22 December 2018 ~ 27 Comentarios

Sesenta años después de la borrachera

Por Carlos Alberto Montaner

El primero de enero de 1959 Fulgencio Batista huyó de Cuba y se inició la revolución cubana. Hace seis décadas de esa fecha nefasta. Nos reunimos un grupo de muchachos. Yo tenía 15 años y era un chico flaco, esperanzado y políticamente analfabeto. Me sentí muy feliz. No sé cómo, dónde o por qué fuimos a ver, o nos encontramos, al abogado Óscar Gans. Había sido Primer Ministro de Carlos Prío, el último presidente constitucional cubano. Tenía fama de honrado e inteligente.

Gans escuchó con interés nuestra ilusionada algarabía y sólo atinó a decirnos una frase enigmática que no he olvidado: “las revoluciones son como las grandes borracheras … el problema es la resaca”. La resaca era la sensación de hastío, de hartazgo, de mala digestión, de “por qué me emborraché e ingerí esa mezcla absurda de alcoholes que hoy me hace sentir tan mal”. La resaca es lo que en otras latitudes llaman el “ratón”.

A los pocos meses entendí lo que Gans nos había querido transmitir. Comenzaba la resaca. Estábamos en manos de unos revolucionarios iluminados, guiados por consignas aprendidas en los cafetines,  dispuestos a cambiar a punta de pistola las señas de identidad de una sociedad que tenía varios siglos de existencia. Un país que, hasta ese momento, a trancas y barrancas, había sido receptor neto de inmigrantes, el mejor índice que se conoce para medir la calidad de cualquier conglomerado humano.

Fidel, el Che, Raúl Castro, y unos cuantos tipos más, audaces e ignorantes, estaban decididos a liquidar una imperfecta democracia liberal, regida por una Constitución socialdemócrata, totalmente perfectible, y transformar ese Estado en una dictadura prosoviética sin propiedad privada, ni derechos humanos, y mucho menos separación e independencia de poderes. Simultáneamente, echaban sobre los hombros de los cubanos la responsabilidad de “enfrentarse al imperialismo yanqui” y transformar el planeta para imponer a sangre y fuego el “maravilloso” modelo social desovado por Moscú desde 1917.

Actuaron velozmente. A los 20 meses habían logrado el 90% de sus objetivos domésticos. En octubre de 1960 no existían vestigios de libertad de prensa. No había grupos políticos diferentes al “movimiento único” creado y sujeto férreamente por el Máximo Líder, de manera que, en su momento, les fue fácil llamarlo “Partido Comunista”. No había escuelas ni universidades privadas. Tampoco había empresas medianas o grandes en poder de la “sociedad civil”. Todas fueron asumidas por el Estado mediante un simple decreto. La dictadura totalitaria se había consumado, repito, en un 90%.

El 10% restante ocurrió el 13 de marzo de 1968. En esa fecha, Fidel Castro perpetró un larguísimo discurso en el que anunció la “ofensiva revolucionaria”. Acabó con el “cuentapropismo” de entonces. De un plumazo se tragó casi sesenta mil microempresas y convirtió a la Isla en el país “más comunista del mundo”. Para arreglar un paraguas, un par de zapatos o un ventilador había que dirigirse al Estado. Lógicamente, el desastre fue absoluto y la nación se convirtió en una escombrera. Los millares de valientes que se opusieron a ese destino fueron fusilados o encarcelados durante muchos años.

¿Cómo se llevó a cabo esa locura revolucionaria? Tres iluminados no son capaces de realizar una tarea de esa envergadura. Sencillo: metiéndoles la mano en el bolsillo a los probables adversarios. Primero, crearon una enorme clientela política regalándole “al pueblo” todo lo que no le pertenecía al Comandante.

Rebajaron el 50% de los alquileres y del costo de la electricidad y los teléfonos. Dispusieron de la tierra como les dio la gana. Ellos sabían que la economía colapsaría como consecuencia de la manipulación de los precios, pero el objetivo no era conseguir la prosperidad, sino crear una legión de estómagos agradecidos a los que no tardarían en ajustarles las tuercas.

Mientras disponían de los bienes ajenos (y se quedaban con las mejores casas, autos y yates), les entregaron a los soviéticos los mecanismos represivos. Desde el principio la policía política y el corazón del Ministerio del Interior fueron asignados a los camaradas formados por el KGB.

A las pocas semanas de instalados los Castro en la casa de gobierno comenzaron a llegar los siempre discretos “hermanos del campo socialista”. A mediados de 1962 eran algo más de 40,000 asesores. Cuando se fueron los “bolos”, como les llamaban irreverentemente en la Isla, dejaron instalada la jaula. Dentro de ella se abrazaban millones de cubanos temerosos y obedientes.

