14 October 2017 ~ 58 Comentarios

La revolución bolchevique: un siglo de fracasos

Por Carlos Alberto Montaner

Hace 100 años triunfó la revolución bolchevique en Rusia. Para quien quiera entender qué sucedió y cómo, todo lo que debe hacer es leer Lenin y el totalitarismo(Debate, 2017)un breve ensayo histórico, lleno de información y juicio crítico lúcido, publicado por el profesor chileno Mauricio Rojas, ex militante marxista, quien descubriera en Suecia el error intelectual en el que había incurrido.

La revolución rusa fue uno de los momentos estelares del siglo XX. Muchos intelectuales y grandes masas de trabajadores se llenaron de ilusiones. Se hizo invocando las ideas de Karl Marx, en lo que parecía ser la primera vez en la historia que la racionalidad y la ciencia orientarían las labores del gobierno.

Supuestamente, el pensador alemán había descubierto las leyes que explican el curso de la sociedad por medio del materialismo dialéctico e histórico. Se había percatado de la funesta división en clases que se adversaban para hacer avanzar la historia por medio de encontronazos. Denunció, indignado, la forma de explotación empleada por los dueños de los medios de producción a los proletarios, a quienes les extraían cruelmente la plusvalía. Al mismo tiempo, señaló la inevitabilidad del triunfo de los trabajadores en lo que sería el final de una etapa histórica nefasta y el comienzo de la era gloriosa del socialismo en el trayecto hacia el comunismo definitivo.

Era la época de las certezas científicas. Darwin había explicado el origen evolutivo de las especies. Mucho antes, Isaac Newton había contado como se movían los planetas y formulado la Ley de Gravitación Universal. Dios había dejado de ser necesario para entender la existencia de la vida. Todavía no habían comparecido la física cuántica ni el Principio de Indeterminación de Werner Heisenberg. Cada hecho tenía su causa y su antecedente. Marx, simplemente, había extendido esa atmósfera al campo de las Ciencias Sociales.

Con el objeto de consumar el grandioso proyecto de transformar la realidad, Lenin asumió con dureza la necesidad de establecer una dictadura para el proletariado, dirigida por la cúpula del partido comunista, como fase inicial del camino hacia una sociedad sin clases, feliz y solidaria, como prometía Marx al final del proceso revolucionario. Una sociedad, en la que no serían necesarios ni los jueces ni las leyes, porque las conductas delictivas eran producto del sistema de las relaciones de propiedad capitalista de la malvada era prerrevolucionaria.

Sin embargo, el experimento comunista se saldó con millones de muertos, prisioneros, torturados y exiliados, en medio de un indiscutible atraso material relativo evidenciado en casos como las dos Alemania y las dos Corea. Sencillamente, los sueños se frustraron en un sinfín de fracasos y violencias, mientras las ilusiones se transformaron en un cinismo petrificado por el doble lenguaje que obligaba a esconder todos los horrores y errores en nombre de la sacrosanta revolución.

La planificación centralizada por el Estado resultó ser infinitamente menos productiva que el crecimiento espontáneo generado por el mercado y los precios libres, como había advertido que ocurriría Ludwig von Mises en sus ensayos publicados, precisamente, en los primeros años de la revolución bolchevique, acaso con el objetivo de señalarle a Lenin cuál sería el obstáculo insalvable de su vistosa (y sangrienta) revolución.

Finalmente, a principios de los años noventa del siglo XX, el experimento comunista implosionó, se deshizo la Unión Soviética, los satélites europeos rectificaron el rumbo, retomaron el curso democrático, privatizaron las empresas del Estado, optaron por el mercado y se encaminaron, cada uno a su ritmo, por la senda trazada por la Unión Europea.

En todos los casos la puerta electoral quedó abierta para el regreso de los comunistas al poder por la vía democrática, pero, hasta ahora, ningún país ha incurrido en ese loco retroceso, aunque hay en ellos un pequeño porcentaje de comunistas irredentos, casi todos ancianos, que sienten cierta nostalgia por un pasado en el que ellos fueron relevantes a costa de los sufrimientos indecibles de la mayoría.

¿Por qué todo salió tan mal? Seguramente, porque el punto de partida era erróneo: los seres humanos estaban dotados de una cierta naturaleza que no encajaba con el pobre esquema marxista. Eso explica que las revoluciones comunistas hayan fracasado en todas las latitudes (norte, sur, trópico) en todas las culturas (germánicas, latinas, asiáticas) y bajo todo tipo de líderes (Lenin, Mao, Castro). Es una regla que no admite excepciones. Siempre sale mal. Hace 100 años comenzó esa tragedia.

58 Responses to “La revolución bolchevique: un siglo de fracasos”

  1. Ramiro Millan 15 October 2017 at 1:52 am Permalink

    El Sr Montaner con precisión dice: “¿Por qué todo salió tan mal? Seguramente porque el punto de partida era erróneo. Los seres humanos estaban dotados de una cierta naturaleza humana que no encajaba con el pobre esquema marxista”
    Sin embargo, se repiten las experiencias de nuevos intentos de llevar a cabo sistemas comunistas con las enormes desgracias que traen aparejado y se repiten a pesar de las enormes evidencias de que serán nuevamente otro enorme fracaso.
    Evidentemente, se reiteran porque aún persiste en los comunistas la esperanza de que “ésta vez lo haremos bien y no repetiremos los errores del pasado” “simplemente debemos evitar algunas acciones y mejorar otras” y vaya a saber cuántas miles de otras excusas puedan encontrar para justificar un nuevo (y malvado) intento comunista.
    La bibliografía opone a las chances de éxito de estos regímenes “racionales” a nuestra naturaleza humana (como lo expresa el Sr Montaner).
    Pero éste es un concepto demasiado superficial que difícilmente convenza a los comunistas de la inevitable inviabilidad de sus ideas.
    Venezuela y sus aliados hoy y vaya a saber cuántas desgraciadas “venezuelas” aparecerán en el futuro lo demuestran y hacen que sea absolutamente necesario comprender en profundidad porqué es imposible que el sistema comunista evite las infinitas contradicciones que irán surgiendo inevitablemente día tras día en su camino. Contradicciones conducidas por eso que llaman genérica y superficialmente nuestra naturaleza humana.
    Contradicciones y falsedades que irremediablemente, tarde o temprano, el colapso con previas experiencias de infinitas desgracias humanas, será su destino.
    Pues bien, a pesar de su desconocimiento general, me siento capaz de ofreceros al verdadero protagonista de nuestra naturaleza humana encargado de llevar a cabo la tragedia comunista (o mejor, la masacre comunista) en “El comunismo y su enemigo imbatible” en razonvsinstinto.blogspot.com
    Tal vez así, de una maldita vez en sus vidas, los comunistas se convenzan que no tienen posibilidad alguna de éxito.
    Deben entender que el comunismo es tan utópico como intentar que los seres humanos no tengan un orgasmo más en sus vidas.
    Es una misión absolutamente imposible.
    No podemos ir en contra de nuestros instintos. Abolirlos es imposible mientras pertenezcamos a la especie homo sapiens.
    Lo máximo que podemos hacer es conducirlos para aprovechar sus facetas útiles y evitar sus consecuencias dañinas.
    Pero solamente conducirlos, jamás anularlos porque es imposible deshacernos de ellos.
    En la web sugerida descubrirá a este instinto si aún no lo conoce y espero algún día todos los conozcan y así tal vez, desaparezcan de una vez por todas los comunistas del planeta tierra.
    Si le parece “aceptable” la idea expuesta en la entrada sugerida y desea comprenderla con más profundidad, invito visitar “Les presento a Zaratustra, el protagonista del blog y del libro” y la saga “Míralo, Zaratustra está ahí. Nadie lo ve pero siempre está” (1) (2) y (3)

    • Julian Perez 15 October 2017 at 1:40 pm Permalink

      Amigo Ramiro

      Siempre me ha llamado la atención una frase de Engels en su discurso ante la tumba de Marx:

      >>Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza idológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc.

      Engels a menudo acertaba (mucho más a menudo que Marx, IMHO) pero aquí se equivocó rotundamente: el “sencillo hecho” es algo que la observación de la naturaleza humana contradice a cada momento. O sea, lo que Marx “descubrió”, más o menos, era que la Tierra tenía forma de disco, posada sobre 4 elefantes que a su vez están sobre una tortuga gigante llamada A’Tuin que vaga por el espacio 🙂

      • Ramiro Millan 18 October 2017 at 4:02 am Permalink

        Amigo Julián
        Debo ser sincero y decir que en la enorme mayoría de las veces, todas las descripciones que se hacen de nuestras realidades, generalmente las más próximas a lo que podríamos considerar como verdades, las encuentro en los análisis de los socialistas, entre ellos a los comunistas.
        El verdadero problema de esta gente está en las soluciones que proponen, no en el diagnóstico.
        Soy un convencido que siempre desconsideran nuestra naturaleza humana al planificar sus propuestas y de allí al fracaso hay un cortisimo paso.
        Más graves las consecuencias, cuando más extremas las propuestas.
        El comunismo como paradigma obviamente.
        En fin…..

        • Julian Perez 18 October 2017 at 7:55 am Permalink

          Amigo Ramiro

          Yo también considero acertados muchos aspectos de la teoría comunista. Por ejemplo, lo que tomaron de Hegel, las leyes de la dialéctica, es no solamente correcto: es genial. Engels tuvo momentos brillantes, como cuando definió la práctica como criterio de la verdad. Al materialismo dialéctico le encuentro cosas muy buenas, aún siendo yo un idealista en mi basamento filosófico (considero que el espíritu fue anterior a la materia). Pero, todo hay que decirlo, las ideas más meritorias eran de Hegel, no de Marx y Engels.

          Al materialismo histórico… Bueno, ya ése no me convence. No obstante, le concedo la razón en eso de que cuando el grado de desarrollo de las fuerzas productivas es atascado por las relaciones de producción, esas relaciones de producción están condenadas al fracaso. Porque eso mismo es lo que le pasa al comunismo: las relaciones de producción que establece matan las fuerzas productivas.

