02 January 2018 ~ 28 Comentarios

Rafael Correa conocía totalmente la corrupción de su gobierno


Vea en Youtube

28 Responses to “Rafael Correa conocía totalmente la corrupción de su gobierno”

  1. Armando G. Muñoz 2 January 2018 at 2:58 pm Permalink

    La corrupción el Cancer de los gobiernos de America

  2. Mario Brockmann 2 January 2018 at 4:48 pm Permalink

    Por supuesto Carlos Alberto, que tenía que conocer toda esa corrupción, en los gob. Autoritarios no se nieve una hoja sin el permiso del jefe. Cómo instrumento de primer orden siempre recurren a la mentira o culpar a otros, ellos pasan rezando el rosario.

  3. Ramiro Millan 3 January 2018 at 12:35 pm Permalink

    La pregunta es ¿Por qué en los países desarrollados la corrupción es mínima mientras en Latinoamérica corroe cualquier posibilidad de dar un paso adelante?
    La respuesta: la cultura.
    No existe otra.
    Aún más, si preguntan por ejemplo a un ciudadano mexicano (lo he hecho tanto en México a personas que han vivido en EEUU como en EEUU a mexicanos que viven allí) porqué cree que a unos pocos km de allí, en norteamérica, la corrupción y el desorden no implican un problema mientras en México impide funcionar o controlar desde un simple baño público pasando por el sistema judicial entero hasta el presupuesto completo de obras públicas de la Nación.
    La respuesta se repite, “la cultura amigo” “el gringo es ordenado”, allá respetan las leyes”, “ellos son distintos, “hacen las cosas más responsablemente” y cuánta otra respuesta que puede resumirse con una sola palabra: cultura.
    Más complicada es la cuestión toda vez que si bien la causa del problema de la corrupción es más o menos conocida por los ciudadanos latinoamericanos, la solución no depende de su conocimiento (algo clave para resolver la enorme mayoría de los problemas que debemos enfrentar) sino que depende de una decisión que debe ser generalizada y al mismo tiempo a la vez.
    Y así debe ser porque nadie quiere ser “el primer tonto de la película”.
    Nadie quiere ser el que lidera el cambio toda vez que hacerlo implica costos (económicos al pagar impuestos o tax) de tiempo (al estacionar el coche en el lugar que corresponde) más un largo etcétera; mientras los demás no hagan lo mismo.
    La disyuntiva que siempre se impone antes de tomar una iniciativa de estas es “o cambiamos todos o no cambia nadie”.
    Finalmente, siempre gana “no cambia nadie”.
    Y así estamos desde que el primer español puso un pie en esta bendita región del planeta.
    Nadie quiere cambiar si no sabe si el otro también lo hará.
    Es más, si alguna persona encuentra la fórmula para que los ciudadanos cambien sus conductas cívicas que todos saben que favorecen la organización y convivencia en sociedad, sin esperar a que el otro también lo haga, créanme que ese individuo será merecedor de 1.000 premios Nobel.
    Habrá descubierto la fórmula que conduce hacia el desarrollo, nada más y nada menos
    “¿Un escollo invencible?”
    razonvsinstinto.blogspot

    • MANUEL 3 January 2018 at 1:28 pm Permalink

      no olvide q aquí se vaticina q en unos 4 años nuestro latinoamericano Chile habrá llegado: ¿qué hacemos con los mil premios? ¿los repartimos entre pinochet, los chicago’s boys y el resto q consecuentemente han seguido el plan?

