17 November 2015 ~ 5 Comentarios

Las consecuencias del terrorismo en París

Paris-terrorismo

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Vea en Youtube

5 Responses to “Las consecuencias del terrorismo en París”

  1. Sam Ramos 17 November 2015 at 5:15 pm Permalink

    Los franceses son los habitantes mas malagradecidos de todos los paises que los EE.UU. han ayudado en muchas ocasiones en que se han visto en peligro, y no estoy de acuerdo en que ni un solo norteamericano arriesgue su vida aunque sea piloteando un avanzado avion de guerra.
    Debemos si, cooperar con inteligencia, tecnica espacial y cuanta cosa material sea necesaria para acabar con esos terroristas pero que los soldados sean de esos paises que por ingenuidad, estupidez y por hacerse los ms civilizados, han criticado y hasta culpado a Bush cuando reacciono fuertemente despues del 9/11, que en valor a la verdad, le fue planeado con varios años de anticipacion al chulanpin de Clinton. Tambien esos europeos que ahora se sienten amenazados y su modo de vida en peligro, no han sido nunca solidarios con los Israelies que vienen sufriendo el odio musulman desde el mismo dia de su creacion como estado.
    Sigo insistiendo que lo que se debe seguir es el dinero que alimenta a esas fuerzas islamicas para sus malvadas acciones y publicar los nombres de esos colaboracionistas y oportunistas que adquieren el petroleo barato y obtienen ganancias vendiendole armas. Hasta la Toyota por venderles los camiones donde montan sus armas. (observen los videos) Sus vehiculos son todos modernos camiones Toyota y armas chinas y las norteamericanas arrebatadas o rendidads por los cobardes iraquies que el ingenueo de Barato Mama instruyo para que se defendieran y como las ratas de Hussein, huian en cuanto sonaba el primer tiro.
    Otra cosa, dejar al criminal y genocida presidente heriditario de Siria en el poder por el aquello de no caer en el “error” que le achacan a Bush de eliminar a Hussein y al mulato a Gadhafi, es un craso error tambien.

  2. Sam Ramos 20 November 2015 at 8:14 am Permalink

    La gran hipocresía

    Atacamos a ISIS pero no decimos nada de quien los financia.
    por Pilar Rahola

    Las imágenes de los bombardeos franceses contra ISIS en Siria deben tener un efecto bálsamo en muchos corazones asustados. Por supuesto, no es un bálsamo porque guste la violencia, sino porque parece que hacemos algo, que Francia no permitirá un acto de guerra en su territorio, y que la respuesta es inmediata.

    Así mismo se expresó Estados Unidos después del 11-S, y la mayoría de preguntas que me dirigen los periodistas que me entrevistan en Argentina (donde estoy ahora presentando la edición argentina de mi libro “Basta”) tiene que ver con ese palpito: ¿Los podremos derrotar pronto?

    La respuesta que esperan se formula en términos de victoria militar y aplastar a los ejércitos yihadistas. Todo está concentrado en un solo fenómeno y en una sola geografía, como si esta barbarie la hubiera inventado el Estado Islámico y tuviera su único foco entre las torturadas tierras de Iraq y las de Siria.

    Igual que Bush aseguraba que mataría a Bin Laden y acabaría con Al-Qaeda, también ahora pensamos que mataremos a los líderes de ISIS y acabaremos con la amenaza.

    La respuesta no sólo es un no rotundo a ese concepto global de victoria militar, sino que además esconde una gran hipocresía.

    Y es ahí, en el corazón de esa hipocresía, donde crece nuestra debilidad y se fortalece su ya enorme fuerza.

    Porque, como algunos llevamos años avisando, sirve de poco ir a matar a fanáticos yihadistas, sino hacemos nada contra la serpiente que lleva décadas alimentado los huevos que después eclosionan.

    Lo expresaré en forma de pregunta, la primera en la frente: ¿las democracias del planeta exigirán a los aliados del petrodólar que dejen de financiar una mirada extremista, antidemocrática y fanática del Islam?

    Porque la hipocresía empieza ahí, en ese punto concreto, cuando aceptamos como normal que se envían millones de dólares para radicalizar a los jóvenes musulmanes en todo el mundo, cuando se entiende como normal que en nombre del Islam se perviertan todos los derechos fundamentales, se persiga a los cristianos, se esclavice a las mujeres, se condene a los homosexuales.

