17 June 2019 ~ 8 Comentarios

Serial de TV Chernobyl 2019, non grato en la plaza de la Revolución.

Por Vicente Morín Aguado

Granma, cabeza del monopolio mediático del Partido Comunista de Cuba (PCC), calificó de “ambivalente” a la miniserie Chernobyl en su edición de este 15 de junio, lamentando que se mezclen “calidad técnica y narrativa, y la decisión irrenunciable de introducir una tesis política y contribuir a la satanización de todo cuanto se relacione con el universo socio-político económico soviético. Por extensión, con Rusia.”

Hablando de auténticas ambivalencias, la primera acabamos de citarla, se identifica a Rusia con la desaparecida Unión Soviética. La república de los soviets, creación de Lenin, se iguala a la restauración del inmenso imperio ruso, capitalismo con bandera zarista incluida, negación del estado proletario marxista-leninista, convertido por Stalin en cárcel de pueblos.

Siguen afirmaciones inexactas en el texto firmado por Julio Martínez.

Se considera al audiovisual “basado en el libro Voces de Chernóbil, escrito por la periodista y escritora bielorrusa Svetlana Alexievich,…”

Craig Mazin—guionista—, junto a otros creadores del serial reconocen esta fuente, pero no la única, están las grabaciones del eminente químico Valeri Legásov antes de suicidarse, publicadas fuera de su país, y en larga lista, hasta el libro del físico nuclear ruso Grigori Medvédev, La Verdad sobre Chernóbil.

El Nobel 2015 merecidísimo para Svetlana, a quien solo podemos sugerirle agregar en una nueva edición de su desgarradora recopilación, los testimonios del aporte cubano hacia las víctimas del desastre atómico, bien calificado por el periodista del PCC “Una historia de catástrofe y terror.”

Siguiendo el hilo de lo escrito el sábado 15 de junio, el apotegma el comunismo es el opio de los intelectuales no es de la autoría de Svetlana, quien por cierto nació en Stanislav, poblado ucraniano de lengua rusa, aunque desarrolló su vida en Belarús. La frase pasó a la historia desde 1955 cuando uno de los pensadores más influyentes del siglo pasado, el francés Raymond Aaron, publicó El Opio de los Intelectuales.

A continuación, el texto del partido comunista cubano prefiere aceptar que las consecuencias de Chernobyl se limitan a 31 víctimas, según reporte de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Se trata de una cifra sesgada, resumen esquemático de los muertos directamente atribuidos al accidente en sí mismo. ¿Dónde están los llamados liquidadores? Se calculan en unos 600 mil estos valientes soldados que barrieron los escombros humeantes del reactor, cuyas radiaciones ionizantes causaban la muerte en escasos dos minutos de exposición.

Bastaría con las 26 mil personas atendidas en Cuba, muchos enfermos de cáncer, para asegurar que es totalmente improcedente cualquier intento por reducir las consecuencias de los efectos letales de la explosión atómica, cuya extensión en el tiempo supera los pronósticos de existencia de nuestra civilización.

El desacuerdo del departamento ideológico del único partido político posible en Cuba  llega al clímax durante la escena inicial del cuarto capítulo:

Un soldado exige a una anciana abandonar su hogar, parte de la obligatoria evacuación que afectó a centenares de miles de personas bajo la mortal influencia de las radiaciones. Mientras la mujer ordeña su única vaca, el diálogo se transforma en monólogo, calificado por Granma “versión siniestra de la historia soviética condensada en un minuto.

Dice la mujer:

Tengo 82 años, he vivido aquí toda mi vida. Aquí mismo, en esta casa, en este sitio. ¿Qué me importa estar a salvo?

-Tengo un trabajo, no me cause problemas.

¿Problemas? No eres el primer soldado que se planta aquí con un arma. Cuando tenía 12 años llegó la Revolución, primero los hombres del Zar y luego los bolcheviques. Chicos como tú marchando en fila. Nos dijeron que nos fuéramos. No. Luego llegó Stalin con su hambruna, el holodomor. Mis padres murieron; mis dos hermanas murieron. No. A los demás nos dijeron que nos fuéramos. No. Luego llegó la Gran Guerra; chicos alemanes, chicos rusos. Más soldados, más hambre, más cadáveres. Mis hermanos no volvieron a casa, pero yo me quedé y aquí sigo.

Después de todo lo que he visto. ¿Tengo que irme ahora por algo que no puedo ver? No.

¿Puede negarse la hambruna de 1932-33 en Ucrania?, considerada oficialmente  “Tragedia Nacional”. La cifra de muertes se ha estimado conservadoramente en 1,5 millones de personas solo en este país. Otros millones se agregan al sumar la Rusia del bajo Volga, el norte del Cáucaso y sobre todo la hoy república independiente del Kazajstán.

El origen estuvo en la aplicación por parte del estalinismo de la colectivización forzosa en la agricultura. El gobierno de Ucrania ha promovido varias declaraciones, entre ellas las de 2003 y 2008, refrendadas por la ONU, apreciando la política soviética de Stalin como “Acciones y políticas crueles del régimen totalitario.” El Holodomor se considera internacionalmente sinónimo de hambruna artificial.