      • Ramiro Millan 3 January 2018 at 4:38 pm Permalink

        Su pregunta tiene el filo de un puñal estimado Manuel.
        Definitivamente no sé cómo se dieron los hechos para que el pueblo chileno hoy reúna las características culturales que hacen propicio el desarrollo (aunque aún le falta más de 4 años y está por verse si logran llegar a destino o caen en la misma “bolsa populista” latinoamericana del subdesarrollo crónico).
        Ojalá, reitero ojalá, logre ese maravilloso objetivo porque soy un convencido que detrás de ellos, por imitación, seguiremos más tarde o temprano su camino los demás países latinoamericanos.
        Desconozco si el gobierno de Pinochet tuvo influencia o no, pero ante la posibilidad de que así haya sido, nos vemos obligados a observar que pasó en los otros países de una lista muy, pero muy corta, que obtuvieron el status de desarrollados en los últimos 100 años y nos encontraremos con Corea del Sur y Singapur.
        Corea del Sur pasó después del gobierno de dos dictadores durísimos, Parking Shoong-hee y Chun Doo-hwan, de ser un país totalmente desorganizado, sumido en el desorden, la pobreza extrema, desocupación, pésima educación, más todo lo que caracteriza a las sociedades incapaces de auto organizarse con una mínima eficiencia suficiente para dar al menos unos pocos pasos adelante, a ser hoy una sociedad democrática, próspera (13 PBI per cápita) ordenada, limpia, respetuosa de los derechos de los demás y niveles de corrupción bajo el control de sus instituciones. En fin, una sociedad con el comportamiento típico de los demás países desarrollados.
        Y Singapur, que desde una situación igual o probablemente peor que la de Corea del Sur, pasó a ser hoy un país que reúne todas las características de un pueblo desarrollado (aunque le falta dar un paso que puede resultar gigante si no se dan aún las condiciones culturales para ello, que es el de la instauración de una verdadera democracia) después de décadas de gobierno de otro durísimo dictador, Lee Kan Yew.
        A la que tal vez haya que agregar a esta lista, dentro de algunas décadas, a la República popular China si después de las no menos duras dictaduras de Deng Xiaoping y la actual de Xin Jinping consigue su sociedad una capacidad para hacer llegar los beneficios del crecimiento económico a toda su población y además poder organizarse políticamente con éxito a través de un sistema democrático (meta ésta la más difícil de todas).
        ¿Deberíamos entonces aceptar a las dictaduras como una opción para lograr el desarrollo de los pueblos?
        Valoro demasiado la libertad como para aceptar algo así, pero que queda al menos un lugar para este interrogante no tengo dudas.
        Pero veamos un poco más.
        ¿Para desarrollar un país, cuál es el camino a seguir?
        ¿A través de dictaduras como los casos de Corea, Singapur y tal vez sumados más tarde Chile y China?
        No lo sé y no creo que así sea y sí sé que Irlanda y España lo lograron después de desprenderse de dictaduras que atornillaron a sus pueblos al subdesarrollo por décadas.
        ¿A través del “economicismo” como pregonan los liberales a ultranza que creen que solamente después de abrir las puertas de la economía al mundo entero y liberar todas las fuerzas del mercado, llegará el progreso económico y con él, el cambió de valores y actitudes más propicias al desarrollo?
        No creo, el liberalismo demostró estar presente en el desarrollo de los países que se han desarrollado las últimas décadas, pero también está presente en más o en menos y en más o menos tiempo en casi todos los países del planeta y no parece ser el desencadenante del difícil paso hacia el desarrollo.
        El liberalismo económico requiere de dos principios previos para ser lo suficientemente efectivo para conducir al verdadero progreso: instituciones eficientes y adecuadas y aprobación popular.
        Sin esos requisitos, los períodos liberales solamente logran algún beneficio pero que siempre desembocan en otro periodo populista que hecha a perder los progresos obtenidos si es que deja alguno. Latinoamérica es un vendaval de ejemplos que prueban estas afirmaciones.
        Los economistas insisten siempre en que el secreto pasa por mantener el tiempo suficiente y necesario la economía abierta para que llegue el destino buscado, pero no entienden que sin la institucionalidad adecuada y una aprobación ideológica mayoritaria esta meta es prácticamente imposible lograr.
        El “institucionalismo” proclaman muchos como el mecanismo infalible para lograr el desarrollo.
        Y esto es absolutamente cierto para mí humilde interpretación de los hechos.
        Cuando las instituciones funcionan eficientemente, todas las políticas también lo hacen.
        Conseguir objetivos se vuelve una tarea fácil.
        Políticas económicas, educativas, de seguridad, de salud, todas funcionan con éxito si las instituciones encargadas de conducirlas son eficientes.
        Pero los institucionalistas olvidan un pequeño detalle, si la cultura cívica del pueblo no acompaña, las instituciones por más esfuerzos se haga, nunca funcionan con la eficiencia necesaria.
        Créanme que así es y será siempre por la sencilla razón de que para que todas las instituciones funcionen, primero debe hacerlo la primera, fundamental y fundacional institución de las sociedades, me refiero a la “institución ciudadano”.
        Y la institución ciudadano funciona mejor o peor dependiendo de las características culturales del pueblo.
        Y por eso, finalmente estamos (o solamente estoy) los “culturalistas” que creemos que deben darse como primera medida las condiciones culturales para el éxito de las naciones.
        Pero padecemos un enorme problema y es que no sabemos cómo o de qué manera lograr que las características culturales de un pueblo cambien hacia otras más propicias para la organización, institucionalidad y crecimiento económico al fin.
        Los culturalistas creemos que el que se desarrolla no es la Nación sino el ciudadano.
        Es el ciudadano la primera y fundamental institución que debe funcionar con la eficacia necesaria para que las demás instituciones también lo hagan y con ello el progreso llegue al fin.
        Corea del Sur y Singapur obtuvieron el desarrollo de la “institución ciudadano” a través de la opresión y obligación forzada dictaduras mediante.
        España e Irlanda a través del proceso de imitación de pueblos vecinos exitosos (llega un momento en la historia de los pueblos que se ven rodeados de países exitosos en que se ven obligados a imitarlos o condenarse a desaparecer más tarde o temprano)
        Pero todos estos procesos de desarrollo se han producido por hechos totalmente azarosos.
        Corea y Singapur por que les apareció en sus vidas unos “locos” que tomaron un camino correcto, pero así como tomaron el correcto les pudo haber tocado un gordito como el de Corea del Norte.
        ¿Entonces, como aconsejar una dictadura para encaminarse al desarrollo?
        Definitivamente no es una opción válida.
        España o Irlanda, por la suerte de estar rodeado de países desarrollados. No hay voluntad ni guía de acción allí como para tomar de ejemplo a seguir.
        A la suerte no hay como atraerla.
        ¿Chile?
        No tengo idea de cómo se produjo el proceso si es que llega.
        Lo que sí sé es que si llega al desarrollo el pueblo hermano chileno, nosotros tendremos la posibilidad de hacer lo de Irlanda o España, imitarlos.
        Como le dije a mi amigo Héctor, estoy de vacaciones y tengo tiempo de escribir más y más tonterías.
        Lo siento.

        • Manuel 4 January 2018 at 10:08 am Permalink

          ya somos 2, Hector y yo, los que disfrutamos que tenga ud. tiempo y dedique un poco a este blog. Muchos prefieren echarlo en la nada de otros sitios que nada aportan que no sea simple y plano entretenimiento, perdida del tiempo, limitado. …pero tal vez unos prefieren perder el tiempo, incluso lo necesitan, es la cultura que se les ha inoculado desde la cuna hasta la tumba. Chile ha dado un salto enorme, y lo hizo con gente que practica esta cultura de la indolencia, el desorden, la boberia, …
          Esto nos eta dando una leccion: ademas de la cultura, hay otros elementos que manejados apropiadamente pueden hacer que un pais avance, e incluso, pueden hacer que esta cultura del estancamiento empiece a cambiar arrastrada por el cambio de ambiente general, como cambiamos los cubanos que llegamos al exilio. Saludos, y Gracias!

          • hector l Ordonez. 4 January 2018 at 11:32 am Permalink

            Muy cierto Manuel,usted siempre muy bien iinformado de los problemas del Mundo actual,ojala que muchos tuvieran esa vision del Mundo,No me queda mas que felicitarlo.

          • Ramiro Millan 5 January 2018 at 5:30 am Permalink

            Muchas gracias por sus palabras amigo Manuel.
            Es muy probable y ud y los demás cubanos que tuvieron la enorme fortuna de salir de un régimen lamentable como el de los Castro y rehacer sus vidas en una gran Nación y con un gran pueblo (aunque tengan muchas cosas para criticar, lo que tienen para alabar lo supera infinitamente y con mencionar que nos han librado del nazismo y del comunismo alcanza y sobra para hacer esta afirmación) como el de EEUU, sepan por experiencia propia como se produce el cambio cultural como ud mismo menciona cuando comenta “pueden hacer que está cultura del estancamiento empiece a cambiar arrastrada por el cambio de ambiente general como cambiamos los cubanos que llegamos del exilio”.
            Si puede describir los cambios que ud percibe, no solo personal sino también los que ve en sus compatriotas, le agradeceré.
            Como habrá advertido, para mí la clave está en ver cómo producir los cambios de conducta, actitudes y hábitos de los pueblos atrasados imitando las conductas de los desarrollados para obtener el verdadero camino al desarrollo, y la experiencia de los hermanos cubanos que pasaron de una cultura subdesarrollada a una desarrollada puede aportar datos muy interesantes.
            P/d para mí es una bendición disfrutar de la lectura y saciar la curiosidad que despiertan los hechos políticos y sociológicos.
            Es de hecho mi hobby favorito

    • MANUEL 3 January 2018 at 4:38 pm Permalink

      no olvide q aquí se vaticina q en unos 4 años nuestro latinoamericano Chile habrá llegado. Entonces: ¿qué hacemos con los mil premios? ¿los repartimos entre pinochet, los chicago’s boys y el resto q consecuentemente han seguido el plan?

