16 July 2017 ~ 12 Comentarios

Lula y la corrupción latinoamericana

12 Responses to “Lula y la corrupción latinoamericana”

  1. Efraín Montero 16 July 2017 at 11:00 am Permalink

    ¿Cómo va el electorado a votar castigando a corruptos seductores aventureros que fomentan la envidia, si la prensa miente o les sirve de coartada a esos aventureros? La triste evidencia es Ortega en Nicaragua, Correa en Ecuador, Morales en Bolivia, tres corruptos marxistas protegidos por una prensa servil que miente, destroza a los adversarios y entierra sus corruptelas.

    Muy difícil que dejen en poder; su fuente de riqueza. Los medios en esos países son la base en la que se apoya la corrupción en América Latina. Los medios son en verdad el partido político de Ortega-Correa-Morales.

    Y si aplicamos la observación de don Carlos Alberto a Estados Unidos de América; específicamente a las últimas presidenciales, al partido demócrata, a Hillary Clinton y al senador Bernie Sanders. ¿Cómo es posible que Hillary Clinton obtuviese el 50% de los votos si es copartícipe de una empresa, la Fundación Clinton, dedicada al tráfico de influencias? El matrimonio Clinton salió de la Casa Blanca, en el 2001, debiendo un millón a abogados; en el 2016 el patrimonio del matrimonio sobrepasa 140 millones de dólares, la razón por la cual plantaron en server en su casa y “borraron” miles de correos electrónicos. ¿Cómo es posible que el senador Sanders se autoproclame “socialista” sin que nadie en los medios le pregunte en qué país socialista se inspira? ¿En el socialismo de la URSS, en la China de Mao, en la Alemania del Este, en Cuba, Corea del Norte? ¿Nadie preguntó qué país “socialista” ha creado una sociedad vibrante, próspera y libre, senador Sanders? ¿Alguna vez el New York Times, Washington Post, Miami Herald, LA Times, CNN, ABC, CBS, NBC le preguntó a Sanders que tipo de socialismo piensa imponer en Estados Unidos; o a Hillary cuál es el secreto para lograr, prácticamente de la nada, una fortuna?

    Esta desgracia, la que el electorado se incline por aventureros que fomentan la envidia para que les voten, la culpa y responsabilidad yace, en el caso de Estados Unidos, en el New York Times, Washington Post, Miami Herald, LA Times, CNN, ABC, CBS, NBC.

  2. eusebio 16 July 2017 at 12:54 pm Permalink

    La corrupcion afecta a todos los paises, los suramericanos y africanos son mas dados a mostrarse abiertamente en este sentido pero no hay politico en este mundo que escape a ese mal. En sociedades como la canadiense que para muchos es un ejemplo, se roba con guantes ‘blancos”; Varios primeros ministros han estado enredados en escandalos de corrupcion pero tienen una palabra magica para salir del atolladero: Sorry!!!! y si un ciudadano comun no paga el income tax lo envian a la carcel unos cuantos años; El Gobierno canadiense acaba de premiar a un convicto de terrorismo (Omar Khadr) con $10.5 millones de dolares del dinero de los contribuyentes lo que a mi juicio es mas que corrupto y siembra un precedente bien asqueroso en momentos en que el mundo entero se une para luchar contra cualquier vestigio de terrorismo. Asi anda la corrupcion en la viña del Señor.

    • Humberto 16 July 2017 at 4:07 pm Permalink

      Los parlamentarios y gobierno canadiense se han tragado desde los ’90 a ojos cerrados, año tras años la nómina de los miles de dólares que sus companias “le pagan” al cubano de apie que trabaja bajo la trata humana castrista y la complicidad de sus empresarios asentados en la isla.

      • Humberto 16 July 2017 at 4:17 pm Permalink

        Esa ceguera generalizada de los políticos para no ver lo evidente por años, no sería posible bajo las leyes de una sociedad democrática como la canadiense si no estuvieran fluyendo decenas de cuentas en B, depósitos castristas en paraísos fiscales, en la misma Cuba para que muchos de estos políticos hagan turismo en ,los paradisíacos cayos de la isla desde Canadá y para mayor descaro ese dinero es sacado de la misma explotación de los cubanos que trabajan en esas companias.
        Dónde está ese juez honesto en la casta y pura Canadá?
        Pero bueno, todos los pájaros comen arroz y para el maestrein periodístico solo el toti paga las culpas.

        • Humberto 16 July 2017 at 4:22 pm Permalink

          Hasta el Papa se prestó para el juego de la trata humana en Cuba que pretendía Bobama, en NYT y los empresarios Canadienses que en complicidad con esos políticos que han corrompido participaron en conversaciones secretas con la familia castro en la misma Canada.

