12 August 2017 ~ 43 Comentarios

¿Por qué el embargo no derrocó a los Castro?

Por Carlos Alberto Montaner

¿Sancionar o no sancionar? Ése es el dilema. El embargo a Cuba declarado por John F. Kennedy en 1962 suele utilizarse como ejemplo del fracaso de las sanciones económicas. Pasan las décadas, nos despertamos cada día, y el dinosaurio sigue ahí al pie de la cama. En aquellos años, Estados Unidos, en medio de la Guerra Fría, dejó de comprarle azúcar a Cuba y de venderle todo lo demás. Casi simultáneamente, muchos países de América Latina rompieron relaciones con La Habana, azuzados por Washington, que veía con preocupación el aumento de la subversión cubana en la región.

Era la época en que Cuba desembarcaba tropas o intentaba el derrocamiento por la fuerza de los gobiernos latinoamericanos, ejemplificado en su momento en la aventura fallida de Che Guevara en Bolivia, mientras Washington, a su vez, trataba de matar a Fidel Castro y de acabar con su régimen, un satélite de la URSS surgido en 1959 a pocos kilómetros de la Florida.

Ello sucedió durante la presidencia del general Ike Eisenhower, el mismo gobernante que había actuado (o sobreactuado) contra los comunistas y las nacionalizaciones de empresas extranjeras anglo-americanas en Irán (1953) y en Guatemala (1954), año en que también (a regañadientes, todo hay que decirlo) sustituyó a los franceses en Indochina tras la derrota de Dien Bien Phu a manos de los comunistas vietnamitas, antecedente de lo que le ocurriría a Estados Unidos dos décadas más tarde.

En 1964 Lyndon Johnson, temeroso de las reacciones del belicoso vecino cubano, al que sotto voce le imputaba la muerte de Kennedy (vivió y murió convencido de ello, como le contó, entre otras personas, a su speechwriter Leo Janos), resignado a convivir con el apéndice de Moscú clavado en un costado de su país, desistió de intentar liquidar o derrocar a Castro, y optó por “contenerlo”.

El “containment” era un instrumento de la Guerra Fría consistente en tres medidas hostiles, pero legítimas y visibles: sanciones económicas, aislamiento diplomático e intensa propaganda adversa. La hipótesis de trabajo era que esas tres armas de hostigamiento, aplicadas con firmeza durante un largo periodo, podrían inducir a la implosión del Estado enemigo. Era la alternativa a la violencia directa y al enfrentamiento militar.

Naturalmente, contener al adversario requería una continuidad en la estrategia de la Casa Blanca, un abultado presupuesto y la dedicación exclusiva de un número notable de funcionarios y agentes, pero nada de eso era posible a largo plazo en un sistema político como el estadounidense, fundado en elecciones cada dos años al Congreso, cada cuatro a la presidencia y a las gobernaciones, y cada seis, intercaladas, al Senado.

Acababa imponiéndose la “razón electoral”, y los recién llegados al gobierno traían nuevas soluciones para los viejos conflictos, o nuevos conflictos a los que dedicarse frenéticamente, porque no existía la menor rentabilidad política en tratar de solucionar querellas antiguas que se daban por perdidas. La sociedad norteamericana vivía proyectada hacia el futuro –cambios, innovaciones, invenciones- y no era capaz de sostener esfuerzos de largo aliento anclados en el pasado.

La derrota en Vietnam fue el parteaguas. Estados Unidos quedó muy golpeado y desmoralizado. Nixon asumió el fracaso y buscó las relaciones con China de la mano de Henri Kissinger, un personaje convencido de las virtudes de la realpolitik y del inconveniente de los principios, pero fue su sucesor Gerald Ford el que desechó la política de aislamiento diplomático a Cuba, deshaciendo las resoluciones de la OEA y continuando la venta de autos norteamericanos a los Castro iniciada por Nixon, vehículos fabricados en Argentina. Luego Jimmy Carter remató la faena abriendo en La Habana una “Oficina de intereses”, que era la manera de restablecer relaciones.

