09 September 2017 ~ 12 Comentarios

Los hispanos y la grandeza americana

Por Carlos Alberto Montaner

Llegué a Panamá a los pocos días de la invasión norteamericana de diciembre de 1989. Mayín Correa, quien luego sería la popularísima alcaldesa de la capital, me había conseguido una entrevista con el general Marc Cisneros, jefe de las fuerzas estadounidenses. Quería saber cómo había logrado vencer prácticamente sin lucha a los feroces partidarios de la dictadura.

No tuve tiempo de prepararme, así que comencé por preguntarle cuándo había llegado a Estados Unidos, o si ya había nacido en territorio americano. Me miró con la educada paciencia de quien está acostumbrado a periodistas impertinentes que no han hecho su tarea con esmero.

–Yo no llegué a Estados Unidos. Estados Unidos llegó a mi familia. Nosotros estábamos antes en ese territorio. Llegamos ahí cuando era España. Estábamos ahí cuando era México. Seguíamos ahí cuando surgió Texas y poco después cuando se transformó en Estados Unidos. Yo soy la décima o undécima generación establecida en el oeste de la nación.

Los países son elásticos. Crecen o se reducen. Lentamente, pero sucede. España en algún momento incluía Portugal o el Rosellón. En otro, perdieron esos territorios, como después les sucedió con Filipinas, Cuba o Puerto Rico. Alsacia y Lorena han sido francesas, alemanas, y francesas nuevamente. Chile creció 120,000 kilómetros a costa de Bolivia, pero en los mismos años se encogió 750,000 entregándole a Argentina una buena parte de su geografía en la Patagonia. No hay ninguna nación del planeta que en el 2017 posea el mismo contorno de hace 180 años.

Unas veces los cambios son inducidos por los poderes políticos o por las guerras, pero otras es la consecuencia de la demografía. La frontera entre Estados Unidos y México tiene una extensión de más de tres mil kilómetros. Todos los años más de 50 millones de personas cruzan legalmente en una u otra dirección. En México radican un millón de estadounidenses, muchos de ellos jubilados, y en Estados Unidos viven treinta y cinco millones de mexicanos-americanos, casi todos llegados en las últimas décadas o hijos o nietos de esos inmigrantes.

Muchos norteamericanos, influidos por injustos estereotipos presentes en todas las latitudes, viven secretamente molestos por la presencia en el país de millones de personas que hablan español, tienen y exhiben valores y actitudes diferentes a los presentes en el mainstream, son fundamentalmente distintos y poseen, según ellos, un IQ menor que los “blancos”.

Otros estadounidenses, en cambio, más realistas y, en general, mejor educados, comprenden que es imposible ignorar la presencia de los latinos, aunque sólo sea porque son más de 600 millones en el Nuevo Mundo, y celebran la diversidad étnica como una virtud social apreciable o, al menos, como un destino inevitable.

Al fin y a la postre, estos estadounidenses ilustrados conocen las tendencias demográficas del país y saben que a mediados del siglo XXI serán 100 millones, pero en el 2117, a una escasa centuria, dadas las diferencias en la tasa de fecundidad, ya habrá tantos hispanos como anglos en Estados Unidos.

Esa circunstancia, lógicamente, tendrá consecuencias sociales. No todos las grupos generan los mismos resultados. Eso se puede observar en el mosaico étnico de Estados Unidos. La segunda generación de inmigrantes hindúes, libaneses, judíos, griegos, armenios, japoneses, coreanos y chinos obtienen mayores ingresos y más altos niveles de escolaridad que la media blanca norteamericana.

Ello debería precipitar a la sociedad estadounidense a volcarse en la educación e integración de los hispanos. Lejos de regatearles la estancia en el país a los dreamers o soñadores, nada menos que 800,000 latinos traídos por sus padres clandestinamente a Estados Unidos cuando eran niños, muchos de ellos estudiantes universitarios culturalmente estadounidenses, incluso sin lazos emocionales o lingüísticos con sus países de origen, lo sensato sería tenderles puentes y estimularlos para que permanezcan en el país.

