El Blog de Montaner - Page 233 of 240 - El Blog de Carlos Alberto Montaner

Bienvenido al Blog de Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner nació en La Habana, Cuba, en 1943. Reside en Madrid desde 1970. Ha sido profesor universitario en diversas instituciones de América Latina y Estados Unidos. Es escritor y periodista. Varias decenas de diarios de América Latina, España y Estados Unidos recogen desde hace más de treinta años su columna semanal.

28 March 2011 ~ 0 Comentarios

Izquierda local “debe enterrar marxismo”.

EDH20110321NAC015P

23 March 2011 ~ 2 Comentarios

Izquierda local “debe enterrar el marxismo”

El analista político y escritor cubano Carlos Alberto Montaner sostuvo ayer en una entrevista con El Diario de Hoy que la izquierda salvadoreña debe modernizarse y abandonar las ideas fracasadas como el marxismo leninismo para tomar el rumbo adoptado por otros partidos de izquierda que en su momento fueron radicales en Brasil y en Europa.

Además consideró que la visita del presidente de Estados Unidos Barack Obama a El Salvador servirá para fortalecer la democracia en el país y que éste tenga referentes de desarrollo como Chile y Brasil y no populismos “de capa caída” como el venezolano con Hugo Chávez o el cubano con los hermanos Castro.

Leer Nota completa

23 March 2011 ~ 2 Comentarios

EL SECRETO DE CHILE

Obama visitó a Chile. Es natural. Chile se ha puesto a la cabeza de América Latina. Es todo un ejemplo. Es probable que la próxima generación viva en un país del primer mundo, en el que los niveles sociales medios alcancen al setenta por ciento del censo. ¿Cómo lo logró? ¿Qué ocurrió en ese país? Hablemos de eso.

Hace un año Sebastián Piñera llegó a la presidencia de Chile saludado por un terremoto devastador cuyos daños fueron calculados en treinta mil millones de dólares. No obstante, el balance objetivo de esos 12 meses es razonablemente bueno. Veamos los números: crecimiento del PIB de un 5.2%, ligero aumento de la productividad, reducción de la inflación en un 25% (de 4 pasó a 3), disminución de la delincuencia y un clima social relativamente sosegado, pese a que cierta izquierda rabiosa intentó presentar al nuevo gobierno como el retorno del pinochetismo, lo que presagiaba una atmósfera conflictiva.

En todo caso, más importante que los logros de Piñera o que sus fallos –subió inesperadamente los impuestos, evitó la creación de una necesaria central eléctrica a carbón por presión de los ambientalistas— es la continuidad sin sobresaltos de su obra de gobierno. De la misma manera que en 1989, presididos por el democristiano Patricio Aylwin, una coalición de centroizquierda sustituyó a la dictadura de Pinochet tras una reñidas elecciones, pero no renunció a los aspectos positivos que dejaba el general, sino se dedicó a edificar una democracia moderna regida en lo económico por el mercado y la empresa privada, Piñera ha hecho exactamente lo mismo: asume el poder tras la socialista Michelle Bachelet y no destruye absolutamente nada. Sencillamente, continúa la marcha, propone ciertas medidas de gobierno que a él y a sus expertos les parecen más eficaces, rectifica o revoca otras, y todos permanecen sometidos a la autoridad de la ley y al amparo de las instituciones.

Por eso Chile es hoy la nación más exitosa de América Latina. La inmensa mayoría de la sociedad está de acuerdo en que el mejor modelo de convivencia es el que se encuentra dentro del paradigma político de la democracia liberal y en los fundamentos económicos del mercado y la supremacía de la sociedad civil. En consecuencia, la clase política se mueve pacífica y cívicamente dentro de ese espectro, que es, además, el de las veintisiete naciones de la Unión Europea, y de otra docena de países triunfadores del primer mundo: Estados Unidos, Canadá, Suiza, Israel, Japón, Australia, Corea del Sur y un breve etcétera.

Finalmente, quienes componen el abanico de la democracia liberal chilena –democristianos, socialdemócratas, liberales y conservadores, cualesquiera que sean sus denominaciones oficiales—, han entendido que no son enemigos irreconciliables, sino miembros de una misma familia política, capaces de hacer coaliciones, apenas diferenciados por matices que no cuestionan el sistema en el que viven, sino el estilo de la gerencia. Lo que se discute con pasión es el monto de la presión fiscal, las prioridades en los gastos públicos y las normas sociales: aborto, preferencias sexuales, posición frente al consumo de drogas y el resto de los habituales reñideros morales.