El mito del embargo

A partir de ese punto la contención de Cuba dejó de existir y Cuba estableció relaciones diplomáticas y comerciales con casi todo el planeta. Poco a poco, se fue orillando el objetivo de terminar con la dictadura (la última proposición seria la hizo el general Alexander Haig, asesor de la Casa Blanca), aunque algunos exiliados incansables, bajo el liderazgo de Jorge Mas Canosa, lograron que se pusiera en el aire Radio y TV Martí en el gobierno de Ronald Reagan, o que el Congreso de George W.H. Bush aprobara primero la Ley Torricelli, y luego la llamada Helms-Burton durante la era de Clinton, una excelente pieza legislativa … si en la Casa Blanca alguien hubiese querido utilizarla a fondo, como insistía el congresista republicano cubano-americano Lincoln Díaz-Balart, persona clave en la aprobación y codificación de la legislación.

No obstante, en 1989, cuando el Muro de Berlín fue derribado, o en 1991, cuando desaparecieron la URSS, el campo comunista europeo, y hasta el marxismo como referencia teórica, era relativamente fácil para George Bush (padre), y especialmente para su sucesor Bill Clinton, quien tuvo dos claras oportunidades de retomar el viejo pleito cubano (la Crisis de los Balseros de 1994 y el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate en 1996), y ponerle fin a la tiranía de los Castro (para lo que hubieran podido contar hasta con el discreto apoyo de Yeltsin y de los rusos), pero ambos prefirieron acogerse a la cómoda idea de que la cubana era una dictadura obsoleta y desacreditada que algún día se liquidaría bajo el peso de su propia incompetencia, o acaso cuando los ancianos hermanos Castro desaparecieran.

En realidad, el razonamiento político escondía un cálculo mezquino: era un pleito muy antiguo, sin asideros en el panorama social de los años noventa, cuyos peores aspectos ya se habían descontado localmente. Ponerle fin a la dictadura cubana comportaba ciertos riesgos e intentarlo carecía de rentabilidad política.

Probablemente era cierto. A George Bush ni siquiera le sirvió triunfar con facilidad en la invasión a Panamá en diciembre de 1989 y sacar de circulación a un dictador desagradable como Noriega. Poco después perdió las elecciones frente a Clinton. Luego vinieron Chávez y la patulea antiamericana y antioccidental del Socialismo del Siglo XXI, pero en Washington se empeñaron en juzgar estos hechos “como una molestia, no como un peligro” para no tener que enfrentarse al problema. Era mejor barrerlos bajo la alfombra que salir a combatirlos, máxime cuando el reto provenía de naciones aparentemente insignificantes.

¿Consecuencias de que la dictadura cubana continúe viva y coleando? El irrefutable historiador argentino Juan Bautista (Tata) Yofre, tras examinar cientos de documentos y leer y escuchar numerosos testimonios, lo resume en el título de uno de sus libros: Fue Cuba.

En realidad, es Cuba. La Isla de los hermanos Castro es la responsable de que haya un millón y medio de exiliados venezolanos, narcoestados en Venezuela y Bolivia, una pseudo democracia en Nicaragua e, incluso, que exista un gobierno del FMLN en El Salvador, indirectamente apoyado desde La Habana, mientras en Colombia las FARC se afilan los colmillos para tomar el poder por otros medios, al tiempo que Irán posee una presencia inédita en América traída de la mano a la región por Fidel Castro y Hugo Chávez.

Nada de esto sucedería si la dictadura cubana hubiera sido extirpada, objetivo que desapareció paulatinamente de la estrategia norteamericana y nunca estuvo entre los propósitos de los demócratas hispanoamericanos. (Recuerdo la amargura con que Carlos Andrés Pérez –en los últimos años de su vida exiliado en Miami–, recordaba la ingenuidad de haber pensado que Fidel Castro alguna vez había sido su amigo).