Sesenta años después los castristas saben que el “modelo cubano” es totalmente improductivo e inviable. Son unos negreros que viven de alquilar esclavos profesionales a los que les extraen una plusvalía del 80%. O policías que montan llave en mano la nueva dictadura, como han hecho en Venezuela. O viven de las remesas de los exiliados, de las dádivas de las iglesias, o de bañar en el mar y pasear turistas en contubernio con empresarios extranjeros a los que no les importa la catadura del socio local, siempre que les deje copiosos beneficios. Así son las resacas revolucionarias. Suelen ser muy largas y muy tristes.

27 Responses to “Sesenta años después de la borrachera”

  1. Pedro Benitez 22 December 2018 at 6:37 pm Permalink

    Interesante. Pienso que cualquier análisis sobre larguísima tiranía que hemos heredado los cubanos debe incorporar la exitosa combinación que desarrollan los militares con la ley comercial de los Estados Unidos, la soberanía nacional, y la injerencia.

  2. joseluis 22 December 2018 at 9:11 pm Permalink

    ¿Fulgencio Batista huyó de Cuba? O Estados Unidos lo hizo huir. No creo que rebeldes hecho al estilo de Hollywood, con tira piedras, hubiesen sacado a un ejército regular. Todo fueron historietas de ficción, no hubo enfrentamiento del ejército del gobierno de Batista, con los Robínhoodses, figurines que atraían al turismo de artistas: escritores, actores, e ingenuos intelectuales. La historia de Fidel Castro, ha sido una película de ficción de Hollywood. Ese es la realidad. joseluis

  3. Brunilda Nunez Baeza 22 December 2018 at 10:03 pm Permalink

    Correcto en un 100%. No hay nada que añadir!

    • joseluis 27 December 2018 at 12:30 am Permalink

      Señora, tenemos los dos, veinte, veinte, vista de águila, vista de altura.

  4. joseluis 22 December 2018 at 11:32 pm Permalink

    Fidel Castro fue seleccionado por Hollywood, para ser el primer actor de una romántica revolución.
    Su imagen de un rostro colorado, de pelo y barba rojiza, un tipo de seis pies dos de estatura, un individuó capaz de representar diferentes caracterizaciones. Ese era el perfecto sujeto recomendado por Hollywood al gobierno de Estados Unidos en aquel entonces, de sacar al corrupto, cobarde y miedoso, débil dictador Batista. Quizás no lo era tanto; pero Hollywood manda.
    Cuidado con la internet, que ya no eres el mismo.

  5. vicente 24 December 2018 at 6:56 am Permalink

    aunque esto no le guste a la cubanada miamera,los cubanos de la Isla empezaron a tener casa,educacion y salud a partir de las expropiaciones,de ahi los estomagos agradecidos de los que habla el Sr Montaner.

    • joseluis 24 December 2018 at 2:58 pm Permalink

      Para el señor Vicente:
      A veces uno dice, no se puede perder el tiempo con la ignorancia, aquellos que como loros repiten lo que oyen; pero los hospitales públicos que fueron construidos en los años 40 y 50, que son los mismo que hoy existen en Cuba, la diferencia es que hoy están destruidos, y no hay insumo ni médicos, ya que la gran mayoría están trabajando en diferentes países, como esclavos para la familia Castro y sus cómplices.
      En los años cincuenta argentina y Cuba eran los países con más crecimiento económico, ahora Haití y Cuba son los países más pobres de la región, la diferencia es que en Cuba tiene una ciudad grande paralizada y carcomida por más de medio siglo. A mí una vez me dijo un chileno que estuvo en Cuba.
      <> Le dije, así es.
      Y no solo esa persona me ha comentado sobre el asunto, hay unos cuantos no cubanos, que me han hecho comentarios parecidos. Vicente, lo otro de lo que dices: casa, educación y salud a partir de las expropiaciones, Eso es parte de la propaganda que ingenuamente le hacen voz favorable aquellos que dicen ser sus enemigos.

    • joseluis 24 December 2018 at 3:03 pm Permalink

      Para el señor Vicente:
      A veces uno dice, no se puede perder el tiempo con la ignorancia, aquellos que como loros repiten lo que oyen; pero los hospitales públicos que fueron construidos en los años 40 y 50, que son los mismo que hoy existen en Cuba, la diferencia es que hoy están destruidos, y no hay insumo ni médicos, ya que la gran mayoría están trabajando en diferentes países, como esclavos para la familia Castro y sus cómplices.
      En los años cincuenta argentina y Cuba eran los países con más crecimiento económico, ahora Haití y Cuba son los países más pobres de la región, la diferencia es que en Cuba tiene una ciudad grande paralizada y carcomida por más de medio siglo. A mí una vez me dijo un chileno que estuvo en Cuba.
      La Habana es una ciudad grande; pero como si hubiese sido bombardeada. Le dije, así es.
      Y no solo esa persona me ha comentado sobre el asunto, hay unos cuantos no cubanos, que me han hecho comentarios parecidos. Vicente, lo otro de lo que dices: casa, educación y salud a partir de las expropiaciones, Eso es parte de la propaganda que ingenuamente le hacen voz favorable aquellos que dicen ser sus enemigos.

