seguramente no siquiera existe. El fracaso del acuerdo de París no es otra cosa que una simple consecuencia de esto: del predominio de nuestro primitivismo sobre nuestro humanismo ¿Que duda cabe?
    O el otro “problemita que es necesario informar a Houston”, la bomba atómica o nuclear creada por nuestra “genial humanidad” estará pronto al alcance de “pibes agradables y amables” como los iraníes o norcoreanos y otros tantos amables muchachos ¿Acaso por qué creen que la comunidad internacional se preocupa tanto por qué estos tipos no tengan armamento nuclear? La respuesta es evidente, porque en Política internacional impera el Realismo en su más pura expresión.
    “EEUU, entre el Realismo y el Idealismo” razonvsinstinto.blogspot.com

  2. Veronica Perez. 20 October 2018 at 7:57 am Permalink

    Arabia saudita esta entre las Dictaduras peores del Mundo actual, cualquier afiliación a esta Monarquia lo hace complice a cualquier Estado o país del Mundo.


Leave a Reply