Concretando: en realidad, no fallaron las sanciones económicas. Fallaron los políticos que debían implementarlas. Se cansaron. Cambiaron sus objetivos. Es algo que les sucede a las democracias sujetas a los vaivenes electorales. Los Castro, al fin y al cabo mandamases de una dictadura monomaniaca, se quedaron solos en el ring de boxeo y siguieron peleando “contra el imperialismo yanqui”, aunque ese ejercicio fútil tiene mucho de shadow boxing. En eso estamos.

43 Responses to “¿Por qué el embargo no derrocó a los Castro?”

  1. Umberto Mafiol 12 August 2017 at 1:06 pm Permalink

    Muy bueno. Gracias

    Umberto

  2. vicente santamaria 12 August 2017 at 2:15 pm Permalink

    los cubanos son nacionalistas y orgullosos de su Revolucion,ademas America Latina bo es un modelo de democracia,los que mandan son mafias politico-mpresariales que recurren a todo tipo de medios-incluido el terrorismo de estado-para mantenerse en el poder.

    • Walter suarez 12 August 2017 at 4:18 pm Permalink

      Santamaría, se ve que de Cuba no sabes nada solo repites como cotorra la propaganda Castrista.

    • Walter suarez 12 August 2017 at 4:20 pm Permalink

      Santamaría, se ve que de Cuba no sabes nada solo repites como cotorra la propaganda Castrista. Y esta opinión no es duplicada

    • Efraín Montero 13 August 2017 at 8:05 am Permalink

      Don Vicente: Hacía mucho que no leía algo tan acartonado y mentiroso en este foro. Esa bobada que usted enuncia la repiten los más sectarios latinoamericanos de la izquierda troglodita.
      Mire don Vicente, con un tercio de cubanos fuera de la isla de refugiados es descarado afirmar que “están orgullosos de su revolución”. Y lo de las “mafias politico-empresariales” le queda mejor a los chavistas, en Venezuela, o la Federación Rusa de Putin.

      • vicente santamaria 13 August 2017 at 10:34 am Permalink

        efrain montero deberias darte una estadia larga en cualquier pais de america central o suramerica y veras que hay menos educacion que en cuba,menos salud,mas crimen y mas desigualdad.

        • Efraín Montero 13 August 2017 at 12:46 pm Permalink

          Puedes decir que en Estados Unidos hay igual “desigualdad”, “menos salud”, “más crimen”. ¿Por qué, entonces, los cubanos huyen de la isla de Cuba? ¿Por qué no se quedan en ese paraíso?

          En todo caso, don Vicente, ¿por qué usted no se muda a Cuba a gozar de las maravillas que dice existen allá?

          • vicente santamaria 14 August 2017 at 8:03 am Permalink

            estamos hablando de america latina,no de USA

        • Ramiro Millan 13 August 2017 at 1:01 pm Permalink

          Vicente santamaría, si bien hay que admitir que algo, aunque muy poco, de cierto tienen sus palabras ya que debemos admitir que la cultura latinoamericana lejos está de ser la más apta para lograr una eficiente organización social (única manera de conseguir el anhelado progreso) y como consecuencia, es difícil que abunden ejemplos de éxitos con el sistema democrático para oponer razones contundentes contra el comunismo, debo decirle que con su criterio, si construyeramos una enorme cárcel que abarque una comunidad entera y bajo los más estrictos métodos de represión y opresión se los educa a todos los reos, se los médica con los recursos más efectivos posibles y se les proveyera una alimentación adecuada y saludable, estaríamos ante la presencia de un sistema político a imponer en cuánta comunidad o pueblo existiera.
          Pero deberíamos olvidarnos de un pequeño detalle, de la LIBERTAD.
          Y al menos yo, sr Vicente, jamás aceptaría vivir sin libertad.
          Dejar mi dignidad, humanidad, por una supuesta buena salud (algo que definitivamente no es tal) o educación o igualdad (que definitivamente tampoco es tal) sería un error monumental.

          • Efraín Montero 13 August 2017 at 1:34 pm Permalink

            Ramiro Millan: Más fácil sacar del error a un yihadista que a un marxista de América Latina. Se niegan a pensar o asumir responsabilidades.