    No es cierto que el Islam no sea compatible con las libertades y los derechos. Lo que es cierto es que las dictaduras teocráticas usan la idea de un Dios brutal para mantener sus privilegios. Y lanzada la bestia del fanatismo ideológico, anida en muchos corazones que lo convierten en violento.

    El salafismo es una maldad totalitaria, también cuando no mata…

    A partir de aquí, las preguntas se amontonan: ¿matamos a ISIS pero no decimos nada de quien los financia?; ¿continuamos disimulando con la muchas patitas amigas que, en la guerra de Siria, ayudan a la locura yihadista para cambiar el equilibrio en la zona?; les diremos algo a los emires y reyetones que sentamos en nuestras mesas democráticas, sobre el dinero que va hacia ISIS? Y etcétera.

    Y luego hablemos de la guerra…

  3. Sam Ramos 21 November 2015 at 2:19 pm Permalink

    I am sorry that I have not been consistently responsive lately to your emails. I have been somewhat under the weather since my doctors informed me that I have an acute case of Post Islamic Stress Trauma with Apologetic Whitehouse Fatigue (PIST-AWF). For those of you who do not know what that is, PIST-AWF is a newly defined disease that is found to be widespread and highly contagious.
    Symptoms include, but may not be limited to:

    – Severe pain of the scalp from pulling your own hair while viewing the President pander to Muslim terrorists.
    – Loose bowels from swallowing the fact we elected Obama twice.
    – Extreme hunger due to vomiting from nightly seeing Muslim terrorists murdering innocent people.

    If you feel you have Post Islamic Stress Trauma with Apologetic Whitehouse Fatigue, please notify your local election board and place your name on the list for a cure. It is expected, and sincerely hoped, that the cure will be available in November of 2016.
    And I stupidly thought it was due to aging!

  4. Sam Ramos 23 November 2015 at 8:31 am Permalink

    El mundo está con Francia. ¿Qué hay de Israel?

    ¿Acaso es mucho pedir que el mundo levante la voz cuando judíos son asesinados en Israel, así como cuando ocurre un atentado terrorista en París?

    por Yvette Alt Miller

    La bandera tricolor francesa flameaba en el gimnasio de la escuela de Chicago, junto con una pancarta que declaraba que la escuela “Apoyaba a Francia”.

    La ocasión fue un partido de baloncesto. Las chicas del equipo de la escuela secundaria judía de mi hija se enfrentaban a las niñas de una escuela francesa. Cuando ingresaron a la cancha, mi hija y sus compañeras de equipo le entregaron al entrenador francés una carta, expresando su pesar por los horrendos ataques terroristas en París la semana anterior, y profesando solidaridad con sus compañeras francesas.

    Tomando la carta, el entrenador francés retrasó el juego y le dirigió la palabra directamente a los estudiantes. A pesar de pertenecer a diferentes culturas, explicó, todas las jugadoras estaban unidas en el dolor. Esta escuela judía siempre había sido una fiel aliada, y le agradeció calurosamente a mi hija y a sus compañeras de equipo por el apoyo.

    Yo estaba orgullosa de mi hija, satisfecha de que ella y sus compañeras de equipo habían pensado en los sentimientos de sus rivales y agradecida con su escuela judía porque les habían enseñado que siempre tenemos la responsabilidad de extender la mano y ayudar a otros. Pero esa noche, además de mi orgullo, también estaba el cansancio.

    El dolor había llegado en oleadas durante todo el día. En primer lugar, la noticia de que se había producido otro apuñalamiento en Tel Aviv el día jueves, 19 de noviembre de 2015. Después, la noticia de que dos hombres habían muerto producto del ataque, apuñalados a plena luz del día en una concurrida calle de Tel Aviv. Los hombres se habían reunido en el interior de una tienda para recitar el rezo de la tarde cuando el terrorista atacó. Las personas al interior de la tienda lograron atrincherarse y contuvieron la puerta, pero tres hombres fueron apuñalados en el exterior. Aharon Yesayev de 32 años y Reuven Aviram de 51, murieron.

    Luego otro ataque terrorista sacudió a Israel. Un terrorista árabe abrió fuego con una ametralladora en contra de unos coches que estaban detenidos en el tráfico y luego estrelló su coche en contra de otro. Tres personas murieron y muchas resultaron heridas. El rabino Yaakov Don, de 50 años, padre de cuatro y venerado maestro, fue una de las víctimas mortales. “¡Él era el maestro de mis hijos!”, publicó una amiga mía en Facebook, describiéndolo como un gran educador y un alma noble. Otra víctima mortal fue Shadi Arafa, de 24 años, un empleado árabe de una compañía de telefonía celular palestina.

