02 June 2018 ~ 14 Comentarios

La soledad de Daniel Ortega y “la Chayo” Murillo

Por Carlos Alberto Montaner

Daniel Ortega se ha quedado solo. Solo con su mujer y vice Rosario Murillo, “la Chayo”, a la que el pueblo quiere aún menos. ¿Por qué ese rechazo a esta señora extravagante, pero bien educada? No está claro, pero sucede.

Para ellos es una situación muy extraña. Estaban acostumbrados a contar con una favorable caja de resonancia construida por la URSS y La Habana, como la que escondía y condonaba los crímenes del sandinismo en la década de los ochenta del siglo pasado en nombre de una mítica revolución popular que estaban construyendo.

En primer término, los abandonó toda la Iglesia. Los tiempos no son aptos para los disparates de la Teología de la Liberación. Los obispos no estaban dispuestos a jugar con un falso diálogo. Ellos ponían la mesa para conversar, pero siempre que fuera de buena fe. Era demasiado dolor. Cuando escribo esta crónica ya van por 93 personas asesinadas, casi todos muchachos.

Los abandonaron los estudiantes. Es conmovedor presenciar en YouTube las severas palabras que le dirige a la pareja presidencial Lesther Lenin Alemán. Habla, sin decirlo, a nombre de todos los universitarios, porque las universidades también los han abandonado. Las turbas y policías de Daniel y la Chayo entraron a sangre y fuego en la UCA y en la Escuela de Ingeniería.

Eso ha tenido repercusiones fuera de Nicaragua. Desde la prestigiosa Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, el vicerrector, Javier Fernandez-Lasquetty, ha escrito un gran artículo para la prensa española en el que pide solidaridad con Nicaragua, la nación más pobre de Centroamérica.

Los abandonaron los empresarios agrupados en el Consejo Superior de la Empresa Privada, el COSEP. Hace unas horas les pidieron a todos sus agremiados que se disociaran  del gobierno. Agradecían que el matrimonio Ortega-Murillo hubiera abandonado las estúpidas pulsiones colectivistas que habían destrozado la economía en aquella primera etapa de furia juvenil (todavía hoy no se han recuperado los índices de crecimiento de 1979, cuando derrocaron a Somoza), pero esa gratitud no alcanzaba para admitir en silencio la bárbara represión desatada contra un pueblo que ejercía su derecho a protestar.

¿Vale la pena continuar la lista de entidades y personas extranjeras que han condenado los crímenes de la pareja? La embajada de Estados Unidos, Amnistía Internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, los 14 países del Grupo de Lima, la vecina y muy civilizada Costa Rica, Ileana Ros-Lehtinen, Marco Rubio, Human Rights Foundation de Thor Halvorssen, Human Rights Watch de José Miguel Vivanco y un larguísimo etcétera.

¿Quiénes respaldan a Ortega y a Murillo? Apenas los rastrojos que quedan del Socialismo del Siglo XXI: la Cuba de Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel, la Venezuela de Nicolás Maduro y la Bolivia de Evo Morales, todos en diversas fases de una grave crisis económica y política. Ni siquiera Petro, el candidato colombiano de esa cuerda, se atreve a ponerle el hombro. Lo que hacen es demasiado repulsivo.

Es probable que a Daniel Ortega  y a su mujer les queden municiones y falta de escrúpulos para seguir matando por cierto tiempo más, pero si lo que pretenden es recuperar la legitimidad  que se necesita para ejercer el poder en esta época, eso no lo conseguirán de ningún modo.

Los capitales han comenzado a fugarse. Veremos cómo el país se empobrece cada día más. Ya hay informes de que el turismo se ha paralizado en un 80%. Lo mismo sucederá en otros rubros del aparato productivo. Nadie en sus cabales invertiría en semejante sitio, en donde no existen vestigios de un Estado de Derecho.

La propia hija de la pareja, Camila Ortega Murillo, y Shantall Lacayo, fundadoras de “Nicaragua Diseña”, han debido retirarse de un inocente evento del Miami Fashion Week por la protesta de los exiliados nicaragüenses. Ese es sólo un síntoma de la oleada que viene.

Observaremos un declive acelerado de la pareja presidencial hasta que salgan del gobierno por la violencia, quizás segregada por el estamento militar, como sucedió en la Rumanía de Ceausescu, o tal vez por un espasmo insurreccional de la sociedad, como otras veces ha ocurrido en el país.

Lo terrible es que ese amargo final pudiera evitarse si Daniel y su esposa actuaran con sensatez y se retiraran del poder antes de que la sangre llegue al río. ¿Es eso pedirle peras al olmo? No lo sé. No hay una pizca de grandeza en esa terca resistencia. Es muy triste lo que pasa en Nicaragua.