Uno de los argumentos esgrimidos en los debates parlamentarios de Washington contra la inmigración asiática, hace casi 100 años, era que esas personas tenían una mínima capacidad intelectual. Hoy se les atribuye un IQ superior a la media blanca y es abrumadora su presencia en las facultades científicas de las mejores universidades de la nación.

Es evidente que los Estados Unidos, la primera potencia del planeta en nuestro tiempo, posee síntomas clarísimos de grandeza –no tiene que recuperar lo que todavía no ha perdido-, pero si la Casa Blanca quiere preservarlos, lo inteligente no es erigir muros contra los latinos y cerrarles las puertas, sino tender puentes, abrirles las casas de estudio y alentarlos a desempeñar un brillante papel en el país para beneficio de todos.

12 Responses to “Los hispanos y la grandeza americana”

  1. Apurimaq 10 September 2017 at 4:06 am Permalink

    Sí, Chile creció, pero no solo a costa de Bolivia, sino también de Perú.

  2. Benjamín 10 September 2017 at 5:06 pm Permalink

    SR. Montaner:
    Ud dice que Chile ‘entregó’ 750 mil km2 de Patagonia a Argentina. Nunca había escuchado semejante afirmación. Quisiera saber dónde se informó en tal sentido. Por lo que yo sabía hasta ahora, el territorio patagónico mencionado había pertenecido anteriormente (vagamente) al Virreienato del Río de la Plata y no a la Capitanía de Chile. Era prácticamente un desierto, aunque explorado muy poco por argentinos. lo rrecorrían uno pocos indígenas cazadores recolectores. Los mal llamados mapuches realmente de origen araucano chileno entraron en el siglo XIX desde Chile y masacraron a indios tehuelches habitantes anteriores. En el sur había nativos en Tierra del Fuego (de hoy). Si a alguno le sacó tierras Argentina fue a los indígenas no a Chile. Nunca hubo una guerra con Chile por esos territorios, las disputas siempre fueron por zonas cercanas a los Andes. La campaña de J A Roca en 1879 mató algo más de mil indios y capturó muchos más, pero no chilenos. Chile pudo reclamar territorio en abstracto. Los que perdieron buena parte del territorio del Virreinato fueron los argentinos, gran parte por la política absolutista del gobierno porteño, pero eso es otra historia.
    Saludos,

    Benjamín

  3. Juan 11 September 2017 at 9:32 pm Permalink

    Los estereotipos se convierten en tales porque se basan en la experiencia y la observación cotidiana. El doble esterotipo que se tiene de los latinos en los EEUU es que somos gente que pone a las personas por encima de las leyes (basado en el histórico caudillo que se pasa por el forro la ley y las constituciones), y que somos gente de una cultura “pícara” que desde los tiempos del Lazarillo de Tormes quiere salirse con la suya de una u otra forma.

    Es realmente desilusionante leer cómo el Sr. Montaner, una de las voces más respetables de la prensa hispanohablante, refuerza el esterotipo del latino que pone a las personas por encima de las leyes y promueve el incumplimiento de la ley migratoria en los EEUU. El programa del DACA americano es anticonstitucional por donde se le mire, y lo correcto sería que aquellos que quebrantaron la ley sean devueltos a sus países de origen e inmigren a los EEUU de manera legal.