          • Manuel 18 October 2017 at 10:04 am Permalink

            …matan las fuerzas productivas”

            y el sufrimiento por la opresión es tal que aún en esas terribles condiciones de algún modo esas menguadas fuerzas terminan sacudiéndose y destruyendo esas absurdas relaciones

          • Ramiro Millan 19 October 2017 at 7:42 am Permalink

            Amigo Julián
            Uno de los aciertos claves de Marx fue que el capitalismo más tarde o temprano tiende a anular la plusvalía, competencia mediante, motivo por el cual consideraba que el capitalismo tenía los días contados. Por ello el comunismo sería inexorablemente nuestro destino.
            Algo de eso creo es posible ver en los países desarrollados y probablemente encontró una especie de “vía de escape” a este ominoso destino en China dónde la plusvalía permite la subsistencia del sistema capitalista.
            No estoy seguro de lo que estoy diciendo porque me estoy basando en conceptos que me han quedado grabados en algún rincón del cerebro de alguna lectura lejana.
            Corrijame si estoy incurriendo en un error.
            Esto viene a cuento porque creo que los avances logrados por los países desarrollados mediante un nivel de organización social lo suficientemente elevado como para controlar la codicia del capital, puede tener los días contados si finalmente resulta cierta la predicción de Marx.
            Insisto como lo aclaro en otro comentario, si bien puedo estar totalmente equivocado, estoy seguro que es al menos una cuestión a considerar.

  2. Jaime Miranda Sousa Diaz 15 October 2017 at 11:46 am Permalink

    El comunista es un sistema socio economico perfecto y alli esta su problema poerq

  3. Jaime Miranda Sousa Diaz 15 October 2017 at 11:51 am Permalink

    El problema del comunismo es que es perfecto y por serlo tratar de imponerlo en un mundo imperfecto es como tratar de meter una caja grande dentro de una chica. En el caso de las cajas tienes que romper la caja chica y en el del comunismo tienes que destruir el derecho de los hombres a no ser obligados a hacer lo que es imposible, es decir, a ser perfectos.

    • Ramiro Millan 18 October 2017 at 4:07 am Permalink

      Sr Jaime, exacto.
      Que duda cabe.
      El hombre no es una máquina, es un animal con sus instintos y costumbres.
      No considerarlas a la hora de planificar las políticas es un error garrafal.
      A las pruebas me remito.
      Con una ligera mirada a los populismos latinoamericanos y las experiencias comunistas alcanza y sobra para comprender cabalmente este concepto.

  4. Manuel 15 October 2017 at 5:55 pm Permalink

    Che fue muy crítico del Socialismo que él conocío. Este dirigente Cubano le envió una carta muy dura:
    .
    La Haban, 14 de mayo de 1965
    Año de la Agricultura

    Comandante Ernesto Che Guevara,

    Compañero comandante:

    Tal como le prometí cuando me dio usted la oportunidad de leer por vez primera su carta a Carlos Quijano, el director del semanario Marcha, le estoy expresando por escrito algunas opiniones sobre ese trabajo, de tanta importancia para nosotros.

    En primer lugar, le ratifico mi acuerdo con la gran mayoría de las cosas que usted dice allí. En algunos casos, ese acuerdo es todavía mayor ahora, lo que quizá se deba a que esta nueva vez no leí el trabajo en un avión ni en un hotel de aeropuerto, sino en el campo, en el momento de reposo que teníamos al mediodía los compañeros de la Escuela de Letras y Arte que habíamos ido a cortar caña por dos semanas. Pero sobre esos acuerdos no es necesario insistirle: primero, porque sería redundante; y además, porque es poco lo que sé sobre muchas de esas cuestiones. Desde luego, no es fácil separar tajantemente unos temas de otros, y en algún punto es probable que roce zonas límites.

    Le dije entonces que usted es de los primeros en abordar con criterio marxista militante ciertos problemas de lo que en la jerga de los filósofos se llama «antropología filosófica». Con gusto me extendería sobre ello. Pero, por las razones apuntadas, voy rápido a lo que, profesionalmente, me atañe más en su trabajo; a lo único sobre lo que tengo un conocimiento y sobre todo una experiencia un poco por encima de lo normal; y además, a la única verdadera discrepancia: me refiero a algunas observaciones sobre el arte y los artistas en Cuba.

    Usted ha dicho con respecto a los problemas artísticos, cosas que representan positivos pasos de avance. Pienso, por ejemplo, en su enjuiciamiento de lo que ha sido llamado «realismo socialista», resultado, afirma usted, de «un dogmatismo exagerado». Nosotros hemos eludido, añade, ese error, el del «mecanicismo realista», pero hemos cometido «otro de signo contrario»: y ello, por no haber comprendido «la necesidad de la creación del hombre nuevo, que no sea el que represente las ideas del siglo xix, pero tampoco las de nuestro siglo decadente y morboso». Y más adelante: «La reacción contra el hombre del siglo xix nos ha traído la reincidencia en el decadentismo del siglo xx.» Ahora bien: la rápida identificación del siglo xx con la decadencia no es enteramente correcta. Cuando en 1948 surgió la cibernética en los Estados Unidos, en la Unión Soviética se apresuraron a fulminarla, ya que proviniendo del capitalismo, que no era sino pura decadencia, ella no podía ser a su vez sino un producto decadente. Hoy, la cibernética está hasta en la sopa en la Unión Soviética, como en todos los países desarrollados del mundo. No podemos tomar nuestros deseos por realidades, ni dejar de reconocer el carácter complejo y contradictorio de un sistema que marcha hacia su ruina, pero en cuyo seno hay ya, como no puede menos de ser, gérmenes del futuro. ¿De dónde saldría el futuro, si no? El futuro no sale de sí mismo, sino del presente. Ocurre algo relativamente similar en cuanto al arte, que no hay que separar exageradamente de la ciencia, aunque a nadie escapan las diferencias evidentes, sino, por el contrario, ver en algunos aspectos en relación con ella, como en lo tocante a la amplitud de búsqueda y experimentación que ambos requieren. Hay decadencia, por supuesto, pero no todo es decadencia. Concretamente, hay que separar lo que en el arte producido en el seno de las sociedades capitalistas es decadencia, de lo que es vanguardia. Esto es lo que nos ha señalado un pensador marxista italiano, Mario de Michelli, en su libro de 1959 Las vanguardias artísticas del siglo xx —que sería muy interesante dar a conocer a nuestro pueblo, como hicimos con el libro de Fischer La necesidad de arte—:

    Esta es la situación que da origen a gran parte de la vanguardia artística europea: al abandonar el terreno de su propia clase, y al no encontrar otro en el cual trasplantar sus raíces, los artistas de la vanguardia se transforman en desarraigados. Sin embargo, mezclar en un juicio apresurado esos artistas con el decadentismo verdadero, sería un error. Desde luego, no son pocas las experiencias del vanguardismo que coinciden seriamente con las del decadentismo, o forman parte de él; pero existe en la vanguardia un espíritu revolucionario (que es su espíritu verdadero) que de ningún modo se puede liquidar tan apresuradamente. La existencia de este espíritu se hace evidente cada vez que un verdadero artista de la vanguardia encuentra con las raíces un terreno histórico nuevamente favorable; o sea, un terreno capaz de devolverle la seguridad de que la única salvación consiste en la presencia activa dentro de la realidad, y no en la evasión.

    Si no comprendemos esta distinción entre lo que es decadencia, señal de cosa moribunda, y lo que es vanguardia, obra de rebeldía y acaso anuncio parcial del porvenir, no nos será dable explicarnos que muchos —la mayoría— de los artistas de vanguardia, estéticamente hablando, sean también de vanguardia en el orden político: pienso, por ejemplo, en el mayor pintor del siglo, Pablo Picasso, cuya evolución artística, política, humana en general, es ejemplar: su actitud favorable al arte africano, cuando joven, implicaba ya una censura al colonialismo, que en sus salones oficiales mostraba un arte convencional, mientras a nombre del «fardo del hombre blanco» oprimía a pueblos capaces de crear belleza, y de influir sobre los propios países capitalistas en su plástica y en su música. Ese mismo Pablo Picasso pintaría después el impresionante Guernica con los instrumentos que la vanguardia puso en su mano; y adheriría finalmente al Partido comunista, no como una rectificación, sino como una culminación de su vida de rebeldía y creación. De rechazar los módulos estéticos de la burguesía decadente, a denunciar con energía en su obra el crimen nazifascista en España, y militar luego en el partido de vanguardia de la clase obrera, la línea es una. Otro tanto puede decirse de los poetas mayores que el continente latinoamericano haya dado en este siglo: César Vallejo y Pablo Neruda, para acercarnos a una órbita más nuestra. Y en los propios países socialistas, ¿no han estado artistas provenientes de la vanguardia entre los más altos creadores que haya ofrecido ese mundo? De la vanguardia provenían Mayacovski, Eisenstein, Meyerhold, los constructivistas, la pléyade magnífica que asombró al mundo a raíz de la gran Revolución de Octubre en Rusia. Sólo las amargas vicisitudes que viviría después su patria, única y heroica nación socialista durante largos y duros años, y ese «dogmatismo exagerado» que en su aislamiento segregó el país, y sobre el que ha hablado usted, pudieron dar al traste con ese movimiento —y por cierto que también con la vida de algunos de sus protagonistas—. Alguien tan poco sospechoso de desviaciones procapitalistas como Stalin, fue quien calificó a Mayacovski de primer poeta de la era soviética. Y Mayacovski es un representante ejemplar de artista de vanguardia, en el orden estético, al servicio de la revolución. Por su parte, la República Democrática Alemana tuvo el privilegio de contar con el dramaturgo más creador de nuestros años: Bertolt Brecht. Jamás abjuró Brecht de la vanguardia artística que él encarnó admirablemente. Volvió a su patria en el momento de la construcción del socialismo, y su obra, su ejemplo, su tradición revolucionaria son celosamente mantenidos allí.

    Todo verdadero artista de vanguardia, lejos de identificarse con la decadencia del mundo capitalista, rechaza ese mundo podrido, con sus crímenes, sus convenciones, su codicia, su hipocresía. Incluso el arte de aquellos artistas de vanguardia cuyo desarrollo político no está al mismo nivel que su desarrollo estético, ayuda a combatir al mundo de ayer —y desgraciadamente, en parte de hoy— y anuncia, en forma que no podemos prever, algo del mundo y del arte de mañana. Pero, desde luego, no hay que engañarse sobre este último: el arte de mañana lo harán los hombres de mañana. Si nosotros les hacemos su arte, ¿qué es lo que van a hacer ellos? El siglo xxi hará el arte del siglo xxi. Nosotros, el de nuestro siglo. Y si ese arte nuestro, necesariamente de tránsito, rechaza lo que hay que rechazar y anuncia lo que hay que anunciar, los hombres de mañana encontrarán en él alguna utilidad y alguna belleza. Pero harán otro arte, por supuesto.

