El Blog de Montaner

Bienvenido al Blog de Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner nació en La Habana, Cuba, en 1943. Reside en Madrid desde 1970. Ha sido profesor universitario en diversas instituciones de América Latina y Estados Unidos. Es escritor y periodista. Varias decenas de diarios de América Latina, España y Estados Unidos recogen desde hace más de treinta años su columna semanal.

26 October 2010 ~ 18 Comentarios

Carlos Alberto Montaner: no tengo la edad, la salud ni el deseo de convertirme en presidente de Cuba

Fotografía cortesía de: www.diariodecuba.com

El periodista y escritor Carlos Alberto Montaner, presidente de la Unión Liberal Cubana, responde a las preguntas de los lectores de DIARIO DE CUBA.

Rodolfo González González: ¿Cuáles deberían ser las primeras acciones de los gobiernos de América para tener lo antes posible una sola moneda y un mercado abierto?

La idea de un mercado común es buena. Lo que es más problemático es contar con una moneda única. Tal vez ni siquiera sea conveniente. Los países de baja productividad, como los nuestros, pueden encajar las crisis mediante las devaluaciones. Es una medida dolorosa, porque significa un empobrecimiento colectivo, pero es menos grave que el colapso total. Una moneda única para tantas economías disímiles traería algunos beneficios, como cierto control del gasto público, pero crearía más problemas de los que soluciona. Además, ¿dónde estaría el banco de emisión y quién lo controlaría? Me aterraría que una institución como ésa quedara en manos de economistas estructuralistas argentinos, de marxistas bolivianos o de otros funcionarios irresponsables convencidos de las virtudes de la inflación. Sería la total locura.

Presidente del CDR No. 22 de Playa: Walesa argumenta que con nosotros es un lío organizarse dada la cantidad de partidos y voces, muchas veces opuestos, como disidencia. ¿Qué estrategia, camino o señal aconsejaría usted para junto a la oposición interna, hacer un frente unido por la democracia en la Isla?

Sí, tenemos visiones diversas y estrategias distintas. Es natural en un universo formado por cientos de miles de personas que forman parte de distintas generaciones y poseen experiencias vitales totalmente diferentes. Un cubano-venezolano, un disidente nacido y criado en Cuba y un balsero cubano-miamense que llegó por el Mariel, por sólo mencionar tres variantes de opositores entre una posible veintena, necesariamente tienen que tener percepciones muy distintas sobre Cuba. Además, esa división de criterios probablemente es inevitable en cualquier colectividad que no tiene cómo jerarquizar sus opciones o evaluar a sus líderes. No obstante, paradójicamente, eso tiene una ventaja: las iniciativas de lucha contra la dictadura se multiplican espontáneamente. Antes existía Encuentro en la Red. Ahora existe, además, DIARIO DE CUBA y otras docenas de opciones. En Suecia, Alexis Gaínza hace la guerra por su cuenta y en Francia tenemos a Zoé Valdés o a Eduardo Manet. Podría dar mil ejemplos. La falta de unidad multiplica los frentes. Sin embargo, cuando llegue la hora de la acción política estoy seguro de que podremos forjar una suerte de frente común democrático.

(more…)

26 October 2010 ~ 16 Comentarios

Look toward the future, not the past

THE MIAMI HERALD
Posted on Tue, Oct. 26, 2010

BY CARLOS ALBERTO MONTANER
www.firmaspress.com

Andres Oppenheimer has done it again. Some years ago, he published Saving the Americas, and the book became a best-seller almost instantly throughout the region. His description of China’s booming economy — which in 1985 was the size of Brazil’s and now is the world’s second-largest, surpassed only by the United States — was (or should have been) a kind of wake-up call for Latin America’s conscience.

Now Oppenheimer has returned with an even more important work: Basta de Historias! (Enough of History!): Latin American Obsession With the Past and the 12 Keys to the Future. It was released by Debate Publishers in Mexico and most probably will become an essential component of the oldest and most vivid of all our conundrums: why Latin America is poor and underdeveloped. Ever since Uruguayan writer José Enrique Rodó published Ariel in 1900, we have been exploring the topic without finding a universally satisfactory answer.

