05 August 2017 ~ 25 Comentarios

Por qué ha fracasado la economía cubana

Por Carlos Alberto Montaner

Circula por Internet una divertida parodia de Despacito (https://www.youtube.com/watch?v=ueQoNF3pC1w), la exitosa canción de Luis Fonsi, ridículamente bailada por Raúl Castro, su hijo Alejandro, coronel formado en Moscú en las escuelas de inteligencia del KGB, y el nieto y guardaespaldas del general-presidente, Raúl Guillermo, apodado “el Cangrejo”.

Es la familia imperial cubana. Los tres, como toda la población, perciben que el país se hunde en la miseria, pero están paralizados por el terror a perder el poder. A estas alturas, Raúl no tiene la menor duda de que el Capitalismo Militar de Estado no funciona, y sabe que sus reformas, los “lineamientos”, han fracasado, pero insiste en marchar hacia el abismo “sin prisa, pero sin pausa”.

El CME es el modelo económico puesto en marcha por Fidel desde los años noventa, orgullosamente diferente al chino y al vietnamita. ¿Por qué no funciona?

Esencialmente, por dos razones vinculadas a la naturaleza humana: primero, porque no está basado en incentivos sino en el temor a los castigos. Si algo aprendimos con toda certeza del conductismo es que los refuerzos positivos tienden a reproducirse mientras los negativos producen el efecto contrario. En segundo lugar, el CME prohíbe y reprime el ímpetu de los emprendedores, que es el principal motor del desarrollo y progreso de cualquier sociedad.

Grosso modo, el CME se basa en la idea de que las principales fuentes de riqueza de Cuba están en las dos mil quinientas empresas medianas y grandes del país, todas resguardadas en el ámbito estatal, preferentemente dirigidas por militares, mientras las actividades menores de servicio (restaurantes, pequeñas pensiones, payasos de fiestas particulares y un sinfín de minucias) le darían trabajo al grueso de una población cuidadosamente vigilada para que no acumule capital y así privarla de su potencial poderío político.

Objetivamente, estamos frente a un modelo de organización económica centralizado y planificado, sustentado en el mecanismo escolástico clásico: todas las verdades ya han sido descubiertas por los padres de la patria, y lo único que le queda a la sociedad es verificar constantemente la sabiduría de los próceres.

De esa estupidez se deriva otra: ya han sido formulados los 500 proyectos que aguardan en Cuba a los capitalistas extranjeros que quieran invertir y beneficiarse de la mano de obra dócil y barata que abunda en el país. Los economistas del régimen los han detallado minuciosamente. La planificación centralizada es eso: todo ha sido pensado y elaborado. No hay espacio para la improvisación y la creatividad. Tampoco para el mercado ni la competencia, esos inventos diabólicos del neoliberalismo.

No sé si Raúl Castro y sus consejeros han examinado el perfil de las naciones modernas exitosas, pero todas están sujetas al crecimiento mediante lo que Hayek llamaba el “orden espontáneo”. La economía crece en ellas libremente, sujeta al mecanismo de tanteo y error, guiada por el impulso de los emprendedores con sus esfuerzos espasmódicos, en las que unas veces “ganan” y otras “pierden”, porque si algo es seguro en un régimen de libertad económica, es que no existe la menor seguridad. Los consumidores son los que deciden y estos son impredecibles.

¿Y quiénes son esos emprendedores que asumen todos los riesgos? No se sabe con certeza. El economista Wilfredo Pareto, en otro contexto, lanzó la hipótesis del 80-20, y es probable que la proporción sea, más o menos, la que se presenta en todas las sociedades. El 20% persigue sueños, trabaja incansablemente, se esfuerza con denuedo, inventa, innova, fracasa y se vuelve a levantar, y tira hacia delante del 80% restante.

Es cierto que una reducida parte de ese 20% alcanza un éxito económico tremendo, pero perseguirlos en nombre de la igualdad, más que un crimen es una absurda injusticia. Si Jeff Bezos hoy es el hombre más rico del planeta porque ha revolucionado la venta directa por medio de Amazon, o si Amancio Ortega es el más poderoso de España debido a las tiendas Zara, es algo admirable que sólo condenan unos descerebrados de esa izquierda reaccionaria y mercantilista que continúa sin entender cómo se crea, esparce o destruye la riqueza.

A Raúl Castro y a su familia no les debía ser tan difícil entender este fenómeno. A principios del siglo XX regresó a Cuba un gallego muy pobre y semianalfabeto que pocos años antes había ido a pelear a la Isla por cuenta de su derrotada España. Lo repatriaron, pero volvió. Tenía el fuego del emprendedor y advirtió que Cuba era una tierra de oportunidades.

