20 February 2016 ~ 11 Comentarios

Obama y Raúl Castro: encuentros y desencuentros

por Carlos Alberto Montaner

raul castro obama

Obama irá a La Habana en marzo. El viaje forma parte de su cambio de política con relación a la Isla. Quiere, como pretendía Juan Pablo II, que “Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”.

Eso incluye, como planteó El Nuevo Herald, la entrada en el país de corresponsales independientes que no estén intimidados por la policía política. ¿Lo llevará Obama entre sus peticiones?

Pocas horas antes de la noticia, el Departamento de Estado anunció que se reanudaban los vuelos comerciales –hasta un centenar al día—y se autorizó la instalación de una ensambladora de tractores.

La Casa Blanca quiere dificultar cualquier involución de las medidas tomadas si a partir de las elecciones de noviembre ganara un candidato adverso a tener buenas relaciones comerciales con el régimen cubano.

Es muy significativo que el portavoz del gobierno norteamericano haya declarado que Obama no piensa visitar a Fidel Castro. Es un gesto con el que desea subrayar su poca conexión ideológica con la dictadura. Al fin y al cabo, él nació después de Bahía de Cochinos y se formó tras la caída del Muro de Berlín. Es el primer presidente realmente post-soviético de Estados Unidos.

Al margen de la curiosidad antropológica que provoca visitar al viejo tirano, que ya no es un jefe de estado, sino un señor embutido en un chandal deportivo que dice unas cosas muy raras, retratarse con él y escucharle sus infinitas boberías (hoy agravadas por la edad y las enfermedades), forma parte de un conocido ritual político que, subliminalmente, transmite un mensaje de solidaridad o, al menos, de indiferencia con la segunda más antigua dinastía militar del planeta. La primera es la de Norcorea.

Obama no quiere cometer ese error. Se va a reunir, en cambio, con miembros de la “sociedad civil”. Esa expresión incluye a la oposición. Tal vez hable con la periodista Yoani Sánchez, con los opositores García Pérez “Antúnez”, Cuesta Morúa, Antonio Rodiles, con las muy valientes “Damas de Blanco”, que todos los domingos desfilan pacíficamente mientras la policía política las insulta y agrede. El propósito es obvio: darle apoyo a la pluralidad democrática.

Raúl Castro, por su parte, siente que participa en un juego contradictorio y peligroso. Obama ha declarado unilateralmente el fin de la Guerra Fría en el Caribe, pese a que La Habana continúa en zafarrancho de combate.

Las actividades del Foro de Sao Paulo, la estrategia antinorteamericana de los países que conforman el Socialismo del Siglo XXI acaudillados por Cuba, la transferencia de armas a Corea del Norte, violando los acuerdos de Naciones Unidas, y el apoyo incondicional en el Medio Oriente a organizaciones terroristas como Hezbolá, son algunos síntomas de esa vieja mentalidad subversiva antiyanqui a la que los Castro no han querido renunciar jamás.

El general James Clapper, Director de la US National Intelligence, lo decía oficialmente el 9 de febrero pasado ante el Comité Senatorial de las Fuerzas Armadas:  desde la perspectiva del espionaje, Cuba formaba parte de los cuatro países más peligrosos para Estados Unidos. Los otros tres eran Rusia, China e Irán.

Horas más tarde, la Isla devolvía un misil norteamericano portador de secretos tecnológicos que, “por error”, había sido enviado a La Habana desde un aeropuerto europeo. Durante los 18 meses que duró la “equivocación” el cohete había estado en poder de la inteligencia cubana. En ese periodo, suponen los expertos, el gobierno de Raúl Castro tuvo tiempo de copiarlo, venderlo o compartido con sus aliados antiamericanos.

¿Qué va a hacer Raúl Castro ante la rama de olivo que le ha entregado Obama? ¿Va a cancelar las señas de identidad de la revolución cubana y admitir que ha vivido en el error casi toda su existencia?