    • hector l Ordonez. 5 January 2018 at 4:26 pm Permalink

      Es otro prototipo de corrupcion,como son los sobornos y los impuestos agregados donde dichos fondos no se utilizan para sus fines,Es soborno pero de otra manera.

  4. hector l Ordonez. 5 January 2018 at 11:30 pm Permalink

    Mi amigo Millan,creame a veces no lo entiendo,aunque trato de hacerlo,usted comenta con el senor Miguel que los pueblos atrasados como usted le llama mi amigo Millian,son culpables de sus pobrezas,por que no han cambiado sus conductas,creame tengo mucha duda cuando usted menciona cambios de conducta,creame no se a que se refiere,y tambien menciona actitudes y habitos,la actitud es un acto abstracto que lo ejerce el poder,no los pueblos,y habitos pienso que sea referente a las culturas de cada pueblo,creame eso no genera ningun desarrollo,hagamos un solo ejemplo,la colonizacion de Francia en Haiti,los bosques de este pais fueron desforestados por los Franceses,en Haiti habian grandes bosques de Roble,Caoba y otras maderas,el poco Oro que habia,por que lo habia,! llego a su fin,agotado todos los recursos los franceses se marcharon,dejando una estela de pobreza que llega hasta la fecha actual,lo mismo hicieron los Ingleses,los Holandeses,los Franceses,los Norteamericanos en el cono Africano y paises del Medio Oriente o sea el desarrollo de los paises que usted habla fue producto de un colonialismo brutal y criminal,no fue por la inteligencia de los colonialistas,si nos movemos en la historia encontraremos civilizaciones mas avanzadas de los que hoy son los civilizados y los mas desarrollados,por ejemplo los egipcios dominaron las matematicas de las que estudiamos hoy en dia,como fue el algebra e incluso los calculos matematicos–que bastante trabajo me dieron–la civilizacion China un solo ejemplo la polvora editaban libros era como un tipo de papel que crearon en la antiguedad y han quedado como muestras muchas de estos libros como cosas que dejo escrita el filosofo chino Confusio y si nos movemos a la America tenemos el Imperio Inka grandes conocedores de la medicina hacian cirugias a nivel cranear que han dejado asombrados a los estudiosos de la medicina actual,el imperio azteca,los tortecas,los Mayas tenian su propio alfabeto y escrituras.el calendario Maya increible un aproximado casi igual que el calendario actual,tenian un gobierno muy parecido a cualquier gobierno actual y en aquel entonces los paises civilizados hoy en dia eran civilizaciones que convivian en tribus,todo el desarrollo de todas estas civilizaciones que acabo de mencionar fue frenado o exterminado
    por la colonizacion.

    • MANUEL 6 January 2018 at 5:55 am Permalink

      sí, hay que empezar aclarando q queremos decir con Cultura.
      Para mí son conductas y pensamientos que de modo claro determinan el curso de un grupo.
      Como uds dice, la cultura colonialista y neocolonialista saquea a los menos desarrollados, los expolia.
      Millan pone mucho énfasis en la relación Cultura del orden y la disciplina que lleva a Instituciones fuertes que lleva al Desarrollo (como un tren).
      Pero no menciona hacia donde se dirige ese tren. La Alemania Nazi era uno. EEUU y URSS otros. Etc. Los ejemplos q pongo se explican por si solos.
      Montaner, los liberales y neoliberales ponen su fe ciega en el libre mercado, mientras más libre mejor, gobiernos muy diminutos (Estados) con instituciones q hagan q ese mercado sea boyante, fulgurante, arrazador. Millan va por ese camino tambien.
      Yo aprendí muy joven, q también la muy mala hierba (y de eso hemos tenido y tenemos bastante) crece a sus anchas en medio de tanta libertad y expontaneidad. Malas hierbas como la torpe educación q se da a los niños en escuelas y por otros medios de todo tipo, y muy tristemente por los más accesibles: la television, la “prensa”, las redes “sociales”; impregnados de una cantidad abrumadora de basura, de tóxicos de todo tipo.
      Yo opino q cada una de estas cosas q he cosas debe tener un espacio, pero hay cosas sagradas. ¡La educacion! ¡La prensa! ¡La salud! Hay que depularlos y hacerlos funcionar como Rolexes (los relojes). Claro que esto lleva una inversión, pero estoy seguro q gobernantes con patalones sabrían de donde sacar los recursos. Pero el recurso mayor es agarrar una escoba y barrer, barrer tanta mediocridad q permea estas áreas tan importantes. Sentarse con gente inteligente y clara y armar programas y materiales y planes que tengan sentido y hacerlos cumplir. Esto No lo va a hacer el mercado.
      Hemos llegado a un punto en que la sociedad dará un salto, gracias a la aceleración que tendrá ka conciencia de esto q digo. Cuando los burros con dinero ya no puedan frenar el empuje de gente q quiere un mundo mejor para todos y no para unos pocos millones con suerte.
      No es comunismo, es realismo. No el Realismo Mágico, no el Realismo Histórico y que todavía mantiene tanto poder e influencia. Es realismo, simple, a la vista de casa vez más personas.
      Es pronto, pero en este siglo veremos los cambios. El tren será enderezado.

      • hector l Ordonez. 6 January 2018 at 8:50 am Permalink

        Muy cierto Manuel.

      • Ramiro Millan 6 January 2018 at 10:39 am Permalink

        Amigo Manuel, pensamos muy parecido.
        Casi le diría que en el fondo, no discrepamos en otra cosa en que ud apuesta a la educación y yo al cambio cultural para encontrar el camino al progreso de los pueblos.