14 Responses to “La soledad de Daniel Ortega y “la Chayo” Murillo”

  1. Ramiro Millan 2 June 2018 at 12:43 pm Permalink

    Siempre sucede reiterativamente en latinoamérica cada vez que un gobierno de izquierda intenta llevar a la práctica políticas acordes a su ideología, la parálisis económica y la corrupción generalizada. No hay excepciones.
    Y sucede porque las economías latinoamericanas solamente funcionan si llega la dosis necesaria de inversión extranjera directa. Sin ella, primero se destruye la infraestructura y después, cuando ya nada queda por destruir y gastar, llega la parálisis económica imposible de superar sin la presencia de los únicos capaces de imponer y poner orden en el sistema económico, la inversión extranjera.
    Y como siempre sucede, ante la necesidad de atraer a los únicos salvadores posibles, deben ofrecer lo que ellos piden, políticas asociadas a la libertad de movimiento de capitales y otros requisitos asociados todos a las antípodas de cualquier noción de izquierda politica y económica.
    Llega entonces el momento en que las bases de estos audaces se dan vuelta acusando al gobierno de traidor a la causa y sacando entonces, solamente entonces, a relucir las orgías de corrupción tolerada durante años sin pestañear. El cambio de gobierno llega y se procede a hacer lo que los inversores piden, políticas pro-capitalistas (de aquí el falso relato del imperialismo y el sometimiento al capitalismo malvado cuando en realidad no es otra cosa que el producto de una debilidad intrínseca que, obviamente, los inversores aprovechan, más cuanto más desesperado estás para que te salven).
    Generalmente con ello se recupera un poco la infraestructura y la economía y es entonces, una vez conseguido un alivio económico, el momento en que el viejo amor latinoamericano vuelve aclamado por la sociedad que quiere “reivindicar su orgullo nacional” y sacarse de encima a “los malvados imperialistas capitalistas”. Llega el momento del típico círculo vicioso latinoamericano de una nueva o vieja Izquierda a hacer exactamente lo mismo, un nuevo populismo. Hasta que vuelven a necesitar de los capitales foráneos y se reinicia el ciclo.
    Es de nunca acabar.
    Desde el momento en que Ortega necesito acordar con los capitales para recuperar un mínimo dinamismo a la economía, estaba sellado su destino.
    Venezuela no se animó a dar el giro típico hacia la derecha para atraer capitales y así le va.
    Jamás se va a recuperar la economía venezolana sin capitales foráneos y es por eso que tarde o temprano caerá por su propio peso.
    “Instinto y cultura, nuestros verdaderos soberanos” razonvsinstinto.blogspot

  2. luis moreno 2 June 2018 at 9:51 pm Permalink

    Como siempre ha sucedido desde que surgió la “izquierda” (lease el comunismo, el socialismo, etc.), los gobiernos “izquierdistas” hacen lo mismo que han hecho las dictaduras de derecha: robar, corromper, destruir la democracia, implantar una feroz represion contra los opositores y los que se atreven a pensar diferente, asesinar a mansalva, encarcelar, torturar, intentar por todos los medios perpetuarse en el poder, destruir la economía de los países en los que han tomado el poder, empobrecer al pueblo, etc. El nazismo y el comunismo han sido primos hermanos, ¿o no?. Pero, ¿quien tiene la verdadera culpa de que los Castros, los Chávez, los Allende, los Evos, los Ortega, los Correa, etc. hayan llegado al poder?. Pues nada más y nada menos que los propios pueblos de esos países, ¿o no?. Entonces a que lamentarse, si al final los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, ¿o no?.

  3. Federico R 4 June 2018 at 8:59 am Permalink

    Muy atinado el artículo como es de costumbre viniendo de ti. Sólo te hizo falta un gobierno (ojo, no estoy diciendo país porque como sociedad repudiamos los hechos de represión en Nicaragua) que apoya a esta dictadura: El gobierno de Salvador Sánchez Cerén en El Salvador.
    Te quisiera pedir tu opinión respecto al “fenómeno Nayib” en El Salvador. Pienso que es algo de analizar. Resumido desde mi punto de vista es así: un tipo muy egocéntrico y narcisista que con su movimiento “nuevas ideas” (que en realidad sigo sin conocer sus ideas) está liderando las encuestas para la presidencia del próximo año.

  4. vicente 5 June 2018 at 1:24 pm Permalink

    me gustaria que algun representante de la gusanera de Miami-que saben que en USA un cubano es un mojon- me diga algo bueno de la revolucion cubana.

    • Manuel 6 June 2018 at 9:24 pm Permalink

      que le quedan menos de 15 años, así que disfrutala todo lo que puedas, si llegas vivo al 2030 (con la locura que te mandas, no creo q dures más de 10 años, imbécil)

  5. vicente 7 June 2018 at 9:47 am Permalink

    Cuba no va ser la banana republic -de casinos y prostibulos-de antes de la revolucion,el capitalismo no lo va a tener facil.

    • Manuel 7 June 2018 at 12:14 pm Permalink

      tú estas ya satisfecho con el protíbulo y casino de dictadores y fascistas que es hoy

    • Ramiro Millan 7 June 2018 at 12:22 pm Permalink

      Vicente, ud siempre defiende el comunismo y crítica al capitalismo pero nunca leí una sola defensa suya de las terribles barbaridades se dicen del régimen comunista cubano.
      Dudo pueda hacer una defensa más o menos considerable pero podría intentarlo.
      Puede resultar interesante.

  6. vicente 8 June 2018 at 11:37 am Permalink

    he vivido en Costa Rica San Jose llena de casinos y prostibulos y comida basura gringa tipo MC Donalds y delincuencia y droga eso es lo que quieren los yanquis para America Latina si tienen tantos drones y tanta tecnologia por que permiten que entre tanta cocaina en su pais si todos los carteles de la droga estan en Miami.

    • Manuel 8 June 2018 at 7:25 pm Permalink

      hay comida? Coño, eso no hay ni en cuba ni en venezuela

  7. vicente 8 June 2018 at 11:41 am Permalink

    toda esa mierda que hay en Costa Rica-republica bananera – no la hay en Cuba.

    • Manuel 8 June 2018 at 7:20 pm Permalink

      la mierda cubana es la q a ti te gusta: cada loco con su mierda

  8. Manuel 16 June 2018 at 10:56 am Permalink

    será porque aquí no hablamos islandés:
    .
    The immediate post-war period was followed by substantial economic growth, driven by industrialisation of the fishing industry and the US Marshall Plan programme, through which Icelanders received the most aid per capita of any European country (at USD $209, with the war-ravaged Netherlands a distant second at USD $109).[39][40]


Leave a Reply