15 March 2017 ~ 3 Comentarios

Palabras de Carlos A. Montaner durante la presentación del libro “Las dos Américas. Democracia y dictadura” del Dr. Carlos Sánchez Berzaín

3 Responses to “Palabras de Carlos A. Montaner durante la presentación del libro “Las dos Américas. Democracia y dictadura” del Dr. Carlos Sánchez Berzaín”

  1. Ramiro Millan 16 March 2017 at 9:33 am Permalink

    El Sr Montaner, basado en una racionabilidad absoluta, se pregunta ¿cómo es posible que después del desastre comunista cubano, ruso, norcoreano y bolivarianismo venezolano a los que podríamos agregar el peronismo argentino, el lulismo brasileño y tantos otros, aún muchos persisten en la idea de instalar regímenes comunistas o pseudo-comunistas?
    Mi respuesta.
    Navegando en el mar de la historia universal, pude percibir algo que probablemente muy pocos estarán de acuerdo y es que la mayoría de los sucesos históricos no los decidíeron los gobernantes, es decir reyes, emperadores, duques, zares, kanes y sus aparatos de poder.
    Siempre terminaban siguiendo líneas políticas exigidas y surgidas desde el “corazón” del pueblo.
    Obviamente las exigencias a través del tiempo fueron diferentes y el tiempo transcurrido desde el comienzo de las mismas hasta el momento en que se hacían efectivas eran mucho más prolongados que en la actualidad.
    Y esas exigencias no siempre eran manifiestas, sino generalmente subrepticias.
    Entre los cientos de ejemplos que pueden avalar este concepto, puedo mencionar la continua y persistente inclinación a la conquista a lo largo de toda la historia de la humanidad, conquistas​ que muchísimas veces tenían​ su origen en la necesidad de conformar o aplacar a un pueblo exigente, para mantener el poder mediante el ofrecimiento de conquistas de pueblos vecinos o tan lejanos sea posible.
    La conquista exaltaba a la población y aumentaba enormemente el apoyo popular del gobernante que consideraba su poder en riesgo.
    Obviamente, para convencer al lector de la certeza de estos conceptos con criterios más contundentes requeriría demasiadas líneas que ni siquiera sé si sería capaz de transmitirles con la fluidez necesaria, ya que se trata más de intuiciones que surgen a lo largo de las experiencias de lectura que de análisis rigurosos basados en pruebas precisas.
    A esto hay que sumar​ otro fenómeno social tan importante como éste.
    Veamos, a menudo me pregunto ¿cual sería el destino de los pueblos de Latinoamérica (entre otros) si el ciudadano en vez de exigir a través de paros generales, protestas y el voto democrático, redistribución de la riqueza, aumento de la presión impositiva sobre el productor de bienes o servicios, incrementos presupuestarios independientemente de las posibilidades existan, más y más participación del estado en la conducción de la economía sea o no posible, estatizacion y no privatización, en fin, exigencias de todo aquello que se puede asociar a las ideas socialistas y no al revés?
    ¿Por qué no exigimos más libertad económica, priorizar los intereses de aquellos que son los que promueven la producción y el trabajo asumiendo riesgos inversiones mediante, pedir o exigir equilibrio presupuestario a los gobiernos, exigir que se den todas la condiciones necesarias para que aquel dispuesto a asumir riesgos mediante emprendimientos se anime a hacerlo, entre otras cientos de exigencias que pueden ser resumidas con el término liberalismo?
    ¿Por qué para un político es casi un pecado capital declararse liberal, o más grave aún, neoliberal?
    ¿Por qué si las pruebas que certifican que finalmente lo que trae prosperidad es la inversión privada son abrumadoras y las opuestas son comprobadas una y otra vez como rotundos fracasos como bien lo expresa el Sr Montaner?
    ¿Se imaginan cuán prósperos serían los países latinoamericanos si el pueblo en vez de exigir estatismo, exigiera libre empresa, libre mercado y que el trabajador ante un reclamo primero priorizara el Interés del “millonario empresario” y las necesidades de su empresa antes de discutir el salario “justo”?
    Que duda cabe, seguramente seríamos un emporio.
    Pero la realidad nos muestra una y otra vez que el pueblo exige lo opuesto y cómo mencioné antes, las exigencias del pueblo, más tarde o temprano siempre terminan imponiéndose.
    De hecho, cada periodo liberal que conoce Latinoamérica no es por elección, sino por obligación ante la reiterada e imperiosa necesidad de atraer al capital luego de cada rotundo fracaso socialista (conocido acá como populismos).
    El pueblo y sus demandas siempre llegan.
    Pero ¿Por qué demandan algo que se ve que lleva de fracaso en fracaso?
    ¿Por qué persistir en la irracionalidad?.
    La respuesta amigos, está en nuestros instintos, pulsiones o pasiones más fuertes que cualquier razón intente oponerse.
    El homo sapiens, así como instintivamente busca incansablemente superar al otro, también este fenómeno incluye la subconsciente necesidad de evitar que el otro nos supere y saqué ventajas que tal vez pueda poner en “riesgo nuestra subsistencia” (recordar que como todos los actos movidos por pulsiones son generalmente subconscientes, estos no escapan a esa regla).
    Es este fenómeno el que nos lleva a que mayoritariamente los ciudadanos preferimos las ideas redistribucionistas y estatistas a las liberales y abiertas.
    Y como siempre es el pueblo el que tiene la última palabra a la hora de decidir hacía adonde vamos (ojo, con o sin democracia), la pregunta del Sr Montaner tiene su respuesta.
    Si bien es cierto que estoy expuesto al error (que duda cabe) también es cierto que todos los están y cómo creo en esta idea, aunque tal vez sea una tontería más de las miles que recorren el mundo de la literatura en los que es posible incluir a “enormes” pensadores (Marx por ejemplo), insisto en dar a conocerlas.
    Respuestas a muchos interrogantes que considero todos deberían tener presente a la hora de tomar decisiones políticas.

