El Blog de Montaner - Page 264 of 266 - El Blog de Carlos Alberto Montaner

Bienvenido al Blog de Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner nació en La Habana, Cuba, en 1943. Reside en Madrid desde 1970. Ha sido profesor universitario en diversas instituciones de América Latina y Estados Unidos. Es escritor y periodista. Varias decenas de diarios de América Latina, España y Estados Unidos recogen desde hace más de treinta años su columna semanal.

13 December 2010 ~ 2 Comentarios

Granma y Jean-Guy Allard vuelven a mentir

Lo que está detrás de esta campaña

Carlos Alberto Montaner

El “periodista” de Granma Jean-Guy Allard (un francocanadiense reclutado desde hace años por los servicios cubanos) me imputa estar relacionado a la persecución desatada en Suecia contra el señor Julian Assange, fundador del web site WikiLeak, por mi supuesta vinculación a la “cubana” Anne Ardin, quien, junto a otra dama, acusa al australiano de un delito de carácter sexual.

La realidad es que la señora Ardin no es cubana, sino sueca e hija de suecos, dato más que suficiente para demostrar la clase de periodista que es este laborioso policía. La realidad es que jamás la he conocido. La realidad es que todo lo que cuenta el señor Allard, como es habitual en sus crónicas, es mentira. Una mentira fantástica que tiene un objetivo, como se verá más adelante.
(more…)

13 December 2010 ~ 1 Comentario

Wikileros, grafiteros y la nueva guerra mundial

Carlos Alberto Montaner

Estalló la guerra en el mundo virtual. Los partidarios de Julián Assange han bloqueado a Visa, MasterCard y otros gigantes norteamericanos. Ya hasta cuentan con denominación de origen: son los wikileros. Se vengan de su detención en Londres por un extraño delito sexual que quedará probado cuando el jurado examine con mucho cuidado un condón inoportunamente roto en el momento exacto del suspiro.

Los wikileros mañana pueden paralizar al Banco de Londres o a la Volvo de los suecos. Como todas las operaciones financieras o industriales complejas hoy pasan por Internet, el costo potencial de estos conflictos es asombrosamente alto. ¿Cuánto le costaría a Estados Unidos el cierre de Wall Street durante ocho horas laborables? ¿Cuánto si la central eléctrica más importante de New York queda fuera de combate por un tiempo? Los blancos potenciales y el daño que es posible infligirles son infinitos.
(more…)

09 December 2010 ~ 0 Comentarios

Los wikileaks y la historia

Mon-5210 (3 Dic.-10)

Por Carlos Alberto Montaner*

(FIRMAS PRESS) ¿Quién asegura que los wikileaks no van a tener consecuencias dramáticas? La filtración diplomática más importante de la historia fue el telegrama cifrado que el canciller del imperio alemán Arthur Zimmermann le envió a su embajador en México Heinrich von Eckhardt el 16 de enero de 1917. El mensaje secreto, interceptado y descifrado por el servicio británico de inteligencia, cambió el destino del mundo.
Los alemanes intuían que Estados Unidos, pese al pacifismo del presidente Woodrow Wilson, acabaría declarándole la guerra a Alemania, de manera que le ordenaron al embajador que se acercara al gobierno mexicano para proponerle una alianza. Berlín armaría a México para derrotar a los norteamericanos. Como recompensa, los mexicanos recuperarían los territorios de Arizona, Texas y Nuevo México arrebatados durante la guerra de 1848.

Cuando Wilson tuvo conocimiento de este plan (aunque los mexicanos lo rechazaron prudentemente), pensó que no había otra alternativa que declararle la guerra al Káiser. El presidente, a regañadientes y bajo protesta, podía entender que los submarinos alemanes hundieran las naves comerciales americanas, pero no que estuvieran preparando un ataque artero contra el territorio estadounidense.
(more…)

22 November 2010 ~ 1 Comentario

El sueño y la pesadilla americanas

Casi todas las personas del planeta tienen dos identidades: la nacional y la ciudadana. La identidad nacional es subjetiva. De una manera natural, como se respira o se suda, uno se siente parte de cierta tribu. El habla, la gesticulación, las referencias culturales nos dotan de algunos rasgos comunes. Esa identidad comienza a forjarse en la niñez, pero se consolida en la adolescencia.