  4. Azpé 12 September 2017 at 5:00 pm Permalink

    Es fácil hablar mal de USA, especialmente cundo se es cubano y se ha sido colmado de oportunidades por USA y después haciendo la del pato. ¿Así que los Americanos estamos molestos porque los mexicanos no hablan inglés y tienen costumbres que no gustan? ¿Podría explicarme cuáles son esas costumbres? ¿Podrían ser la falsificación de documentos de identidad? ¿O la costumbre de saltarse la frontera? ¿o de manejar borrachos? ¿o violar a sus hijas y sobrinas? ¿Le parecería bien a usted que le mandásemos el 25% de la población de México a su casa y que después exporten 65 billones de dólares a México? No, Sr. Montaner, USA quiere a los extranjeros ILEGALES fuera. Está harta de estar harta de aguantar “latinos” que después de cebarse de USA se van a otros países a darnos clases de qué hacer y decirnos nuestros defectos. La próxima vez que esté yo en Madrid, me hospedaré en su casa. Ya sé que será un gusto para usted darme posada y comida porque el mundo es del viento.

    • Humberto 13 September 2017 at 1:41 pm Permalink

      Realmente no se entiende tu tesis, no tiene una idea central de que quieres expresar y has formado un arroz con mango que dudo que hasta tu mismos lo entiendas.
      …………
      Veamos:
      “Es fácil hablar mal de USA, especialmente cuando se es cubano y se ha sido colmado de oportunidades por USA y después haciendo la del pato”.

      1-Los cubanos no hablan mal de USA, los cubano, como cualquier persona libre de calculer país radicada aquí, puede expresar sus opiniones democraticamente sobre lo que le gusta o no le gusta; porque de paso esa es la única vía que existe para mejorar nuestra existencia y hacer mas perfecta la sociedad.

      2-Los cubanos no han sido colmados de oportunidades, simplemente desde tiempos inmemoriales a los hombres que escapan de algún tipo de esclavitud, los demas hombres libres le dan las oportunidades de insertarse en su sociedad.
      Por ejemplo, no se conoce que algún esclavo se le negara la entrada a un palenque cimarrón.
      Lo que se debe criticar no es lo que hace USA con las personas que huyen de las dictaduras; sino los casos de los países hermanos que le niegan el asilo político a los cubanos y dicen llamarse democracias.
      http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2016/04/290-pasaron-de-lo-sublime-lo-ridiculo.html
      290-Pasaron de lo sublime a lo ridículo los gobernantes ticos.

      3-El 99% de las personas y políticos mezcla a cubanos y emigrantes porque no entienden el caso cubano.