No lo creo. Durante 60 años, desde que estaba alzado en la Sierra Maestra y secuestró a unos marines norteamericanos, su leit motif  ha sido pelear contra Washington y tratar de destruir el injusto sistema de producción capitalista, convencido de que los males de Cuba provenían de la empresa privada y de los yanquis.

Luego la vida le demostró lo contrario: los males cubanos son la consecuencia de que no hay suficiente capitalismo ni suficientes yanquis, ni suficiente democracia, carencias especialmente crítica cuando agoniza la generosa vaca venezolana, ordeñada sin pausa ni clemencia en medio de los horrores del socialismo real y de una orgía de corrupción a la que no son ajenos los amos de La Habana.

Me lo decía un notable experto en desarrollo internacional que prefiere el anonimato: “Si Raúl pretende superar la crisis económica y social que padece Cuba, sus tímidas reformas no servirán para nada si no abre el juego político y establece un régimen de libertades, aunque ello implique la eventual pérdida del control del Estado”.

Y luego remató: “Mientras exista un partido único, y mientras las grandes iniciativas empresariales estén en manos de una camarilla burocrática que toma las decisiones, el país continuará hundiéndose”.

Eso lo saben todos sus compatriotas. Por eso huyen.  

11 Responses to “Obama y Raúl Castro: encuentros y desencuentros”

  1. CACIQUE YUMURI 20 February 2016 at 6:45 pm Permalink

    Y la Justicia ? Quien juzgara los asesinatos de miles de cubanos, los presos politicos, las vejaciones, la discriminacion en la UMAP, los suicidios por frustraciones, la separacion familiar, los miles de cadaveres que yacen en el Estrecho de la Florida ? Obama creo has legitimizado una dictadura, que ya proclama en el GRANMA (ORGANO OFICIAL DEL PCC) que tu visita entre otras cosas ratifica que el Cuba se respetan los derechos humanos. Ojala su estrategia traiga bienestar y felicidad al pueblo cubano y no precisamente al gobierno, que son un grupo de ancianos que se han salido con las suyas por mas de 50 años y han hecho con los Estados Unidos y con el pueblo cubano lo que les ha venido en ganas.

    • Hector L Ordonez 21 February 2016 at 5:24 pm Permalink

      y QUIEN PAGA POR TANTOS CRIMENES EN EL MUNDO? ME PARECE QUE NADIE
      LA POLITICA CUBANA A LOS GRANDES INTERESES NADA LE IMPORTA,BUSCAN
      SUS GANANCIAS Y PUNTO.LOS EE.UU NO DEBEN INMISCUIRSE EN CIERTOS ASUNTOS QUE DAÑEN SUS INTERESES,POR QUE NADIE LO HARA,LAS GRANDES CORPORACIONES NO SE VAN A DEJAR DE ARREBATAR,LA GRAN PIÑATA QUE ES
      CUBA ACTUALMENTE,CARNE BUENA Y FRESCA,POR LA OPINION DE UN GRUPO DE LA EXTREMA DERECHA DEL SUR DE LA FLORIDA,LOS NORTEAMERICANOS SON PRAGMATICOS EN POLITICA,HACER LO QUE CONVIENE HACER,EN EL MOMENTO PRECISO Y DESPÚES LA HISTORIA QUE JUSGUE LO DEMAS.

  2. Maximiliano 20 February 2016 at 11:37 pm Permalink

    Tailandia es una dinastia militar aun mas antigua, desde la revolucion de 1932 mando con puno de hierro una brutal dictadura militar que ha procedido periodicamente con masacres y genocidios de millares de personas a cada intento de sublevacion popular. La instalacion de gobiernos fantoches en pseudo elecciones, que han intentado desviarse un minimo de la linea dictatorial, ha resultado en golpes de estado (17 hasta hoy). Aun no siendo comunista, Tailandia es una brutal dictadura donde millones de personas viven en el terror mas absoluto.

  3. Sam Ramos 21 February 2016 at 7:59 am Permalink

    La Habana Ignacio Ruiz Quintano

    Negar la salida de Cuba a los negros fue una medida del sucesor del «negro Batista»

    21/02/2016 a las 02:49:19h.