The discussion has been joined by absolutely all the relevant Latin American figures, from Octavio Paz to Hugo Chávez, from Carlos Rangel to Juan Domingo Perón. Some armed themselves with words, others with guns, but all were convinced that they knew the deep-rooted reasons why the inhabitants of Switzerland, a multiethnic country without access to the sea and thinly populated, like Bolivia, have a per-capita income 15 times greater than the people in that Latin American country.

(more…)

25 October 2010 ~ 7 Comentarios

Conferencia en El Salvador

Fui a dar una conferencia a El Salvador invitado por la Cámara de Comercio y los servicios policiacos cubanos, como casi siempre, montaron su acostumbrado acto de repudio frente al edificio. Nada espectacular: unos cuantos sujetos que vociferaban obscenidades y sin ninguna imaginación gritaban consignas y entonaban pareados revolucionarios de los años sesenta y setenta. Los invitados a mi charla, unas 300 personas, ignoraron la gritería y procedieron tranquilamente al salón, en el piso veinte del soberbio edificio.

Al terminar mi conferencia, un diplomático radicado en el país, muy buen conocedor de la situación nacional, me explicó que el embajador cubano, un señor llamado Pedro Pablo Prada, era un fanático situado en el Salvador con el propósito de radicalizar el proceso político salvadoreño, conducta que preocupaba al gobierno del presidente Mauricio Funes, un demócrata empeñado en mantener la ley, la armonía y el sentido común en un país notablemente polarizado.

Le respondí que en los países libres existía el derecho a la protesta callejera, aunque fuera orquestada por una embajada extranjera que financiaba y coordinaba estos “actos de repudio”. Por otra parte, no tenía la menor idea de quién era o qué se proponía el señor Prada, pero tampoco me sorprendía su actitud. Ese tipo de conducta irresponsable y provocadora forma parte de la estrategia internacional de la dictadura comunista cubana. No obstante, le dije que nunca había entendido la rentabilidad ideológica de esas groseras manifestaciones públicas de la policía política cubana en suelo extranjero. Todo lo que consiguen es mostrar la peor cara del castrismo: la vulgaridad, la intolerancia, y la incapacidad para aceptar o debatir serenamente ideas diferentes a las que ellos predican e imponen por la fuerza. Esa noche, quienes escucharon mi conferencia (que sigue a continuación) tuvieron otra prueba de que mis afirmaciones estaban bien encaminadas.

(more…)

25 October 2010 ~ 1 Comentario

Montaner: la izquierda radical vende paranoia en la región

Fuente: Elsalvador.com

Imágen obtenida de elsalvador.com

Las denuncias de supuestos intentos de golpe de Estado y magnicidios en los países de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba) y sus aliados son parte de una “paranoia estratégicamente manejada” para radicalizar a las izquierdas y encubrir problemas internos como la corrupción y la incapacidad para gobernar.

Esa es la conclusión a la que llega el escritor y periodista de origen cubano Carlos Alberto Montaner al ser entrevistado anoche por El Diario de Hoy, tras su llegada a El Salvador.

Montaner, quien es columnista de El Diario de Hoy desde hace décadas, analizó la situación coyuntural en América Latina y especialmente la ola de denuncias de supuestos golpes de Estado en varios países con regímenes de izquierda.

La constante en la mayoría de los casos, a su juicio, han sido las denuncias de supuestos golpes, intentos de magnicidio y amenazas a la libertad de expresión. Para él, todo esto tiene una razón que debe ser advertida por todos.

“Lo que están intentando es convertirse en víctimas de un peligro que no es real para que no haya garantías para toda la sociedad, como ha ocurrido en Venezuela y Ecuador y utilizar ese supuesto peligro para que no se hable de nada que tenga que ver con el mal gobierno del que son culpables”, enfatizó.