Cuando murió, medio siglo más tarde, dejó una fortuna de unos siete millones de dólares (hoy serían 100), varias docenas de trabajadores, una finca azucarera grande en la que funcionaban un cine, una estafeta de correo y una escuela. Se llamaba Ángel Castro, era el padre de Fidel, Raúl y otra decena de hijos. Murió antes de que sus descendientes inventaran el nefasto CME.

25 Responses to “Por qué ha fracasado la economía cubana”

  1. Artur Barrera 5 August 2017 at 3:38 pm Permalink

    Artur

  2. viadogui 5 August 2017 at 7:36 pm Permalink

    La Economia Cubana fracasa porque se basa en la Economia socialista obsoleta, donde los medios de produccion pertenecen al estado.
    El estado es incapaz de controlar y suplir las necesidades para una abundante produccion.
    El estado es incapaz de controlar la produccion y la productividad Esto a grandes rasgos.
    Ningun pais con una economia como la de el campo socialista es Prospero.

  3. Ramiro Millan 6 August 2017 at 12:10 am Permalink

    No hay dudas de que la política económica que funciona es aquella que da libertad para expresarse a la conocida “egoísta ambición por obtener ganancias que finalmente redunda en beneficio para todos y que a través del andamiaje emplazado por la mano invisible de Adam Smith se encarga de satisfacer la demanda del consumidor”.
    En definitiva, todo el sistema se basa en una particularidad de la conducta humana que se expresa a través de la ambición.
    Y la ambición es finalmente consecuencia de la actividad de un primitivo mecanismo instintivo que nos presiona para que los demás adviertan la presencia de nuestro ego, la más de las veces mostrando superioridad económica.
    Es esto a lo que el Sr Montaner se refiere como naturaleza humana.
    Y el 80% al que se refiere el Sr Montaner corresponde en general a aquellos individuos que mediante eficaces mecanismos psíquicos de adaptación, mantienen un equilibrio emocional que hace tolerable las diferencias de poder o riquezas o cuántas puedan hallarse.
    Mientras en el otro 20%, gran parte de ellos son individuos que son persistentemente presionados por este impulso a competir y superar.
    Si las condiciones se les presentan, un emprendedor surgirá de este grupo y entre ellos a los grandes empresarios e innovadores.
    De este combo se forman los empresarios y los trabajadores (obviamente que se trata de una generalización expuesta a muchísimas excepciones pero que difícilmente cambien las circunstancias expuesta)
    Pues bien, el comunismo lo que pretende es cambiar a esta fenomenal fuerza creadora conocida como ambición por el cálculo racional y estructurado y con ello asegurar los beneficios de la producción económica de la manera más “justa posible”, que implica igualdad social.
    Pero siempre, reitero siempre, se van a encontrar con un “enemigo mortal” para sus planes.
    Me refiero al instinto que busca incansablemente destacar nuestro ego, que se encarga de hacer imposible la igualdad social y con cada derrota en este ámbito, más contradicciones se van sumando.
    Inevitablemente aparecen día a día y poco a poco, privilegios, riquezas disimuladas de mil maneras posibles hasta que la desigualdad finalmente resulta igual o peor que en el sistema más liberal imaginado.
    Como todo instinto, es imposible evitar su actividad e influencia.
    Es como intentar evitar la actividad del instinto sexual prohibiendo a toda una población tener un orgasmo más en su vida.
    Misión imposible.
    Este instinto, tenazmente insistirá en cada uno de los ciudadanos, en algunos más y en otros menos, para que nos destaquemos unos de otros hasta que aparezca, por ejemplo, un señor Yeltsin que en uno de sus ascensos en el politburo, criticó encontrarse en su nuevo hogar, con equipos de cocineros, jardineros, choferes para su flota de automóviles más un largo etcétera digno del más millonario de los “odiados capitalistas”.
    Y tan destructivo para el régimen es la presencia de este impulso en las políticas de igualdad social, como destructivo es en la economía no contar con su ayuda. No contar con la fuerza de la ambición para distinguirse o superar en el proceso de creación de empresas y su eficiencia mediante la competencia contra otros egos (el empresario o emprendedor que dedica una interminable cantidad de horas de trabajo para ganar y tener más, no lo hace para tener más que uno mismo, sino para tener más que los demás).
    Sin ella, la economía inevitablemente se corroe, paraliza, desvitaliza, en definitiva, no funciona.
    No hay software o cálculo matemático o ingeniería de avanzada que pueda reemplazar a la ambición humana en el funcionamiento y la eficacia de la economía.
    Y el comunismo al querer anular la desigualdad, sufre inevitablemente de la ausencia de semejante fuerza.
    Desmenuzado los efectos de este instinto en el comunismo, se puede escribir un libro describiendo las contradicciones tras contradicciones que se van generando y que tarde o temprano e inevitablemente, el sistema cae por su propio peso, se “pudre en vida”.
    La suma de contradicciones van encerrando al régimen y obligando a encontrar excusas tras excusas para justificar los fracasos hasta que todo se transforma en una enorme mentira. Llega un momento en que todo es falso e incluso los dirigentes en algún momento dejan de distinguir lo que está bien de lo que está mal y esto es sinónimo de psicopatía (prácticamente como si una peste afectara a un sector determinado de la sociedad, en este caso el dirigencial)
    Este instinto es para el comunismo lo que el SIDA para el organismo humano, pero con el inconveniente de que para el instinto no hay antivirales.
    “El comunismo y su enemigo imbatible”
    razonvsinstinto.blogspot