    Obama se va a La Habana, La Habana para un presidente «difunto».

    –En Cuba siempre había un amigo que conocía a otro amigo que venía a salvarte –decía Néstor Almendros.

    Phidel Kastro hizo suyo el dicho, y tira de Bergoglio, que conoce a Obama, que viene a salvarlo, pues Obama ya sólo trabaja para la Wikipedia, que es la enciclopedia donde abrevan los progres.

    Obama se mueve en la política como Woody Allen en el cine (adular a los europeos, por los bolos), porque Obama, además, padece ese complejo que ya afeaba Tom Paine en los americanos que tenían un concepto de Europa más alto del que ésta se merece. Para él, señorito sólo es el europeo, y por eso en Viena pide perdón «por no hablar austriaco».

    En La Habana no le va a hacer falta hablar, porque por él ya hablarán los hermanos Castro, aunque, si porfía, igual le dejan decir lo que dijo en Kenia contra la homofobia, y de paso, contra el racismo.

    –No somos latinos. Somos más que latinos. Somos afrolatinoamericanos –relinchaba el Caballo (mitad gallego, mitad libanés) en los tiempos en que ramoneaba militarmente por África.

    Negarles la salida de Cuba a los negros fue primera medida del «afrolatinoamericano» que sustituyó al «negro Batista». No los quería saliendo de la isla… ni entrando en el gobierno.
    (nota mia: cuando su intervencion en Angola era algo clandestine, solo se enviaron soldados negros a pelear alli)

    A Manny Pacquiao lo han echado de Nike por opinar del homosexualismo lo mismo que el Che, que acabó dando nombre a una boutique de South Kensington en el Londres donde Cabrera Infante vivía exiliado.
    (nota mia: Pacquiao se defendio de los criticos de su opinion en contra del homosexualismo citando el versiculo Leviticus 20:13 If a man also lie with mankind, as he lieth with a woman, both of them have committed an abomination: they shall surely be put to death; their blood shall be upon them.)

    El presidente de Kenya, Uhuru Kenyatta, podía obsequiar a Obama con una copia de «Conducta impropia», el documental de Néstor Almendros, el español con cara de lenguado que supo ser cubano, sobre la caza de brujas sexuales en la Cuba castrista, con sus campos UMAP para homosexuales.

    –Tú tenías un gran pie y el tacón jorobado –habría que decirle a Obama con verso de Virgilio Piñera, genio habanero que en La Habana machista de la Revolución dijo: «Los hombres de verdad no leen libros».

  4. Hector L Ordonez 21 February 2016 at 10:43 am Permalink

    No cabe duda,que Obama vaya a Cuba,es una movida muy capaz de demostrar al Mundo,que ya su peor enemigo no son los EE.UU,todo lo
    contrario los estados unidos le tiende la mano,si el gobierno de los
    Castros,ECHARA PARA ATRAS,COMO HA PASADO EN OTRAS OCASIONES,YA LA
    CULPA NO CAERIA SOBRE LOS EE.UU,Y EL GOBIERNO DE CUBA,TENDRIA POCAS RAZONES PARA JUSTIFICAR SU RUPTURA Y SE LES ACABARIA EL CUENTO,DE HABLAR DE SU ENEMIGO Y DE ECHARLES TODA SUS CULPAS Y SUS FRACAZOS.
    CON ESTA JUGADA DEL PRESIDENTE OBAMA,CUBA LE DARIA,UN VIRON DE CARA
    A MORALES,MADURO,COREA Y OTROS DE LA REGION,QUE NO VERIAN CON BUENA
    CARA EL ACERCAMIENTO DE CUBA A LOS ESTADOS UNIDOS,ESTO ES SIN CONTAR
    LOS GRANDES INTERESES QUE SE MUEVEN DETRAS DE ESTA MOVIDA,COMO AEROLINEAS,COMP.DE COMUNICASIONES,TRANSORTE,HOTELES ALIMENTOS,MEDICINAS Y OTROS TANTOS,QUE GENERARIAN GRANDES GANANCIAS
    A ESTAS COMPAÑIAS,AL NO HACERLO LOS EE.UU,LO HARIA EUROPA ,RUSIA,CHINA
    Y PAISES DE LA AMERICA,Y SE QUITARIAN AL MAYOR COMPETIDOR QUE SON LOS EE.UU.