  6. Hector l ordonez 24 December 2018 at 2:01 pm Permalink

    No me gusta discrepar,pero todo tiene sus limites, es cierto los cubanos empezaron a tener casas,pero deseas casas pocas quedan por lo menos en buen Estado,muchas apuntaladas y a punto de caerse,las calles parecen cráteres del, planeta Marte,es cierto que había corrupción eso no es discutible,que Batista era un corrupto cierto,pero Cuba con todos sus problemas estaba en los primeros lugares en educación por que digo eso,de las tres universidades del país dos eran subvencionada por el Estado solo se pagaba la matricula,las escuelas primarias y secundarias eran publicas la merienda era gratis para los niños pobres,la salud en gran parte era publica,no se pagaba nada ni tan siquiera las medicinas si era de bajos ingresos,no soy extrema derecha ni pertenezco a la extrema derecha que usted menciona de Miami,pero la verdad es para decirla y no para ocultarla como decía el apóstol jose Marti,Que hay pobreza extrema en gran parte del Mundo es cierto,que se explota a gran parte de los trabajadores del Mundo también es cierto,que gran parte de la población carece de Sa;ud o atención Medica es cierto,que el analfabetismo en la america latina
    es casi el 80 % también es cierto,que los pueblos carecen de agua limpia para sus usos también es cierto,pero eso aclaro ni vivo en Miami ni vivire en esa ciudad señor Vicente,pero hagamos uso de la verdad.

  7. Juan Vega 24 December 2018 at 3:19 pm Permalink

    Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. En Cuba habia dos grandes campos: uno de los que siempren querian lo major para el pais y el otro campo de los envidiosos, frustrados, y vividores sin ambicon de superacion y trabajo.
    Lo que narra Montaner es algo que desafortunadament fue real. Las historia no tiene remedio. El future de Cuba es de otra generacion. El exilio no tiene papel ninguno- dejamos otro planeta que como Krypton- el de Superman- dejo de existir.

    Cuba y su colonia Venezuela son in gran vacio sin solucion a corto plazo. Los que sembraron el viento van a recibir in ciclon y su Resaca.

    el idiota que dice que la revolucion dio vviendas es peor in ciego pues no quiere ver la realidad. Fidel- esta es tu casa- los tontos fueron muchos…

    • Sergio Hernandez 26 December 2018 at 8:46 am Permalink

      Muy cierto lo que dice, Juan Vega.

      Yo era muy niño, pero recuerdo las continuas manifestaciones en las calles para amedrentar a cualquier potencial opositor. El terror imperaba.

      Años más tarde, cuando ya era profesor en la universidad, recuerdo que un estudiante que asesoraba en su tesis de grado me dijo, obviamente en privado: “profe, Cuba fue, es y será una mierda”… Lo que en un lenguaje más apropiado se puede traducir en “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”. Y algunos de los comentarios en esta página lo demuestran.

  8. Adolfo 24 December 2018 at 7:21 pm Permalink

    Las segundas seis décadas de la tragedia cubana van a ser exactamente iguales a las primeras seis. Los comunistas solo sueltan el poder por la fuerza. El único intento serio de sacarle del poder a la mafia criminal narcosocialista fue en Abril de 1961. Desde entonces, no solo que no ha habido ninguna nueva tentativa sino que los comunistas están tan bien acomodados en el poder que siguen apoderándose y parasitando a otros países. Venezuela les resulto presa fácil, son dos mil millones de petrodólares que se mueven cada mes de Venezuela a Cuba. Con ese chorro de dinero pueden seguir financiando los 50 mil espías que tienen en Venezuela y los otros 10 mil que tienen en cada país de America, incluyendo Estados Unidos.
    El castrocomunismo se apoderó de Cuba mediante una guerra. La única manera de poner fin al castrocomunismo es con otra guerra. No hay para que discutirlo más. Sin una guerra para liberar a Cuba del comunismo, nuestros nietos volverán a tener esta misma conversación en el año 2079, y luego nuestros bisnietos en el 2139.