(more…)

25 October 2010 ~ 0 Comentarios

El presidente Funes y los empresarios se necesitan mutuamente

Entrevista publicada en: Laprensagrafica.com

Imágen obtenida de laprensagrafica.com

Carlos Alberto Montaner, un analista político internacional, ha venido a El Salvador para disertar sobre libertad y democracia, como parte de las actividades para conmemorar los 95 años de fundación de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador.

Salió de Cuba cuando tenía 18 años, de modo que, a estas alturas en las que se considera “de la tercera edad”, hasta casi ha olvidado la nostalgia. Carlos Alberto Montaner llama a los empresarios a entenderse con el presidente Mauricio Funes, pero también le pide a este que se acerque a los hombres de negocios. Sobre el Frente no tiene ni una palabra positiva. Eso sí, cree que la derecha la tiene muy difícil, tan fragmentada que podría permitir otro triunfo de la izquierda.

En el caso de la libertad de expresión y democracia El Salvador ha sufrido un retroceso, pero también los hay en Panamá y Bolivia, es decir, no está circunscrita a una ideología. ¿Qué pasa en la región?

Eso es grave. Hay que imitar la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que prohíbe a los estados legislar en materia de libertad de expresión. Cuando se subvierte el orden y los políticos se dedican a vigilar a la prensa, entonces estamos en camino al totalitarismo.

(more…)

14 October 2010 ~ 2 Comentarios

El origen del atraso latinoamericano

(FIRMAS PRESS. Madrid) Andrés Oppenheimer acertó de nuevo. Hace unos años publicó Cuentos chinos y el libro se transformó en un bestseller casi instantáneamente. Su descripción del crecimiento económico de China, cuya economía en 1985 era del tamaño de la brasilera y hoy es la segunda del planeta, sólo superada por Estados Unidos, fue (o debió ser) una especie de aldabonazo en la conciencia latinoamericana.

Ahora Oppenheimer ha regresado con una obra aún más importante: “¡Basta de historias! La obsesión latinoamericana con el pasado y las doce claves del futuro. La ha publicado Debate en México y es muy probable que se convierta en un componente esencial de la más antigua y viva de todas nuestras polémicas: por qué América Latina es pobre y subdesarrollada. Desde que el uruguayo José Enrique Rodó publicó Ariel en 1900 estamos explorando el tema sin encontrar una respuesta universalmente satisfactoria.

Por esa discusión han pasado absolutamente todas las figuras relevantes latinoamericanas, desde Octavio Paz hasta Hugo Chávez, desde Carlos Rangel hasta Juan Domingo Perón, unos armados con palabras y otros con fusiles, pero todos convencidos de conocer las razones profundas que explican por qué los habitantes de Suiza, un país multiétnico, sin salida al mar y escasamente poblado, como los de Bolivia, tienen quince veces el per cápita de este país latinoamericano.

La tesis de Oppenheimer, como el dios Jano, tiene dos caras. Por una parte, están las raíces culturales, generadoras de una actitud poco práctica ante la vida. Es una sociedad pródiga en abogados y humanistas, que gradúa muchos más psicólogos que ingenieros o especialistas en informática. En ese sentido, paradójicamente, es un libro dentro de la tradición de Ariel, pero mientras Rodó reivindicaba el componente espiritual del hombre latinoamericano, contraponiéndolo al materialismo desdeñable del Calibán anglosajón (arquetipos que Rodó extrajo de La Tempestad de Shakespeare), a Oppenheimer le resulta lamentable ese rasgo predominante en Hispanoamérica.

¿Hay remedio para el atraso relativo latinoamericano? Sí, postula Oppenheimer, pero sólo si se produce una profunda y duradera reforma educativa. Ese es el otro caballo de batalla que recorre su libro capítulo tras capítulo. En lugar de continuar discutiendo sobre los males de la colonia o sobre los viejos y continuados errores de la república, hay que observar cuidadosamente cómo enseñan y aprenden los finlandeses, dueños del mejor sistema educativo del planeta; qué han hecho los israelíes en medio del desierto para construir una sociedad próspera, libre y altamente desarrollada; cuáles son los secretos del pequeño Singapur, una excrecencia geológica situada en el Pacífico, atiborrada de personas, cuya riqueza per cápita es mayor que la norteamericana.