Ésa es la madurez. Así se comportan las naciones serias. Sin sobresaltos, sin delirios revolucionarios encaminados a refundar la nación de acuerdo con las fantasías del caudillo de turno.

Es verdad que en las sociedades triunfadoras los héroes no suelen ser los políticos, sino los empresarios destacados que generan riqueza, los científicos que han logrado grandes descubrimientos, los atletas que han conseguido romper marcas olímpicas o los intelectuales y artistas universalmente admirados. En estos países las sociedades no se sacrifican para glorificar a sus gobernantes, sino sucede a la inversa: los gobernantes se sacrifican para gloria de las sociedades a las que sirven. No llegan al poder para mandar, sino para obedecer y servir.

Eso es lo que Chile viene haciendo desde hace más de veinte años. No hay más secreto.

23 March 2011 ~ 0 Comentarios

The secret of Chile’s success

By CARLOS ALBERTO MONTANER
www.firmaspress.com

President Obama’s visit to Chile on his current tour of the region should be seen as a recognition of that country’s success. Chile has taken the lead in Latin America. It is likely that the next generation will live in a First World country where the average social levels may rise to 70 percent of the census. How did the country do it? Let’s talk about that.
One year ago, Sebastián Piñera became president of Chile, welcomed by a devastating earthquake whose damages were estimated at $30 billion. Still, an objective assessment of those 12 months is reasonably good.

Consider the numbers: a GDP growth of 5.2 percent, a slight increase in productivity, a reduction in inflation from 4 percent per year in the previous president’s last year to 3 percent under Piñera, a reduction in crime and a relatively peaceful social climate, although some rabid leftists tried to portray the new government as the return of Pinochetism, thus presaging a contentious atmosphere.

More important than Piñera’s achievements and decisions — he increased taxes unexpectedly and prevented the construction of a coal-fired power plant because of pressure from environmentalists — is the smooth continuity of his governance.

In 1989, a center-left coalition led by Christian Democrat Patricio Aylwin replaced the Pinochet dictatorship after a disputed election and did not renounce the positive aspects left by the general but devoted itself to building a modern democracy economically governed by the market and private enterprise. Piñera, a center-right leader, has done exactly the same.

He assumes power after the socialist Michelle Bachelet and destroys absolutely nothing. He simply marches on, proposes certain government measures that he and his experts find most effective and corrects or revokes others, while everyone remains under the rule of law, sheltered by the institutions.

That is why Chile is today the most successful nation in Latin America. The vast majority of society agrees that the best model of coexistence is found within the political paradigm of liberal democracy and in the economic bases of the market and the supremacy of civil society.

Consequently, the political class moves peacefully and civilly within that spectrum, which is shared by the 27 nations of the European Union and a dozen other successful First World countries: the United States, Canada, Switzerland, Israel, Japan, Australia, South Korea and a few more.

Finally, those who make up the range of Chile’s liberal democracy — Christian Democrats, Social Democrats, liberals and conservatives, whatever their official names — have understood that they are not irreconcilable enemies but members of the same political family, capable of forming coalitions, barely differentiated by nuances that do not challenge the system in which they live but the style of management.

What is discussed with passion is the amount of the tax burden, the priorities in public spending and the social norms: abortion, sexual orientation, positions on drug use and the rest of the usual moral jousting.

That is maturity. That is how serious nations behave: without surprises, without revolutionary delusions aimed at reshaping the nation according to the fantasies of the current caudillo.

It is true that in successful societies the heroes are not usually politicians but the prominent entrepreneurs who generate wealth, the scientists who have made great discoveries, the athletes who have set Olympic records or the intellectuals and artists who are universally admired.

In these countries, the societies do not sacrifice themselves to glorify their rulers. The reverse happens: The rulers sacrifice themselves for the glory of the societies they serve. They rise to power not to command but to obey and serve.

That’s what Chile has been doing for more than 20 years. That’s the whole secret.

“©Firmas Press

Posted on Mon, Mar. 21, 2011
THE MIAMI HERALD

23 March 2011 ~ 0 Comentarios

EL DIARIO DE HOY DE EL SALVADOR ENTREVISTA A MONTANER ANTES DE LA VISITA DE OBAMA.