  4. Javier 6 August 2017 at 7:00 am Permalink

    ..el vídeo ya no está disponible,,,no estará la larga mano del G2 detrás de eso?

  5. armando alfonso leon bazan 6 August 2017 at 8:10 am Permalink

    Bueno Montaner es un gusano que reside en EEUU auspiciado por el resto de gusanos cubanos para denigrar al régimen cubano. Entonces, cómo se explica la supervivencia de este país por más de 50 años y avanzando en los campos de medicina, educación, nutrición, atletismo, etc. Cuba es un país pobre pero feliz, simplemente, porque no hay diferencias abismales entre sus habitantes como sí los hay en las sociedades capitalistas.-

    • Ramiro Millan 6 August 2017 at 9:51 am Permalink

      Probablemente ud sea feliz porque aunque sean pobres son “iguales”.
      Pero, en primer lugar dudo total y absolutamente de dicha igualdad.
      Estoy seguro que los privilegios a los que pueden acceder los dirigentes del gobierno, ni soñando el mejor de los sueños puede acceder el ciudadano común.
      Y en segundo lugar, sus dichos confirman lo que insisto una y otra vez en transmitir, que las ideologías no se adoptan por un acto de la razón o la lógica, sino por la insistencia incansable de un instinto que presiona para que los demás adviertan la presencia de nuestro ego mostrando superioridad económica o en su defecto, evitar que aquellos que se ven superiores no aumenten las diferencias, o mejor aún achicarlas, o mejor aún, igualarlas y el comunismo es una de las opciones favoritas.
      En este proceso, créame que la razón solamente se encarga de buscar las excusas que justifiquen los fracasos inevitables de cuánto plan se propongan los comunistas por no contar con un aliado clave para el funcionamiento de las sociedades, me refiero a nuestra naturaleza humana, instintos mediante.
      Sepa que la razón esclava de nuestros instintos o pulsiones es capaz de encontrar los justificativos más increíbles con tal de seguir e insistir en lograr los objetivos impuestos por nuestra pulsiones, entre ellos un utópico comunismo.
      Por ejemplo, que “el pueblo es feliz porque reina la igualdad” es una de las miles de excusas que se pueden encontrar a través de la razón esclava, mientras oculta descaradamente la ausencia de nada más y nada menos que de la ¡¡¡¡libertad!!!!!! Entre otros cientos de mutilaciones a los derechos del ser humano que comete el comunismo.
      Le sugiero leer “el comunismo y su enemigo imbatible” en razonvsinstinto.blogspot y tal vez, comience a utilizar la razón libre de las presiones de nuestros primitivos instintos.
      Esa razón que nos hace verdaderamente humanos.

      • Ramiro Millan 6 August 2017 at 10:04 am Permalink

        Quisiera aclarar que la adopción de las ideologías conducidas de manera absolutamente subconsciente por el mecanismo instintivo descrito es en una proporción mayoritaria de las poblaciones pero de ninguna manera incluye a todos.
        Pero si estoy seguro que la proporción es lo suficientemente importante como para que una y otra y otra y otra vez se impongan en las elecciones candidatos y partidos políticos como el PT en Brasil o el peronismo en Argentina o el PRI en México o etc etc etc etc

      • Julian Perez 7 August 2017 at 9:39 am Permalink

        Amigo Ramiro

        Obviamente el post de Bazan era una broma para provocar las inevitables reacciones y divertirse con ellas. La gente aquí suele saltar airada cuando alguien dice semejantes barrabasadas. Yo prefiero tomarlo como lo que es y reirme. ¨Avance en los campos de la… nutrición¨. ¿Cómo es posible no percatarse de la ironía? 🙂

        • Julian Perez 7 August 2017 at 9:42 am Permalink

          O el otro chiste monumental: ¨no hay diferencias abismales entre sus habitantes¨ 🙂 🙂

          • Ramiro Millan 7 August 2017 at 12:28 pm Permalink

            Amigo Julián
            Si es una broma o ironía, es difícil advertir.
            O es lo que realmente piensa o es una mala ironía.
            En fin, me pareció propicio desarrollar la frase relacionada a la desigualdad que es crucial para entender la génesis y la posterior auto destrucción del comunismo.