    • Ramiro Millan 6 January 2018 at 10:18 am Permalink

      Amigo Manuel, es difícil, al menos para mí, explicar con claridad qué se entiende por cultura en política y su incidencia fundamental en los hechos que deciden el destino de los pueblos.
      Con cultura me refiero a los hábitos, actitudes, costumbres típicos de cada pueblo.
      Son acciones que tomamos sin elaboración o razonamiento previo. Simplemente las ejecutamos de una manera automática y predeterminada por la transmisión de generación en generación.
      Son acciones muy simples que aisladas pueden parecer que no tienen la más mínima importancia políticamente, pero cuando se suman una acción y otra y otras cientos de miles de pequeños actos movidos por las costumbres, finalmente determinan el destino de los pueblos (obviamente sumado a otras variables pero siempre ella como protagonista)
      Acciones que no se piensan y que pueden ser tan sencillas como la de tirar un envoltorio de caramelo en la vía pública o en la acera de un vecino para una determinada cultura o buscar un basurero para desecharlo en otra.
      O la actitud no elaborada, típica de nuestros pueblos, que simplemente se la ejecuta, como estacionar el carro en doble fila molestando a todos y dificultando el tránsito cuando el lugar disponible para estacionar se encuentra lejos, mientras en otra cultura al conductor no se le pasa por la cabeza la posibilidad de estacionar en un lugar que no sea el que corresponde. O cuando hacemos fila para algún trámite, hay culturas que predisponen a esperar su turno sin estar expectantes si es posible encontrar una ventaja para que la espera sea más corta como la de ver a un conocido que lo ubique antes, o recurrir a alguna treta para sacar ventajas al otro, mientras en otro ámbito cultural el que hace la fila simplemente la hace y si alguien toma una actitud “ventajera”, sin razonamiento previo, es advertido enérgicamente si es necesario por los demás.
      Ante una infracción de tránsito, la actitud automática del infractor de quejarse primero y después intentar negociar un cohecho y la del mismo inspector que está esperando que se lo proponga para concretar el “negocio” que es esperable por predisposición cultural se termine haciendo en un ámbito cultural o muy diferente la actitud de simplemente reconocer implícitamente la falta, no tomar una acción que puede ser contraria al sistema y esperar simplemente se le elabore la multa, y del lado del oficial, simplemente hacer su tarea y no estar a la expectativa de que le ofrezcan un cohecho ni el pretende hacerlo, en otro ámbito cultural.
      Se puede seguir días enteros dando ejemplos de cómo resulta un acto en el marco de una determinada cultura y cómo en el de otra cultura.
      Cuando la sumatoria de esos actos predeterminados por la condición cultural predisponen a respetar al otro, a las normas y reglas, es cuando se está en presencia de una cultura colectivista.
      Y obviamente, al revés cuando la sumatoria de actos predeterminados por las costumbres privilegian el interés individual, evitan cumplir las reglas que pueden comprometer algún beneficio personal.
      En Argentina, a todas esas actitudes típicas nuestras y que se repiten de una manera u otra en toda Latinoamérica lo llamamos “viveza criolla”.
      En este preciso momento, por ejemplo, en que escribo estas líneas, estoy viendo una noticia por TV que comenta que los turistas en Punta del Este utilizan los cuatriciclos para dirigirse de un lado al otro a través de la playa, molestando a todo el mundo e incluso poniendo en riesgo la seguridad del playista, para evitar ir por la transitada avenida paralela a la playa en el vehículo que corresponde.
      Esta actitud típica de nuestra cultura bien representada con la frase “viveza criolla” no es determinada por un proceso racional previo. El que realiza el acto de ir por la playa en el cuatriciclo no evalúa si esa actitud es perjudicial o no para la organización social o el bienestar general. Solamente ve el beneficio individual que implica la actitud. Actitud que se toma con absoluta facilidad dadas las costumbres adquiridas por transmisión de generación en generación que favorece enormemente se tome una decisión como esta con mucha ligereza, liviandad e irresponsabilidad no evaluada o elaborada por la razón previamente.
      Mientras, si una situación como esta se presentara en una playa de Noruega por ejemplo (no importa para el ejemplo que a nadie en su sano juicio se le ocurriría hacer playa en ese país, supongo), ni siquiera surgiría una idea como ésta y si surgiera, la precondicion cultural impediría que el acto se concrete (al menos en la enorme mayoría de las veces en una en contraposición a la otra condición cultural en la otra)
      Vayamos a un ejemplo más concreto para tratar de que se pueda interpretar en profundidad lo que intento transmitir.
      Pongamos a una empresa de transporte de tren dirigida por el estado y comparemos como habitualmente funciona en países con cultura colectivista y en aquel con cultura individualista.
      En Latinoamérica (cultura individuslista), los empleados si podemos evitar ir al trabajo utilizando alguna excusa por ridícula sea, es mucho más probable que lo hagamos comparativamente con un suizo (colectivista) que trabaja en la estación de tren.
      En Latinoamérica, el jefe de la empresa estatal, probablemente sea asignado políticamente y no por capacidad para el cargo y no porque así se planea la actividad de la empresa, simplemente se nombra al primer amigo político en el cargo y porque además cualquiera haría lo mismo. Además, ya se supone de antemano que de necesitar el político que ofrece el cargo, un favor, éste será reconocido como la de transportar a miembros de un mitin político gratis. A lo que se puede agregar que es recontra habitual hacer como nombrar empleados sin que se los necesite como favor político que deberá ser retribuido en las elecciones con el supuesto voto. Esta es una típica costumbre latinoamericana de contratar personal no necesario supuestamente para alguien que necesita el trabajo, pero que en realidad no es una actitud solidaria sino interesada para obtener caudal electoral propio. Un director suizo difícilmente nombre personal no necesario, porque lleva implícito un perjuicio a la empresa y difícilmente el cargo lo ocupe alguien nombrado por “politiquería” o “amiguismo” sin conocer nada de trenes, sino por algún mérito al menos.
      En Latinoamérica, cuando llega un tren al taller, los mecánicos ven la manera de dedicar la menor cantidad de horas a la tarea, se toman su tiempo, conversan y se divierten, se pone cualquier excusa posible para evitar hacer algo necesario y el encargado de controlar, al pertenecer a la misma condición cultural, simplemente se adapta a la situación y las exigencias terminan siendo las mínimas posibles y si se encuentran con un respuesto “trucho” o “falsificado” o inservible, ya se presupone que alguien estuvo haciendo algún “negocio” ilegal con el proveedor y para no molestarse mucho en tener que hacer reclamos y papeles, pues no es raro que los usen si se considera no demasiado riesgoso el respuesto que probablemente es inservible o defectuoso.
      En un taller suizo, los mecánicos seguramente llegan a horario, dedican las horas correspondientes a la tarea, no se les debe pasar por la cabeza que algún repuesto puede ser “trucho” porque no presupone que alguien puede estar haciendo un “negocio” en la proveeduría. Difícilmente estén pendientes de pasar el tiempo laboral de la manera más amena posible mediante chistes y diálogos descansos posibles de hacer mediante. Al político que nombró al director de la empresa estatal difícilmente se le ocurra solicitar un favor “político” como trasladar a “su gente” como le llaman acá los políticos a sus partidarios, gratis por algún motivo.
      En fin, todos estos actos que finalmente determinan si la empresa de tren es eficiente, segura, puntual, equilibrada presupuestariamente o no, son actos no elaborados racionalmente por los actores, la enorme mayoría los actos que definen los hechos ya están predeterminados por las costumbres y hábitos típicos del pueblo, heredados de generación en generación.
      El resultado medible y determinante en la economía de los países de las consecuencias de los hechos que se derivan de la cultura, se hace a través de cálculos de productividad y finalmente competitividad de la empresa.
      Y sumadas todas las empresas, del país en cuestión.
      Mala productividad y competitividad, es seguro que alguien te va a ganar y finalmente terminar bajo el yugo del ganador.
      Peor es la productividad de la economía, todos sabemos, peor los ingresos de los trabajadores.
      Si trasladamos lo que sucede en una empresa de tren pública a lo que sucede a nivel gubernamental, la situación es prácticamente la misma.
      Exitosa en una determinada cultura y un fiasco lleno de corrupción en el otro.
      Esto es cultura en política, amigo Manuel, para mí humilde interpretación de los hechos rescatados de una larga y agradable lectura de la historia.

