El Blog de Montaner - Page 2 of 277 - El Blog de Carlos Alberto Montaner

Bienvenido al Blog de Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner nació en La Habana, Cuba, en 1943. Reside en Madrid desde 1970. Ha sido profesor universitario en diversas instituciones de América Latina y Estados Unidos. Es escritor y periodista. Varias decenas de diarios de América Latina, España y Estados Unidos recogen desde hace más de treinta años su columna semanal.

28 November 2019 ~ 33 Comentarios

Detrás de todo está la cocaína dice Fernando Londoño


Suscríbase al canal AQUÍ

26 November 2019 ~ 79 Comentarios

El triunfo de Lacalle Pou es una derrota para la izquierda


Suscríbase al canal AQUÍ

26 November 2019 ~ 21 Comentarios

Derechos económicos: una aldea Potemkin

Por José Azel

En política y economía una aldea Potemkin significa una falsa construcción que se presenta para ocultar un desastroso estado real.   Literal o figurativamente, es algo creado para engañar a las personas haciéndoles creer que una situación es mejor que lo que realmente es. El término se origina en cuentos de que el jefe militar ruso Grigory Potemkin, que había sido amante de la emperatriz Catalina II, construía falsas aldeas portátiles que se desarmaban tras pasar Catalina, para armarse nuevamente en el camino que ella seguiría bordeando el río Dniéper.

(more…)

24 November 2019 ~ 41 Comentarios

EL PRESIDENTE QUE NO OYE

Por Fernando Londoño

Se dice que a Luis XVI lo despertó el griterío que el pueblo de París, que acababa de llegar hasta Versalles, levantaba al cielo para pedir tantas cosas como las que pedía después de siglos de silencio. Sobresaltado, preguntó a su ayuda de cámara qué cosa era aquel bochinche. Sin titubear, su sirviente le contestó: no es un bochinche, Majestad. Es una Revolución. Luis XVI no oyó la Revolución, como tampoco a su ayuda de cámara. Eso le costó el reino y la cabeza.

El Presidente Duque entrará a la lista larga de los sordos históricos. Esperemos, claro, que no pierda la cabeza. El reino lo tiene perdido, eso sí.

El pueblo empezó por pedirle la verdad, después de ocho años de sufrir la afrenta de un régimen de mentiras y engaños. El Presidente no oyó y prefirió callar para no ofender al santismo derrotado. Quería gobernabilidad.

El pueblo le pedía a gritos que desmontara la tramoya infame de puestos, canonjías, asesorías y consejerías de que Santos se valió para repartir mermelada en toda la tostada. El Presidente no oyó y mantuvo el escandaloso montaje de Santos. Quería estabilidad.

El pueblo demandaba impaciente la derrota inmediata de las mafias que se habían tomado el país. El Presidente no oyó y mantuvo intactas y crecientes las estructuras del narcotráfico. Esta es la hora, quince meses después, en que no ha caído del cielo un litro de glifosato. Quería calma.

El pueblo le pedía recortes fundamentales en el gasto público, para que los impuestos resultaran tolerables. El Presidente aumentó el gasto y la carga tributaria. De encima, anunció IVA para la canasta familiar. Fue tanto el bochinche, que dio un paso atrás en esa locura. Quería equilibrio fiscal.

El pueblo clamaba por empleos y lo jóvenes se horrorizaban ante el panorama de una sociedad cerrada al crecimiento y las oportunidades. El Presidente deja crecer el desempleo y la informalidad. Quería economía naranja.

El pueblo se preguntaba con qué haría mercado en el exterior, si el déficit comercial andaba  tan alto, de modo que vivía de la gran farsa de las remesas y el turismo. El Presidente está debiendo un plan de exportaciones. No le interesa el tema.

El pueblo pedía a gritos una justicia limpia, eficiente, confiable. El Presidente prometió una gran reforma a la Justicia. Y la olvidó.

El pueblo gritaba porque quería salir a las calles sin miedo, ir a los campos sin recelos, recorrer el país sin sobresaltos. La inseguridad se multiplica, los desplazamientos crecen como la espuma y en la parálisis por un mes entero de la Carretera Panamericana el Presidente dejó saber que el asunto es cosa menor, allá en Palacio.

El pueblo está harto de la corrupción política y administrativa. El Presidente dice estarlo, igualmente, y a cada protesta en ese sentido le sigue un escándalo impune peor, más agresivo.

El pueblo esperaba una renovación total de la clase dirigente en la administración pública. Reconociendo que ha hecho nombramientos excelentes, el Presidente gobierna con sus amigos de la barra estudiantil. Prefiere la mediocridad al desafío de gobernar con los mejores.

Nunca vimos, ni imaginamos, hechos como los que sacuden a Colombia desde el 21 de noviembre. Y en medio de este caos pavoroso, el Presidente dice que ha oído la voz del pueblo, pero que no sabe lo que quiere. Este miércoles próximo sentará a la mesa a los promotores del paro, para enterarse. Pero no sabe el presidente que los del bochinche no son sus invitados. Los del bochinche andan en muy otra cosa que pedir presupuesto para el magisterio, más sueldo para los jueces, más salario mínimo. Los del bochinche quieren el poder y la cabeza del Presidente. Duque se hace el que lo ignora. Por ahora, lo que sabe, o cree saber, es que debe sentarse en muchas mesas a conversar.  Tal vez de cada mesa salga un nuevo giro, como el que se hizo para los estudiantes que empezaron el bochinche hace un año. El gobierno pagó y los que pagamos por el gobierno no sabemos a dónde fueron a parar los billones de esa largueza. Y bien se ve que eso no calmó el griterío. Lo hizo tan fuerte, tan universal, tan aplastante, que hasta el Presidente Duque parece oírlo.