          • Frank 16 July 2017 at 5:49 pm Permalink

            Tienes toda la razón pero a la hora de hablar de corrupción solo apuntan a Latinoamérica, sería muy refrescante leer sobre la corrupción del Vaticano y la actitud hipócrita de este papa

  3. Ramiro Millan 16 July 2017 at 9:37 pm Permalink

    No hay algo fatal en la cultura iberoamericana que nos conduce a la corrupción.
    Pero sí hay “algo fatal” en todas las culturas de los países subdesarrollados que es protagonista en la génesis y generalización de la corrupción.
    Cultura es costumbres, hábitos, conductas y respuestas a estímulos comunes a la mayoría de los ciudadanos.
    Y hábitos y costumbres que conducen a determinados actos no elaborados o “razonados” previamente.
    Simplemente se procede de acuerdo a lo que nos predisponen costumbres heredadas culturalmente de generación en generación.
    Por ejemplo, tirar la colilla del cigarrillo en la vereda del vecino no es un acto previamente evaluado y luego ejecutado, simplemente se arroja el desecho y lo mismo para aquella actitud que decide buscar un basurero para hacerlo.
    Lo mismo da para aquel que estaciona en doble fila molestando a todos o aquel que decide ir a un estacionamiento aunque signifique pérdida de tiempo y molestias.
    Cuando la mayoría toma la actitud de tirar la colilla en la vereda del vecino o estaciona en doble fila (por nombrar dos ejemplos típicos de los miles que es posible enumerar) estamos ante la presencia de una cultura individualista, mientras cuando las costumbres tienen presente las consecuencias de sus actos en el otro o en la sociedad en su conjunto de la puede calificar de colectivista (como cuando la mayoría busca un estacionamiento para no perjudicar el tráfico “de todos”).
    La misma representación se puede hacer perfectamente en cuanto al nivel de exigencias de una u otra cultura respecto de lo que se espera del otro o de los demás.
    Cuando nuestros actos promovidos por costumbres tienen poco en cuenta a los demás (como el de aquel que ensucia el espacio común) tambíen lleva consigo lo que exigiremos de los demás.
    Obviamente, esperaremos poco y exigiremos también poco.
    De esta poderosisima fuerza social llamada cultura deriva la mejor o peor organización y cooperación social.
    Mejores y más eficientes instituciones o peores.
    Si un maestro espera poco de los demás, poca dedicación a enseñar se puede esperar y a su vez también mínima será la exigencia de los padres a la calidad de enseñanza y por tanto, los funcionarios encargados del control de la calidad de la educación exigirá y se preocupara lo que se espera en ese ámbito cultural. Obviamente poco y nada.
    La consecuencia inevitable, instituciones educativas pobres y educación mala o pésima.
    Lo mismo se puede deducir en cuánta institución se evalúe y una de ellas es la judicial.
    En el tema corrupción, ésta cultura trae aparejada un mínimo funcionamiento del ejercicio ciudadano que se conoce como CONTROL CIUDADANO (valga la redundancia).
    Es decir hay culturas con mayor o menor capacidad de ejercer eficientemente el control que todo ciudadano debe ejercer sobre los funcionarios cuya actividad compromete al funcionamiento de la sociedad en su conjunto.
    Los pueblos corruptos tienen infaltablemente mala calidad de control y cuando esta situación predomina, actúa libre de trabas un instinto o pulsión que continua e insistentemente nos presiona para que los demás adviertan la presencia de nuestro EGO.
    La manera más utilizada y que más conforma a éste primitivo mecanismo es mostrando superioridad económica exibiendo riquezas.
    Todos quieren ser más que el otro y si todos pueden robar para lograr la meta sin que nadie los controle o enjuicie, pues todos roban.
    Es por eso que en los países subdesarrollados la corrupción se generaliza. No se limita a unos casos excepcionales.
    Y roban hasta sumar cifras pornográficas que eliminan cualquier posibilidad de que sea la razón la que conduzca estos delirios de saqueos sistemáticos.
    Instinto y cultura, los dos principales responsables de la corrupción generalizada en la mayoría de los pueblos subdesarrollados (es decir, en la mayor parte del planeta que incluye toda África, China, India, todo Oriente Medio, sudeste asiático, casi toda europa oriental y la que nos toca, Latinoamérica).
    Creo firmemente que cuánto más predispuesta la actitud de los ciudadanos respecto a los demás y el estado en su conjunto, más posibilidades de obtener orden y organización, que a si vez es sinónimo de instituciones eficientes.
    Con instituto eficientes, cualquier política funciona, más o menos a la derecha o a la izquierda o hacia arriba o abajo con una sola limitante, nunca hacia el extremo porque ahí no hay cultura que aguante.
    Y cuánto más individualista la cultura, mucho menos probable es una organización eficiente. Acá los habitantes se limitan a un orden mínimo que permita la subsistencia de la comunidad sin caer en un caos total (no todas las veces se logra y muchos desembocan en los conocidos Estados fallidos)
    Algo más, cuanto más intervencionismo del estado en la economía, proporcionalmente mayor será la incidencia de la corrupción por motivos obvios (más dinero manejan los políticos y funcionarios, más se roba)
    Y lamentablemente, nuestros impulsos siempre nos llevan mayoritariamente a privilegiar toda idea que implique intervencionismo, distribucionismo, estatismo, nacionalismo y es por ello que a pesar de todo lo irracional pueda verse que a pesar de lo “patológicas” son las orgías de corrupción en que desembocan los lulismos, priismos, peronismos, etc, la ciudadanía insiste, una y otra y otra vez en votarlos, porque sencillamente representan para la sociedad la idea de distribucionismo y estatismo (básicamente sacar todo lo posible al envidiado rico y poderoso más allá de si esa plata se usa para llenar los bolsillos de los políticos o para distribuirla en la sociedad, ésto último da igual y a las pruebas me remito).
    “Colectivismo y cultura individualista”
    Política individualista e ideología predominante”
    “Instinto y cultura, nuestros verdaderos soberanos”
    razonvsinstinto.blogspot.com