    Me he extendido sobre estas generalidades, porque nos atañen. Lo que usted llama nuestra «reincidencia en el decadentismo del siglo xx» no es tal: muchos de nosotros también rechazamos el decadentismo, pero no podemos dejar de admirar la vanguardia: sabemos que ella es el pasado, pero también sabemos que de ella está saliendo ya, al contacto con la gran realidad presente, el arte nuevo. En la medida en que nuestro arte haya podido formar parte de eso que se llama vanguardia, no podemos sino asentir cuando leemos en De Michelli (y perdóneme que lo cite por segunda vez, subrayando algunas líneas):

    Desde luego, no son pocas las experiencias del vanguardismo que coinciden necesariamente con las del decadentismo, o forman parte de él; pero existe en la vanguardia un espíritu revolucionario (que es su espíritu verdadero) que de ningún modo se puede liquidar tan apresuradamente. La existencia de este espíritu se hace evidente cada vez que un verdadero artista de la vanguardia encuentra con las raíces un terreno histórico nuevamente favorable; o sea, un terreno capaz de devolverle la seguridad de que la única salvación consiste en la presencia activa dentro de la realidad, y no en la evasión.

    ¿Cómo no reconocer esto —no hablo del aspecto cualitativo, sino de la dirección, del sesgo general—, en muchos (o al menos en algunos) de los nuevos narradores, los nuevos poetas, los nuevos dramaturgos, los nuevos cineastas, los nuevos dibujantes, los nuevos artistas de la Cuba nueva?

    Cuando usted aborda la situación específica de Cuba en este aspecto, comienza por afirmar que «la desorientación es grande» (lo que no creo que sea aplicable sólo a Cuba, ni sólo al arte en Cuba, donde en todos los órdenes se busca, se experimenta, de acuerdo con ese método con que trabaja la naturaleza y a veces la misma historia, y que es llamado «ensayo y error»). Después añade que «no hay artistas de gran autoridad que a su vez tengan gran autoridad revolucionaria». Supongo que esos artistas de gran autoridad sean aquellos que disfrutan de reconocimiento mundial por la calidad de su obra, en verdad magnífica. En otras palabras: se trata de Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, René Portocarrero, para mencionar a unos cuantos, provenientes todos, desde luego, de la vanguardia. Por lo menos habría dos cosas que decir sobre ellos. En primer lugar, que cualquiera de ellos podría vivir cómodamente fuera del país: si no lo hacen, si incluso varios han venido a residir aquí, es porque se sienten plenamente identificados con nuestra revolución (en la teoría y en la práctica), cuyas alegrías y cuyos riesgos comparten. Por otra parte, la edad promedio de estos compañeros está entre cincuenta y sesenta años. ¿Es esa la edad promedio de los compañeros de gobierno? Evidentemente, no. Es menester ver a esos compatriotas que disfrutan de gran autoridad artística como clásicos vivientes más bien que como hombres que vayan a actuar dinámicamente en este momento; a pesar de lo cual, lo hacen, contribuyendo en alguna medida a orientar nuestra vida cultural.

    Pero al ir a considerar a «la generación actual» —la que es coetánea de los compañeros del gobierno—, la situación, según usted, es más grave. Lo único que puede hacerse con ella es «impedir que… dislocada por sus conflictos, se pervierta y pervierta a las nuevas generaciones». Al principio del párrafo, usted había dicho que «la culpabilidad de muchos de nuestros intelectuales y artistas reside en su pecado original: no son auténticamente revolucionarios». He subrayado la palabra muchos, la cual hacía esperar que junto a ellos había otros que sí eran auténticos revolucionarios. Pero más adelante, ya se ha pasado a una generalización que acaba por englobar a toda «la generación actual».

    ¿Es eso así, Comandante? Es decir, ¿es cierto que 1) La nueva generación de escritores y artistas tiene un pecado original. 2) Ese pecado original consiste en que no es auténticamente revolucionaria. 3) La única tarea que los compañeros del gobierno pueden realizar con esa generación es de naturaleza negativa: impedir que esa generación, dislocada por sus conflictos, se pervierta y pervierta a las generaciones más jóvenes?

    Vamos por parte: en primer lugar, hemos entrado en el difícil terreno de las metáforas, donde no siempre es posible saber lo que quieren decir rectamente las palabras, o lo que el autor quiere que ellas digan. El «pecado original», como concepto, proviene de la tradición judeocristiana, e implica una tara de la cual no es responsable aquel que la sufre, y que nunca podrá ya quitarse de encima. ¿No le parece a usted que para un revolucionario marxista no hay «pecado original» alguno, y que el hombre, en primer lugar, es responsable sólo de sus actos, y en segundo lugar, puede con esos actos modificar ciertas condiciones, revolucionar lo exterior y revolucionarse él mismo? No estamos condenados de antemano, como creían los calvinistas. Podemos transformarnos, hacernos otros, mejores. ¿No lo ha hecho el pueblo de Cuba? ¿No somos nosotros parte de ese pueblo? Una segunda metáfora viene a asestarnos nuevo golpe, y a quitarnos toda esperanza: pretender tales cambios en nuestra generación (es decir: en los intelectuales y artistas que vendrían así a ser quizá los únicos que no pueden aspirar a cambiar en este país) es «intentar injertar el olmo para que dé peras». La metáfora proviene esta vez del refranero castellano, y si la entiendo bien quiere decir proponerse un imposible, ya que nunca un olmo ha dado peras.

    Aquí pasamos al segundo punto: ese «pecado original» consiste en que muchos escritores y artistas cubanos —entre los que luego se encuentra, sorpresivamente, toda la generación actual, sin excepción alguna— no son auténticamente revolucionarios. Cuando leí la primera parte, asentí: en efecto, muchos escritores y artistas cubanos no son auténticamente revolucionarios, y esto ha dado lugar a no pocas confusiones. Por cierto que esto les es aplicable a todas las actividades y profesiones del país: muchos de los que las practican no son auténticamente revolucionarios. Sin embargo, he insistido en otras publicaciones, de aquí y del extranjero (precisamente en Marcha, por ejemplo), en que, en cuanto profesionales, el caso de los escritores y artistas dista mucho de ser el más grave en este sentido: comparativamente, se han ido de Cuba muchos más médicos, ingenieros, abogados, profesores, etc., que escritores y artistas. En cuanto a los que han quedado en el país, claro que puede decirse de unos y otros que muchos no son auténticamente revolucionarios; pero también que otros sí, o al menos que aspiran sinceramente a serlo.

    Al principio, decía, asentí. Cuando vi la alusión ensancharse hasta abarcar a toda la generación actual, sin distinción alguna, ya no pude asentir. De compañeros que han fundido sus vidas personales con la de la revolución, y quieren correr su propio destino; de compañeros que estuvieron, como milicianos, donde se les ordenó estar cuando Playa Girón y cuando la Crisis de Octubre; de compañeros que sirven no sólo con su trabajo artístico, sino con otros trabajos, a la construcción del socialismo (cuando muchas veces podrían recluirse en sus casas sólo para escribir ficción o pintar); de compañeros que han ido con satisfacción al trabajo voluntario; de compañeros muchos de los cuales podrían también vivir cómodamente fuera, y han preferido y preferirán siempre vivir en su patria revolucionaria; de compañeros cuya obra intelectual y artística, por su inquebrantable voluntad de servir con ella a la revolución, es presentada a veces por enemigos, y hasta por amigos tibios, como simple repetición de consignas que en realidad son experiencias que han vivido y viven entrañablemente; de compañeros que sienten orgullo en militar en las filas de la revolución cubana, que ellos creen tener el derecho de llamar también nuestra revolución: de esos compañeros, comandante Guevara, puede decirse algo más que ese «no son auténticamente revolucionarios». Por ejemplo: puede decirse que aspiran a ser auténticamente revolucionarios. Es decir, lo que se dice de nuestro pueblo todo, del que formamos parte con entusiasmo.

    ¿Que nos queda mucho, muchísimo por hacer? ¿Quién puede dudarlo? ¿Que entre aspirar a ser auténticamente revolucionario y serlo de veras media un espacio grande? Bien lo sabemos. ¿Que los escritores y artistas que vengan después, formados ya enteramente por la revolución, deben ser mejores? Si así no fuera, la vida no valdría la pena de ser vivida; la revolución no valdría la pena de ser hecha. Mis hijos deben ser mejores que yo; los suyos, mejores que usted. Y no sólo en cuestiones de arte. Pero eso, sólo si nosotros hacemos nuestra tarea. Y nuestra tarea, en todos los órdenes, sólo podemos hacerla nosotros, no pueden hacérnosla otros. No podemos cruzarnos de brazos (o quedar históricamente engavetados o sobrellevados) porque los que vengan luego van a ser mejores, ya que entonces los que vengan luego serán peores.

    ¿Que hay muchos conflictos en nosotros? Por supuesto. Los hay en todo el pueblo de Cuba. No puede ser de otra manera. En sicología, usted lo sabe mejor que yo, se llama «conflicto» más o menos a lo que en otras disciplinas sociales se llama «contradicción». ¿Quién negará que hay contradicciones en Cuba? ¿Quién negará que hay conflictos en nosotros? La contradicción es el motor de la vida histórica tanto como de la vida personal. Frantz Fanon, que además de gran teórico de nuestros pueblos era siquiatra, y que usted conoce quizá mejor que nadie en Cuba, escribió: «El conflicto no es sino el resultado de la evolución dinámica de la personalidad.» Aunque es indudable que en algunos casos esos conflictos llevan a resultados catastróficos, ¿no pueden ser vistos otros en sentido positivo, como testimonios de esa evolución dinámica, y de la inserción en la vasta problemática de nuestra revolución? Los que están de espaldas a ella, los que se niegan a esa experiencia dramática, hermosa, cancelan o sustituyen esos conflictos: sólo los que la viven entrañablemente los conocen. Intentar prescindir de ellos no puede sino llevar a esa falsa evaporación de conflictos que se dio en el realismo socialista, y cuyos resultados negativos usted ha censurado lúcidamente. ¿Por qué esperar en nuestros artistas una actitud cuyas consecuencias lamentable se han rechazado en otros artistas? Las contradicciones existen, los conflictos existen, y no pueden ni deben ser evadidos. Hasta ahora, lejos de pervertir a todos nuestros artistas jóvenes, lo que en realidad sería inconcebible, han ido llevando al grupo más original, creador y valioso, a una fusión de obra y vida con la revolución. Su enjuiciamiento severo, válido sin duda para una parte, no puede ser extendido a todos, como es natural. Vea usted lo que de algunos de ellos ha dicho Ángel Rama, el crítico de Marcha, publicación que ha de merecerle respeto, pues a ella envió usted su trabajo:

    A ellos les ha correspondido una tarea de transformación poética de las más difíciles y considerables: descubrir, con un instrumento culto y afinadísimo, las nuevas zonas de la multitudinaria vida cubana, pasar de una lírica subjetiva a una lírica que engrane hombre privado y vida revolucionaria en un solo trazo creador. Un poco la experiencia de los futuristas rusos, en particular de Mayacovski, y que, por hacerse por primera vez en español, tiene una enorme importancia, y es, por muchos conceptos, una experiencia que toca a la América inminente. [Se trata de poetas] cuya honestidad artística y cuya devoción a la causa revolucionaria son innegables, y que por lo mismo son excelentes testigos de los cambios de una lírica renovada.

