01 July 2012 ~ 14 Comentarios

Paraguay y Fernando Lugo

por Carlos Alberto Montaner

chavez lugo

(El Nuevo Herald) Lo probable es que la destitución del ex presidente paraguayo Fernando Lugo sea irreversible. El chavismo carece de razones y fuerza para reponerlo en el poder. Los cinco mandatarios del Alba podrán desgañitarse gritando y amenazando, incluso acompañados por Mercosur y algún otro engendro diplomático, pero es muy difícil que esas protestas tengan éxito. Es sólo pataleo.

No hay duda de que la letra de la Constitución paraguaya de 1992 legitima y ampara lo sucedido. Tampoco de que el juicio fue demasiado expedito, pero la ley no establece el tiempo que debe durar el pleito. El artículo 225 dice, simplemente, que las dos terceras partes del Congreso pueden pedir el enjuiciamiento político del Presidente, y las dos terceras parte del Senado, tras escuchar los alegatos en pro y en contra, tienen la potestad de expulsarlo del poder por gobernar indebidamente.

¿Por qué, si el asunto es tan claro, algunos gobernantes demócratas, como el colombiano Juan Manuel Santos y el chileno Sebastián Piñera, reaccionaron con cierta sorprendente vehemencia contra una decisión soberana del Senado paraguayo, perfectamente ajustada a Derecho?


Hay tres razones.

La primera, es que a los presidentes les pone muy nerviosos que se expulse del poder a un colega, ya sea por las buenas o por las malas. Existe el muy humano temor al contagio. Hablar de impeachment a cualquier presidente es mencionar la soga en casa del ahorcado.

La segunda, es que Fernando Lugo es una persona agradable y amistosa con quien se reunían frecuentemente en cumbres o visitas bilaterales. En esos encuentros se crean vínculos afectivos que trascienden los lazos oficiales. No estaban respaldando al presidente extranjero víctima de una arbitrariedad, sino al amiguete en desgracia. Dentro de los valores de la cultura iberoamericana la lealtad personal tiene tanto peso como los argumentos jurídicos.

La tercera razón es la consecuencia de la intimidación mediática del chavismo. La capacidad de la izquierda carnívora para desacreditar a sus adversarios es temible. Ningún político quiere ser acusado de “fascista o golpista al servicio del Imperio”. Es mucho más seguro posar de “progre”.

Al chavismo todavía le quedaba la “carta brasilera” para tratar de desestabilizar al nuevo gobierno paraguayo del Dr. Federico Franco –un joven y prestigioso médico vinculado al viejo partido de los liberales–, pero parece que la presidente Dilma Rousseff no se dejará arrastrar en esa peligrosa dirección y limitará sus quejas al ámbito retórico.

Es natural. Los brasileros hace unos años vivieron algo parecido cuando expulsaron del poder al presidente Collor de Mello. Por otra parte, Brasil y Paraguay comparten intereses comunes en la enorme central hidroeléctrica de Itaipú –una de las mayores usinas del planeta–, mientras hay un grupo importante de inversionistas brasileros instalados en el país vecino. Carece de sentido poner en riesgo esos valiosos vínculos por defender una causa injusta y, sobre todo, perdida.

¿Cómo juzgará la historia al ex presidente Fernando Lugo? A mi juicio, de manera benévola. Pese a su simpatía por los disparates de la Teología de la Liberación, no fue un gobernante extremista, ni afilió a su país al coro delirante del chavismo, ni nadie lo ha acusado con pruebas de actos de corrupción. Además, abandonó el poder pidiendo hidalgamente que no se le apliquen sanciones económicas a su país porque eso afectaría a los paraguayos más pobres. Eso lo honra.

Si Lugo es culpable de algo, no obstante, es de una absoluta falta de instinto político. Es inconcebible que un mandatario cuya popularidad apenas rozaba el 30%, sabedor de que ninguno de los grandes partidos del país lo respaldaba, no hubiera cuidado al aliado que lo llevó al poder, el Partido Liberal Radical Auténtico. Lugo se enemistó con todos, y todos, en su momento, le pasaron la cuenta. No entendió que gobernar en democracia es negociar y forjar consensos. Le faltó cintura política.