          • Ramiro Millan 13 August 2017 at 2:08 pm Permalink

            “El comunismo y su enemigo imbatible”
            razonvsinstinto.blogspot

          • Maximiliano Herrera 14 August 2017 at 9:55 am Permalink

            Costa Rica està MILLONES de veces mejor que Cuba en CUALQUIER ASPECTO incluyendo salud y educucion, que en Cuba son un asco total.

    • Manuel 18 August 2017 at 9:24 am Permalink

      si en cuba “… los que mandan son mafias politico-mpresariales que recurren a todo tipo a de medios-incluido el Terrorismo de Estado para mantenerse en el poder…”, ¿por qué están orgullosos? ¿Como puede un pueblo enorgullecerse de sus dictadores y ademas mafiosos y narcos que ahora matan venezolanos como a gorriones?

  3. Brother Full 12 August 2017 at 9:01 pm Permalink

    ¿Por qué el embargo no derrocó a los Castro?

    La respuesta es sencilla y se comprende con otra pregunta

    ¿Cúal es el ingreso per capita de los habitantes de Cuba?

  4. M. Buendia 12 August 2017 at 10:49 pm Permalink

    Buen artículo pero, en mi opinión, otorga demasiada importancia
    a un sistema y a una persona que al fin de su vida fue el hazme reír
    del hemisferio.

    Cuba hoy en día es un ejemplo estelar del concepto matemático
    conocido como el zero a la izquierda.

  5. Julian Perez 12 August 2017 at 10:51 pm Permalink

    En realidad una de las razones principales de que Bush padre perdiera contra Bill Clinton fue aquello de ¨read my lips: no more taxes¨, para luego subirlos. La victoria de Panamá (al principio de su mandato) poco pudo contra la economía. Tampoco la guerra del golfo, que vino después.

    El embargo no derrocó a los Castro porque nunca funcionó. Al gobierno cubano lo mantenía la Unión Soviética (hasta cuando estaban distanciados por la perreta del de las barbas cuando le quitaron los misiles y se sentaron a conversar las potencias ignorándolo a él). La URSS practicamente le regalaba el petroleo y luego el gobierno cubano lo revendía. Y cuando se le cayó ese mecenas se consiguió otro. Me pregunto cuál será el próximo.

  6. ARMANDO MENDEZ CRUZ 13 August 2017 at 12:55 am Permalink

    El hundimiento del socialismo en la Unión Soviética y Europa del Este estuvo motivado, en última y esencial instancia, porque el Modelo, el Sistema de Economía Centralmente Planificada no es viable, no funciona. Varios fueron los intentos de reforma hasta llegar a la Perestroika, hasta que se convencieron y vino el hundimiento. En Cuba el régimen ha logrado que una gran parte del pueblo crea que la causa del deterioro económico y social es el embargo y no precisamente que el sistema no funciona, que es inviable. En fin de cuentas, el embargo ha ayudado políticamente al mantenimiento del régimen de los Castro.

    • Julian Perez 13 August 2017 at 9:30 am Permalink

      Armando
      Estoy de acuerdo en que el embargo ha ayudado al régimen (y la mejor prueba es los grandes esfuerzos que siempre ha hecho para que NO se lo quiten), pero hay un detalle en el que voy a diferir. No creo que una gran parte del pueblo de Cuba piense que el embargo es la razón principal del desastre (no hoy en día, quizás hace muchos años). Quienes aún se tragan esa fantasía son los izquierdistas del resto del mundo que justifican la dictadura cubana, principalmenta a causa de su antiamericanismo endémico.

  7. Efraín Montero 13 August 2017 at 7:25 am Permalink

    Quienes deben “tumbar” a los Castro en Cuba son los cubanos. La pregunta es mejor enunciarla ¿por qué los cubanos no “tumbaron” a los Castro?