      Te explico, la mayoría de los cubanos, al contrario de los verdaderos emigrantes (esos que cuando les pregunto sobre lo que lei en las noticias qué pasó ayer en su país, o sobre los chismes de su municipio o barrio saben de eso menos que yo que nunca he vivido allí) no queremos estar en EE.UU. queremos estar en Cuba. El dia que Cuba sea libre y democrática la mayoría de los cubanos irán regresando paulatinamente a Cuba.
      …………
      Por lo demas,son idioteces que repiten los racistas sin ningún argumento sociológico serio; dado que en toda comunidad, etnia, país hay delincuentes o ocurren caso alarmantes, mas si eres marginado.
      También es una tontería infantil, confundir una casa con un país y eso habla de tu estrechez intelectual y tu falta de pensamiento lógico social.
      USA no le da posada y comida a los emigrantes; los emigrantes, que son casi todos los habitantes de USA, incluyendo los nativos que llegaron antes de los colonos ingleses, se ganan la vida trabajando y entre todos han construido a EE.UU.
      O tu has visto que con un dólar de Trump no se compra lo mismos que con un dólar que se ganó alguien recolectando melones. Trabajo, es trabajo y si existe ese trabajo, alguien tendrá que hacerlo y sino no hay USA tal y como la conocemos.
      Debias viajar por USA y ver como a los americanos si les gustan las costumbres mexicanas, hispanas y como las disfrutan. Ya uno del centro oeste para alla no sabe identificar cual es una costumbre y cual es otra. Viaja, viaja y verás que ese USA que te has inventado solo existe en tu cabecita.
      …………
      Algo está claro para mi y es como debe enfocarse este tema:
      1-Es muy probable que ya USA no siga creciendo a un ritmo que pueda necesitar y recibir tantas personas como antes, incluso aunque sean legales.
      No está claro para mi en estos momentos que USA pueda necesitar tantas personas para trabajar como antes y si hay “cama para tanta gente” sin que eso afecte el bienestar de los que ya estan aquí. Mi idea es que ya esos tiempos quedaron como historia del pasado económico de este gran país.
      2-Por otro lado tenemos un problema con millones de emigrantes ilegales y virar la cara por el lado, estimular los odios, los racismos o buscar soluciones estúpidas (como las de Bobama, que para crear trabajos deportó mas gente que nadie, mientras se hacia el buena gente) e inviables económicamente no lo va ha solucionar.
      Meditando sobre este asunto y leyendo sobre él desde todas las interpretaciones y cosmovisiones creo que una solución educativa para todas las partes internas y para los habitantes del planeta que quieran emigrar a EE.UU. y por demas sin perderse la legalidad; sería que todas las personas que por el tiempo que llevan en USA, por muchas razones humanitaria también y por su buen record ciudadano califiquen para una residencia permanente con vías a la ciudadanía después,…
      Pues que construya una ley seria, donde estas personas salgan ordenadamente, paulatinamente a sus países, en la medida de sus posibilidades económicas (no creo que ninguno rechace esta posibilidad legal y expedita de entrar a USA) y de forma expedita se presenten en la embajada americana y se les transmiten sus papeles; regresando al país ya como residentes legales y sin que esto represente ningún gasto para el gobierno federal, ni para el contribuyente.
      Lo de expedita, paulatinamente y organizadamente es necesario por muchas razones tanto acá (se debe permitir hacer la mayoría de papeles desde aquí, aunque las entrevistas y sus registros sean alla. Lo otro seria las formalidades en los aeropuertos de entrada ante las autoridades migratorias, etc, etc. ), como una vez esten fuera del pais, y ademas, es para que no haya trampas y se gane la confianza que necesitaría tal mecanismo.
      Es decir, por ejemplo; no es que un Soñador(se podría comenzar por ellos y sus familiares) o cualquier otro emigrante ilegal sales para Honduras y vas a la embajada de EE.UU. y allí se te eternizan los trámites burocrático legales al respecto, se te acaba el dinero y al final te quedaras alla para siempre.
      Algo asi no funcionaria, seria una trampa contraproducente y por eso hablo de que todo lo que pueda hacerse desde aqui, por internet y por teléfono; quede plasmado en la ley (Mondejar, je, je,…)

      • Lorenzo Rodolfo 16 September 2017 at 7:23 pm Permalink

        Los cubanos, y yo lo soy, no hemos sido más que una horda de “tarúpidos”, que primero aplaudimos y después permitimos a los Castros y a posteriori huimos como ratas, me refiero a la mayoría. Ahora los que quedaron en la isla han sido ENVILECIDOS hasta el tuétano por casi 60 años de “comunismo tropical”.
        El envilecimiento al que me refiero es entre muchas más cosas, la pérdida del respeto propio, de la honestidad y la honradez, de la moral, la dignidad, el civismo, el coraje y la valentía. Nos han “corderizado” u “ovejizado”. El verdadero peligro para USA no son los terroristas árabes, ni los comunistas reciclados rusos, ni el imbécil de Norcorea, etc. El verdadero problema para USA somos los letrinoamericanos, que al final vamos a joder y hundir este maravilloso país, con nuestra mierdera cultura, actuación, individualismo, envidia y miles de otras muy jodidas características. Wait and see