          • Julian Perez 7 August 2017 at 2:12 pm Permalink

            >>Si es una broma o ironía, es difícil advertir.

            Puede ser. Me pareció tan absurdo… Siempre había oído mencionar los supuestos logros en educación o medicina. ¿Pero en nutrición? ¿Y hablar de no existencia de diferencias abismales? No parecía ser serio…

            Sin embargo, mucha gente está muy mal informada acerca de Cuba. El que escribió el post probablemente no sea cubano. Cree que Montaner vive en Estados Unidos: vive en España. Clasifica los emigrantes cubanos como ¨gusanos¨, así que no debe ser uno de ellos… ¿Cubano que vive en Cuba? Tengo entendido que allí existe cierta censura sobre Internet y este blog casi seguramente es uno de los contenidos censurados. Si tiene pleno acceso las usuales críticas de que se trata de un ¨topo¨ serían ciertas para este caso pero, según mi experiencia, los propagandistas del gobierno cubano no son tan burdos.

            Así que, si no es una broma, se trata de una persona muy mal informada y en este caso la detallada respuesta es válida (aunque, también según mi experiencia, la gente se aferra muy fuertemente a sus ilusiones, por infundadas que resulten, y es casi imposible sacarlos de sus errores)

    • vicente santamaria 7 August 2017 at 6:04 am Permalink

      si Cuba fuera capitalista,no seria como Noruega o Luxemburgo,seria como Honduras o la Republica Dominicana,teniendo en cuenta que el capitalismo caribeño y centroamericano esta supeditado a la superpotencia USA y sabemos los que hemos vivido en Latinoamerica lo mal que funcionan estos paises,lo injustos y lo violentos que son,el Sr Montaner vive confortablemente en Miami.

      • Pepe Gonzalez 7 August 2017 at 2:12 pm Permalink

        Entonces no es posible ser como Costa Rica y Panama o es que acaso ellos no son latinoamericanos, de un tamaño y población similar a la isla y no precisamente a 90 millas de las costas de USA, ni con los indices de preparación profesional del promedio de la cubana.
        Sin contar con la historia que demuestra que antes de la desgracia (1959) Cuba no era como ninguno de esos países, ojo no quiero decir que fuese una panacea pero estaba mucho mas avanzada que incluso Panama y Costa Rica en la mayoría de los indicadores económicos.

        • vicente santamaria 8 August 2017 at 9:21 am Permalink

          costa rica y panama son dos lavaderos de dinero negro para unos cuantos ricos,para los demas son un infierno de pobreza,corrupcion y delincuencia

      • Julian Perez 7 August 2017 at 2:16 pm Permalink

        >>si Cuba fuera capitalista,no seria como Noruega o Luxemburgo,seria como Honduras o la Republica Dominicana,

        ¿Y por qué no como Chile o como Costa Rica? No todos los países de AL funcionan igual de mal y, antes de la Revolución, Cuba no era de los que peor funcionaban, sino todo lo contrario (estaba incluso mucho mejor que España). Ha sido la Revolución la que la ha hecho retroceder, situándola a los niveles de Haiti.

    • A.E.Suarez 7 August 2017 at 9:27 am Permalink

      Al buscar la descripción de “I M B E C I L” por seguro ‘Armando A. León Bazan’ es la forma mas corta para describirla…

  6. Efraín Montero 6 August 2017 at 9:34 am Permalink

    – El régimen cubano es una monarquía absoluta.
    Monarquía: Forma de gobierno en la que la jefatura del Estado reside en una persona, un rey o una reina (jefe de gobierno, en el caso de Cuba), cargo habitualmente vitalicio al que se accede por derecho y de forma hereditaria.
    – La economía es un desastre porque niega la libertad de elección, desprecia al individuo, y se otorga toda la decisión al jefe de gobierno.

