16 October 2011 ~ 14 Comentarios

La desigualdad y los “indignados”

por Carlos Alberto Montaner*

Wall street

(EL NUEVO HERALD) Crece la ira. Los "indignados" –esas personas que protestan en las plazas– reservan su mayor cuota de cólera contra la injusta diferencia de ingresos. Les parece bochornoso que ciertos ejecutivos o propietarios de empresas ganen hasta más de cien veces lo que perciben los trabajadores corrientes y molientes, especialmente ahora, cuando el 10% de la población está desempleada.

¿Tienen razón? No creo. En una economía libre en gran medida es el mercado lo que fija los ingresos de las personas. El mercado, no se olvide, es la resultante de las decisiones de millones de personas. Por ejemplo, los televidentes, con su tenaz determinación de ver el programa de Oprah Winfrey propician que esta dama acumule anualmente 290 millones de dólares. Si el ingreso promedio del trabajador que limpia el estudio de TV es veintinueve mil dólares por año, doña Oprah ingresa diez mil veces esa cantidad. ¿La deben condenar por avariciosa? ¿Por qué, si sus ingresos son el resultado de la decisión del consumidor soberano?

Lo mismo puede decirse de los novelistas James Patterson (88 millones de dólares anuales, el escritor que más gana en el planeta) y Stephen King (28 millones), del tenista Rafael Nadal (31 millones), del beisbolista Alex Rodríguez (38 millones), del astro de soccer David Beckam (40 millones), del golfista Tiger Woods (75 millones) y de los directores de cine James Cameron (257 millones), George Lucas (170 millones) y Steven Spielberg (107 millones).

Todos estos datos y otros similares están al alcance de un clic en una Web denominada Paywizard.org. Incluso, aparecen las personas que trabajan por un dólar al año de salario, como sucede con el alcalde de New York, el multimillonario Michael Bloomberg, o el Papa Benedicto XVI, que ni siquiera recibe ese dólar, pero lo remuneran con el techo, la comida, el vestuario y el resto de los gastos que genera su compleja ocupación de dirigir la Iglesia católica.

Nacemos, ya se sabe, con una innata percepción de la justicia distributiva. Los niños pequeños son capaces de advertir que otras criaturas reciben más leche o papilla que ellos y muestran su enfado cuando sucede. Pero, junto a esa reacción intuitiva está la otra de apoderarse de la mayor cantidad de alimentos, o del juguete ajeno sin detenerse a pensar que esa acción genera una suerte de agravio comparativo. Al niño le molesta que el otro tenga más papilla que él, pero disfruta mucho cuando sucede a la inversa.

Entre los adultos ocurre lo mismo. El señor Michael Moore, apóstol de los indignados, gana con sus documentales, libros y apariciones públicas treinta o cuarenta veces lo que ingresan sus fanáticos, pero en su caso esa superioridad económica es percibida como la confirmación de su talento y no como una prueba de la injusticia del sistema. ¿Hipocresía? Puede ser. Ahí tiene un buen tema el orondo personaje para hacer una necesaria película contra sí mismo y contra la industria de la denuncia social.

La economía libre, sencillamente, no busca la distribución equitativa de los ingresos, sino el éxito material de quienes por su talento, suerte, conexiones, por lo que sea, siempre que cumplan las leyes, acaban siendo beneficiados, fenómeno que unas veces irrita a la mayor parte de los ciudadanos, pero otras parece complacerlos.

*www.firmaspress.com

14 Responses to “La desigualdad y los “indignados””

  1. Sergio Botero 17 October 2011 at 2:50 am Permalink

    David Cameron no es director de cine sino primer ministro del Reino Unido. Tal vez Carlos Alberto se refiere aquí a James Cameron…

    • Carlos Alberto Montaner 17 October 2011 at 2:10 pm Permalink

      Gracias. Le pediré al webmaster que corrija el gazapo. Por supuesto que me refería a James Cameron, no a David.