    Mis amigos cubanos repiten que, en Cuba, en 1959, el per cápita era superior a España e Italia, casi igual al de Chile o Argentina o Costa Rica y varias veces superior a Corea del sur. La isla gozaban de una economía vibrante, clase media educada. Luego de escuchar esa letanía múltiples veces les pregunto a mis amigos ¿Por qué en 1959 le cedieron el poder a un incongruente, un aventurero improvisado? ¿Por qué, luego de percatarse que eran incapaces, por qué no derrocaron a los Castro pocos años después?

    El “Embargo”, que la izquierda latinoamericana y los Castro llaman (mintiendo) “bloqueo”, lo hicieron ley en el Congreso de Estados Unidos porque los Castro no compensaron las confiscaciones de propiedades de ciudadanos de Estados Unidos. No fue para “tumbar” a los Castro como dicen desde Barack Obama hasta Carlos Alberto Montaner.

    • Julian Perez 13 August 2017 at 9:37 am Permalink

      ¿Por qué los cubanos no tumbaron a los Castro? Bueno, en los primeros años hubiera sido posible, pero en esos tiempos aún contaban con el apoyo de una buena parte de la población, al principio incluso muy mayoritaria. El triunfo de la Revolución despertó verdadera ilusión y entusiasmo. Después se fue convirtiendo en dictadura totalitaria y ese tipo de dictadura no es tumbable por acción popular, como ya lo han entendido los venezolanos, que también se hacían la misma pregunta.
      Por otra parte, es cierto que el embargo fue una sanción económica que nunca se propuso ¨tumbar¨ la dictadura cubana.

      • Efraín Montero 13 August 2017 at 12:52 pm Permalink

        Saludos don Julian. Todas las dictaduras se pueden tumbar por acción popular, huelgas generales y desobediencia civil. Lo que pasa que los Castro tienen adormecidos a los cubanos, tampoco los amigos cubanos de la isla son capaces de ponerse de acuerdo del precio pagar de una insurrección pacífica.

        ¿Cuánto tiempo durarían la cúpula castrista enfrentados a una huelga general indefinida?

        • Juan Bautista Yofre 13 August 2017 at 1:35 pm Permalink

          Estimado Efrain: No todas las dictaduras se pueden tumbar fácilmente. En la Argentina nos hemos sacado de encima muchas. En Cuba se dan varios fenómenos que dificultan su caída. Entre otros es una isla, son vecinos de fronteras, rodeada de tiburones (que algunos miles de desesperados enfrentan). Luego el feroz aparato de Inteligencia y represión (características del comunismo). Todos están vigilados con la angustia de ser delatados y terminar en una cárcel o frente a un paredón de fusilamiento. Pobre mi querida Cuba. No es un país, es un campo de concentración. Un abrazo, Tata.
          Gracias mi querido Carlos Alberto por recordarme.

        • Ramiro Millan 13 August 2017 at 2:26 pm Permalink

          Efraín, creo que una vez afianzado el régimen comunista, sacarlos es extremadamente difícil.
          Son tantas las contradicciones que van generando y acumulando estos regímenes que requieren más y más opresión hasta comprometer a toda la cúpula política y militar si el sistema quiere sobrevivir.
          Una vez comprometidos todos los poderes en los crímenes que inevitablemente deben ejecutarse hasta afianzar el poder, sacarlos es muy difícil.
          De hecho, solamente se los ha podido sacar únicamente en aquellos casos en que no han logrado el afianzamiento necesario para hacer frente a sus nefastas contradicciones como el caso de Allende en Chile.
          Lo que si logra con seguridad deshacerse del comunismo, es su propio peso.
          Soy un convencido de que para mantener un mínimo orden que soporte semejante mar de contradicciones se necesita un liderazgo fortísimo.
          Sin la presencia de un líder que tenga la capacidad de acaparar todo el poder y someter sin la más mínima posibilidad de generar disidencias internas, es casi imposible soportar semejante peso.
          La URSS sin Stalin, tenía los días contados.
          Lo mismo para China comunista sin Mao y soy un convencido que Cuba son un Fidel tiene definitivamente los días también contados.