El secreto de Chile

Domingo, 20 de Marzo de 2011
Obama llega hoy a Chile. Hace bien. Chile se ha puesto a la cabeza de América Latina. Es probable que la próxima generación viva en un país del primer mundo, en el que los niveles sociales medios alcancen al setenta por ciento del censo. ¿Cómo lo logró? ¿Qué ocurrió en ese país? Hablemos de eso.

Hace un año Sebastián Piñera llegó a la presidencia de Chile saludado por un terremoto devastador, cuyos daños fueron calculados en treinta mil millones de dólares. No obstante, el balance objetivo de esos 12 meses es razonablemente bueno. Veamos los números: crecimiento del PIB de un 5.2%, ligero aumento de la productividad, reducción de la inflación en un 25% (de 4 pasó a 3), disminución de la delincuencia y un clima social relativamente sosegado, pese a que cierta izquierda rabiosa intentó presentar al nuevo gobierno como el retorno del pinochetismo, lo que presagiaba una atmósfera conflictiva….

Leer nota completa

Montaner: EE.UU. pide imitar a Chile y Brasil, no Venezuela.

EL DIARIO DE HOY
Domingo, 20 de Marzo de 2011

Que la solución a los problemas económicos y sociales de El Salvador no pasa por el populismo, sino por la democracia y la economía de mercado, con modelos como Chile y Brasil, es el gran mensaje que envía la visita del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, a los salvadoreños, de acuerdo con el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner.

“Estados Unidos tiene mucho interés en que El Salvador se mantenga en un sistema democrático pro-occidental, en una economía de mercado donde se respete la propiedad privada y pueda funcionar un modelo económico viable” , declaró al ser entrevistado por El Diario de Hoy el columnista radicado en Florida, EE.UU.

Por el contrario, no cree que la primera potencia del mundo vea al estilo de Venezuela o Cuba como un espejo en el cual deba mirarse el país: “Sincronizar en el país un modelo de corte comunista chavista crearía un conflicto muy importante, algo que perjudicaría en primer lugar a los salvadoreños y en segundo a la región”. Leer Nota completa

18 March 2011 ~ 1 Comentario

Los retos de America Latina

aristegui_montaner

11 March 2011 ~ 0 Comentarios

La debacle árabe y tres lecciones importantes

(FIRMAS PRESS. Madrid) Hay por lo menos tres lecciones que extraer del reñidero árabe. La primera es que los regímenes caudillistas y sin instituciones legítimas tienden a desembocar en la violencia cuando llegan a su agotamiento. El reemplazo se produce a cañonazos porque no hay modos pacíficos de transmitir la autoridad. Eso ha ocurrido en Túnez, en Egipto y luego en Libia. Quienes desprecian el estado de derecho a la manera de las democracias estables y prósperas de Occidente, no entienden que la gran virtud del sistema radica, precisamente, en la sustitución y renovación pacífica de los gobernantes seleccionados de un abanico de opciones diferentes. Es posible que elijamos a un cretino o a un inepto, incluso a un canalla (ocurre con frecuencia), pero a estos indeseables se les puede reemplazar sin dificultades en los próximos comicios. (Raúl Castro debería estudiar cuidadosamente lo que ocurre en el norte de África y sacar las conclusiones adecuadas).

La segunda lección tiene que ver con el petróleo. ¿Hasta cuándo las naciones importadoras de petróleo van a seguir aplazando el desarrollo masivo de fuentes alternas de energía? Recuerdo un vibrante discurso de Richard Nixon en 1973, hace casi cuarenta años, en el que juraba que Estados Unidos les pondría fin a las importaciones petroleras. En ese año, los países árabes productores de energía castigaron a Occidente por el apoyo dado a Israel durante la guerra de Yom Kippur. El costo del petróleo se multiplicó por cinco y medio planeta cayó en recesión. Desde entonces, todos los ocupantes de la Casa Blanca han repetido la patriótica cháchara de Nixon, con más o menos énfasis, pero el país, irresponsablemente, continúa dependiendo de importaciones de crudo.

