01 September 2018 ~ 7 Comentarios

Los gobiernos estúpidos

Por Carlos A. Montaner

Me cuentan que Daniel Ortega, el dictador nicaragüense, ordenó una discreta encuesta para saber qué porcentaje del país apoyaba que él continuara al frente del gobierno. Daniel montó en cólera cuando supo los resultados: sólo el 9% lo respalda. Tiene dos puntos menos que Nicolás Maduro. Los que se consideran sandinistas alcanzan el 25% del censo, pero los danielistas son un puñado que tiende a reducirse en la medida en que se intensifica la crisis.

Y la crisis es imparable. Consiste, esencialmente, en la ausencia de inversiones y la parálisis de las decisiones económicas. Eso es fatal para cualquier gobierno. El buen funcionamiento de las sociedades se basa en la confianza, y ésta, a su vez, depende de la solidez de las instituciones. Hay que estar absolutamente loco para llevar un dólar a Nicaragua. Lo que hace la gente cuerda es sacar sus ahorros rumbo a Costa Rica, Panamá o Miami, donde existen garantías de que no serán confiscados por los gobiernos de esos países.

Frente a esta reacción, los gobiernos estúpidos acusan de traidores a quienes se comportan racionalmente y protegen sus capitales. Pero hacen algo todavía más grave: le roban su independencia a la banca nacional, intervienen los depósitos bancarios, crean corralitos, devalúan para licuar las deudas, se apoderan de los dólares o euros de las remesas enviadas por los sufridos emigrantes, y castigan a los empresarios invadiendo sus propiedades o confiscándolas, aunque en las manos toscas del gobierno suelen durar muy poco sin comenzar a arrojar pérdidas, prólogo del cierre definitivo.

Todo eso aumenta la incertidumbre y la desconfianza. Quienes no tienen acceso a dólares adquieren cuadros valiosos, piedras preciosas, oro o cualquier cosa que conserve cierto valor internacional. He visto sacar fortunas en sellos de correo, espuelas para gallos de pelea, caballos de carrera y hasta curiosas reliquias, falsas o reales, como los fragmentos de los testículos de Napoleón, cuidadosamente amputados por el doctor Francesco Antomarchi en Santa Helena, el médico mallorquín que desguazó el cadáver y dictaminó que el emperador murió de cáncer de estómago a los 51 años.

¿Cuál es el próximo movimiento de Daniel Ortega? Sabe que tiene que pasar por las urnas, pero está esperando a que mejore su imagen y la de su gobierno. Eso nunca ocurrirá. El problema es que todo lo que hace agrava y empeora su situación personal y la percepción de su régimen. La OEA dictaminó que es una dictadura repugnante que asesina sin compasión. La SIP, tras una visita de su presidente, aseguró que los derechos de las personas son violados sin compasión. No hay forma humana de mejorar esa imagen, salvo que anuncie su decisión de adelantar las elecciones y largarse del país o quedarse, si tiene el delicado talento que se requiere para pactar con la oposición una salida negociada.

Aunque parezca increíble, lo peor está aún por llegar. Y lo peor es la estatización del débil aparato productivo nica. Yo no sé si todavía Daniel cree en el modelo cubano de los años ochenta, cuando se embarcó en el primer sandinismo porque era un joven bastante ignorante, pero Cuba, que ha perdido la brújula tras 60 años de fracasos, ya no cree en eso y está ensayando fórmulas de enterrar la revolución sin que se le note y sin perder el poder, dos misiones imposibles.

Si yo fuera nica, junto a la salida de Daniel, estaría pensando en qué hacer para evitar más revoluciones y contramarchas. Una parte sustancial de lo que se logró tras la derrota de los sandinistas en 1990 se ha ido a bolina. El trabajo que costó sacar de la quiebra a Nicaragua, enderezar las finanzas, terminar con la hiperinflación, restañar las heridas y comenzar de nuevo a crecer, se ha perdido.

Es una vergüenza que cada cierto tiempo ocurra una catástrofe como ésta y derribe la convivencia. Las naciones que funcionan bien tienen un notable capital humano e instituciones que funcionan. No son gobiernos de hombres especiales, sino de leyes que se aplican a todos por igual y en los que se asciende no por los vínculos sino por los méritos.

¿Hay algún país que haya hecho ese ejercicio de fatigada lucidez? Sí. Suiza lo hizo en 1848, tras la revolución liberal. Decidieron nunca más exportar mercenarios ni participar en guerras, ni volver a ser pobres. Se dieron de baja de la estupidez. Hoy muy poca gente sabe el nombre del presidente de Suiza. Ni falta que hace.

7 Responses to “Los gobiernos estúpidos”

  1. Manuel 1 September 2018 at 2:20 pm Permalink

    Silvio Rodriguez Dominguez ahora es que se queja de como es el “gobierno” de su país:
    .
    …Todo eso de la “expresion artistica” y ese Decreto Ley reafima mi conviccion de que hay que evitar por todos los medios que se siga gobernando mediante Decretos Leyes; hay que lograr que La Asamblea Nacional trabaje de verdad y se reuna al menos cada dos meses y no dos veces al año para levantar las manos y aprobar decretos. Hay que redactar las futuras leyes y llevarlas a una Asamblea Nacional que trabaje y apruebe o rechace lo propuesto. De lo contrario seguiran reuniendose un grupito de “superinteligentes” para decidir por el pueblo. Así no iremos a ningun lado.
    http://segundacita.blogspot.com/2018/08/propuesta.html?showComment=1535808684760&m=1#c8523273046768672460