Como Oppenheimer es un hombre práctico, sólo toma en serio los resultados. No pierde el tiempo examinando teorías. Sabe que en un mundo globalizado, regido por la competencia, en plena civilización del conocimiento, ganarán los más sabios, los más productivos y organizados, los más innovadores y creativos, siempre que cuenten con las instituciones adecuadas, y esas personas, lamentablemente, no abundan en nuestros pagos.

En todas las pruebas escolares internacionales en las que los estudiantes miden su dominio de las matemáticas, los latinoamericanos invariablemente quedan en los últimos puestos, casi siempre junto a los africanos. ¿Cómo vamos a competir adecuadamente contra europeos, norteamericanos, chinos o hindúes, si nuestras masas están notablemente peor educadas y nuestras élites no acaban de entender la importancia de la ciencia, la tecnología y la investigación original?

¿Hay algún país latinoamericano que se aparte del pelotón y muestre algunos elementos de excelencia educativa? No, de acuerdo con los datos objetivos. Ni siquiera Chile, que hoy está a la cabeza del continente. Ninguno. No hay una sola universidad latinoamericana entre las 200 mejores del planeta, y apenas comparecen tres o cuatro entre las primeras 500. Un pequeño estado, como Israel, registra anualmente más patentes científicas que toda América Latina con sus 550 millones de habitantes. Es verdad que los brasileros fabrican aviones, pero ese logro no lo convierte en una pujante potencia del primer mundo.

¿Por dónde se comienza a reparar este secular fracaso? Un amigo banquero, entusiasta incorregible, ha comprado 20 ejemplares de “¡Basta de historias! para regalarlos a los mandatarios latinoamericanos. Ojalá que lo lean. Pero, sobre todo, ojalá que lo entiendan. [“©FIRMAS PRESS]

13 October 2010 ~ 0 Comentarios

At last, a well-deserved winner

The Swedish Academy gave an odd reason for granting Mario Vargas Llosa its Nobel Prize for Literature — for his “cartography of structures of power and his trenchant images of the individual’s resistance, revolt and defeat.”

Some gobbledygook. I imagine the writer was struck speechless. It would have been far simpler to say that the academy rewarded the most outstanding living novelist in Spanish literature.

The news found Mario at Princeton University, where he’s teaching a class this semester. Oscar Haza, the Dominican journalist from Miami, was first to interview him after the announcement. That, in journalistic parlance, is called a “scoop.”

I was on the air with his son, Alvaro Vargas Llosa, celebrating the triumph, when Haza managed to contact Mario. This year, the critics didn’t even mention him among the candidates. Mario had even forgotten that around this time every year the Swedish academicians select the winner. Always an early riser and careful teacher, he was preparing his lesson when he received the unexpected phone call from Stockholm.

Ever since, in 1981, Mario published The War of the End of the World, an extraordinary novel with a Brazilian theme, he deserved this recognition. It is probably the only important award he had not received.

The list of prizes, doctorates and distinctions he has been given in the course of his 74 years is impressive. Some were given to honor him; others, to extol the institutions that granted them, but that’s the inevitable ambiguity of all medals.

In this case, if Mario died without the Nobel for Literature, it would have been another unpardonable mistake by an institution that, throughout its history, has ignored figures the size of Kafka, Joyce or Borges while rewarding some writers with a lot less heft.

On this opportunity, however, there is a phenomenon beyond literature that morally boosts the figure of Mario Vargas Llosa. Among the dozens of messages I have received, many come from Venezuelans, Nicaraguans, Cubans and Chileans. All express their thanks for the permanent defense of freedom that the Peruvian-born author, along with his wife, Patricia, and son Alvaro, have turned into a true family leitmotif.