Hay un momento en el que la persona no duda: se siente francés, español o norteamericano. Cuando cree que la nación peligra –por ejemplo, el 11 de septiembre de 2001, tras el ataque a las Torres Gemelas–, la reacción es totalmente emotiva. Siente la agresión como algo personal aunque esté a mil kilómetros de distancia. En esos tensos instantes responde a los símbolos inscritos en su cerebro. Los himnos y las banderas lo sacuden emocionalmente y es capaz de matar o morir en defensa de la tribu. Siente que ama a su patria y sufre por ella.

La identidad ciudadana, en cambio, es totalmente artificial. El Estado determina a quién se la asigna y a quién se la niega. Es una cuestión estrictamente legal. Los extranjeros, si son residentes legales, pueden solicitarla a”  los cinco años de estar avecindados en el país. Pero también tienen derecho a ella algunos “extranjeros emocionales”.

Por ejemplo, el hijo de un ciudadano norteamericano criado y educado en México, probablemente tendrá la ciudadanía norteamericana si inscribieron su nacimiento en el consulado, aunque su verdadera identidad nacional, la emocional, sea mexicana. Tal vez no habla inglés, acaso ignora los rudimentos de la historia norteamericana y no se siente parte de esa tribu, pero la ley le asigna esta ciudadanía. Cuando los terroristas de Al Qaeda atacaron las Torres Gemelas casi seguramente le pareció un acto bárbaro y censurable, pero no lo percibió como un fenómeno personal. Su vínculo con Estados Unidos era puramente racional.

Esta observación viene a cuento del debate norteamericano sobre los jóvenes inmigrantes ilegales llegados en la niñez a Estados Unidos, país en el que crecieron, estudiaron y al que tienen como suyo. Parece que la mayoría del Congreso se inclina por negarles la residencia. Estos legisladores no sienten la menor solidaridad con estos connacionales. Sólo les conceden derechos a los conciudadanos. A estos connacionales prefieren dejarlos como indocumentados, expuestos a la deportación y sin posibilidades de trabajar, crear riquezas y pagar impuestos.

Técnicamente, son extranjeros y eso les basta para negarles el derecho a vivir en el único país al que psicológica y emocionalmente se sienten vinculados. Aman a Estados Unidos, hablan en inglés (a veces sólo hablan inglés) y no tienen otras referencias culturales que las estadounidenses, pero eso no les importa. Se comportan como americanos y parecen norteamericanos, pero es un espejismo: para la mayoría de los legisladores norteamericanos no lo son legalmente y carecen de derechos.

A la propuesta de ley con la que algunos legisladores razonables desean ponerle fin a este cruel disparate le llaman “dream act” por aquello del sueño americano. Son las siglas de Development, Relief and Education for Alien Minors Act (Acta de fomento para el progreso, alivio y educación para menores extranjeros). El razonamiento de quienes quieren expulsarlos es legalista. Como sus padres los trajeron ilegalmente, no se les debe perdonar ese pecado original, aunque algunos eran niños pequeños totalmente inocentes de cualquier delito.

Quienes están dispuestos a otorgarles la residencia, en cambio, enarbolan el sentido común: están aquí, son más de seiscientos mil, son estudiantes, y forman parte de nuestra tribu. Tienen muy buenas oportunidades de convertirse en adultos productivos: ¿qué sentido tiene perjudicarlos y, de paso, crearle al conjunto de la sociedad unos enormes problemas que no tendría si a estos muchachos se les permitiera agregar la identidad ciudadana, de la que carecen, a la identidad nacional, que ya tienen y que nadie les podrá arrebatar nunca porque la tienen grabada en el corazón?

Dentro de unos días la ley será discutida y votada. El panorama no parece muy propicio. Ojalá que el sentido común y la compasión los ilumine. Uno de esos jóvenes me lo dijo muy gráficamente: “mi sueño americano se ha transformado en una pesadilla”. Eso es injusto. [“©FIRMAS PRESS]

22 November 2010 ~ 0 Comentarios

Carlos A Montaner (part. II)- “La influencia castrista en América: 50 años de historia”

22 November 2010 ~ 1 Comentario

Carlos A Montaner (part. I)- “La influencia castrista en América: 50 años de historia”

16 November 2010 ~ 4 Comentarios

Raúl Castro y el génio de la lámpara

En La Habana cuentan que Raúl Castro se encontró una vieja lámpara perdida en la azotea del Comité Central, la frotó y se le apareció el clásico genio. “Pídeme dos deseos”, le dijo la criatura. “¿No eran tres?” –preguntó Raúl extrañado. “La situación es muy mala –contestó el genio—y hemos reducido la cuota”. “Muy bien –dijo Raúl–, convierte el Hotel Nacional en un edificio de oro. Lo vendo y salimos de todas las deudas”. “No seas idiota, Raúl –le respondió el genio, que tenía muy mal carácter–. Eso es imposible. Yo soy un genio, no un mago”. Y agregó: “¿Cuándo has visto tú que un edificio se transforme en oro? Pídeme el segundo y último deseo”. Raúl suspiró, pensó un rato, y le dijo: “logra que el comunismo cubano sea eficiente y productivo para poder salir de la crisis”. El genio se le quedó mirando y contestó, resignado: “Bueno, ¿dónde está el edificio ése que quieres que te convierta en oro?”.