    • Carlos Alberto 29 December 2018 at 7:01 am Permalink

      Y JUSTO ESE INTENTO EN ABROL DEL 61 FUE TRAICIONADO POR COMPLETO… A ESOS JOVENES QUE FUERON A LCUCHAR POR CUBA LOS TRAICIONARON Y LOS MANDARON A DESEMBARCAR POR GIRON DONDE FIDEL LO ESTABA ESPERANDO… TODO FUE PLANEADO PARA QUE FRACASARA Y GRAN CULPA TUVO JFK…
      ALGUN DIA ESTA HISTORIA SE CONOCERÁ…

  9. joseluis 24 December 2018 at 11:32 pm Permalink

    Fidel Castro fue un gánster en Cuba, que reino en ese mundo. Fidel Castro fue un gánster que politizo el gansterismo. Todos los gánster en Cuba fueron unos pistoleros que tiraron balas al aire, el único gánster parecido a Fidel Castro, quiero decir: que era un gánster con matices político al igual que Fidel Castro, se llamó: Rolando Masferrerer. Masferrerer era guapo respetado, y Fidel Castro era o fue un cobarde peligroso, gano el cobarde peligroso. Su maquiavelismo, y su miedo le dieron el triunfo.

    • Hector l ordonez 25 December 2018 at 8:34 am Permalink

      Fidel si hubiera sido cobarde o tan cobarde como usted dice no hubiera echo Historia,Los cobardes no hacen Historias y Fidel hizo historia o no?.

      • Danette Noda 25 December 2018 at 10:47 am Permalink

        aqui tenemo la yegua de fidel

      • joseluis 27 December 2018 at 2:03 am Permalink

        Si, como no, muchos cobardes han hecho historia, lo único que Fidel Castro hizo historia barata, baja, sucia, maquiavélica, y permitida por Estados Unidos. Porqué, no sé. ¿?????????????
        Pero Fidel Castro fue un cobarde peligroso.

  10. joseluis 25 December 2018 at 12:19 am Permalink

    Para no perder la democracia, que es el poder del ciudadano, debemos enseñar el beneficio que representa para los pobladores, son los que mandan; pero podemos perderla por los discursos engañosos que atraen a la ignorancia. Debemos educar, para que los malos educados no destruyan la civilización y la coherencia social. Sabemos que un porciento de los industriales que crean riqueza, hacen negocio con aquello que pueden destruirle sus riquezas persónale, y por ignorancia de crecer su arrogancia y su ego personal, son capases de destruir la industrialización que beneficia la sociedad.

  11. joseluis 25 December 2018 at 12:48 am Permalink

    La genialidad industrial, y sus empresarios, no deberían entretenerse con sus ostentosos lujos, cuando hay envidiosos (comunistas) que pueden destruirlo, que es igual a destruir el bienestar de la humanidad. Combatan, y no se entretengan en boberías, y aporten a al bien. Salven y cooperen con aquellos que quieren el progreso industrial.

  12. Manuel 25 December 2018 at 3:31 pm Permalink

    Cuba avanza… hacia atrás

    • joseluis 27 December 2018 at 2:13 am Permalink

      Cuba avanza… hacia atrás. Tú crees que los Castros tengan espacio para seguir reculando. Creo que el espacio de recular se les acabo,

  13. Fidel Gómez Güell 25 December 2018 at 10:00 pm Permalink

    El brillante Montaner siempre acertado!

  14. beatriz bernal 27 December 2018 at 2:36 pm Permalink

    Un artículo excelente, Carlos A., en pocas líneas haces un relato de todo lo que pasó en Cuba en las siete décadas de dictadura comunista. Te mando un abrazo, Betty

  15. Jaime Rosito 27 December 2018 at 5:52 pm Permalink

    Si ustedes sabe lo que sucedió y cómo, pues seguramente sabrá cual es la redpuesta. Seguramente no es escribiendo artículos. Las Dictaduras, sobre todo las de Izquierda no se tumban a “Panfletasos”.

  16. Manuel 28 December 2018 at 8:55 am Permalink

    Jaime,
    ¿Cómo cayeron las dictaduras Socialistas Reales hace 30 años unida a la Sandinista?
    ¿Cómo cayeron Correa, los kircherby los lula?
    La havana, managua y caracas están temblando, no te hagas ilusiones. 60 años… el Imperio Soviético con sus 12 satélites no pudo cumplir 74

  17. joseluis 1 January 2019 at 7:35 am Permalink

    Yo creo que a los Castro no le queda más, tendrán, tarde o temprano, que hacer abertura económicas, le tienen miedo, pero no les queda más. El comunismo real, autentico, va desapareciendo. Hasta que desaparezca. No sé, creo que la razón siempre se impone y los comunistas siempre han sido unos irrazonables.


Leave a Reply