Paraphrasing Churchill, “Never did so many owe so much to so few.” There is no Latin American tyrant who hasn’t faced Mario’s criticism. There is no persecuted democrat who hasn’t encountered his helping hand when knocking at his door. There is no public protest that he hasn’t endorsed if the cause is worthwhile.

He even created (and heads) the International Foundation for Liberty, with the collaboration of Argentine economist Gerardo Bongiovanni, for the purpose of effectively disseminating the ideas in which he believes.

For us Latin Americans, this is very important. We live in dangerous political quicksand, where liberty and democracy always hang from a thread.

In the past, the generals would strike a blow and seize the government, but today the most obvious threat comes from elected leaders who use their authority to dismantle the rule of law and turn the judiciary into a tool to perpetuate themselves in power and persecute their adversaries, as happens in Venezuela, Nicaragua, Bolivia and Ecuador.

Faced with such leaders, because of the legitimacy of their origin, the genuinely democratic governments and institutions such as the OAS remain silent. Only the protests led by major figures manage to make headlines in the media.

This firmness in the defense of freedom has been costly to Mario Vargas Llosa. As always happens, the friends of tyrannies have accused him of selling out to Washington or being a CIA agent and have not spared their worst insults and slander.

They have even put his life in danger, as happened in Rosario, Argentina, a couple of years ago, when the most violent communist groups stoned and tried to burn a bus in which he traveled, along with other writers participating in a seminar organized by the International Foundation for Liberty.

What is going to happen to Mario now that he holds the Nobel? Nothing special, except in one aspect, which his son Alvaro has referred to in jest: Nobody will again mortify him with the uncomfortable question, “Why didn’t you get the Nobel this year?”

Justice has finally been done.

The Miami Herald

Posted on Tue, Oct. 12, 2010

Oct 12 , 2010

13 October 2010 ~ 0 Comentarios

Reacción de Kintto Lucas es paranoica

Entrevista

Carlos Alberto Montaner
Quien es: periodista, escritor y analista político cubano, crítico del régimen de Fidel Castro

Según el vicecanciller Kintto Lucas, una reunión mantenida el 23 de septiembre en los EEUU, en el Instituto Interamericano para la Democracia (IID), por el expresidente Lucio Gutiérrez, es otra prueba del fallido intento para derrocar al presidente Rafael Correa. Usted estuvo en esa cita. ¿Qué responde?
Jamás en mi vida he visto que una conferencia abierta al público, convocada por una institución académica y auspiciada por una universidad muy reconocida, filmada y colocada en Internet, junto a las fotos de los participantes, forma parte de una oscura conspiración. Esa es una reacción muy poco seria, paranoica, de quienes disfrutan el papel de víctimas y tienen la mala costumbre de alentar permanentementela conmoción social. El ex presidente Lucio Gutiérrez, como otros cuarenta disertantes antes que él, fue y dio su conferencia para hablar libremente y sin censura de los problemas de su país. El que desee ver y escuchar lo que dijo todo lo que tiene que hacer es buscar su intervención en la web del Instituto. Si el señor Lucas o el presidente Correa desean ocupar esa tribuna están invitados a hacerlo.

(more…)