Raúl Castro está empeñado en que el comunismo cubano sea eficiente y productivo. No comparte el pesimismo del genio del cuento. Sus reformas no están encaminadas a crear libertades políticas y económicas, como esperaban los más ilusos, sino a salvar y relanzar el modelo socialista de economía planificada, dirigido por los sabios y bienintencionados burócratas del Partido, donde predomine la propiedad estatal de los medios de producción, ahora acompañado de cooperativas y de un tenue tejido microempresarial privado, también sujeto a los objetivos generales del Estado y bajo la estricta vigilancia del gobierno para que la acumulación de riquezas no sea excesiva. O sea, el mismo monstruo, pero imperceptiblemente mutado.
(more…)

16 November 2010 ~ 1 Comentario

Once again, Jefferson vs. Hamilton

(FIRMAS PRESS) The colorful note in these recent elections was provided by the organizers of the Tea Party, enthusiastic conservatives who call themselves the heirs and defenders of the Founding Fathers’ political tradition. Are they? Yes, but only to a certain point.

The Founding Fathers did not have a single vision of the functions of the state. Beginning in the last two decades of the 18th Century, Federalists and Anti-Federalists confronted each other vigorously in all forums in a debate that is still occurring, which then featured two of the most brilliant minds of the era: Alexander Hamilton and Thomas Jefferson. There is, then, a Tea Party that we associate with the Republicans, but there very well may be another one, of a Democratic nature.
(more…)

10 November 2010 ~ 0 Comentarios

Carlos A. Montaner – Seminario Internacional – 5to Aniversario MC

08 November 2010 ~ 1 Comentario

CUBA: El regreso de los partidos

Los partidos políticos, poco a poco, dentro y fuera de Cuba, aunque estén prohibidos y perseguidos en la Isla, van resurgiendo. Eso es magnífico: la democracia representativa necesita cauces de expresión y hasta ahora no se ha encontrado una fórmula mejor para darle vida a este sistema que la existencia de partidos políticos vigorosos, provistos de un diagnóstico de los males sociales, una receta para aliviarlos y un método para canalizar las naturales ambiciones de liderazgo.

Curiosamente, a fines del siglo XVIII, cuando surge en Estados Unidos la primera república moderna, las reflexiones de los “padres fundadores” se encaminan a perfeccionar la arquitectura institucional del nuevo Estado que se disponían a forjar, pero no hay previsiones sobre cuáles van a ser los vehículos para acceder al poder. Nadie habla de los partidos.

Sin embargo, paulatinamente, casi sin proponérselo, los líderes comienzan a formar partidos en lo que recuerda, en el terreno político, el “orden espontáneo” que luego Hayek consignara para describir el crecimiento del capitalismo. Surge un orden espontáneo de carácter político, no planificado, cambiante y proteico, que va modificándose con el paso del tiempo de acuerdo con los puntos de vista que imperan en la sociedad.

Ese orden político espontáneo hoy existe en Cuba. Es notable como dentro de la Isla las personas más inquietas, fatigadas de la mediocridad, los atropellos y los fracasos del Partido Comunista, comienzan a integrar grupos y formaciones nucleados en torno a cuatro de las tendencias más nutridas del mundo político democrático: liberales, democristianos, conservadores y socialdemócratas.
Es decir, el mismo tejido político que le da sentido y forma a la Unión Europea, como comprobamos cuando examinamos el Parlamento de esa institución: el noventa por ciento de sus representantes forman parte de algún partido político incardinado en una de esas cuatro orientaciones.

No obstante, acaso lo conveniente en esta fase de la historia cubana, en la última etapa de la dictadura comunista, sea forjar una suerte de gran frente democrático en el que comparezcan esa cuatro tendencias. ¿Es eso posible? ¿Qué tienen en común estas cuatro familias políticas? ¿Qué separa a estos partidos democráticos del Partido Comunista? A responder esas preguntas se encaminan los párrafos que siguen.

(more…)