12 October 2014 ~ 7 Comentarios

Cuba No Merece Relaciones Diplomáticas con EE.UU.

El New York Times ha estimulado un gran debate sobre la política que debe desarrollar Estados Unidos con relación a Cuba. Lo que sigue es lo que acabo de publicar. Incluyo las versiones en inglés y español.

NYT

Cuba Doesn’t Deserve Normal Diplomatic Relations

The United States should not normalize diplomatic relations with Cuba for several reasons.

First, the Cuban government has been officially declared “a state sponsor of terrorism” by the State Department. It’s inconceivable to oppose the terrorists in the Middle East while treating them normally in the United States’ neighborhood.

There’s also a bipartisan consensus in Washington against the Castro regime. All three Cuban-American senators and four Cuban-American representatives, Democrats and Republican, agree that sanctions should be maintained. They are the best interpreters of the opinion of the almost three million Cubans and descendants of Cubans living in the United States.

Cuba systematically engages in undermining the interests of the United States. It is an ally of Iran, North Korea (to whom it furnishes war matériel), Russia, Syria, the FARC terrorists in Colombia and Venezuela. The F.B.I. recently warned that Cuban intelligence is trying to recruit people in the academic world as agents of influence. It once infiltrated them into the Pentagon and the State Department; today, they are in prison.

The Cuba dictatorship continues to violate human rights and shows no intention to make amends. The small economic changes it has made are directed at strengthening the regime. Why reward that behavior? During the entire 20th century, the U.S. was (rightfully) reproached for maintaining normal relations with right-wing dictatorships. For the first time, the U.S. maintains a morally consistent position in Latin America and should not sacrifice it.

A reversal of policy would be a cruel blow against the Cuban democrats and dissidents who view the United States as their only dependable ally in the world. Normalizing relations would be the proof needed by the Stalinists in the Cuban government to demonstrate that they don’t have to make any political changes to be accepted. Not to mention a premature reconciliation without substantial changes would also be a harsh blow to the reformists in the Cuban government who are pressuring toward a democratic opening.

 

Cuba No Merece Relaciones Diplomáticas con EE.UU.

Estados Unidos no debe normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba por varias razones.

Primero, el gobierno cubano ha sido oficialmente declarado “terrorista” por el Departamento de Estado. Es inconcebible oponerse a los terroristas en el Medio Oriente y tratarlos normalmente en tu propio vecindario. 

También existe un consenso en Washington. Los tres senadores y los cuatro congresistas cubano-americanos, demócratas y republicanos, coinciden en mantener las sanciones. Son los mejores intérpretes del criterio de los casi tres millones de cubanos y descendientes de cubanos radicados en Estados Unidos. 

Cuba se dedica sistemáticamente a perjudicar los intereses Americanos. Es aliada de Irán, Corea del Norte – país al que le suministra pertrechos de guerra – Rusia, Siria, de los terroristas colombianos de las FARC, de la Venezuela de Chávez y Maduro. El F.B.I. advirtió recientemente que la inteligencia cubana intenta reclutar personas del mundo académico como agentes de influencia. Ya las tuvo infiltradas en el Pentágono y en el Departamento de Estado y hoy están presas. 

Cuba es una dictadura que viola los derechos humanos y no presenta la menor intención de rectificar. Los pequeños cambios económicos que ha efectuado tienen como objeto fortalecer al régimen. ¿Por qué premiar ese comportamiento? Durante todo el siglo XX (con razón) se le reprochaba a Estados Unidos que mantuviera relaciones con dictaduras de derecha. Por primera vez EE.UU. tiene una posición moralmente coherente en América Latina y no debe sacrificarla. 

Normalizar las relaciones ahora sería un mazazo cruel contra los demócratas y disidentes cubanos que ven a Estados Unidos como el único aliado fiable del mundo. Sería la prueba que necesitan los estalinistas del gobierno cubano para demostrar que no tienen que hacer ningún cambio político para ser aceptados. La reconciliación sin cambios sustanciales es también un durísimo golpe a los reformistas del gobierno cubano que están presionando en la dirección de la apertura democrática.