    razonvsinstinto.blogspot.com

    • Manuel 19 March 2017 at 5:50 am Permalink

      “Montaner, basado en una racionabilidad absoluta, se pregunta ¿cómo es posible que después del desastre comunista cubano, ruso, norcoreano y bolivarianismo venezolano a los que podríamos agregar el peronismo argentino, el lulismo brasileño y tantos otros, aún muchos persisten en la idea de instalar regímenes comunistas o pseudo-comunistas?”

      ¿Quienes son esos muchos, Santos en Colombia? ¿Países árabes , africanos?

  2. MANUEL 19 March 2017 at 10:06 am Permalink

    la situación política de Cuba puede evolucionar de este modo o seguir todo igual por 20 años mas en dependencia de la profundidad de los elementos en *1 que terminen llevando a un efectivo *2 en ausencia de los Castro.

    *1
    empeoramiento de la situación económica de la mano de estas tendencias:
    cuba no encontrara efectivos resortes para insertarse en la economía mundial,
    a Maduro le puede quedar apenas uno o dos anos y la region en general retrocede en su apoyo económico a cuba,
    la emigración disminuye con las medicas tomadas por Obama/mantenidas por Trump,
    envejecimiento de la población cubana dentro y fuera del país

    *2
    aumento de la población inconforme que desemboque en otro Maleconazo que no sea abortado por los golpes, disparos y cárcel. este evento se produciría ya en ausencia de los castro, demonios con mecanismos muy dinámicos altamente eficientes por las muchas décadas en el poder.
    A partir de un Maleconazo no frustrado cualquier cosa puede ocurrir con un pueblo en pleno en las calles exigiendo cambio de sistema económico-politico que se haga efectivo aprobando otros partidos (además del comunista), estableciendo un organismo mixto balanceado formado por diferentes corrientes políticas para control de las elecciones regionales (cada circunscripción, municipio, provincia), parlamentaria y presidencial.

    este ha sido el sueño de muchos por mas de 20 años desde los eventos de agosto 5 de 1994. el gobierno cubano ha logrado resistir y capear las tendencias de cada momento.
    A partir del próximo año otro escenario comienza a conformarse y la ausencia de los castro puede ser en definitiva el elemento mas influyente junto a los enumerados en *1.
    que se produzca un desenlace como el descrito en *2 o que la situación sea controlada por los nuevos dirigentes pro castrismo en el poder, también dependerá un poco de lo que las redes de información logren alcanzar dentro de las mentes de cada cubano, que en definitiva sera lo que determine si aquello se va a volina o no, y lo que siempre ha manejado el regimen para tener suficiente apoyo y salir airoso de cada crisis pues el balance siempre les ha resultado positivo en esta area ya que los inconformes se van o terminan siendo controlados por diferentes medios (amenazas, golpes, cárcel y muerte; algunos habrán también que fueron comprados: de todo habrá siempre en este mundo)


Leave a Reply