11 October 2010 ~ 1 Comentario

UN NOBEL PARA LA LIBERTAD

La Academia Sueca explicó extrañamente la razón por la que le ha otorgado el Premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa: por su “cartografía de las estructuras del poder y sus mordaces imágenes de la resistencia, la rebelión y la derrota del individuo”. Menudo galimatías. Me imagino que el escritor debe haberse quedado estupefacto. Mucho más sencillo era haber declarado que premiaban al novelista vivo más notable de la lengua española.
A Mario lo sorprendió la noticia en la Universidad de Princeton, donde dicta un curso este semestre. Oscar Haza, el periodista dominicano de Miami, le hizo la primera entrevista tras la concesión del Nobel. Eso, en el argot, se llama “un palo periodístico”. Yo estaba en el aire, junto a su hijo Alvaro Vargas Llosa, celebrando el triunfo, cuando lograron comunicarse con él. Este año las crónicas ni siquiera lo mencionaban entre los candidatos. A Mario hasta se le había olvidado que por estas fechas los académicos suecos seleccionan al ganador. Siempre madrugador y cuidadoso, preparaba su clase cuando recibió la inesperada llamada de Estocolmo.
Hace mucho tiempo, desde que en 1981 publicó La guerra del fin del mundo, una extraordinaria novela de tema brasilero, Mario merecía este reconocimiento. Probablemente es el único galardón importante que no había recibido. Es impresionante la lista de premios, doctorados y distinciones que le han otorgado a lo largo de sus 74 años. Algunos se lo han dado para honrarlo a él y otros para realzar a la institución que lo concede, pero ésa es la inevitable ambigüedad de todas las condecoraciones. En este caso, si Mario moría sin el Nobel de Literatura, habría sido otro fallo imperdonable para una institución que, a lo largo de su historia, ha ignorado a figuras del tamaño de Kafka, Joyce o Borges, mientras premiaba a algunos escritores de mucho menor calado.
En esta oportunidad, sin embargo, hay un fenómeno extraliterario que agiganta moralmente la figura de Mario Vargas Llosa. Entre las docenas de mensajes que he recibido abundan los enviados por venezolanos, nicaragüenses, cubanos y chilenos. Todos se muestran agradecidos por la permanente defensa de la libertad que el peruano, junto a su mujer Patricia y su hijo Álvaro, han convertido en un verdadero leitmotiv familiar. Parafraseando a Churchill, “nunca tantos le han debido tanto a tan pocos”. No hay un tirano latinoamericano que no haya tenido que enfrentar sus críticas. No hay un demócrata perseguido que no haya encontrado su mano amiga cuando ha llamado a su puerta. No hay una protesta pública que no lleve su firma si la causa valía la pena. Incluso, creó y preside la Fundación Internacional para la Libertad, con la colaboración del economista argentino Gerardo Bongiovanni, con el objeto de difundir eficazmente las ideas en las que cree.
Para los latinoamericanos esto es muy importante. Vivimos en una peligrosa tembladera política en la que la libertad y la democracia siempre penden de un hilo. En el pasado, los militares daban un manotazo y se apoderaban del gobierno, pero hoy la amenaza más obvia proviene de mandatarios electos que utilizan su autoridad para desmantelar el Estado de Derecho y convertir el sistema judicial en un instrumento para perpetuarse en el poder y perseguir a sus adversarios, como ocurre en Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador. Frente a ellos, por la legitimidad de origen que poseen, los gobiernos genuinamente democráticos e instituciones como la OEA permanecen en silencio, y solo las protestas encabezadas por grandes figuras consiguen abrirse paso hasta los titulares de los medios de comunicación.
Esta firmeza en defensa de la libertad le ha resultado muy costosa a Mario Vargas Llosa. Como siempre sucede, los amigos de las tiranías lo han acusado de haberse vendido a Washington o de agente de la CIA, y no han escatimado los peores agravios y calumnias. Incluso, han puesto en peligro su vida, como sucedió en la ciudad de Rosario, Argentina, hace un par de años, cuando los grupos comunistas más violentos apedrearon e intentaron quemar un autobús en el que viajaba en unión de otros escritores participantes en un seminario organizado por la Fundación Internacional por la Libertad.
¿Qué va a suceder con Mario ahora que posee el Nobel? Nada especial, salvo en un aspecto que ha destacado con humor su hijo Álvaro: ya nadie volverá a mortificarlo con la incómoda pregunta de por qué este año no le concedieron el Nobel. Por fin se hizo justicia.

07 October 2010 ~ 0 Comentarios

Presentación del libro “Mañana In Cuba”

En la presentación del libro “Mañana In Cuba” de José Azel… Carlos A. Montaner le envía un mensaje al pueblo de Cuba y su futuro. El cambio… es inevitable… y el futuro esta en manos de cada uno de los cubanos… los dejo con Montaner.