    Y Enrique Anderson Imbert, el mejor historiador viviente de la literatura hispanoamericana, y un amigo de nuestra revolución, escribió:

    En Cuba, la revolución de Fidel Castro y la implantación de un régimen de tipo comunista creó, entre los poetas, un ánimo nuevo. Aun aquellos que antes de la revolución se habían distinguido por la finura de su lirismo personal, ahora aprendieron a cantar los temas de la colectividad, sintiéndose parte del radicalísimo experimento político.

    Yo diría que los espíritus más alertas y revolucionarios del mundo entero han sabido reconocer esto, así como la importancia de la gran libertad concreta de creación que hay en Cuba, sin que vayamos ahora a pretender de golpe una densidad cultural comparable a la de un país desarrollado.

    La viceburguesía cubana echó a un lado, como trastos, a nuestros escritores y artistas. Nuestra revolución ha hecho de sus escritores y artistas hombres integrados al proceso histórico, lo que no puede sino llenarnos de alegría y responsabilidad. En vez de considerarnos olmos estériles para siempre, nos ha considerado trabajadores de la patria socialista. Como todos los trabajadores, tenemos todavía mucho que aprender, mucho que hacer, mucho que mejorar. Estamos dispuestos a ello —y claro que no hablo sólo por mí, aunque tampoco pueda hacerlo por todos—. Eso supone proponerse (y proponernos) metas positivas, no sólo negativas, en ese orden.

    Usted dirá que he escrito muchas páginas para comentar unas cuantas frases. Es cierto: pero ello es un testimonio de la importancia que tienen para nosotros no sólo su vida sino también su pensamiento; si es que cabe separarlos, que no lo creo. No suelo prodigar elogios ni usted suele tolerarlos, pero todo cuanto usted hace nos merece la mayor atención. Su trabajo se ha propuesto una tarea esencial: contribuir a hacer más inteligibles los logros y las metas de nuestra revolución, los cuales, por remitir a una sociedad nueva, remiten sobre todo a un hombre nuevo. Creo que el mejor modo de demostrar el interés que tiene para nosotros su empeño es comentarlo, repensarlo, conversarlo, incluso cuando no estemos enteramente de acuerdo en algún punto, como ha sido aquí el caso. Además, le había prometido estas líneas. Ojalá no hayan sido demasiadas.

    Reciba también nuestro saludo, si usted me lo permite, «como un apretón de manos o un “Ave María Purísima”».

    Patria o Muerte.

    Roberto Fernández Retamar
    .
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=6731

    ***
    ESTA ES LA RESPUESTA A LA CRÍTICA, hacerte puré de talco para que todo siga IGUALITiiiiiiiCO

    • Manuel 15 October 2017 at 6:10 pm Permalink

      Che corrió la suerte de que Fidel lo enviara a Bolivia a lavar su nombre, otros (como Ochoa, La Guardia y sus ayudantes) la suerte se la terminó fuego “amigo”

      • Julian Perez 15 October 2017 at 6:46 pm Permalink

        Fidel Castro enviando al Che a Bolivia siempre me ha recordado al Rey David cuando envió a Urias al frente para quedarse con Betsabé. Pero en este caso Castro ni siquiera tuvo el atenuante de haberlo hecho por el amor de una mujer.

        Otra analogía, que no es de mi autoría, se le ocurrió a un compañero de trabajo cuando Teófilo Stevenson ingresó en la Asamblea Nacional del Poder Popular. Decía este amigo mío que a partir de ese momento el nuevo nombre de Stevenson era Incitatus, el caballo que Calígula hizo Consul de Roma.

        • Manuel 15 October 2017 at 8:03 pm Permalink

          muy buenas las dos 🙂

    • Humberto 20 October 2017 at 2:50 am Permalink

      El asunto es que los teóricos del socialismo ESTILO siglo XX (no imposta aposteriori en que siglo retornes a lo mismos estilos de socialismos, sera lo mismo, por eso generalizo con esa palabra en mayúscula) estan frustrados, trasnochado, agresivos, siguen siendo intolerantes con el que no se alinee a su modo de enfocar un problema; todo porque la historia y la praxis ya le demostró en todas las variantes habidas y por haber,con creces, que la teoría marxista leninista se equivoco, ese estilo de socialismo a lo único que conduce es al capitalismo de nuevo.
      Por lo tanto, si lo que había antes (sea capitalismo, sea feudalismo como en Mongolia o sea después el socialismo impuesto a la fuerza, a base de abusos, represión, cárcel y asesinatos de los opositores políticos o no políticos por el neo colonialismo ideológico KGB ruso soviético) y lo que hubo después conduce por igual al capitalismo y la realidad demuestra que todos estamos de nuevo en el punto de partida, hasta los que no llegaron a partir porque lucharon para mantenerse en el capitalismo, sus libertades, sus democracias imperfectas; pues esta bueno ya de frustraciones violentas, de intolerancias por no encontrar una alternativa en el siglo XXI a su ideológicas marxista leninista, la realidad histórica, su sobrevalorado materialismo histórico, el anti dogmatismo mas trivial les esta gritando que es desde el mismo capitalismo como sistema que se debe y se puede evolucionar al verdadero socialismo (sea lo que sea a fin de las cuentas eso a través de la evolución natural de las sociedades esas capitalistas, porque todas no parten de las mismas metas cumplidas, ni siguen las mismas hojas de rutas después porque ademas estan hechas de ideas de lideres de carne y husos, humanos,…) y no desde una utopía dogmática intolerante con las ideas ajenas, que parte del principio de violar los derechos humanos de las personas para poder llevarse a cabo.
      No, los comunistoides, la izquierda debe partirse la cabeza en dos, meterse las manos alla adentro y sacarse esa intolerancia, esa cosa que los hace degenerar en dictaduras, sacarse esas hacías irresistibles de perpeturace en el poder y luchar porque en sus países se den elecciones libres, democráticas, incluso cunado ganen los otros.

      • Humberto 20 October 2017 at 3:01 am Permalink

        https://www.meneame.net/story/dice-misma-oposicion-venezolana
        #106 JonEch 19/10 10:01 *
        #94 Solo tus comentarios, de las respuestas que he tenido, los considero como argumentados, el resto son ladridos como el de #95 y tengo la impresión de que tu eres una excepción y el resto la regla, de hecho mi primer comentario en este meneo es por el hartazgo de ver en todas las noticias de estos temas, da igual que sea Venezuela, Corea del Norte o cualquiera de los otros paraísos comunistas, que si no los apoyas te sueltan que eres facha.
        En Meneame si no apoyas el independentismo eres facha, si no apoyas los regímenes totalitarios de izquierdas eres facha, si no apoyas a Bildu en el país vasco, a la CUP en Cataluña o a Podemos en España eres facha. Ah y si dices España y no estado español también eres facha.

  5. Humberto 16 October 2017 at 5:48 am Permalink

    Yo no discuto ni siquiera si las sociedades va ha construir o converger sólitas finalmente el verdero socialismo (sea lo que sea eso finalmente, aunque alguna idea general de que sera tenemos); porque para mi eso es un hecho inevitable.
    Mi investigaciones van mas a tratar de entender y determinar la vía por la que convergerán al socialismo y los ostaculos políticos, sociales, económicos, tecnológicos, científicos y militares que desde la ideas de la izquierda y la derecha retrasan que ese proceso natural del desarrollo socio-intelectual del ser humano se de en el mas breve tiempo posible.
    ………………..
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2017/04/408-acabo-de-descubrir-algo-en-lo.html
    408-Acabo de descubrir algo histórico para los humanos; que Marx, Engel, Lenin, Fidel Hipolito,… se había equivocado (eso ya lo sabíamos todos desde la realidad histórica, pero hablo desde el punto de vista filosófico social), EL SOCIALISMO SI ES POSIBLE!; pero no puede haber o llegarse al socialismo sin alternancia honesta en el poder, algo muy difícil que puedan concientizar, superar, dada su tradicional forma de negar la dialéctica, la propia filosofía de su materialismo historico dialectico a través de las revoluciones radicales expeditas.