  5. Hector L Ordonez 21 February 2016 at 1:37 pm Permalink

    eSTA NO ES LA PRIMERA VEZ DE UN ACERCAMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
    HACIA CUBA,LO QUE PASA ES Q

  6. Hector L Ordonez 21 February 2016 at 1:45 pm Permalink

    ESTA NO ES LA PRIMERA VEZ DE UN ACERCAMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
    HACIA CUBA,YO DIRIA QUE SE TRATA DE CASI TODOS LOS PRESIDENTES DELOS EE.UU,SIN DEJAR A RONALD REAGAN,COMO SUCEDIO EN LOS AÑOS OCHENTA
    DONDE FRACAZO SU INTENTO DE ACERCARSE A LA HANANA,COMO SUCEDIO CON BUSH QUE AUTORIZO LA VENTA DE MEDICINAS ,FRIGOLES Y POLLO A CUBA,
    LO DE AHORA ES DIFERENTE,ES SOLO DE CAMPAÑA PRESIDENCIAL Y LO DEMAS ES CUENTO,CUANTOS REPUBLICANOS ABOGAN CON HACER POSIBLE LAS RELACIONES CON CUBA?LA LISTA ES LARGA,QUIENES SON,& SILENCIO,NO CONVIENE HABLAR,ESTAMOS EN CAMPAÑA.

  7. Sam Ramos 21 February 2016 at 2:03 pm Permalink

    You Won’t Believe What Obama Said On Live TV

    https://www.youtube.com/watch?time_continue=402&v=tnYeVIasUqA

  8. Sam Ramos 25 February 2016 at 4:16 pm Permalink

    Mario Diaz-Balart presiona a Kerry en el Congreso sobre los derechos humanos en Cuba y las mentiras y falas lineas rojas que Hussein sigue incumpliendo:

    http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article62221507.html

  9. Augusto Lázaro 27 February 2016 at 3:46 am Permalink

    Es una lástima que el primer presidente negro de EEUU sea al mismo tiempo el peor que ha tenido esa gran nación, y además, el traidor que amamanta la tiranía cubana mientras se ríe de las palizas que propinan a las damas de blanco y de las detenciones, insultos, atropellos, golpes, torturas, etc., que se siguen propinando a los cubanos, y que él, Obama, conoce muy bien, y al parecer las celebra sonriéndose, junto al amigo común Bergoglio, que ése es otro que se las trae…

    Augusto Lázaro

  10. Hector L Ordonez 29 February 2016 at 9:19 am Permalink

    Augusto Lazaro,de donde has sacado,que el presidente Obama a a sido
    el peor presidente,comparalo con el Ex presidente Bush y veras que no a sido el peor presidente,yo diría lo contrario,salvo la economía del país,rescato a los bancos de la peor crisis,el sistema inmobilario
    cuando millones de viviendas se perdían también lo rescato,tuvimos el peor desempleo de los últimos 50 o 60 años,el expresidente Bush,nos
    llevo a una guerra,que no era necesario,por mentiras que nadie creyo
    dejando mal parado la opinión del país,la ex administración Republicana defendió la tortura,como un medio de confesión para los reos,las atrocidades a los presos se vieron en todo el mundo,dejandonos mal parado ante la opinión publica mundial,los costos
    de la guerra nos llevo a un enorme déficit,que tenemos que pagar,elimino el presupuesto federal a los Estados de la unión,llevandolos a la quiebra como paso con el estado de california y
    los demás estados,Ahora digame si el presidente Obama a sido el peor
    Revize la Historia y después hable.Me parece que no!.


Leave a Reply