    La quinta víctima mortal de la jornada fue Ezra Schwartz, de tan sólo 18 años, un estudiante de Sharon, Massachusetts. Al igual que muchos adolescentes judíos americanos, él recién había egresado de la escuela y estaba pasando un año en Israel estudiando y realizando labores de voluntariado. El día de su asesinato, Ezra había estado distribuyendo alimentos y golosinas a los soldados que resguardan la zona, cerca de Jerusalem. “Escribo entre lágrimas”, una amiga mía que conocía a Ezra expresó. Otra recordó haberse reunido con sus padres; ella no podía imaginar la angustia que ellos estaban experimentando. Cuando mi hijo regresó a casa después de la escuela, él estaba muy afectado. Varios de sus compañeros conocían a la familia Schwartz. “¡Él podría haber sido mi hijo!”, exclamó una amiga mía, y yo sabía perfectamente lo que ella quería decir. Ezra podría haber sido el hijo de cualquiera de nosotras; uno de nuestros hijos llenos de idealismo, deseosos de visitar el Estado judío, llenos de planes para el futuro.

    Y yo me pregunté si las estudiantes de la escuela francesa contra la cual mi hija y su equipo jugaron esa noche se acercarían y le extenderían una mano a ella y a sus afectadas y adoloridas compañeras de equipo, y a sus familias también. Mientras el mundo protesta con razón y apoya a Francia en su hora de necesidad, ¿dónde está la respuesta de la comunidad internacional cuando judíos y no judíos son asesinados en Israel?

    Las capitales del mundo no iluminan sus monumentos nacionales con luces azules y blancas de la bandera de Israel después de los ataques terroristas en el Estado judío, como lo hicieron muy correctamente después de los atentados en París. Facebook no ofrece a los usuarios la oportunidad de cambiar su imagen de perfil a los colores de la bandera de Israel, así como ofrecieron después del caos en París.

    ¿Acaso es mucho pedir que el mundo levante la voz y condene los ataques cuando judíos son asesinados en Israel, así como cuando ocurre un atentado terrorista en París?

    Fue muy gratificante ver las fotos de la Knéset (Parlamento israelí) y las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalem iluminadas con los colores de la bandera francesa. Yo estaba feliz cuando mi hija y sus amigas anunciaron orgullosamente que apoyaban a Francia. Pero, ¿nos apoyará también el mundo a nosotros en nuestro dolor, mientras enterramos y lloramos a los mejores y más nobles de nuestro pueblo?

    ¿Acaso condenarás tú los ataques terroristas contra israelíes con tanta fuerza como lo haces cuando los ataques son en contra de otros? ¿Llamarás a los ataques contra judíos e israelíes por lo que son —ataques terroristas— y no los etiquetarás falsamente como un “ciclo de violencia”? ¿Condenarás el terror cuando golpee a Israel, y no apelarás a que “ambas partes calmen los ánimos”? ¿Estarás tan indignado cuando inocentes son acuchillados en las calles de Tel Aviv como lo estás cuando personas mueren en París? ¿Estás con nosotros? ¿Nos apoyarás?

    Por favor, no nos dejes solos.

  5. Sam Ramos 23 November 2015 at 12:02 pm Permalink

    Kids say the sweetest things

    This is from my “Why can’t we all just get along” collection—Touching.

    Little Thelma comes home from first grade and tells her father that they learned about the history of St Valentine’s Day.

    “Since St Valentine’s Day is for a Christian saint and we’re Jewish,” she asks, “Will God get mad at me for giving someone a valentine?

    Thelma’s father thinks a bit then says “No, I don’t think God would get mad. Who do you want to give a valentine to?”

    “The whole ISIS group,” she says.

    “Why them,” her father asks in shock?

    “Well,” she says, “I thought that if a little American Jewish girl could have enough love to give them a valentine, they might start to think that maybe we’re not all bad, and maybe start loving people a little bit. And if other kids saw what I did and then they sent valentines to them, they’d love everyone a lot. And then they’d start going all over the place telling everyone how much they loved them and how they didn’t hate anyone anymore.”

    Her father’s heart swells and he looks at his daughter with new found pride. “Thelma, that’s the most wonderful thing I’ve ever heard. ”

    “I know,” Thelma says, “and once that gets them out in the open, the Marines could blow the shit out of them.”


Leave a Reply