    • Humberto 16 October 2017 at 6:31 am Permalink

      1-La primera misión de las fuerzas progresista del siglo XXI debe ser que al finalizar el siglo XXI hayamos acabado de alguna manera con las dictaduras de la familia castros, la de su colonia Venezolana, las de sus satélites en occidentes, la de Arabia Saudita, Irán, Rusia, China (sobre todo esa) y Corea del norte, (también hay casos especiales, por poner un ejemplo, como digamos el de Singapur que deben desaparecer también, pero eso me parece que seguirán la tenencia general o serán muy fáciles de convencer de que lo hagan, supongo),….. y que en todos esos países existan sociedades verdaderamente democráticas para esa fecha.
      …………..
      2-En la medida que va sucediendo eso, en un país primero, otro después; la otra misión de las fuerzas progresistas del siglo XXI es ir acabando en cada país con el capitalismo cruel y salvaje, para ir logrando mediante el voto y los partidos una sociedad capitalista mas socialista, mas humana, con mayor respeto a los derechos humanos, es decir mas balanceada cada día.
      ………….
      Para que se vea que cosa es este segundo punto, digamos que la misión numero uno que deben priorizar todos los vectores sociales que se consideren progresistas dentro de EE.UU. en este momento; es la lucha por un sistema universal de salud con los mismos derechos de asistencia medica para cada persona que viva en EE.UU, independientemente de su estatus económico.
      Es decir, un sistema de salud en EE.UU. que sea consecuente y respete los derechos humanos; que son universales, no particulares para cada país, grupo político o económico.
      ……………..
      http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2017/01/384-el-sistema-de-salud-de-estados.html
      Trumpistas y bobamistas dejen de mentirle al pueblo americano, el terrorista número uno no es el islam; sino el terrorífico Sistema de Salud Americano.
      ………………
      Logran un sistema de salud universal en EE.UU. no es un problema de índole humanitaria (que claro, también lo es); sino que ademas es un problema estratégico de primer orden para recuperar la confianza de millones de personas a nivel mundial en el capitalismo y su sistema económico social.
      Es decir, digamos que es también para recuperar el faro de libertad y progreso que fue para las fuerzas progresistas EE.UU. en la época de Bolívar.
      Para recuperar lo que represento para el mundo el experimento de la primera democracia mundial exitosa.
      …………
      Otra misión internacional es que los cademicos de los hombres libres logren determinar como ir reduciendo el comercio con esas dictaduras e ir retirando nuestras companias de chinas sin que esto no afecte.
      Como demostró la historia del siglo XX, una vía para acabar con los grupúsculos dictatoriales que esclavizan millones de personas cuando se perpetúan en el poder abusando, reprimiendo, encarcelado y asesinando a su opositores pollitos principalmente; es no comercial con ellos, no dejarlos que adquieran poder para sus actos delincuenciles por esa vía o gracias a que disfruten también nuestra pujanza económica o militar.
      Es complejo lograr eso, pero el desmerengamiento del colonialismo KGB ruso soviético en siglo XX no hubiera sido posible si por ejemplo, nos hubiéramos portado con ellos con la misma ingenuidad económica con que los hacemos con China o Arabia Saudita actualmente.
      ………….
      http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2016/12/362-lo-siento-montaner-el-problema-no.html
      …………..
      Es difícil, pero tampoco hay que dejarse confundir por las tácticas de la neo KGb del siglo XXI; porque para eso los hombres libres tenemos buenas universidades y buenos cademicos que no irán dando las respuestas de como debemos hacerlo sin pasar por procesos económicos traumatices.
      Si tenemos confianza en las potencialidades que nos da la libertad, podemos estar seguro y tranquilos de que nuestros académicos van a evacuar nuestras dudas la respecto, nuestras inquietudes, buscaran las soluciones mas balanceadas.

  6. vicente santamaria 16 October 2017 at 7:10 am Permalink

    el estalinismo no tiene nada que ver con las ideas de Marx asi como la Inquisicion no tiene nada que ver con Jesus,en Rusia hubo una guerra civil apoyada por potencias europeas lo que dilato el conflicto y engroso el numero de muertos,habria que decir que la URSS no invadio Vietnam ni lanzo bombas atomicas sombre civiles indefensos en Japon,fue USA el genocida de Vietnam y Japon,sin la URSS no hubiera existido el estado del bienestar en Europa,la Urss no cayo por fracaso de sus ideas sino por al apoyo del Vaticano,Thatcher y Reagan a Walesa en Polonia y porque el arribista de Yeltsin y el reformista de Gorbachov traicionaron sus principios comunistas.

    • Humberto 16 October 2017 at 8:31 am Permalink

      1-Es stalinismo o cualquier otro, pone en practicas la ideas de Marx; que como cosa lógica al no ser viables llevan al Stalinismo o cualquier otro invento de esa índole a la crueldad en la búsqueda de vericuetos teóricos tratando de encontrar la solución de como podrían ser viables, del porque no funcional y de ahí que Fidel dijera cuatrocientas veces: “esta ves si vamos a construir el socialismo” y pidiera otras cuatrocientas veces un esfuerzo mas, a gente ya sin aliento de tantos esfuerzos que se les había pedido antes para llegar al paraíso sonado.
      Hay algo que la gente que no vivió en estos países no ven, no sabe y olvida; detrás de Stalin, de Fidel Hipolito y todos estos experimentos habían cientos de miles de académicos buenísimos en sus ramos y universidades prestigiosas (tuvieron éxitos que pasaron a la historia) a nivel mundial rompiéndose la cabeza de como hacer viables esas ideas. Todo estaba milimetrado, calculado científicamente, metódicamente; no era a lo loco como muchos quiren hacerles ve a los que no lo han vivido.
      …………….
      2-Nadie habla de los muertos en la guerra civil y la revolución rusa contra los Zares que escamotearon los bolcheviques después (como los castros en Cuba) porque eran mas violentos y tenían menos escrúpulos.
      Al colonialismo KGB ruso soviético se le acusa de haber provocado la muerte física de mas de 100 millones de personas por todo el mundo (mas que cualquier bomba atómica) después de acabarse la guerra, si es que alguna vez en sus cabezas retorcidas se puede decir que ellos acabaron la guerra, porque los cubanos sabemos que no (para que lo veas mas claro, como el Che y Fidel Hipolito, que siguieron matando en la Cabana después sin que eso estuviera relacionado con ninguna guerra con armas por parte de tus enemigos).
      ……………
      3-Nadie invadió Vietnan, mas que el comunismo imperialista KGB que apoyaba facciones y que quería exparndise aprovechandoce de las leyes anti coloniales de la ONU que acataban a regañadientes las potencias europeas.
      Que querías, que los hombres libres dejaran que el colonialismo de la KGB ruso soviética expandiera por todos los países pobres del mundo. Solo hubieran sido mas millones muertos por ideas estúpida e inviables como les demostró la praxis.
      …………..
      4-Sobre las bombas atómicas estas desinformado, esta bien justificado su huso, dado que con ellas se libero Japón y China, asia en general y ademas se salvaron millones de vidas, incluyendo las de los mejores hijos de américa que tuvieron que dejan la comodidad de su casa, de sus familia para ir a liberar Asia.
      Ademas que se evito que Japón cayera en manos de Stalin (con todo y eso todavía tienen parte de Japon) y hoy fuera como un país pobre de Europa del este. Vamos que si has ido a Japón y preguntas ellos la relación costo/beneficio te lo explicaran mejor que yo.
      De todos modos yo tengo bastante material al respecto sobre como se tomaron esas decisiones desde el mundo de vista militar y que incluso no se escogió un objetivo militar, sino muchos y la realidad y el clima determinaron donde cayeron esas dos bombas al final.
      http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2015/01/164-que-pais-gano-la-segunda-guerra.html
      164- Qué país gano la Segunda Guerra Mundial: ¿Rusia o EE.UU?
      …………
      5-“sin la URSS no hubiera existido el estado del bienestar en Europa”
      Cuidado, cuidado, que esta es la falacia que mas estan usando ahora los comunistoides para revivir el muerto porque parece que con con ellas estan confundido miles de incautos y los cademicos se quedan con la boca abierta sin saber que corresponderles.
      No hombre, los comunistas no inventaron los proto Derechos Humanos, la libertad y la democracia y mucho menos los llevaron a la practica con éxito, todo eran vitrinas para que la gente, sobre todo los jóvenes intelectuales, románticos, sonadores; se fuera atrás de una fruta podrida.
      No hombre los Derechos Humanos no los inventaron los libros comunistoides y muchos menos los llevaron a la practica con éxito ellos:
      Nadie se a dado cuenta y es que que los proto derechos Humanos los inventaron los padres fundadores de USA muchos antes de que Marx naciera.
      https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Enmiendas_a_la_Constituci%C3%B3n_de_los_Estados_Unidos
      …………
      6-Si el colonialismo KGB ruso soviético hubiera sido un sistema social natural, como dice la teoría que es (recuerdas aquel guion de Comunidad Primitiva, Esclavismo, Feudalismo, Capitalismo y y y y,… te lo dejo de tarea para la casa); nunca se hubiera caído por los cojones de nadie, porque hubiera llevado dentro de si el germen de la evolución, como el capitalismo; pero los comunistoides no dejaran nunca de echarle la culpa a los demas de sus limitaciones para adaptarse y entender la realidad de los pueblos que le rodean.
      Gracias a que el comunistoide Gorvachov se dio cuenta después de desvaratarce la cabeza pensado como arreglarlo, que aquello no funcionaba y que mas tarde o mas temprano conduciría a una guerra fratricida inútil para el Gran Pueblo Ruso; se pudo evitar agregarles mas millones de muertos al colonialismo KGB ruso sovietico.
      A Gorvachov los comunistoides deberían de todos los días ir y besarles los pie, porque fue el único que tuvo la capacidad de evitar la muerte de millones de personas inocentes que tarde o temprano saldrían a buscar su libertad, como sucedió en el desastre de país que es Siria hoy, después de la represión de unos grupos callejeros que solo pedían unos espacio de libertad durante la Primavera Árabe y el tirano les aplico con lujo de detalles el manual represivo elaborado por la KGB rusa para esos casos (así esta documentado con documentos que registran las ordenes cursadas por el genocida Asad y su aparto represivo, sacados de allí ya para el día del juicio, si llega, porque ahora la neo KGb lo esta protegiendo),solo que llega un momento que ya ni eso funciona y la gente coge las armas para emparejar la pelea, como sucederá en Venezuela también.

      • Humberto 26 October 2017 at 2:30 pm Permalink

        https://www.meneame.net/story/bolcheviques-acabaron-paradojicamente-revolucion-rusa
        Gracias a la revolución Rusa hemos vivido un siglo XX de grandes avances en derechos sociales y disminución de la desigualdad social, además de haber permitido a varias generaciones, soñar con la posibilidad de edificar la sociedad ideal en la tierra algún día… Sin la URSS estamos regresando poco a poco al “estado natural” de las cosas. Ahí es poco.
        ……………
        5-“sin la URSS no hubiera existido el estado del bienestar en Europa”
        Cuidado, cuidado, que esta es la falacia que mas estan usando ahora los comunistoides para revivir el muerto porque parece que con con ellas estan confundido miles de incautos y los cademicos se quedan con la boca abierta sin saber que corresponderles.
        No hombre, los comunistas no inventaron los proto Derechos Humanos, la libertad y la democracia y mucho menos los llevaron a la practica con éxito, todo eran vitrinas para que la gente, sobre todo los jóvenes intelectuales, románticos, sonadores; se fuera atrás de una fruta podrida.
        No hombre los Derechos Humanos no los inventaron los libros comunistoides y muchos menos los llevaron a la practica con éxito ellos:
        Nadie se a dado cuenta y es que que los proto derechos Humanos los inventaron los padres fundadores de USA muchos antes de que Marx naciera.
        https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Enmiendas_a_la_Constituci%C3%B3n_de_los_Estados_Unidos
        …………..
        yo, por edad, no pude visitar la URSS, pero he estado en Cuba conviviendo con la gente de allí… Y te puedo asegurar que no he visto una sociedad tan humana y solidaria en ningún otro sitio. Si la URSS se le parecía la mitad (hay gente que me ha dicho que sí), aún con sus múltiples fallas, estaban a años luz de nuestras sociedades… El cuento de que la URSS era un país en el que solo importaban las cuotas de producción, es eso, un cuento.
        …………
        http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2016/11/331-michael-moore-eva-golinger-sean.html
        331-Michael Moore, Eva Golinger, Sean Penn y Noam Chomsky de verdad lo sienten o es solo un negocio?