Le sobró, en cambio, la otra cintura. Sus mayores faltas pertenecen al ámbito privado, no por haber violado el voto de castidad –una extraña limitación genital que sólo le afectaba a él y escandalizaba a sus correligionarios–, sino por la censurable conducta de no haberle hecho frente responsablemente a un par de casos en los que sus amoríos tuvieron consecuencias. Eso no se hace, especialmente en un país en el que los hogares monoparentales son sinónimo de pobreza. Es algo muy feo.

14 Responses to “Paraguay y Fernando Lugo”

  1. José López Mera 1 July 2012 at 2:37 pm Permalink

    Buen análisis. Certero y claro, como de costumbre. Un saludo.

  2. quarashi 1 July 2012 at 6:35 pm Permalink

    Un analisis muy superficial, para mi lo importante no es la destitución de Lugo a 9 meses de las elecciones, que en si es poco relevante, sino lo que este hecho demuestra de como la mafia de Stroesner sigue controlando absolutamente el país y que realmente el senado es solo un titere de los terratenientes.

    Sobre el gobierno de Lugo, basicamente fue continuista, aunque algunas timidas reformas sociales fueron demasiado para quienes desean mantener el país en la edad media. Como será la cosa que hasta Montaner tan dispuesto a demonizar todo lo que suene a progresista, lo unico que puede reprocharle son sus líos de faldas.

    En definitiva, Paraguay seguirá basicamente igual. El único cambio es que ahora hay menos esperanzas de que las cosas puedan cambiar.

    • Juan 29 July 2012 at 1:40 am Permalink

      Aleluya. Si el cambio iba a ser a la izquierda, mejor que se quede como está.

  3. Cuco 2 July 2012 at 9:54 pm Permalink

    La “izquierda carnívora”…está muy divertido el término, porque presupone entonces la existencia de una izquierda hervívora, vegetariana…y total, más sana en definitiva.
    No hay que acomplejarse de optar por enemistarse con el colesterol malo
    (sí, porque hay dos colesteroles ,tu sabes…)
    Me ha gustado mucho el artículo. Suerte al Paragüay y tenga Ud. un excelente día, Doctor Montaner.

    • Juan 29 July 2012 at 1:43 am Permalink

      Cuco: en Cuba decimos que la zurda no sirve ni para limpiarse el qlo. Es un refrán antiguo y no hace distinciones.

  4. Cuco 2 July 2012 at 10:04 pm Permalink

    Ahora me encantaria su análisis de ud. “Mejico y Peña Nieto”…
    Temendo “follón” ése…??

  5. Cuco 2 July 2012 at 11:49 pm Permalink

    Yo tengo una “teoría” Doctor, y puede que sea erronea pero le haría atrevidamente una pregunta un poco díscola…
    No cree ud. q en La Habana sería más conveniente una alianza con Méjico para salir del atolladero en vez de una Venezuela, rica pero corrompida, llena de vagos…?
    All final, la experiencia venezolana no nos ha dado nada a los cubanos…nada!
    Méjico, está al lado de EEUU y al lado de Cuba también. Este gobierno azteca, compongase como se componga sería un excelente interlocutor con vistas a una solución pacífica en Cuba. Hay una “química” muy grande entre mejicanos y cubanos.
    Qué le parece?, háblele si le parece al Sr. Castañeda, que se ocupa mucho de nosotros. Saludos.

    • Jorge B. Arce 6 July 2012 at 11:31 pm Permalink

      Disiento, Sr. En Méjico, aunque con caracter “especial”, aún existen las instituciones democráticas; en Venezuela desapareció hace diez años. La penetración creciente conque el Gobierno Cubano ha penetrado a aquél, los mejicanos, con su espíritu inclemente de perpendicularidad y soberanía respecto a sus vecinos, no lo permitirían.