  2. rolando yera 17 October 2011 at 3:33 am Permalink

    Primera vez que discrepo de su a opinion,la economia libre no busca una distribucion equitativa y los paises que lo han forzado han fracasado ecomicamente, pero este no es el punto mas importante de lo que exigen los indignados, ellos exigen una aconomia verdaderamente libre donde no existan privilegios para ningun competidor.por solamente ver un ejemplo el precio del petroleo no esta acorde com el principio de oferta y demanda esta manipulado por los grande corporaciones petroleras que con su dinero tienen mas poder que cualquier gobierno , compran leyes y legisladores, prensa y periodistas,no les interesa hundir al mundo entero en una nueva recesion sencillamente por la ambicion desmedida y enfermiza de aumentar sus ganancias. otro ejemplo si fueramos a buscar la gran deuda que tiene este pais, una parte considerable de ella esta en los bolsillos de las grandes corporaciones que “fabrican” las guerras a ellos no les importa si peleamos una guerra justa o no les interesa hacer dinero con nuestros impuestas a costa de la vida de nuestros mejores soldados y de miles de inocentes. ahora existen dos paises donde nuestro ejercito deberia estar (Libia Siria)pero no se puede ya se han robado todo el dinero en la guerra de Iraq no hay fondo para liberar a estos dos pueblo masacrados por Dictaduras

  3. rolando yera 17 October 2011 at 3:38 am Permalink

    Primera vez que discrepo de su a opinion,la economia libre no busca una distribucion equitativa y los paises que lo han forzado han fracasado ecomicamente, pero este no es el punto mas importante de lo que exigen los indignados, ellos exigen una aconomia verdaderamente libre donde no existan privilegios para ningun competidor.por solamente ver un ejemplo el precio del petroleo no esta acorde com el principio de oferta y demanda esta manipulado por los grande corporaciones petroleras que con su dinero tienen mas poder que cualquier gobierno , compran leyes y legisladores, prensa y periodistas,no les interesa hundir al mundo entero en una nueva recesion sencillamente por la ambicion desmedida y enfermiza de aumentar sus ganancias. otro ejemplo si fueramos a buscar la gran deuda que tiene este pais, una parte considerable de ella esta en los bolsillos de las grandes corporaciones que “fabrican” las guerras a ellos no les importa si peleamos una guerra justa o no, les interesa hacer dinero con nuestros impuestas a costa de la vida de nuestros mejores soldados y de miles de inocentes. ahora existen dos paises donde nuestro ejercito deberia estar (Libia Siria)pero no se puede ya se han robado todo el dinero en la guerra de Iraq no hay fondo para liberar a estos dos pueblo masacrados por Dictaduras

  4. rolando yera 17 October 2011 at 3:40 am Permalink

    Primera vez que discrepo de su a opinion,la economia libre no busca una distribucion equitativa y los paises que lo han forzado han fracasado ecomicamente, pero este no es el punto mas importante de lo que exigen los indignados, ellos exigen una aconomia verdaderamente libre donde no existan privilegios para ningun competidor.por solamente ver un ejemplo el precio del petroleo no esta acorde com el principio de oferta y demanda esta manipulado por los grande corporaciones petroleras que con su dinero tienen mas poder que cualquier gobierno , compran leyes y legisladores, prensa y periodistas,no les interesa hundir al mundo entero en una nueva recesion sencillamente por la ambicion desmedida y enfermiza de aumentar sus ganancias. otro ejemplo si fueramos a buscar la gran deuda que tiene este pais, una parte considerable de ella esta en los bolsillos de las grandes corporaciones que “fabrican” las guerras a ellos no les importa si peleamos una guerra justa o no, les interesa hacer dinero con nuestros impuestos a costa de la vida de nuestros mejores soldados y de miles de inocentes. ahora existen dos paises donde nuestro ejercito deberia estar (Libia -Siria)pero no se puede ya se han robado todo el dinero en la guerra de Iraq, no hay fondos para liberar a estos dos pueblo masacrados por Dictaduras

  5. Maximiliano Herrera Verdugo 17 October 2011 at 5:01 am Permalink

    Si, Don Rolando , tiene razon, hay ALGUNOS de los indignados que tienen perspectivas razonables y propugnan por cambios legitimos como una sociedad transparentes, una democracia directa del modelo suizo y unas politicas libres de los intereses fincancieros.
    Obviamente entre los indignados se han mezclado varios grupos de los centros sociales de extrema izquierda, bandas de anarquicos y violentos de los “bad blocks” escuadrones de gamberros de extrema derecha que no son otra cosa que hooligans enmascarados.
    Los “indignados” que tienen propuestas razonables deberian depurarse de esos fichas que manchan la imagen del moviemento y distanciarse publicamente de ellos.
    Lamentablemente a veces para hacer numero en la calle, aceptan que esos grupos se unan a las protestas: eso no tiene que suceder: que los manden a protestar a otro lado.
    Unos liberales que buscan un mercado de oportunidades, unas politicas limpias y una modelo de democracia participativa no tienen nada en comun con marxistas, naziskins y punkabbestias-anarquicos.
    Suiza como modelo es totalmente diferente de Cuba, la Alemania de Hitler o la “enclave” hippie Christiania.
    Que los indignados serios pongan bien en claro eso y no acepten gente con ideas totalmentes diferentes (y a menudo anti-democraticas) solo para agrandar las masas en las calles, es un error garrafal que echa de menos las buenas ideas del movimiento.