    • johnny reday 16 October 2017 at 10:17 pm Permalink

      Tambièn el Holodomor en Ucrania fue por culpa de USA?
      La URSS cayò porque era una anacronismo, algo afuera de su mundo.
      Querìa llegar a la luna, y llamò la FIAT de Italia para construir carros, y las Oficine Savio tambièn de Italia para maquinaria textil para vestir su gente.
      La URSS swe desintegrò por hambre.
      Por años adquiriò alimentos de Canadà, USA, Argentina, Francia: comìa de la mano del enemigo, luego de arrasar con el “granero de Europa” la Ucrania, masacrando la gente que labraba esa tierra.
      Tambièn los gulag y el NKVD fueron por culpa de Europa y USA?
      Japòn? La URSS atacò Japòn LUEGO DE HIROSHIMA, cuando ya quedaba evidente la derrota del imperio insular.
      OJO! La segunda guerra mundial naciò del acuerdo Molotov-von Ribbentrop de divisòn de la Polonia: fueron dos a da inicio al conflicto mundial.
      Pero siempre, todo el mundo, se olvida de la URSS.

  7. Humberto 16 October 2017 at 7:21 am Permalink

    El socialismo KGB fracaso por muchas cosas; pero su contradicción insalvable estriba en querer instauran una dictadura del proletariado.
    1-Esta claro, es romanticismo, poco objetivo pensar que una persona que es un obrero (generalizando esa palabra, sin nada de caso puntuales) por su poca capacidad para los pensamientos intelectuales profundos pueda ser un líder como dignamos los padres fundadores de EE.UU.
    2-Por lo tanto, la dictadura del proletariado era una falacia para incautos, un error teórico serio desde todo punto de vista, hasta desde la capacidad intelectual de cada humano y lo demostró que quienes tomaban las decisiones en esos experimentos sociales de la KGB, no eran los obreros; sino tipos que nunca habían sido obreros como Lenin, Stalin, Fidel Hipolito, Chavez o digamos Paulito Kadachian.
    Es que la idea de la dictadura del proletariado es la mas destupida en la que han creído millones de personas (incluyendo grandes académicos) arrastrados por unos pillos sin escrúpulos de ninguna índole; porque si hacemos el ejercicio mental de sacar a todos esos que nunca han trabajado como obreros o cosa parecida y dejamos en manos de obreros la dirección de un país; como cosa lógica eso seria otro desastre igual.
    Es decir, como decía antes, como quiera que la analices es una contradicción teórica (trivial) insalvable; bien que unos pillos inmorales tomen las riendas del país para ellos dirigir a los obesos (los campesinos, pero eso es otro matiz) desde el punto de vista político o bien que se aplique literalmente lo de Dictadura del Proletariado y los obreros tomen ellos las riendas del país, dado que su capacidad intelectual no les daría para hacerlo volar por las grades ideas del progreso mundial.
    Hay que estar claro y dejarse de romanticismos poco pragmáticos, de forma general (puede haber un casos puntuales, claro, pero mi analices es de carácter teórico y generalizador) si eres un obrero, no te gusta y no entiedes mucho de cosa intelectuales de alto vuelo filosófico, políticos, económico o de organización social en general.
    Lo que paso y pasa es que por su bajo desarrollo del pensamiento lógico social, durante determinadas circunstancia coyunturales en un país, es mas fácil para estos pillos intelectualoides enganar a los obreros (de ahí, en parte que se le agregue a o que son, Dictaduras, el apellido de obreros, un truco); porque estos gracias al capitalismo salvaje desde el punto de vista practico, inmediato, cotidiano, no tienen nada que perder (que después se descubre que no es del todo así) y les es mas difícil valorar la importancia social de un empresario en la sociedad.
    La solución al socialismo KGB y al capitalismo donde el obrero puede ser enganado porque en el fondo no tiene sentido de pertenecía en esa sociedad donde es marginado por grupúsculos de poder, es ir convergiendo de forma natura y conciente al socialismo de verdad; pero para llegar a este hay que hacerlo a través del capitalismo y la alternancia seria en el poder, que es la antítesis de la teoría marxista/leninista de la Dictadura del Proletariado, cosa que la izquierda reaccionaria no acaba de entender, porque lo de ellos, que cada día son menos, parece algo de índole genético visceral.
    Esta ya demostrado, no es teoría, ni babeo teoretico; que una democracia capitalista seria, si es posible que se vayan haciendo cambios naturales hacia el verdadero socialismo a través del voto que recoge lo que quiere la gente. Claro, tampoco como quieren los comunistoides de Meneame, que eso pase de un color al otro en poco tiempo y sin tener en cuenta el PIB del país, su récord democrático histórico.
    Como se ve de mi tesis, una sociedad como las de los experimentos asesinos de la KGb del siglo pasado, lleva dentro de si su propia arma secreta que la destruirá y por lo tanto no es algo revolucionario, porque lo revolucionario implica superación, evolución natural interna y eso no es posible con personas perpetuadas en el poder como un hospital geriátrico como en Cuba, donde se han cargado ya varias generaciones de jóvenes ya viejos, deseosos de aportar su ideas y energías a su país.

    • manuel 16 October 2017 at 10:20 am Permalink

      los países con mayores indices de desarrollo (no solo militar y económico) están logrando cambios en las areas sociales, políticas y hasta económicas muy interesantes. Pensé en ellos cuando leía este comentario tuyo. (Suecia, Dinamarca, Suiza, Nueva Zelanda, Noruega, y un puñado más)

  8. vicente santamaria 16 October 2017 at 7:55 am Permalink

    el capitalismo nunca ha sido democratico,el neoliberalismo lo han impuesto en America Latina elites locales con apoyo militar y ayuda de USA,el comunismo ya no mata,mata el terrorismo de estado en Colombia,pERU MEXICO BRASIL ETC para enriquecer a elites mafiosas,esa es la democracia capitalista donde si no tienes dinero,no comes,las multinacionales britanicas en colombia matan sindicalistas y activistas locales,todo muy democratico como los dos millones de vietnamitas asesinados

    • Humberto 16 October 2017 at 8:40 am Permalink

      Explícale eso a Santo, no a nosotros.

    • Humberto 16 October 2017 at 8:43 am Permalink

      Ven porque la tesis de la Dictadura del Proletariado lleva una contradictorio insalvable dentro de ella.
      Ustedes creen que este mequetrefe puede dirigir un país con la cantidad de ruidos que tiene dentro de su cabecita sobre el mundo que le rodea?

      • manuel 16 October 2017 at 10:15 am Permalink

        vicente y otros veinte están quemaitos quemaitos. Esos cerebritos están listos pa servir como Paté, de tanto veneno que se les ha inyectado

    • johnny reday 16 October 2017 at 10:22 pm Permalink

      Sì claro. En Venezuela se mueren por hambre a causa del capitalismo, no porque el socialismo ha arrasado con todo, devastado el paìs, y entregado sus recursos a Cuba y a su imperio castrista.
      Despierte. Los paìses donde hay màs Justicia Social son los paìses con màs enclavado el capitaliemo.
      Mire Suecia y Suiza con sus transnacionales: Sandvik, Ikea, Bofors, Volvo, Saab, Electrolux,y Nestlè, Novartis, Oerlikon, ABB-Ticino.
      Puro capitalismo, con Justicia Social.

  9. johnny reday 16 October 2017 at 10:29 pm Permalink

    Cien años.
    Y màs de cien millones de vìctimas, la inmensa mayorìa seres humanos inocentes.
    La peor y màs grande tragedia en la Historia de la Humanidad.
    El marxismo: obligar el ser humano a vivir en manera inhumana.

  10. Manuel 16 October 2017 at 10:51 pm Permalink

    por tipos tan asqueantes como Silvio Rodriguez Dominguez y este vicente q viene aquí borracho de deserdicios de las peores cloacas es que Cuba y Venezuela seguirán tan jodías
    https://elpais.com/internacional/2010/04/10/actualidad/1270850411_850215.html

  11. johnny reday 16 October 2017 at 11:13 pm Permalink

    No somos iguales, como pretende el marxismo.
    Hay el obrero que guarda sus sacrificios, ahorra, y luego se compra su vivienda, su carro, cuida su familia, guarda un sueldito en un banco, si por si acaso hay una emergencia.
    Y hay su colega que es mujeriego, juega de azar, le gusta tomar, y el lunes ya sus bolsillos se quedan vacìos del sueldo semanal recibido el viernes.
    Serà correcto que diga que su colega robò para tener un carro, y que èl tambièn tiene derecho a una vivienda y un carro?
    El marxismo fija paràmetros lògicos a la humanidad, y olvida que el ser humano es el elemento menos lògico en el Universo.
    No somos iguales.
    Màs. Los rojos que han detentado el poder, a cualquier latitud, son las peores escorias que pariò la humanidad.
    Sì claro, hay los idealistas, que a los 50-60años todavìa se tragan y creen a cuentos de hadas.
    El marxismo es una tragedia que se va extinguiendo, y eso debido a los inenarrables sufrimientos y muertes que causò la humanidad, hasta que poco a poco quedò vacunada.
    Los paìses del Este europeo son un ejemplo.

    • vicente santamaria 17 October 2017 at 6:56 am Permalink

      no somos iguales ,pero todos tenemos las mismas necesidades vivienda,comida,educacion,salud,pensiones,etc y eso no lo garantiza el capitalismo,ademas el capitalismo dominante en el mundo no es el de Suiza que es un paraiso fiscal sino el de Mexico o Brasil,la segunda guerra mundial no la provocaron los bolcheviques ni la guerra de Irak.En Colombia mueren niños de hambre,son asesinados sindicalistas,en Cuba no.