  2. luis moreno 1 September 2018 at 7:39 pm Permalink

    Este tipejo de Silvio Rodríguez, al principio de la hecatombe robolucionaria era una especie de disidente, siempre sucio y desaliñado (una especie de Hippie) que escribía letras de canciones quejandose de cualquier cosa y llegó al punto de meterse ya no solo con la cadena, sino también con el mono, aunque en verso y jamás en prosa, por si las moscas. Pero como buen oportunista e hipócrita y dotado de cierto talento poético-musical se agenció el apoyo del ICAIC, al mando de Alfredo Guevara, que estaba enfrentado al ICRT y a la sección fílmica del Minfar, por aquello de su gigantesco ego homosexual: se consideraba el non plus ultra del cine y no quería ninguna competencia, pero además tenia el apoyo de su ex-compañero de andanzas universitarias, ahora devenido en jefe de La Debacle. Allí en el ICAIC surgió la Nueva Trova y se catapultó a Silvio, Pablo (ex-prisionero de las UMAP, adonde fue a parar por sospechas de homosexualismo) y al resto de los “nuevos trovistas”, ahora devenidos en “buenos revolucionarios heterosexuales”. Hoy se dice que Silvio tiene un “pequeño” capital de más de 6 millones de dólares en cuentas fuera de Cuba, lo cual no dudo que sea cierto y entre otras cosas un excelente estudio de grabaciones dotado de alta tecnología en La Habana, una magnífica residencia en la punta de una loma en Jibacoa, con vista al mar y carretera de acceso pagada con sus ahorros o quizás por el propio Estado, etc. Cuando, después de decenas de años de total abyección y de lamer traseros en Cuba, se atreve
    a decir estas media-verdades, debe ser porque le han pisado los callos o estupidamente cree que puede discrepar de lo establecido, pero posiblemente en este arranque de “sinceridad” este su final. Wait and see.

  3. Maximiliano Herrera 2 September 2018 at 6:02 pm Permalink

    Montaner aun habla de elecciones, parece que viva en otro planeta, no se ha dado cuenta que desde hace un decenio Ortega se roba las elecciones que quiera porque Nicaragua no es una democracia sino una dictadura.
    Ortega seguirà en el poder hasta su muerte para luego dejar el poder a sus hijos, ellos a sus nietos, biznietos etc…si el pueblo no los saca a patadas.

  4. Adolfo 2 September 2018 at 11:26 pm Permalink

    La realidad, que es muy lamentable y deprimente pero no por eso deja de ser la realidad, es que los gobiernos socialistas estupidos, que ademas son asesinos y criminales, necesitan únicamente de un aparato represivo eficiente y un aparato de espionaje y propaganda igualmente eficientes para mantenerse en el poder para siempre. Ahi esta Cuba, un regimen asombrosamente estupido donde por décadas un repugnante criminal trapacero hablo de vacas enanas, tomates hidroponicos, dromedarios guerrilleros, institutos para cultivo de ostras, la moringa, y toda una larga lista de los mas ridiculos disparates imaginables. Difícil imaginar un mejor ejemplo de estupidez. Mientras tanto cada nueva generación cubana experimentaba mas penurias y peores condiciones que la anterior, escaseaba la leche y alimentos básicos incluso para la niñez, y la degeneración física e intelectual de todo un pueblo se tornaba irreversible. El regimen castrista, quizás el mas estupido en la historia de la humanidad, sigue básicamente igual, sin cambio alguno excepto uno que otro maquillaje cosmético. La razón es sencilla: el aparato represivo y de espionaje es muy eficiente y es lo único que siempre funciono y sigue funcionando.

  5. Manuel 4 September 2018 at 10:11 am Permalink

    Las abejas cooperan de un modo centralizado y eficiente, dictatorial; pero los humanos no somos abejas, tenemos necesidades espirituales que nos hacen ser humanos y a las que no podemos ni vamos a renunciar bajo ninguna circunstancia.

  6. Ramiro Millan 4 September 2018 at 12:56 pm Permalink

    Argentina está pasando por una crisis fenomenal por no poder superar la herencia dejada por el gobierno anterior que no tenía nada para envidiar a los Ortega o a los Chávez en ineficiencia, despojos y corrupción brutal generalizada.
    Realmente dejaron un país desvastado. Estanflación con una presión fiscal del 45% del PBI y un déficit fiscal del 8% del PBI.
    Inarreglable programada y ordenadamente.
    Los argentinos, a diferencia de lo que pasó en otros países con regímenes similares, tuvimos la capacidad cívica y moral (apenas pero capacidad al fin) de deshacernos de esa lacra y votamos por un partido político nuevo y que a dado sobradas muestras de honestidad y buenas intenciones.
    Sin embargo, todo parece indicar que este gobierno que tanto necesitamos va a caer y volverán los destructores seriales de la Argentina (nos llevaron en 80 años, de estar entre los 10 países más ricos del mundo a competir con los últimos 50 países en pobreza e indigencia, único caso registrado en la historia moderna de degradación cómo esta).
    Soy un convencido que si el gobierno de Trump nos da el apoyo necesario para sobreponerse y superar nuestro gobierno esta crisis, el futuro de Argentina cambiará radicalmente. Seguiremos en la senda de la esperanza.
    Caso contrario, el ostracismo y miseria eterna nos espera.
    A través de este medio pongo mi granito de arena esperando que aunque exista una posibilidad en 10 millones de que alguien con capacidad de influencia pueda leerme y así alertar sobre lo que está en manos del gobierno de Trump en este momento respecto a un país entero, mi país.
    Si nos apoyan, habrá esperanzas para 40 millones de ciudadanos.
    Si no, nos espera la desgracia.
    Disculpen el atrevimiento.

  7. Humberto 4 September 2018 at 12:57 pm Permalink

    C-40
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2018/09/c-40.html


Leave a Reply