¿Por qué ese fracaso? Porque a la hora de valorar la factura del petróleo los norteamericanos se limitan a abonar el precio que indica el mercado al barril de crudo, sin tomar en cuenta los costos ocultos de un oligopolio controlado por unas veinte compañías, trece de ellas estatales más las “siete grandes hermanas”, establecido en regiones inestables e impredecibles, parcialmente regulado por un cártel de productores que mantiene artificialmente los precios del combustible, práctica que en cualquier otra actividad es un delito severamente penado por las leyes.

¿Cuál es el gasto militar de proteger las instalaciones en el Medio Oriente? ¿Cuánto cuestan las recesiones provocadas por estos vaivenes del precio del petróleo? Cada vez que se produce una catástrofe petrolera y el mundo entra en recesión se destruyen billones de dólares del capital acumulado y todos nos empobrecemos súbitamente. Si esa suma fantástica, pero real fuera agregada al costo de la factura del petróleo veríamos que no es cierto que el petróleo es la fuente más barata de energía. Es la más costosa.

La tercera lección tiene que ver con el cinismo infinito de los amigos de Gadafi. Los tres líderes que más descaradamente han salido a defender a este extraño dictador son Hugo Chávez, Daniel Ortega y Fidel Castro. El trío, mientras condena, conmovido, las muertes de inocentes provocadas por Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán, respalda con entusiasmo los bombardeos de Gadafi contra civiles desarmados, efectuados por la aviación libia sin otro objetivo que sembrar el terror por medio de una masacre.

Chávez, además, ha dedicado a los países del ALBA a tratar de salvar a su colega libio. El coronel venezolano, hoy bajo la tutela de Fidel Castro, no olvida que en los años noventa estaba bajo la influencia intelectual y política de Norberto Ceresole, un peronista-fascista argentino, muerto en 2003, tan descaradamente colocado al servicio de Libia y de Irán que hasta negaba la existencia del Holocausto judío.

Chávez, de la mano de Ceresole, había leído con fascinación las tonterías escritas por Gadafi en El libro verde y defendía con ardor la “tercera teoría universal”, como pomposamente le llamaba el libio a unas autoritarias maquinaciones ideológicas en las que prescribía un modelo de Estado basado en la existencia de un caudillo iluminado, ligado a una sabia masa por medio de un ejército popular.

El resto de los países integrados en el ALBA –Ecuador, Bolivia y un par de risueños islotes caribeños–, más los “observadores” (Granada, Haití, Paraguay, Uruguay, acompañados por la satrapía Siria) deben tomar nota de que ALBA es mucho más que una organización dedicada a estimular el comercio: es un instrumento diplomático de Chávez, Castro y Ortega para respaldar las peores tiranías. Es muy grave prestarse a esas componendas. [“©FIRMAS PRESS]

*www.firmaspress.com

11 March 2011 ~ 0 Comentarios

SIN MUJERES NO HAY PAÍS

Ileana Fuentes es una notable ensayista dedicada a diversas tareas relacionadas con la cultura cubana, y una de ellas, probablemente la que más la apasiona, es la defensa de las buenas causas feministas. Ileana acaba de inaugurar un blog: http://sinmujeresnohaypais.wordpress.com. Bien por ese blog y por el ensayo que ha publicado. En él descubro que en 1958 había 900 asociaciones cívicas dirigidas por mujeres. Ese universo de mujeres alertas fue sustituido por la Federación de Mujeres Cubanas, al tiempo que se acusaba a las antiguas feministas de haber pertenecido a la burguesía, algo sorprendente cuando recordamos que la FMC fue el feudo particular de Vilma Espín durante varias décadas, una señora educada en Estados Unidos procedente de una rica familia oriental.

Acusar a las feministas cubanas de burguesas (sabe dios qué quiere decir eso) porque pertenecían a los niveles sociales medios y altos es tan miserable como acusar de eso mismo a los líderes de la insurrección contra España en 1868, o los que pelearon contra Machado, contra Bastista y contra Castro, porque la mayoría pertenecía a los estratos más solventes del país. Resulta que entre las virtudes de la clase dirigente cubana (por llamarle de alguna manera) estaba la de la responsabilidad social, al extremo de arriesgar la vida por conquistar las libertades. Eso nos honra y nos distingue de otros pueblos latinoamericanos en los que las personas con cierto nivel económico o educativo no suelen jugarse la vida o el bienestar por defender sus ideales.