  6. Vladimir Paulino 4 July 2012 at 12:44 am Permalink

    Bueno, yo reseño sus artículos y los divulgo, he venido a su página justo para ver que es lo último que ha publicado; y creo que decir que lo que pasó en Paraguay es ajustado al derecho es un CRASO ERROR.

    Las normas del Debido Proceso están garantizadas por pactos internacionales como el de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana de Derechos Humanos. La jurisprudencia de organismos como la Corte Europea de Derechos Humanos y la Corte Interamericana han ratificado el derecho a un tiempo razonable de defensa como un CONDICIONANTE de validez de una defensa. La constitución paraguaya y una interpretación LITERAL no pueden saltarse los pactos, de la misma manera que los países, aunque quieran, no pueden sutraerse del todo de las reglas del sistema financiero internacional. Se trata de un supra ordenamiento basado en pactos y jurisprudencia. Creo que Lugo es un charlatán, y un individuo bastante ambiguo en sus posiciones, pero como abogado no puedo decirle que ahí se verificó el cumplimiento de un DEBIDO PROCESO. Eso completamente irregular.

    Soy abogado, y en más de una ocasión que se me ha entregado un expediente de repente para que asista a una audiencia al otro día, al momento de comparecer y confirmarse el cambio de abogado, me han concedido PLAZO para estudiar el expediente y fundamentar mi defensa, eso es de derecho. Lugo es un total charlatán, pero lo que se hizo, aunque era legítmo por estar avalado en la ley, se hizo mal, fallaron en el procedimiento.

  7. Marcelo Añez 5 July 2012 at 4:59 am Permalink

    Como le hace Sr. Montaner para escribir tan sencillo y tan brillante?

  8. Jorge B. Arce 6 July 2012 at 11:29 pm Permalink

    Como nos tiene acostumbrados, usted acierta en el blanco.
    Gracias.

  9. Lori Díaz 14 July 2012 at 2:24 am Permalink

    Como se alarga dolorosamente el dia después para mi amada Cuba, desearía tal vez una suerte d clon suyo para que fuera presidente de mi país en el futuro que esperamos. Aunque pensándolo bien, no creo q el clon resultara tan inteligente. Usted, mi orgullo.

  10. Osvaldo A. Cardoner 15 July 2012 at 7:20 pm Permalink

    LA HIPÓCRITA “GUERRA DEL PARAGUAY”

    La Río +20, como es sabido, resultó en un fiasco de dimensión global. La montaña dio a luz una carta de intenciones superficiales, chata como un plato, y para empeorar las cosas, la Presidente Rousseff no quedó bien en la foto, especialmente cuando fue criticada en la Cúpula de las Mujeres.

    En la inmensa Torre de Babel tuvo de todo: mujeres desnudas, indios con cocar (diadema) y faldas de paja filmando y fotografiando con cámaras de vídeo y celulares de avanzada tecnología, los indefectibles “sin tierra” siempre presentes en manifestaciones y nunca en el cultivo de la tierra, partidarios de la marihuana libre, en fin, grupos variados que de alguna manera, fueron financiados para hacer turismo en las favelas de Río de Janeiro y festejar en los clubes nocturnos y restaurantes.

    Pero no dejó de ser un carnaval sin algunos contratiempos, porque en una especie de anticipación de lo que será el Mundial del 2014, las delegaciones extranjeras tuvieron que enfrentar la falta de infraestructura en el aeropuerto Tom Jobim, ausencia de recepcionistas que hablasen Inglés, lentitud en el tránsito y una serie de confusiones y malestares, que por supuesto, no fueron experimentados por los Jefes de Estado, excluidos los más importantes, que tenían otras cosas para hacer y no vinieron a prestigiar el gobierno brasilero. A los que asistieron les gustó la carta pobre y confusa, mientras que las ONGs se negaron a firmar el insípido documento.