      Respecto a lo que hicieron los franceses en Haití y los demás países colonialistas en latinoamérica y el resto del mundo, yo creo, y convencido, que es el resultado de la ambición y la codicia del hombre (AMBICIÓN y CODICIA, consecuencia de la actividad de un primitivo instinto que no me canso de difundir dado su decisiva importancia, dicho de paso, como percibirá adelante) que ante la debilidad del otro, aprovecha y conquista, somete o explota o todas a la vez.
      Lo que sucede con las materias primas en los países pobres de latinoamérica y África es paradigmática la explotación de las corporaciones como ud bien describe.
      Pero observe de que manera la cultura influye decisivamente para que estos hechos, de debilidad de una parte y poderío del otro se presenten y se den las circunstancias para que se produzca la explotación del poderoso sobre el débil conducido por la codicia -“instinto y cultura nuestros verdaderos soberanos” razonvsinstinto.blogspot-.
      Vayamos a los recursos mineros muy valiosos en muchos países pobres.
      Son pobres porque carecen de la posibilidad de organizarse políticamente con la suficiente eficiencia como para construir un sistema de educación competitivo, un sistema financiero adecuado, incentivos que expresen la ambición o codicia en actividades emprendedoras como la de desarrollo de empresas complejas para la exploración de minas, etc, etc, etc.
      Culturalmente, no está a su alcance la posibilidad de preocuparse, a la mayoría de los ciudadanos, por formar un gobierno donde ellos puedan tener interferencia (a través del voto por ejemplo) y control de los actos de gobierno. Simplemente sus costumbres los predisponen a esperar a que pase lo que tenga que pasar.
      Una democracia en una cultura así es prácticamente imposible. Lo habitual (o siempre) es que un dictador tome el mando y haga lo que se le venga en gana.
      Lo que hace habitualmente el dictador y todos los que lo rodean, es sacar el máximo provecho individual posible mediante el robo sistemático de los fondos y sin resistencia alguna de la sociedad aprovechando la cultura imperante que generalmente considera a los fondos públicos como algo totalmente ajeno a sus intereses.
      Lo opuesto sucede en los países ricos donde su cultura les permitió organizarse eficientemente y a partir de allí explotar la codicia del hombre generando riquezas, corporaciones y tecnologías superiores.
      La codicia nunca para de hacer su tarea y a través de la “mano invisible de Adam Smith” la conduce allí dónde hay materia prima que la demanda exige.
      Pues allí van.
      El andamiaje que genera la mano invisible para llegar ahí donde hay algo que se demanda es extraordinariamente eficiente (lamentablemente para los africanos y los haitianos en su ejemplo)
      Y es tan primitivo todo, que donde la cultura que produjo un pueblo ordenado, organizado, próspero, respetuoso de los demás y un estado y gobierno responsable de sus actos, cuando deben dirigirse a un lugar ajeno, entonces la cultura solidaria de su lugar de origen desaparece totalmente, los más primitivos instintos de dominación, subyugación y explotación del más débil se impone en todo su potencial.
      La historia del colonialismo lo demuestra con precisión.
      El resultado de este fenómeno psicológico y político es lo que se denomina realismo en política internacional. Realismo expresado en todo su potencial en los saqueos que ud menciona de ejemplos. Que no es otra cosa que el imperio, en la política global, de la ley del más fuerte y ante esa realidad debes preparar tus planes y formas de gobierno.
      Más primitivo aún se transforman los hechos, toda vez que la conquista o explotación de los poderosos sobre los débiles es inevitable que se produzca dado que las acciones son conducidas por pulsiones no controladas por la razón o sentido común y una vez establecido el hecho, la incapacidad cultural para generar un nivel organizativo que propicie el desarrollo de empresas mineras propias, hace que sin la explotación de las corporaciones, la situación sea peor.
      Sin la actividad de las corporaciones explotadoras y muchas veces saqueadores, la economía del país empeora.
      El daño que han hecho los países colonialistas en África, por ejemplo, es extraordinario.
      Impusieron un sistema económico, social y demográfico que es absolutamente ajeno a la cultura de los pueblos africanos.
      Su cultura tribal es absolutamente inadaptable a las exigencias que impone la economía competitiva de mercado global.
      Antes de la llegada de las corporaciones, los africanos se organizaban en sus tribus para lo que milenios los fue preparando y entre sus miserias y virtudes era SU FORMA DE VIDA y en ella tenían la felicidad que construyeron desde que la historia tiene memoria.
      Hoy prácticamente no tienen ni siquiera identidad. Y buscándola se aprovechan los usurpadores para expoliar a sus pueblos.
      El poder de daño de la codicia (instintos primitivos) es muchas veces colosal y si se observa con cierto detenimiento los hechos distribuidos en todo el globo, de la política económica, es fácil percibir que no tenemos capacidad de control alguno de los hechos.
      Hechos muchas veces tan peligrosos como el cambio climático o una peligrosa guerra con armas de destrucción masiva.
      De aquí justamente deriva mi Nick “razonvsinstinto” y el título de mi blog toda vez que considero como el tema más importante a discutir, tratar, elaborar y estudiar es la necesidad de la imposición de la “razón” sobre los “instintos” si alguna vez estos últimos nos llevan inexorablemente a la autodestrucción vía guerras por intereses de la codicia o al calentamiento global por la interminable ambición de las corporaciones que nada las detiene para seguir aniquilando nuestros recursos naturales mientras quema combustibles sin límite alguno posible; y por tanto ante la probable presencia más tarde o temprano de la imperiosa necesidad de hacer algo para al menos tenerlos bajo control.
      De que la razón conduzca los hechos y no nuestros primitivos instintos que pueden ser muy eficientes en muchos aspectos pero extremadamente peligrosos en otros (calentamiento global y guerra nuclear entre otros cientos de riesgos posibles)
      Ufhh, supongo que aburro y encima no se me debe entender nada, pero la tentación de transmitir mis ideas, tal vez estupidas, es grande, ayudado por disfrutar de escribir y además con tiempo libre para hacerlo.
      Pido disculpas si así resulta y estoy disponible para responder cuánta pregunta surja.