7 Responses to “Cuba No Merece Relaciones Diplomáticas con EE.UU.”

  1. Ricardo Aguilar 13 October 2014 at 9:06 pm Permalink

    También significaría un grave perjuicio para el resto d América Latina que actualmente lucha x salir de las modernas tiranías derivadas del castrocomunismo

  2. Jangel M. León 14 October 2014 at 7:17 pm Permalink

    La verdad es que no concuerdo con usted. Las políticas de presiones y agresiones al final siempre fracasan. El entendimiento y el diálogo respetuoso en igualdad de condiciones tienen más posibilidades de triunfar. Hay muchos elementos en su discurso que son contradictorios, poco prácticos, poco objetivos y desajustados de la realidad.

  3. Luis Saltiel 15 October 2014 at 2:47 pm Permalink

    La posición “unánime” de todo el departamento editorial del NY Times a favor del fin del embargo no es nada sorprendente, pues las tendencias políticas del periódico son bastante rígidas. Pero es alucinante el aluvión de ignorancia y estupidez de la mayoría de los 700 y pico de comentarios al artículo. Si algo hay que reconocerle a la dictadura feudal de la familia Castro es su increíble talento para el “marketing”, que envidiarían Apple, Google y Pepto-Bismol. A casi sesenta años de dominio castrista, los “liberales” americanos siguen cantando alabanzas al “health care and education” con el que Fidel embaucó al mundo. Junto a eso se repiten ad nauseam los mantras de que “si negociamos con China…”, “Cuba no es una amenaza”, “no podemos permitir que nuestra política la dicte un grupito de viejos batistianos desde Miami” “si la isla se llena de Walmarts y McDonalds, los Castro desaparecen” y demás lindezas.

    También predomina la imagen fija de la Cuba pre-castrista como un pedazo de tierra donde no existía más que hoteles propiedad de mafiosos americanos y prostíbulos, rodeados de siete millones de pobres seres, que se arrastraban hambrientos y analfabetas. Nadie recuerda que en los años 50, el mundo era muy distinto y las circunstancias de América Latina eran muy otras. Nadie repara en que los cubanos tenemos el dudoso honor de pagar por los crímenes de nuestras antiguas dictaduras sufriendo otra dictadura, eterna al parecer y más destructora que ninguna.

    Tampoco creo que el dichoso embargo sea nada extraordinariamente efectivo, pero al menos impide que los que intenten aprovechar el comercio con los Castro, tan flexibles como son reescribiendo leyes y justicia, aboguen y cabildeen en la legislatura americana para favorecer todo aquello que asegure a los dueños de la finca en su rancho, manteniendo así sus turbios privilegios.

  4. Jorge Luis de la Paz 15 October 2014 at 5:43 pm Permalink

    Señor León,

    Si puede, diga cuál de los elementos expuestos no se ajustan a la realidad, cuáles son contradictorios y pocos objetivos. Todo lo analizado se ajusta a la verdad, es coherente con la historia y el comportamiento de la dictadura. Lo reto a debatir públicamente.

  5. Boris Cuba Moscu 15 November 2014 at 5:13 pm Permalink

    NO A LA CENSURA!!!

  6. Jangel M. León 2 January 2015 at 3:00 pm Permalink

    Acepto el reto.

    Primero: Que el Departamento de Estado haya declarado unilateralmente, convirtiéndose así en juez y policía mundial, al Gobierno Cubano “terrorista” fue una decisión política promovida por la administración Reagan a inicio de los años 80, para castigar a Cuba por apoyar a los movimientos de liberación nacional en América Latina y el Caribe, así como en Africa. En ese mismo período, y antes y después, el Gobierno Estadounidense apoyó, propició, financió y participó en golpes de estado y conflictos bélicos que condujeron al establecimiento de dictaduras fascistas con grandes costos humanos. Siguiendo la práctica, debía este Gobierno, en consecuencia autodeclararse terrorista. He aquí una contradicción: “Haz lo que yo digo, y no lo que yo hago”. Por el filo de la objetividad: Podría Ud. demostrar en cuáles actos terroristas está involucrado el Gobierno Cubano? Acaso aterroriza a su propia población? O a otros países y gobiernos? Si tan malo es el Gobierno Cubano, por qué lleva 56 años existiendo sin que el Pueblo Cubano lo haya cambiado?

    No se preocupe que voy a continuar.

  7. ReyLl 3 February 2015 at 8:00 pm Permalink

    Me gustaría seguir este debate. Los Castros han participado en acciones terroristas pues pusieron bombas en cines y públicamente apoyan a países terroristas. Que mas quieres León?


Leave a Reply