Podría la prensa partidista estatal cubana negar las masacres de Járkov, Kalinin y Katyn, perpetradas en territorio soviético con deliberada y probada participación de los servicios de la KGB, la desaparecida seguridad del estado soviética. Las fosas comunes repletas de cadáveres hablan por sí mismas.

¿Puede alguien borrar el archipiélago Gulag eternizado por Solzhenitsin?

La pena es que los cubanos de estos últimos sesenta años crecimos sin conocer tales verdades, silenciadas porque alteran el diseño de poder existente. Son “ambivalentes” de acuerdo a la nueva semántica dominante en Cuba.

Tenebrosa casualidad, solo tres días antes de rendir tributo a las MILES, SI, MILES DE VICTIMAS del desastre en Ucrania, una cantidad aún no precisada de cubanos murieron ahogados en la selva del Darién, Panamá, peligrosa etapa de su larga odisea hacia los Estados Unidos.

El silencio oficial les acompaña hasta hoy.

En el caso ruso el disgusto ante lo que no puede silenciarse tiene explicación. Si la seña es agradar al Kremlin, nada que pueda molestar a los amigos del momento será bienvenido.

Tratándose de nuestros compatriotas desaparecidos pudiera pensarse que se trata de una noticia “ambivalente”.

 

8 Responses to “Serial de TV Chernobyl 2019, non grato en la plaza de la Revolución.”

  1. Manuel 17 June 2019 at 5:40 am Permalink

    …cdo no tienen algo útil, bueno o cierto que decir:
    confunden, agreden.
    Es el signo patognomónico del ignorante.

  2. Bacu 17 June 2019 at 11:22 am Permalink

    Triste historia de Chernobyl donde murieron miles de personas. Mas triste aun la de todos aquellos que tratan o han tratado de tapar lo ocurrido allí. Recuerdo los miles de niños que llegaban a Tarara y que se convirtió en un centro de ayuda y recreo para esos niños, y todas las medidas que hacían los castristas tratando de ocultar lo que en Tarara ocurría.

  3. Manuel 17 June 2019 at 11:59 am Permalink

    decía que nada era mejor que saber, que no
    debía pasar un solo día sin haber aprendido algo
    importante, y que “es necesario que los niños no vean, no toquen, no piensen en nada que no sepan explicar. Para eso se publica La Edad de Oro”.

    los niños y los adultos, digo yo.

    130 años después de escribir eso, la tendencia sigue siendo
    en sentido opuesto: cada vez queremos saber menos.
    Todo se lo iremos dejando a la IA que lo hace todo mejor
    que nosotros.
    ¿Y nosotros? ¿Estaremos construyendo el Comunismo sin
    darnos cuenta?
    Eso parece. Si la IA hacen todo, se acaba el trabajo, y se cum-
    pliria la premisa Comunista: a cada cual según su necesidad,
    de cada cual según su capacidad. Trabarán un puñado de personas.
    El resto, ¡a vivir la vida!
    Lo gracioso es que se está llegando via Capitalismo virtuoso,
    no via Socialismo como han dicho los teóricos marxistas

    • Manuel 17 June 2019 at 12:03 pm Permalink

      irónico: el que se puso a construir el comunismo,
      via Socialismo, llegará último a la meta

      • Ramiro Millan 17 June 2019 at 1:07 pm Permalink

        ¿Sabe qué es lo más irónico y paradójico amigo Manuel?
        Que de cumplirse las predicciones sobre la IQ, ésta terminaría tomando las decisiones “inteligentes”, sensatas, o las que el más simple del sentido común puede aconsejar, para la vida económica, social y política de los pueblos (probablemente ayudada por esa tendencia de nuestra naturaleza humana a dejar que otro lo haga por nosotros).
        Es decir, lo que nuestra razón o inteligencia a pesar de lo evidente es el camino lógico a tomar no ha podido hacer toda vez que siempre se vió superada por los caprichos de nuestras pasiones e instintos primitivos en busca del poder, del control sobre el otro, del dominio de unos sobre otros, de la competencia a como de lugar sin importar si se beneficia uno o todos o si al fin todos salen perjudicados ya que da igual para nuestras pasiones el resultado final mientras ellas sean satisfechas en sus aspiraciones, lo terminará haciendo la IQ.
        Terminar con eso que llamamos Realpolitik.
        Finalmente podríamos encontrarnos algún día ante la parodojica situación en la que la Realpolitik, la ley del más fuerte, imperio de las “leyes de la selva” no será vencida por nuestra inteligencia, sino por una inteligencia que habremos creado nosotros para que esa inteligencia artificial decida que debemos hacer finalmente para el bien común, para el progreso y la felicidad de los pueblos mancomunados sometiendo mientras tanto a nuestra incapaz inteligencia, dominada siempre por nuestras pasiones, a sus órdenes.
        Dar el mando a una inteligencia capaz de abstraerse de intereses mezquinos y pasionales. Dar el mando a una inteligencia superior a la nuestra, más eficiente y creada por nosotros mismos.
        ¿Será así? ¿Es posible un escenario como ese?

  4. Cubano-Americano 17 June 2019 at 12:51 pm Permalink

    Socialismo:..Es el Camino mas largo entre feudalismo y Capitalismo..

    • Bacu 18 June 2019 at 11:52 am Permalink

      Cubano-Americano, esa definición de socialismo es bastante buena aunque se podría cambiar feudalismo por la edad de piedra. Saludos


Leave a Reply