    • Ramiro Millan 6 January 2018 at 10:35 am Permalink

      Amigo Héctor, la respuesta a Manuel en realidad veo ahora que releo los comentarios, iba dirigida a responder su mensaje y de paso también para tratar de despejar las dudas de lo que intento trasmitir.
      Créame que no me da la inteligencia para explicar de otro modo más elocuente.
      Pero creería que ahora lo va a interpretar, esté ud de acuerdo o no obviamente.
      Muchas veces tenemos convicciones, a mí me pasó muchas veces, que después de determinadas lecturas o intercambio de opiniones, uno percibe que las cosas no son exactamente como uno creía.
      Por eso, el intercambio de opiniones enriquece tanto el intelecto.

  5. hector l Ordonez. 6 January 2018 at 9:37 am Permalink

    Vivimos en un Mundo de un desconocimiemto total de los problemas actuales por gran parte de los que poblamos el planeta tierra,ojala un dia cambie,defendemos causas por que la desconocemos como les paso a muchos en la Alemania hitleriana,algunos por ignorantes–en su mayoria–y otros por carencia de informacion prefiriendo ver programas de entretenimiento e informarse de los problemas actuales que acontecen en el mundo,como paso con el presidente Trump–totalmente populista–cuando prometio traer a las corporaciones norteamericanas a los Estados Unidos e incrementar los empleos,SABIA QUE MENTIA [por la sencilla razon que la politica que el defiende es todo lo opuesto,cuantas industria han regresado a los EE.UU? que se sepa ninguna,si la politica de los Neoliberales es desindustrializar a los paises del primer mundo y moverlos a paises del tercer mundo donde las corporaciones obtendrian y obtienen mayores ganancias donde no existe ningun tipo de regulacion entre el Capital y el obrero y de esas cosas que pasan,quienes estan enterado? muy pocos!la mayoria de los votantes que sonaron en los cuentos de Trump como son los del sureste de los EE,UU la mayoria no poseen una cultura de nada,y en gran mayoria de esos votantes utilizan los servicios publicos que brinda el estado como son food Stamp,
    medicaid,los servicios medicos y otros que su Presidente a prometido quitarle,estos individuos sabian acaso la politica a seguir de Trump y de su equipo politico,por supuesto que no,ahora si le preguntan sobre deporte o un programa de entretenimiento de la television sabran contestarle y por muchos de estos ignorantes politicos el Mundo se mueve en direccion contraria.

    • Ramiro Millan 6 January 2018 at 10:44 am Permalink

      Si amigo Héctor, la política de los neoliberales es llevar las industrias donde los salarios son más bajos, desindustrializando los países del primer mundo si así lo ven necesario.
      Eso es peligrosisimo y así lo expreso en una entrada titulada “el peligro chino”

  6. Ramiro Millan 6 January 2018 at 10:58 am Permalink

    Es muy importante para mí aclarar que las diferencias culturales que hacen más propicias la organización en unos pueblos que en otros, de ninguna manera implican un mérito moral o lo que sea en aquellos favorecidos toda vez que se trata de procesos asarozos de la historia no conducidos por la voluntad o inteligencia diferente de unos respecto de otros.
    Hubo periodos de la historia que favoreció el azar a unos y ahora simplemente a otros.
    Respecto del liberalismo o neoliberalismo, debo aclarar que en los países dónde las conclusiones son adecuadas, es necesario limitarlo, conducirlo, humanizarlo como sucede en los países desarrollados de Europa.
    Pero como a pesar de sus consecuencias negativas, dónde no es posible culturalmente ponerle límites ya que toda vez que se intenta los resultados son peores (los populismos latinoamericanos son el resultado de ello), en estos casos, utilizar el liberalismo el tiempo necesario hasta que las condiciones culturales permitan hacer lo que hacen los japoneses o los noruegos por nombrar ejemplos dónde el capitalismo de mercado es regulado con gran éxito.
    Mientras tanto, esperar el momento adecuado para regular al neoliberalismo parece la mejor opción.
    Parece, aclaro.

    • Ramiro Millan 6 January 2018 at 11:00 am Permalink

      “conclusiones” quise decir condiciones

    • MANUEL 6 January 2018 at 7:51 pm Permalink

      mas arriba ud. escribió:
      …Respecto a lo que hicieron los franceses en Haití y los demás países colonialistas en latinoamérica y el resto del mundo, yo creo, y convencido, que es el resultado de la ambición y la codicia del hombre (AMBICIÓN y CODICIA, consecuencia de la actividad de un primitivo instinto que no me canso de difundir dado su decisiva importancia, dicho de paso, como percibirá adelante) que ante la debilidad del otro, aprovecha y conquista, somete o explota o todas a la vez….
      .
      Ud. plantea q la cultura de estos colonialistas es Colectivista pero “ante la debilidad del otro, aprovecha y conquista, somete o explota o todas a la vez….“. ¿Donde está el colectivismo? Más bien pienso q el sistema en q se organizan estimula q se comporten “civilizadamente” entre ellos, como la camaradería q puese haber entre lobos q cooperan para lograr un objetivo común. Pero no olvide q ese lobo, aparentemente muy colectivista en la caza no dudará en arrancar una oreja al vecino si se siente acorralado, o de matar a los q invadan su territorio, o de ocupar el territorio q le sea necesario para la seguridad de su manada, grupo.
      Las victimas de estos ataques tienen q seguir adelante con lo q les queda y muchas suelen organizarse y colaborar entre ellos de modo muy precario y elegir un caudillo q los guie en la unidad lamentable y mediocre de criaturas sin motivación, sin educación, sobreviviendo a duras penas las arbitrariedades y desmanes de aquel Mesias q les prometía glorias y progreso. Mesias q al darse cuenta q dicho progreso era suicida decidió mantener a la tribu inculta y desorganizada bajo un puño de hierro creyendo ciegamente en sus palabras. Este ambiente genera una cultura individualista (¡salvese quien pueda!) indolente, sin esperanzas q los estanca por siglos, hasta que varias circunstancias les permitan romper el ciclo y echar a andar, aflorando una “cultura” diferente.