      • Lorenzo Rodolfo 16 September 2017 at 7:40 pm Permalink

        Ud. parece que no conoce el inconcebible y fatal rechazo del gobierno cubano de la época a cientos de judíos que venían huyendo del nazi-fascismo alemán y de la muerte cuando el barco en el que venían arribó al puerto de La Habana. ¿Quien le ha contado ese cuento chino de la solidaridad cubana a los perseguidos que huyen de las dictaduras?. Los judíos que venían en ese barco eran personas educadas y muchos profesionales, obreros muy calificados, artesanos, etc. y personas decentes y laboriosas que hubiesen sido una gran adquisición para Cuba. Pero se les negó la entrada. Sin embargo siempre se le dió asilo a personas como Juan Bosch, lider izquierdo-comunista dominicano, a Fabio Grobart, judío polaco y agente del Comintern stalinista y fundador del partido comunista cubano y a decenas de otros indeseables que lo único que hicieron siempre fue conspirar contra nuestra endeble democracia. Lea historia no escrita por filo-comunistas e izmierdistas y documentese con seriedad y sin fanatismos o “patrioterismo profesional” del que Ud. esta cundido.

      • Azpé 17 September 2017 at 5:22 pm Permalink

        Humberto:

        Pensé rebatir sus puntos, pero al leer la 3 ó 4 línea me di cuenta que no hay necesidad alguna: Usted es pruba fiel de que tengo razón y que Usted no tiene ni idea alguna acertada, y es ciego a la ironía que nos es obvia a los demás. Si algo disgusta a los Americanos es la PRETENCIÓN de esos engañados extranjeros que creen tener derecho por haberse saltado la frontera. Le recuerdo que NADIE tiene derechos en América fuera de los Americanos, que America abolió la esclavitud antes que Europa, que America ha recibido VOLUNTARIAMENTE a más refugiados que la población de España y que los tiempos han cambiado.

        Dice ser cubano, pero está en país ajeno al que maltrata. ¿Qué le impide ser un héroe cubano y regresarse a cuba a luchar por la libertad? Nada, es más hasta le pagaríamos para que se fuera y deje de escribir bobadas sentadito en el Versalles. Para mientras, más información y menos propaganda, y menos envidia amarga y odio a quienes le tendieron la mano.

    • Lorenzo Rodolfo 16 September 2017 at 7:09 pm Permalink

      Simplemente su comentario es genial. Saludos. Así se habla. Creo que Montaner se está poniendo demasiado viejo y … chocho.

  5. SANTIAGO CARDENAS 13 September 2017 at 8:08 am Permalink

    PUEDEN DARLE “LAS VUELTAS QUE QUIERAN ” /LA REALIDAD ,, QUE ES MUY TERCA,, DICE

    CERO ILEGALIDAD

  6. hector l Ordonez. 18 September 2017 at 12:09 am Permalink

    El querer derogar el DACA.no me cabe duda ES CRUEL y ANTIHUMANO.las palabras sobran.!

  7. Azpé 18 September 2017 at 7:00 pm Permalink

    “El querer derogar el DACA.no me cabe duda ES CRUEL y ANTIHUMANO…”

    Siento informarle que el DACA no es ley, sino una Orden Presidencial totalmente ANTICONSTITUCIONAL dada por Obamba. Es ILEGAL pues el Presidente de USA NO PUEDE HACER LEY, solo el CONGRESO puede pasar leyes.

    La ley migratoria en efecto fue pasada por el Congreso en 1968. Esta prohíbe la presencia de extranjeros indocumentados que han entrado al país invadiendo fronteras o violando los términos de la visa usada para entrar y prescribe la deportación.

    LEX DURA SED LEX… Y si no lo cree… invada las fronteras de México o de cualquier otro país de Hispanoamérica. Le recomiendo que trate en Canadá y verá lo eficientes que son los canadienses a la hora de expulsar ilegales. Ya no se diga de Cuba, bueno, Cuba encarcela por encarcelar, especialmente a cubanos.

    No, señor Ordoñez, lo cruel y antihumano es permitir a extranjeros a robarse el país vecino. Algo así como Alemania con Polonia, Francia con el Norte de África, o España con… Bah, no vayamos tan lejos.


Leave a Reply