        • Julian Perez 13 August 2017 at 6:35 pm Permalink

          Amigo Efraín

          >>Todas las dictaduras se pueden tumbar por acción popular

          Voy a conceder el punto porque nada es imposible, así que sustituiré el ¨no se puede¨ por ¨es casi imposible¨, como aclaró el amigo Ramiro.
          En la práctica, hasta donde llega mi conocimiento, aún no ha ocurrido. Batista era un dictador, pero no totalitario: por eso pudo ser derrocado por sublevación popular. Así como Somoza y otros casos de AL. Pero veamos los casos de dictadura de izquierda… ¿Los países de Europa del Este? Suicidio político de la cúpula dirigente. ¿Chile? Golpe militar. ¿Granada? Invasión. Los venezolanos llevan rato intentándolo sin éxito… No tengo conocimiento de que haya sido posible hasta ahora. Si existe un ejemplo conocido me gustaría saber de él.

          Vivi en Cuba, bajo la dictadura, muchísimos años, más de la mitad de mi vida. La idea de una huelga general me resulta inconcebible. Creo que la gente ultimamente ya no tiene tanto miedo de hablar. Cuando yo vivía allá sí lo tenía. El mayor temor de la gente no era ir a la cárcel, ni ser fusilados… Era ¨ser multiplicados por cero¨, si se atrevían a emitir cualquier opinión no ortodoxa. Dante dijo que a la puerta del infierno estaba escrito: ¨Abandonad toda esperanza¨. Y eso es lo que ocurre en los regímenes totalitarios. Para revelarse hace falta esperanza, por eso lo único que se le ocurre a la gente, salvo a unos pocos espíritus indómitos, como las damas de blanco, pero ese tipo de espíritus siempre serán minoría, es escapar. Razón tenía Pío XI cuando calificó al comunismo de ¨intrínsecamente perverso¨.

    • Humberto 14 August 2017 at 10:43 am Permalink

      http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2017/07/423-luis-almagro-y-la-verguenza-decir.html
      “Las dictaduras no caen empujadas desde afuera. Caen empujadas desde adentro”, destacó.
      ………………
      Esa es la estupidez más grande que he escuchado desde hace bastante tiempo.
      Ninguna dictadura en la historia humana se cayó desde adentro, eso es imposible; porque los dictadores tienen las armas y la falta de escrúpulos necesarios para usarlas.
      Es el grave problema de nosotros las personas del siglo XXI, que tenemos líderes analfabetos funcionales en instituciones tan vitales para la democracia.
      Yo reto a este senor a que me ponga un solo ejemplo a lo largo de la historia que verifique su afirmación.
      Mira niñato Almagro para que lo veas más claro, la causa por la que la familia castro está todavía en el poder es esa, no otra; que las dictaduras nunca se caen desde adentro.
      374-Si alguien no entiende el caso cubano dada su complejidad y te dice que los cubanos no han luchado por su libertad o disparates parecidos; por favor remitanlo aquí.
      http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2017/01/374-si-alguien-no-entiende-el-caso.html

  8. Artur Barrera 13 August 2017 at 7:31 am Permalink

    Artur

  9. Romeu 13 August 2017 at 8:17 am Permalink

    CAM tiene razón.
    La política la cago.
    Le hubieran dado mano suelta a los generales,
    tendríamos libertad desde 1961

  10. Vlado 13 August 2017 at 10:31 am Permalink

    No lo derrocó porque los norteamericanos cumplieron su palabra de NO AGRESION ante la retirada de los misiles soviéticos de Cuba.Sencillo y fácil de entender.

  11. damaso ortega 13 August 2017 at 11:03 am Permalink

    Eso nunca fue un bloqueo ; fue un bloqueito donde el dolar entraba y entra cada vez mas directamente del exilio a las arcas del desgobierno cubano. Hemos , somos esclavos emocionales de la dictadura.Todos los gobiernos del mundo les han dado prestamos a los castrantes. Hay tiene Ud. el caso del Presidente Francesde izq.antes de dejar la presidencia ; le condono al desgobierno de Cuba ocho mil millones de euros de la deuda que tenian con La Francia. Cuando se ha visto que ningun gobierno regale semejante suma de dinero sin la aprobacion del pueblo? Y mucho menos a paises pobres pero democraticos donde no se cometen los terribles abusos ni las ingerencias extranjeras, ayuda a todos los terroristas del mundo como han hecho los castrantes de la dictadura cubana.