      • Ramiro Millan 7 January 2018 at 10:17 am Permalink

        Veo que entendió perfectamente lo que quise transmitir y no sabe cuánto me alegro (a veces creo que solamente yo me entiendo).
        Y si amigo Manuel, es cierto, el colectivismo que se observa en la política interior de los países desarrollados, en el exterior desaparece en el acto y se transforma muchas veces en un individualismo agresivo y porqué no, peligroso cuando se desenvuelven fuera de su territorio.
        En mi comentario al que ud hace referencia lo aclaro porque era previsible una observación como la suya ahora.
        Ahora bien, desde su postura, el colectivismo al que tanto yo alabo, no es otra cosa que un disfraz y que si las circunstancias se dan, se cambiará rápidamente por otro mucho menos ameno a la convivencia en paz y prosperidad.
        Incluso, no sé si interpreté bien, desde su posición el individualismo de los países atrasados (muchos de ellos, durante muchos años y otros aún hoy día, sometidos y/o explotados) es consecuencia de la acción de los “lobos explotadores” disfrazados de “oveja” cuando están en “su corral”.
        Puede que así sea, pero si bien es muy difícil estar seguro en algo muy subjetivo y difícil de medir o cuantificar o cualificar como la cultura, creo firmemente que la cultura colectivista en las sociedades desarrolladas es una realidad y es la que les provee una ventaja extraordinaria respecto de los países con culturas con menos posibilidades para auto organizarse con eficiencia, vía institucionalidad adecuada y eficiente, por sus limitaciones culturales.
        Creo que los pueblos subdesarrollados debemos buscar incansablemente caminos para llegar a esa condición cultural que caracteriza a los países desarrollados.
        Con respecto al comportamiento en el ámbito externo que realmente contradice todo lo que adentro se ve, es absolutamente cierto lo que ud comenta, son individuslistas.
        Individualismo en política exterior es guiarse por el principio “la ley del más fuerte” o “tu o yo, los dos no podemos ganar”.
        Es lo que se denomina realismo en política internacional.
        Para mí, lo cierto es que en política internacional, todos los países se comportan guiados por el individualismo.
        Tampoco hay opción a ello.
        En política internacional se da la misma dificilísima circunstancia que vemos en los pueblos subdesarrollados, “o cambiamos todos o no cambia nadie” y como nadie va a cambiar si el otro no cambia primero, cosa que no va a suceder, “nadie cambia”.
        Ceder ventajas adoptando políticas colectivistas en el ámbito de política exterior puede resultar fatal.
        En política internacional, el homo sapiens no ha mostrado prácticamente ningún avance respecto de nuestros primeros antepasados.
        ¿Que duda cabe?
        Y esto es así porque aún en el ámbito internacional rige como sistema económico el capitalismo sin regla alguna y soy un absoluto convencido de que capitalismo es instinto, competencia, “tu o yo, los dos no entran”.
        No hay razón en el desenvolvimiento del capitalismo.
        En el capitalismo global, la razón tiene una única función, hacer más eficiente al instinto de competencia y proveerle los medios mas eficaces para ganar en esa competencia sin cuartel.
        La razón, en el capitalismo global, no hace otra cosa que lo que hace la naturaleza a un lobo para hacerlo más rápido o astuto.
        Sin embargo, creo firmemente que si algún día el colectivismo cultural se instala en la enorme mayoría de los países, entonces seguramente la razón podrá tener un lugar en las decisiones políticas globales.
        Exactamente igual a como vemos la razón poner sus límites y regulaciones al sistema capitalista en los países desarrollados.
        Decenas de “Noruegas” o “Dinamarcas” o “Australias” poblando el planeta, entre ellos los que ahora conocemos como China o India o Rusia ¿Por qué no?
        Sería trasladar la situación interna de los países desarrollados al ámbito internacional.
        Algo que vemos no muy lejano con la experiencia de la comunidad europea.
        Una Unión global en vez de Unión europea ¿Por qué no?
        Yo creo que es posible.
        De hecho, creo es la única opción si no queremos auto destruirnos más tarde o temprano (vía cambio climático o guerra nuclear o no sé cuántos otros peligros nos acechan).
        Mientras tanto ¿Es posible tomar actitudes colectivistas con países como Irán, China, Pakistán, Siria, Rusia?
        Hoy estoy seguro que no. Si das una mano a estos países, toman hasta tus entrañas.
        En política global seguirá rigiendo el individualismo (realismo) hasta que al menos China y Rusia accedan a una cultura colectivista que los lleve al desarrollo.
        Ese día, el destino de la humanidad seguramente será otro y muy auspicioso por cierto.
        Mientras eso no suceda, todos los riesgos nos acecharán día a día.
        Es la eterna lucha que viene librando la humanidad, la de la razón vs los instintos.
        Del lado de la razón, el colectivismo, la institucionalidad, la democracia, los derechos humanos, la ONU y no muchos aliados más.
        Del lado de los instintos, el capitalismo, la competencia sin cuartel, la carrera armamentista y más una innumerable lista de aliados.
        Nuestros instintos siempre estarán acompañándonos, pero si la razón se impone a los caprichos del instinto, éste podrá ser utilizado en sus aspectos positivos y evitados los negativos mientras la razón conduce los hechos más relevantes para la humanidad.
        Hoy, definitivamente, no es esa la situación.
        En fin, es una cuestión que da para horas de intercambio de opiniones y difícil de resumir en pocas líneas.

        • MANUEL 7 January 2018 at 1:03 pm Permalink

          Entiendo q dentro de cada país, como dice ud., hay una convivencia de “razón” e “instinto”:

          Primero. Dice ud q por un lado está el colectivismo q permite instituciones fuertes y demás, y q esto caracteriza a un grupo de países, los más adelantados.

          Segundo. Dice ud. Q del otro lado están “los instintos, el capitalismo, la competencia sin cuartel, la carrera armamentista y más una innumerable lista de aliados”

          De ese modo veo las cosas, y creo q en eso coincidemos.

          Antes ud. dijo:

          “Creo que los pueblos subdesarrollados debemos buscar incansablemente caminos para llegar a esa condición cultural que caracteriza a los países desarrollados.”

          ¿De qué modo cree ud q estos países lograrán dar ese salto?

          Ud. ha dicho que en unos hará falta un neoliberalismo salvaje y en otros no.

          Ha dicho q tienen q evitar los swings hacia los extremos Neoliberalismo-Dictaduras de izquierda.

          aquí se ha aplaudido el camino q ha logrado sostener Chile, al estilo de los tigres Asiaticos y de otros.

          Ud. insiste en el papel del cambio cultural, pero muchos de esos q han dado el gran avance lo hicieron afianzándose en otros determinantes mas q en ese cambio de cultura q ud dice va primero. La gente en esos lugares ha tenido q cambiar para acompañar al sistema, no al revés. Justo como la aculturacion q experimentan muchos emigrantes.

          Hay condiciones geográficas que influyen grandemente en q un país prospere, no solo su cultura. Hay condiciones del comercio internacional y del orden interno.