    Sin embargo, la fiesta global tuvo un toque interesante. Los científicos divididos entre los que dicen que el mundo se calienta debido a la intervención del hombre que no deja de mandar dióxido de carbono para la atmósfera y los que hablan de una nueva edad de hielo excluyendo la interferencia humana en las catástrofes del planeta. Un instigante debate entre ideología y ciencia.
    Después de todo, el científico que predijo las tremendas consecuencias del calentamiento global volvió atrás en sus teorías que predecían fin del mundo, para satisfacción de milenaristas y también de izquierdistas que con la caída del Muro de Berlín decidieron enarbolar la bandera verde.

    No se puede dejar de mencionar la figura macabra presente en el evento: Mahmoud Ahmadinejad. ¿Qué habría venido a hacer el tenebroso personaje a Rio de Janeiro? ¿Aprovechar la oportunidad de abrazar a su gran amigo Lula da Silva? ¿Difundir la idea de una ecología atómica? ¿Predicar su terrorismo que iguala los infieles en la muerte?

    El abyecto Presidente de Irán que niega el Holocausto, tiene en mente en primer lugar el exterminio de Israel. En su país, “democráticamente”, manda lapidar mujeres, persigue las minorías religiosas y homosexuales. Por ser “democrático”, no tolera la libertad de prensa. Da lecciones de “democracia” cuando prende, tortura y mata a los que desafían sus barbaridades. Sin embargo, ese ente abominable, que muestra aversión a los derechos humanos, es idolatrado por Lula da Silva y sus colegas, que dicen que los problemas de Irán son cuestión de soberanía.

    Es mucho mejor aprender con los judíos sobre desarrollo sostenible. Esto porque Israel es líder mundial en el uso de agua, líder mundial innovador en el área de alimentos, líder en la tecnología de la energía solar y térmica. Así que si hubo alguna cosa seria que hiciese diferencia en esta Río +20, esto fue la presencia de los representantes de Israel.

    Cómo es hipócrita esta “guerra del Paraguay” impulsada en el estilo latinoamericano, parece que el gobierno del PT, no aprendió con la vejatoria lección de Honduras. ¿Quién no recuerda la embajada de Brasil transforma en picadero de Manuel Zelaya, el adepto de Chaves que tramaba, así como este, enlodar la Constitución de su país, con la finalidad de perpetuarse en el poder.

    Acometida por amnesia histórica, la presidente Rousseff se apresuró a enviar el canciller Patriota al Paraguay con la recomendación de engrosar el diálogo con el Congreso de aquel país, lo que hizo caer por tierra la teoría de la soberanía que siempre es presentada cuando el déspota es “compañero”.

    Cuba, con su sanguinario y longevo régimen castrista, es considerada por el gobierno del PT como intocable nación soberana. Chaves, el golpista por excelencia, el enemigo brutal de la libertad de pensamiento, recibe marqueteros enviados por Lula para disputar otra elección. Evo Morales, quien expropió la Petrobrás y ha tenido continuos problemas con disturbios populares, es muy apreciado en Brasil. Cristina Kirchner, que está enterrando la economía argentina, reinventó la guerra de las Malvinas para atraer la simpatía de su pueblo e hizo más: Suspendió el Paraguay del la reunión del Mercosur en Mendoza. Además, los nueve miembros del bloque aceptaron la decisión en nombre de la ruptura democrática en Asunción, a pesar de que el impeachment de Lugo se ha realizado en conformidad con las normas constitucionales del país.

    Las sanciones que Brasil tiene la intención de endilgar al Paraguay en nombre de un golpe de Estado que no existió, demuestra la imitación a la estratagema de Cristina Kirchner con su ficticia guerra de las Malvinas. Tendríamos una especie de guerra con el Paraguay para tratar de distraer las atenciones, siendo que nuestra economía está yendo rápidamente cuesta abajo.

    Sin embargo, para que no nos avergoncemos otra vez, necesitamos que Brasil respete la decisión soberana del Paraguay y deje que Lugo, en lugar de hacer esa pantomima de gobierno paralelo, siga su verdadera vocación aumentando la prole como un auténtico padre de la patria.

    Maria Lucia Victor Barbosa (Socióloga)
    Traducido por: O. A. Cardoner

  11. Sex Shop 11 December 2012 at 9:58 pm Permalink

    Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Leave a Reply