  12. Manuel 14 August 2017 at 6:01 am Permalink

    el embargo derrotó a los castro. El propósito de estos era transformar a cuba. No lo lograron. Seguimos siendo la misma porquería.

  13. Rómulo A. Primera. 14 August 2017 at 8:20 am Permalink

    Fácil de leer y portador de datos iluminantes!

  14. Tato lleras 14 August 2017 at 8:50 am Permalink

    Sr. Montaner: Su articulo es el 50% del planteamiento. Le faltó mencionar las medidas que tomaron los Castro para contrarrestar el bloqueo. En terminos de eficacia, ellos vencieron, pues siguen alli o no?

  15. Humberto 14 August 2017 at 11:31 am Permalink

    El escrito esta muy bueno; solo carece de un detalle muy importante para ser un clásico (según mi criterio personal) sobre el tema cubano:

    El embargo no derrocó a los castros, pero cumplió un objetivo muy parecido dada las circunstancias (que no voy a abordar porque son largas y complejas, incluyendo la posibilidad de la desaparición de algo tan excepcional y único como el ser humano en un universo difícil de concientizar de tan “infinito” que es… si nos atenemos a la ciencia actual), ya que le ha permitido a los cubanos casi que solos con el embargo y la ley de ajuste cubano (Solo los gringos con sus ambivalencias nos a ayudado durante estos mas de 58 años,… que otra cosa mas se puede agregar respecto a los demas paises hermanos?) llevar a cabo un larga lucha de resistencia contra la familia castro y las fuerzas retrógradas a nivel mundial; hasta el punto que hoy los cubanos de adentro y de afuera que no saben cuales son los culpables de sus males y que el dia que desaparezca esa familia de la vista de los cubanos se abrirá un camino de progreso y prosperidad, son muy pocos.
    Una forma de decir; que la familia castro sí ha sido derrotada en parte por el embargo y son causas psicológicas, de ignorancias históricas/políticas exteriores de los líderes de los países democráticos las que aún la sostienen el el poder.
    Pero lo mas importante ya esta echo; que haga lo que hagan los castros a partir de ahora, han sido derrotados en la mente del cubano para siempre.
    …………..
    Parte del enredo viene porque los hombres libres, sin importar su nivel cultural o profesión; caen en las trampas de los los dictadores y sus propagandas KGB, llevándolos a planos de discusión donde ellos siempre salen favorecidos.
    Son los dictadores los que quieren que creamos que las dictaduras se caen desde adentro, legitimarlas internacionalmente, moralmente de esa forma tramposa estilo KGB del siglo; porque ellos saben que históricamente no hay ningún caso que demuestre que es así.
    Y los hombres libres de tontos, dejamos que abusen, repriman, encarcelen, asesinen a otros seres humanos, siguiendoles la corriente esperando que se cumpla lo que el dictador nos metió subliminalmente en la cabeza a través de sus antenas repetidoras comunistoides y demas confundidos que carecen de pensamiento lógico y que conviven en los países democráticos; mientras ellos, ganan tiempo en cada coyuntura adversa y actualizan su arsenal armamentístico.
    http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2016/12/360-las-tres-ideologias-retrogradas-que.html
    360-Las tres ideologías retrógradas que debemos derrotar en este siglo XXI las fuerzas progresistas; para después enfocar todos los cañones sin tantos frentes abiertos sobre la otra fuerza retrógrada que le sigue, el capitalismo egoísta y salvaje.