  6. José López Mera 17 October 2011 at 8:50 am Permalink

    Yo soy uno de los millones de indignados que hay en el mundo; indignado por gobiernos corruptos, falsas democracias, y muchas cosas más. Pero lucho para cambiarlo dentro de partidos políticos, escribiendo, hablando y, en fín, usando las “reglas del juego” democrático. Esos manifestantes que ocupan ilegalmente espacios públicos y, en muchos casos, destruyen propiedad pública o privada, agredena periodistas o, como en Roma, profanan iglesias son – salvo alguna excepción, algún ciudadano bien intencionado que se les une – una manifestación más de los antisistema que solo desean una sociedad oblogatoriamente igualitaria…Yo les llamo “indignantes”…
    Es cierto que el capitalismo liberal distribuye inequitativamente la riqueza, el socialismo distribuye equitativamente la pobreza – dejando como excepción a los dirigentes, claro.

  7. Melkay 17 October 2011 at 12:33 pm Permalink

    Lo que pasa es que en Estados Unidos y en el mundo poca gente sabe distinguir entre Capitalismo y Coporativismo. Cuando un código tributario está plagado de tecnicismos que permiten a los contribuyentes de más ingresos deducir más impuestos, es injusto. Cuando, a través de licensias y subsidios, el gobierno da apoyo a un grupo pequeño de grandísimas empresas, la libre competencia se desestimula. Eso, acoplado a la inflación rampante en Estados Unidos debido a las idioteces del “quantitative easing”, los estímulos fiscales y en resumidas cuentas la impresión irresponsable de dinero fiduciario por la Reserva Federal… hace que la economía se deforme, los precios se disparen, y la clase media se vaya achicando.

    Los indignados en Wall Street y el resto del mundo tienen que entender la diferencia entre liberalismo y corporativismo. En Argentina el nuevo Partido Liberal Libertario les habla de mercado y ellos se escandalizan pensando en Menem, como si bajo Menem el Estado no hubiera crecido.

    Entonces creen, como ls del Wall Street, que la solución son más impuestos, más proteccionismo, más regulación, más gasto social. Y el keynesiano militarista de Paul Krugman sigue pidiendo más gasto desde su columna del NYT.

    Como dice Montaner, hay que educar mucho. Mucho mucho.

  8. rolando yera 17 October 2011 at 2:27 pm Permalink

    Quiero aclarar algo , fue esclavo de un regimen que se denominaba “socialista”por 35anos nadie mas que alguien que encontro la libertad y la democracia a los 35 anos sabe apreciarla y amarla tambien defenderla.En este momento consedero que la democracia y la libertad en este pais estan siendo secuestradas por grupos de politicos que responden a un poder superior que esta por encima del congreso y de la presidencia que han creado esta crisis en respuesta a la subida a la presidencia de alguien que no es de su circulo de preferencias, han estado a punto de cerrar el gobierno en dos oportunidades, a la anterior admistracion le otorgaron la oportunidad de subir el tope de la deuda publica en 9 oportunidades com el objetivo de obtener jugosas ganancias en el negocio de la guerra, com un costo vergonsoso de vida de inocentes, esta administracion pidio el aumento de la deuda publica para solucionar los problemas del pais y estubieron a punto de destruirla, esto muestra que ese grupo de poder es el peor enemigo que tiene los Estados Unidos de Norteamerica, quien no lovea esta ciego o sencillamente no le conviene ver

  9. Maximiliano Herrera Verdugo 17 October 2011 at 4:03 pm Permalink

    La mejor solucion me parece el achicamiento del estado y mayores poderes a nivel local como en Suiza !
    Cada ciudadano puede fusionarse con las politicas y controlarlo mas directamente. De eso se trata la democracia.
    ? Porque en Suiza no hay protestas de indignados ?
    ? Porque los suizos no sienten esa separacion entre el pueblo y los politicos ?
    Porque el sistema de democracia participativa con muchos poderes locales es el mejor sistema para acercarlos y hacerle parte integrante de las decisiones.