  4. eusebio 17 July 2017 at 8:37 am Permalink

    Esta es una invitacion a CAM para dejar a lado el political correctness y hablar un dia sobre la corrupcion de las familias reales, sin disparar un chicharo tienen miles de millones y se empeñan en amazar mas y mas; Hace unos dias lei que la Reina Isabel se habia aumentado el salario en un 8% los ingresos que recibe por parte del Estado, esto supone que tendrá a su disposición 82,2 millones de libras – unos 93,5 millones de euros; Yo entendia por salario lo que se devengaba por trabajar; Y cuando esta señora ha disparado un chicharo? Entonces no se puede criticar a Fidel Castro porque tenia algo que le llamaban la reserva del Comandante. Todos los politicos sin excepcion son corruptos, aman el poder por el ego tan grande que tienen y saben bien que desde esa posicion se roba ‘autorizado”.

    • Ramiro Millan 17 July 2017 at 9:38 am Permalink

      Ud dice “Todos los políticos sin excepción son corruptos, aman el poder por el ego tan grande que tienen”.
      Es absolutamente cierto que aman el poder por el “ego tan grande que tienen” pero creo que no es cierto que por ello todos sean corruptos.
      Para mí, como ud destaca, todos los líderes políticos lo son porque su pulsión por destacar su ego no deja detenerlos en algún punto intermedio y los presiona hasta que logren el objetivo de máxima, esto es destacarse sobre los demás en poder y/o riquezas.
      Pero existe una diferencia fundamental en cuanto al alcance de logros pueda conseguir este impulso o instinto dependiendo de la cultura cívica en que éste se desenvuelve.
      Un político con poder y por tanto con una importante presión instintiva por destacarse que se encuentra en un ámbito cultural individualista donde las instituciones brillan por su ineficiencia, entre ellas la judicial, se encuentra en un ambiente dónde no solamente puede destacarse exibiendo poder, sino también riquezas.
      Y cuánto más poder, más riquezas están expuestos a tener presionados por esa extraña necesidad de exhibir respecto de los demás que suman a veces cifras de posesiones que superan largamente los miles de millones de dólares!!!!!!(totalmente dominados por un mecanismo tan primitivo como aquellos que conducen a los animales, cualquiera sea).
      Muy diferente es la situación del político con poder en un ámbito cultural colectivista, dónde la ciudadanía se empeña en controlar los actos de gobierno y con ello de los funcionarios, políticos, jueces, policías, maestros, etc.
      Acá, el político debe conformarse con exibir poder y prescindir de la riqueza porque corre serios riesgos de, además de fracasar políticamente, de ir preso.
      Esta diferencia fundamental hace a unos desarrollados y a otros subdesarrollados.
      A países gobernados por políticos archicorruptos, y por tanto con instituciones absolutamente deficientes y sumidos inevitablemente en la pobreza o países gobernados por políticos cuyo ego debe necesariamente limitarse a destacarse en el ámbito político mostrando interés por el bienestar general, so pena de ir preso si incurre en delitos.
      Insisto, la cultura es una fuerza social arrolladora que puede conducir por el buen o mal camino a las sociedades.

  5. guillermo perez 18 July 2017 at 4:44 am Permalink

    yo vivi en brasil y tuve la esperiencia de las dos elecciones de Dilma y le decia a los brasilero que no votaran por el PT que el comunismo nunca es bueno pero ellos no tienen otra opcion o votas por un ladron o votas por otro ladron
    (osea tienes que escojer por el lodron que roba menos).
    Quien es….

  6. Apurimaq 18 July 2017 at 10:53 am Permalink

    ¿Y la corrupción de Ollanta Humala?


Leave a Reply