Pero el problema es otro. El problema no está en la gente que grita y abolla cacerolas, en los idiotas útiles. El problema está en que hay una revolución comunista ad portas, movida por Cuba, por Maduro y por Petro, y por las Farc y los Verdes, que el presidente no nota en la mitad de la trifulca. Y por eso estamos donde estamos. Convencido el Presidente de oír un bochinche, nos tiene en medio del conflicto más grave que padeció Colombia en varias generaciones.

24 November 2019 ~ 26 Comentarios

Vandals

By Carlos Alberto Montaner

Now it is Colombia’s turn. It happened before in Mexico and Chile. Vandals have destroyed a great part of Santiago de Chile. They went mercilessly against the public transport system. More than two dozen stations were burned to the ground. These actions directly affect the poorest workers and the companies in which they work. They cannot arrive on time to their jobs. It is true that states often clean the rubble quickly, but the outrage against vandals takes a long time to dissipate. Much more than the smoke of the fires.

Indirectly, vandals harm the whole society. The damages inflicted on the public sector mean less services than those already budgeted. Fewer school cafeterias. Less health and education. Less resources for retirees. Less parks and recreation. Less investment. Fewer jobs. Less growth. Perhaps, more taxes to mitigate the damage. There is not a single positive aspect in vandalism, given that society usually takes these attitudes into account at the time of elections. The suicidal leftist parties that sponsor the excesses–leftists like Petro–and the rulers who do not firmly face the vandals, usually pay a high price at the polls.

(more…)

24 November 2019 ~ 49 Comentarios

Vándalos

Por Carlos Alberto Montaner

Ahora le tocó el turno a Colombia. Antes había ocurrido en México y en Chile. Los vándalos han destruido una buena parte de Santiago de Chile. Se ensañaron con el sistema de transporte público. Más de dos docenas de estaciones fueron carbonizadas. Esas acciones afectan directamente a los trabajadores más pobres y a las empresas en las que laboran. No pueden llegar a tiempo a sus trabajos. Es verdad que los Estados suelen recoger rápidamente los escombros, pero la indignación contra los vándalos tarda mucho tiempo en disiparse. Mucho más que la humareda de los incendios.

Indirectamente, los vándalos perjudican a toda la sociedad. Los daños infligidos al sector público significan menos servicios de los ya pautados en los presupuestos. Menos comedores escolares. Menos salud y educación. Menos recursos para los pensionados. Menos parques y recreos. Menos inversión. Menos puestos de trabajo. Menos crecimiento. Tal vez, más impuestos para paliar los destrozos. No hay un solo aspecto positivo en el vandalismo, dado que la sociedad suele tomar en cuenta estas actitudes a la hora de las elecciones. Les suelen cobrar en las urnas tanto a las izquierdas suicidas que auspician los desmanes –los Petro de este mundo—como a los gobernantes que no afrontan con firmeza a los vándalos.

(more…)

21 November 2019 ~ 87 Comentarios

Una entrevista a Pompeo


Suscríbase al canal AQUÍ

19 November 2019 ~ 76 Comentarios

El TIAR en el siglo XXI


Suscríbase al canal AQUÍ

19 November 2019 ~ 53 Comentarios

COMUNISTAS, A MARCHAR

Por Fernando Londoño

Como no somos micos para andar por las ramas, con los pies en la tierra digamos que la marcha del próximo jueves 21 es de estirpe comunista, con medios comunistas y finalidades comunistas.

A unos cuantos parecerá equivocada o exagerada esta sentencia. Porque van a marchar y no creen ser comunistas. Con todo afecto les decimos que forman parte de una bien conocida legión combativa, la de los idiotas útiles, como llamaba Lenin a los que estaban dispuestos a vender la cuerda con que serían ahorcados.

El comunismo es una de las más de doscientas cincuenta especies de socialismo conocidas por los estudiosos. Solo que de esa fronda sombría, el comunismo es la que tuvo el doloroso éxito de gobernar la mitad del género humano. Por eso conviene saber qué es el comunismo.

(more…)

16 November 2019 ~ 39 Comentarios

Five questions to “Mike” Pompeo, U.S. Secretary of State, regarding Cuba and Latin America

By Carlos Alberto Montaner

1.- Traditionally, U.S. foreign policy in relation to Cuba was based on the strategy of “containment of communism.” In the Cuban case that translated into diplomatic isolation, economic embargo (limited) and dissemination of information about the excesses of the dictatorship and its social and economic failures.

 Critics claimed that it had not “worked” after more than half a century of being put into practice.

 In December 2014, President Obama surprised the world by replacing that strategy with engagement, despite his promise that the U.S. would not move from its position if the regime did not take steps toward political openness.

 

Far from accepting the change of position of the United States, the Cuban regime increased repression against dissidents, raised economic claims for the consequences of the embargo that were absolutely out of place, and continued on the path of political Stalinism.

(more…)