          Martí decía q Cuba tenía q ser libre de toda potencia exterior, pero tambien de su desorden interior: caudillismo, regionalismo, individualismo, indecencia (la ley primera de Cuba tenía q ser el “culto de los Cubanos a la dignidad plena del hombre”).

          ¿Que dignidad hay en ser vivir de la Viveza Criolla? (Por eso algunos detestan a Martí)

          ¿Que dignidad hay en procurar trabajar menos, vivir del otro, del estrangero, en crear un sistema colectivista q solo sirve para q una nata amarilla de funcionarios y burócratas se den la gran vida y el país siga igualita de estancado medievalmente por décadas y décadas?

          https://josemarti.blog/2016/09/14/blog-post-title-5/

          A pesar de todo eso, en Cuba va a haber un gran salto. Y eso será por el enorme deseo q aún hay en su gente, de prosperar.
          En otros lugares han logrado extinguir ese deseo, a sus habitantes les arrancaron los ojos y no saben hacia donde caminar, no saben q quieren y no lo sabrán. Están destinados a permanecer en ese estado por 100 años más. Hasta q el desarrollo (o hundimiento) global los arrastre en alguna otra dirección.

          Chile, ha sido una excepción. Y hay q imitar lo bueno q hacen. Lo malo, “¡pa’llá pa’llá!”.

          Siempre he compartido el criterio suyo e incluso me he preguntado. ¿Que habría pasado si hace 50 años en un experimento sociológico a los latinoamericanos le hubieran implantado un chip con lo mejor de la cultura Japonesa? ¿Donde estarían hoy esos países? ¿Donde estaría hoy Japón si a los Japoneses de entonces se le hubiera inyectado un chip con la cultura de los latinos?

          Yo le respondo. Hoy Japón no sería la 3ra economía, y hoy latinomaérica sería la 2da o 1ra región mas avanzada sobrepasando a Europa Y con toda segurodad a los propios EEUU.

          Pero como ud bien ha dicho, hay condiciones históricas q condujeron al desarrollo de esas culturas, hoy con los mejores sistemas de enseñanza, seguridad social y salud. Y la diferencia tan grande entre ellos y el resto hace q se sienta hoy, como hace 500 años, q mundos de galaxias con desarrollos muy diferentes tengan q convivir en este solo planeta y un mundo siempre va a joder al otro, por ahora, y con honrozas excepciones, que no eliminan el valor de esta regla.

          ¿Que unos pocos logren seguir el camino de Chile? ¡Ojalá! Eso está por verse todavía. Yo lo dudo mucho.

          • Ramiro Millan 7 January 2018 at 2:44 pm Permalink

            Ud pregunta ¿De qué modo cree ud lograrán esos países dar ese salto?
            Seguramente recordará que en un comentario anterior dije que aquel que lograba descubrir la manera de dar ese salto merecería 1.000 premios Nobel.
            Pues bien, no lo sé y también estoy seguro que nadie lo sabe.
            Los cambios culturales han sido siempre más productos del azar de la historia que de la voluntad humana.
            Los cambios culturales que muestra la historia han sido por imitación de una cultura vecina (España e Irlanda recientemente), por la suerte de dictadores eficaces y con gran capacidad de generar poder para beneficiar al pueblo y no a su elite (Corea del Sur y Singapur), por adopción de una cultura conquistada (los pueblos bárbaros que se apoderaron de Roma) o por sometimiento luego de ser conquistados (los pueblos originarios convertidos en colonias españolas en latinoamérica) y dudo exista otro mecanismo (es obvio que ejemplos de cada mecanismo descrito son muchísimos más a lo largo de nuestra historia).
            Y estoy segurisimo de que nadie lo sabe porque si se supiera, tendríamos al menos una mayoría de los países desarrollados en el mundo y no un eterno al revés.
            Hoy la mayoría se mantiene sin posibilidades de progresar desde hace siglos como si estuvieran suspendidos en el tiempo, flotando en el aire eternamente sin poder hacer pie para dar un paso adelante.
            ¿No es evidente que a pesar de haber probado cuántas políticas se ocurra en el mundo subdesarrollado nadie tuvo la posibilidad de dar ese gran salto porque nadie sabe cómo hacerlo?
            Si se supiera como hacerlo ¿Qué duda cabe? Todos lo hubieran hecho o lo harían más tarde o temprano.
            Cuando ud pregunta ¿Que hubiera pasado si a los latinoamericanos se le implantara un chip de la cultura japonesa y al revés con lo japoneses? Y su respuesta, obvia desde ya, los latinoamericanos seríamos primeros en el mundo en desarrollo mientras los japoneses permanecerían aún en el ostracismo como nosotros.
            Y yo le digo SI, 100 veces SI, así es.
            La cultura señores es el alma del desarrollo o del ostracismo y el atraso.
            Ojalá se me hubiera ocurrido ese ejemplo porque describe con claridad y certeza lo que intento trasmitir. Es exactamente así.
            Lamentablemente no existe ni el chip, ni el sistema, ni el secreto para cambiar una cultura por otra a través de la voluntad del hombre.
            A mí limitada inteligencia solamente se le ocurrió mediatizar todo lo posible este tema en cuanto medio exista.
            Pues eso, recontra humildemente, desde mi humilde posición, intento a pesar de ser consciente de que solamente es una utopía.
            Existe una posibilidad en un millón de que se sumen primeros miles y después decenas de miles hasta instalar esta cuestión y así mentalizar a nuestros conciudadanos de que debe llegar el momento de cambiar, de adoptar costumbres y actitudes pro colectivas.
            Ante esa mínima y casi ridícula posibilidad a lo que hay que agregar que disfruto hacerlo, lo intento.
            Ojalá se sumaran millones en una cruzada cultural.
            Ese es mi deseo.
            -“¿Un escollo invencible” razonvsinstinto.blogspot-.

          • Manuel 8 January 2018 at 8:39 am Permalink

            en esta carrera 100 metro hacia el desarrollo, unos atravesaron la meta hace anos, otros van por la mitad y otros están situados 100 metros detrás de la Salida y no saben hacia donde correr, y las reglas del juego benefician mas al que no para de correr en la dirección adecuada unos mas rápido con buenas ropas y zapatos, otros famélicos y desorientados. Esta es la situación, no podemos olvidarlo amigo Millan.

  7. El inagotable 10 January 2018 at 11:59 pm Permalink

    Copio:
    La respuesta: la cultura.
    No existe otra.
    ———-
    Si existen otras. Los bajisimos salarios de un funcionario, juez , policia los llevan al soborno.

  8. El inagotable 11 January 2018 at 12:00 am Permalink

    Y otra mas. En las naciones desarrolladas es mas dificil aceptar coimas y sobornos y salirse con plata sin ser detectado.


Leave a Reply