  7. Manuel 6 August 2017 at 10:42 pm Permalink

    el capitalismo se debate entre avances y retrocesos.
    el socialismo es estable en su decadencia, sólo puede enlentecerla o tomar nuevos aires irónicamente provenientes de los avances del capitalismo. Es parásito de aquel.
    El capitalismo está en su esplendor luego de 300 años.
    Cuánto le queda? Qué vendrá después? lo que sea q venga, no parece que vaya a ser ninguno de los “socialismos” que hemos conocido.

  8. Adolfo 7 August 2017 at 2:05 pm Permalink

    Por supuesto que el capitalismo militar de estado inventado por Fidel Castro es un disparate que no funciona ni nunca funcionará. Los militares en general, y en especial los militares cubanos, son gente ignorante incapaces de nada que no sea represión y muerte. Suponer que un ignorante, inútil y mediocre militar cubano va a poder hacer algo que requiere de talento y mucho trabajo, como crear riqueza, es pedirle peras al olmo. Pero nada de esto le importa un comino al regimen castrista. Lo único que les importa es tener el poder absoluto para siempre. Aunque lo que gobiernan es una isla que se hunde en la miseria, ignorancia, y retraso.

    • Julian Perez 7 August 2017 at 5:44 pm Permalink

      Adolfo

      A lo largo de los años he podido comprobar que la supuesta ignorancia de los militares es una leyenda bastante infundada (excepto quizás para el caso del santo más bruto: el san-gento). Los militares que he conocido en España y Estados Unidos son cultos e inteligentes. (Bueno, ahora que lo pienso, los que conocí en Cuba…)

      Pero a lo que iba era a contar una anécdota y un chiste, que el post trajo a mi memoria…

      La anécdota es una encuesta que hicieron una vez entre los militares portugueses acerca de sus principales preocupaciones. Ponían la economía, el desempleo, la ecología, un montón de cosas y la defensa de Portugal brillaba por su ausencia. Cuando le preguntaron a uno de ellos la razón dijo_ ¨Mire usted. Que España nos invada ni nos pasa por la mente. Y si ocurre que los del Pacto de Varsovia ya llegaron hasta aquí… (La anécdota es vieja. Hoy en día el Islam no lo tienen tan lejos como el Tratado de Varsovia. Así que quizás ya estén cambiando sus prioridades)

      Y el chiste es que se estableció una medida universal de la inteligencia llamada los tares. Pero resultó ser muy grande en ciertos casos y se crearon subdivisiones: los deci-tares, los centi-tares y los mili-tares.

  9. Manuel 8 August 2017 at 4:36 am Permalink

    https://www.google.com/amp/www.semana.com/amp/index%3fid=18232&type=1

  10. Roberto Viera 19 August 2017 at 9:44 pm Permalink

    De todo corazón felicito a Carlos Alberto Montaner, para lo que he aprendido en mis estudios es el resultado mas completo quee he visto sobre el régimen, y tiene la virtud entre otras cosas de destacar que los Castro al aplicar esa persecución a los cuenta propistas están negando su realidad.

    Ellos son una emanación del pueblo cubano que necesitaba el apoyo social para sostener a su industria y su comercio y allí tenían a un líder, que el pueblo premió con todo lo que tenia y lo siguió idolatrando, pero ese señor estaba envenenado con un odio al que se destaca en la producción, tal como él se destacó en la política y fue premiado. El emprendedor cubano que lleva en si un actividad como puede ser en Estados Unidos la gente de Google, o Elon Musk, son perseguidos hasta que se van de Cuba o son anulados.

    Ahora eso le viene a los Castro de su ideología marxista. Marx fue un continuador del pesimismo de Malthus con sus muertes por hambre por falta de alimentos y exceso de población y de David Ricardo quien emitió la “ley de los rendimientos decrecientes”. Carlos Marx se engancho en esa carreta y en tres tomos explicó la ley del decrecimiento de la tasa de ganancia. Las leyes de Malthus y Ricardo fueron señaladas como como generadoras de hambrunas por Henry Charles Carey. Y las hambrunas eran provocadas por los impuestos de Inglaterra sobre los agricultores y artesanos de las colonias que era extendido hasta donde alcanzaba el monopolio inglés del comercio.

    En el caso de Marx, él asumió eso que predicaba D. Ricardo de que el empresario no producía valor y era tan miserable como el empleado. En fin que el marxismo reproduce gratuitamente las políticas inglesas de explotación de las colonias pero sorprendemente para el mismo país donde actúa el marxista radical. Y lo lleva al estancamiento, si Raúl Castro acepta a un emprendedor y lo apoya y le deja desenvolverse, tendrá un partidario y ocupará un lugar en la historia cubana mas allá de lo que hoy le deja al pueblo cubano, un rastro de miserias y fracasos como predicaban los pesimistas de la colonia inglesa.


Leave a Reply