11 March 2011 ~ 0 Comentarios

PM COMENTADO POR IGNACIO URÍA

PM COMENTADO POR IGNACIO URÍA

Ignacio Uría, profesor de la Universidad de Navarra y cubanólogo que ama a la Isla, ha escrito un comentario justamente generoso a propósito de PM. Se trata de un excelente artículo sobre una película, que si bien es un corto metraje filmado sin recursos y sin pretender lograr una obra maestra, tiene una gran dignidad profesional y, sobre todo, una importancia extrema en la historia de la entronización de la dictadura comunista. PM, de Orlando Jiménez-Leal, también director de El Super, una de las mejores películas cubanas de todos los tiempos, con la ayuda de Sabá Cabrera Infante, estremeció al mundo de los intelectuales y los enfrentó a tomar decisiones sobre la situación que se nos venía encima. Su prohibición, como diría Vallejo, fue el heraldo negro que nos avisó de la llegada del totalitarismo a Cuba. Tras el discurso de Fidel ya nadie podía dudar de que el estalinismo se había implantado en el país. PM es un hito clave en toda esta triste historia.

09 March 2011 ~ 2 Comentarios

Posted on Mon, Mar. 07, 2011 THE MIAMI HERALD Peronists seek to stifle Vargas Llosa

The Buenos Aires Book Fair, the largest in the entire Spanish-language cultural world, invited Mario Vargas Llosa, a recent Nobel laureate in literature, to inaugurate the event on April 20.
At once, a group of Argentine intellectuals headed by the director of the National Library, rose in opposition in a public letter, supposedly because the presence of the Peruvian writer “offends a large segment of the culture of Argentina,” i.e., the Peronist faction.

Showing considerable common sense, President Cristina Fernández of Argentina phoned the fanatic and asked him to drop his stance. It was counterproductive.

In the recent past, when Néstor Kirchner was alive, Vargas Llosa was a harsh critic of the Kirchners, especially of the couple’s astounding ability to multiply the family estate in a less-than-unorthodox manner.

The article that gave the Peronists a biliary colic was entitled The Flower of Couples, [roughly, What a Couple!] which explained, in an ironic tone with a touch of black humor, based on public information, how this political duo bought large tracts of land for approximately $1 per square meter and sold them, one year later, for $70. Thus, in a very short time, the Kirchners multiplied the known family fortune tenfold, to become multimillionaires.

One of the most enigmatic features of Peronism, and to some extent of a substantial part of society in Argentina, is its complicit indifference to the open dishonesty of many of its politicians.

They do not care that the politicians ransack the public treasury, that they receive large bribes or constantly infringe half the penal code. When elections come, the Peronist candidates who behave thus (not all, thankfully) are backed by some voters who don’t seem to understand that the riches amassed by these thieves are filched, directly or indirectly, out of the pockets of all Argentines.

Why is a segment, perhaps the majority, of the Argentine electorate insensitive to these violations of the law and moral standards? In my view, for three reasons:

• Because, 60 years ago, Peronism introduced a practice of patronage politics in which the militants give their support in exchange for some privilege or gift given by the politicians. They vote with their stomachs, not with their hearts or heads.

• Because a cynical attitude prevails towards the democratic system, built on the false premise that “all politicians are equally corrupt.” (That’s not true; in Argentina there are honest politicians and officials.)

• Because many Argentines, after several generations of continuous apathy, are willing to flout the law if they obtain some benefit from it. That makes a mockery of the republican ideal of a society of thoughtful citizens, voluntarily placed under the authority of the law. That responsible attitude simply does not prevail in a country where it’s common to boast about breaking the rules.

It’s no wonder that this lamentable civic climate nurtures an atmosphere conducive to the use of fascist tactics inimical to republican virtues, a habit of using some degree of violence against those who report violations of law, or simply express opinions contrary to the official current.

Although, at the president’s request, the movement of those who sought to keep Mario Vargas Llosa from inaugurating the fair was rejected, it is likely that the official sectors of Peronism will assemble what in Argentina is called an escrache , a word that describes a kind of violent pogrom designed to silence a lecturer or intimidate those who wish to hear him.

Who will be the escrachers? There are more than enough. Argentina is one of the few countries in the world whose government subsidizes violent groups to methodically wreck the social peace and strain the relations between sectors with different viewpoints. They are professional brawlers, thugs supported with taxpayer money. They live from that and for that. They are the agents of paid intolerance.

(c) 2011, Firmas Press