      • Manuel 17 October 2017 at 9:43 am Permalink

        es cierto, en Cuba no matan a los sindicalistas (¿cómo matarlos, si no existen? ten por seguro q moririan como moscas en mas masmorras de tu puerca dictadura si existieran)
        ¿Que sabes de los niños? ¿Que saben uds monstruos asquerosos de los niños a los q separan de sus padres y manipulan sus mentes como hacían los hitlerianos? Puercos

        • nestor p victore 18 October 2017 at 2:56 am Permalink

          MANUEL….SU COMENTARIO FUE LOGICA PURA…..VICENTE MUESTRA QUE ES UN TROLL O UN ….?

      • hector l Ordonez. 22 October 2017 at 11:14 pm Permalink

        Vicente esas necesidades que usted habla no lo garantiza el comunismo todo lo contrario las necesidades las multiplican,para decirle Cuba que usted toma de ejemplo, el sindicato en Cuba solo existe un sindicato y responde al unico Partido que existe tienes un patron si no lo cumples desaparece
        las cortes estan politizadas y los abogados solo son figuras decorativas,no existe una Burguesia de nombre pero existe,que es la elite dominante del pais,donde depositan millones de dollares en bancos Capitalistas que usted tanto detesta,y a todo le cambian el nombre a las criadas,le llaman la companera que trabaja en casa,de todas formas siguen siendo criadas,y asi a todo le cambian el nombre para que lusca mas bonito pero sigue siendo lo mismo,Dejeme decirle que me parece que usted no es cubano y sea a creido todos los cuentos que le han echo de la Dictadura cubana,Para empezar la salud en Cuba antes del dictador Fidel Castro era publica,ejemplo usted iva al principal Hospital de la Habana que era el Calixto Garcia y usted no pagaba un centavo y dejeme decirle buen servicio,si no tenia dinero para pagar la medicina si iva al departamento del seguro social le daban
        las medicinas sin costo alguno,en Cuba habian tres Universidades dos eran publicas y solo costaba
        la matricula que eran 25 pesos cubanos,existian las escuelas de artes y oficios donde mi padre estudio tecnico de Radio y television sin costo alguno y si querias estudiar artes como musica,dibujo
        etc tambien lo hacia,que el Capitalismo no es perfecto.es cierto,pero que los problemas sociales lo
        vayan arreglar el Comunismo tampoco lo van arreglar,pudiera estarle contando las deficiencias de Capitalismo por mucho tiempo,pero creame del Comunismo pudiera hablarle de mas deficiencia que el capitalismo.y dejeme decirle no apruebo en lo absoluto al neoliberalismo

  12. Manuel 17 October 2017 at 9:27 am Permalink

    vicente se quemó

  13. Manuel 18 October 2017 at 10:07 am Permalink

    lo cierto es que ni Rusia, ni Japon, ni Europa, ni EEUU pueden superar el empuje de China. No duden que para 2030 incluso llegue a doblar la economía de EEUU. Que nadie se sorprenda, la sorpresa sería que no fuera así o algo inesperado ocurra

    • Manuel 18 October 2017 at 10:14 am Permalink

      mi consejo, aprendan Mandarín 🙂
      y estudien profundamente a China, será la gran potencia de este siglo. Lo que fue EEUU en el XX. Rusia y regímenes totalitarios al estilo de Cuba se verán beneficiados con este cambio de lider

    • Manuel 18 October 2017 at 10:17 am Permalink

      China lo está haciendo bien, a un ritmo mayor del esperado pero despacito. Cuando despertemos, ya va a estar ahí redefiniéndolo todo

      • Ramiro Millan 18 October 2017 at 1:07 pm Permalink

        Voy a disentir con ud Manuel.
        China tiene un crecimiento económico fabuloso, pero definitivamente no tiene desarrollo.
        Son dos cosas diametralmente diferentes.
        La historia ha mostrado infinitas veces pueblos con periodos de crecimiento que se han derrumbado como un castillo de naipes al no contar con el principal activo para mantenerse erguidos, esto es, desarrollo. ciudadanos que se conducen con consciencia de sus obligaciones para mantener el sistema y no por fuerzas del azar bajo imposiciones de dictaduras de turno que como siempre, tienen los días contados (más o menos largos)
        Crecimiento económico basado en una feroz dictadura cuyo principal capital es una fenomenal reserva de mano de obra “esclava” que atrae a las multinacionales y capitales propios (en manos la mayoría de los dirigentes del partido gobernante) no es sinónimo de progreso ni mucho menos.
        Con el enorme agravante de que es un Partido político que se hace llamar comunista el que conduce está feroz variante de capitalismo, lo que implica una contradicción que difícilmente resista mucho tiempo.
        China está a décadas de ofrecer democracia y derechos humanos a sus ciudadanos y mientras ello no suceda, estaremos expuestos a peligrosisimos desajustes o crisis políticas cuyas consecuencias económicas y humanitarias pueden llegar a ser catastróficas.
        Y para el mundo entero.
        Probablemente, mientras mantengan un importante caudal de capital de reservas de mano de obra barata, el sistema continuará funcionando.
        Pero el día que este capital escasee y en ese momento aún no han logrado el desarrollo necesario para gobernarse en democracia y con el imperio de los derechos humanos que es la única manera de ofrecer confiabilidad en el tiempo suficiente para que las empresas se animen a pagar salarios de países desarrollados calculando ganancias en periodos de 50 años o más mientras se “bancan” enormes presiones fiscales como caracteriza a los países desarrollados, una crisis se podrá presentar con todo su potencial. Más grave aun tratándose de una población de 1300 millones de habitantes.
        Vengo recientemente de visitar París y en una galería frente a galerías Lafayette, donde están las tiendas más exclusivas del mundo (Gucci, Luis Vuitton, etc) y una carterita de mano no baja de 5.000 euros, el 95% de los consumidores (créame que no exagero) eran ciudadanos chinos.
        ¡Y compraban como si se tratara de biyuterie de vendedores ambulantes!
        Es evidente que están atravesando contradicciones tremendas.
        No puede haber una clase tan privilegiada en un régimen gobernado por un partido comunista sin que más tarde o temprano tengan consecuencias peligrosisimas.
        Y digo más, creo que existe un riesgo real de que si se impone el sistema chino básicamente basado en ofrecer bajos salarios para atraer los capitales productivos y finalmente los países desarrollados se vean obligados más tarde o temprano a competir con el mismo sistema, estaremos a las puertas de entrar a una nueva Edad Media.
        No tengo dudas que en un sistema como éste no sobreviviría la democracia y el respeto de los derechos humanos en los países desarrollados actuales.
        La única manera de competir en ese caso será necesariamente con el sometimiento de la población entera.
        No habría lugar alguno para la democracia en regímenes económicos como estos.
        Reconozco que puedo estar totalmente equivocado, pero de lo que no tengo dudas es de que al menos ese riesgo existe.
        El mundo está pasando en muchos lugares (países desarrollados) momentos de una enorme gloria, pero la historia a mostrado más de una vez los desastres que es capaz de hacer nuestra especie homo sapiens.
        ¡Cuidado!

        • Manuel 18 October 2017 at 1:30 pm Permalink

          hasta hoy la tendencia es otra. Se esperaba q su economía alcanzara el volumen de la de EEUU para 2030, luego para 2020, pero ya la mayoría afirma q hoy China nos ha superado. Su paso es aplastante en todos los sentidos.
          https://www.bloomberg.com/view/articles/2017-10-18/who-has-the-world-s-no-1-economy-not-the-u-s?cmpId=flipboard

          • Julian Perez 19 October 2017 at 1:13 pm Permalink

            No lo dudo, pero sigue estando el detalle de que su población es más de 10 veces superior a la de USA, así que el percápita seguiría siendo menos de la décima parte del de USA.

          • Manuel 19 October 2017 at 3:25 pm Permalink

            la mayor nación comercial, y también la mayor nación exportadora, ya la mayor nación manufacturera así como también los mayores emisores de carbono en el mundo. EE.UU. ocupa el segundo lugar.
            Es la mayor economía y la primera vez desde que ocupara el trono de Inglaterra Jorge III que en el mundo tendremos como economía más importante un país que no habla inglés, un país no occidental, un país no Republicano o democrático-liberal. Es cuestión de tiempo para q las cosas comiencen a cambiar de modo acelerado en favor de China, entonces también tendrán un mayor percápita, que no lo tienen hoy por el precio al q se cotizan sus productos pero si tiene el mayor percápita en cuanto a volumen de venta de productos y comercializacion. Con el aumento de la calidad de esos productos (que ya está ocurriendo) y el cambio hacia un mejor posicionamiento en las bolsas.

        • vicente santamaria 19 October 2017 at 5:14 am Permalink

          yo no hablaria de mano de obra esclava,China tiene sueldos mas altos que Mexico ,que es un protectorado de los EEUU y le va muy mal con continuas crisis economicas y crimen orgnizado,la diferencia es que China esta redirigiendo su economia al mercado interno con una clase media emergente y Mexico nunca tendra clase media.

          • Ramiro Millan 19 October 2017 at 7:20 am Permalink

            En China hay una reserva de ¡1000 millones de habitantes! esperando una oportunidad de obtener un permiso para ir a trabajar a las ciudades por el salario que sea y las horas y condiciones que al capital se le ocurra.
            México no hace otra cosa que competir con China por quién ofrece salarios más miserables.
            La cuestión está en si así como México y otros muchos países ya cedieron a la inevitabilidad de competir con China por quién ofrece salarios más bajos para atraer capitales (combustible básico que alimenta al capitalismo, nuestro verdadero “dios” proveedor de bienes de subsistencia) finalmente terminan cediendo también los países desarrollados.
            De hecho, es absolutamente evidente que estos luchan denodadamente para no ceder a las presiones a las que están sometidos por la competencia China.
            Obviamente en China hay ciudadanos con salarios altos, pero representan una minoría y para colmo, en medio de una desigualdad que el sistema inevitablemente irá incrementando.
            Todo eso mientras gobierna un régimen que se dice comunista.
            Insisto, si se impone el sistema chino y estos no logran desarrollarse el día que se les termine el capital de mano de obra barata de reserva, y por tanto estén inhibido de incorporarse al grupo de países desarrollados donde es posible regular los intereses de la codicia del capital, estaremos ante el riesgo de caer en nueva Edad Oscura.
            Por suerte, China tiene tanto capital de reserva de mano obra como petróleo tiene Arabia Saudita.
            Espero que ese pueblo pueda desarrollarse como lo hizo Japón hace bastante tiempo y Corea del Sur hace no mucho, antes que el capital que da dinamismo a la economía china se acabe.