  10. Victor A 17 October 2011 at 4:53 pm Permalink

    Sr Montaner, debo estar entre los millones que concuerdan muy a menudo con ud, de echo buena parte de mi substrato ideologico emana de sus escritos. Pero creo que este asunto de los indignados lleva un analizis mas profundo puesto que en el amplio espectro de las demandas de estos senores tocan temas como el seguro medico, la educacion y la pulcritud de la democracia en los cuales lo he visto a ud en reiteradas ocaciones hacer ferviente defensa

  11. Frank 18 October 2011 at 2:42 am Permalink

    Lo que da verguenza es que los indignados reclamen lo que no se han ganado, si bien es reprochable que un grupo en wall street se aprobeche de ciertas leyes o beneficios en desventaja de la clase menos pudiente economica y pilitica, mas vergonzoso es pedir lo que
    el presidente y los supuestos indignados de distribuir lo que no les pertenece y no se han ganado, puede que en este grupo se encuentre gente bien intensionada pero lo que demuestran es que estan bastante confundida de como se puede mejorar el estado actual de la economia,
    la solucion no esta en aumentar el fisco a los que con su iniciativa o
    destreza gozan de mejor estabilidad, lo que deberian pedir es que el gobierno al que no culpan reduzca su gasto eccesivo y deje de regalar
    lo que tampoco se gana ni crea.

  12. Felipe 18 October 2011 at 4:00 am Permalink

    Pienso que estos grupos, en vez de ser merecedores de un analisis profundo de sus motivaciones, objetivos y estrategias, se merecen que los dejen tranquilos: este es, en forma distribuida, el Woodstock de esta generacion. Por supuesto que todo esto es pre-fabricado, premeditado y predestinado a afectar las elecciones presidenciales de noviembre del 2012. No es de extranarse que el Presidente Obama les haya dado su respaldo. La ironia es que Obama tiene el record historico de haber recibido el mayor monto de contribuciones para su campana por parte de los grandes nombres de Wall Street. Se podria especular que Wall Street y el presidente estan sincronizados, que son compadres, y esto no es mas que una pantomima. Si este es el caso, todos los ideales y las buenas intenciones de los “occupiers” estan siendo traicionadas. Nuevamente, hay que dejarlos tranquilos, que disfruten su momento. El sistema educativo norteamericano, dominado por fuerzas oscuras y destructivas, produce graduandos que apenas pueden leer. No sabiendo pensar o tomar decisiones basicas, estos jovenes son presa facil de unos cuandos cabecillas, que los arrean en la direccion que ellos quieren, como vacas. Por su parte, estos “occupiers” ansian encontrar un sentido para sus vidas, desean con pasion el pertenecer a algo que ellos perciben como significativo. Este movimiento brinda a estos pobres seres humanos la relacion simbiotica perfecta: El movimiento les provee una razon de ser; a cambio, ellos proveen al movimiento su tiempo y sus cuerpos. Al igual que Woodstock, “tres dias de musica, paz y amor,” como decia el afiche, esto va a terminar sin consecuencia, dejando al resto de nosotros, los adultos, las montanas de basura y el mal olor.

  13. Sergio Botero 19 October 2011 at 3:34 am Permalink

    No debe olvidarse que estas protestas sin sentido práctico suelen ser iniciadas en parte, por grupúsculos radicales que aun creen en la redistribución de la riqueza (que no les pertenece) como medio para que la humanidad alcance la felicidad. Pero para la idiotez ideológica del marxismo o cualquiera de sus variaciones modernas hay dos irónicos problemas: En primer lugar, siendo entidades anti-gobierno, no alcanzan a ver que el intervencionismo estatal es precisamente la luz verde para que el gobierno que tanto odian, se llene de más poder innecesario, sus funcionarios se lucren e incrementen la capacidad para abusar de sus gobernados. En segundo lugar, sus máximos defensores, una vez montados en el poder político o de los medios, se enriquecen desmesurada e injustamente con el viejo pretexto de la lucha de los pueblos. Por eso Michael Moore es un millonario de los medios masivos mientras que ese anterior “superhombre” y ahora “profeta clarividente” Fidel Castro es hoy en día, o fue hasta hace poco, uno de los gobernantes más ricos del mundo. Y todo en nombre del proletariado y la lucha contra las corporaciones capitalistas.


Leave a Reply