  16. Vladimir 14 August 2017 at 3:22 pm Permalink

    Quisiera preguntarle a Carlos Alberto Montaner que sociedad cree el que existe en Cuba.
    Le doy mi opinion: Lo mismo que los paises del llamado socialismo del siglo 21, Cuba nunca ha sido ni socialista ni comunista, son Narcodictaduras corruptas que usan la demagogia del Marxismo-Leninismo para engañar al pueblo con la idea de una justicia social (que no es tal) y que se apoya en la envidia inherente en el ser humano o como le llaman muchos “la mentalidad del cangrejo”, esta demagogia tambien les sirve a los tontos utiles internacionales para desde afuera defender a estas dictuduras
    El articulo creo que es un excelente analisis. Segun he leido la causa original del embargo fueron las confiscaciones de propiedades de ciudadanos de Estados Unidos hechas por Cuba, aunque en la realidad ha sido usado desde el principio como un metodo de contención el cual no funciono en un 100% y estoy de acuerdo con que la principal causa fue la falta de interes politico hacia Cuba en este pais y principalmente despues de la caida de la Union Sovietica, pero si ayudo a contener la expansion sovietica por Latino America en los finales del siglo pasado donde Cuba era el organizador y puente de armas para todas las gerrillas, imaginence como seria si los bancos norteamericanos le hubieran dado credito a Cuba.

    • vicente santamaria 14 August 2017 at 4:15 pm Permalink

      mal que le pese a la gusanera de miami,algunos seguiremos yendo a Cuba para ayudar a la Revolucion.

      • Manuel 14 August 2017 at 10:41 pm Permalink

        la Revolución necesita ahora, como siempre, del ejemplo. Dé el ejemplo y quédese en Cuba y de paso goce los años q le quedan en su querida patria ayudando con lo más importante. La Revolucion, como el Socialismo, es la ciencia del ejemplo Vicente.

        • Julian Perez 15 August 2017 at 6:58 am Permalink

          No es posible. Si se queda en Cuba, ¿de dónde va a sacar los dólares para ayudar a la Revolución… y a las jineteras?

  17. Manuel 15 August 2017 at 7:13 am Permalink

    vean el soliloquio de vladimir, somos unos tontos, por eso nos tocan los castros y maduros, y chavez, …

  18. eusebio 15 August 2017 at 2:13 pm Permalink

    Magnifico tu articulo CAM.
    Hay muchisimo por donde cortar; Primero habria que preguntarse si el embargo americano fue diseñado especificamente para derribar al regimen castrista, segun tengo entendido el embargo fue creado para penalizar la tirania por las confiscaciones de propiedades norteamericanas sin dar ni un centavo de vueltas. Fidel Castro fue el preferido de Eisenhower por encima de todos los otros lideres cubanos, antes de entrar a la habana el 8 de enero del 59 ya habia reconocido a la naciente tirania. Eisenhower tambien fue el que bloqueo el suministro de armas a Batista y eso fue un gran golpe no solo material sino moral; El ex embajador americano Earl T. Smith lo cuenta muy bien en su libro cuarto piso.
    Lo muy raro del caso es que a pesar de todo el caos que Fidel le creo a USA alrededor del mundo con sus guerrillas, subversion urbana y la propaganda del regimen desde los no alineados, su OSPAAL y Tricontinental, USA nunca hizo nada y tantos atentados y no lo pudieron matar, sin embargo lo hizo con otros muy lejos de su entorno, yo no creo que no lo hayan podido hacer a traves de estos casi 60 años por fatiga o desinformacion, algo ha existido mas alla del pacto que Kennedy y Jruschev pudieran haber hecho, no me gusta especular pero aqui les dejo un site que quizas les resulte interesante.
    https://adversariometapolitico.wordpress.com/2016/01/02/es-fidel-castro-un-agente-de-la-cia/

  19. eusebio 15 August 2017 at 3:25 pm Permalink

    Queria añadir CAM que en otro brillante articulo tu mencionabas que el talon de Aquiles del capitalismo es su escrupulo; Fidel Castro fue tratado con el mismo escrupulo que se trata a un presidente digno, Fidel Castro fue un delicuente refinado, un hombre extremadamente cruel con su pueblo; Y ese trato escrupuloso ayudo muchisimo a que sobreviviera contra viento y marea.


Leave a Reply