  14. adolfo 18 October 2017 at 11:43 am Permalink

    Cuanta palabrería inútil, es lamentable y deprimente que aun estemos hablando sobre una adefesiosa teoría política que hace 30 años murió y se pudre en el fondo del traste de basura de la historia. El Marxismo, como bien lo dijo Reagan, es una extraña aberración, un experimento siniestro que acabo en el basurero de la historia. Lo espantoso es que los comunistas hayan matado a mas de 100 millones de seres humanos para tratar de imponer esta teoría, la religion marxista. El Presidente Reagan, el mas grande estadista del siglo 20, junto con su Santidad el Papa Juan Pablo II, y la Primera Ministra Británica Margaret Thatcher juntaron fuerzas y acabaron de una vez por todas con el comunismo. El 9 de Noviembre de 1989 caía el muro de Berlin con lo que renacía la esperanza para millones de seres humanos embrutecidos y esclavizados por tantos años de socialismo. El 10 de Noviembre de 1989 millones de alemanes orientales, húngaros, checoslovacos, polacos, tomaron su carnet de afiliación al partido comunista y lo quemaron. Dos años después el monstruoso manicomio llamado Union Sovietica desaparecía y la humanidad entera celebraba. Que en Cuba siga en el poder un regimen de esa aberrante religion marxista es la mayor vergüenza para nuestro hemisferio occidental.

    • Julian Perez 18 October 2017 at 7:24 pm Permalink

      Adolfo

      Me gustaría mucho que tuviera usted razón y que el comunismo estuviera muerto, pero, lamentablemente, no puedo compartir ese optimismo. No solamente por el engendro del Socialismo del Siglo XXI. No hay más que mirar la popularidad de Bernie Sanders aquí en USA, la opinión favorable de los millenials sobre un sistema que en realidad no conocen y la popularidad de Podemos en España… Esos cantos de sirena aún tienen muchos oídos receptores. Demasiados.

  15. Julian Perez 19 October 2017 at 8:53 am Permalink

    Amigo Ramiro

    Interesante discusión…

    Pera mí el problema con el concepto de la plusvalía es que ignora el valor añadido. Asume que el valor de los productos está en función de la fuerza de trabajo usada por el que los produjo y que el capitalista se apropia de una parte de ese valor (la plusvalía) y de ahí devienen sus ganancias. O sea, ignora el valor de la idea. Bill Gates no es millonario porque se apropia de una parte del valor del trabajo de los empleados de Microsoft, sino por el valor de sus ideas.

    Es similar al concepto de que los países pobres son pobres porque los ricos ¨les roban¨, pero detrás está la idea de que la riqueza es un juego de suma cero (para que alguien tenga debe quitárselo a otro). No es así. La riqueza se genera, no hay tal suma cero.

    Esa idea está detrás de la tan manida como falsa frase de que ¨los ricos son cada vez más ricos y los pobres más pobres¨: suma cero. Sí, los ricos son cada vez más ricos y la distancia entre su riqueza y la de los pobres puede que aumente, pero los pobres en realidad cada vez son menos ¨pobres¨. La mayoría de los llamados ¨pobres¨ de los países desarrollados viven mejor que los burgueses de siglos pretéritos y el nivel de podreza general, en el mundo disminuyó drásticamente cuando países como la India abandonaron las ideas socialistoides y abrazaron la economía de mercado.

    • Manuel 19 October 2017 at 10:25 am Permalink

      el dinero es motor y organizador de la sociedad, tambien lo son las ideas. El Comunismo es una idea muy abstracta, primero concebida por los q idearon El Más Allá, y luego por los q dijeron Es Posible Aquí. En ambos hay grado de virtud en los hombres q permite q se organicen sin el dinero. No digo que no sea posible, digo q tendrán q pasar siglos y muchas cosas tremendas para q llegue ese momento. El gran dilema está en como llegar ahí, unos dice q por el capitalismo otros idearon el socialismo. Ambos llenos de contradicciones, unos toleran mejor unas contradicciones que otras y toma partido. El pulso entre ambas formas de llegar al paraiso Aquí continúa, pero hasta ahora el capitalismo ha llevado todas las de ganar y en dos siglos el otro sigue tratando de enderezar un entuerto que solo lejos de aumentar la producción y la innovacion las estancA y eso no hay quien lo aguante. Terminan claudicando e introduciendo un poco (o demasiado como en el caso de China) de capitalismo y viendo que cosa se puede mantener de lo q se cree es el otro y hacer convivir a ambos (como yin y yan) tratando de tomar lo bueno q pueda haber de cada uno. Creo q en eso se debaten China y Vietnam, como el mejor modo de prosperar en el mundo de hoy. Es una tercera via, y les va bien en general. Es posible q use a Norcorea y a Cuba para hacer un trabajo sucio q les conviene.

    • Ramiro Millan 19 October 2017 at 10:30 am Permalink

      Coincido, claro que sí.
      Pero me refería a la predicción de Marx en la que afirmaba que la tendencia natural del capitalismo es hacia la anulación de la plusvalía por lo que el sistema capitalista está condenado a su desaparición (obviamente, entonces llegaría el inevitable momento del comunismo)
      Si mal no recuerdo, esa anulación de la plusvalía se debería a la competencia que obligaría a disminuir cada vez más las ganancias del capital hasta desaparecer y creo que se sumarían los reclamos de los trabajadores en ese embrollo.
      Obviamente, una vez desaparecidas las ganancias, no hay capitalismo.
      Si Marx estaba en lo cierto, es probable que Europa haya llegado a esa etapa y podría ser este el motivo por el que los capitales buscan dónde continuar obteniendo la plusvalía que da vida al sistema.
      Al hallar a una China con una enorme reserva de mano de obra dispuesta a aceptar la plusvalía (obviamente beneficiandolos más allá de lo que se puede discutir) el sistema capitalista encontró una nueva fuente de energía.
      De ser esto así, se derivan un montón de deducciones que podrían ser considerables.
      Pero como no estoy seguro de lo que estoy escribiendo, no me animo a profundizar más.
      En fin….

      • Julian Perez 19 October 2017 at 11:07 am Permalink

        Amigo Ramiro

        >>el sistema capitalista está condenado a su desaparición

        No lo dudo. Ningún sistema es eterno. El error consistió en asumir que un sistema que anula la propiedad privada es superior y sería el destinado a sustituirlo. La práctica ha demostrado sistemáticamente que dicho sistema es en realidad inferior y estamos de acuerdo en que la principal razón de su inferioridad es que niega la naturaleza humana.

        Tampoco me atrevo a profundizar sobre la plusvalía porque la economía no es mi especialidad. Ni siquiera la política: soy Matemático. Al menos me precio de entender un poco la lógica. Pero en todas las carreras universitarias en Cuba se imparte un año de marxismo, así que lo conozco un poco. Buscaré si el Dr. Thomas Sowell (que, lamentablemente, se jubiló, y ya no podemos disfrutar de sus escritos) o quizás Walter Williams, que continúa activo, escribió algo sobre el tema, en los archivos históricos.

        • Julian Perez 19 October 2017 at 12:34 pm Permalink

          Amigo Ramiro

          Aunque aún no he encontrado un artículo en los archivos de Thomas Sowell sobre la plusvalía, di con este video de youTube que te puede resultar interesante.

          https://www.youtube.com/watch?v=qjMpoQarbHo

          • Ramiro Millan 19 October 2017 at 3:23 pm Permalink

            Amigo Julián, lamento informarle que mi inglés no me permite una correcta comprensión escuchando.
            A duras penas leyendo
            De más está decirle que agradezco su intención.
            Creo que lo leí en una versión resumida del capital de Marx.
            Voy a revisar a ver si encuentro

        • Ramiro Millan 19 October 2017 at 3:11 pm Permalink

          Amigo Julián
          Espero ver qué encuentra al respecto.
          Y veremos cómo sigue esta cuestión.

          • Julian Perez 19 October 2017 at 5:25 pm Permalink

            Amigo Ramiro

            Eureka! (Pero no te preocupes que no salí corriendo desnudo por las calles como Arquímedes)

            En español no lo voy a encontrar, pero creo que con el inglés leído si te las apañas, y siempre está el traductor de Google, que no es malo.

            https://www.reddit.com/r/Anarcho_Capitalism/comments/32gk9k/thomas_sowell_on_marxism/

            Sobre todo este pedazo (surplus value es plusvalía) que, por cierto, no es de Sowell, sino de uno de los que comentan el artículo en cuestión:

            Wage labour isn’t theft of surplus value, the wage-earner is getting something for it; they’re avoiding the risk the product won’t sell (they still get paid for their labour no matter what), and they’re being paid now instead of later. If they weren’t paid now, they’d have to have saved enough to see them through the production process, and as mainstream economists know, the value of money now is much higher than the value of money later (hence, interest rates). The capitalist isn’t stealing surplus value, the labourers are foregoing the surplus value in exchange for mitigating the risk the product won’t sell, and to satisfy their time-preference for money.

  16. Ramiro Millan 19 October 2017 at 7:36 pm Permalink

    Amigo Julián
    Leí su sugerencia y no es a lo que me refiero y sí es lo que va a encontrar en el link que envío.
    Y sí, estaba acertado y veo que mi memoria no me ha fallado.
    Y como raras veces las teorías marxistas y asociados son desacertadas toda vez que de diagnóstico se trate (no así sus propuestas “terapéuticas”) sin dudas deben tenerse siempre presente.
    De aquí mi intuición respecto al riesgo que implica la economía china porque si es cierta esta teoría marxista, los capitales tenderán inevitablemente a dirigirse a China, lo que generará una presión indefinida sobre los estados de bienestar y los salarios de los EEUU.
    En ese caso, sostener la democracia en estos países será una tarea titánica.
    De todas maneras, estoy jugando casi en el límite de las fantasías.
    Insisto, si creo es al menos como para considerar el riesgo que de ello se deriva.

    http://www.sinpermiso.info/textos/la-teoria-marxista-de-las-crisis-economicas-en-el-capitalismo


Leave a Reply